La canción del verano, tal día como hoy

Son muy comunes las crisis existenciales en la ducha. ¿Y cómo las combatimos si no eres Chenoa? Cantando. ¿Y qué cantamos? Pues justamente esas canciones que nunca nos atreveríamos a cantar en público: la canción del verano de años anteriores.

La canción del verano es aquella que provoca un gran impacto mediático cuando llega el calor y los chicos se enamoran. Dicho en cristiano: es aquella que tu prima chapurrea sin casi saber hablar. O aquella que a tu madre le suena, pero le pasa como a las princesas de barrio: se queda sin vocabulario. Pero la canta.

Y como cada año tiene un verano, cada año tiene su canción del verano. Y en BFace, que al echar la vista atrás nos emborronamos nos dan unas cosquillitas por los pies ieieieieieié, vamos a recordar qué canción sonaba, tal día como hoy hace cincuenta, cuarenta, treinta, veinte y diez años. One, two, three, ¡caramba!


1965 – Chica Ye-yé (Concha Velasco)

“Es Raphael, uhm uhm uhm uhm, un chico moderno sin ser ye-yé”. Lo vemos con los ojos de la imaginación, como bien hemos aprendido en APM. Pero no era Raphael. En este caso y en un principio, el chico ye-yé iba a ser Luis Aguilé. Pero esta canción, que formaba parte de la película Historias de la televisión, acabó siendo interpretada espontáneamente por una chica de pelo alborotado y las medias de color, es decir, Conchita Velasco.


1975 – El Bimbó (Georgie Dann)

Dicho por el propio Georgie Dann, nació de un “a que no hay huevos a…” con la cadena de televisión CBS. Pues el eterno “rey del verano” le echó huevos e hizo un hit más que bailable. Creador de otros temas del verano, como, por ejemplo, El chiringuito o La Barbacoa, no revela su secreto para tener tantos éxitos. ¿Influirá el hecho de que según la Wikipedia tiene 1050 años?


1985 – Devuélveme a mi chica (Hombres G)

Fueron los Jonas Brothers de nuestras madres. Una joven deja a un chico buscando a alguien más formal. Tranquilo, David Summers, hoy día, y sin ser Inmaculadas, la cosa sigue igual; es el nuevo “no es por ti, es por mí”. Se tiene que estar tirando de los pelos en su Ford Fiesta blanco. Aquel año, los Hombres G consiguieron vender 400.000 ejemplares, desbancando a bandas consagradas como Radio Futura con su Escuela de calor. E incluso dos años más tarde lanzaron su propia película.


1995 – Macarena (Los del Río)

Número uno en España, Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos y Suiza. Eran los noventa y cuando te ibas a veranear a tu pueblo en tu Opel sin aire acondicionado, parabas a tomar un refrigerio en una gasolinera, y ahí estaban ellos, entre Manolo Escobar y Las Grecas. En una cinta de casette decolorida por el sol. Su hit, La Macarena, fue cantada en la Superbowl y en los Juegos Olímpicos de 1996, e incluso bailada por el ex presidente Bill Clinton para su cierre de campaña.


2005 – La Tortura (Shakira ft. Alejandro Sanz)

Lo que sí que es una tortura es saber que ya han pasado diez años desde que alcanzara el éxito este hit, ¿verdad? Pertenece a la “etapa más instintiva, más animal del ser humano” de Shakira. Era la época en la que las largas y calurosas siestas de verano, para matar el rato, ponías en la tele los MTV Top y veías el baile erótico entre la colombiana y el madrileño y mandabas SMS con tu nombre y el de tu amor a la tele para saber el porcentaje de compatibilidad. Porque no sólo de pan vive el hombre.


¿Y en este 2015, a quién le corresponde el trono? ¿A La Gozadera de Gente de Zona ft. Marc Anthony? ¿A La Mordidita de Ricky Martin ft. Yotuel? ¿A Bitch Better Have My Money de Rihanna? Lo sabremos en próximos capítulos. Lo que sí sabemos es que, en cada época, hemos ido cambiando de gustos: desde el rock-pop, pasando por el dance y acaban en el reggaetón.


Ellas, Historia de España

El adiós de Lina me ha hecho reflexionar. Pero reflexionar de coger lápiz y papel y ponerme a inventariar. Dividí una cuartilla de folio en dos y el lapicero se movía casi sólo al pensar en las que no están: Carmina, Lola, La Jurado, La Dúrcal, la gran Sara Montiel… y, ahora, Lina Morgan.

Lo sé, lo reconozco y me encanta. Soy un mitómano. Pero… Cuántas grandes figuras del papel couché tenemos. Cuántas de las conocidas como glam divines pueden garantizarnos horas de arte y entretenimiento. Cuántas nos hipnotizan en la pequeña pantalla y nos hacen detenernos mientras hojeamos las revistas del cuore. Decidme vosotros, ¡¿cuántas?! Tengo la respuesta: No son tantas. Más bien pocas, mejor dicho.

Por eso, hay que cuidarlas, mimarlas, quererlas y adorarlas. Unas nos caerán mejor, otras peor y otras nos serán indiferentes. Pero son arte. Son iconos de la pequeña pantalla, de las tablas del teatro, estrellas de revista o todo a la vez.

Ahí va, en honor a ellas. Las únicas, las inigualables, las que siempre serán eternas. Porque queremos que sigan entreteniéndonos sin parar. ¡Por vosotras!


Concha Velasco

Concha es única y, posiblemente, todo lo que vaya a decir de ella resulte superfluo. Es de esa figuras que no pueden caer mal, que todos adoran. Su halo de estrella es capaz de acercar posturas personas distintas, porque todos la aman. Esta vallisoletana es un auténtico ave fénix y un huracán de los escenarios. Concha es sus piernas y su chica ye yé.


Bárbara Rey

Cuenta la leyenda que Bárbara vale más por lo que calla, que por lo habla y… mirad que Bárbara habla por los codos. Su rubio inigualable, su tórrida escena con Rocío Dúrcal en Me siento extraña, los rumores de su noche de amor con el rey y la confirmación de su idilio con Chelo García-Cortés, haber compartido cama con Alain Delon y su libro de amor. Bárbara, que te quiero.


Carmen Sevilla

Dicen que Carmen ha perdido su brillo y que el Alzheimer la está apagando. Dicen que Carmen ya no es lo que era y… maldita enfermedad. Dicen que está sevillana que traspasó fronteras ya no recuerda lo que brilló. Pero, querida Carmen, nosotros sí. Nosotros te adoramos y te mandamos nuestro cariño trianero.


Lolita

Digna heredera. Visceral, deslenguada en la justa medida y descarada con mesura. Lolita es artista hasta la última célula de su piel. Es joven, pero es arte. Derrocha sentido del humor, canta, actúa y lo que le echen. Es un terremoto, nervio puro y se mueve como tal. Nosotros lo que tenemos por ti es amor. Pero amor, amor.


Ana Obregón

Despierta en la gente sentimientos encontrados. Ana es pizpireta, divertida y risueña. Es niña con mucho carácter, pero, sobre todo, polifacética. Su vida da para una enciclopedia con varios tomos. Una treintena de años de carrera a sus espaldas y Ana siempre sorprende y lo que nos queda. La paella a Spielberg, el cameo en el Equipo A, las noches de ¡Qué Apostamos!, las campanadas,… Ana es Historia de España y el que diga que no… ¡miente! Aquí con su amada Lina.



Lina Morgan ha salido un momento

Dicen los periódicos que hoy, 20 de agosto de 2015, Lina Morgan ha muerto a sus 78 años de edad. Pero como ha ocurrido últimamente en Twitter, se han equivocado. Lina Morgan ha salido un momento. Sí, sólo un momentito. Imagínate que has ido a la panadería de tu barrio a comprar tu barra de pan, pero te encuentras un cartel que pone eso. Pues es exactamente lo que ha hecho ella. Nunca nos dejará. Todo su legado va a estar siempre ahí, así que, en cualquier momento volverá a cruzarse en nuestras vidas.

Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor. Para Lina Morgan: teatro, cine y televisión. Cada uno de ellos caracterizados por su devoción al costumbrismo del siglo XX, el humor blanco y lo castizo. En BFace queremos rendir homenaje a la Whoopi Goldberg de España y hacer un merecidísimo viaje a su pasado, que es nuestro presente.


Teatro

En los años 50, con tan sólo dieciséis añitos, ya se paseaba como vedette y cómica por la Gran Vía, junto a Tony Leblanc o Gila. A finales de los 70, y tras no dejarse vencer por el Destape, se convierte en la propietaria del Teatro La Latina. En los 80 y 90 cosecha grandes éxitos con Vaya par de gemelas!, ¡Sí al amor!, El último tranvía y Celeste no es un color (esta última de tremendo éxito, con la que recorrió Madrid, Barcelona y Valencia, junto a Marisol Ayuso).


Cine

Su verdadero éxito en este sector vino en los 70, con la comedia romántica La tonta del bote (1972). En ella, interpreta a Susana, la Pretty Woman a la española, que vive en una casa sirviendo y, mientras recoge colillas en un bote para su amigo ciego, acabará enamorándose de Felipe (Arturo Fernández chatines). ¿Quién no ha visto esta película un sábado cualquiera de lluvia por la tarde? Es un clásico de Cine de barrio (La 1), pese a Concha Velasco quien le pese.


Televisión

Pero donde la gente va a recordar a Lina especialmente es en su faceta de televisión. Su etapa de los 90. Empezó en Estudio 1 (TVE) y, tras un fugaz paso por Antena 3 con su Compuesta y sin novio (el novio era el bífidus activo José Coronado), aterrizó definitivamente en el ente público (TVE), para quedarse.

Allí, y de la mano de Valerio Lazarov, en 1995 estrenó la eterna Hostal Royal Manzanares en el prime time de los jueves. Era la vuelta del sainete, del costumbrismo, de la “caspa” a la televisión por la puerta grande. Pero “caspa” en el mejor de los sentidos. Porque fue la serie más limpia de la televisión. Y porque todos la añoramos.

Porque todos, alguna vez en la vida, nos sentimos identificados con la “Reme” y su gallina bajo el brazo, una provinciana que llega a la ciudad. O si no, con cualquiera de los huéspedes del hostal, bien fuera la caprichosa joven Elena (Mónica Pont), la prostituta Sonsy (Ana Obregón), la “matriarca” Filo (Tote García Ortega), las solteronas, de misa y COPE, Casta y Virginia (Marta Puig y Julia Martínez) o el galán Luis (Joaquín Kremel). Se acababa el capítulo y el público, tanto el de casa como el de allí (porque se grababa simulando un teatro) se levantaba de sus butacas y sofás para aplaudir. Unos ocho millones de espectadores de media. ¡Virgen del Camino Seco!

Tras el maltrato horario que recibieron sus posteriores proyectos (Academia de baile Gloria –junto a Norma Duval, Charo Reina o Sofía Mazagatos- o ¿Se puede?), de últimas sólo pudimos ver papeles esporádicos suyos en series de José Luis Moreno, como Aquí no hay quien viva, A tortas con la vida o Escenas de matrimonio. Su última aparición fue el 5 de enero de 2012, en la gala especial de los Reyes Magos (La 1), acompañando a Ana Obregón como presentadora.


En BFace pensamos que Lina esa noche no sólo acompañó a la Obregón como presentadora, sino que además se convirtió en la estrella fugaz, que cada año y por siempre brillará. Por todo eso y más, Lina, sólo podemos decir: gracias por existir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies