Crítica: ‘A cambio de nada’ | Libre, libre quiero ser

Tengo cierta debilidad por las historias de adolescentes, en particular, las tristes: aquéllas que nos acercan a problemas reales que cualquiera podríamos haber vivido durante ese periodo de tiempo de nuestras vidas. La última que más me había gustado había sido ‘A escondidas’, de Mikel Rueda, una mezcla de cine social y romántico que me cautivo por completo por lo bien que aborda un tema controvertido y la frescura de las interpretaciones protagonistas. Pero la película que hoy nos atañe es distinta y no por ello menos maravillosa.

La ópera prima de Daniel Guzmán respira viveza por todas partes: desde los personajes protagonistas, fantásticos, hasta todas esas pequeñas anécdotas que siembran la trama con pequeños y divertidos gags (como el de la discoteca, por ejemplo). Al mismo tiempo que nos divierte, ‘A cambio de nada’ nos transmite una sensación de tristeza por una situación complicada y por un personaje por el que sentimos empatía desde el primer minuto: el joven Miguel Herrán es todo un talento a descubrir y eso que es su primera vez delante de las cámaras. Toda una proeza.

mg_0812

Centrándonos en la historia, sí es cierto que habrá quien llegue a sentir que ‘A cambio de nada’ no cuenta nada nuevo pero son en los pequeños matices donde la película brilla y se convierte en algo único: la relación de amor-odio entre los protagonistas, muy conseguida, con una química perfecta entre ambos; el personaje de Antonia Guzmán, también principiante en esto de la actuación pero que consigue evocarnos a esa figura matriarcal que todos hemos tenido; y la crítica a la sociedad y a la educación, que no llega a explotar hasta el tramo final, pero que se mantiene en la superficie durante toda la película, como un ligero leitmotiv que tiñe todo levemente.

Su presencia en los Goya es más que merecida. Parece indudable que Guzmán se alzará con el galardón como Mejor Director Novel después de conseguir colar la película en la terna de Mejor cinta del año pero ojalá también veamos a Herrán subir la escalinata y levantar el cabezón a Mejor Actor Revelación. Y no sólo eso, que le podamos seguir viendo durante muchos años en el cine y en la televisión porque tanto él como su compañero Antonio Bachiller son, de lejos, los mejores actores noveles jóvenes (Colomo, lo tuyo es de traca) que han aparecido en nuestro cine: cuánta verdad, cuánto talento.

‘A cambio de nada’ es una de las películas que hacen del 2015 un gran año para el cine español. Es un cine social necesario, un retrato de una gran sector de la adolescencia actual en nuestro país: todos hemos conocido a alguien como Darío o como Luismi y cómo la vida no les ha tratado todo lo bien que debería. Gran debut de Guzmán, sin duda alguna.

Fight Club | Leticia Dolera vs. Daniel Guzmán

Con motivo de la 30ª Edición de los Premios Goya, resucitamos de las cenizas cual ave fénix nuestro particular Fight Club para enfrentar a dos contendientes novatos detrás de las cámaras, pero respetados y queridos en la gran pantalla (y en la pequeña) desde hace bastantes años. Hablamos de Guzmán y Dolera, nominados a la Mejor Dirección Novel por sus películas Requisitos para ser una persona normal y A cambio de nada, dos largometrajes que revolucionaron el año pasado el cine español por su naturalidad y su frescura, tanto para hacernos llorar como para hacernos reír.

No puedo olvidarme de Dani de la Torre (El Desconocido) y Juan Miguel del Castillo (Techo y comida) pero las reglas del Fight Club son claras y no quiero que Brad Pitt y Edward Norton me den palos hasta en el carnet de identidad. Además, he decidido batir en duelo a las dos figuras nóveles con mayor repercusión y más papeletas para llevarse el cabezón a casa. A pesar de ello, soy consciente de que las sorpresas están aseguradas el próximo 6 de febrero.

Daniel Guzmán por ‘A cambio de nada’

daniel-guzman

Peso: ligero, duro, luchador y adolescente

Antecedentes: aunque todos conocemos al madrileño por su célebre personaje de Roberto en la serie de televisión Aquí no hay quien viva, Daniel ya había interpretado otros papeles en cine y televisión anteriormente. De hecho, compartió pantalla con Javier Bardem en Éxtasis y también apareció en largometrajes como Hola, ¿estás sola? de Itziar Bollaín o El sueño del caimán. Sin embargo, la actuación no siempre ha sido su punto fuerte y habitualmente ha tenido papeles secundarios o nada destacables. Sin duda, la dirección y la realización es lo que siempre le ha hecho destacar como personaje cinematográfico, razón por la cual ganó el Goya en 2004 por su maravilla de cortometraje Sueños.

[youtube id=»WyOs8g6GGTs» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»835″]

Premios: arrasó en el Festival de Málaga y ganó los 4 premios a los que estaba nominado, entre los que destacan la Biznaga de Oro a Mejor Película y la Biznaga de Plata a Mejor Dirección. Y ese solo fue el pistoletazo de salida para un éxito indiscutible que le ha permitido a Daniel Guzmán estar en el punto de mira con sus nominaciones en los Premios José María Forqué, en los Premios Feroz y también en los Goya, de los que parte con 6 nominaciones. Además, ha sido galardonado con el Premio Asecan 2016 a Mejor Película.

Leticia Dolera por ‘Requisitos para ser una persona normal’

leticia-dolera

Peso: ligero, alternativo, indie y colorido

Antecedentes: la muchacha catalana está como pez en el agua delante de las cámaras. Los focos la quieren y hemos podido disfrutar de ello desde sus primeros pinitos en Al salir de clase, El otro lado de la cama, Hospital Central o la divertida Semen, una historia de amor. Después hizo de novia asesina de infectados en la tercera entrega de [REC] o de la adorable y entrañable Violeta en De tu ventana a la mía, dirigida por Paula Ortiz, amiga suya del alma que también le dio un papel secundario en La Novia. Pero le picó la curiosidad a Dolera y decidió realizar varios cortometrajes con resultados positivos y un estilo muy peculiar que ha heredado la película por la que opta al Goya este año. A o B con Alexandra Jiménez o Lo siento, te quiero son algunos de estos ejemplos.

Premios: Requisitos para ser una persona normal ha ganado premios no tan destacados a lo largo del año, a pesar de la importancia de éstos, como el Mejor guión novel, el Mejor montaje o la Mejor fotografía en el Festival de Málaga, así como el galardón al Mejor Cartel en los Premios Feroz.

Conclusión

Sin duda, la relevancia de A cambio de nada en las galas de premios españoles y su triunfo en Málaga nada más empezar su carrera hacia los Goya es una fortaleza con la que cuenta Guzmán para hacerse notar en la gala de febrero. Habitualmente, los dramas suelen tener mayor aceptación que las comedias románticas, pero, en este caso, la obra de Dolera atrapa con su originalidad y la pluriempleabilidad de ella, que escribe, dirige y actúa en un largometraje redondo y tierno. Sin embargo, Requisitos para ser una persona normal ha pasado un poco más desapercibida y todo apunta a que el esfuerzo novel de Daniel durante 10 años para sacar adelante este conmovedor proyecto le va a permitir alzarse con el galardón… Si no hay sorpresas.

Y tú, ¿a quién le darías la victoria de este Fight Club?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies