¿Cuáles son las tendencias de este año en las bodas?

Ha vuelto la temporada de las bodas y, cómo no, esos quebraderos de cabeza acerca de qué hacer (y no) para no desentonar. No te preocupes, aquí tenemos la solución para ello.

A continuación, te explicamos cuáles son las últimas tendencias del 2019 para que no te pillen por sorpresa.

Búsqueda de novedad, romper con las tradiciones

Como ya hemos mencionado, ningún detalle escapa a la hora de organizar una boda. Todo está pensado para crear espacios únicos, crear experiencias diferentes y únicas, donde el invitado recuerde de manera positiva su asistencia a la boda. Escapar de lo común, buscar la diferenciación.

Vestido de la novia

Cada vez es más común que la novia cuente con dos vestidos para su boda, uno para la ceremonia y otro para la celebración.

Para la ceremonia, es tendencia el uso de puntillas, elementos diferentes, experimentar y descubrir formas nuevas, romper con la tradición, pero no de forma radical, sino jugar con estilos clásicos añadiéndole novedades -si no sabes de qué estamos hablando, atentas a estos vestidos de novia online-.

El vestido para la celebración, por su parte, debe ser más cómodo para poder disfrutar, bailar, etc. La mejor opción, en este caso, son los vestidos de novia cortos.

 

Decoración y colores

Cada día es más común encontrarse con bodas personalizadas, únicas y diferentes. Ya está desfasado el utilizar colores monocromáticos; ahora se busca jugar con la novedad, con los colores, formas distintas. Apelando todo ello a la naturaleza, tonos verdes, elementos rústicos, maderas…

Es más común ver vasos, cubiertos y platos de diferentes texturas, colores, tamaños… Ningún aspecto de la boda escapa al detalle. Triunfa lo diferente, lo exótico, personalización.

Experimentar con el catering

Está desfasado el banquete nupcial basado en un menú cerrado, en los que el invitado está sentado y limitado a que un camarero le sirva comida fuera de su elección.

Es tendencia un banquete self-service, a modo de estaciones de comida, donde los invitados eligen y seleccionan qué comer entre una amplia gama de variedad. Todo ello seleccionado con gusto aumentando así la experiencia del invitado.

 

Paisajes únicos

Ya no está de moda celebrar las bodas en salones y fincas comunes, sino que se buscan localizaciones diferentes, únicas y especiales, creando espacios chill out, jugando con la iluminación, las flores, decoración… Se busca la novedad, romper con lo establecido con el objetivo de sorprender a los invitados.

Bodas respetuosas con el medio ambiente

Cada vez es más frecuente el uso de elementos reciclados, con el objetivo de cuidar el planeta. ¡Recicla todos los elementos y consigue, así, una boda eco-friendly!

 

¡Estas son las tendencias que no pueden faltar este 2019! No obstante, está en tus manos decidir qué tipo de boda deseas junto a tu pareja. ¡Todo debe encajar en uno de los días más importantes de vuestras vidas!

Así fueron los modelitos que se lucieron en la Dulcewedding

Ya es oficial. Aida Domenech y Alba Paul son mujer y mujer. Fue el sábado pasado, 10 de septiembre, cuando la pareja del momento se dio el ‘sí, quiero’. Una ceremonia totalmente inesperada para los dulceidos. Pero fue tan y tan romántica, que el infarto que nos dio al ver tanto amor por los aires nos quitó el enfado. A más de uno nos han dado ganas de casarnos al ver lo bonita que fue la Dulcewedding (yo el primero, lo admito).

Fue un casamiento sencillo, en la playa de Sitges, sin lujo ni artificio. Todo al natural, como siempre se ha mostrado la pareja. Transmitían ternura y pasión desde las pantallas de nuestros smartphones, y la verdad que, aparentemente, salió redondo. Sitio ideal, maestros de ceremonia maravillosos, emoción a flor de piel… Envidia de la buena, no nos vamos a engañar.

Cómo no, en un evento así se iban a dejar caer muchos influencers con modelitos estupendos. Hoy, en BFace, repasamos los outfits que más nos gustaron entre los asistentes a la Dulcewedding. ¿Preparad@?

Aida

dulcewedding

No podíamos esperar menos de ella: una auténtica princesa. El vestido, diseñado por Ze García, era una obra de arte. De escote «falso palabra de honor», muchísimas capas y una cola larguísima, Aida estaba preciosa con su espalda al descubierto por completo y un lazo enorme a la cintura. Un recogido bajo y una corona que le regalaron sus compañeros de Quiero Ser añadían (aún más) elegancia al look.

dulcewedding

El vestido de noche también fue una maravilla de Ze García. De nuevo espalda al aire, pero con el pelo suelto y un maquillaje más potente (no podían faltar su red lipstick). De inspiración romántica y boho, lució un precioso traje de encaje también de cola. Apostó por dos de sus preferidos: volantes y hombros descubiertos. Elegante y muy sensual.

Alba

Si Aida destacó por su ternura, Alba brilló por su sensualidad. Sin salir de su estilo, Ze García acertó de pleno en su elección para la novia. Un body en V sacó toda la feminidad que esconde detrás de sus camisas hawaianas y sudaderas, y el total look le daba un toque de elegancia y finura con el que rozó el éxito. Con el pelo recogido a un lado, desprendió su esencia desenfadada y natural. ¡Un 100 para ella!

Tripletz

dulcewedding

El trío perfecto, dejando claro que saben de estilo. Me encantan. Con trajes de ASOS, cada uno iba acorde con su personalidad. La timidez de Nacho en el marino, el rosa de Sergi para mostrar que puede con todo y Lucas y su burdeos sin pasar desapercibido. ¡Un hurra por ellos y su rollazo!

Estefania Pedrero y Nina Urgell

dulceweddingdulcewedding

Vamos por orden, que estas dos mujeres me vuelven muy crazy. En primer lugar, la hermana de Sergi, Estefania, estaba espectacular. Vestida de Rosa Clará, el traje plateado dejaba boquiabierto a cualquiera. La trenza desenfadada hacía que desbordara sensualidad a su paso. Pero Nina no se quedaba atrás. Un tremendo escotazo en palabra de honor de Pronovias con joyería en el pecho y las joyas de Rabat la llevaron a la cima del éxito. ¡Cómo nos gustan estas niñas!

Biel Justé

dulcewedding

No meter a Biel Justé en nuestros favoritos sería un pecado. Además de ser más guapo y sexy que todas las cosas, el niño iba hecho un pincel. Su elección fue un traje de Avellaneda: un look marinero, con cuello de solapas y bordes en marino. Ideal para una boda en la playa, ¡no pudo acertar más!

¡Y QUE VIVAN LAS NOVIAS! ♡

Los Millennials, y esas bodas que vuelven locos a los padres convencionales

Que los Millennials somos optimistas, seguros, sensibles, comprometidos, y con las ideas claras es la pura verdad. Pero parece ser que estas virtudes no casan demasiado bien con las “antiguas generaciones” que tratan de guiarnos estrictamente por su buen camino, y es aquí donde se da un gran choque generacional.

Por lo que parece, no somos una generación tan fácil de entender. Tanto es así que Telefónica tuvo que hacer un estudio en 18 países diferentes para comprender cómo vemos el mundo los jóvenes  entre 18 y 30 años. Según este estudio, somos «una nueva generación entres las aulas y el mundo laboral”. A lo que un Millennial podría añadir: “Sí, porque es imposible acceder a un mercado laboral totalmente destrozado por vuestra generación. Un mercado laboral en el que una carrera, dos másters, tres idiomas, y 10 años de años de prácticas no remuneradas en empresas no es razón suficiente para demostrar nuestra valía como profesionales. Por esa razón, efectivamente, somos una generación entra las aulas y el mundo laboral”.

FB7

Una generación que se ve obligada a vivir más tiempo en casa de sus padres. Quizás, mucho más tiempo del que nuestros padres vivieron con los suyos, y en la que las bodas llegan más tarde por nuestras circunstancias personales. En este sentido, si nos casamos con una media de 31 años, creo que lo hacemos libremente, y no por una convicción religiosa o porque necesitemos huir de nuestra casa.

Lo sentimos mucho, pero habéis sido vosotros los que con vuestras grandes dosis de realismo y rigidez habéis creado una generación Y, soñadora y con ganas de luchar. Por esa razón, nuestras bodas son diferentes, tal y como somos nosotros de vosotros. A continuación, exponemos algunas razones por las que los padres convencionales se volverán locos con tu boda Millennial

1. El protagonismo perdido

«¿Dónde está mi protagonismo perdido? Si mis padres fueron protagonistas de mi boda, ¿por qué yo no soy protagonista de la boda de mi hijo?»

Prepárate para escuchar frases así en el caso de que tus padres sean convencionales, y no te olvides de respirar en el proceso. Tranquilo, esta fase pasará.

Otro consejo, aunque no seas creyente, reza cuando decidas decirles que vas a hacer una invitación original, y que ellos no son los que invitan en este nuevo tipo de invitación. Buena suerte al explicarle que ahora todo es “Do It Yourself”, que vas a colgar un vídeo vía YouTube.com, y que, como eres un geek informático, vas a comprar un dominio para hacer una página web para tu boda en la que pondrás toda la información. Créeme, la peor parte vendrá cuando les digas que vosotros sois los que hacéis la lista de invitados, y que se quedan fuera los primos terceros de Soria, sus tres grupos de amigos, y su infumable lista de compromisos.

La temida conversación con tu madre será más o menos así:

—¿Me estás diciendo a mí, que soy tu madre y te he dado la vida, que esta boda no es tan mía como tuya?

—Efectivamente, mamá, eres una invitada más.

Después de esta respuesta, tendrás que ser muy hábil para huir de tu madre montada en el jinete del Apocalipsis acompañada por tu padre. Nunca los habrás visto tan unidos, y por una parte, eso te gustará.

 

2. La celebración

000898948

¿Banquete?, ¿Quién dijo banquete? Nosotros haremos una fiesta, o casi mejor dicho, una fiestaca para todos nuestros familiares más queridos y, por supuesto, para nuestros amigos del alma y de nuestro corazón…y es que sin ellos no seríamos quienes somos. Nos da igual la localización, pero, por favor, fuera tópicos, y si puede ser al aire libre, y con un toque especial, nos haréis los más felices del mundo.

Y, sí, con el menú también volverá el hacha de guerra con nuestros padres. Disculpadnos de nuevo, pero nos gusta la comida vegana, el sushi, queremos tener en cuenta a nuestro amigo celíaco, y vamos a poner chorizo ibérico en nuestra boda. Y a lo mejor hasta una hamburguesa, según cómo esté de rica en la propia prueba del menú.

 

3. El protocolo

novia-millenial-lora-folk-wild-juliet (1)

Gracias a nuestro Máster en Relaciones Internacionales pagado por vosotros -muchas gracias, padres, todo sea dicho- conocemos el protocolo, y nos gusta saltárnoslo. Es decir, no queremos chaqué ni corbata ni vestidos de novia normales. Somos fieles a nuestro estilo, y queremos plasmarlo en nuestra gran fiesta.

Esto significa que nuestra localización será diferente. Es posible una boda en la playa en la que todos los invitados vayan de blanco ibicenco, y la novia lleve unos zapatos de color. No tenemos miedo de saltarnos el guión, y ponernos las joyas de la boda de nuestra abuela.

Si aún te preguntas cómo somos los Millennials, somos optimistas, seguros, sensibles, comprometidos, y con las ideas muy claras.

Las bodas: otro desastre natural

Todavía no me caso, supongo que primero tendré que encontrar a alguien que quiera estar conmigo. Las bodas son esa celebración de cuento en el que una madre llora desconsolada de emoción mientras la suegra refunfuña entre dientes. Asistir a uno de estos eventos no es tan maravilloso como parece, te tienes que comprar un vestido de alfombra roja o un chaqué – yo es que siempre he sido muy clásico -, has de donar tu riñón para hacerle un regalo a los novios y estar sonriendo tanto en la iglesia como en el banquete. A mí las bodas balinesas no me van. Para los novios, también es un dolor de cabeza.

¡MANOS ARRIBA, ESTO ES UN ATRACO!

Un atraco para los anfitriones. Piensa que los prometidos reciben incluso agresiones por parte de sus presas. No solo en el baile, cuando el tío Joaquín te pisa sin control mientras se cree Elvis Presley, sino que también los invitados te tiran granos de arroz, pétalos o un zapato, con mala baba (sobre todo la tía soltera de Albacete).

porocni-fotograf-6

 

EL TÍO JOAQUÍN, EL MALO DE LA PELÍCULA

Es ese familiar que hace siglos que no ves pero que tus padres te obligan a invitarle. Es el hermano de tu padre, el que vive en Murcia, el que te pellizca los mofletes incluso el día de tu boda. Es más malo que Bardem en la última película de James Bond. ¿Acaso no es horrible que grite cuando lleva ocho copas de más y se ponga la corbata en la cabeza como si fuera un samurái?

tumblr_mu2mp9TxZN1r0rguho1_500

UN RAMO PARA TODAS

Cincuenta amigas tuyas se concentran en medio de la pista para coger el bendito ramo. En ese momento te crees Audrey Hepburn tirando una moneda en la Fontana di Trevi. Coges impulso y tiras el pomo de flores. ¡Sorpresa! Lo ha cogido la tía soltera de Albacete.

ramp

SOIS DOS MUJERES CON UN MISMO VESTIDO

Aunque parezca la canción de Bustamante y Casademunt, no lo es. Si una de tus invitadas lleva el mismo vestido que la otra, sabes que se armará la Tercera Guerra Mundial. Querida, tus asistentes son pacíficas y tienen más clase que Isabel Preysler, pero eres consciente de que si ese día si han de arrancar un mechón de pelo, lo harán.

large

EL JUEGO DE LAS SILLAS

Para cualquier pareja, lo más doloroso es el banquete y, concretamente, la comida y situar a todos los invitados en las mesas sin que se agredan, ya os he dicho que son muy violentos. En una boda que fui, sentaron a mi primo con su ex-mujer y la batalla fue más épica que Gerard Butler en 300. Se ha de vigilar mucho, tomar bastantes paracetamols y juntar al tío Joaquín con la tía soltera de Albacete.

giphy

Vestidos de novia que no verás en la iglesia

Llega la temporada oficial de bodas y, posiblemente la búsqueda de vestido de novia sea una de las tareas más difíciles de la vida de una mujer. Vale, tal vez estoy exagerando pero… ¿acaso no es el principal quebradero de cabeza de las prometidas? De hecho existen multitud de programas de Divinity sobre vestidos de novia: para chicas gorditas, para celebrities, para chicas estándar…

En Vaya Cuadro, como somos muy «estrambóticos» os presentamos los vestidos de novia más extraños del planeta. Más que para atrevidas los que os traemos son para descerebradas. Desde las más exhibiciosnistas hasta las más recatadas terminando por las más patrióticas, ¿cómo se le quedaría la cara al novio?

Pero no todo es Lady Gaga, también hay vestidos de novia que, aunque se salen completamente de los tradicional pueden dar un toque original a la novia. Las palabras de honor, las largas colas y el velo ya forman parte del pasado siglo. Novias del mundo y telespectadoras de Divinity, ¡atreveros!

 

Recuerda el consejo principal de una boda: nunca le quites protagonismo a la novia. La original, si lo desea, debe ser ella. Hace unos meses te decíamos cómo triunfar en las BBC sin robarle su momento. Tampoco es aconsejable ir de blanco, o eso dicen, no vaya a ser que te confundan con «la novia alternativa».

¿Y tú? ¿Te vas a arriesgar el día de tu boda o vas a continuar con la tradición?

¡Esta boda es un desastre!

El amor es lo más bonito que hay siempre y cuando no tenga que planearse una gran celebración. Hoy se estrena, en Antena 3, «˜Casados a primera vista’ con gran expectación, a sabiendas de los duros competidores que tendrá enfrente. Se trata ni más ni menos de un programa en el que los concursantes se casan sin conocerse. Esta idea nos ha hecho preguntarnos si será más fácil planificar una boda cuando no sabes nada de la otra persona.

Y es que es muy sencillo que algo salga mal en este tipo de cosas. Entre el delicado estado mental en el que se encuentran las novias en esos momentos y la cantidad de elementos que hay que controlar, el fracaso está al alcance de la mano. En BFace Magazine, queremos que todo salga bien y, gracias al fracaso de algunos casamientos, os damos una serie de recomendaciones:


Aprender a dejarse llevar: La Ley de Murphy Sí existe.

La unión de Lily y Marshall en Cómo conocí­ a vuestra madre nos ha enseñado que si una boda tiene que salir mal, lo hará. La Ley de Murphy es así­: nadie se libra de ella, aunque sea una pareja tan unida y perfecta como esta. Lo peor en estos casos no es la preparación, sino los momentos previos en los que todo empieza a salir mal: las flores no llegan, la arpista está a punto de dar a luz y el novio se rapa media cabeza en un momento de locura transitoria. Cosas que pasan en el dí­a a dí­a de cualquier persona normal y mentalmente estable.

marshall-shaves-his-head-o


Ten cuidado con el universo, es muy caprichoso.

Una pareja como la de Mitchel y Cam en Modern Family, a los que les gusta tener todo bien planeado y bonito, deberí­an tener una ceremonia perfecta. Pero cuando al universo no le caes bien, no le caes bien. Y si él decide que tu boda será memorable haciendo que se declare un incendio y tengan que evacuar a los invitados, lo hará.  Y si quiere que tus padres se peleen en el dí­a más importante de tu vida, lo harán. Porque el universo en una arpí­a sin corazón.

84201-When-life-gives-you-lemonade-m-R5bv


No dejes ninguna puerta abierta «por si las moscas».

Rocí­o y Emilio en Aquí­ no hay quien viva eran la pareja CASI perfecta. Una de las cosas más importantes cuando te casas con alguien y que, al parecer Emilio no sabí­a es que no puedes tener «cosas» pendientes con otra mujer. Y si las tienes, por lo menos no te pongas un auricular para que ella pueda confesarte tu amor. Y si lo haces asegúrate de que tu futura esposa no pueda escuchar lo que te está diciendo. Parece lógico, pero se ve que la mente humana es un mundo complejo y difí­cil.

tumblr_m8j4hpbQDH1qkcs22o4_250


Zapatos de vestir, no deportivas.

Era su momento. Cristina Yang, eterna enemiga del amor verdadero,  y Preston Burke  se iban a casar. Todo el reparto de Anatomí­a de Grey estaba reunido y a todos se les rompió el corazón cuando él no apareció. Y es que no vale huir como un cobarde, y mucho menos justo antes de la boda. Es de muy mala educación hacer que todos los invitados y la novia se vistan, maquillen, gasten su dinero en la peluquerí­a y se calcen unos taconazos para que luego no haya celebración. Un poco de empatí­a, por favor.

cy-gif-4


Un lugar ideal para una ceremonia ideal.

Chema y Soraya eran una de las parejas más estables de Aí­da. Su boda tení­a que ser el final perfecto de la serie, estaba claro. Pero ese final se iba a complicar, en parte por el lugar donde se iba a desarrollar. Claro, cuando se organiza un evento en un par de dí­as es mucho más probable que surjan los problemas. El sitio es una de las claves para que todo vaya como la seda y si te cuelas en un coto de caza sin permiso y plantas ahí­ tu bodorrio se presupone que algo malo puede pasar  (como que acabes apuntando al novio con una escopeta para que se case, algo muy «typical spanish»).

tumblr_mc3up0gDCe1rj9hp0o1_250


Al final lo que importa es que haya amor, comida y mucha, mucha bebida para olvidar el estrés y los problemas de las bodas. Que salga el DJ a poner  a Maria Jesús y su acordeón, que el primo raro intente ligar con todas las mujeres solteras de la boda y que alguien acabe como una cuba, cogiendo el micro y cantando con la corbata en la cabeza. Si ocurre esto da igual lo que haya pasado anteriormente, tu boda será un éxito absoluto.

Las 6 canciones que te llevarán al altar

Nos hartamos de escuchar música para afrontar nuestros fracasos sentimentales, le da al play una vez y otra, y otra y otra… Todos tenemos una canción para escuchar y pasar los males del corazón. Pero, ¿habéis pensado la música que sonará en vuestra boda?. Sí­, sí­, la canción que escucharás mientras tu madre te acompaña al altar y un enjambre de 923749837 te observan y cuchichean como si fueras el último ser vivo del planeta. Cuando, tu mente privilegiada chequee todo traje de raso en 30 metros a la redonda y mires el reloj cada medio segundo esperando al amor de tu vida. Cuando, tu prima la de Cuenca y su recogido del Marco Aldany salten 60 cabezas para grabarte con su cámara de ví­deo de última generación, de esas que van enganchadas a un palo y te amenzan con hacer saltar todos tus brillos a la pequeña pantalla. Es entonces, cuando entra en juego ese temazo que (esperamos) nos acompañará toda nuestra vida. Una decisión tan crucial, el color de las paredes de tu nidito de amor o el nombre de todos tus descendientes en los próximos 3 siglos. Nosotros, que somos muy prácticos, que velamos por vosotros y os queremos (con la fuerza de los mares y el í­mpetu del viento) os ofrecemos los temazos definitivos que te harán subirte al altar como un auténtico/a prí­ncipe/princesa.

Vete reservando catedrál, jardí­n o iglesia románica y… ¡Convierte tu boda en un videoclip!

Katy Perry – Unconditionally

Ponte en situación: Se abre la puerta de la vicarí­a, todos te miran, tu lloras (porque en las bodas también se llora) y entonces…

 

Birdy – Wings

Aquí­ es cuando tu prima la de Cuenca va a dejar de grabar para ponerse a llorar con hipo. Tus amigas empezarán a grabar con el móvil y tu hermana tarareará la canción, así­ que… ¡Vete reservando la Catedral de Burgos, cari!

 

 

Pastora Soler – Te despertaré

Agárrate bien a tu madre, porque igual sufres varios infartos mientras caminas por la alfombra roja hacia el altar. Ojo con este tema de Pastora Soler, que te va a remover las aurí­culas y ventrí­culos del corazón mientras coges de la mano al amor de tu vida. Si no te da por emocionarte como un tonto/a.


 

Malú & Pablo Alborán – Vuelvo a verte

Bueno, esta es la canción ideal para las bodas í­ntimas y recogiditas. Incluso, puedes tararearla caminando hasta el altar.


 

Amaia Montero – Quiero ser

¡Atención, que vienen curvas! Y no las de Amaia Montero. Sino las ‘eses’ que puedes hacer bailando al son de la guitarra de la donostiarra mientras, con la cabeza alta y la mirada clavada en tu media naranja, danzas hasta el altar. Es una pedazo de canción, eh ¡OJO!

 

Ruth Lorenzo – Dancing in the rain

Sí­, en efecto. Es ideal, hasta te marca los pasos al caminar. Esta sí­ que es digna de Catedral y de que invites a la boda a Ruth Lorenzo para que te la cante en vivo. No apta para cardiaco (ni para Paula de GH), porque morirán de amor.

 

Aquí­ están estos 6 temazos, así­ que… sólo preocúpate por la moda nupcial, las flores y por restringir el acceso a la barra libre a los más dicharacheros.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies