Las 10 mejores interpretaciones de Julia Roberts

Hace ya tiempo que su mera aparición en cartel ya no siempre es sinónimo de éxito. Pasaron los años 90, la comedia romántica y el drama encontraron nuevos rostros, y la que fuera su musa ha ido delatando más su presencia en pantalla, compartiendo el protagonismo con otros grandes nombres de Hollywood. Tal es el caso de El secreto de una obsesión, el remake estadounidense de El secreto de sus ojos que se estrena este viernes, y en el que también aparecen como reclamos Nicole Kidman y Chiwetel Ejiofor.

Su periodo de reinado, aquellos finales de los 90 y principios de 2000 en los que era la actriz más rentable del cine occidental, parece que se van diluyendo, pero su hipnótica mirada y esa sonrisa que le otorgó el título oficial de Novia de América permanecen inalterables, enganchando a los millones de espectadores que todavía guardan a fuego en la memoria sus ya míticas interpretaciones. Julia Roberts es historia viva del cine, garantía quizá no de éxito pero sí de solvencia y de profesionalidad. Prueba de ello son las diez mejores películas que, a continuación, demuestran por qué se ha convertido en una de las actrices favoritas para el gran público.


10. Quédate a mi lado (1998)

Julia Roberts Quédate a mi ladoLa protagonista indiscutible de la función era, sin duda, Susan Sarandon, enferma de un cáncer terminal que debe lidiar con la nueva novia de su exmarido y sus hijos para que el futuro sin ella resulte más reconfortante. No era fácil hacerle sombra a una actriz con tanta fortaleza y, sin embargo, Julia Roberts no sólo lo consigue sino que además logra conquistarnos con el difícil papel de madrastra en un melodrama perfectamente ingeniado para hacernos llorar. Juntas dignificaron un telefilme de sobremesa y convirtieron en meramente anecdótica la presencia de Ed Harris.


9. Magnolias de acero (1989)

Julia Roberts Magnolias de aceroMás complicado lo tuvo una prácticamente desconocida Julia Roberts para destacar en un plantel de mujeres que incluía a, entre otras, Sally Field, Shirley MacLaine y Daryl Hannah, y, sin embargo, lo consiguió. Su papel en esta dramedia coral y plenamente femenina, en el que encarnaba a una joven diabética a la que los médicos le aconsejan no tener hijos, le otorgó ya en 1990 su primera nominación al Oscar y su primer Globo de Oro. Fue el preludio de una meteórica carrera que se iniciaría un año más tarde, en 1991, con Pretty Woman.


8. La boda de mi mejor amigo (1997)

Julia Roberts La boda de mi mejor amigoLa comedia romántica es el género que le dio dinero y fama, la fórmula por la que Julia Roberts será siempre recordada. Sin embargo, La boda de mi mejor amigo no se encuentra entre las predilecciones de su público, a pesar de que la actriz despliega todo su arsenal de sonrisas y lágrimas para conquistar el amor de su amigo, que está a punto de casarse con una chica de la alta sociedad a la que encarna Cameron Díaz. Gracias a su carisma, Roberts consiguió que destacara hasta el sosísimo (y olvidado) Dermot Mulroney, pero el gancho de la película se encuentra sin duda en su irrepetible química con Rupert Everett.


7. La guerra de Charlie Wilson (2007)

Julia Roberts La guerra de Charlie WilsonEs uno de los papeles más reverenciados de Julia Roberts, probablemente porque era la primera vez que encarnaba a un personaje poco amable, alejado de su imagen impoluta, el de una ferviente y adinerada anticomunista que en los años 80 trató de ayudar al congresista Charlie Wilson para evitar el avance comunista en Afganistán. Nuevamente dirigida por Mike Nichols tras Closer, y con otro inteligente guión a cargo de Aaron Sorkin, logró otra de sus ocho nominaciones a los Globos de Oro.


6. Notting Hill (1999)

Julia Roberts Notting hillPuede que simplemente sea por tratarse de uno de los grandes clásicos de la comedia romántica, un básico que asociamos a toda visita a Londres, el gran legado, junto a Love actually del guionista Richard Curtis. El caso es que esta película, cuyo simple recuerdo ya despierta una sonrisa, permanecerá para siempre ligada a Hugh Grant y a Julia Roberts, el librero de Notting Hill que se enamora de la estrella cinematográfica Anna Scott. La química entre ambos actores, aunque parezca increíble, forma ya parte de la historia del género.


5. Erin Brockovich (2000)

Julia Roberts Erin BrockovichEs el papel que le otorgó por fin la preciada estatuilla dorada, aunque, como suele ocurrir, no sea la mejor interpretación de su carrera. El Oscar llegó probablemente por una conjunción de circunstancias favorables, como que la cinta esté basada en un caso real de lucha contra la impunidad de las grandes compañías, que la dirigiera un director de culto como Steven Soderbergh y que fuera una de las favoritas de aquella edición. Pero, sin duda, la extravagancia del personaje, tanto en las maneras como en la indumentaria, contribuyó a que Julia Roberts se luciera como nunca alejándose de su patrón habitual.


4. The normal heart (2014)

Julia Roberts The normal heartNo fue su primera aparición en televisión, tuvo varios pequeños papeles en los inicios de su carrera, pero, sin duda, fue su regreso triunfal al medio en plena época dorada de la ficción televisiva y tras convertirse en una estrella consolidada de la gran pantalla. Supo escoger. Telefilme de la HBO sobre los primeros años del sida dirigido por Ryan Murphy con un reparto de lujo, Roberts encarnó a la Dra. Emma Brookner, inspirada en la médica parapléjica que luchó para que las autoridades se tomaran en serio el avance de la enfermedad en la comunidad gay de California. Su monólogo para conseguir fondos para la investigación es una las mejores escenas de toda su carrera.


3. Pretty woman (1990)

Julia Roberts Pretty WomanSeguir siendo un hit cada que vez que se repone en televisión, 26 años después de su estreno, es un rara avis cinematográfico con poquísimos rivales. Buena parte del mérito le corresponde a ella, que con esta historia de cuento de hadas consiguió embaucarnos de por vida. Vivian Ward, la prostituta rescatada de las calles por un adinerado caballero (ojo al machismo que rezuma el planteamiento) es ya un icono de la historia del cine, gracias a una Roberts que desprende todo su encanto durante todo el metraje. Un despliegue de sonrisas y meteduras de pata que la convierten en una encantadora víctima del perfecto Pigmalión.


2. Closer (2004)

Julia Roberts CloserEs indudable que de no ser actriz, a Julia Roberts le encantaría ser fotógrafa. Si en Quédate a mi lado encarnaba a una fotógrafa de moda, aquí cuenta ya con su propio estudio artístico, uno de los epicentros de este cuadrilátero amoroso dirigido por Mike Nichols y en el que se brinda uno de los reflejos más fieles sobre las relaciones de pareja modernas. Roberts ofrece en Closer un trabajo comedido, triste y sutil, junto a un elenco de cuatro grandes actores en estado de gracia. Su discusión con un soberbio Clive Owen, en un guión plagado de enormes diálogos, es ya antológica.


1. Agosto (2013)

Julia Roberts AgostoOtro ejemplo que demuestra que si Julia Roberts está espléndida en comedia, está directamente esplendorosa cuando contiene su enorme sonrisa. Otro papel comedido, introvertido, amargado, que le da la réplica sin titubear a la mismísima Meryl Streep, en esta amarga historia sobre las miserias familiares que azotan todo hogar. De ahí que ambas estuvieran nominadas al Oscar, Streep por encarnar a una madre enferma y apisonadora y Roberts por llevar el peso de ser la hermana mayor, cargada de contenciones, sufrimiento y reproches. Memorable el «Eat the fish!» con el que da comienzo la gran pelea entre madre e hija.

Cómo triunfar en tu discurso de agradecimiento

Las ceremonias de entrega de los premios gordos del cine están a la vuelta de la esquina. Durante los dí­as previos, los asistentes a estas fiestas se encuentran en plena fase de preparación: selección del vestido, pruebas de peinado, elección del taconazo,… Pero si hay un aspecto igual o más importante, que solo afecta a los nominados, y que también necesita de dí­as de reflexión, elaboración y reelaboración, ese es el discurso de agradecimiento.

Muchos son los candidatos que, año tras año, dicen no haberse preparado nada porque prefieren dejarlo a la espontaneidad y lo que surja. ¡ERROR! Ya sea por los nervios o por la emoción del momento, en la historia de las entregas de premios se han producido situaciones de lo más bizarras que con un poco de preparación previa se podrí­an haber evitado.

Y es que escribir un speech de agradecimiento no es tarea fácil, así­ que hoy damos algunos consejos básicos sobre cómo elaborar un buen discurso sin morir en el intento.


-Ante todo, concisión-

El tiempo que suelen tener los triunfadores para pronunciar su discurso ronda los 45 segundos, por eso es importante saber resumir lo que se quiere decir.

Un discurso largo puede llegar a aburrir y despertar los deseos de algunos para que abandones el escenario. En los Oscars, por ejemplo, fue memorable la escena en la que Penélope Cruz y Antonio Banderas tuvieron que sacar del escenario a Pedro Almodóvar cuando ganó por Todo sobre mi madre a la Mejor Pelí­cula de habla no inglesa. Y en los Goya, Karra Elejalde se tiró más de tres minutos contando batallitas, con mención incluida al gato de su hija.

Pero resumir no debe confundirse con no decir nada. Merritt Weber desperdició su momento en los Emmy con un ‘Muchas gracias. Muchas gracias. Me tengo que ir. Adiós’. ¡Y se fue!

Por favor, recordad: ¡menos es más pero demasiado poco es nada!


-Los consejos, si no se dan, dos veces buenos-

_del_toro_bba55f8cLlegado el momento de pronunciar el discurso NO es buena idea ponerse a dar consejos a los compañeros de profesión. Eso es lo que quiso hacer Benicio del Toro cuando ganó el Goya por Ché, el argentino. El puertorriqueño se creyó más experimentado que nuestros actores españoles y quiso dar una lección imposible (de entender): «estando aquí­ esta noche, no preparé nada, […] Siempre que he hecho una interpretación hago una visualización, tengo una idea del personaje y esa idea siempre es mucho mejor que la interpretación real que existe en la cinta que vivirá por toda una vida […]. Lo único que sé, es que lo importante es tratar. Tratar con ganas. Es un honor y quiero darle las gracias a la Academia».

Por favor, recordad: ¡ir de resabidos os puede jugar una mala pasada!


-La gimnasia, mejor en casa-

Que algunos de los nominados están como el queso Gruyer y llegan a las galas en plena forma fí­sica lo sabemos de sobra, pero eso no significa que tengan que hacer alarde de ello como hizo Jack Palance en 1971, poniéndose a hacer flexiones para demostrar que a sus 73 años estaba fenomenal.

Llegar a estas demostraciones es ir un poco lejos, pero siempre hay excepciones si los protagonistas son: Jesús Castro, Bradley Cooper o Benedict Cumberbatch (por citar a algunos de los nominados de este año). En estos casos no hay lí­mites e incluso lo agradecemos.


-Julia Roberts solo hay una-

El tiempo es oro en las entregas de premios y el discurso debe terminar antes de que la orquesta te saque del escenario.

En la edición de los Oscars de 2001, en pleno subidón, Julia Roberts (Erin Brockovich), declaró sus intenciones: ‘como no sé si voy a volver a estar aquí­ arriba en toda mi vida, me voy a tomar el tiempo que necesite para agradecer el premio a quien quiera’. ¡Diosa!

Por favor, recordad: solo las grandes celebridades pueden saltarse las normas, y por desgracia para muchos, Julia Roberts es única.


-Las reivindicaciones para otro dia-

Las entregas de premios son actos festivos, así­ que… ¿para qué aguar un sarao si las quejas contra las gestiones de los gobiernos se pueden hacer otro dí­a? No hay que irse muy atrás para recordar cómo le fue a Candela Peña por mostrar su opinión sobre la sanidad pública española. Se estuvo hablando durante dí­as de su discurso e incluso en Sálvame (Telecinco) hicieron conexiones en directo a las puertas del hospital donde trataron a su difunto padre para saber si sus palabras fueron verdad o si exageró.

Así­ que, por favor, recordad: ¡digáis lo que digáis, no dejéis que decaiga la fiesta!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies