Festival Gigante conquista a 15.000 personas

Ni el frío pudo con la música. Lo de Festival Gigante es una auténtica maravilla. Sí, estoy totalmente enamorada de este festival, por si no lo habíais notado ya, y no sólo por los pedazos de directos que vivimos, sino por todo lo que engloba ese fin de semana a Guadalajara.

Llegas en cercanías, con toda la comodidad del mundo y con poquito gasto para compensar así el dejar las maletas en el hotel, el camping no está hecho para mi ser, y salir pitando para el recinto Fuente de la Niña. Nada más llegar, nos damos cuenta de que algo ha cambiado y es que hay colas para poder canjear la entrada por el verdadero amor de verano, la pulsera festivalera.

Por si hay algún despistado, esta era la segunda edición de Festival Gigante y que a tempranas horas su entrada esté repleta de gente, es síntoma de que algo bueno está pasando con este festival para que 15.000 personas acudan a su llamada. Aplausos para la organización, el trato a prensa y la limpieza, muchos festivales masivos deberían aprender del ejemplo.

unnamed

Queréis música, ¿no? Pues comenzamos el viernes con el amor pasional que aquí sentimos por Jero Romero y su espectacular directo, esas guitarras al unísono y su peculiar baile nos tienen más que conquistadas. Continuamos con la psicodelia de Rufus T. Firefly, ¿qué decir del directo Rufus? Si todavía sois tan delincuentes de no haber acudido a ninguno de sus conciertos, por favor, hacedlo, vuestros tímpanos os lo agradecerán.

Sin duda alguna era la noche del indie madrileño, y es que tras Rufus y con el frío como cabeza de cartel de toda la jornada, tomaban el relevo Pasajero. La banda madrileña continúa labrándose un buen camino sobre los escenarios y nos aportaron la nota sentimental del día con la dedicación de Dani, vocalista de la banda, a su sobrino, todavía en el vientre de su hermana bajo el escenario. Qué me pongo yo tontona con estas cosas.

Nos trasladamos al Escenario Gigante para disfrutar del rock inglés que nos aporta L.A. Su música es perfecta, Dualize y Stop the clocks ya son considerados como himnos del mallorquín, hecho que disfraza de cierta manera su falta de empatía con el público. Nos moríamos de frío pero no nos podíamos ir a dormir sin disfrutar de Varry Brava y menos mal, porque sino nos hubiéramos perdido la pedida de mano que se ejecutó durante el concierto de los de Murcia.

unnamed (2)

Son las 13h de la tarde y ya estamos con Mahou en mano y camino a los escenarios de la Plaza Mayor, allí teníamos una cita con The Noises y Correos, porque por si no lo sabéis LO FESTIVALES TAMBIÉN SE VIVEN DE DÍA. Qué me ponga enferma con ese tipo de gente que hasta que no cae la noche no sabe disfrutar de la música, he dicho.

La jornada del sábado no se planteaba nada mal,  comenzábamos fuerte con Full, sabido es por todos que los sevillanos nos encandilan directo tras directo. Paso ahora para Smile, primera vez que les veíamos sobre el escenario y acabamos rodeando a John Franks en el césped de Escenario Guadalajara cuando decidió cantar desde el foso y tumbado. Un auténtico lujo de grupo, de música y de personas.

Pero el punto álgido estaba al llegar, Pucho y compañía salían al escenario para comerse, una vez más, el mundo entero. No sé si ellos seguirán el camino de baldosas amarillas pero desde luego nosotros queremos seguirlo hasta el fin del mundo con Vetusta Morla.


¿Te pensabas perder el Festival Gigante? Te arrepentirás

¿Depresión postvacacional? ¿Todavía dorando tu melena en las costas españolas? No importa el sitio en el que estés, porque si pensabas que los festivales ya habían pasado a mejor vida hasta 2016, estás más que equivocado. La cuesta de septiembre viene cargadita de música y mucha por toda la geografía patria y como los #Bfaces somos más festivaleros que Dorian, aquí os dejamos las razones de por qué debéis ir al Festival Gigante, la primera parada musical del mes que se avecina, así que poneos guapos.

giphy (5)

1. Santificarás la caña a un euro por encima de todas las cosas

Aunque nuestros bolsillos no se lo crean, el pasado año en su primera edición la caña costaba un euro, ¡UN EURO! No sé a vosotros pero a mí se me cae la lágrima con tan sólo recordarlo. Estamos confiantes en que este año esto se mantenga pero eso sí, sin poneros ciegos como avutardas que luego no os acordáis qué hacéis y culpáis al Jager.

giphy (2)

2. El festival del pueblo

¿Un festival en Guadajara? Eso pensaron muchos el año pasado cuando salió a la luz pero, ¡ay, amiguis!, no sabéis qué bien se pasa en un festival con carácter de fiestas de pueblo, sin guiris desnudos y en el que la cola para entrar es inexistente. Probadlo, de verdad, es una experiencia religiosa.

giphy (4)

3. Este año sí hay pulsera

Y punto. Una más para la colección y sin temor de perder la entrada para la segunda jornada.

11010497_10206239232453062_5658415830324461069_n

4. La cercanía a la gran ciudad

Sin duda alguna, su mayor ventaja. No hay playa, vale, pero reconoced que estar a tan sólo 60 kilómetros de Madrid ayuda y mucho a que todos nos mudemos a la comunidad colindante para bailar sin parar.

giphy

6. El pedazo de cartel

Jero Romero, Rufus T. Firefly, Vetusta MorlaFull, Dover, Pasajero… y así hasta 33 artistas. ¿De verdad tenemos que seguir argumentando las razones?

No sé vosotros, pero yo no dudaba ni un segundo más. Si todavía no tienes la entrada puedes comprar aquí y no te preocupes por el alojamiento, en 30 minutillos estás allí con transporte público. Así que ya sabéis, nos vemos en el Estadio Fuente de la Niña los próximos 4 y 5 de septiembre para, como siempre, disfrutar de la música patria en directo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies