Descubre la quinoa: 3 propiedades y 3 recetas

La quinoa no es más que una semilla aunque es consumida como un cereal. La quinoa provee la mayor cantidad de su aporte calórico en forma de hidratos complejos.

Si comparamos la quinoa con los cereales más típicos como el arroz, nos damos cuenta de que ésta contiene muchas más proteínas y grasas (de las buenas, las insaturadas) ácidos omega 6 y omega 3.

Además, la quinoa posee un alto aporte de fibra, que suelen ser de tipo insoluble como la mayor parte de las semillas. La quinoa es rica en potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc y también en vitaminas del complejo B y E (con función antioxidante).

21

3 apuntes que harán que adores la quinoa

  • No contiene gluten, por lo que resulta especialmente beneficiosa en la dieta de personas celíacas.
  • La quinoa posee un alto contenido en fibra, como ya hemos comentado, lo que ayuda a evitar el estreñimiento y además resulta ideal para aquellas personas que desean adelgazar comiendo sano.
  • Nos puede ayudar a controlar los niveles de colesterol.

Se cocina en 15 a 20 minutos y puede ser utilizado en una gran variedad de platos desde el desayuno hasta el postre. ¿Te apuntas?

Quiero empezar a incorporar la quinoa en mi dieta YA: 3 recetas muy útiles

DESAYUNA QUINOA:

  • 531966_10151172382587293_176783550_nMedia taza de quinoa cocida
  • 1 taza y media de leche de avena
  • 1 cucharadita de stevia
  • Una pizca de canela en polvo
  • Media taza de frutos rojos
  • Medio plátano cortado en rodajas

ENSALADA DE QUINOA CON BROCHETA DE LANGOSTINOS

  • Ensalada-de-Quinoa-con-Langostinos1 taza de quínoa y 2 de agua
  • 1 cucharada de mantequilla y sal
  • Hojas de hierbabuena o perejil
  • Aceite de oliva, limón y pimienta
  • Brotes de alfalfa para decorar
  • Medias tazas de: maíz cocido, guisantes, cebolleta cortada y  pimiento picado
  • 400 g de langostinos a la brasa aderezados con:
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • Media cucharada de ajo en polvo y media de cebolla en polvo

PASTEL DE QUINOA Y ESPINACAS

  • Hierve y pica las espinacas y el apio.quinoaespinacas
  • Pica la cebolla y la rehogas en un poco de aceite de oliva.
  • Agrega el apio picado y las espinacas.
  • Suma la taza de quinoa cocida y los tres huevos. Remueve con cuchara de madera y condimenta con sal y nuez moscada.
  • Prepara un molde untado en mantequilla y vierte la mezcla, lleválo a horno a temperatura media hasta que el pastel tenga firmeza y esté tostada la corteza (aproximadamente entre media hora y una hora).
  • Quedará más sabroso si espolvoreas el queso rallado y gratinas.

¡¡Apúntate a la quinoa!!

Quinua-3

La fiebre de comer sano en 6 perfiles

fiebre comer sano

A nadie que utilice habitualmente las redes sociales se le habrá pasado que esto de comer sano se ha convertido, de un tiempo a esta parte, en una auténtica fiebre.

A día de hoy no existe sobre la faz de la Red influencer que se precie de no alardear bombardear diariamente en Instagram con fotos de platos sanos. Y si lo dicen los influencers y las it-girls, no hay discusión posible: Comer sano está de moda.

Comer sano es trendy. Comer sano es cool. Comer sano es top. Comer sano es chachi. Que sí, que ya nos hemos enterado. Cuando te compras el Pack Para Molar, junto al vaso desechable de Starbucks, el Iphone 6, las Stan Smith, el top fosforito de runner y la funda de pasaporte de Luis Vuitton, te vienen unas lechugas y unas semillas de chía. Eso es así.

fiebre comer sano

Me he propuesto analizar los porqués de esta nueva obsesión y he llegado a la conclusión de que existen 6 tipos de razones según 6 tipos de perfiles:

EL TRENDY. Comes sano para estar a la última. No lo haces por salud, sino por puro postureo. Adquieres el último ingrediente healthy que le has visto a Jessica Alba para poder postearlo el primero en España. Cuando sales a cenar pides lo que tenga el nombre más cool y menos calórico: lo que sea por una reputación intacta. Siempre te quedará la recena del Burguer cuando llegues a casa y nadie te aceche.

fiebre comer sano

EL HIPOCONDRÍACO. Comes sano para no pillar una enfermedad galopante que se te lleve al otro barrio en tres días. Ingieres la cúrcuma a puñados con las dos manos desde que te has enterado que es un potente anticancerígeno. Si la OMS recomienda 3 frutas al día, tú comes 6 para asegurarte. Tragas brócoli con la voracidad de un famoso de segunda en Supervivientes. Vas a convertirte en Superinmune cueste lo que cueste.

fiebre comer sano

EL ZEN. Comes sano para asegurarte el Mens sana in corpore sano. Sabes que un organismo sano y equilibrado es el básico para una mente clara y unas emociones serenas. Cuando comienzas a sentirte alterado por algún acontecimiento terrenal, corres a roer un tallo de apio con fruición. Es tu meditación. Aspiras a ser un Budha, pero sin barriga.

fiebre comer sano

EL SUPERFICIAL. Comes sano porque quieres quitarte el michelín, deshincharte el vientre, hacer desaparecer el acné –ese que te dijeron que desaparecería tras la adolescencia pero NO- o dejar de perder pelo –que eres muy joven para ser calvo a los veintitantos-. Mejorar tu aspecto físico es tu meta vital y para ello probarás todas las dietas que hagan falta. Dukan, vegetariana, vegana, la paleo, la del cucurucho… Te las sabes todas. Otra cosa bien distinta es que seas capaz de cumplirlas (especialmente la última).

fiebre comer sano

EL CULPABLE. Comes sano para compensar los veinticinco años de tu vida que llevas comiendo mierda. A estas alturas tu organismo por dentro debe parecer un basurero, pero crees que aún estás a tiempo de arreglar el desaguisado. Pues majo, como mínimo te tocan otros veinticinco de acelgas. ¡Ánimo!

fiebre comer sano

EL ILUSO. ¡Pero si tú comes sano! En vez del Big Mac, eliges la hamburguesa pequeña de un euro (claro que necesitas 3 para llenarte). Para comer entre semana, una ensaladita… César. La Coca-Cola, zero-zero. Los Donuts, light. Y no podía faltar la joya de la corona, que desde que Telepizza se ha vuelto sano… ya no puedes vivir sin tu Pizzalada semanal.

fiebre comer sano

Y tú, ¿cuál eres? ¡Tuitéalo y cuéntanoslo al equipo de @bfacemag !

5 cambios para empezar a comer sano sin enterarte

comer sano

¿Eres un fast-foodie declarado?

¿Golpearás con un donut volador a aquel que ose mentar el brócoli en tu presencia?

¿Convencido de que donde hay nutrientes no hay felicidad?

Amigo, estamos en los veintimuchos o en los treintaypocos. Toca cuidarse, nuestro cuerpo cada vez será menos agradecido.

Pero sí, tienes razón, no hemos venido a esta vida a sufrir. No hemos venido a comer tortitas de arroz inflado con sabor a folio.

Te propongo 5 cambios que no vas a notar:

1. Pásate a lo integral. Esto significa consumir productos con el grano entero, sin haberle quitado la cáscara, que es donde se encuentran todos los nutrientes. Eso sí, aquí también es donde se acumulan los pesticidas y demás químicos tóxicos así que si es integral, que sea ecológico. La diferencia de sabor en el pan, tostadas, cereales, harina, pasta o arroz, con respecto a lo refinado, es inapreciable.

2. Prueba muchas leches. Hablemos con propiedad: bebidas vegetales. Atraca el súper y prueba distintos tipos hasta dar con la tuya. De almendras, de arroz, de avena, de alpiste (sí… ésta sabe un poco como suena), de avellanas… Mézclalas con café o cacao y experimenta. Fácilmente digeribles, reduces grasa animal al sustituir la leche de vaca y te metes pal cuerpo una gran cantidad de nutrientes.

3. Endúlzate sin riesgos. Lo sabemos: el exceso de azúcar se relaciona con montones de enfermedades. Cámbialo por sirope de agave (en ecotiendas o herboristerías) si quieres un sabor dulzón muy similar al azúcar, o por stevia si te gusta el ligero sabor a regaliz que aporta. Esta última se recomienda consumirla en su versión más pura: en hojas, pero la hay en comprimidos (fíjate que esté adulterada lo menos posible con otros ingredientes de relleno, que muchas marcas comerciales nos la cuelan).

4. Come verde sin enterarte. Si aún no has probado los green smoothies déjame decirte que llegas tarde a la fiesta. Ya, claro, todo lo green te repele. Te propongo uno que de verde sólo tiene el color: un puñado de espinacas frescas, una manzana, el zumo de 2 naranjas y de medio limón. A la batidora y ¡ya hemos engañado al nene con el jarabe! Repetirás.

 

comer verduras

 

5. Hazlo especial con especias. Memoriza este tándem: pimienta negra + cúrcuma. La cúrcuma (ese polvillo amarillento que forma parte del curry) es un potente anticancerígeno demostrado y, combinada con pimienta negra, multiplica sus propiedades. Además te permite reducir la sal. Añádela a tus cremas de verduras o a tus platos de arroz, pollo o legumbre. Un chute de sabor y salud directo desde la India a tu paladar.

En conclusión, póntelo fácil. Conoce alternativas, camufla lo inevitable, pásate al do it yourself en la cocina y olvídate de que comer sano debe ser un sacrificio.

Una vez empiezas no hay vuelta atrás.

take it cheesy

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies