A rey muerto, reina puesta: ‘El Castillo de Naipes’ continúa

En un mundo tan globalizado como el que vivimos hoy en día casi todo nos afecta. De hecho, incluso nos atreveríamos a afirmar que la teoría del caos está más vigente que nunca. Ya lo afirmaba un antiguo proverbio chino: “El leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo”. Pues algo así sentimos cuando el rodaje de ‘House of Cards’ se paralizó el pasado 31 de octubre por culpa de su famoso protagonista.

La razón por la que Netflix decidió suspender la sexta y última temporada de esta popular serie es porque Kevin Spacey no supo mantener sus manos quietas y ‘presuntamente’ acosó al también actor Anthony Rapp. Los hechos ocurrieron cuando Rapp tenía 14 años y Spacey 26. Sin embargo, parece ser que la ‘estrella’ todavía no ha aprendido a comportarse en público, ya que también se sobrepasó una noche con el exesposo de Marta Luisa de Noruega, Ari Behn.

Por suerte, la exitosa plataforma de streaming ya ha confirmado que la temporada final de ‘House of Cards’, no contará con la presencia de Frank Underwood y Claire Underwood será el personaje principal. Una sexta entrega bastante más corta de lo que estamos acostumbrados, con 5 episodios menos. Por otro lado, los guionistas se están enfrentando a un gran reto. Sobre todo, al tener que cambiar el ritmo de la historia y dejar todo el peso en manos de la actriz Robin Wright.

A pesar de todo este drama, a Netflix no le va nada mal en nuestro país, y así lo señalan los últimos datos ofrecidos por el Panel de Hogares de la CNMC recogidos aquí: “Cuatro de cada diez españoles visualiza contenidos online una vez a la semana. Netflix está presente en el 7,3% de hogares españoles, lo que supone un total de 1.163.000. Ha conseguido duplicar la cifra del panel anterior que indicaba 540.000 suscriptores”.

Por supuesto, actualmente existen otras alternativas pisándoles los talones a Netflix, como pueden ser Movistar+ o HBO España. Movistar con 2.007.000 espectadores es la gran campeona en televisión a la carta, mientras que HBO España conseguir mantener a sus 414.000 suscriptores. Incluso, en esta guía digital encontramos algunas plataformas menos conocidas que están consiguiendo abrirse camino entre los suscriptores: Amazon Prime Video  tiene 175.000, Wuaki 125.000 y Filmin 16.000 usuarios.

Por otra parte, Netflix después de darnos una de cal, ha decidido darnos otra de arena y confirmar la tercera temporada de una de la series más exitosa del año: ‘Stranger Things’. Igualmente, seguimos esperando la segunda parte de ‘13 Reasons Why’, la cuarta temporada de ‘Black Mirror’ y el estreno de Élite, una serie de producción española y que estará protagonizada por un nuevo rostro, llamado Álvaro Rico.

TEST | ¿Qué serie juvenil deberías ver?

La rabia adolescente, el primer amor, los conflictos paterno-filiales, la amistad… los jóvenes siempre han fascinado a los creadores de ficciones como sujetos dignos de estudio. A veces representados de una manera idealizada y romántica, otras como crueles extraños que nada tiene que ver con las generaciones que les preceden, las nuevas generaciones tienen cabida más que sobrada en las series actuales. La cultura teen, concepto, por cierto, que cada vez se extiende más en el tiempo y se difumina con el mundo adulto, tiene adeptos en todas las franjas de edad, que demandan contenidos sobre ella. Los 30 son los nuevos 20, y es lícito emocionarse con Hannah Baker a pesar de que la dobles en edad.

A las ya conocidas Skam, Por 13 razones, Riverdale o Cómo defender a un asesino se ha sumado recientemente Clique, distribuida en España por HBO. Esta serie sobre un grupo de chicas universitarias en Edimburgo está creada y producida por los responsables de Skins, aunque en este caso las tramas tienen un aire de madurez que entonces no se dejaba ver. La protagonista se ve envuelta en una trama de ambición y obsesión relacionada con un grupo de élite liderado por una de las profesoras de la facultad, que ofrece a las mejores alumnas puestos de becarias en su empresa. Entre atraída y aterrorizada, Holly, la protagonista, se asoma al abismo del poder y el exceso.

Si eres de esos que aún lloran con el final de Glee, y que echan de menos a Blair y Serena; o simplemente no sabes qué serie empezar, te traemos un test para ayudarte a decidir basándonos en tus gustos cinéfilos y seriéfilos.

13 reasons why y 8 películas sobre bullying

El viernes 31 de marzo se estrenará en Netflix 13 Reasons Why, la serie basada en la novela homónima de 2007 escrita por Jay Asher. En ella Clay Jensen, un estudiante de secundaria, se encuentra al volver a casa una caja con cintas de cassette grabadas por Hannah, una compañera de clase que se ha suicidado. En los audios, Hannah detalla trece razones que la sumieron en una depresión de la que nadie parecía darse cuenta y por las que ha decidido acabar con su vida; actos que personas de su entorno llevaron a cabo sin pensar en cómo podían afectarla. Una vez que cada uno de los implicados escucha las trece razones, debe pasarle el paquete al siguiente en la lista.

Con una premisa como esa, estamos deseando pegarnos un maratón el fin de semana y devorar los capítulos de este thriller, uno tras otro. Como dato curioso, Selena Gomez consta como productora de la serie y, de hecho, había sido seleccionada como actriz protagonista para una hipotética adaptación al cine que, a todas luces, no llegará a realizarse.

En cualquier caso, el tema central de la trama, el bullying, o acoso escolar, no es fácil ni cómodo de retratar, y tampoco común en las pantallas. Es por eso que hemos querido reunir 8 películas valientes que, con distintos tonos y tramas, reflejan la violencia, verbal, física y psicológica que sufren tantos niños y adolescentes cada día en las aulas cuando algo en ellos no encaja con lo que se considera normativo a su alrededor.

Déjame entrar (2008 y 2010)

Esta fábula nórdica de terror cuenta la historia de Oskar (nombre del protagonista en la versión original, Owen en el remake americano), un crío taciturno al que sus compañeros de escuela torturan constantemente, y de cómo se hace amigo de su recién llegada vecina (Chloë Grace Moretz en la versión de 2010), que oculta un par de secretos. Toda una metáfora de la amistad entre marginados y del poder que surge de esta, teñida de sangre y rodada en una especie de noche perpetua.


Un monstruo viene a verme (2016)

La premiadísima cinta de J.A. Bayona incluye, entre los distintos retos a los que el monstruo ayuda a Connor a enfrentarse, a los matones de su colegio. Para él, como para tantos otros, representan una carga que se acumula junto a otras muchas y que va formando un nudo de temor en la garganta.


Rumores y mentiras (2010)

Protagonizada por Emma Stone y en clave de humor, esta revisión moderna de La letra escarlata cuenta la historia de Olivia, una estudiante que se siente anónima y empieza a proclamar una promiscuidad inventada para ayudar a los demás, provocando de esta manera los prejuicios de todos sus compañeros.


Moonlight (2016)

La ganadora del Óscar a mejor película es un retrato de la violencia a la que se enfrenta el protagonista constantemente durante su desarrollo. El bullying forma parte de esa violencia y de ese día a día opresivo que le recuerda constantemente lo que no está permitido, y que flota a su alrededor de una manera que casi se puede tocar gracias a una maravillosa fotografía.


Carrie (1976 y 2013)

El clásico de Brian de Palma y su remake de 2013, protagonizados respectivamente por la hipnótica Sissy Spacek y, como en el caso de Déjame entrar, Chloë Grace Moretz, han dejado la escena del caldero con sangre en la graduación grabada en el inconsciente colectivo. Pero si lo analizamos un poco más a fondo, es el tema del acoso a Carrie y su iniciación a la vida adulta a través de la sangre –en todos los sentidos- lo que hace de esta adaptación de Stephen King un tesoro.


Después de Lucía (2012)

Una película fría, tan fría que se acaba pareciendo a la realidad, sobre una adolescente que, recién llegada a México D.F., sufre las burlas y humillación de los que dicen ser sus nuevos amigos. Un retrato de la falta de empatía de los adolescentes, incluso de la crueldad de la que son capaces, y sus consecuencias.


Jamie Marks is dead (2104)

Utilizando el thriller y los fantasmas, Jamie Marks is dead muestra el anonimato y la soledad de los que no son aceptados. O, dicho de otro modo, cómo el espíritu de un chico al que nadie en el instituto conocía realmente, o se esforzó en conocer, se empeña en contar su historia.


Buda explotó por vergüenza (2007)

Quizás la más peculiar en esta lista y, de lejos, la más descorazonadora. Buda explotó por vergüenza narra la historia de una pequeña niña afgana que quiere asistir al colegio y su dolorosa odisea para conseguirlo a toda costa. Dura, durísima, como un mazazo en el pecho, representa una forma de bullying o más bien, violencia entre iguales, peculiarmente cruel y acrecentada por un machismo evidente, todo ello contado en una clave cultural distinta a la que estamos habituados.


13 reasons why se estrena el 31 de Marzo en Netflix. Aquí puedes ver el tráiler:

https://www.youtube.com/watch?v=JebwYGn5Z3E

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies