10 canciones para bajar el ritmo

Pues así a lo tonto y sin darnos cuenta, ya nos hemos comido medio mes de septiembre. Y, ¿qué has hecho además de quejarte porque ya se han acabado las vacaciones, la jornada intensiva en el trabajo y las calles vacías en Madrid? Ya te lo digo yo: nada. Y bueno, al fin y al cabo es normal. Uno vuelve en ese estado zen, con cara de tonto y quemada y coger otra vez el ritmo, pues oye, cuesta.

Instagram lleno de imágenes con tratamientos detox para que resetees el cuerpo después de los excesos. Promociones en los gimnasios para eliminar esos michelines que te ha regalado la buena vida de los últimos meses. Inicios de cursos para los que tienes que hacer YA la matrícula; y así un sinfín de bombardeos constantes que te obligan a despertar y espabilar porque si no, estás sentenciado a muerte o algo así. Pues BASTA YA, ¿no? No sé, un poquito de calma, chico. Que uno se estresa y sufre tal presión que el efecto es mucho peor; y vienen las canas, y las ansiedades y los gimoteos en cuclillas en un rincón del salón mientras los compañeros de piso observan atónitos.

Pero ya estoy yo aquí para arreglar el asunto. ¿Cómo? Pues como siempre, con la mejor medicina: música. Aquí van 10 canciones que te ayudarán a facilitar el paso a un estado más liviano, mas tranquilico, vaya.


Cuento Animal – Nadia Álvarez

Abre la lista esta leonesa que publicó en 2015 su primer disco, Salto al vacío, y que sin duda va a dar mucho que hablar. Un estilo particular que va desde el indie folk al pop melódico con influencias rock. Sus canciones están hechas de sensibilidad y melodías delicadas.

Escucha en YouTube


El Pensamiento Circular – Iván Ferreiro

Hace casi una semana que el gallego nos presentó el primer single de su nuevo disco, Casa, que verá la luz a finales de octubre. Esta joya te sumerge en una nube de nostalgia y cierta tristeza que se vuelve adictiva. Deseando escuchar el resto.

Escucha en YouTube


I’ll Be Fine – Cèlia Pallí

Es de Girona y fue corista de Nelly Furtado, además de haber colaborado con otros artistas como Paulina Rubio. Hace un par de años que publicó su primer trabajo, I’ll be fine. El sonido del ukelele y las cuerdas que lo acompañan en esta canción, facilitan la transportación al lado del mar.

Escucha en YouTube


Oleada – Julieta Venegas

Parece mentira, pero ya hace trece años que la mexicana publicó su disco , donde se incluía este tema. Una invitación a dejarse llevar, a fluir con la vida y dejarse sorprender. Una carretera sin final que se abre ante tus ojos. Ahí te lleva.

Escucha en YouTube


Voldria Que Fossis Aquí – Judit Neddermann

Aunque en marzo de este 2016 ya publicó su segundo largo, nos hemos quedado con este corte del primer dicos de esta joven barcelonesa, Tot el que he vist. Se fusionan el jazz y folk con una voz muy personal.

Escucha en YouTube


Will – Núria Graham

También catalana, de padre irlandés y con disco en la calle desde el pasado 2015.  Su voz, sensual y cautivadora, capitanea una música intimista y suave con un gusto exquisito.

Escucha en YouTube


Tú Atacas – Carla Morrisson

Hace casi un año que llegó a nuestros oídos el segundo trabajo de esta cantautora mexicana. Una voz y estilo muy personales con los que nadar en un mar de emociones con un toque dramático.

Escucha en YouTube


Dare – Lucia Scansetti

A principios de este año parió, como ella misma nos contó, su primer EP, Dimensions of dialogue, del que rescatamos esta delicia de canción. Su voz susurrada, guiada por el ritmo vaporoso, ingrávido, pero a la vez decidido, nos invita a atrevernos. Hazlo.

Escucha en YouTube


Scars – James Bay

Es británico, tiene 26 años y ha triunfado con su primer disco. Este tema empieza con timidez, pero va subiendo de intensidad acompañado de la potente voz de su compositor, que acepta el momento de dolor, pero le pueden las ganas de curar esas cicatrices.

Escucha en YouTube


Vengas Cuando Vengas – El Kanka y Carmen Boza

Una canción suave, a medio tiempo, con la que el malagueño nos invita a deshacernos de todo lo que sobra, a quedarnos con nuestra esencia, a bailar como nos dé la gana. Por si fuera poco, lo hace acompañado de la dulce voz de Carmen.

Escucha en YouTube


10 canciones para ir llorando en un taxi

Hace ya más de una semana que la primavera trompetera ha llegado. Tenemos todo tipo de posts para darle la bienvenida a ella y a sus efectos. Desde canciones que aprovechan el tirón de ese alboroto sanguíneo, hasta la puesta a punto de tu armario. Parece que de un día para otro hemos de estar felices y saltando como Heidi entre flores de colores y nubes de algodón. Pues mira, no. Como animales que somos necesitamos de un período de adaptación y salir del letargo invernal lleva su tiempito. Y, bueno, que para un drama siempre hay tiempo, ¿no?

Seguro que alguna vez te has sentido la reina o el rey de la tragedia acentuada por vete tú a saber qué sustancias y/o stiuaciones, y te has vuelto a casa o vete tú a saber dónde, llorando a lágrima viva por vete tú a saber qué. Has alzado el brazo y has conseguido que el único taxi verde a las 5 am hiciese caso a tus encantos y parase. En ese momento, con tu mirada nostálgica has atravesado las gotitas de lluvia que inundan el cristal de la ventana del asiento de atrás del coche, te has dejado llevar por la emoción y te has mimetizado con él.

Ese vehículo inofensivo en apariencia, con su lucecita color esperanza, se convierte en muchas ocasiones en nuestro mejor refugio. Como un jinete en un precioso caballo que se acerca al galope y rescata a la princesa de las garras de cualquier extraña criatura, los taxistas, sin pretenderlo, son unos auténticos salvadores. Se transforman en cómplices de rupturas, de prisas, de infidelidades, de celebraciones y un largo etcétera de emociones que quedan plasmadas en estas 10 canciones.


1999 – Love of Lesbian

Canción para llorar a moco tendido y, si llega el caso, cortarte las venas. Santi Balmes y los suyos cuentan, de una forma clara y real hasta doler, los minutos posteriores a una ruptura. Vivido como un teatrillo en un intento de minimizar el sufrimiento, con mensajes a través del vaho de las lunas de ese taxi, tan confortable por momento.

Escucha en YouTube


Taxi a Venus – La Habitación Roja

Hay veces que uno coge un taxi con la única intención de escapar. En esos momentos deseas que sea eterno, que viaje a otro planeta, que te ayude a huir donde sea pero lejos. Ahí sueltas rabia, dudas y arrepentimientos y con un poco de suerte das con un hombrecillo majo que te contará su vida para que olvides la tuya.

Escucha en YouTube


Rosa – Lovely Luna

Frustrada y resignada, así se siente la pobre Rosa. Pero ahí está cada noche su fiel compañero blanco de cuatro ruedas para llevarla donde haga falta, se lo pueda permitir o no, con ese toque de glamour que uno pierde yendo en metro.

Escucha en YouTube


La plegaria del paparazzo – Jorge Drexler

Quizá eres una diva o un divo de los de verdad y has sufrido en tus carnes lo que supone huir de los teleobjetivos más cotillas al grito de «¡a toda prisa, por favor!». Intentando esconder tu cara bajo unas gafas de sol del tamaño de tu tablet y a tu amante bajo la falda.

Escucha en YouTube


El dormilón – Iván Ferreiro

Esta canción es muy de ir por la noche recorriendo la ciudad, viendo cómo las luces se arrastran y la gente pasa con sus propias historias en la cabeza. Mientras tú solo piensas que las noches con sus lunas y las lunas con sus huesos nos secuestren a los dos.

Escucha en YouTube


Taxi Cab – Vampire Weekend

Un tema que habla de nostalgia y sobre todo de fingir lo que uno no es. Una vez más el taxi actúa de apoyo, de escudo, quizá de complemento. Con las cuerdas de fondo y los synthes suaves de los de Nueva York, es fácil transportarse hasta allí.

Escucha en YouTube


10/10 – Paolo Nutini

Puede que seas como nuestro Paolo (¡ay, Paolo!) y que te ponga el morbo. Pasas de los sitios convencionales y prefieres dejarte llevar por la pasión mientras el taxímetro suma euros. Así con este ritmito ska seguro que también te marcas un sobresaliente.

Escucha en YouTube


Alma de Goma – Sidonie

Hablan de morsas en la torre parisina, de cubiertos de plata y de una realidad de fantasía en la que los taxis son de papel. A veces es mejor vivir en la ilusión de una situación inventada que sustituya, al menos durante tres minutos, a la que queremos evitar.

Escucha en YouTube


Manhattan – La Oreja de Van Gogh

Ciudad nueva, personas nuevas, experiencias nuevas y un océano de por medio: excelente mezcla para que uno se deje llevar y «pienso en ti, pero un poco más en mí«. Y es que la fidelidad está sobrevalorada, o quizá mal entendida o allá cada cual con sus cosas, pero ahí estará el conductor de turno para ser cómplice del crimen o del posterior arrepentimiento.

Escucha en YouTube


El Taxi – Osmani García

Lo siento, esta canción debía estar presente en esta lista. No nos queda muy claro qué significa lo de hacer vino y, en realidad no queremos saberlo. Machismo a raudales y una letra inclasificable, PERO, ¿quién no la ha bailado o tarareado o gritado en un momento de motivación total? Pues eso…

Escucha en YouTube


Nosotros también fuimos cómplices de Mahou

La semana pasada tuvo lugar el ciclo de Cómplices de Mahou. A través de 5 conciertos en un ambiente muy especial por las salas más reconocidas de la capital, Mahou nos invita a zambullirnos en la autenticidad del directo. El artista y su público en la más estricta intimidad.


Rebeca y Lucía, hermas y cómplices

En la noche del martes, las protagonistas jugaban con ventaja. Es fácil tener complicidad si has nacido y crecido de la mano de tu compañera de escenario. Tampoco les costó nada a Rebeca y Lucía Jiménez conseguir complicidad con un público que llenó la sala Galileo Galilei y escuchaba atento. Con un silencio del que pocas veces se disfruta en la capital y, oye, qué gusto.

Es curioso ver cómo ambas hermanas se complementan en actitud y voz. Desgranaron canciones propias y se marcaron alguna versión de lujo, como La llorona de Chavela Vargas, que sonó deliciosa a piano y doble voz.

1

Se turnaron sobre las tablas para no acaparar ninguna más que otra el protagonismo, a pesar de que la carrera de Lucía Jiménez se centre más en la interpretación. La noche era de ambas, y supieron jugar a la perfección. Ninguna destacó por encima de la otra, haciendo gala de esa complicidad de la que ya os hablaba.

Tras una ronda de preguntas en las que el público fue el protagonista de la velada, cerraron la noche con Despertarme contigo, tema que levantó el ánimo de la sala, y «despertó» del trance a muchos de los presentes, ensimismados en la magia que se creó en el segundo concierto sin cobertura de la semana.

Redactora cómplice: Paloma de la Fuente


El universo paralelo de Drexler

Eco fue el tema elegido por el uruguayo para abrir los cómplices del miércoles en el Teatro Barceló. Hizo un viaje por los temas más importantes de su carrera, desde Soledad, Mi guitarra y vos, Disneylandia, Sea, hasta algunos de su último trabajo como La luna de Rasquí o Bolivia.

Desde el principio la magia inundó la sala acompañada de un silencio que asombró al artista. Su guitarra y él, no precisamos nada más, sólo fue necesario abandonarse al compás de ese breve sonido. Y es que Drexler tiene ese don que pocos poseen, esa facilidad para hablar de emociones y transmitirlas de una manera tan fácil y directa. Si además todo esto sucede en un entorno íntimo, lleno de complicidad, después de casi dos horas vuelves a casa como Heidi, feliz en una nube.

23

Esa magia estuvo presente hasta el final, porque incluso la ronda de preguntas trajo más de una sorpresa. No todos los cantautores pueden presumir de que el título de una de sus composiciones esté grabado en los anillos de unos recién casados. Flipando se quedó el marido de Leonor Watling cuando la parejita en cuestión le contó la hazaña.

A pesar de su faringitis, Jorge Drexler lo dio todo ante un público totalmente volcado que hizo al artista volver a rasgar las 6 cuerdas después de la despedida.

Redactora cómplice: Irene Mora


El deshielo cómplice

Todo empezó con una dulce Zahara que, al contrario que las princesas Disney, de frágil tiene poco. Con su habitual espontaneidad y desparpajo arrancó más risas que el presentador Micky Nadal, el cual tampoco tuvo mucha opción al competir con el ansia de conseguir una Mahou antes de que Copérnico se viniera abajo arriba.

INSTANTANEA_090
Y así, sola y con su guitarra se plantó despechada ante un público mayoritariamente impaciente por ver al ex pirata. Bueno, o eso creíamos. Porque si sumas talento solidario, puro e inocente consigues que desaparezcan las sombras y los astros se alumbren mútuamente. Y así fue. Tras La Gracia de la andaluza junto al recurrente Martín (Mucho), llegó Ferreiro creando a su paso una fantástica Pareja Tóxica.

En un set list con protagonismos bien medidos era momento de Iván, pero claro, los Ferreiro son como los petit suisse, van de dos en dos. Así que se sumó el gran Amaro, y entre salidas y entradas al minúsculo -pero bien aprovechado- escenario nos deleitaron con duetos, tríos y cuartetos de temas como El equilibrio es imposible o Absolución, llegando al éxtasis en repetidas ocasiones. Ferreiro anonadado por el nulo conocimiento del público de las letras de The Cure -es que hacer cantar a españoles en inglés, Iván, reconoce que ahí te pasaste- mientras coreaban las suyas a grito pelao, o el bueno de Amaro chivándole acordes entre sonrisas a Martín como si estuvieran en el local de ensayo, fueron demostraciones de lo cómplices que llegan a ser los íntimos conciertos sin cobertura de Mahou.   

INSTANTANEA_110

Las banderolas decorando la sala, las mesas expresamente colocadas para disfrutar del espectáculo con buenas vistas y -por qué no decirlo- el culo bien cómodo. Una ocasión que Iván aprovechó para tocar un nuevo tema junto a la Santa, una de esas letras interminables que nos costará Dios y ayuda memorizar, pero que con ritmillo pegadizo, básicamente, decía […] MUCHAS cosas […] y pienso en ti. Complicidad que Iván se tomó muy en serio cambiando la letra de El Deshielo mientras Zahara pensaba ‘ojalá me hubiese traído a Yola’ o cuando miraba con delicadeza a la Mandarina pasearse desenchufada por la sala.

Pero todo tiene un fin -menos la cola del nuevo Primark- y este regalo para los sentidos tuvo el mejor. Después de que su movimiento nos llevara a otro lugar, arrancó una jam session con la excusa de it’s only rock & roll but I like it que se transformó en cualquier cosa, hasta que digievolucionó por fin en lo que todos esperábamos: Turnedo. Y ahora sí, será mejor que dejemos que corra el aire y digámonos adiós.

Redactora cómplice: Nerea Alberdi

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies