¿Qué fue de los actores de El Internado?

elinternado

La ficción de Antena 3 en torno a misteriosos acontecimientos en el Laguna Negra fue una de las producciones más populares entre el público joven. Cinco años después de su final, hemos seguido el rastro de los chavales que interpretaban a los alumnos de El Internado. ¡Cómo hemos crecido!

marcos_elinternado

Martiño Rivas o lo que es lo mismo, Marcos, fue uno de los actores que mejor aprovecharon el tirón de la serie para hacerse un hueco en el mundo de la interpretación. Y aunque trató de repetir el éxito, su participación en El Don de Alba o Romeo y Julieta no caló entre la audiencia. Mejor suerte ha corrido en el cine donde ha protagonizado Tres Bodas de más o Por un puñado de besos, película en la que se reencontró con su gran amor en El Internado, Ana de Armas. En teatro ha hecho Drácula de Bram Stoker.


julia_elinternadoBlanca Suárez, Julia en la serie, fue una de las actrices que mejor aprovechó el tirón de la producción para hacerse un hueco en el mundo de la interpretación. Tras su paso por El Internado, Blanca protagonizó El Barco junto a Mario Casas; participó en la serie Cuéntame un cuento y dio vida a Bella en la miniserie de Telecinco Bella y Bestia. Su último proyecto en la pequeña pantalla ha sido la miniserie Los Nuestros en la que compartía escenas con Hugo Silva. En el cine, Blanca apareció en la película La Piel que habito o Los Pelayo; entre otros títulos. Actualmente, está implicada en el rodaje Carlos, Rey Emperador para Televisión Española.


ivan_elinternadoYon González, conocido como Iván en El Internado, se ha convertido en uno de los actores con más proyección del panorama nacional. Formó parte de la cuarta entrega de la saga Torrente con Santiago Segura para volver a la televisión con la segunda temporada de Gran Reserva y, para más tarde, colaborar en Los Quién. Pero no fue hasta su participación en Gran Hotel junto a Amaia Salamanca, cuando Yon volvió a triunfar. Su último proyecto ha sido la ficción Bajo Sospecha junto a Blanca Romero, otra de las series de la genial productora Bambú. En el cine, su último título ha sido Perdiendo el norte junto a su compañera de reparto Blanca Suárez.


carol_elinternadoAna de Armas se metió en la piel de Carol. Tras su paso por la serie Hispania, donde interpretó a Nerea, cambió los papeles en televisión por la gran pantalla y se mudó a Hollywood. Allí ha compartido cartel Robert De Niro y Édgar Ramírez en la película Hands of Stone. Su último proyecto es la película Knock Knock junto a Keanu Reeves.


vicky_elinternadoElena Furiase dio vida a Vicky. Tras el final de la serie la hemos visto en Imperium, la precuela de Hispania, y en Amar es para siempre. Durante este tiempo tampoco ha perdido la oportunidad de participar en varios videoclips, subirse al escenario en el teatro o incluso participar en el programa de televisión Todo va bien en el que se encargó de la sección ‘Furiase para todo’.


roque_elinternadoDaniel Retuerta, el famoso Lolo de Compañeros, se puso en la piel de Roque. Después de saborear el éxito con ambas producciones, apenas lo hemos visto en la pequeña pantalla. Lo último que sabemos es que ha protagonizado la serie online 100 calabazas. Además ha grabado algunas maquetas de rap.


Y, ¿qué ha sido de los peques de El Internado?

paula_evelyn_lucas_elinternadoCarlota García se puso en la piel de Paula, el personaje clave de la serie. Pero, tras el desenlace de la ficción, no ha vuelto a aparecer en pantalla y no hay noticias sobre su trayectoria. No ha ocurrido lo mismo con sus compañeros de juegos.

Denisse Peña, la mejor amiga de Paula, ha dejado atrás su papel de Evelyn. Hace poco la hemos vuelto a ver en otra serie de Antena 3, Bienvenidos al Lolita.

Javier Cidoncha interpretó a Lucas, el hijo del profesor de matemáticas del Laguna Negra. A sus 16 años ha pasado por otras series como El Don de Alba o El Rey; y películas españolas como Los amantes pasajeros y Fuga de cerebros 2.

Como veis, el tiempo pasa para todos. Pero las historias de Marcos, Carol, Iván y compañía han calado hondo entre muchos de sus espectadores que a día de hoy todavía no se han quitado de la cabeza a sus protagonistas.

Las collejas de Amparo sí­ que eran La vida

Esta mañana, despertábamos con la triste noticia del fallecimiento de Amparo Baró, mí­tica Sole de ‘Siete vidas’, quien no pudo superar el cáncer a los 77 años. Su carrera por el cine, la televisión y el teatro la convirtió en una imprescindible del mundo audiovisual español, un mundo que hoy llora una pérdida irreparable.

Desde Bface Magazine, hemos querido rendir homenaje a la estupenda actriz no con un recorrido por su carrera, sino recordando todas aquellas veces que Amparo fue bigger than life y nos regaló consejos que servirán para generaciones y generaciones. Gracias Amparo:

1. ‘Votar es un acto de responsabilidad cí­vica’… aunque acabes votando al PP.

2. Tu abuela también puede ser Sherlock Holmes y esto lo sabe hasta Garci:

3. A las abuelas hay que quererlas SIEMPRE… aunque se caguen en la Navidad y te dejen sin playa:

4. ‘Las pelí­culas de catástrofes son como las canciones de Jarabe de palo’. Amén.

5. ‘Más vale una colleja a tiempo…’ o eso debí­a pensar ella. Y, mira, ahora somos todos los que vamos a echarlas de menos.

Porque Amparo va a seguir muchos años repartiendo collejas en nuestros corazones. Descanse en paz.

10 bromances televisivos que deberí­an haber llegado a más

‘Bromance’ es el término utilizado para aquella relación entre dos hombres que, si bien no es sexual, puede dar lugar a confusión por la efusividad en las muestras de afecto. En la ficción televisiva ha habido grandes ejemplos de este término a los que, hoy, nos referimos porque nos habrí­a gustado que hubieran dado ese pequeño paso para cruzar la delgada lí­nea entre esta acera y la de enfrente; es decir, el paso que separa el bromance del romance.


JackVsJames

Jack y Sawyer (Lost):

La soledad de la isla era muy mala y a nadie le habrí­a extrañado que se hubieran dado un pequeño arrumaco, un calorcito por las noches, un encuentro furtivo y pasional como aquel en la tienda de campaña en ‘Brokeback mountain’. Si Kate y Juliette no hubieran estado allí­…


19480_ivan-y-marcos-detras-de-una-roca-en-el-internado

Marcos e Iván (El internado):

Aquel edificio tení­a mucho peligro, sobre todo, por esas duchas llenas de testosterona en la que yo te froto la espalda, tú a mi la mí­a y siempre se sabe por dónde se empieza pero no por dónde se acaba. Además, estos dos estaban muy acostumbrados a luchar entre ellos, ya fuera en combate o con el florí­n. Lo dicho, a nadie le habrí­a extrañado.


scott-stiles-teen-wolf-2

Scott y Stiles (Teen wolf):

Entre estos dos hay un rollito en el que la ‘b’ de bromance empieza a ser más que difusa. No creo que a ningún fan le molestara que ambos acabaran oliéndose los hocicos -chascarrillo canino-; de hecho, creo que a Stiles hasta le gustarí­a. ¡Dad el paso, hombre!


3119180_640px

Raúl y Marcos (Los serrano):

Aquí­ hay tomate. Esta es la tí­pica relación made in Spain que todos hemos vivido si tenemos amigos heterosexuales: que si un pico de borrachera, que si acabamos bañándonos en pelotas… Del bromance a la tensión sexual no resulta, un paso.


Yes Then ZeroNate y Chuck (Gossip girl):

Que tire la primera piedra el que no haya deseado que este bromance acabara en la cama. La reina cotilla lo habrí­a disfrutado mucho pero sus lectores y nosotros, también. ¿Quizás en alguna escena eliminada la amistad diera lugar a algo más? Puede…


descarga (1)Carlos y Josete (Cuéntame):

No quiero herir sensibilidades pero esto tiene que pasar en un momento u otro. Todos sabemos que a los Alcántara les pasa de todo y la homosexualidad aún no ha llegado a sus vidas. ¿Serí­a raro que ocurriera después del larguí­simo bromance que ambos mantienen? Para nada. ¿Ocurrirá? A saber… Los ochenta fueron una movida… -chiste malo, perdón-.


tumblr_m6koi5rOTm1r5vyhko1_500Ryan y Seth (The O.C.):

Eran como hermanos… pero no. Uno de las amistades más mí­ticas de la televisión reciente y una de las más recordadas por nuestra generación. Ambos viviendo en la misma casa, con piscina, playa, surf… ‘Tú me das cremita, yo te doy cremita’ bajo el sol de California.


Martin Freeman as John Watson and Benedict Cumberbatch as Sherlock Holmes on Sherlock Series Two Finale The Reichenbach Fall

Sherlock y Watson (Sherlock):

Bueno, aquí­ la tensión es bastante evidente. Puede que el detective más famoso del mundo tenga picantes intenciones con Watson pero, de momento, el bromance se ha mantenido en sus lí­mites. Quién sabe si en la cuarta temporada…


S5Ep15_-_Howard_and_Raj_-_1Raj y Howard (The big bang theory):

Son los mejores amigos pero su actitud siempre ha dado lugar a la duda, sobre todo, por la forma de actuar de Raj, siempre incapaz de tener un relación normal con el sexo opuesto.


new-girl-guysSchmidt, Nick y Winston (New Girl):

Para terminar, un trí­o ¡de amigos! Mal pensados… Tienen una relación muy rara… pero hasta ahí­ podemos leer. El caso es que se quieren y, muchachos, lo mejor es no poner diques al mar. Be free to do what you want to do que dirí­a la canción.


[socialpoll id=»2232535″]

Monstruos, nazis y amorí­os | Recordamos ‘El internado’

Dicen que la infancia es la etapa más bonita de todo ser humano… pues no será la de Paula, protagonista de ‘El internado’, serie que Antena 3 emitió entre 2007 y 2010, y en la que la niña llegaba junto a su hermano Marcos a un internado (Globomedia no se complica) en el que pasaba de todo y en el que todos acababan siendo familia (otra vez, Globomedia style). Para a los que la memoria les falle, Marcos y Paula eran dos huérfanos gallegos que acababan de perder a sus padres en un naufragio y que no tení­an otra que irse a vivir con su tutor legal, Héctor de la Vega, que también era su tí­o, sólo que con una identidad oculta por culpa de los nazis. ¿Los nazis? Seguimos.

En el internado, viví­an los estudiantes junto con los profesores y el servicio en una suerte de cama redonda en la que todos se enrollaban con todos (que tú esto lo veí­as con catorce años y, claro, a ver cómo ibas al dí­a siguiente al instituto, intentando mirar con ojos lascivos a la cocinera que te atendí­a en la cafeterí­a, con su redecilla en la cabeza y su bocadillo de tortilla aceitoso que, la mujer no estaba mal pero, mira, no era Marta Torné). Y en esta explosión de hormonas, surgen las historias de amor y, por ende, las historias de odio (porque unas siempre van ligadas a las otras), pero también los bromances. Sí­, hablo de la relación amistosa que une a Iván y Marcos, enfrentados por el amor de una mujer cual Bustamente y ílex, pero que acaban haciendo las paces porque, total, tienen que vivir allí­ durante siete temporadas, ¿para qué estar enfrentados?

escotillas
‘El internado’ vs. ‘Lost’

Bien, y junto todo este batiburrillo amoroso (que no he entrado a hablar de los romances del profesorado porque necesitarí­a tres artí­culos, dos dossiers y cuatro anexos) que Globomedia nos colaba, se encontraba la parte guay de la serie: el misterio. ‘El internado’ nació muy próxima a ‘Perdidos‘ y bebió mucho de ella y tanto fue el cántaro a la fuente, que acabó rompiéndose. La cosa empezó estupendamente: ‘Muchachos, el internado no es un lugar seguro’, les dijo a la cuadrilla uno de los profesores al comienzo de la primera temporada. Probablemente, tu primera reacción habrí­a sido hablar con tu tutor para ver de qué esta hablando ese hombre, pero no, ellos no, ellos comienzan a investigar y descubren que cinco muchachos murieron en los pasadizos años atrás. Así­, descubren el proyecto Géminis, un estudio nazi antiguo que involucra a los padres de Marcos y Paula que, WHAT!?, están vivos.

La serie tuvo un éxito brutal, no bajando durante sus cuatro primeras temporada del 20% de cuota de pantalla media y consiguiendo reunir a más de tres millones de espectadores ante los televisores. Sin embargo, tanto se quiso estirar la trama que acabaron por fastidiarla originando un batiburrillo sin pies ni cabeza en el que cada vez aparecí­an más familiares (aquello parecí­a ‘La casa de la pradera’) y más vueltas de tuerca a un tema que ya se habí­a quemado y del que poco más se podí­a sacar. ¿Qué ocurrió? Que la audiencia bajó vertiginosamente y se intentó llamar su atención mediante virus letales, muertes muy dramáticas (la de Carolina es CASI equiparable a la de Melissa en ‘The O.C.’), militares, y demás cosas raras que se les iban ocurriendo a vuela pluma y que no hizo sino postergar una muerte más que anunciada.

‘El internado’ nos tuvo a todos enganchados en nuestra adolescencia, aunque todaví­a no sabemos si por las tramas o por lo faltos que andaban de ropa y el gusto que tení­an por ducharse en cada capí­tulo. En cualquier caso, su éxito ha sido descomunal, no sólo en España, sino también en el extranjero, donde aún se sigue emitiendo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies