No sin mi ensalada

Mi vida es un estrés, sí, lo reconozco. Entre trabajo, eventos, vida personal y otros menesteres he de reconocer que no tengo tiempo para nada de nada. Y, por supuesto, cocinar no es lo mío así que busco alternativas que me resuelvan el conflicto diario para no ponerme ante los fogones.

Los amigos de Florette, como me conocen muy bien y saben que soy fiel a sus productos, me invitaron un año más a su evento más especial: EL HUERTO DE FLORETTE para presentarme sus nuevos productos de los que ya soy hiper mega fan.

El huerto de Florette-59

Durante dos días, la marca trasladó toda la frescura y origen de sus campos de cultivo al centro de la ciudad para realizar el lanzamiento de sus nuevos Menús Completos ‘Italiana’ y ‘Oriental’, los primeros del mercado que combinan ingredientes 100% frescos y que aportan todos los nutrientes.

Estos nuevos menús son ideales para llevarlos a la oficina (doy fe de ello), ya que ofrecen una alternativa completa, rica en nutrientes y proteínas, y sacian. Esto último es importante porque te quedas súper a gusto gracias a la combinación de los ingredientes en dos recetas diferentes dirigidas a todo tipo de públicos.  Un año más volvieron a contar con Samantha Vallejo-Nágera como maestra de ceremonias y estuvo realizando diversos talleres y concursos como si aquello fuera MasterChef.

El huerto de Florette-34

Recetas ricas y equilibradas para disfrutar en cualquier lugar gracias a su formato en bol con salsa y tenedor, ya a la venta en dos sabores. Y tú ¿a qué esperas para probarlas?

Petit Appétit: comer ensalada no es aburrido

«Es el peor nombre que se le puede poner a un restaurante», nos comenta Pablo, dueño y señor de Petit Appétit. Pero funciona. Situado en la calle Monte Esquinza, 1 (metro: Alonso Martí­nez, Colón), este bistró podrí­a considerarse, en su mayorí­a, vegetariano: «decidimos crear este concepto porque, en su momento, era un target que faltaba por cubrir. Sí­, hay sitios en los que se sirven ensaladas y comida vegetariana, pero no con esta idea de la personalización«, añade.

PA_local2

Puede que «poco apetito» no sea el mejor nombre para un sitio en el que se sirve comida, pero desde luego es la gran ironí­a de este pequeño local: nunca, jamás nadie saldrá con hambre de allí­: las enormes raciones de ensalada, a las que se pueden añadir hasta dos bases y cinco toppings, serán el nirvana de aquellas personas a las que se les conquista por el estómago (ladies, tell’em). El lema de Pablo no deja lugar a dudas: «si a las seis de la tarde estás picando, es que no has comido».

PA_bowl

En Petit Appétit, la definición de «sano» amplí­a su horizonte, ya que, además de ensaladas -que puedes elegir en bol o en wrap-, ofrecen también productos ecológicos, zumos naturales, cremas, quiche, sopa miso y pasta fresca, entre otras cosas. Cuscús, arroz, fusilli, canónigos, ricotta, espinacas, calabaza, nueces, queso, tomate, piña, albahaca o burrata son sólo algunos de los ingredientes con los que podéis crear vuestra ensalada perfecta. O vuestras miles de ensaladas perfectas. Es para no salir nunca de allí­.

salad

La clientela «son, sobre todo, altos ejecutivos y gente de la moda. Pero vienen todo tipo de personas», cuenta Pablo, y es que este pequeño bistró está estratégicamente situado en el epicentro de los negocios de Madrid. Y aunque pueda parecer lo contrario, Petit Appétit es un sitio distendido donde «a nadie le importa coger su comida y compartir mesa con otros«, asegura el dueño. «La gente viene a comer y a desestresarse un rato», nos dice. Como la cafeterí­a de tu universidad, pero sin mus. Y mucho más cool.

PA_local

Petit Appétit cuenta con un servicio de take-away que funciona todos los dí­as hasta las seis de la tarde. Normalmente, en hora punta, la cola puede llegar hasta la calle. ¡No preocuparse! Aquí­, el truco estriba en llamar, hacer tu pedido y pasar a recogerlo más tarde sin problema alguno. «No descartamos en un futuro el reparto a domicilio, pero sólo por la zona», matiza Pablo. Entendible: una ensalada recién hecha no puede viajar hasta Segovia. Un saludo a los segovianos que nos estén viendo. «Igualmente tenemos en mente comenzar a recoger pedidos por Internet», añade. Su página web, www.petitappetit.es, ya está lista para ello, aunque de momento lo que puedes hacer es crear tu propia ensalada online de una manera hí­per sencilla, sabiendo a la vez la cantidad de calorí­as, sal, azúcares y grasas que te vas a llevar a la boca. ¡El futuro era esto!

PA_wrap

En Petit Appétit se pueden llegar a hacer unas 120 ensaladas diarias, pero no sólo de verdura vive el hombre: muy cerca de allí­, en la calle Argensola, 24, este restaurante cuenta con otra «sucursal» enfocada a cenas más cuidadas, con carta, afterworks y coctelerí­a, pero con el mismo espí­ritu que caracteriza a las marca. «En Argensola, los platos estrella son el tataki de atún y el tartar de salmón. De las carnes, el entrecot de buey y el rosbeef -cocinado de manera tradicional-; y el ‘hamburguesón’ de solomillo de cerdo es uno de los más pedidos«, nos relata el dueño. Y sí­, una vez más he dicho coctelerí­a: dejad que don Manhattan, don Cosmopolitan o mí­ster mojito de violeta sean los mejores compañeros en vuestros dí­as post-trabajo y vuestras noches pre-fiesta.

Lo sabéis. Lo sé. Lo saben. Lo sabemos: se acabaron las excusas para comer mal. Repetid conmigo: «las ensaladas molan».

Fotos: Petit Appétit

[followbutton username=’danisindahaus’]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies