Miller & Marc, la revolución de las gafas llega a Barcelona

Miller & Marc nació hace apenas 2 años. Comenzó a vender exclusivamente a través de su web. Ofrece a los clientes que visitan su web el programa ‘PRUEBA EN CASA‘ en el que brindan la posibilidad de elegir los 5 modelos que más le hayan gustado de su colección para recibirlos por mensajería en casa o en su lugar de trabajo de forma gratuita. 5 gafas para probarlas durante 10 días, así de sencillo. De esta forma, el cliente puede tomarse su tiempo para probarlas con tranquilidad y pedir opiniones. Una vez se decide por el modelo que más le gusta, agotado el periodo de 10 días, un mensajero recoge de nuevo el estuche con las 5 gafas de prueba, el cliente realiza un nuevo pedido online adjuntando la receta de su graduación (en el caso de que sean graduadas) y al cabo de 2 días en sol o de 7 días en vista, vuelve a recibir sus nuevas gafas definitivas Miller & Marc.

miller & marc

Todas las gafas Miller & Marc tienen un precio único de 89€, cristales graduados y envío incluidos, aplicándose un suplemento de 40€ sólo en el caso de cristales reducidos para graduaciones muy altas. Así de fácil, el cliente puede acceder al 100% de la colección, disfrutando de precios asequibles y transparentes, además de envío gratuito y una política abierta de devoluciones.

¿CÓMO SE CONSIGUEN PRECIOS TAN BAJOS?

Estos precios se consiguen gracias a la centralización de todos los procesos de la cadena de valor. Diseñando sus propios productos y vendiendo directamente al cliente final, la compañía logra optimizar costes y ofrecer gafas de calidad artesanal a precios muy por debajo de los que los retailers tradicionales pueden prometer.

Todos ellos son diseños atemporales de inspiración vintage, a menudo inspirados en iconos del cine y música de mitad del siglo XX.

AIRE FRESCO EN LA FIRMA

Miller & Marc operó en el canal online, exclusivamente, hasta mediados de 2017, cuando abrió su primera tienda física en Madrid. Tras el éxito cosechado en el canal físico, continúa su camino en el offline con la apertura de su segunda óptica en Barcelona.

miller & marc tienda barcelona
Apuestan por el del barrio de Gràcia de Barcelona para abrir su segunda tienda física, concretamente el número 88 de la calle Gran de Gràcia. Para esta tienda, ha formado equipo junto con el estudio de interiorismo Conti, Cert, el diseñador de mobiliario Miguel Carbó y el ilustrador Marc Pallarés.

Este proyecto arranca desde sus inicios con firmes valores sociales. Con su iniciativa “1 gafa = 1 libro = 1 sonrisa” por cada unidad vendida, realiza una donación para distribuir un libro a niños con necesidad. Lo consigue mediante su acuerdo de colaboración con Tuuulibrería, una cadena de librerías de barrio que promueven la preservación y reutilización de libros,

La nueva colección de gafas de sol de acetato italiano respira un vibrante atractivo y una inyección de color para no pasar inadvertido, una gran apuesta para ir de la oficina a la playa sin pasar por casa.

miller & marc

Pasaos por su página web y elegid las que más os gusten. ¿A qué esperáis para ser el más cool del verano?

Las lentillas han llegado para quedarse

Ni David contra Golliat, ni Tom contra Jerry, ni Cepeda contra media academia de Operación Triunfo. Las lentillas han declarado la guerra definitiva a las gafas y, como indicamos más arriba, han llegado para quedarse definitivamente.

Si tenías alguna pequeña duda sobre por qué utilizarlas, te damos cinco razones (de peso) para decidirte, pues vienen pisando muy fuerte.

 

Libertad, libertad sin ira, libertad

Cuando hablamos de gafas, a todos nos viene a la mente algún momento de nuestra vida en el que nos habríamos deshecho de ellas para sentirnos libres. Mientras cocinamos, cuando limpiamos, al asomamos por la ventana y mirar abajo o, sin ir más lejos, haciendo deporte… Porque ¿quién no ha tenido miedo de recibir un balonazo con ellas puestas?

 

Ver más allá de las monturas de tus gafas

Tratando temas de salud, con las lentillas, tu campo de visión es mucho más amplio y natural, ya que no habrá nada que se interponga entre tus ojos y el mundo; ¡adiós a las barreras!

lentillas, Multiópticas, gafas

Di adiós a la porquería

Por fin podrás despedirte de los empañamientos típicos o la suciedad constante que se puede acumular en nuestras gafas. Sherlock Homes ya no tendrá que buscar con lupa las huellas dactilares que se quedan en los cristales al cogerlas.

 

Nada por aquí, nada por allá… et voilà

Aunque nos acabemos acostumbrando a llevar ese “algo” en la cara, las gafas acaban siendo molestas y siempre nos incomodan y condicionan en algunos momentos básicos de nuestro día a día, porque es casi imposible darse un beso romántico llevando ambos las gafas puestas.

 

En la variedad está el gusto

Ya lo dice el conocido refrán, pues las lentillas diarias, mensuales o incluso las de color son todo un acierto y se amoldan a cualquiera de nuestras necesidades. Además, ¡ya no hay excusas en lo referente a su precio, ya que en Multiópticas puedes comprar 30 lentillas diarias de silicona por solo 14,50 €!

lentillas, gafas, Multiópticas

Una vista de lujo para esta temporada

portada gafas de sol 2016

Pasado el verano, la estación más alegre y divertida en la que pasamos más horas fuera de casa que dentro de ella, debemos seguir cuidando nuestros ojos de los rayos del sol. El solecito, a parte de darnos un moreno que todos queremos (salvo yo que ya lo tengo), nos aporta muchísimos beneficios:

-Es bueno para los huesos, porque los rayos del sol se encargan de activar la vitamina D, fundamental para la mineralización de nuestros huesos y dientes.

-Para los que sufren de acné, está comprobado que es una de las mejores terapias.

-Los niveles de testosterona incrementan ligeramente con lo que la líbido se eleva y las relaciones sexuales son mucho más placenteras.

-Aumenta el número de glóbulos blancos con lo que nos ayuda en las defensas de nuestro organismo.

-Y este último dato os encantará. Los niveles de colesterol se reducen en verano pues la luz solar ayuda a metabolizarlo. Eso significa una reducción de grasas en nuestro organismo.

Pero atención porque, como todo en esta vida, los excesos son muy malos. Para esas mañanas camino al trabajo y esas tardes con los amigos, ponte las gafas de sol que están de moda. Dales envidia llevando las más exclusivas.

Dior So Real – 510 €

Dior So Real lujo

CHANEL Desfile SS16 – 450 €

Chanel lujo

Gucci – 850 €

Gucci lujo

Dolce & Gabbana

Dolce & Gabbana lujo

Louis Vuitton – 435 €

lujo louis-vuitton-willow-gafas-de-sol-Z0784W_PM2_Front-view
Prada – 270 €

Prada lujo

Las desventajas de llevar gafas

Bienvenidos amigos de la miopía, hipermetropía, astigmatismo, y demases pías e ismos que nos hacen ver regular. Hoy vamos a hablar de esos pequeños seres llenos de bondad que son las gafas de vista; un pequeño montículo de montura y cristal del que, en algunos casos, es casi imposible separarse. Al menos casi imposible sin que al cabo de un rato paseando aparezcas en una ciudad distinta, o des algunos abrazos a desconocidos que jamás te lo pidieron. Así es como se cambia el transcurso de una vida, saliendo a la calle sin llevar encima nada más que tus sueños y un montón de dioptrías.

Las gafas pueden ser de pasta, de hierro, redondas, rectangulares, montura al aire, modelo clásico, o de diseño más imaginativo. Una para cada rostro, ahí están, esperándonos en nuestra óptica más cercana. Evidentemente, a día de hoy llevar gafas no supone el martirio que era hace algunas décadas. Antes sí era más complicadete, cuando no eran especialmente cómodas. Ni especialmente bonitas, tampoco. Actualmente podríamos decir incluso que portarlas te da cierto toque de elegancia y distinción. No obstante, llevar gafas no mola tanto como puede parecer, y os vamos a contar por qué. Esperad, que nos aclaramos la garganta. Jm, jjjm. Vamos allá:


— Saludar a un semejante –

Hablamos del momento exacto en que tú (que llevas gafas de vista), saludas con dos besos a otra persona (que también las lleva). En entonces cuando se produce un leve e incómodo choque aparatoso entre ambos artefactos que, bueno, resta cierta naturalidad al saludo. También, derivado del choque entre ambas gafas, se producen efectos sonoros que pueden hacer pensar a los saludadores y a los que le rodean que en algún lugar cercano se está librando un combate de esgrima.


— No recuerdo haberme mudado a Silent Hill —

Ocurre que a veces (por ejemplo, cuando hace frío y entras de pronto en un lugar con calefacción, o te llevas a la cara una taza de café humeante) se te queda la vista como si estuvieras viendo a través de la mampara de la ducha. No te preocupes si eres nuevo, es lo habitual. Puede ser que la persona con la que establezcas contacto visual inmediatamente después no te tome demasiado en serio, pero se pasa en seguida.


— Cuando te quitas las gafas —

Suele darse cuando alguien te dice que te quites la gafas, o cuando tú te las quitas por tu propio pie con la intención de limpiarlas o, quién sabe, tal vez darle un poco de emoción a la jornada. Normalmente a la otra persona se le cambia un poco la cara, adoptando una expresión un tanto extraña que oscila entre el desconcierto y… el desconcierto. Luego se suceden las frases como «pero qué raro estás», «parece que tienes los ojos más pequeños», o la clásica, punzante, directa y cargada de sinceridad: «NO TE LAS VUELVAS A QUITAR JAMÁS». Bueno, aunque también puede pasar que alguien sugiera que estás mejor sin ellas. Pueser.


— Cuando te quitas las gafas Y SE LAS PONE OTRO —

«¡Tío! ¡No ves nada!» Bueno, ése es uno de los principales motivos por los que el oftalmólogo decidió que las llevara, pero es un apunte que nunca está de más recordar.


— Tumbarte de lado en el sofá —

Sí, sé lo frustrante que es. Tras años y años de severos intentos, nunca he sido capaz de tumbarme a ver la tele llevando las gafas y conservar la integridad. Se te mueven, se te aplastan, se te clavan, o directamente se te rompen… :_ )


— Ir a ver una peli en 3D —

Si tienes falta de vista y quieres ir a ver una película en 3D al cine no te queda más remedio que armar tu propio Transformer intentando combinar ambas gafas para conseguir una estructura más o menos resulta.


— El camino que recorres desde la cama hasta otros lugares —

Es muy probable que si te levantas de madrugada para ir al baño no te lleves las gafas contigo. Por qué, si no ves ná, te preguntarás. Pues porque mira, no hace falta, si va a ser un momento. Lo que pasa es que comúnmente estando medio dormidos nos envalentonamos, nos venimos arriba y pensamos que claro que sí, que qué va a pasar. Luego vienen los ayayayeises cuando nos damos contra la pata de la cama, nos chocamos contra la mesita de café, u orinamos en una maceta.


— El dedazo —

Ésta es, sin duda alguna, una de las que más nos saca de quicio a los que las llevamos. Vas a colocarte las gafas, que por esto del calor están escurridizas, y sin quererlo lo has hecho. Te has plantado todo el DEDAZO en el cristal. Normalmente ocurre cuando acabas de limpiarlas, como cuando lavas el coche y llueve tierra. Aunque también puede ser que te hayas marcado ya tantos dedazos que todo te dé igual y optes por sacrificar ver las cosas a color.


Éstas son, amigos, algunas de las pequeñas desventajas que supone llevar gafas, sin olvidar todas las cosas buenas que reportan, que son un montón. Muchas más. De hecho creo, y estaréis de acuerdo conmigo, que sólo por poder hacer este gesto ante un giro inesperado de los acontecimientos, llevar gafas ya compensa:

¡Hasta pronto!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies