5 Razones para amar y odiar «Piratas del Caribe La Venganza de Salazar»

¡Bucaneros todos al cine! El capitán Jack Sparrow vuelve esta semana a las pantallas con un subtitulo tan poco atractivo como La Venganza de Salazar (más aún si lo comparamos con el precioso «Dead Men Tell No Tales» original). La nueva Piratas del Caribe nos trae devuelta al pirata más querido de Disney en una aventura donde Jack tendrá que unirse a un joven grupo de exploradores para encontrar el tridente de Poseidón. Un antiguo artefacto que domina el poder del mar y que puede acabar con la maldición que persigue a nuestro amigo. Un grupo de piratas dirigidos por Javier Bardem, el cual aún tiene una deuda pendiente con Jack.

En una época donde la llegada de secuelas, remakes, reboots… abordan las salas de manera extenuante. Disney decide apostar por seguir explotando uno de sus títulos más exitosos defendiendo que cada filme aporta algo diferente. Partiendo de que venimos de la vapuleada Mareas Misteriosas, la saga no lo tiene nada fácil para volver a ganarse el favor de publico y crítica. Sin embargo sus números en taquilla permiten que sus secuelas no cesen (su última entrega consiguió colocarse entre las 10 películas más taquilleras del mundo en su año de estreno) ¿Cumplirá esta quinta entrega con los deseos de sus fans? Ponte cómodo y disfruta de nuestras impresiones sobre la película:


5 RAZONES PARA AMAR PIRATAS DEL CARIBE LA VENGANZA DE SALAZAR

1. SU ESPECTACULARIDAD

Inevitable. Toda secuela debe superar a su predecesora a nivel visual. La casa del ratón lo ha tenido claro a la hora de elaborar escenas que nos llevan desde un impresionante barco devorador de barcos, un particular robo a un banco a gran escala o un duelo sobre los cañones de un barco… No podían escatimar a la hora de crear nuevos escenarios que impresionaran al espectador y nos trasladaran hasta otro mundo. Dando como resultado unas preciosas escenas en lugares de ensueño que hacen una vez más que uno de los sellos estrella de esta saga mantenga el nivel.

2. SUS NUEVOS INTEGRANTES

Uno de los factores más peligrosos en una secuela es el de la introducción de personajes. Más teniendo en cuenta que suplen el rol de grandes actores de los que aún guardamos sus interpretaciones en la memoria. Javier Bardem se pone en la piel del villano de la película y a pesar de que no crea una figura realmente mítica cumple en el nivel estético y narrativo (genial su escena que explica el origen de su maldición). El pirata que caza a los piratas con un diseño que es una pura metáfora de la rabia personificada, aportando esa genial atmósfera tan atractiva como maquiavelica. Se unen a él Brenton Thwaites y Kaya Scoldelario, un dúo que lo tenía realmente difícil para encajar en la saga y suceder a los queridos Will y Elisabeth, pero a pesar de todo dan equilibrio a la historia.

3. LA BANDA SONORA

Otro de sus símbolos por excelencia: su música. La saga ha pasado a la historia gracias a la banda sonora original de Hans Zimmer, el cual consiguió elevar la epicidad armónica a un nuevo nivel. Un estatus musical que ha mantenido secuela tras secuela y que aquí vuelve a ser un referente rescatando temas del pasado para los más nostálgicos e incluyendo nuevas partituras de Geoff Zanelli que ya compuso la anterior cinta. Vuelve a repetirse el efecto Logan, el tema «Ain´t No Grave» de Johnny Cash no está presente a pesar de aparecer en uno de los trailers promocionales. Pero sigue cumpliendo musicalmente, un genial acompañamiento para este gran portento visual.

4. LA TRAMA

El capitán Salazar era un corsario español que estuvo a punto destruir a toda la flota marina del Caribe. A punto, ya que un joven Jack Sparrow se interpuso en su camino impidiendo sus planes de hacer perecer el estilo de vida pirata. Dejando a Salazar y a su tripulación presa de una terrible maldición y cautivos en el triángulo de las bermudas. Cuando la maldición se rompe Salazar emprenderá un viaje con el fin de destruir al hombre que se interpuso en su camino y de paso destruir a todo pirata viviente sobre las aguas. Con esta premisa arranca La Venganza de Salazar, un relato bastante irresistible y que aporta ciertos cambios importantes en el transcurso de la franquicia. Lo que la convierte en un clásico instantáneo.

5. EL FACTOR NOSTÁLGICO

Una de la razones por las que odiamos a la anterior entrega fue por prescindir de esa emblemática historia de amor protagonizada por Orlando Bloom y Keira Knightley. Will y Elisabeth nos robaron el corazón y son parte de la saga, sin ellos la historia no tiene ese misma armonía.  Por suerte han sabido solventar sus errores y tenemos fan service para rato. Barbosa, Gibbs, el mono Jack… vuelven para crear una entrega mucho más redonda con sorpresas para los fans más acérrimos, consiguiendo ponernos en pie para aplaudir de puro llanto emocional en más de una ocasión. A fin de cuentas si vemos estas continuaciones es para reencontrarnos con esos personajes tan entrañables con los que hemos crecido. Preparaos porque en esta secuela de Piratas del Caribe os va a dejar boquiabiertos en este aspecto.


5 RAZONES PARA ODIAR PIRATAS DEL CARIBE LA VENGANZA DE SALAZAR

1. JOHNNEY DEPP/ JACK SPARROW

¿Puede haber perdido uno de los actores más queridos de Hollywood su muchedad? Depp vuelve a pecar en esta secuela de estar demasiado exagerado. Un protagonista que pocas veces logra tener una crudeza con la que pueda empatizar el espectador. Los chistes ya no funcionan igual, se ha estirado demasiado el chicle y no consigue sorprender. Un hilo conductor que pasa desapercibido y es devorado por una grupo de secundarios con situaciones mucho más atractivas que las del reiterativo y alocado Jack. . Estamos ante una versión caricaturizada del personaje a la que probablemente hayan afectado los problemas personales que el actor tuvo durante el rodaje de la cinta. Johnney necesita renacer fuera del terreno comercial y relanzar su carrera la cual parece estar en un camino sin retorno hacía la decadencia interpretativa.

2. SUS EFECTOS ESPECIALES

La ópera prima de la franquicia ha envejecido perfectamente. Ya en 2003 se notaba ese detalle por hacer que cada elemento encajara al detalle, el realismo era uno de los pilares estrella del filme. Los años no han pasado en balde y a simple vista somos capaces de ver unos efectos generalmente creíbles y espectaculares. Aunque es palpable la ausencia de esa delicadeza que teníamos en la primera entrega. Temblamos de miedo por ver como envejecerán esos curiosos tiburones zombis o ese indiferente acto final, que está a años luz de esa lograda escena inicial. De hecho la decisión de rejuvenecer a Depp para una de las escenas ya es bastante cantosa (muy al estilo de aquel desenlace de Leia en Rogue One) y genera una impresión más bien pobre que la del asombro del que pretenden alardear. Al espectador de hoy en día ya no engañan con cualquier efecto digital.

3. EL ROL FEMENINO SIGUE DESDIBUJADO

Películas como Frozen, Moana, La Bella y la Bestia (2017)… han hecho sus intentos por crear historias con protagonistas fuerte e independientes, pero pocas veces consigue sus objetivos.  Kaya Scodelario es la encargada de suceder a las olvidables Penélope Cruz y Àstrid Bergès-Frisbey interpretando a Carina Smith, una joven astrónoma que ayudara a Jack Sparrow en su búsqueda. Por un lado es genial encontrar un personaje tan pionero en una época en la que las mujeres estaban tan infravaloradas. Ser una amante la ciencia y ser acusada de brujería era algo de lo más cotidiano, pero no deja de ser un aspecto atractivo que no llegar a destacar. Ya que por otro lado no deja de ser una joven en apuros que no pocas veces llega algo más que un alivio romántico a la que no le falta un buen escote. Scodelario cumple pero no puede evitar quedarnos un sabor amargo al final recordando que veníamos de Knightley, la reina de los piratas.

4. ¿UNOS PIRATAS DEMASIADO FICTICIOS?

Partiendo de una obra original donde el némesis de nuestro protagonista y su tripulación se transformaban en esqueletos a la luz de la luna por culpa de una maldición azteca. La verosimilitud queda un poco abstracta pero son solo un par de elementos que permitían darle un toque especial a una película sobre piratas. 15 años después, el filtro y la delicadeza están totalmente perdidos. Es inevitable que los acontecimientos te saquen de las historia, porque “a pesar de ser visualmente atractivo” su credibilidad es cero. Haciendo que general lamentablemente no podemos tomarnos en serio a la película.

5. El factor nostálgico

Como bien nos ha enseñado el cine, jugar con el pasado puede tener grabes consecuencias. En ocasiones para bien (ese flashback de un joven Sparrow es de lo mejorcito de la película) y en ocasiones para traspasando una delicada línea que puede herir el sentimiento de muchos de sus seguidores. Particularmente hay dos momentos clave que suponen un grave error en la trama (ojito a la escena postcreditos). El efecto de rizar el rizo afecta de manera negativa a una película donde por ejemplo intenta impresionarnos con los lazos de sangre que son bastante previsibles y tópicos. Además no se abstiene de tener agujeros de guión y linealidad temporal. Vamos de traca!

En general tras este último punto la reflexión que uno saca no puede evitar ser la de agotamiento. Los personajes merecen un digno descanso en una evolución que puede llegar a entretener pero que cada día se aleja más del icónico producto original. Aquella Maldición de la Perla Negra que probablemente se hubiera convertido en un clásico de culto del cine de aventuras de ser por el flaco favor que le están haciendo sus secuelas.

La Venganza de Salazar traspasa levemente un peldaño en lo que se refiere a un producto decente tras venir de una desastrosa cuarta entrega. Aunque supere la prueba de fuego que pocas secuelas pasan, las limitaciones siguen a simple vista y está claro que los piratas deben despedirse momentáneamente de las pantallas de cine. Disney ándate con cuidado. ¿Te atreves a adentrarte en el nuevo capítulo de las historias del capitán Jack Sparrow?

¿Qué personaje de Johnny Depp eres?

Es una da las caras más conocidas del panorama cinematográfico y los personajes que ha interpretado bajo las órdenes de Tim Burton son su especialidad. Sí, estamos hablando de Johnny Depp, el hombre de las mil y una personalidades.

Lo hemos visto dando vida a figuras míticas del cine como Ed Wood, a personajes de Broadway con Sweeney Todd o a personificaciones históricas como el escritor James Barrie. Pero sobretodo, si conocemos a Johnny Depp es por su incomparable Jack Sparrow.

Y con Jack Sparrow está a punto de volver a la gran pantalla. Por ello, te proponemos descubrir qué personaje de Johnny Depp se parece más a ti ahora que está en boca de todos. ¿Quieres descubrirlo?

10 parejas que surgieron en un rodaje

La semana pasada veíamos en los telediarios y periódicos nacionales cómo nuestros Pe y Bardem se lo pasaban en grande en uno de los conciertos que U2 ofreció en Barcelona. Acompañando a la banda sobre el escenario y disfrazados con peluca y orejas de conejo (ella) y sombrero y boa de plumas (él), ambos actores lo dieron todo y más, para sorpresa de un público que no está acostumbrado a ver a estos dos en su versión más loca y deshinibida.

Pero sí esos instantes fueron de total subidón, el día después de la fiesta ya fue otra cosa y la lluvia de críticas por el numerito no se hizo esperar. Y es que, hagan lo que hagan (contribuir al espectáculo junto a Bono, apoyar un manifiesto calificando de genocidio la ofensiva de Israel en Gaza,…), siempre son objeto de crítica.

El caso es que a mí me parecen una de las parejas más estupendísimas del show business, lo mismo que me ocurre con Angelina y Brad, Blake Lively y Ryan Reynolds, o Rachel Weisz y Daniel Craig. Sus historias de amor han superado la barrera del guión y se han ido cociendo bajo el calor de los focos de un mismo set de rodaje, hechas a base de revolcones ficticios y besos con lengua que en el momento del ‘¡ACCIÓN!’ no significaban nada pero que tras el ‘¡CORTEN!’ lo eran todo. Sí, soy una romanticona y por eso hoy traigo cinco parejas reales para las que el roce hizo el cariño y vivieron su amor dentro y fuera del plató.


Rachel McAdams y Ryan Gosling y Eva Mendes

Para llegar a la perfecta pareja que forman hoy Ryan Gosling y Eva Mendes, hay que pasar antes por Rachel McAdams.

Gosling y McAdams fueron una de las parejas más cuquis de Hollywood mientras les duro el romance. Ambos se conocieron en la también cuqui El diario de Noa en 2004, y aunque su historia de amor tuvo varios altibajos, resistieron juntos hasta el año 2007. Años después, Ryan conoció a Eva Mendes en el rodaje de Cruce de caminos, y aunque algunos medios han anunciado varias veces su supuesta ruptura, la única verdad es que siguen juntos y felices y recientemente fueron padres de una adorable niñita llamada Esmeralda.

ryan


Andrew Garfield y Emma Stone

Cuando Andrew conoció a Emma en 2011, él mantenía una relación con la también actriz y mejor amiga de Katy Perry, Shannon Woodward. Pero la chispa entre Peter Parker y Gwen Stacy era demasiado fuerte como para dejarla arder únicamente en el set de rodaje de ‘The Amazing Spider-man’, y los dos actores decidieron trasladar su romance a la vida de ‘ahí afuera’, la real.

La historia de esta pareja en la actualidad es algo más dudosa. Mientras unos medios aseguran que su amor tiene las horas contadas, otros afirman que están a punto de comprometerse. A mí me encantan, no solo por lo bien que quedan juntos, si no por la creatividad que han demostrado al taparse la cara con cartelitos pidiendo atención a organizaciones benéficas cuando han sido perseguidos por los paparazzis en la calle. ¿Monísimos, verdad?

Emma-Stone-and-Andrew-Garfield


María Valverde y Mario Casas y Berta Vázquez

Cuenta la rumorología que Mario Casas tuvo un pequeño lío con Clara Lago antes de coincidir con ella en un plató de cine en 2012, concretamente en el rodaje de Tengo ganas de ti. Para ese entonces, el actor ya estaba saliendo con María Valverde, actriz con la que compartió besos y arrumacos dos años antes en A tres metros sobre el cielo. O sea,… ¡ves a trabajar cada día con tu novia y con tu ex!

Mario y María formaron una de las parejas más queridas y adorables del cine español de los últimos años hasta que otra compañera de reparto de Casas en Palmeras en la nieve, Berta Vázquez, llamó la atención del actor, y éste decidió sacar de su corazón a la Valverde y meter a su nueva pertanire.  ¿Cuánto durarán? Los próximos proyectos del gallego nos darán la respuesta…

maria-valverde-cumple-28-primaveras-habiendo-olvidado-a-mario-casas


Adriana Ugarte y Álex González

Guapos, talentosos, actractivos. ¡Adriana y Álex lo tenían todo para ser la envidia en las alfombras rojas! Se conocieron durante el rodaje de Combustión de Daniel Calparsoro, donde las escenas subiditas de tono y la química entre ambos traspasaban la pantalla. Un año después de que empezara su idilio, decidieron terminarlo.

alex


Clara Lago y Dani Rovira

Ocho apellidos vascos es para Clara y Dani mucho más que la película más taquillera del cine español. Es la película donde se conocieron, se enamoraron y les ha dado el título de ‘pareja de moda’ de nuestro cine. Protagonizaron el momento más tierno de la pasada gala de los Goya gracias a un espontáneo beso, se han convertido en carne de paparazzi y las marcas quieren contar con ellos para sus campañas publicitarias. ¡Lo de estos dos es puro amor!

dani-rovira-clara-lago


Carolina Bang y Álex de la Iglesia

También nacen historias de amor entre empleados y sus jefes. Ese es el caso de Carolina Bang y Álex de la Iglesia. La actriz y el director se conocieron durante el rodaje de la serie Plutón BRB Nero en 2008 y desde entonces no solo forman pareja en la vida real si no que han trasladado su buena sintonía a unos cuantos proyectos profesionales más (Balada triste de trompeta, La chispa de la vida, Las brujas de Zugarramurdi, Mi gran noche).

Les separan 20 años, pero eso no ha sido ningún problema para esta idílica pareja que contrajo matrimonio el verano pasado en Girona.

la-pareja-en-una-imagen-de-archivo


Jennifer Aniston y Justin Theroux

A la Aniston le costó encontrar la felicidad en el amor tras su ruptura con Brad Pitt. Pasó por los brazos de Vince Vaughn, Paul Sculfor o John Mayer, pero fue gracias a Sácame del paraíso (2012) donde pudo conocer a Justin Theroux y su corazón volvió a sentir intenso.

Los dos actores llevan cuatro años juntos, han pasado por el altar y ahora esperan gemelitas.

Jennifer-Aniston-Justin-Theroux-NYC-Photos


Johnny Depp y Amber Heard

La separación entre Johnny Depp y Vanessa Paradis fue un auténtico bombazo. La francesa y el estadounidense, juntos durante 14 años, formaban una de las parejas más estables y sólidas de Hollywood y el mundo entero, hasta que en 2010 una joven llamada Amber Heard pisaba el mismo set de rodaje que Depp en Los diarios del ron. Inmediatamente se mostraron demasiado interesados en conocerse fuera del estudio. El resultado: Johnny hizo las maletas, dejó a la Paradis y se marchó con Amber, 23 años menor que él. Pese a los insistentes rumores de crisis, la glamurosa pareja se casó este mes de febrero en la mansión del actor en Los Angeles.

amber-heard-and-johnny-depp-at-tokyo-international-airport-january-2015_2


Jenna Dewan y Channing Tatum

La música y el baile pueden levantar el ánimo hasta al más muerto, y si además Cupido danza a tu lado y te clava una de sus flechita del amor, la cosa puede ser demasiado explosiva.

La modelo-actriz y el chulazo de Channing se conocieron durante el rodaje de Step Up (2006), empezaron a quedar fuera del horario laboral para bailar en otras pistas y en poco tiempo ya estaban saliendo juntos. En 2009 se casaron y ella cambió su nombre artístico añadiéndose el ‘Tatum’. En 2013 fueron padres de una niña llamada Everly Elisabeth Maiselle.

Las muestras de amor entre ambos son constantes en cada alfombra roja y forman una de las parejas más envidiables de Hollywood.

channing-tatum-435


Mila Kunis y Ashton Kutcher

El caso de Mila y Ashton es algo diferente al del resto de parejas formadas durante el rodaje. Los dos actores se conocieron a finales de los 90, ya que formaban parte del elenco de la serie Aquellos maravillosos 70. Por aquel entonces, ambos tenían sus corazones conectados a otras personas y no estaban por la labor de enamorarse el uno de la otra. Pero fue en 2013, tras el divorcio de Kutcher de Demi Moore, cuando el protagonista de Jobs se volvió a cruzar con Mila y entonces sí, rememoraron lo vivido en los platós y nació el amor. Actualmente siguen juntos, casados y son padres de una niña.

ashton-y-mila

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies