10 consejos para vivir un festival perfecto

festival-perfecto

Creo que lo único bueno de este calor del infierno que no me deja respirar, ni caminar, ni prácticamente VIVIR, es que LA TEMPORADA DE FESTIVALES YA ESTÁ AQUÍ. Hace nada dimos el pistoletazo de salida con el Tomavistas, y ya estamos con los nervios a flor de piel porque en una semana da comienzo nuestro querido MadCool

Como festivalera experimentada os quiero dar una lista de consejos básicos, consejos para un festival perfecto. Sobretodo si este año va a ser la primera vez que vais a uno, o si aún tenéis dramas para encontrar a vuestros amigos, gastaros el alquiler de un mes en un fin de semana, o volver a casa con quemaduras de tercer grado. 

Aquí van mis reglas:

1. Baterías extra y todas cargadas

Aunque ya hay algún que otro festival (bendito Sonorama) apuntándose a la moda de poner puntos de energía para cargar nuestros querido smartphones, no está de más llevar siempre alguna batería extra y bien llenas. Que sabemos que un festival siempre es mejor en compañía, y aunque alguno no tiene problema en buscarse un nuevo grupo, la idea es pasar el fin de semana con tus amigos.

 

2. Punto de encuentro

Pero si sois de los que, con un arsenal de baterías extra en la mochila, os quedáis al 0% en poco más de lo que dura un gorgorito de Amaral, o sois de los que se pierde con facilidad… nada mejor que acordar un punto de encuentro con tus amigos. La roca del BBK Live, ese puesto tan molón donde regalan mojitos, el parking del Eroski del SOS 4.8 Cualquier cosa que sea fácil de reconocer. Sobre todo si no sabes llegar de vuelta a la tienda de campaña, o perdiste las llaves del apartamento.

festival-perfecto

 

3. Crema solar

Sobre todo si sois de los que entráis en cuanto abren las puertas. Yo ya estoy llorando del infierno que vamos a sufrir la próxima semana en el Mad Cool. Esencial también si vais al Arenal Sound (aún recuerdo la marca de mi mano en la tripa cuando me quedé dormida en la playa de Burriana), al Alamos Beach Festival , pero también en el BBK Live. ¡El sol del norte engaña! Este punto lo podéis cambiar por un abrigo polar si vais al Sonorama. 

 

4. Calzado cómodo

Ya os hemos dado consejos de qué llevar y qué no llevar en un festival. Como más melómana que fashionista (y mira que estudio a consciencia cada look de la maleta), sólo os puedo decir que el calzado es esencial. Sobre todo si vais a patearos la ciudad de día, o si estáis en el mastodóntico Primavera Sound con sus 123234364567 escenarios. Lo más ligero, ¡y nada de cosas baratas que hagan desmayarse hasta a tus vecinos del camping!

 

5. Una tableta de Ibuprofenos

Por lo menos. Especialmente si sois de los que vais a muerte. ¡No hay nada más horrible que sufrir una resaca en una tienda de campaña habla la experiencia! Incluso si estáis en hostal o apartamento, ¿por qué sufrir de más? Por cierto, una vez me dijeron que con cerveza hace efecto más rápido, palabrita de #bface.

festival-perfecto

 

6. App descargada 

La mayoría de festivales cuentan con su propia App donde poder consultar los horarios, escenarios, consultar cualquier imprevisto… ¡las app son un MUST! Claro, que nunca está de más tener muy claro cuándo toca ese artista que te mueres por ver. ¡Na vaya a jugarnos una mala pasada la batería! Eso sí, nada de imprimirlos, ¿es que nadie ha pensado en los árboles?

 

7. Canciones aprendidas

Por fa, nunca está de más escucharse algún tema de los grupos del cartel. STOP a la gente con los brazos cruzados y mirando al infinito en los conciertos de los grupos más pequeños. Por ejemplo, ¿una escucha a la lista oficial del Mad Cool?

 

8. Un paquete (o dos) de preservativos

Nadie quiere ligar y en el momento de la verdad no tener ninguno a mano, ¿verdad? Tengas o no pareja, es algo esencial. Es verano, hace calor, las hormonas revolotean… y los chicos con barba a tu alrededor también. 

festival-perfecto

 

9. Bien de dinero

Da igual que días antes calcules tu presupuesto, cargues la pulsera desde casa (bendito cashless, todo un acierto). VAS A GASTAR MÁS DINERO DEL QUE PENSABAS. Que si otra cerveza, que si yo invito al chupito de Jagër. Y de repente… ¡BUM! La pulsera marca 0. Y es el primer día de festival, y al final acabas rogándole a tu amigo acreditado que te saque una botella de agua de la sala de prensa. 

 

10. Una petaca bien escondida

Holi, queridos festivales, vosotros no estáis leyendo esto, y yo nunca lo he hecho. De verdad. Sabemos que entrar con bebida de fuera está mal, está prohibido y os pueden pillar, ¡pero oye! Yo no he dicho que llenéis la petaca.


Y tu, ¿tienes algún truco para conseguir pasar un festival perfecto?

5 ideas malísimas que puedes tener en verano en Barcelona

Se acerca el verano. Se nota en que los pies se liberan con sandalias, hay batallas campales para encontrar sillas en las terrazas, y Barcelona se llena de gente rubia que se quema tras 30 minutos al sol. ¿Vienes de visita unos días? ¿Vives aquí? ¿Te acabas de mudar? Da igual cuál sea tu caso: estas son 5 ideas malísimas que puedes tener.

Por la tarde: “Voy a dar un paseo por Las Ramblas”

Vaya, parece que estos cientos de personas también han pensado lo mismo que tú. Y nunca he escuchado a nadie decir “Vamos a compartir el metro cuadrado y el oxígeno para batir Record Guinnes, que es agradable”. Pero lo que sí que escucharás en Las Ramblas es ese sonidito del artilugio que “venden” para tener voz de pito. Súper catalán y auténtico todo (no). Y tú mientras dudas de si estás en el centro de Barcelona, o en las rebajas en Estados Unidos. Error de guiri.

 

De noche: “Con este calor necesito una cerveza, y esa que me venden a grito de ‘ServesaBiir’ está fresquita”

Son las 2 am (por ejemplo). Sales del pub porque hace calor, y en la calle hace más calor. Dentro las copas valen oro y estás totalmente deshidratado por la humedad de la ciudad condal. Y entonces tu ángel de la guarda (normalmente de origen pakistaní) te saluda diciendo “servesa-biir” y te enseña una lata de Estrella Damm fresquita. “¿1 euro? ¡Dame dos, ángel de la guarda!”, dices. Y me parece muy bien, pero tienes que saber que están fresquitas porque las guardan en las alcantarillas. ¿Te siguen apeteciendo?

 

Para comer: «Por la zona de la Catedral hay sitios, algo encontraremos»

Y aquí es cuando te encuentras a toda la gente con la que “quedaste” el otro día para pasear por Las Ramblas. Ahora la plaza de la Catedral parece la ONU, y no hay ni un solo sitio con precio decente ni con mesas vacías. En ese momento es cuando dices “quiero algo catalán para comer”, y ves La Baguetina Catalana: pizzas y paninis. Lo menos catalán del mundo, a precio de oro y calidad dudosa. Qué majo el que le puso el nombre para despistar. (Error de guiri 2)

 

En la playa: “Mira, vamos a ponernos aquí, que está el chiringuito al lado”

Después de ir con la riada de gente que va hacia la Barceloneta, llegas a una parte de la playa que está a rebosar pero que tiene algún hueco. Hay chiringuitos y locales a pie de playa y piensas “qué animado con la música, y así luego puedo ir a pedir algo”. Error. La música va a ir subiendo hasta que no seas capaz de escuchar tus pensamientos, y a golpe de 5 de la tarde te van a taladrar con pachangueo electrónico. Por no decir de toda la venta ambulante de mojitos, tatuajes temporales, masajes y bollos de crema (¡¿a 30 grados?!)… suena poco zen para un día de playa. Aunque parece que el grupo de extranjeros guiris de al lado está pasándoselo bien de botellón al solete.

 

En general: “Voy en metro”

Y entras en el metro, muerto de calor. La humedad ha decidido convertirse en sudor en todo tu cuerpo. Te sudan hasta las pestañas. En el andén huele rarito. Entonces subes al metro y… SIBERIA. Le han dado bien al aire acondicionado, que ni ‘arrejuntándote’ al de al lado (porque no tenéis espacio vital) entras en calor. Tómate un actimel o te vas a pillar un catarro, hijo.

¿Que cuál es la mejor opción para moverse por la ciudad en verano? Pues a pie igual pierdes un pie en el asfalto ardiendo; en bici te puede dar un golpe de calor; en coche vas a vivir de atasco en atasco; y en transporte público descubrirás olores nuevos. Sólo tienes que decidir qué parte de ti mismo estás dispuesto a arriesgar.

Nada es perfecto, y Barcelona lleno de turistas de cruceros a 30º y con una humedad del 80%, menos. Juega bien tus cartas en la ciudad o te vas a querer marchar con ellos en el barco.

Que no todo sean críticas destructivas, que también hay buenas ideas: las playas que rodean la ciudad, los parques, Gràcia a la sombra, los atardeceres en los búnkers del Carmel, los festivales y mercadillos… Pero si quieres venir a visitar Barcelona ven el año que viene, te dejamos la reserva hecha. Que este año ya está lleno.

5 cosas de los festivales que nos sacan de quicio

En este florecimiento de festivales indie pordoquier, que levantas una piedra y aparece Chino, sabemos que igual que a nosotros, hay algunos detalles que no sacan de quicio. Y aunque caemos una y otra vez, porque para el verdadero indie, ya sabéis que nunca hay número suficiente de pulseras en la muñeca, queremos reivindicar nuestro derecho a quejarnos. Con amor, tampoco vamos a ser ahora unos trolls.

El caso es que, haya más festivales indies que provincias en España, sabemos que  tu quieres montar el tuyo. Por-qué-no. En el pueblo, la playa o la montaña, qué-más-da. Lo importante es que no caigas en los errores de los demás. Así que te lo ponemos fácil. Te damos 5 consejos para triunfar. O bueno, al menos, intentarlo, yo-qué-sé, tampoco es que tengamos la piedra filosofal mierda, ahora tengo ganas de leer Harry Potter, pero si que hay algunas cosicas que nos sacan de quicio, y mira, que basta.

Stop festival indie

1- No repitas el mismo cartel que el resto

‘Nosotros vamos a chillar… que no queremos más a Izal…’

A ver, que no corra la sangre, aún. Que nosotros a Izal los queremos mucho (unos más que otros en la redacción, todo hay que decirlo), pero lo que sí que es cierto que lo poco gusta, y lo mucho cansa. Basta de carteles clones y saturarnos con los mimos grupos una y otra vez.

2- La cerveza no es sangre de unicornio

Basta de precios abusivos en las bebidas. Sobrevivir a un festival es toda una aventura, y a veces se nos pone un poco difícil aguantar horas y horas dentro de un recinto sin beber o sin dejarnos el sueldo de becario en las cañas de cerveza a 3€. Y para qué contar de las botellas de agua también a precio de sangre de unicornio ¿Sabéis que en Holanda poner agua gratis es una obligación?

3- Los ‘tokens’ no molan nada. Evítalos.

Colas interminables, llegar a casa con ‘monedas’ que jamás te van a servir. Basta. Algunos festivales han empezado a intruducir las pulseras inteligentes con las que pagar en las barras, y a nosotros nos parecen lo más.

4- Cualquier sitio no vale para montar un camping.

 Que sabemos que una tormenta no se puede evitar. Que un camping se convierta en una piscina, quizás si. Por fa, un poco más de miramiento de dónde mandáis a la gente montar su tienda. Basta de campings mugrientos y sin los recursos básicos.

5- Pulseras de tela, por favor

Las pulseras son un MUST de todo el festival. Pero basta de cutreces. No queremos pulseras de plástico, y menos de papel, del Parque de Atracciones.

festival indie

Ahora sólo nos queda la esperanza de que los festivales tomen nota, y conseguir ese festival ideal para todos: con camping 5 estrellas, bebidas a precios asequibles, con un cartel atractivo para todos, y sin colas interminables para consumir. Tan difícil no es lo que estamos pidiendo, ¿no? ¿no?

Claves para volver a la rutina después de las vacaciones

Septiembre ya está aquí, y con él el fin de las vacaciones. Sabemos que retomar las obligaciones del día a día es duro, pero sobre todo, deshacerse de esos kilitos de más que hemos ganado durante el verano. ¿Cómo perderlos? ¡Plántale cara al regreso a la rutina con los consejos de nuestras expertas!

[red_one_half] [red_team_member image_url=»http://www.bfacemag.es/wp-content/uploads/2014/10/lorena-corcoles1.jpg» name=»Lorena Córcoles» job=»» description=»Amante de la literatura, la música y el cine. Adicta a las redes sociales. Cuento historias en mi blog: www.loquetequeriacontar.com. » social=»@LorenaCorcoles» ][/red_one_half] [red_one_half_last] La vuelta a la rutina después de cada verano tiene algo que no podemos evitar: los excesos y los kilos de más. Mi consejo para combatirlos es llevar una dieta sana y equilibrada. La alimentación es una forma de vida, por eso yo aconsejo seguir una dieta fit, con alimentos no procesados, donde las verduras y frutas cobren protagonismo (visitad el blog de Fit Happy Sisters, porque os encantará). Además, es bueno consumir gran cantidad líquidos, como el agua o el té verde, que es antioxidante. No olvides que el desayuno es súper importante para empezar con energía, e intenta que las cenas sean más ligeras. Aparta las grasas, la bollería industrial y controla el consumo de azúcares, ¡te sentirás mucho mejor! Y si además de todo esto, haces deporte, como por ejemplo running, vas a estar estupenda en menos de lo que imaginas. ¡Ánimo y feliz vuelta al cole! 🙂 [/red_one_half_last]


[red_one_half] Después del verano y sus excesos tenemos tres opciones. La primera de ellas, y la más dura, es acogernos a una estricta dieta, con sus ensaladas, sus frutas, su poco pan…
Otra de las opciones es empezar un régimen de forma gradual. Podemos eliminar los helados que tanto hemos disfrutado este verano y evitar las comidas excesivamente grasas y las salsas. Además, siempre es bueno beber mucho agua. Por último, os propongo una opción genial. Se trata de no pesarnos después del verano y aprovechar al máximo la ropa veraniega para no notar esos kilitos de más. ¡Ya, si eso, en Navidad pensamos que hacer! Que paséis una feliz vuelta a la rutina. [/red_one_half] [red_one_half_last] [red_team_member image_url=»http://www.bfacemag.es/wp-content/uploads/2015/04/alba-lucia1.jpg» name=»Alba Lucí­a» job=»@albalucialopez» description=»Cantante, adicta a la moda y el maquillaje, soñadora y psicóloga; en ese orden. Nacida en Murcia y dándolo todo desde 1991.» social=»» ][/red_one_half_last]


[red_one_half][red_team_member image_url=»http://www.bfacemag.es/wp-content/uploads/2014/10/LUCIA-SERRANO.jpg» name=»Lucí­a Serrano» job=»» description=»Graduada en Diseño de Moda por la ESDM. Me defino como una mezcla entre miel y limón, dulce e irónica al mismo tiempo, siempre viviendo la vida desde el prisma de la moda.» social=»@luciaserran» ] [/red_one_half] [red_one_half_last] Un año más el verano se acaba, pero llega septiembre, con su magnífica personalidad que nos atrae por los nuevos proyectos e ilusiones. Es el mes de renovación por excelencia, y como no podía ser de otra manera nosotros también refrescamos nuestro cuerpo y nuestra mente, es el momento perfecto para unirte a una vida sana y saludable, además que el veranito deja de recuerdo algún kilillo de más y también excesos. Yo no soy mucho de dietas milagro y matarme en el gimnasio solo unos meses, prefiero llevar una rutina equilibrada todo el año: comer de todo en medida, beber mucha agua, ejercitarme todos los días, combinando ejercicio aeróbico, a mí me encanta nadar, con ejercicios de flexibilidad como el yoga o el pilates y una rutina de fuerza, yo utilizo mancuernas y mi propio peso, como sentadillas, abdominales y flexiones. Además del cuerpo, hay que entrenar la mente, muchos pensamientos positivos y afrontar cada día los pequeños obstáculos. Así seremos fuertes por dentro y por fuera ¡Never give up! [/red_one_half_last]

Claves para unas vacaciones perfectas

Vacaciones de verano para mí… Llega el momento de descansar y reponer fuerzas al sol. Pero, ¿cómo desconectar de verdad durante las vacaciones? Nuestras expertas nos dan las claves. ¡No te lo pierdas!

¿Cuáles son las claves para un verano perfecto?


[red_one_half] [red_team_member image_url=»http://www.bfacemag.es/wp-content/uploads/2014/10/lorena-corcoles1.jpg» name=»Lorena Córcoles» job=»» description=»Amante de la literatura, la música y el cine. Adicta a las redes sociales. Cuento historias en mi blog: www.loquetequeriacontar.com. » social=»@LorenaCorcoles» ][/red_one_half] [red_one_half_last] El verano siempre ha sido mi época favorita del año, porque me supone, como a la mayoría: vacaciones, desconexión, reencuentros, amigos, familia… Y, ¿qué hay mejor que eso? Mis claves para unas vacaciones ideales son muy básicas: simplemente dejarme llevar. No tener que estar pendiente del móvil, del reloj o no tener que revisar el correo, me parece algo esencial. Si a ello le añadimos, poder disfrutar de la playa y de mi pueblo, sin ningún tipo de prisa, reencontrándome con cada uno de mis amigos y estar horas y horas hablando sin parar y poniéndonos al día, me parece un placer absoluto. Porque al final, en la vida, las mejores cosas son las más simples, ¿verdad? 🙂 [/red_one_half_last]


[red_one_half]

El verano está hecho para disfrutar del calor, la playa, la sierra, los amigos, la familia, los helados y las fiestas veraniegas.

Para poder disfrutar al máximo de todo hay que olvidar ciertos hábitos… ¡Toma nota!

-Minimiza el uso del móvil. Úsalo solo para llamadas importantes.
-Mantén el contacto con tu gente de forma directa y no a través de redes sociales.
-Intenta olvidar el trabajo o los estudios. Aprovecha para relajarte y llenarte de energía.
Sal mucho a la calle y disfruta del ambietazo veraniego dejando tus dependencias en casa.
Bebe mucha agua. También puedes crear tus propias aguas de sabores con frutas naturales en agua muy fría.
-Por último, lleva mucho ojito con el sol. Está bien coger algo de color pero no hay que exponerse al sol a diario.

[/red_one_half] [red_one_half_last] [red_team_member image_url=»http://www.bfacemag.es/wp-content/uploads/2015/04/alba-lucia1.jpg» name=»Alba Lucí­a» job=»@albalucialopez» description=»Cantante, adicta a la moda y el maquillaje, soñadora y psicóloga; en ese orden. Nacida en Murcia y dándolo todo desde 1991.» social=»» ][/red_one_half_last]


[red_one_half][red_team_member image_url=»http://www.bfacemag.es/wp-content/uploads/2014/10/LUCIA-SERRANO.jpg» name=»Lucí­a Serrano» job=»» description=»Graduada en Diseño de Moda por la ESDM. Me defino como una mezcla entre miel y limón, dulce e irónica al mismo tiempo, siempre viviendo la vida desde el prisma de la moda.» social=»@luciaserran» ] [/red_one_half] [red_one_half_last] Muchos ya estáis de vacaciones pero algunos tenemos que esperar un poquito más para disfrutarlas, sea cual sea tu condición hay algunos consejos que podemos tener en cuenta para aprovecharlas al máximo.Sin duda para mí, y creo que para la mayoría, es un tiempo de desconexión, dejar nuestros móviles y ordenadores aparcados durante unos días y vivir el momento y las experiencias más intensamente. Otra clave que no puedo dejar de recordar es ni “rojos” ni “moraos”, porque en estas fechas tendemos a excedernos, sobre todo con el sol y las comidas, y nuestro cuerpo al final nos pasa factura. Y como último consejo, se me ocurre, que aprovechemos estas vacaciones para recuperar un hobby que tengamos olvidado en el cajón de la infancia, ahora no hay la eterna excusa de ¡No tengo tiempo!, saca tus patines, tus pinturas, la bicicleta o la guitarra…. ¡Y recuerda que lo más importante no es llenar tu vida de momentos sino tus momentos de vida!

[/red_one_half_last]

Los 50 aciertos y errores de cara al Verano

Por si tu cuerpo no lo sabe aún, ha llegado el verano, y con él, los chicos se enamoran. Es la brisa y el sol. Y como buen manual de estilo que somos en BFace, te planteamos 50 momentos a modo de acierto y error. Consejos y situaciones a evitar en estos dos próximos meses y así llegar a Septiembre con vida social.

  1. Mostrar la marca del bañador a modo de prueba de cómo estas disfrutando el verano X
  2. Decir palabras como ‘playuki’ y ‘terracita’. En el código penal no se específica nada por decir bien estas palabras, que lo he leído . X
  3. Guárdate tus pies para ti. Tus asperezas y padrastros son algo muy tuyo, y mejor así.
  4. No des por sentado que King África se ha retirado de la música.
  5. No des por sentado que ya nunca más ibas a volver a bailar algo de King África.
  6. El Speedo queda bien solo a unos pocos afortunados. El cuerpo no se amolda a un Speedo. X
  7. Si en invierno te pones camiseta, sudadera y abrigo. En verano usa 3 capas también: camiseta, desodorante y más desodorante.
  8. Aprenderte de memoria los festivales de este año si no te gustan sólo por quedar bien. X
  9. Poner cara de interesante cuando te preguntan por los asistentes a un festival. X
  10. No evites ir en bragas por tu casa.
  11. El Ice bucket Challengue del 2014 viene muy bien para hacerlo en casa, cualquier momento, cualquier hora. sin venir a cuento.✓
  12. Tener a la abuela de esclava con el abanico no está bonito. X
  13. Acercarte a la abuela para que el aire te llegue a ti también está igual de feo. X
  14. Empezar el gimnasio dos semanas antes de irte de vacaciones. X
  15. Empezar el gimnasio una semana antes de irte de vacaciones. X
  16. El día antes de irte de vacaciones hacer bíceps para ir marcadito a la playa. X
  17. Decir no a una verbena de pueblo. X
  18. Decir sí a salir de Madrid en Agosto ✓ tumblr_n5edxsug801s3t41oo1_500
  19. Evita reconocer que te has quedado enganchado a una reposición de Ana y los 7. 
  20. Enamórate en Verano como una quinceañera y llorar. Llorar en Verano y salir a llorar a la terraza como Sandy en Grease.
  21. Échate amigos en invierno en función de si estos tienen o no piscina en casa.
  22. Quedar de 14:00 a 20:00 es una auténtica salvajada. Si no hay mas remedio, habla de que se han vuelto a poner de moda las viseras. X
  23. Los minishorts.
  24. Los chicos en Minishorts.
  25. Los chicos que llevan minishorts sin pudor alguno y orgullosos de ello. X
  26. Bañarse en  aceite corporal. aida41_galeria_portrait
  27. Decir no a vivir en un centro comercial. X
  28. Evita la exposición prolongada al sol antes de un evento importante como ‘seguir viviendo’.
  29. Las ventanas de tu casa están abiertas. Los numeritos musicales que te marques, lo mismo son públicos. Pasa la gorra después. ✓ tumblr_inline_noprtc86iV1raj2fz_500
  30. Las 4:00 am quizás es buena hora para que apagues la música en tu casa y dejes dormir al vecino.
  31. Los guisos. X
  32. Cualquier contacto físico entre las 13:00 – 19: 00. [Tweet «-Te quiero. -Echa pa’lla que hace calor.»]
  33. Viajar en transporte público entre las 6:00 am y las 6:00 del día de después. X
  34. No intentes quedar digno cuando grites al encontrarte una cucaracha por la calle
  35. El verano es ese tiempo que queda entre las 7 duchas diarias.
  36. El calzoncillo debajo del bañador. X
  37. Estar bueno y llevar bañador largo. X
  38. Estar bueno y llevar bañador. X
  39. Quedar como una auténtica cerda al evitar que se te derrita el helado.
  40. Entender que el desayuno en verano abarca desde las 7:00 a.m. hasta las 4.00 p.m.
  41. Poner cara de insatisfacción cuando te traigan un minihelado, debe ser por si tienes minicalor.
  42. Pedir ayuda sí es necesario. ✓ [Tweet «Hay una polilla enorme en mi ventana @policia»]
  43. Un colacao caliente. Y punto. X
  44. La sección de colchones del Corte Inglés es un sitio estupendo para dormir con aire acondicionado en Verano.
  45. Pensar que en un inesperado giro de los acontecimientos, vas a encontrar al amor de tu vida este verano. tumblr_inline_nkhrzkjyQF1raj2fz
  46. Decir sí a que sea un arqueólogo quien te despierte de las siestas en Verano.
  47. Seguir con Chenoa. X
  48. Asistir a bodas en Agosto . X
  49. Ponerse chanclas si no vais a ir a la playa o piscina. X
  50. Cualquier invento nuevo como el pinekini. X

Guía de supervivencia: El Metro

Las rosas son rojas. Las violetas azules. Y viajar en metro, pues qué os voy a contar. Puede ser todo lo que tú quieras que sea, desde que compras el billete hasta que te bajas en la siguiente parada a donde lo has cogido porque te das cuenta de que te has equivocado de dirección. Porque está claro que eso puede pasarle a cualquiera. Incluso 7 veces en el mismo mes porque alguien es nuevo en la ciudad y no está desayunando como es debido, como jamás me ha ocurrido a mí, por ejemplo.

Reconozco que montar en metro puede parecer más bien sencillo, pero no. Parece que sí, pero luego no. Llegas, te compras un billete, cruzas la entrada, buscas qué línea te viene mejor, esperas en el andén y, cuando llega, te subes, entras, lo coges… o bueno, lo que te apetezca. La cuestión es que termine desplazándote, de un modo u otro. De lo que hoy vamos a hablar es de cuáles son las buenas prácticas y recomendaciones de uso de este medio de transporte para no caer en la incertidumbre, el pánico, o al suelo en el peor de los casos (que también puede ocurrir), para así poder incluso, por qué no decirlo, DISFRUTAR el viaje. Y dice así:

Deja salir antes de entrar. Siempre se ha dicho, e incluso juraría que en alguna ocasión he visto carteles que lo aconsejaban. No obstante, no terminamos de interiorizarlo. Y, claro, luego pasa lo que pasa.


– Intenta respirar hacia adentro. Sé que puede resultar complicado por el hecho de que de tu interior no es que emane gran cantidad de oxígeno, pero la otra opción es acudir al festival de olores (e incluso sabores) de todas las mañanas en el vagón, consecuencia de eso de que vamos apretados, que ha empezado el caloret y que algunos somos más de ducharnos por la noche. 


– No mires fijamente a nada ni nadie. Puede que en tu cabeza estés haciendo ojitos con ese chico o chica de ahí, pero tampoco deberías descartar la posibilidad de que la mirada de la otra persona sólo exprese el desconcierto que le provoca que lleves cinco minutos mirándole fijamente. Tampoco es aconsejable, por ejemplo, ponerse a leer el periódico de quien va sentado a tu lado en un arrebato de aburrimiento, porque parece que no se nota, pero sí.


– No participes en peleas por un asiento. En esto de viajar en metro existen una serie de leyes no escritas, como la de que hay que esperar prudentemente unos segundos desde que un asiento se queda libre hasta que te lanzas a por él, pudiéndose complementar dicha espera con un rastreo disimulado y veloz para detectar a otros posibles candidatos que quieran optar al puesto. Si todo va bien, el sitio es tuyo. Si algo no va tan bien, déjalo ir. No merece la pena. 


– Pégate a la rendija, que ahí da el airecito. Ya que mencionábamos antes el tema del calor infernal que ha invadido las ciudades de nuestro país en las últimas semanas, habría que decir también que ahora, con el verano, ir en metro se convierte en una aventura aún más interesante. PERO, hay un truquillo. ¿Ves esa rendija de ahí? Pégate a ella. Te proporcionará frescor. Si está el aire encendido, claro.


Cuidado con los acelerones finales. En ocasiones, cuando oímos el sonido del tren llegando a nuestro andén –estando nosotros al otro lado de la estación– nos venimos arriba y nos marcamos como objetivo (más o menos realista) llegar. Pillarlo. No dejar que se nos escape. Porque esos vagones contienen nuestros sueños y vamos a luchar por ello, y cosas así, muy locas. La cuestión es que tal hazaña no siempre encuentra final feliz, y es que normalmente terminan contigo echando una mirada de decepción a los viajeros, que te devuelven una sonrisa condescendiente donde casi puede leerse “no te preocupes, lo importante es participar”. Eso si no terminas dándote un leñazo contra la puerta, que ésa es otra. 


Estación en curva. Al salir, tengan cuidado para no introducir el pie entre coche y andén”. Creo que la frase habla por sí misma. Éste es, probablemente, el conjunto de palabras mejor escogidas de nuestra era. Prestad atención a donde pisáis, truhanes.


Memoriza en qué vagón subirte para pararte justo en frente de tu salida. Éste es un consejo de nivel experto, característico de alguien que ya sabe lo que hay. También es una de las expresiones más bellas de la pereza humana. Optimización del tiempo, que lo llaman en Europa. 


Consejos básicos para unas vacaciones de Semana Santa de cine

Se acercan las vacaciones de Semana Santa y son muchos los que están ya planeando esa pequeña escapada que les permita desconectar de la rutina del dí­a a dí­a. Es momento de elegir el compañero de viaje ideal, el destino turí­stico, el medio de transporte más rápido y económico y el alojamiento que nos asegure una estancia agradable. Si todos estos aspectos son importantes para que nuestra aventura salga bien, es el último punto el que consideramos fundamental para que sea cien por cien perfecta.

¿Apartamento u hotel? ¿En pleno centro o a las afueras? ¿Lavabo compartido o incluido en la habitación? ¿Media pensión o pensión completa? Son muchas las preguntas que nos hacemos antes de hacer la reserva y es precisamente en este cometido en el que hoy os vamos a ayudar. Así­ que coged papel y boli y apuntad, porque aquí­ van algunos consejillos a tener en cuenta.

Alojamiento en casa de un amigo

Un amigo, al que hace tiempo que no ves, te ha invitado a pasar unos dí­as en su casoplón de dos plantas, seis habitaciones y tres baños. No estaréis solos porque también ha invitado a otros amigos, junto a sus respectivas Amigos-DE-PETERparejas a las que no conoces, con los que también perdiste el contacto pero que te apetece mucho volver a ver. ¿Acaso no es un plan perfecto? Siento ser aguafiestas pero… NO.  Esta pelí­cula ya la hemos visto y se titula «˜Los amigos de Peter’.

No te engañes: las reuniones de «˜ex compañeros’ nunca unen, siempre separan. Si después de todos estos años sigues soltero, tendrás que ingeniártelas para convencerlos de que siempre has querido ser un espí­ritu libre que huye del compromiso (aunque la verdad sea que eres una patata en el amor). Y si estás en pareja, tendrás que ir vestido con coraza doble para que nadie descubra que tampoco eres tan feliz como aparentas. Si no haces esto estás perdido y volverás de las vacaciones sin pareja y con unos cuantos amigos menos.


Alojamiento en la cabaña del bosque

Tu colega de la universidad ha pensado que necesitáis desconectar del mundo antes de poneros a estudiar para los exámenes de final de curso y que la mejor opción vacacional es irse al bosque, a un lugar tan remoto, tan remoto, que ni siquiera llega la cobertura móvil. Para ello se le ha ocurrido alquilar una cabaña y una caravana con la que haréis parte del viaje. Además, te ha asegurado que con vosotros también irá el chico que tanto te gusta. ¿Genial, verdad? Si no eres la rubia, ni el guaperas cachas, ni el menos guaperas cachas, entonces puedes ir, porque serás la única persona que sobreviva. Y es que esta pelí­cula ya la hemos visto, se titula «˜La cabaña en el bosque’ y sabemos cómo acaba.

casa1

En este tipo de viaje, tres indicativos pueden serte útiles para abandonar el trayecto en cualquier momento: 1. necesitáis gasolina y la única estación de servicio que encontráis se cae a pedazos y la atiende un tipo de aspecto sucio y demacrado que os deja entrever que igual no vais a volver de la casa. ¡Retroceded por donde habéis venido inmediatamente! 2. La casa tiene espejos a lo Gran Hermano. ¡Sospechad que algo se cuece ahí­ dentro y no hay ningún Super al que confesarle que quieres abandonar el concurso! 3. La casa tiene un sótano lleno de muñecas y otros ornamentos siniestros. ¡Abandonad sin pensarlo dos veces! Os he avisado…


Alojamiento en un motel

Si eres de los que no reserva nada porque prefiere dejarlo todo a la aventura y además tu economí­a no es boyante, una buena opción puede ser hospedarte en un motel. Los hay realmente confortables, con personal al cargo dispuesto a hacer de nuestra estancia la mejor de todas las posibles, pero ¡¡¡OJO!!!: viajas solo, acabas de registrarte en el único motel que has encontrado en medio de la nada, donde eres el único huésped y el recepcionista te acaba de invitar a cenar con él.  ¿Estás de suerte? Pregúntale cómo se llama y si te responde «˜Norman Bates’, dile que te acabas de acordar que te dejaste el gas abierto antes de salir y tienes que irte. Eso, o siento decirte que estás en «˜Psicosis’ y vas a morir.

bates

Sé precavido y no corras riesgos. Enví­a un whatsapp de grupo con el nombre del motel en el que te alojas y las coordenadas de su ubicación. Alguien tendrá que ir a por ti en el caso de que las cosas se pongan feas…


Alojamiento en un hostal

hostelSi sigues queriendo montártelo sobre la marcha y has descartado la opción del motel, prueba a alojarte en un hostal. Eso sí­, mucho cuidado con las recomendaciones que te hagan los habitantes del lugar de destino al que hayas ido a parar, y sobre todo, mucho cuidado si lo que has dicho que buscas es turismo sexual y te han asegurado que hay uno donde vas a tener sexo fácil con mujeres guapí­simas. Ya hemos visto «˜Hostel’, «˜Hostel 2′ y «˜Hostel 3′. ¿Acaso quieres protagonizar «˜Hostel 4′?

No te fí­es de los extraños, y si lo haces, consulta antes la nota y los comentarios de otros clientes en TripAdvisor o Atrápalo.


Alojamiento en hotel

La ventaja de alojarte en un hotel es grande: no tienes que hacerte nada porque todo te lo dan hecho. ¡Fantástico! Pero no te dejes llevar por las increí­bles ofertas de última hora y sus engañosos «˜recientemente rehabilitado’, «˜muy bien situado’ o «˜confort y tranquilidad’.

Si algo aprendimos viendo la adorable «˜El exótico Hotel Marigold’ es que las fotos de los catálogos de viajes a veces son una trampa. Nosotros somos gente joven con ansias de lo mejor y no jubilados de retiro espiritual que lo mismo ven la grandeza de la vida en una piscina climatizada que en una fuente llena de moho.

Si el plan de Semana Santa es una escapada romántica con tu pareja, es importante elegir un hotel céntrico, y preferiblemente conviene llamar antes para asegurarte de que habrá más huéspedes en las mismas fechas que vosotros. Y si no, recuerda el calvario por el que tuvo que pasar la pobre Shelley Duvall en «˜El Resplandor’. El marido (Jack Nicholson) se le volvió loco y violento y la estancia en el hotel se le convirtió en una auténtica pesadilla.

shining

Y si te han asegurado que no vais a estar solos, ten en cuenta que igual a tu pareja no se le va la cabeza, pero sí­ se les va a los vecinos de la habitación de al lado al puro estilo «˜Four Rooms’. Aquelarres, fiestas privadas, niños que prenden fuego a una habitación,…  Lo que podrí­an haber sido unas vacaciones románticas podrí­an derivar en un suplicio.

Elijas el plan que elijas, pásatelo bien. Cualquier cosa será mejor que quedarse aburrido en casa.

10 tips para estar fashion sin arruinarte

Se dice que el estilo se lleva por dentro. No entraré en debate, pero a todos nos gusta ir monos o monas o fashion (como queramos llamarle) por la calle con ese vestido nuevo o esos zapatos relucientes. He escuchado decir que el estilo está reñido con el dinero, que comprando en Prada o Louis Vuitton estarás muchí­simo más guapo o guapa y os puedo asegurar que no es así­.

¿Piensas que para estar a la última tienes que gastar bastante dinero? En los tiempos que corren no nos lo podemos permitir. Así­ que sigue leyendo y luce lo más divina o divino y sin dejarte el sueldo de dos meses:

mercado de lujo

 1. Mercadillo de lujo

No leas esa revista de moda que te «˜’vende» el último bolso de Alexander Wang y te muestra cómo lo lucen las celebrities. No es llevar lo último, es llevar lo que te gusta, adaptarlo a tu estilo y sentirte bien. Lo que ahora se está poniendo de moda es visitar los mercadillos de firmas de lujo. Puedes adquirir prendas o bolsos de lujo con descuentos de hasta el 70% de descuento. Suelen organizarlo en Navidades por el tema de las acciones solidarias.

Zara

2. Made in Zara

Cómo no, nuestro gran Amancio Ortega con su imperio de moda que consigue copiar las tendencias que se presentan en las pasarelas y a un precio súper reducido. Bershka, Stradivarius, Blanco, Mango… y también Bimba&Lola y Asos que tienen una gran oferta en el mercado.

Made in China

3. Made in China

Sí­ sí­, tal y como lo lees. La mayorí­a de las marcas low-cost llevan el sello Made in China pero estoy hablando de Bazar Chino, con sus dependientes chinos y su marca procedente de China. Ya no son lo que eran, ahora han cambiado muchí­simo y seleccionan la ropa que van a vender con un estilo «˜’europeo». La cadena de tiendas más conocida es Mulaya que ya dispone de tiendas en España. La calidad es aceptable, siguen las últimas tendencias y los precios no superan los 10 €.

Y si la idea de China sigue sin gustarte no pasa nada ya que gracias a los irlandeses tenemos Primark.

cuéntame como pasó

4. Lo vintage sigue siendo »tendencia»

Aunque pasen los años, lo retro siempre estará de moda. Y no te hablo de las grandes firmas de lujo que implantan el estilo vintage en sus colecciones. Hablo de piezas antiguas de verdad, así­ que busca en los cajones de tu abuela y seguro encontrarás algo que puedas incluir en tu look. Y si no encuentras nada siempre puedes ir a los mercadillos vintage, ¡todo sea por ahorrar!

La Roca Village

5. ¡Outlet que te quiero Outlet!

Llegamos a un punto que todos conocemos, los outlet online y los de calle. En nuestro paí­s se han convertido en todo un éxito y es normal. Las grandes firmas tienen acuerdos con ellos para enviarles ropa y complementos que ya no pueden vender para así­ quitarles stock. Eso implica rebajas de hasta el 80% de descuento. Las principales son las conocidas Groupon, BuyVip, VoyagePrive, BeautePrivee, LetsBonus, VentePrivee y Privalia. Pero si lo que te gusta es ir de tiendas, tenemos La Roca Village de Barcelona Las Rozas Village de Madrid.

Piluka De Echegaray

6. Contrata un Personal Shopper

Has leí­do bien. Es una inversión porque sí­ que pagas un servicio que a veces puede ser costoso pero la satisfacción y la limpieza de armario que hacen es increí­ble. Además, te darán consejos y trucos para que en la próxima compra lo hagas bien. Aunque si estiras un poquito el presupuesto puedes mandarlos a comprar a ellos, todo sea dicho.

nuevos diseñadores

7. Nuevos diseñadores

Esta es una de las mejores partes para ir a la última. Muchos de estos nuevos diseñadores tienen un talento increí­ble pero poco marketing para lanzar su marca. Disponen de showrooms abiertos al público en los que puedes comprar algunas de sus piezas y a precios muy baratos. Es la mejor opción, vas trendy y con un diseño que no todos llevarán.

DIY

8. Do it yourself (DIY)

Si tienes habilidades con el hilo y la aguja, ¿por qué no pruebas a hacerte tú mismo la ropa? Saca ese lado creativo que tienes y seguro tendrás un diseño exclusivo, a tu medida y a tu gusto. La web Burda te enseña mediante tutoriales online cómo confeccionar camisas, pantalones, chaquetas y todo tipo de prendas que quieras hacer.

Nueva York

9. Tu a California y yo a Nueva York

No te hablo de que vayas expresamente a Estados Unidos o Parí­s a comprar porque con el billete ya has «˜’comprado un fondo de armario», pero sí­ puedes aprovechar tus vacaciones para descubrir nuevas marcas o comprar en el paí­s de origen de la firma. Si viajas a Nueva York, tira del cambio del dólar y del tax-free.

Vender

10. Véndelo todo

Y este serí­a el último paso de todos y el más productivo. Toda la ropa vieja que tengas en casa o que ya no utilizas véndela para sacarte dinerito y actualizar tu armario con prendas nuevas. Ahora se ha puesto de moda los mercadillos de bloggers que venden la ropa que han utilizado y ya no se la van a volver a poner. Así­ que ya sabes, saca la Dymo y a etiquetar.

Y AHORA LA PREGUNTA ¿DEL 1 AL 10, QUE PUNTO UTILIZAS MíS?

10 formas de vencer al frí­o polar

Hace frí­o. Pero MUCHO, además. Supongo que ya os habréis percatado de la llegada de la rasca por detalles insignificantes como que cada vez haya menos pies en Instagram, que El Corte Inglés ya esté empezando a colgar las lucecicas de navidad, o que salir a la calle sin abrigo suponga correr el riesgo de perder alguna de vuestras extremidades más valiosas. No es ningún secreto; el fresquete ya está aquí­, y esta vez va en serio. Ni veranillo de San Miguel, ni veroño, ni nada. Cuanto antes lo asumamos, mejor.

La clave está en la prevención que, aunque a priori pueda parecer sencilla, nada más lejos de la realidad. El precio de los edredones, la facturaza sorpresa de luz/gas por la gracia de la calefacción, ver que no entras en el abrigo del año pasado, o darte cuenta de que se acaba el año y sigues sin novio/a que te aporte calor humano, son algunos de los obstáculos más tí­picos que podremos encontrar en nuestra carrera hacia un invierno sin hipotermias. Aún así­, como estamos aquí­ para esto, existen algunos trucos que te ayudarán a luchar contra el biruji, y pueden resumirse en 10 sencillos pasos:

1. Abrí­gate

Bueno, fácil, ¿no? Pues nada, que no hay forma de que hagas caso. Tu madre te lo dice. Tu abuela lo corrobora. Tus amigos lo sugieren. La sociedad lo espera de ti. ¿Crees que cuando vas en manga corta por la calle la gente te mira fijamente por gusto? NO, te están juzgando por tu bien. Enfráscate en una buena chaqueta. De hecho, en cuantas más, mejor. Cuando sientas que te cuesta un poco respirar, estarás listo.


2. Bebe todo caliente

¿Café? Caliente. ¿Chocolate? Hirviendo. ¿Sopa? Que te queme la lengua. Ni si quiera desestimes la opción de meter el zumo de naranja en el microondas. Es importante que todo lo que ingieras esté ardiendo en pasión.


3.  Adiós al depilarse

Oye, eso que te ahorras. Pelito is the new sepsi.


4. Coge unos kilitos de más

Los osos lo hacen, y nosotros no estamos aquí­ para cuestionar a los osos. Los lí­pidos son una mantita natural, no dejes de aprovecharla.


5. No abras la ventana bajo ningún concepto

¿Sabéis esas personas que lo primero que hacen cuando llegan a un lugar es abrir las ventanas? ERROR. Nunca es una buena idea. Hay momentos que parece como que sí­, pero no. Nuestro objetivo es conservar el poco calor que pueda generarse en nuestro hogar.


6. Ve en metro

No hay mejor forma de entrar en calor que el roce con una manada de desconocidos con la calefacción a 47º y llevando encima el abrigo que te dio pereza quitarte antes de entrar. Los pingí¼inos lo hacen más o menos así­.


7. Dúchate con agua calentita 

Darte una ducha también es una de las opciones más rápidas y efectivas. Puedes crear un microclima en tu baño con el vapor del agua mientras sonrí­es felizmente. Es importante saber una vez más que los excesos no son buenos, así­ que si notas que tu piel empieza a perforarse ligeramente, rebaja un poco la intensidad.


8. Haz planes alrededor de una hoguera

Puedes quedar con tus amigos al calor de una pequeña fogata para echar una partida al Uno, contar historias de miedo y comer nubes (o marshmallows, de esos). Si vuestro piso compartido no viniera con chimenea de obra, siempre podéis echar mano de una estufa o un secador de pelo.

 


9. Usa el pijama para todo

Puedes proponer los viernes informales en la universidad, o proclamarte mesí­as del normcore. La cuestión es que quien tiene un pijama, tiene un tesoro. Es por eso que nuestro objetivo será llevarlo puesto el máximo número de horas posible. Para ir a a la compra, al trabajo, a clase… Personalí­zalo con tachuelas o parches y que sea lo que Dios quiera.


10. Tápate

Por último, y no por ello menos importante, lo que parece una obviedad: tápate (por Dios). Es la versión indoor de «abrí­gate». Al invierno no se puede sobrevivir sin mantas, y esto es así­. Aprovecha ahora que todaví­a se ve el sol para preparar un arsenal de mantas que tirarte por encima antes de irte a dormir en las noches más duras, a no ser que quieras despertarte cada mañana tal que así­:

 

Bueno, amigos mí­os, creo que si seguimos todos estos pasos es prácticamente imposible que pasemos frí­o. Habremos ganado la batalla. Pensad en la población de los paí­ses nórdicos, o en todas esas personas que ahora mismo están sintiendo los pies gélidos de su pareja clavados en su espalda. Nosotros no corremos esa suerte, pero también tenemos lo nuestro. Abrazaros a vuestra estufa y a pasarlo bien, ¡que tampoco es para tanto! Bueno, un poco. Pero no todo va a ser quejarse.

[followbutton username= ‘carlosesguay’]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies