Cuando el caloret aprieta en la pantalla

El ser humano es un animal de costumbres. Y de estupideces. O de ambas cosas, en bucle todo el rato. La mitad del año se lo pasa deseando que llegue el calor, pero cuando este hace acto de presencia, la cosa va de quejarse todo el rato de que la ciudad es un horno y deseando que alguien apague el botón de la calefacción. Es como cuando nos arañamos la cara porque no encontramos un hombre decente pero cuando lo hacemos tardamos en darle boleto dos actualizaciones de facebook y un botellón que se nos va de las manos.

Pero el cine nos ha enseñado que los calores se pasan mejor en el agua, con poca o ninguna ropa. Así que hoy le pegamos un repaso a los 10 baños más cinéfilos para sobrellevar mejor julio, agosto y un poco de septiembre (matadme por usar frases que harían las delicias de Federico Moccia).


1. El helicóptero de Nomi

Piscina, palmeras con luces de neón, champagne por las tetas los pechos desnudos de una stripper con ínfulas de Eva Harrington (buscadlo en google si no sabéis quién es, panda de catetas, que os lo tenemos que dar todo hecho) y uno de los polvos más delirantes y celebrados del cine. Nomi Malone acuñó el término «helicóptero» para que los espectadores pudiéramos entender ese orgasmo a base de espasmos y meneos circulares de cabeza. El sexo acuático nunca volvió a ser el mismo.

giphy


2. Arriba el rollo bollo

«Juegos salvajes « son los noventa en estado puro. Neve Campbell, en uno de sus descansos de ser perseguida por psicópatas adictos al móvil, y Denise Richards, antes de encamarse con Charlie Sheen, sofocaban el calor de los pantanos de Florida dándose un paseo por el lado oscuro del lesbianismo pasado por agua.

tumblr_nsxxh4NiAk1tajwcco1_500


3. El balconing de Disney

Antes de que los mismos ingleses que votaron por el Brexit sin saber ni lo que era llegaran a Mallorca para despeñarse mientras hacían balconing, Disney ya lo puso de moda entre sus princesas para bajar las temperaturas de tanto revolcón campestre Colores en el viento.

giphy (2)


4. «Está esperándote»

Llegar de after a un chalet con piscina, quitarse la ropa (o dejarse el calzoncillo en caso de ser femme fatale con pene) y crear una de las secuencias más perturbadoras y eróticas de toda la filmografía de Pedro Almodóvar. Y eso ya es decir mucho. Fele Martínez y Gael García Bernal dispararon nuestra imaginación a límites incendiarios en la piscina de «La mala educación».

[youtube id=»VidhpW8T02g» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


5. El secretito de Bruce

Corría 1995 cuando todos nos quedamos loquers al ver El color de la noche. No tanto por la calidad inexistente de la película sino por ese revolcón en el agua donde a Bruce Willis se le veía su pequeño secreto… en un estado de relajación completamente contradictorio con el supuesto calentón de su personaje.

bruce-willis-naked-4


6. Empezar el día con Michael

Fassbender es nuestra religión, no vamos a sorprender a nadie diciéndolo. Y Michael, nuestro Michael, tenía la sana costumbre en Shame de empezar el día relajándose bajo el agua que querríamos ser tod@s de la ducha.

13059


7. La vida hay que vivirla a tope

Mario Casas, antes de ser Mario Casas, y Yon González en una playa hablando de que «la vida hay que vivirla a tope, tío, a tope». Después se quitaban la ropa y salían disparados hacia el agua. Era el inicio de «Mentiras y gordas» y bueno… es «Mentiras y gordas», para qué vamos a decir nada más.

[youtube id=»LVIOh2BOv6I» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


8. Declaración de amor acuática

Porque sí, nosotros también tenemos nuestro corazoncito. Helado, de hierro, duro como el corazón de Mila Ximénez… pero lo tenemos. Y soportar el calor tirando a la piscina al chico del que estás enamorad@ para decirle bajo el agua que te gusta… es muy top, para qué negarlo. Lo hacía Sandra Martín en La gran familia española y nos enamoraba para siempre.

[youtube id=»AGqYm7RupzU» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


9. Blanco sobre cloro

Gael García Bernal y Diego Luna se pasaban su último verano de adolescencia entre la playa y los trampolines de su piscina. Nadaban, tomaban el sol, hacían carreras acuáticas… y se masturbaban mientras dejaban que su semillita cayera sobre el agua en uno de los más míticos planos de la obra maestra de Cuarón, Y tu mamá también.

R6oj6is6u


10. Sexo pasado por sudor

Y terminamos con un poco de alta cultura, que sólo sabéis hablar de Supervivientes y de los putos Pokemon. William Hurt y Kathleen Turner encendieron el séptimo arte en los ochenta con sus polvazos culpables y fatales durante un verano de insoportable calor. Nada de planos bonitos, ellos sudaban como cualquiera de nosotros practicando el sexo culpable sin aire acondicionado. Mítica como pocas «Fuego en el cuerpo» para entender los baños veraniegos en el cine.

body-heat_l

5 ideas malísimas que puedes tener en verano en Barcelona

Se acerca el verano. Se nota en que los pies se liberan con sandalias, hay batallas campales para encontrar sillas en las terrazas, y Barcelona se llena de gente rubia que se quema tras 30 minutos al sol. ¿Vienes de visita unos días? ¿Vives aquí? ¿Te acabas de mudar? Da igual cuál sea tu caso: estas son 5 ideas malísimas que puedes tener.

Por la tarde: “Voy a dar un paseo por Las Ramblas”

Vaya, parece que estos cientos de personas también han pensado lo mismo que tú. Y nunca he escuchado a nadie decir “Vamos a compartir el metro cuadrado y el oxígeno para batir Record Guinnes, que es agradable”. Pero lo que sí que escucharás en Las Ramblas es ese sonidito del artilugio que “venden” para tener voz de pito. Súper catalán y auténtico todo (no). Y tú mientras dudas de si estás en el centro de Barcelona, o en las rebajas en Estados Unidos. Error de guiri.

 

De noche: “Con este calor necesito una cerveza, y esa que me venden a grito de ‘ServesaBiir’ está fresquita”

Son las 2 am (por ejemplo). Sales del pub porque hace calor, y en la calle hace más calor. Dentro las copas valen oro y estás totalmente deshidratado por la humedad de la ciudad condal. Y entonces tu ángel de la guarda (normalmente de origen pakistaní) te saluda diciendo “servesa-biir” y te enseña una lata de Estrella Damm fresquita. “¿1 euro? ¡Dame dos, ángel de la guarda!”, dices. Y me parece muy bien, pero tienes que saber que están fresquitas porque las guardan en las alcantarillas. ¿Te siguen apeteciendo?

 

Para comer: «Por la zona de la Catedral hay sitios, algo encontraremos»

Y aquí es cuando te encuentras a toda la gente con la que “quedaste” el otro día para pasear por Las Ramblas. Ahora la plaza de la Catedral parece la ONU, y no hay ni un solo sitio con precio decente ni con mesas vacías. En ese momento es cuando dices “quiero algo catalán para comer”, y ves La Baguetina Catalana: pizzas y paninis. Lo menos catalán del mundo, a precio de oro y calidad dudosa. Qué majo el que le puso el nombre para despistar. (Error de guiri 2)

 

En la playa: “Mira, vamos a ponernos aquí, que está el chiringuito al lado”

Después de ir con la riada de gente que va hacia la Barceloneta, llegas a una parte de la playa que está a rebosar pero que tiene algún hueco. Hay chiringuitos y locales a pie de playa y piensas “qué animado con la música, y así luego puedo ir a pedir algo”. Error. La música va a ir subiendo hasta que no seas capaz de escuchar tus pensamientos, y a golpe de 5 de la tarde te van a taladrar con pachangueo electrónico. Por no decir de toda la venta ambulante de mojitos, tatuajes temporales, masajes y bollos de crema (¡¿a 30 grados?!)… suena poco zen para un día de playa. Aunque parece que el grupo de extranjeros guiris de al lado está pasándoselo bien de botellón al solete.

 

En general: “Voy en metro”

Y entras en el metro, muerto de calor. La humedad ha decidido convertirse en sudor en todo tu cuerpo. Te sudan hasta las pestañas. En el andén huele rarito. Entonces subes al metro y… SIBERIA. Le han dado bien al aire acondicionado, que ni ‘arrejuntándote’ al de al lado (porque no tenéis espacio vital) entras en calor. Tómate un actimel o te vas a pillar un catarro, hijo.

¿Que cuál es la mejor opción para moverse por la ciudad en verano? Pues a pie igual pierdes un pie en el asfalto ardiendo; en bici te puede dar un golpe de calor; en coche vas a vivir de atasco en atasco; y en transporte público descubrirás olores nuevos. Sólo tienes que decidir qué parte de ti mismo estás dispuesto a arriesgar.

Nada es perfecto, y Barcelona lleno de turistas de cruceros a 30º y con una humedad del 80%, menos. Juega bien tus cartas en la ciudad o te vas a querer marchar con ellos en el barco.

Que no todo sean críticas destructivas, que también hay buenas ideas: las playas que rodean la ciudad, los parques, Gràcia a la sombra, los atardeceres en los búnkers del Carmel, los festivales y mercadillos… Pero si quieres venir a visitar Barcelona ven el año que viene, te dejamos la reserva hecha. Que este año ya está lleno.

Calentitos pero con estilo

El invierno can’t stop us de estar geniales y con estilo en nuestros estilismos.

En invierno nuestros estilismos se ven azotados por el innegable efecto del tiempo: ¡el frío! Porque, además de estar fabulosos, tenemos que estar calentitos (o eso deberíamos). Olvídate del «para lucir hay que sufrir«. Estos consejos sirven por igual tanto a chicas como a chicos y sea cual sea tu estilo. ¡Porque estar calentito y fabuloso debería ser apto para todos!

Los complementos nunca son demasiado. Gorro, guantes, bufanda, etc. Cuando el frío aprieta, la máxima «menos es más» deja de tener sentido. Ponte todo lo que pilles y juega con gamas cromáticas para no sólo ir más calentita/o sino que además podrás darle un plus a tu estilismo cargándolo de detalles.

estilo calor 2

Un sí al pelito. Se ha normalizado el uso de pelito en las prendas de abrigo, bien sea a la vista o en los forros (hablo de pelo sintético). Es el momento de disfrutar de su suavidad, ¿no? Además, no podremos resistirnos a acariciarlo cuando lo tengamos puesto.

Una buena capa, todo lo tapa. Los ponchos, capas o mantas grandonas enrolladas al cuerpo están cada vez más normalizadas (es cierto que más en chicas que en chicos, aunque avanzan inexorablemente). Si un abrigo no te es suficiente, lánzate y coloca una nueva capa sobre él.

Borreguito. La aplicación del borreguito viene perfectamente indicada, por ejemplo, para los zapatos. Esas botas forradas en este material tienen amantes y detractores a partes iguales. Los primeros piensan que son la gloria para mantener el pie caliente, mientras que los segundos se agobian y les suda el pie. Sea como fuere no podemos negar que es uno de los mejores recursos para no tenerle miedo al frío.

Imprescindible cuello alto. Este invierno, con la vuelta de los 70, se han puesto muy de moda los jerséis de cuello alto. ¡Bien! Nuestro cuello estará protegido a tope. Para ellos, se puede combinar con chaquetas informales o vaqueros; para ellas, un pichi o una falda de capa pueden conseguir el look perfecto.

estilo calor 3

Bye medias / Hola leotardos. ¿En serio las chicas que van con medias en invierno no pasan frío? Porque yo creo que se hacen las duras… ¡Los leotardos o incluso leggins seguro que pueden ayudarte a mantener tu estilo a raya pero guardando un poco mejor el calor corporal! O, sino, también puede ser un recurso estético ponerte unos calcetines altos sobre las medias, haciendo efecto de bota alta.

Y el complemento…. Un café caliente. Vale. Sí, suena muy a serie norteamericana, pero no me digáis que no suben los ‘likes’ cada vez que subís una foto a Instagram con vuestro café para llevar… ¿Por qué no aprovecharse de eso también para llevar las manos calentitas durante un rato? Doble win!

Venirse arriba en verano

Ha sido ver esto y venirme arriba.

Con la frase: “el verano hace bueno el invierno” se me ocurren varios momentazos en los que seguro, segurísimo tú también te has venido arriba este verano.

¡En el fondo todos somos iguales! Y a todos, nos encanta el postureo veraniego.


El verano es tan pícaro, que nos hace hacer muchas locuras o digamos, tontunas. Atento a esta lista de esos momentazos en los que te has venido arriba:

1. Nos remontamos a febrero. Ése rayo de sol que hace que cualquier español se enfunde sus gafas de sol como arma letal y le nazca la necesidad de sostener en su mano un vaso de tubo/jarra de lo que viene siendo la bebida por excelencia del verano. Una caña fresquitaaaa.  Tranquilos, eso es solo un calentamiento.

http://4.bp.blogspot.com/-tuN-Dpl5pME/VW6tpDE_aAI/AAAAAAAAHZo/N6miE-zB8As/s1600/anuncio-estrella-damm-2015.jpg

2. El verano es el único que conseguirá que no salgas de casa, sino que ni entres. Pero niña, ¿tú cuándo piensas descansar? O en su variable, ¿tu piensas que esto es un hotel? Te dirá tu madre una y otra y otra vez. Mamá, es un “ahora o nunca”.

tumblr_nogp60r2nv1tpdcs9o1_400

3. Solo en verano bailarás como loca las canciones de Juan Magan y pensarás que es el hit del verano. ¡Esos si que son momentos de venirte a arriba!

4. Desear bañarte desnudo en la playa o apostar con tus amigas quién será la primera en quitarse la parte de arriba del bikini. Un ‘si tu te tiras yo me tiro’ en toda regla. Eso es amor de amigas.

5. Perderte en la montaña pensando que es un planazo alternativo de un domingo de agosto sin nada que hacer. Piensas que es lo mejor que puedas hacer y el domingo por la noche, jurarás que nunca más volverás hacer caso de tus amigas. Uno, por perderte y dos, por las agujetas que tendrás al día siguiente.

tumblr_mywekd5qsK1s33vyxo1_500

6. Exclusivamente el verano será el único que te hará que te tires 3 meses cenando atún de lata y un huevo cocido para luego poder comer todo el pescaito frito y beber tintos de verano como si no hubiera un mañana.

tumblr_nmibisyjpH1ql5yr7o1_500

7. Vas de feria en feria y fiestas pueblerinas haciendo tontunas varias y conociendo a gente que posiblemente solo volverás a verlos en Facebook cuando suban alguna que otra foto. ¡Y qué super amigos fuistes aquella noche!

baby animated GIF

8. Venirse arriba es el último día de curro en la oficina. En la que no puedes evitar sonreír y reír a la vez, pero por nervios. Pensando en realidad en lo que falta por meter en la maleta y volar hacia el paraíso, aunque este esté a 300 km.

tumblr_ml2kyisXQl1rqo9leo1_400

9. Los espejos engañosos del centro comercial de turno. Eso sí que es un venirse arriba cuando te ves tan estupenda en bikini, EL BIKINI. Con el que piensas que todas y sobre todo, todos, se girarán y bajarán sus gafas de sol para contemplarte. Sin saber tú que en la playa lucimos a veces un tanto…

10. Pero si hay un momentazo para venirse arriba en verano, es ese pequeño instante justo antes de disfrutar lo que más deseabas por cumplir este verano. Tan solo unos segundos, pero taaaann bonitos que lloras. Los segundos previos a ver el Empire State, de tirarte en paracaídas, de bañarte por primera vez en la playa en verano, de cruzar la frontera tras 11 horas de viaje en caravana con los amigos. O incluso, de volver a ver a esas personas que tanto hacía que nos os veíais.

tumblr_n1b7yyfLkG1r3s6ujo1_500

El verano es único, y con el verano, pues eso, nunca se sabe.

 

 

 

La guía definitiva para achicharrarse

El calor, amigos; ¿vale lo que cuesta? Pues no sabría deciros. Anhelado por unos, despreciado por otros… algo así como cuando se elige al actor que interpretará a un superhéroe en su nueva película, para que os hagáis una idea.

A lo largo de la historia se ha hablado mucho sobre el calor, sobre sus usos y aplicaciones, e incluso se han recopilado centenares de consejos para conseguir evitarlo. También, existe una extensa terminología para referirse a él, terminología que podría variar en función de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, como por ejemplo la calor, calufo, bochorno, y/o/u el caloret. Todo esto no son más que indicadores de la importancia vital que el calor ha tenido y tiene en nuestras vidas y en la de los demás seres del planeta tierra. No obstante, llega un punto en que agobia, que da no sé qué que te dan ganas de hacer trizas toda tu ropa y salir a la calle vistiendo tan sólo una gasa que tape tus zonas más sensibles, aunque sea de aquella manera.

De lo que hoy vamos a hablaros, es de las leyes que rigen y provocan este fenómeno en nuestra vida cotidiana. No las leyes escritas, no en términos físicos. Iremos más bien a lo básico. Y por qué, os estaréis preguntando mientras os mordéis la uñas a causa de los nervios y expectación que la respuesta os provoca. Pues porque hace calor.

Sí, sé que esto da bastante miedo, me incluyo. Si no os lo llego a decir yo probablemente ni os habríais enterado. La cuestión es que, aprovechando el estío, hemos diseñado una guía para pasar calor. No es que subestime vuestra capacidad de pasar calor por vosotros mismos, pero nunca se sabe. No os llevará mucho tiempo, ya os lo digo yo. Vamos allá:

1. La falta de aire acondicionado. Piuf. El aire acondicionado se disputa junto con la rueda la consideración de mejor invento del ser humano. Sin él (o en su defecto, sin un ventilador), el frescor quedará completamente fuera de tu alcance.

2. Los abrazos. En general, las muestras de afecto que impliquen el contacto físico.

3. La sopa. Gazpacho, alguna cremita fría. Así sí. ¿Pero sopa? Sopa no. Y cuando digo sopa también digo potaje.

4. Tu pie moreno sobre el… granero. La arena –al igual que los graneros– es fantástica, pero quema as hell. As jarl.

5. La rebequita de por si refresca. Por si refresca EL QUÉ, exactamente. Ésa es la verdadera cuestión, la que ha tenido intrigadas a generaciones y generaciones de nietos e hijos. Si no te da calor puesta, te dará calor cargarla. Un win-win que lo llaman.

6. Tu coche tras estar varias horas aparcado bajo el sol. Bienvenido a tu propio infierno personal. 

7. El «manta y peli». Dejémoslo solo en peli.

8. El solazo in the face. Terracita, unas claras, y el solazo en toda la cara. Al principio bien, al cabo de un rato ya no tanto, y el cabo de otro rato ya maldices el #summer, el #sun y #relax a grito pelado mientras la guardia costera te reduce.

9. El movimiento. Véase subir las escaleras, véase echarse una carrerita.

10. Ducharse en una ducha ajena. Probablemente cometamos algún error al ponernos al mando del críptico mecanismo que encierran las duchas que no son la nuestra. Pueden pasar dos cosas; que nos congelemos, o que salgamos ardiendo. Y la segunda es la más común.

11. Salir un momentito. Son las 2 de la tarde, estás a punto de sentarte a comer y tu padre te manda a por el pan. O a por tomate para darle una gracia a la ensalada. Sal valiente, sal. Atraviesa el desierto de asfalto que separa tu dulce hogar de la ventita.

12. Las saunasDefinitivamente, las saunas dan calor. Para eso están, vamos a ver. De no ser así nos encontraríamos en una sauna apagada o estropeada. O en una cabaña de madera con un banco en su interior.


Y así amigos es como, con cosas de andar por casa, podemos pasar un calor aún más terrible.  Desde aquí os recomendamos que hagáis uso sensato de todas estas actividades y que llevéis encima una botella de agua que luego entra la sed y, claro, pasa lo que pasa. Disfrutad, que el verano se nos va :_ ) ¡Aió!

Los pequeños jodidos detalles del verano

La vida está formada por aquellos pequeños lujos, dijo un hombre sabio un día. Pero es que además, también lo está por los pequeños detalles que abarcan y llenan tus días.

¿Qué sería de la vida de los jóvenes deprimidos precariamente sin los pequeños detalles? A mi parecer, muchas veces se convierten en pequeños jodidos detalles, sobre todo, en verano.

El verano es aquella estación del año que preparas con más tiempo que El Corte Inglés la Navidad. Esto es así, my best friends. No solo el ser humano está hecho para quejarse irremediablemente por todo, no, sino que además lo hacemos aún más cuando llega el verano.

Ya sea estar en los 20, en los 30 o incluso los 40, y atención, porque no estoy hablando de años, sino de grados, ¡qué jodido es el calor! No hay nadie que en estos días no te lo haya dicho, ¿eh? Siempre nos quejamos del calor en verano y del frío en invierno.
Jake Adventure Time Melt BFace Magazine

Pero no estoy aquí para hablaros del calor, que de eso ya lo sufrimos bastante todos los días, porque, ¡ojo, qué calor! ¿Os lo he dicho ya?

El tema es que son mínimo 4 meses de antelación los que estás preocupado con la operación bikini. Es pasar el Día de Reyes y ahí que vamos con la operación. Y hay que sumarle que de esos cinco, tres meses son a base de batidos detox y dos comiendo ensaladas todos los días en el trabajo y que lo seguirás haciendo el resto de verano por culpa del jodido calor.

Pero, ¡qué bonito son los pequeños jodidos detalles del verano!

Jodidos detalles como cuando ves las fotos de todos tus amigos de Facebook/Instagram en la playa. Y ves ese chico que conociste hace veranos luz, muy majete pero demasiado feo en aquellos tiempos, convertido hoy en una verdadera celebrity a la más pura versión de Ryan Gosling en las playas de Formentera.

No importa, tú también tienes tus vacaciones para irte con tu chico. Solollevas dos meses buscándolas: un hotel perfecto, cerca de una playa pero con un coche alquilado para poder conocer más calas paradisíacas de la zona, y si pueden ser vírgenes mejor, para ir entrando en materia. Con la bonita sorpresa de que dos semanas antes, toca cambiar los billetes e irte con tu mejor amiga, aquella que te avisó de que ese chico, en fin. No comments! ¿Dónde está Ryan ahora?   

Al final recordarás este verano por los ratos con tus amigos de bar en bar. Caña va y caña viene. Pero, por supuesto, si hay un pequeño jodido detalle por excelencia cada verano, ése es la música.

Cada momento, una canción. Cada persona, una melodía… haz memoria y siempre, recordarás tus veranos por la música que escuchaste en esos días. Ahora, dale al play porque esa nueva canción será la que marque tu verano. Esa jodida canción hará una vez más un jodido verano inolvidable.

Pero, ¡qué bonitos son los pequeños jodidos detalles del verano!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies