Doña Tecla: el jardín balinés de Castellana

¿Sabíais que el centro de Madrid tiene su propio “Jardín de las Delicias”? Si la respuesta es “sí”, es que sabéis disfrutar de la vida. Si no, tranquilos, aún hay esperanza para vosotros, pequeñas ovejitas descarriadas. Estáis a punto de descubrir el lugar de moda en la capital. Doña Tecla (reservas: 91 116 95 85) nos recibe con los brazos abiertos en la calle Pintor Juan Gris, 2 (metro: Cuzco)

donatecla-5

Como ellos mismos dicen, ‘Doña Tecla no tiene nada de especial, sólo es el lugar que a todos nos gustaría encontrar’. De la mano del chef Emilio Morales, en Doña Tecla se hace una apuesta por la comida tradicional; Juan Carlos Fenández Bravo -mâitre y sumiller-, será vuestro mejor aliado para maridar vuestros platos con los mejores vinos, mientras el dominicano Domingo Casado -barman- os hará alucinar con sus cócteles tropicales. Lo mejor, su sesión golfa horario nocturno: de lunes a miércoles 20:00 a 01:00 y de jueves a sábado de 20:00 a 03:00.

restaurante-03

“Una carta reducida con productos frescos y básicos”. Con esa premisa, se puede degustar un carpaccio de buey con lascas de parmesano, rúcula y aceite de arbequina (10,50€); ensalada de jamón de pato, foie, mango y vinagreta crujiente (13,20€); unas berenjenas en tempura con salmorejo y miel de caña (9,50€); una lubina rellena de ratatouille de marisco con crema de patata (19,50€) o una mousse de tres chocolates de postre para ponerle la guinda al menú (5,20€). También podréis disfrutar de un menú del día igual de original el resto de la semana por 16€.

donatecla-9

Pero si realmente queréis flipar en colores, y nunca mejor dicho, nada mejor que hacer una visita a su colorida terraza-oasis de 200 m2. Suelos de madera, bambús, olivos, palmeras, nísperos y un sinfín más de plantas que, junto con el ambiente que aportan las velas y los complementos de colores vivos, harán que te sientas en el paraíso. Sus sillones, al más puro estilo balinés, son el lugar perfecto para disfrutar de un gin tonic cualquier tarde de verano con amigos o pareja. Como decía al principio, ‘Doña Tecla no tiene nada de especial, sólo es el lugar que a todos nos gustaría encontrar’. ¿Ya os habéis convencido?

donatecla-10donatecla-16

Fotos: Doña Tecla

Choque de cocinas en Tapanco

¿Cómo es posible mezclar las cocinas mediterránea, oriental, mexicana y portuguesa en un sólo plato? ¿Y en la decoración? ¿E incluso en el ambiente? La respuesta a todo esto y más es siempre la misma: Tapanco (91 447 90 53), un nombre que no ha sido escogido a la ligera.

tapanco5

Entre edificios de viviendas y oficinas; entre los tonos blancos, grises y ocres de la madrileña calle de Trafalgar (metro más cercano: Bilbao), el restaurante Tapanco no tiene pérdida: en el número 10, una amplia terraza pintada de morado con una decoración sencilla y elegante, pero contundente y muy cuidada, y una verja negra de metal, dan la bienvenida a un restaurante que mezcla lo mejor de México, Portugal y parte del lejano Oriente con lo más nuestro en un solo punto.

tapanco4

Dicen sobre el nombre los propios creadores de este emblemático restaurante -inaugurado en 2009- que, en mexicano, “se refiere al espacio construido en las edificaciones que se utiliza como desván, un ‘cajón de sastre’ en el que conviven lo antiguo y lo moderno, lo imprescindible y aquello de lo que no nos queremos desprender”. Una mezcla de sabores, texturas, olores y colores que hacen que el término sea el más top para nombrar un restaurante.

tapanco6

A los fuegos, Hugo Montiel, el responsable de que la mezcla multicultural del local tenga pies y cabeza; Jean Diola de los Santos, de origen filipino (de aquí el toque oriental de los platos) y encargada de los postres, y Roel Jiménez, el tercer chef en discordia -fanático de la carne cruda y los marinados- que lacra los rimbombantes platos antes de su salida hacia la mesa.

tapanco8

A unos 30 euros de media por cubierto -un precio que para una economía media lo hace sólo apto para eventos importantes y fiestas de guardar, pero jamás saldréis de allí con otra sensación que no sea la felicidad más absoluta-, el trío de minihamburguesas (10€), las fajitas de pollo con pico de gallo (11€), el risotto de mascarpone y espárragos trigueros (12€) o la milanesa de ternera a la napolitana (9,50€) harán las delicias de los paladares más sibaritas con anhelo de toques internacionales. En la web de Tapanco se puede consultar la carta entera, que también incluye un mastodóntico brunch por 19€. Hasta la 01:30 de domingo a viernes y hasta las 03:00 los sábados, Oriente o Occidente os esperan juntos en la cocina de Tapanco.

tapanco10

Fotos: Tapanco

[followbutton username=’danisindahaus’]

Taste of America: el súper de las pelis

Los maravillosos y bélicos United States of America nos han regalado grandes avances para la humanidad como la bombilla, la mantequilla de cacahuete, el sirope de arce, los desayunos de huevos con bacon en la cama o a Beyoncé. Lo que puede que nunca hubiéramos imaginado es que todas esas cosas (excepto, probablemente, a Beyoncé) las podemos tener en nuestras aburridas casas españolas sin tener que cruzar medio mundo para encontrar los únicos e irrepetibles productos del país de las oportunidades. Welcome y’all to ‘Taste of America’.

taste_3

Hace 20 años, un grupo de amigos españoles y americanos decidieron montar un negocio que ofreciera algo único en España: la primera tienda de productos americanos. Se situó, y aún sigue abierta, en el 149 de la calle Serrano de Madrid. A fecha de publicación de este artículo, ‘Taste of America’ cuenta con unas 20 tiendas repartidas por toda España, véase Chueca, Moncloa o Pozuelo en Madrid; Majadahonda, Getafe, Toledo, Zaragoza, Sevilla, León, Oviedo o Barcelona.

taste_1

La franquicia ya cuenta con marcas como Campbell’s, V8, Tyrrell’s, Arizona, Pepperidge Farm, Dr Stuart’s, Louisiana o Rocky Mountain, y americanadas varias como las tortitas (con el correspondiente sirope de caramelo) de Aunt Jemima, los bagels originales, los cereales Cheerios o los archiconocidos y coloreados Fruit Loops de Kellogg’s. Incluso las Bean Boozled de Jelly Belly: del mismo color, forma y textura, las grajeas pueden ser de melocotón o vómito, pudding de chocolate o comida de perro o de palomitas con matequilla o huevo podrido. Lo suficientemente aqueroso y divertido como para echar la tarde con amigos.

taste_8

Y como la exclusividad se paga, más que comida diaria son el capricho del día, puesto que una caja de cereales puede llegar a costar cerca de 8 euros, aunque en general es asequible. ¿Y quién no se merece un capricho de vez en cuando? Se puede incluso comprar online a través de su página web tasteofamerica.es.

taste_6

Como buenos americanos amateurs, puede que también necesitemos los cachibaches necesarios para que esas tortitas queden perfectas. Así que, ya que te pones, puedes darte una vuelta por la sección de menaje y comprar una sartén o un molde para ese bizcocho reglamentario que le llevarás a tus nuevos vecinos buenorros. Con eso ya puedes llegar holgadamente al nivel “Nicole Kidman en The Stepford Wives”. Pero si con todo eso aún no te sientes más americano que el vecindario entero de Wisteria Lane, también puedes comprar un molde para muffins (magdalenas, vaya) mientras te bebes una lata de Dr. Pepper, imprescindible para obtener el nivel “Oprah” mientras gritáis desbocados “¡¡U ESE A!! ¡¡U ESE A!!”.

Tú comprando en 'Taste of America'
Tú comprando en ‘Taste of America’

Fotos: Taste of America

Macera Taller-Bar: copazos premium DIY

Que en pleno siglo XXI nos encontremos hablando de la vuelta del móvil básico para-llamar-y-nada-más, de tejer jerseys como hicieran nuestras abuelas o de llegar al nivel de tener un huerto en un piso de Malasaña para cultivar tu propia comida (hola 1925) hace pensar que algo está ocurriendo. ¿Hemos llegado al límite de la evolución? ¿Ya sólo nos queda ir hacia atrás?

oh-my-god-reaction-gifs

Lo que está claro es que la cultura del DIY se pega a nosotros como un baile de la Pelopony, así que después de la comida ecológica el siguiente paso era de esperar: la bebida ecológica. Concretamente, los copazos ecológicos. Mola, ¿eh? Macera Taller-Bar ha venido para quedarse, para ayudarnos y hasta para ser nuestro bff alcoholizador (como cualquier bff que se precie). Un concepto nuevo en Madrid pero que despunta en capitales como Londres, Oslo o Berlín.

MACERA-15

Macera Taller-Bar sita en la madrileña calle San Mateo, 21 (metro: Tribunal, Alonso Martínez), un local ecléctico que aúna lo acogedor de un bar de toda la vida con una estética industrial conseguida a golpe de metal, cristal, madera y tonos neutros. Su orgulloso y tatuado barman, Narciso (¿se puede tener un nombre más cool?), se encarga de comprar alcohol a granel -del bueno, ¿eh? Vodka, ron, ginebra o whisky, entre otros-, que luego macera con frutas -generalmente de temporada- como manzana, almendras, lima o frutos rojos y especias como el cardamomo, el regaliz, la canela o el cilantro durante al menos una semana.

macera-7

Entre sus 20 destilados podemos encontrar la ginebra “Canela buena”, macerada con canela natural, o el “Sierra te necesito”, hecho con ramas de plantas aromáticas campestres como el tomillo y el romero. Es como el aguardiente de nuestros abuelos, pero en versión 2015. Alcoholes varios que, por cierto, se pueden tomar solos o mezclados con los refrescos naturales hechos también por el propio Narciso, que bien podría llamarse Juan Palomo.

macera-6

Por unos 7 euros podréis degustar una copa de las de verdad; 3 € si preferís el camino de la sobriedad que aseguran los refrescos naturales solos o bien optar por un café recién molido (que mezcla los sabores de Kenia, Brasil y Costa Rica), uno de sus sandwiches de queso fundido por si os entra el hambre (6,50 €) o la repostería de Abelardo, hermanísimo de Narciso. En BFace creemos que su deliciosa carrot cake debería tener hermandad propia en Sevilla. ¡Al cielo con ella!

macera-8

Lo bueno de Macera no se acaba aquí. Su coletilla “Taller-Bar” no es porque te pongan un gin-tonic con aceituna mientras te arreglan la caja de cambios. Narciso organiza periódicamente talleres de maceración (25 €), en los que un grupo de hasta 12 personas puede aprender a hacer su propio alcohol en casa, o bien enseña a ser los perfectos anfitriones para sorprender a nuestros invitados con las mejores copas. Para todos aquellos que no se sientan seguros del todo, Macera pone a su disposición su propio alcohol en botellas de 1 litro (entre 16 y 22 euros) o con las especificaciones que deseemos para hacer fiestas en casa memorables. Por lo pronto, recoger la casa al día siguiente sigue corriendo de vuestra cuenta.

macera-9

Fotos: Render Emotion

[followbutton username=’danisindahaus’]

Oita Café: Hortaleza sabe a dulce

Cada nuevo año llegan los propósitos, con los propósitos llega el “cuidarse un poquito”, y con el “cuidarse un poquito” acecha la *leer con voz de ultratumba* OPERACIÓN BIKINI. A mediados de mayo, o estás o te lo has pasado por el forro. O bien te lo has pasado aún más por el forro dices que no te hace falta. Son las dos Españas del siglo XXI.

oita6 oita3

Sabéis que la operación bikini es dura. Larga. Ardua. Un mojón asquito como un templo, así que a veces existe una ley tácita (“sobrentendida”, para los de la LOE) que nos deja saltarnos la dieta una vez. O dos. O… bueno, ¿qué sois, jueces? La cuestión es que oye, tu cuerpo pide salsa azúcar, y hay que dárselo. ¿O queréis que os dé un bajón de glucosa, perder el conocimiento y partiros la crisma contra el pico de una mesa y morir de un derrame? Creo que no os sale a cuenta. Y yo, que no quiero perder lectores me caracterizo por mi buena voluntad, he venido a ayudaros con el Oita Café.

beoynce_dontjudgeme

En medio de Chueca, concretamente en el número 30 de la calle Hortaleza (metro: Gran Vía), se encuentra este paraíso de la pastelería. El Oita Café, de los propietarios de la afamada confitería Pomme Sucre -con los buenos de Julio Blanco y Elisa Llobet como cabeza de cartel-, es uno de esos lugares que, sin ir muy atentos a lo que hay a nuestro alrededor en la calle, sin duda llama la atención, ya sea por su escaparate, su decoración o por el olor a bollito que inunda la calle del número 26 al 34.

oita9

Desde 2011 llevan estos pasteleros alegrando las mañanas, las tardes, las noches y los eventos del barrio con sus exquisitos dulces de Alta pastelería. Pan, tartas (OJO a la queso), cruasanes, magdalenas, milhojas, bizcochos, panettones, mini-hamburguesas, zumos naturales (recomiendo encarecidamente el de naranja, manzana y zanahoria) y hasta cócteles, entre otros, todo artesanal y con el sello de Pomme Sucre. ¿No se te hace la boca agua ahora mismo? Echa un ojo a su carta online. ¡Con menos de 5 euros meriendas Alta Pastelería!

oita4 oita7

Y ahora, como si de un show de magia se tratara, lo nunca visto: la decoración del Oita Café, de un vintage que hasta un hipster se haría pis de la emoción, es todo de la tienda madrileña “El Anticuario de Belén”, una decoración minuciosamente pensada y distribuida. ¿Te gusta? Perfecto, llévatelo a tu fiesta. Lo que oyes. Si organizas un evento, sea donde sea, además de preparar todo lo que necesites; además de ofrecerte un servicio de catering personalizado donde quiera que estés, si te apetece ambientar tu fiesta con su decoración para darle un toque más “Oita”… también te llevan las mesas, las sillas, la vajilla, los cuadros ¡¡y hasta las lámparas!! Por un módico precio, tu propio Oita Café en… qué sé yo, en mitad de un secarral de Toledo, por ejemplo. ¿NO ES FANTABULOSO?

happy giff

[followbutton username=’danisindahaus’]

Fotos: Oita Café

Clarita: el gastrobar ‘todo en uno’ de Triball

Entra mayo: sol, buen tiempo y gente por la calle. Camisetas, sandalias y gafas de sol. Sombrillas, terrazas y cervezas hasta las mil. Dar una vuelta por Malasaña, Tribunal o Chueca siempre es el bien, y más cuando tienes sitios que te elevan al séptimo cielo sin dejar de pisar tierra firme. Como Clarita.

Restaurante_Clarita_2

“En el restaurante Clarita queremos que comas bien, a precio razonable y que te sientas especialmente cómodo”. No hace falta que lo juren. Un local amplio, puro y mediterráneo, con toques nórdicos mezclados con castizos -y hasta un punto naïf- son sólo el aperitivo de lo que sale de su cocina. Y además, situado en la céntrica Corredera Baja de San Pablo, 19 (metro: Callao), rozando el Teatro Lara.

Restaurante_Clarita_10

Por su decoración quizá se pueda intuir qué tipo de comida se sirve en este gastrobar. Sin embargo, el paladar amplía horizontes sólo con mirar la carta: desde unos chipirones encebollados con espárragos trigueros (15€) hasta un magret de pato con shitake, castañas caramelizadas y fresas (17€), pasando por los raviolis de calabaza (14€), el tartar de salmón con mostaza dulce, eneldo y rúcula (14€) o unos rollitos vietnamitas rellenos de verduras con salsa agridulce (8€); todo ello regado, por qué no, con uno de sus vinos ecológicos de pequeñas bodegas artesanales. Clarita for president RAIT NAO.

Restaurante_Clarita_carta3Restaurante_Clarita_carta4

Como panacea tecnológica, se puede consultar la carta online en su página web para ahorrar tiempo. Consejo del día: no podéis iros sin probar los langostinos crujientes con guacamole y chips de yuca (12 €), el sufflé de chocolate con helado y fresas (5,50€) y, para terminar, un mojito de frutos rojos (8€) o uno de sus célebres gin tonics. Knockin’ on heaven’s door salió después de una cena en Clarita. #oalgoasí

Restaurante_Clarita_postre112

Redondear una cena no significa sólo pasarlo bien “durante”, sino también “después”. Los chicos de Clarita están en todo y, si reserváis mesa online, podréis disfrutar de un 30% de descuento en spas, espectáculos, copas, salones de belleza, sesiones de pilates o masajes. Vayan despejando la Moncloa…

Restaurante_Clarita_cocktails

De lunes a domingo, non-stop desde las 13:30 hasta las 00:00 para comer o cenar. Y así, sin darte cuenta, pasa la tarde y empieza la noche entre comida, risas y alcohol. Y así, sin darte cuenta, llevas un año en BFace Magazine recomendando lugares encantadores con la gente más maja del mundo mundial.

Fotos: Clarita.com

[followbutton username=’danisindahaus’]

Verano de tapas en el Rooftop Bar de The Hat

Hay quien prefiere las tascas, los restaurantes más lujosos, los bares más modernos o los locales más vintage. Pero desde luego, lo que no se puede negar es el gusto de los españoles por «las terracitas». Un fenómeno al alza que no está dejando tí­tere con cabeza ni azotea sin barra de bar. Aprovechando que el buen tiempo asoma por la puerta, hoy os descubrimos el Rooftop Bar de The Hat.

rooftop3

En lo más alto del hostal The Hat (c/Imperial, 9 – metro: Sol, La Latina, Tirso de Molina), como el diamante gordo de la tiara de una princesa Disney, se encuentra el Rooftop Bar, una terraza secreta llena de encanto desde la que se puede ver el cielo de Madrid y las antenas del plus el manto de sus tejados decimonónicos bajo nuestros pies.

rooftop6

The Hat no es el tí­pico hostal cutre para dos noches. Tras las puertas de este palacete de 1885 se encuentra un hotelito mono en el centro de la capital, con una decoración ‘Ikeacastiza’ acogedora y muy conseguida. Pero ese es un melón que abriremos otro dí­a. Por favor, no se entretengan. Continuemos hasta el ascensor del fondo. Ding. Todos arriba, planta 5. Subimos.

Opción 1. Las puertas se abren y el sol inunda el suelo y las paredes blancas, un espacio lleno de mesas, sillas por doquier, flores y luz natural. Son las 12 de la mañana y te dispones a tomarte un whisky doble cubata zumito de naranja bajo el sol, entre la brisa pseudo-estival y las plantas de su huerto orgánico. ¡Si hasta hacen barbacoas! Todo es felicidad y regocijo, los pajaritos cantan…

tumblr_lkacff1otA1qfttcu

Opción 2. Las nubes se levantan. Horror. Por esa caracterí­stica loca de una primavera maní­aco-depresiva bipolar incontrolable, el bonito dí­a que amaneció se ha vuelto gris y cae el chaparrón de tu vida. No hay de qué preocuparse. Los chicos de The Hat han pensado en todo con un solarium-invernadero para que tú, cliente bienvenido, disfrutes de un café sin mojarte las barbas y sigas contemplando la ciudad melancólica y hipstermente desde el cristal. Todo ello en un ambiente completamente eco-friendly, donde se usa la biomasa, se reutiliza el agua para regar el huerto ecológico y se ilumina todo a base de LEDs. Flower power wins!

De su horario tampoco tenemos pegas: de lunes a viernes desde las 18:00 hasta las 23:00 y los fines de semana desde la 13:00 hasta las 00:00 para que tomes, qué sé yo, un cóctel por 8€, un pincho de tortilla por 4€ o una tosta de queso de cabra con cebolla caramelizada por 4’50€ con un gazpacho rico rico y con mucho fundamento por 3€. Ahora ya sí­ que no se puede pedir más.

rooftop8

Las vistas, por supuesto, no tienen precio, y darán mucho juego en vuestros instagrams de vidas ideales, que es una cosa muy a tener en cuenta desde que publicamos en redes sociales hasta el paseo del salón al baño. Hashtags recomendados: #rooftopbar #thehat #atardecer #memareoconlasalturasperoYOLO #daniereslomás

you're welcome

Fotos: Facebook de The Hat Madrid

[followbutton username=’danisindahaus’]

¿Un brunch en la playa de Madrid? OJALÁ

¿Cuántos años nos habremos tirado cantando aquello de «vaya vaya, aquí­ no hay playa» los madrileños? Seguramente, más de los necesarios. Seguramente, más de los que esa canción esperarí­a sobrevivir. Una tonelada de arena traí­da desde Almerí­a tiene la culpa: la playa de Madrid ya es una realidad.

ojala1

Rediseñado por el arquitecto Andrés Jaque, el restaurante Ojalá (c/San Andrés, 1 – metro: Tribunal, Noviciado) divide su atmósfera veraniego-festiva en dos plantas: la de arriba con un look claro, surfero, en tonalidades azules, aguamarina y blancas, con un suelo en los mismos tonos que recuerda al movimiento ondeante del mar en calma; una luz relajada, combinando el frí­o de las estructuras de acero con lo natural de la madera y unas originales macetas-lámpara colgantes que recuerdan a los farolillos de una fiesta de noche de verano; la planta de abajo, como si de una cala secreta, escondida, se tratase, aviva más si cabe el espí­ritu playero con hamacas handmade, arena, luces cálidas y una caseta de madera que hace las veces de barra de bar.

ojala4

Si la decoración es original e innovadora -teniendo en cuenta que no hemos salido del caótico centro de la capital-, el menú tampoco os dejará indiferentes: tostadas de todo tipo con masa madre, hecha en los hornos propios del Ojalá; dulces como tortitas, cookies o bizcochos desde 1,20€ o huevos de todo tipo: benedictinos, rancheros, parisinos o catalanes, que pueden formar parte o no de sus desayunos-que-se-alargan-hasta-el-brunch. Dulces o salados, los podéis disfrutar hasta bien entrado el mediodí­a, en los que se puede beber desde un café hasta un vino con croissants, pan payés, ensaladas, queso, fresas con nata, chili con carne, jamón o yogur con muesli.

ojala7

Para las parejitas que se quieren y los amigos de verdad, el Ojalá cuenta con raciones para compartir de hummus, guacamole, antipasto o las bravas de toda la vida. Pero si queréis comer realmente bien, no podéis dejar de probar los tacos, hamburguesas y, sobre todo, los bocadillos y sándwiches, como su Chicken Breast con pan rústico, pollo asado, guacamole y un toque picante; el Veggie, que lleva pan de maí­z, verduras grilladas y provolone con salsa romescu o el Cemita Poblana, de pan de Mollete, milanesa de pollo, frijoles fritos, guacamole, queso y mayonesa de chipotle. Un orgasmo contí­nuo desde 5,50€ por obra y gracia del chef Javier Brichetto.

ojala8

El restaurante abre a las 09:00 de lunes a viernes y a las 11:00 los fines de semana, y cierra a la 01:00 de domingo a miércoles, a la 01:30 los jueves y a las 02:00 los viernes y los sábados, mientras que la playa abre a las 18:00 y se mantiene al público hasta la hora de cierre del local. ¿Os hace un brunch en la playa de Madrid? POR FAVOR. ¿Es esto Los Hamptons, Casablanca o Cancún? Ojalá, pero ya no nos hace falta.

ojala2

[followbutton username=’danisindahaus’]

Fotos: Grupo La Musa

El verano permanente de Wanda

Su logotipo apostilla: «café optimista», y yo digo que «ojalá Wanda como forma de vida». Es la conclusión a la que llegué tras investigar y seguirle la pista a este café/bar/restaurante buenrrollista. Pero la cuestión principal es que Wanda YA es un estilo de vida. ¿Qué mejor excusa para ir, ver y vencer?

wanda5

Rita Barberá, un señor de los pies a la cabeza, tení­a razón: el caloret ya está aquí­. La primavera es una bonita etapa del año en la que combinamos jerseys con alpargatas, shorts con botas de Panama Jack y la temperatura varí­a con tranquilidad 20 grados del dí­a a la noche. Pero en Madrid ha nacido una estrella que nos va a permitir veranear para siempre: Wanda se abre paso entre nuestros lugares más favoritos del mundo.

wanda7

Este bar tan cuquimoni en Marí­a de Molina, 1 (Metro: Gregorio Marañón) sólo ha necesitado unas pocas semanas para convertirse en el nuevo place to be: decorado por el interiorista Parolio, el cristal, la madera natural trabajada a mano en tonos pastel y flúor, las plantas seleccionadas para la ocasión (enredaderas, palmeras y cactus. ¿Se puede ser más TOP?) y los estampados neo-tribales reinan en todo el espacio, aportando ese rollo boho-chic que tan de moda se está poniendo en la capital, a lo que hay que añadir un hilo musical muy molón que le da un toque playero-surfero-buenorro-californiano muy cool.

wanda1

Desde las 08:00 de la mañana hasta las 03:00 del dí­a siguiente (desde las 11:00 los sábados), Wanda se acomoda al horario de todos, ofreciendo desayunos, sándwiches, wraps, zumos naturales Y Cí“CTELES TODO EL DíA (mis cenizas las esparcí­s en la palmera del fondo. Gracias). Por supuesto, también cuenta con una carta para comer y para cenar en la que podéis escoger entre sus platos estrella, sus pizzas caseras, ensaladas, vinos, helados y postres. Postres, por cierto, libres de gluten, porque todos los dulces vienen de la pastelerí­a Celicioso (calle Hortaleza, 3), así­ que son aptos para celí­acos. ¡¿Es o no es para comérselos a besos?! Hashtag: #love

Wanda_carta

El tartar de atún, el pollo tikka-masala con arroz basmati, la pizza de salmón o la de pollo asado, la presa ibérica teriyaki o el carpaccio de solomillo son sólo algunas de las obras de arte que salen de sus fogones, con una relación calidad-precio increí­ble (pincha en el menú, arfavó). Tampoco podréis salir por esa puerta sin haber probado antes dos cosas: la tarta de tres chocolates -o la de galleta y lima, si os empalaga tanto cacao. Lo mismo da, con todas querréis repetir- y el rey de los cócteles: el «Happy Tsunami», un cóctel gigante que aconsejan compartir. Eso dicen ellos. ¡Al final va a resultar que sí­ es el «café optimista»!

wanda3

[followbutton username=’danisindahaus’]

Fotos: Wanda Café

Tasca nueva, tasca vieja: Taberna Pedraza

Si hoy vengo y os hablo de una tasca, apuesto y no pierdo a que lo primero que se os pasa por la cabeza es un lugar pequeño, oscuro, con luz fluorescente, ceniceros de cristal, vasos de chato y señores intentando partir en dos una mesa de Coca-Cola con fichas de dominó. Pero si ahora os explico que la taberna antigua ha sido sustituida por una nueva con lo mejor de ambas, la idea resulta en la gallina de los huevos de oro. Bienvenidos al nuevo bar de toda la vida en 2015.

pedraza_7_8_9

Santiago Pedraza y Carmen Carro lideran la Taberna Pedraza (Calle de Ibiza, 40. Metro: Ibiza, Sainz de Baranda). Ligados al mundo del Turismo, decidieron abrir este bar cuando Carmen se encontró en el paro. Tras un lapso de dos años recorriendo la geografí­a y la gastronomí­a españolas, lo mejor de cada sitio fue maridado con el gusto y el arte de Carmen en la cocina, ambos sin más experiencia en hostelerí­a que la que podamos tener tú, que lees, y yo, que escribo estas lí­neas (suponiendo que no seas Ferran Adriá. En ese caso: hola Ferran, ¿qué tal?).

pedraza_5

Desde una zona idí­lica, lindando con el centenario Parque del Buen Retiro, salen de su cocina platos tradicionales con una vuelta de tuerca, aportándoles una nueva visión y una presentación de lo más cuidada: unas simples bravas o unas croquetas de jamón, una ensalada de ventresca, una tortilla de patatas, unos chipirones en su tinta o una ración de rabo de toro o de pulpo con mojo picón lavan su imagen y vuelven reconvertidas en Alta Tapa. Tampoco podéis dejar pasar la hamburguesa con carne de buey gallego. Si vais y no la probáis, puede que muera un gatito. Just saying.

foto_pedraza_menu

Por supuesto, el nivel no decae cuando hablamos de materias primas: las conservas, de Ramón Franco; el lomo, de Los Yébenes; la morcilla, traí­da desde Beasáin; y las carnes, las mejores de Asturias y de Galicia. Aprovechando también la estacionalidad de los productos, en la Taberna Pedraza se come bien y se come bueno. Y también se bebe: el vino, de pequeños productores, riega cualquier tapa sin tacha.

pedraza_4

Y como no podí­a ser de otra forma, la tasca antigua queda reducida a escombros ante el nuevo concepto de bar de Pedraza: un mobiliario simple, nórdico, ligero y moderno, que mezcla el frí­o y la modernidad del acero con el tradicional solado, cuyos patrones recrean los antiguos mosaicos hidráulicos; plantas que aderezan la taberna a la vez que los propios platos, como su olivo o sus fresas, y el arte, que llena las paredes del local con obras de Jorge Pedraza y Alberto Fortes. Hasta las 00:00 de domingo a jueves (lunes cerrado por descanso) y hasta la 01:00 los viernes y los sábados, la Taberna Pedraza promete ser el epicentro del nuevo taperí­o.

pedraza_6

[followbutton username=’danisindahaus’]

Fotos: Taberna Pedraza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies