Las 9 mejores películas ‘found footage’ antes de ‘Blair Witch’

Cámara en mano a cargo de los propios protagonistas. Movimiento constante. Mareos. Sensación de verdad y de fatiga. Imagen descuidada. Descontrol. Casi todo lo interesante sucede fuera de plano… niños y niñas, bienvenidos al maravilloso mundo del subgénero del found footage. Ya sabéis: se supone que todo lo que vais a ver es real, encontrado en grabaciones perdidas que nos permiten hacernos una ligera idea del destino (terrible) que corrieron sus protagonistas. Y ya sabéis: es un truco que, aunque parezca que lo inventó «El proyecto de la bruja de Blair» a finales de los 90, es (casi) tan viejo como el propio cine de terror.

Esto no quita que el subgénero nos haya dejado unas cuantas historias para no dormir que Bface queremos reivindicar, algunas tan obvias que no podemos ignorarlas y otras tan cutres y demenciales que se merecen, al menos, una mención. Y es que el estreno de «Blair Witch» y el éxito de la última (y espléndida) temporada de «American Horror Story» bien lo valen. Vamos allá, pulsad el [REC] de su cámara de vídeo y preparaos para pasarlo (deliciosamente) mal:

1. «The St. Francisville Experiment» (2000)

Esta película merece estar aquí por la poca vergüenza y el morro que le echó al asunto. Concebida como una copia descarada y rápida de «El proyecto de la bruja de Blair», plagia exactamente el mismo modelo pero cambiando los bosques de Blair por una mansión sureña donde se torturaba y descuartizaba a esclavos. No esperéis originalidad ni grandes artificios… pero lo sorprendente es que funciona y tiene un par de sustos que harán que os lo penséis dos veces si os despertáis en mitad de la noche con ganas de ir al baño.

2. «[REC]» (2007)

El alumno que superó al maestro. Probablemente una de las películas más aterradoras de la historia del cine, capaz de jugar con las reglas que implantó la bruja de Blair y darles la vuelta para hacerlas pasar por nuevas. Copiada hasta la saciedad, su primera parte es un clásico y una de las experiencias más acojonantes que se pueden vivir en una pantalla de cine. Y ya sabéis… «Pablo, grábalo todo, por tu puta madre».

3. «Monstruoso» (2008)

La superproducción del subgénero. O la mezcla más extraña posible entre la bruja de Blair y Godzilla. Curiosa a ratos, aburrida a otros y espléndida cuando quiere ir al grano (la secuencia en el metro o la sangre salpicando el plástico transparente bien justifican los fallos de ritmo de la película), este blockbuster de Matt Reeves ha generado toda una legión de fans que la han convertido en una de las grandes películas de culto de la década pasada.

4. «Troll Hunter» (2010)

Una rara avis que merece la pena descubrir. Unos estudiantes acompañan a un cazador de trolls y descubren a unas bestias sedientas de sangre ocultas en los bosques de Noruega. Despiporre de efectos especiales, humor negro y un insólito sentido del horror.

5. «El último exorcismo» (2010)

La aportación demoníaca al found footage. Parece una película más del subgénero pero es una interesantísimo aproximación a los límites de la fe y la religión mal entendida, con unos investigadores que se enfrentan a un posible caso de posesión en una adolescente que vive con su padre en una granja perdida de la América más rural. Durante gran parte del metraje no sabremos si lo que ven los protagonistas es fruto de la realidad o de su propia sugestión… hasta que llega el clímax y nos quedamos sin uñas. Terror puro.

6. «Paranormal Activity 3» (2011)

Superior a su (sobrevaloradísimo) original, esta secuela es capaz de generar mal rollo sólo con el uso de una sábana que no sabemos lo que oculta. Ambientada en los años 80, ahora tan de moda, usa el VHS para generar grano en la imagen y fueras de foco donde pasan cosas que no vemos pero oímos… y que probablemente nos provoquen unas cuantas pesadillas cuando apaguemos la luz. Mención especial merece la escena del baño con una puerta que se resiste a cerrarse y una oscuridad que no se olvidará tan fácilmente.

7. «La Cueva» (2012)

Película a reivindicar desde ya. Cinco amigos viajan a una isla para pasar unos días de desconexión regados con sexo, alcohol y pocas luces. Las mismas pocas luces que les harán jugar a meterse en una cueva para ver hasta dónde llega… y ahí, al ser incapaces de recordar el camino de vuelta hacia la salida, cuando empieza un infierno en la oscuridad. Porque a veces el ser humano es el monstruo más peligroso y terrible de todos. Asfixiante, claustrofóbica, muy bien interpretada y con un desenlace que hiela la sangre.

8. «La Visita» (2015)

El delirio más incomprensible de Shyamalan. Y eso que el pobrecito tiene unos cuantos delirios en su filmografía. Seamos sinceros ¿hay alguien que no se oliera el giro final a los cinco minutos? ¿Alguien sintió el más mínimo escalofrío en algún momento de la historia de estos dos hermanos que van a visitar a unos abuelos bastante peculiares a los que nunca han visto? Entonces ¿por qué la incluimos en este ránking? Porque es tan absurda que lo merece, aunque sea por el detalle del protagonista de sustituir los insultos por nombres de divas del pop. Si es que Shyamalan, eres too much.

Y no, no vamos a obviar a la maestra:

«El proyecto de la bruja de Blair» (1999)

Aún hoy es capaz de provocar odios y pasiones a partes iguales por su sentido de la narración cinematográfica, su transgresión entre formatos, su apuesta por el fuera de campo y por su ausencia absoluta de sangre y efectismos baratos. Y aún hoy, al menos para el que esto suscribe, es capaz de provocar angustia, imágenes perturbadoras que creamos nosotros mismos en nuestra cabeza y la sensación de estar viendo algo que no deberíamos, algo prohibido… Lo que viene siendo una obra maestra del género.

Los mayores despropósitos de Eurovisión

¡¡¡¡Eurovisión ya está aquí!!!! 

Ahora que lo he dejado claro, voy a hacer un repaso por las «peores» actuaciones que nos ha dado este maravilloso festival, que año tras año, reúne a todo losgais  el mundo.


Ping Pong – Be Happy

Israel llevó esta «cosa» a Eurovisión en el año 2000. Un despropósito de tales dimensiones sólo se entiende si todos los integrantes se fumaron un porro antes de subir al escenario. Vestuario, «coreografía» y voces de karaoke de barrio.

[youtube id=»obB07Oo_j6c» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Deen – In the Disco

Bosnia Herzegovina sorprendía todos en el año 2004 con Deen, un cantante que fue despedido de Delirio y decidió probar suerte en Eurovisión, no sin antes robarle la ropa a su hermana pequeña.

[youtube id=»23h__RssJQo» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Las Ketchup – Bloody Mary

De esta actuación de España en 2006 sólo puedo rescatar una cosa: las ventas de las sillas de escritorio cayeron en picado, según informes de Ikea alrededor de todo el mundo.

[youtube id=»N8HnyH8PHVI» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Verka Serduchka – Dancing lasha Tumbai

Ucrania decidió en 2007 dejar sin stock de papel Albal en toda Europa. El vestuario parecía sacado de la Gala Drag de Gran Canaria, pero eso era lo que molaba. Y es que, entre tanto brillo, esta actuación moló mucho.

[youtube id=»hfjHJneVonE» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Scooch – Flying the Flag (For You)

Esta actuación ocurría también en 2007, año en el que Reino Unido pensó que mandar un sketch de humor, a lo GymTony a Eurovisión, era buena idea, pero NO.

[youtube id=»Vov7WdPTRAY» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Leto Svet – Kreisiraadio

Corría el año 2008 cuando Estonia pensó que mandar al grupo Parchís, con hombres que daban más miedo que Pablo Motos creyéndose guapo, era lo mejor para ganar. Y habrían ganado, si se hubiera presentado al Festival Europeo del Terror.

[youtube id=»LRh9PzNYD-8″ align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Elnur & Samir – Day After Day

Azerbaiyán, con su Ángeles y Demonios particular, pensó en el 2008 que tanta parafernalia vendría bien para desmarcarse del resto… Lo que no sabían era que el Carnaval había sido unos meses antes. Craso error.

[youtube id=»eo0VrY5C-ow» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Lucía Pérez – Que me quiten lo bailao

Who is Lucía Pérez?

[youtube id=»cvau5-7oEh8″ align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Valentina Monetta – The Social Network

Valentina es la Coral Segovia de San Marino. Ha ido tres veces a Eurovisión, haciéndonos sufrir cada vez más con sus actuaciones sin sentido. Valentina, cariño, ¡BASTA YA!

[youtube id=»y7IoR_5HPQ0″ align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


Serhat – I Didn’t Know

San Marino, este año, también se ha marcado un despropósito de actuación. ¿Por qué canta como si fuese Sabina? ¿Por qué  se cree sexy? ¿Por qué sonríe y da miedo? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿POR QUÉ?

[youtube id=»KYKFKgwVbV4″ align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies