Guía veraniega de cómo ‘Amar en Tiempos Revueltos’

Todo esto empieza porque somos ‘Millenials’. Es decir, los medios de comunicación se han aprendido esta etiqueta (ya no tan novedosa), y definitivamente, no hay forma humana de pararlos. Igualmente, a estas alturas nos han definido como ‘hipsters’ por querer seguir la moda, o por no seguirla, exactamente igual que lo hicieron nuestros padres hace ya unos cuantos añitos.

También, nos han llamado la ‘generación malcriada’ por haber tenido la oportunidad de asistir a la universidad para ganar 1.000 euros al mes, y tener que realizar un máster para poder trabajar de becario otros 4 años más. Pero bueno, quitando por un momento todos estos ‘pequeños problemas’, tenemos un gran corazón, y a día de hoy amar en estos tiempos tan revueltos no es tarea sencilla.

La realidad es que siendo ‘notablemente jóvenes’ vivimos estresados; ya sea por la falta de tiempo, por dormir poco, por nuestra carrera profesional, por estar conectados 24 horas al día, porque luchamos por ser perfectos, la conclusión es que al final del día, nuestro amor propio cae en picado. Sin embargo, no lo tenemos en cuenta, pero la primera clave para amar correctamente es tener nuestra autoestima bien alta, ya que como señala aquí: “La forma en la que nos percibimos, incluso la manera en la que nos evaluamos afecta directamente a la relación que establecemos con los demás. Del mismo modo, una autoestima bien trabajada no sólo nos ayuda a decidir a quién queremos en nuestras vidas y por qué, sino que es la base para que nuestras relaciones sean más sanas. Por esta razón, si deseamos disfrutar de una relación de pareja saludable, nuestra autoestima debe mantenerse en buen estado”.

Por otro lado, cuando ya sabemos cómo querernos a nosotros mismos, debemos aprender cómo querer al prójimo. Cabe señalar que amar no es sinónimo de dependencia, es saber aceptar la pareja con sus defectos, y por supuesto, ser agradecido, ya sea con palabras o con actos de generosidad.

De hecho, así lo destaca el libro ‘The Secrets of Enduring Love: How to Make Relationships Last’ (Vermilion) recogido en esta noticia por el periódico digital El Confidencial: “Hay que dar las gracias cuando nuestra pareja dedica tiempo a las tareas mundanas del día a día. La comunicación es primordial para aliviar la tensión diaria. Asimismo, intentar sorprender a nuestra pareja de vez en cuando con una nota escondida, un café, una caja de bombones, o incluso si hubiera más presupuesto con una escapada romántica de fin de semana. Cabe destacar, que con la llegada de Internet, es más fácil que nunca organizar una sorpresa, ya que existen tiendas online especializadas en obsequios como esta que nos facilitan numerosas ideas. No obstante, en el libro se resalta que el detalle no es lo más importante sino la reflexión que encontramos detrás del gesto. Tampoco podemos olvidarnos de compartir las responsabilidades del hogar, decir “Te quiero”, o reírnos conjuntamente.

Por último, resaltar que si te encuentras en medio de una crisis de pareja, todavía hay esperanza. Según un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Rochester (Nueva York) y publicado en el ‘Journal of Consulting and Clinical Psychology’, afirma que: “Comentar las historias y relaciones de pareja vistas en las películas románticas a lo largo de un mes, lograría reducir la posibilidad de separación a la mitad, ya que estas películas nos ayudarían a pensar cómo nos comportamos en la actualidad”, afirma el profesor de psicología, Ronald Rogge.

Al fin y al cabo, y como esto no deja de ser una pequeña guía veraniega de cómo ‘Amar en Tiempos Revueltos’, os dejamos las 10 parejas de cine que consiguieron derretir nuestras pantallas muchos veranos atrás. Finalmente, para los más enamoradizos, un último consejo que aprendimos gracias a la película protagonizada por la gran Ingrid Bergman, Casablanca (1942, Warner Bros.): “Debes recordar esto: un beso sigue siendo un beso, un suspiro es sólo un suspiro. Las cosas fundamentales adquieren valor a medida que pasa el tiempo, y cuando dos amantes se atraen y todavía dicen ‘te amo’, en eso puedes confiar, no importa lo que traiga el futuro, a medida que pasa el tiempo”.  Así que este verano, sólo nos queda esperar a que Sam quiera volver a tocar nuestra canción.

Guía definitiva para ser una verdadera diva del brunch

Querido amigos, si todavía no sabéis lo que es el brunch, no sé qué sentido le veis a la vida. Sinceramente, la persona a la que se le ocurrió que se podían juntar el desayuno y la comida, es mi héroe.

El brunch entró un día en nuestras vidas para no marcharse nunca. Recuerdo con cariño cómo, en mi adolescencia profunda, veía los capítulos de Gossip Girl deseando poder ir al brunch de los domingos en el Upper East Side. Más que encontrarme un bet 365 código del bonus por la web.


brunch
A pesar de que no vivamos en Nueva York y de que no tengamos millones de dólares para gastarnos en comprar zapatos y en beber mimosas, nos está permitido bendecir los fines de semana con la magia del brunch.

Cada vez más locales se apuntan a la moda y nos ofrecen variados y deliciosos platos para ponernos las botas y volver rodando a casa.

Pero cuidado, una verdadera diva del brunch tiene que tener en cuenta ciertos detalles para que la experiencia sea completa AKA vivir el postureo máximo.

Estos son mis consejos para tu día de brunch:

Recuerda a todos tus planes del fin de semana. Ellos van a tener que desayunar y luego comer, pero tú no. Has alcanzado un nivel superior en la evolución.

brunch

No se puede ir de cualquier manera. Te vas a encontrar con todo el moderneo de la ciudad, así que no puedes ir en pijama como cuando bajas a comprar churros o a tu chino de confianza.

brunch

Haz fotos. Da envidia. Tienes que aprovechar que hoy no estás comiendo leche con cereales. ¿Con qué filtro quedan mejor los huevos Benedict?

brunch

Encuentra la hora correcta. No tiene ningún sentido que vayas a las 10 de la mañana, porque a las 3 volverás a tener hambre.

brunch

No caigas en la tentación de volver a comer. Te acabas de meter un montón de comida entre pecho y espalda, eso ya te sirve hasta la hora de merendar. A no ser que quieras que te dé una indigestión, entonces adelante.

brunch

Un buen brunch siempre tiene huevo. Ya sea en tortilla, frito, revuelto o con salsa holandesa. No te dejes engañar por los que solo incluyen tarta y café.

brunch

Mimosas sí, pero con mesura. Si no quieres que te saquen por la puerta en volandas, controla el nivel de champán.

brunch

Si tu abuela te ha invitado a comer más tarde, no vayas al brunch. No sé qué estás pensando, pero a tu abuela le va a dar una taquicardia cuando llegues y digas que no tienes hambre.

El brunch tiene mucho que ofrecerte.

Guía de supervivencia del provinciano

Hay algo que me inquieta, me atormenta y perturba, y es el ansia de los madrileños / habitantesdecualquiergranciudad de llamar a los de fuera «provinciano». Yo todavía me pregunto por qué nos llaman a los demás así si ellos también lo son. De la provincia de Madrid, pero provincianos. Pero eso ya es otro tema.

Ahí los ves, con su sonrisa, llenándose de orgullo, como si hubiesen descubierto otra vez América, que parece que van a comisión y les pagan cada vez que insisten en el hecho de que tú, de fuera, eres provinciano. Repite conmigo: «PRO-VIN-CIA-NO». Como la peste, como escuchar canciones de Chenoa en Spotify sin poner la sesión privada.

La cuestión es que yo me he cansado de eso. Ya está, ya lo he dicho. Me he cansado. Me he cansado de que se crean con no sé qué derecho para mirarnos así, con desdén, con desprecio, con cara de acelga. Me he cansado y, por eso, hoy traigo lo que, a partir de hoy, llamaremos…

Guía de supervivencia del provinciano

10+1 consejos para sobrevivir en la gran ciudad

No utilices palabras propias de tu tierra

De verdad, no lo intentes
tumblr_nxzg557NB81u6s61ao1_540
Tumblr.com

Una vez le dije a mi amiga María que «me dejase un buche de refresco porque estaba to’ añurgao» y ella se limitó a sonreír.


¿Quieto en las escaleras mecánicas? ¡A la derecha!

Derecha sí, izquierda no
What (Britney Spears)
fuckyeahxfactorgifs.tumblr.com

No sé qué necesidad hay de subirlas caminando si ya te suben ellas, pero, vaya, que sucede. Lo prometo.


No te enamores con facilidad

«Enamorarse» o derivados
No, no
vayagif.com

Sé que pensabas eso de «nueva ciudad, nuevas personas, nuevas oportunidades», pero no te engañes. No importa cuán grande sea la ciudad; todos se conocen. Repito: todos se conocen. Tus ex’s también. Los ex’s de tus amigos también. Y tus enemigos. Y tus crushes.


En el metro, deja salir antes de entrar

(Aplauso lento)
OK (Emma Stone)
Tumblr.com

¿A que es fácil, de lógica aplastante y pura? Pues nadie lo entiende.


Cuidado a la hora de pedir ayuda por la calle

Sobre todo si tienes barba
Hm (Mila Kunis)
Tumblr.com

Corres el riesgo de que te confundan con un atracador o, mucho peor, con un miembro de una ONG. Mucha civilización, pero qué salvajes. Luego hay otros que hasta te sacan el Google Maps. Muy majos.


Nunca digas que hay ciudades mejores que Madrid

Pobre de ti
Ogh
Tumblr.com

La contaminación, los elevados precios y la vida en masa es mucho mejor que la tranquilidad de tu casa en primera línea de playa. De siempre.


Si quieres ir de fiesta, ahorra

Como si quisieses ir de viaje a Nueva York, aproximadamente
Ah (2)
Tumblr.com

Compra una botella en el chino y que te dure todo lo que puedas. Vete pronto a la discoteca para pagar menos. Gana concursos para entrar gratis. Bebe mucho en casa para ahorrarte las copas dentro. Y, sobre todo, borra el recuerdo de los cubalitros a cinco euros en el bar de tu pueblo o ciudad. Es lo mejor.


Si quieres salir a comer, ahorra

O hazte fan del McDonald’s
I love food more than I love people (Jake)
christianmathew.tumblr.com

No es que la comida sea más cara que en otros sitios, que puede que también, pero, según una fórmula matemática inventada ahora mismo, siete de cada tres establecimientos son de comida y te incitan a gastar. Tú y tu dinero: cuando crees que me ves […] hago chas.


Aprende de las cebollas

Cuantas más capas de ropa, mejor
pool-so-cold-tumblr_mbn0v9nft91rbbdgbo1_500
Tumblr.com

Puede que en tu idílico hogar baste con «una rebequita por si acaso», pero no. Aunque en enero mires por la ventana y veas un Sol brillante e irradiante, abrígate como si no hubiese mañana. Lo agradecerás.


Quéjate del tiempo de espera del metro

Por amor al arte
tumblr_m4oux8ycXA1qlx6t0o1_250
Tumblr.com

No importa que en tu barrio, pueblo o ciudad tengas que esperar media hora entre guagua (autobús) y guagua (autobús). Cinco minutos de espera en el andén serán una eternidad y suficientes para que entres en cólera.


Primark

Así, como concepto
giphy
Tumblr.com

Primark lo carga el mismísimo diablo. Qué cosa tan bonita, tan grande, tan laberinto, tan llena de cosas innecesarias. Tú subes por esas escaleras mecánicas y el resto del mundo desaparece. Y empiezas a dar vueltas, y no sabes qué mirar, y lo miras todo, y te lo pruebas todo, o no te pruebas nada porque siempre puedes devolverlas, y coges cosas para comprarlas, y las dejas a mitad de camino porque resulta que has encontrado otra prenda que te viene mucho mejor que la anterior, y empiezas a necesitar cosas que no sabías que existían, y es todo tan barato que te mueres de amor, y coges de allí y de allá, y poco a poco alcanzas una cifra que supera los 100 euros y, madre mía, pero qué haces tú con todo eso, si sólo venías a echar un vistazo, y decides que debes darte un capricho, que te lo mereces y no siempre podrás ir a comprar allí, y sales de allí con tres bolsas cargadas, que ni los Reyes Magos, a punto de reventar, orgulloso/a de haber gastado dinero por encima de tus posibilidades en ropa que no te durará ni tres asaltos. Pero, oye, ¡el segundo Primark más grande de toda Europa!

Antes de comprar, tres preguntas: ¿Puedo permitírmelo? ¿Lo necesito? ¿Le daré uso?


No necesitas más. Y, si lo necesitas, yo no lo sé, porque no lo sé todo, aunque parezca que sí. Ésta es mi experiencia como provinciano y así se las he contado.

Guía para hablar de Star Wars sin tener ni idea

guia para hablar de star wars sin tener ni idea

Hace mucho tiempo, en una revista muy muy cercana… un redactor (ése soy yo) decidió compartir sus (muy limitados) conocimientos de Star Wars (La Guerra de las Galaxias para los puristas) con todas esas víctimas del clickbait que se estaban aburriendo aquel lunes en la oficina (o en donde sea).

Se acerca el estreno de «The Force Awakens», la nueva entrega de la franquicia galáctica, y hay que empezar a asumir que no se va a hablar de otra cosa durante las próximas 25 semanas. Para todos aquellos que no tenéis ningún interés, pero que no queréis resignaros a escuchar conversaciones sobre la Fuerza sin poder aportar, traigo una pequeña guía para hablar de Star Wars sin tener ni idea, sin necesidad de ver una sola película.


Nivel básico/Padawans:

Jedis y Siths.

guia star wars jedi sith

Star Wars es una saga de buenos y malos. En este caso, aquéllos que usan «La Fuerza» para hacer el bien son los Jedis (a.K.a «sincebollistas»), mientras que en el lado oscuro están los malos: los Siths (a.K.a «concebollistas»).

Imperio y Rebeldes.

guia star wars imperio rebeldes

Lo mismo se puede aplicar a las dos fuerzas en guerra en esta galaxia tan tan lejana: El Imperio (malos), y Los Rebeldes (buenos).

Personajes clave.

guia star wars personajes

La historia es sencilla: Anakin Skywalker es un niño prometedor que está destinado a devolver el equilibrio a la fuerza, pero por por su Trastorno Límite de la Personalidad se convierte en Darth Vader. Tiempo después, Luke y Leia, sus dos hijos, se convierten en los dos puntales de los Rebeldes contra el Imperio (qué paradoja). Por su parte, Han Solo y Obi-Wan se dedican a molar fuerte cada vez que aparecen.

Los juguetes.

guia star wars halcon milenario

George Lucas ya pensaba en el merchandising de Star Wars antes del extreno de la primera película. Por eso las naves, como el Halcón Milenario, el X-Wing o el TIE Fighter son elementos  de la saga que debes conocer. Por no hablar de las míticas espadas láser.


Nivel avanzado/Maestros Jedi:

La mejor es el imperio contraataca.

guia star wars el imperio contraataca

Aquí no hay discusión. Menciona lo buena que es siempre que puedas, y enfatízalo imitando a Luke Skywalker con una fregona en medio de la oficina. Conviene que antes vayas mandando currículums a otros sitios.

La segunda trilogía es horrible.

guia star wars george lucas chroma

Puedes fingir arcadas cada vez que alguien diga algo bueno sobre los episodios I, II y III. Culpa a George Lucas y al CGI. Y a Carmena, SOBRE TODO A CARMENA.

Jar Jar es Lucifer.

guia star wars jar jar binks

El peor personaje de la saga es Jar Jar Binks. De hecho, es el peor personaje de la historia del cine, de la ficción en general, y de todo el multiverso.


Algunas curiosidades para nota/Gilís:

guia star wars curiosidades

Luke Skywalker en su origen se llamaba Luke Starkiller.

George Lucas pensó Star Wars con el objetivo esencial de romper la taquilla (tal cual).

La frase «tengo un mal presentimiento» se dice en todas las películas.

El emperador está inspirado en Coppola.

Al principio, Darth Vader y Obi Wan eran el mismo personaje.

La espada de luz está inspirada en la espada de fuego del emperador Ming, villano de Flash Gordon.

Samuel L. Jackson aceptó el papel de Mace Windu con la condición de que su espada láser fuera violeta.

La especie de extraterrestres de E.T. aparece en el universo de Star Wars.

Harrison Ford sólo cobró 10.000 dólares por la primera película.


Hasta aquí esta breve guía, espero haber colaborado en la integración de muchos vagos cinematográficos en discusiones de postureo-SCI FI para aficionados a Star Wars.

 

 

Guía de moda para dummies

guia dummies moda, dummies moda

El otro día hablando con mi abuela (mientras intentaba convencerla de que debía dejarme sus chaquetas, ya sabéis estilo granny) le contaba todas las prendas que me gustaban esta temporada, mientras la observaba con cara de circunstancia…  y me decía, ¡esto se llama así o asá de toda la vida no entiendo cómo lo complican tanto!

Siempre ha ocurrido, me ha tocado ser su diccionario de moda viviente. Un poco como el pasapalabra. La moda tiene ese lenguaje complicado en ocasiones, pero que siempre se renueva aunque las tendencias sean las mismas.

Por ello os damos las claves para vestir este Otoño/Invierno y más importante aún, saber lo que llevas puesto.

Con la b: Bolso Shopper

Bolso grande muy grande que permite meter en su interior casi toda la tienda.

streetstyle-shopping-bag-nera

 Empieza con C:  Cuello Cisne: o también llamado turtleneck (cuello tortuga); Es un cuello alto, que pretende alargar la silueta, popular de los años sesenta.

cuello_post_2288_635x

Comienza con G : Granny Style: o Estilo Granny.  Ese estilo propio de toda abuela (grandmother). Que destaca por los estampados, broches, pendientes de clip y zapatos de salón.

granny-shoes_09_ampliacion

granny

Comienza con la L:

Lúrex: Festivo y discotequero, se trata de un material (hilo de fibra metálica). Original de los sesenta y que ahora volvemos a ver. El mejor truco para combinarlo es un total look, o mezclarlo con tonalidades mates y básicos.

Street-style-trends-il-lurex_hg_temp2_s_full_lEspecial-tendencias-otoño-invierno-20152016-Balmain

Empieza con la M:

Merceditas: Más allá del nombre femenino, se trata de unos zapatos bajos parecidos a las bailarinas o manoletinas, con la punta redondeada y una tira que cruza el empeine.lejano_oriente_116701466_650xpink-miu-miu-shoes-collection

 

Midi:  El largo midi se refiere a un largo en la mitad es decir, ni muy largo ni muy corto. En el caso de esta falda por debajo de la rodilla. Este tipo de corte es complicado ya que no a todo el mundo le sienta bien, arriésgate a llevarlo con plano!.

sun-mrn-blog-midi-skirt-street-style-8

Empieza con la T:

Tartan: Estampado procedente de Escocia que hace referencia a los cuadros de diferentes colores. tarta

tartan

 

¿Qué pensáis de las nuevas tendencias para esta temporada?

Cuéntanos por redes sociales, ¡Queremos saberlo!

Mamá: ¡yo también quiero ser indie!

Indie. Del término independiente1. adj. Que no tiene dependencia, que no depende de otro. 2. adj. autónomo. 3. adj. Dicho de una persona: Que sostiene sus derechos u opiniones sin admitir intervención ajena. (Añadimos a la RAE) 4. s. Persona perteneciente a la subcultura indie, que apoya y disfruta todas aquellas propuestas culturales y musicales que se ubican fuera de lo comercial o mainstream. 

Ser indie es una forma de vida. Asumámoslo. Como cualquier tribu urbana, los llamados indies siguen unos códigos de conducta, de vestimenta e incluso de pensamiento. No pasa nada por aceptarlo, no te van a retirar tu carné. Ese que tantas tardes empollándote Pitchfork de arriba abajo, pulseras de festival, noches en el Ochoymedio (o Razz), y mañanas de ibuprofeno, te ha costado.

Ser indie es una tarea complicada. No vale con conocer a los grupos que están de moda. Hay que estar al día de los grupos que lo van a petar el año que viene, incluso de los que aún no se han formado. Una movida muy gorda. Suman puntos indies por las camisetas de grupos que no los conoce ni su madre que tengas en tu armario, por las canciones de Los Planetas que consigas descifrar, y por el número de grupos que consigas ver sin que se solapen en el Primavera Sound. Toda una aventura para indies nivel pro.

Pero si lo que quieres es adentrarte en el universo indie, empezando desde cero, te aconsejamos que tomes nota de sus normas.


Guia indie

1. Amarás Radio3 sobre todas las cosas

Aunque si te preguntan, nunca te acordarás de su frecuencia.
Es que nunca la he buscado… Siempre está sintonizada. Sí, ya, claro.

2. No dirás el nombre de Kakkmaddafakka en vano

Y odiarás a todo aquel que lo escriba mal.
Aunque tu siempre consultes Google.

3. Santificarás el verano y la temporada de festivales

Y llorarás mucho y muy fuerte después del Granada Sound.

4. Honrarás los primeros discos de todos los grupos

Y en la maqueta Izal sonaba mejor.
Porque tu los conocías antes que todos.

5. No cortarás las pulseras que decoran tus muñecas

Hasta que un día durmiendo el plástico
te corte la circulación y acabes en Urgencias.

6. No bailarás Ylenia en ninguna fiesta

Es un acto impuro.

7. No robarás tokens*

O sí.

8. No confesarás jamás que tú escuchabas a Bisbal

O que en tu adolescencia fuiste a un concierto de UPA Dance.
Eso nunca sucedió.

9º No tendrás pensamientos impuros con Pablo Alborán

Sí están permitidos los pensamientos impuros con Yannis Philippakis.
No, tampoco lo has buscado en Google

10º Envidiarás a quien haya ido a más festivales que tú

Y odiarás a muerte a quien consiga ir
alguna vez en la vida al Coachella.


* Token = moneda con la que se paga en los festivales.

** Yannis Philippakis = cantante buenorro de Foals.

La guía definitiva para achicharrarse

El calor, amigos; ¿vale lo que cuesta? Pues no sabría deciros. Anhelado por unos, despreciado por otros… algo así como cuando se elige al actor que interpretará a un superhéroe en su nueva película, para que os hagáis una idea.

A lo largo de la historia se ha hablado mucho sobre el calor, sobre sus usos y aplicaciones, e incluso se han recopilado centenares de consejos para conseguir evitarlo. También, existe una extensa terminología para referirse a él, terminología que podría variar en función de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, como por ejemplo la calor, calufo, bochorno, y/o/u el caloret. Todo esto no son más que indicadores de la importancia vital que el calor ha tenido y tiene en nuestras vidas y en la de los demás seres del planeta tierra. No obstante, llega un punto en que agobia, que da no sé qué que te dan ganas de hacer trizas toda tu ropa y salir a la calle vistiendo tan sólo una gasa que tape tus zonas más sensibles, aunque sea de aquella manera.

De lo que hoy vamos a hablaros, es de las leyes que rigen y provocan este fenómeno en nuestra vida cotidiana. No las leyes escritas, no en términos físicos. Iremos más bien a lo básico. Y por qué, os estaréis preguntando mientras os mordéis la uñas a causa de los nervios y expectación que la respuesta os provoca. Pues porque hace calor.

Sí, sé que esto da bastante miedo, me incluyo. Si no os lo llego a decir yo probablemente ni os habríais enterado. La cuestión es que, aprovechando el estío, hemos diseñado una guía para pasar calor. No es que subestime vuestra capacidad de pasar calor por vosotros mismos, pero nunca se sabe. No os llevará mucho tiempo, ya os lo digo yo. Vamos allá:

1. La falta de aire acondicionado. Piuf. El aire acondicionado se disputa junto con la rueda la consideración de mejor invento del ser humano. Sin él (o en su defecto, sin un ventilador), el frescor quedará completamente fuera de tu alcance.

2. Los abrazos. En general, las muestras de afecto que impliquen el contacto físico.

3. La sopa. Gazpacho, alguna cremita fría. Así sí. ¿Pero sopa? Sopa no. Y cuando digo sopa también digo potaje.

4. Tu pie moreno sobre el… granero. La arena –al igual que los graneros– es fantástica, pero quema as hell. As jarl.

5. La rebequita de por si refresca. Por si refresca EL QUÉ, exactamente. Ésa es la verdadera cuestión, la que ha tenido intrigadas a generaciones y generaciones de nietos e hijos. Si no te da calor puesta, te dará calor cargarla. Un win-win que lo llaman.

6. Tu coche tras estar varias horas aparcado bajo el sol. Bienvenido a tu propio infierno personal. 

7. El «manta y peli». Dejémoslo solo en peli.

8. El solazo in the face. Terracita, unas claras, y el solazo en toda la cara. Al principio bien, al cabo de un rato ya no tanto, y el cabo de otro rato ya maldices el #summer, el #sun y #relax a grito pelado mientras la guardia costera te reduce.

9. El movimiento. Véase subir las escaleras, véase echarse una carrerita.

10. Ducharse en una ducha ajena. Probablemente cometamos algún error al ponernos al mando del críptico mecanismo que encierran las duchas que no son la nuestra. Pueden pasar dos cosas; que nos congelemos, o que salgamos ardiendo. Y la segunda es la más común.

11. Salir un momentito. Son las 2 de la tarde, estás a punto de sentarte a comer y tu padre te manda a por el pan. O a por tomate para darle una gracia a la ensalada. Sal valiente, sal. Atraviesa el desierto de asfalto que separa tu dulce hogar de la ventita.

12. Las saunasDefinitivamente, las saunas dan calor. Para eso están, vamos a ver. De no ser así nos encontraríamos en una sauna apagada o estropeada. O en una cabaña de madera con un banco en su interior.


Y así amigos es como, con cosas de andar por casa, podemos pasar un calor aún más terrible.  Desde aquí os recomendamos que hagáis uso sensato de todas estas actividades y que llevéis encima una botella de agua que luego entra la sed y, claro, pasa lo que pasa. Disfrutad, que el verano se nos va :_ ) ¡Aió!

Guí­a para hacer una pelí­cula «Marca España»

«Estas fiestas son un fastidio. Honrar a los santos quemando cosas. Curiosa manera de venerarlos, ¿no cree? Por poco me queman al venir hacia aquí­…»

– Anthony Hopkins (Misión Imposible II)

Joder… Empezamos bien

Hay que ver cómo de especiales somos algunas veces los españoles, ¿eh? Que llega la Semana Santa, nos venimos arriba con el caloret y unos cuantos calimochos y en un momento te podemos preparar unas fallas en una procesión nocturna de Sevilla como te podemos cantar una ranchera mientras comemos nachos. Todo es posible en España gracias a la maravillosa magia del cine norteamericano. Menos mal que nos sacan poco.

Es evidente que todaví­a tenemos algún problemilla con cierto sector estadounidense que no sabe muy bien dónde ubicarnos y nos representan en su cinematografí­a de cualquiera manera. Pero no preocuparse, porque aquí­ en España todos somos muy listos y sabemos hacer pelí­culas, no como esos yanquis que solo comen hamburguesas y hacen todos sus filmes con explosiones y robots. Por eso mismo he decidido que es hora de escribir una Guí­a que recoja todas las recomendaciones necesarias para que cualquier interesado pueda hacer una magní­fica pelí­cula Marca España que lleve nuestra nación, nuestra cultura y nuestro arte al estrellato y olé. Coño, ¡esto tendrí­a que haberse hecho antes y estarí­amos ganando Oscars a puñados!

¡Ay que lo he conseguido! ¡Tengo un Oscar!

No puede faltar una buena fiesta española

En España estamos todo el dí­a de fiesta o de siesta, eso es innegable. Y el cine no puede dejar de retratar eso con dramas innecesarios que no cuenten cómo se celebra una buena Semana Santa, unas buenas fallas, una buena tomatina, unos buenos encierros y ya, porque no tenemos muchas más fiestas famosas. Lo que no debemos hacer, eso sí­, es fijarnos en la pelí­cula Dí­a y Noche con Tom Cruise y Cameron Dí­az. Digamos que los guionistas se liaron un poquito haciendo los Sanfermines en una Sevilla ficticia rodada en Cádiz.

Drogas para todos

España parece un cártel de la droga, para qué nos vamos a engañar. Lo que me molesta es que lo neguemos repetidas veces y hagamos numerosas pelí­culas en las que los personajes, a lo sumo, beban o fumen cigarrillos baratos. Somos españoles, somos rudos y nos gustan las aventuras fuertes y moviditas, por eso tenemos que hacer que nuestros protagonistas se droguen hasta con pegamento y vayan colocados a alguna fiesta o a una detrás de otra. ¡Eso sí­ es cine español!

¡Yo las rayas me las meto como longanizas!

La tiene que dirigir Almodóvar y la tienen que protagonizar Antonio Banderas y Penélope Cruz

Para ser sinceros, algo que me chirrí­a del cine español es que no tenemos muchos actores, directores o actrices famosas. Tenemos una plantilla bastante reducida y la única manera que tenemos para triunfar en el extranjero es contar en la dirección con Pedro y en el reparto con Banderas y Pe, personas reconocidas en el vasto mundo de Hollywood. No hay artistas mucho más buenos y, contando con esta pareja, el guión puede dar prácticamente igual, porque hablarán de nosotros hasta en Los Simpson. Seremos la comidilla del barrio.

Yo valgo mil veces más que la Maribel Verdú esa que seguro que ya está agonizando.

Debe haber sexo y chicas desnudas

Tenemos el monopolio del sexo y los desnudos. Además, tenemos cuerpos bonitos para ello. Otras cinematografí­as no utilizan nunca estos elementos que nosotros sabemos desarrollar muy bien, porque somos expertos y nos gusta más el mambo que a un tonto un lápiz. Así­ que potenciémoslo, porque triunfaremos y además enseñaremos a toda la población mundial cómo es un buen par de tetas. Se acabaron los polvos justificados en la trama, es hora del desenfreno. ¿El destape? ¿Eso qué es? ¡Seguro que lo hací­an por el morbo y no por haber estado reprimidos!

Este culito se va a llevar un í“scar…

Estará ambientada en la Guerra Civil o en la posguerra

¿Casi 40 años de guerra y posguerra y no vamos a utilizarlo para hacer una cinta de 90 minutos? Las pelí­culas que no hablan de este tema tan serio no se merecen ser parte de nuestra filmografí­a. Además, si quieres ablandar el corazón de algunos guiris, tiene que haber sangre, tiros y batallas explí­citas. Nada de metáforas estúpidas; aquí­ si se habla del Franquismo que sea alto y claro. Y queda prohibido usar esta época solo como contexto para contar otra historia. ¡Menudo desperdicio!

– Maldita republicana, te voy a hacer tragar plumas. – Cállate, facha fusiladora y vete con Hitler.

Tiene que aparecer una prostituta

Vamos a ver, si somos los reyes de las drogas, del sexo y de la fiesta, ¿qué puede faltar en la ecuación? Por supuesto, una buena prostituta (española, no del este de Europa). Una pelí­cula española sin mujeres de la noche es como un cocido sin garbanzos, algo soso, insulso y sin sentido. Por supuesto, no penséis que hablo de darles el protagonismo. No, nada de contar sus historias de superación, dolor y fortaleza. Solo pueden estar de adorno. Y si son travestis, mejor. ¡Que somos muy liberales!

Qué bien me lo paso siendo prostituta, ¡música, sexo y drogas!

Debes dejar un hueco en el guión para un guardia civil, una bailaora, una monja, un cura y un torero

¿Qué serí­a una pelí­cula española sin estos personajes? Son necesarios para obtener el merecido reconocimiento que llevamos buscando desde siempre. Nada resume mejor el espí­ritu español que reunir a estas personalidades, ya que resumen muy bien nuestra cultura: religión, flamenquito y policí­as recaudadores. Sánchez Arévalo lo sabe bien. No os peleéis por contar una historia sobre una adolescente con cáncer o un grupo de terapia para personas obesas. Eso no tiene nada que ver con la Marca España, no tiene gancho… Y lo sabes.

 

Alguien tiene que jugar al fútbol en un descampado de un pueblo

En España, el fútbol es lo que de verdad mueve a la gente. Si hacemos una pelí­cula y queremos petarlo, tenemos que reflejar alguna escena de muchachos (nada de chicas, eso no vende) jugando al fútbol en un socarral de un pueblo a 30 kilómetros de la capital. No nos vamos a engañar, ciudades en nuestro paí­s hay poquitas. Lo que tira son los pueblos y el sentimiento de pertenencia a una comunidad pequeña donde todo el mundo sabe cada movimiento que haces. Además, solo tenemos éxitos deportivos en fútbol y conocen a nuestra selección en todo el mundo. ¿Patinaje sobre hielo? ¿Tenis? ¿Natación sincronizada? ¿Qué coño es todo eso? Mariquitas.

– Joder, es que el Medem ese quiere hacer una pelí­cula sobre waterpolo, ¡no hay derecho!

Tiene que haber un personaje homosexual

Hombre, no podí­a faltar. España es el paí­s más liberal y abierto con la homosexualidad del mundo. Todos tenemos o conocemos a alguien que es gay o lesbiana. Todos y cada uno de los españoles respetamos a estas personas que son casi o igual que el resto de personas normales. Ya les dieron el derecho a casarse y tuvieron mucho protagonismo en Aquí­ no hay quien viva, así­ que es momento para darles un papelito así­ con importancia en una pelí­cula. Y si pueden ser graciosos, casi que mejor. Y como ya he dicho, si pueden ser travestis, pues ya lo gozamos. Pero nada de contar dramas o historias de adolescentes descubriendo su sexualidad como hace el Mikel Rueda ese, que ahí­ ya no tendrí­amos visión global de futuro.

Somos 3 gais, que mola más

¡¿Qué?! ¿Que a tu cuñado le han parecido ridí­culas y poco originales estas recomendaciones? ¿Que dice que todas las pelí­culas españolas son así­ y vamos a fracasar? ¿Que comenta que el cine español es una mierda? Joder, pues… Tendré que pensar otra cosa. Está complicado, ¿eh?

Instrucciones de lectura

Guí­a de Pelí­culas de Mierda

Hace unos dí­as se estrenó el cortometraje Eat my shit de Eduardo Casanova, una extraña pieza donde pudimos ver a Ana Polvorosa tener el culo en la cara y el ano en la boca. De ver tanta mierda, llegué a la conclusión de que en BFace Magazine llevamos demasiado tiempo hablando de pelí­culas buenas y cintas maravillosas que todo el mundo debe ver a cualquier hora del dí­a. Pero hace mucho que no comentamos pelí­culas de MIERDA. Con mayúscula, porque encima son malas a lo grande. Ya que la cagan, pues lo hacen bien; con estilo. Hoy el lunes va a ser aún más mierda ya que voy a hablar de aquellas obras, si es que se las puede llamar así­, que no solo no merecen verse en el cine, sino que tampoco en el sillón de tu casa. De hecho, por merecer, no se merecen tampoco ser descargadas de forma ilegal. Tu ordenador te agradecerá no haber ocupado su espacio con semejantes mierdas; incluso preferirá que hayas guardado porno en su lugar.

A lo mucho que pueden aspirar estas creaciones es a tenerlas de fondo en una quedada que hagas con tus amigos; y en la que haya alcohol. Mucho alcohol. Es la única manera de aguantar estas 9 soporí­feras mierdas que he aglutinado en la Guí­a de Pelí­culas de Mierda. Estoy seguro que podrí­a haber puesto más, pero tampoco quiero que me denunciéis por incitaros al suicidio. También es posible que me haya olvidado de alguna porque no la he visto; y deseo que siga siendo así­. Quiero aclarar que no me hago responsable de las crí­ticas vertidas en este artí­culo, bastante tuve con soportar su visionado. Y sí­, escribo enfadado porque no solo son pelí­culas de mierda, también son pelí­culas que me cabrearon, ¡por hacerme perder el tiempo! Asimismo sé que algunos comentarios son muy gratuitos, lo cual me da igual teniendo en cuenta que en su dí­a ya pagué por ver estas cintas, y también algo imprecisos, porque intenté olvidar su visionado lo antes posible.

1. Annabelle

annabelle

Fui tan contento al preestreno de esta pelí­cula pensando que me encontrarí­a algo parecido a su predecesora, Expediente Warren, que tanto me gustó en el cine por su utilización de habituales recursos del terror desarrollados de una manera original que me sorprendió gratamente. Pero en Annabelle no solo no encontré esto, sino que además el guión era completamente inverosí­mil. Y eso que la historia partí­a de una base poco creí­ble. Los sustos eran una mierda, la historia era aburrida, la cinta era lenta para contar dos tonterí­as y las actuaciones eran completamente patéticas. Salí­ del cine pensando que menos mal que me habí­an invitado gratis, porque si no le hubiese tirado el cubo de palomitas a alguien en la cara.

2. Sr. y Sra. Smith

sr y sra smith

Me da igual que esta pelí­cula permitiese que Angelina y Brad se conociesen. Como si esta pelí­cula hubiera conseguido la paz en el mundo. Es que me da igual, porque esta cinta es un absoluto fracaso en todos los sentidos, una mierda de nada menos que 2 puñeteras horas ruidosas de escenas excesivas y diálogos absurdos que solo serví­an para lucir a esta pareja que se besaban e intentaban matar entre explosiones.

3. Star Wars Episodio II: El ataque de los clones

el ataque de os clones

Ignorando el hecho de la dudosa calidad de la última trilogí­a de Star Wars en conjunto, no puedo pasar por alto el segundo episodio de las nuevas pelí­culas de la historia de George Lucas. Lo más incómodo no es su longitud, su guión de mierda o unas actuaciones pésimas, consecuencia posiblemente del mencionado guión de mierda. Lo más incómodo de El ataque de los clones es que la tienes que ver obligatoriamente para entender otras cosas que pasan después, en el resto de cintas. Porque si fuera por mí­, me saltaba esta basura que no merece la pena ni por sus efectos visuales. Miedo me da la nueva saga de J.J. Abrams. Con no vomitar será suficiente.

4. Next

next

¿Os acordáis de ese estúpido programa de Antena 3 que se llamaba igual que esta pelí­cula y consistí­a en que uno o una elegí­a la pareja que más le gustase y si no, le decí­a Next para pasar al siguiente? Pues preferirí­a ver 1000 programas seguidos de eso antes que volver a ver esta pelí­cula de Nicholas Cage, el cuál podí­a visualizar el futuro y salvar a la humanidad. Lo que parece es que no pudo ver lo mierda que iba a ser esa pelí­cula y la de engaños que los guionistas iban a preparar para parecer que trabajaban. ¿En qué estaba pensando Julianne Moore para participar en semejante basura? ¿En los números rojos de su cuenta?

5. Las Brujas de Zugarramurdi

brujas de zugarramurdi

Si, en España también tenemos tradición de hacer pelí­culas de mierda. Todaví­a me sigo preguntando si ílex de la Iglesia volverá a hacer una pelí­cula buena. O si cambiará de reparto en ellas; ya sabes, por variar un poco. La primera media hora de esta pelí­cula debo decir que fue muy correcta y bastante entretenida. A partir de ahí­, puedo decir que nunca he visto una desfachatez y una mamarrachada tan grande y tan mierda como la que se montaron en el Aquelarre. Un despropósito patrio. Yo no sé luego como pueden pretender que nos tomen en serio ahí­ fuera.

6. Avatar

avatar

Vamos a ver, James alma de cántaro Cameron. Si tienes tantos millones, ¿por qué narices te los gastas en hacer una mierda como un piano de grande? Sí­, una mierda preciosa y muy bonita de ver, pero mierda al fin y al cabo. Leí­ por ahí­ que el hombre este llevaba años escribiendo el guión. ¡Pues menos mal! ¿Nunca te replanteaste una segunda opinión? ¿No tienes amigos que sean sinceros contigo y te digan las cosas claras? Lo peor es que te forraste en taquilla, pero la mona vestida de seda

 7. Freddy vs. Jason

freddy vs jason

Puedo aceptar que se hagan remakes de Freddy Kruger, nuevas versiones, que reinicien la saga de sus pelí­culas de terror y también puedo considerar que se haga lo mismo con Viernes 13 y la familia Voorhees. Pero no se quién fue el lumbreras al que se le ocurrió juntar a estos dos personajes que nada tienen que ver en una estúpida pelí­cula de mierda sin sentido con escenas ridí­culas. Lo peor de todo fue que como no sabí­an cómo deshacerse de ellos, pues decidieron tirar de explosión + final abierto. Y tan contentos se quedaron.  El público querí­a aplaudirles en la cara, estoy seguro. Yo al menos sí­.

8. La Momia 3

la momia 3

He visto terceras partes que no son nada despreciables. Este no es el caso. La tercera parte de La Momia es lo más decepcionante que he visto en años, no solo por dejar la saga de Stephen Sommers a la altura del betún, sino también por hacer de un presupuesto millonario una insulsa creación que deberí­a momificarse y tirarse a un mar para que no salga de sus profundidades nunca jamás. Tendrí­a que retirarse de los mercados y de la vida, mientras yo aún me pregunto qué cojones pintabas esos yetis ahí­ o esa historia sacada de la manga que parece que se hizo con una aplicación de móvil que te crea historias al azar.

 9. Los Crí­menes de Oxford

oxford

Quiero concluir hablando de la peor pelí­cula que he visto nunca y que posiblemente veré nunca. Y sí­, también la dirige ílex de la Iglesia. No le culpo al hombre aunque visualmente sea agradable de ver, pero para eso me pongo el Street View de la ciudad de Oxford con algún filtro de Instagram bonito para hacerlo todo más pasional. En serio, es la mayor mierda que jamás me he tragado en una sala de cine. Preferirí­a que me golpeasen mil veces con una fusta antes que volver a ver la escena de los espaguetis. La historia era plana, los personajes eran planos y el cerebro de quienes decidieron estrenar eso también deberí­an haber estado planos. ¿No sabes qué pelí­cula es? No te preocupes, no te pierdes nada. En serio, ya hay que ser torpe para hacer semejante bodrio. ¡Ni queriendo!

Ahora te toca a ti, elegir qué pelí­cula de mierda añadirí­as a esta guí­a. Ya sabes, si la tienes por casa o la encuentras en Internet: bórrala, destrúyela, rómpela, regálasela a tu peor enemigo, méate encima de ella y bajo ningún concepto la veas solo para confirmar lo que te he contado sobre ella. Te arrepentirás. Y encima querrás echarme a mí­ la culpa.

Cómo auto-sabotearse la felicidad

Déjame ser infeliz. Un ratito al menos. Porque sí­, porque así­ somos. En el fondo nos da gustirriní­n. De repente va todo tan bien que, mira, no puede ser. No puede ser o simplemente no nos apetece, que también se da el caso. Ahí­ es donde comienza el ritual. Hay cosas que, pese a que tenemos la certeza de que no nos van a sentar muy bien, insistimos en hacer. ¿Por qué? Nadie lo sabe. Lo sabemos y hacemos caso omiso a las recomendaciones del sentido común hasta llegar al punto de, sin saber cómo exactamente, nos sorprendemos a nosotros mismos buscando un motivo por el que no estar tan TAN bien, ¿sabéis por dónde voy? Me explico regular, que lo sé yo.

La cuestión es que, atendiendo a nuestras necesidades de autoflagelación (por dudoso que sea su origen), he redactado una breve y práctica guí­a para autosabotearse la felicidad, en la que podréis encontrar mis técnicas favoritas para amargarme ligeramente la existencia.

1.- Ten tiempo libre

Para angustiarse hay que tener tiempo, eso es así­. En concreto, tiempo de sobra. El aburrimiento es un elemento indispensable en la carrera hacia la revelación; mira un punto fijo, relájate y disfruta. Pronto encontrarás algo por lo que preocuparte.


2.- ¿Malestar general? Busca tus sí­ntomas en internet

Un clásico. Cualquier hipocondriaco sabe de lo que hablo. Náuseas, dolor de cabeza y unas decimillas es todo lo que necesitas para pasar una noche en vela e ir planificando tu velatorio. A veces incluso nos sobran los sí­ntomas, mis llantos ante MedicinePlus ya son por deporte. Además, busques lo que busques el resultado siempre será el mismo. Estás embarazad@


3.- Enamórate de un desconocido

Los enamoradizos lo pasamos bien constantemente. Conocer a alguien que no recordará tu nombre la próxima vez que os encontréis y autoconvencerte de que es el amor de tu vida es una de las odiseas más bonitas que el ser humano puede vivir.


4.- Recuerda todo lo que tienes que hacer JUSTO cuando te metas en la cama

Ha sido un dí­a duro y te mereces un descanso. Llegas a la cama, cierras los ojos, sonrí­es y, ¡UPS! parece que es hora de ir pensando un tema para el artí­culo de la semana que viene. Bueno, mañana, en el bus. Ahora que lo pienso no me he preparado el tupper para mañana, así­ que tendré que comer fuera, y apenas me queda dinero en la cuenta. ¿Y aquel proyecto grupal de clase? ¿Le habré mandado mi parte a los chicos? Yo creo que no. ¿Pero cuándo se enviaba esto? ESPERA, MAí‘ANA ES EL íšLTIMO DíA. Y buenas noches 🙂


5.- Pon música adecuada para la ocasión

Nunca se está lo suficientemente hundido, siempre podemos ir un pasito más allá con la banda sonora adecuada.


6.- Imagina una cadena de infortunios que acabe en catástrofe. ¡PUM!

Si ya le has cogido el truco a lo de aburrirte pero no sabes con qué entretener tu mente, existe una ví­a fácil, bastante cómoda y asequible, disponible las 24 horas del dí­a. Lo hay, además, en dos versiones. La versión del pasado (se trata de rememorar todos tus errores del pasado y pensar en las terribles consecuencias que éstos hayan podido o puedan desencadenar) o la versión del futuro (consiste en adelantar acontecimientos e imaginarte atravesando escabrosas situaciones venideras de las que no podrás escabullirte). Los mejores ratos de mi vida los he pasado así­.


7.- Planea qué harás cuando acabes la carrera

Te levantas un domingo por la mañana con un regustillo patrocinado por Knebep y piensas: «madre mí­a, 21 añazos ya. El año que viene termino la uni, cómo pasa el tiempo, ¿eh? Me pregunto qué haré después. ¿Un master? ¿posgrado, quizás? Sí­, suena bien. Pero espera, ¿cómo me lo pago? Podrí­a trabajar. Pero trabajar de qué, si no tengo experiencia […]» y así­ sucesivamente. Suerte con el resto :_ )


8.- Date un paseo por las redes sociales de tu ex

Bienvenido al túnel de los errores.


9.- Calcula las calorí­as de eso que te acabas de comer

Calcúlalas con la esperanza de que ese paquete de galletas pueda encajar en algún rincón de la dieta que tienes pegada a la nevera con un imán desde hace unos dos meses. Yo lo hago 😀


10.- Piensa en todo lo que tienes que estudiar cuando llegues a casa

En época de exámenes siempre se plantean las dicotomí­as más extremas. «¿Salgo, o no salgo? ¿Salgo? ¿Sí­? De acuerdo, pero un rato solo. A las 12 estoy en casa, así­ mañana aprovecho la mañanita para estudiar» Eso está bien. Tómatelo con calma, que no todo en la vida va a ser estudiar, muchacho. Eso sí­, para salir y no dejar de pensar «pf, la que me espera al llegar a casa» NO SALGAS. Tampoco vale poner el piloto automático mientras repasas mentalmente el epí­grafe 2.3.


 

Yyy hasta aquí­ la guí­a. No me gusta pensar demasiado, así­ que la he transcrito para tenerla a mano la próxima vez que desee sentirme miserable. Pese a todo, debéis recordad que la felicidad está ahí­, justo delante de ti. Como la verdad en Expediente X, que está ahí­ fuera.

í‰stos tal vez sólo sean un puñado de los innumerables malos hábitos que escondemos en nuestro interior y que usamos contra nosotros mismos sin piedad. Ahí­, sufre. Pero, ¿para qué? Si consiguiéramos por un segundo despejar toda la bruma que generamos tal vez nos darí­amos cuenta de que NO ES TAN DIFíCIL estar pelí­n contentos. No lo es :_ ) Ahí­ lo lleváis, ¡aió!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies