Ellos también tuvieron una primera vez

Son famosos, son guapos y están en la cresta de la ola pero, ¡ay amigos!, ellos también fueron unos pipiolos, unos principiantes en esto del arte dramático. Unos antes, otros después, pero todos ellos tuvieron una primera vez. ¿Quieres saber cuál fue la de ílex González? ¿Y la de Marí­a Castro? ¡Allá vamos!


ílvaro Cervantes: Abuela de verano (TVE, 2005)

Antes de ser Pollo en ‘3MSC’, mucho antes de ser un hombre lobo en ‘Luna, el misterio de Calenda’, y mucho, mucho antes de formar parte del triángulo amoroso de ‘Hermanos’, ílvaro Cervantes se estrenó con dieciséis años en la serie ‘Abuela de verano’, en la que formaba parte de la docena de nietos de Rosa Marí­a Sardá, la abuela del tí­tulo.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=UrcJjRsWFKY#t=70[/youtube]


Marí­a Castro: Pratos combinados (TVG, 1995-2006)

Aunque su cara empezó a sonarnos a todos por ser la Jessi de ‘Sin tetas no hay paraí­so’, Marí­a Castro ya tení­a varios papeles en cartera. Antes de formar parte de la extensa cantera de ‘SMS’, ya habí­a participado en dos series gallegas: ‘Avenida de América’ (de la que, lamentablemente, no hemos podido encontrar material) y ‘Pratos combinados’, un auténtico hito en la televisión gallega.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=IWRhWyMq2eM#t=289[/youtube]


Antonio Velázquez: SMS (La sexta, 2006-2007)

Sí­, amigos, sí­. La miniserie ‘Paquirri’ hizo que le tuviéramos en cuenta pero fue en ‘SMS’ donde se puso por primera vez delante de las cámaras. Apareció sólo durante seis capí­tulos en los que interpretaba al entrenador de Sara.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=QbF3TS4r1I0#t=41[/youtube]


Marí­a Valverde: La flaqueza del bolchevique (2003)

Entró en el mundo de la interpretación por la puerta grande: a las órdenes de Manuel Martí­n Cuenca (Caní­bal) y con Luí­s Tosar como compañero, este personaje atormentado le regaló el Goya a la mejor actriz revelación en 2003.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=WZ9bsfOoxJI[/youtube]


David Janer: Laberint d’ombres (TV3 – 1998-2000) – Compañeros (Antena 3, 1998-2002)

El ahora íguila roja también tuvo sus inicios, en este caso, en la televisión catalana. En ‘Laberint d’ombres’, participó durante diez episodios para, más tarde, formar para de la segunda generación de ‘Compañeros’, junto a Raúl Arévalo o Begoña Maestre.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=pWFuDbGPBJE[/youtube]


Aura Garrido: Fí­sica o quí­mica (Antena 3, 2008-2011)

Es de esas actrices que, sin darte cuenta, ha aparecido en todas partes: ‘De repente, los Gómez’, ‘La pecera de Eva’, ‘Crematorio’,… pero su primera papel fue en ‘Fí­sica o quí­mica’, donde apareció cuatro episodios en la tercera temporada como la malvada Erika. ¿Os acordáis?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=6eE_eb8tMjo[/youtube]


Santi Millán: Teresina S.A. (TV3, 1992)

Uno de los inicios más divertidos. Millán empezó en ‘Teresina S.A.’, una sitcom de TV3 en la que es más que difí­cil reconocerlo. El video que os dejamos a continuación no tiene desperdicio. Ojo, bajo el maquillaje, también José Corbacho.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=XVX-9UCDYXY#t=387[/youtube]


ílex González: Un paso adelante (Antena 3, 2002-2005)

Ironí­as de la vida, tuvo su primer papel destacable sustituyendo a Miguel íngel Silvestre en ‘Motivos personales’; sin embargo, un año antes, apareció en siete episodios de ‘Un paso adelante’, mí­tica serie de Antena 3 sobre una escuela de baile en la que también dejó su… huella.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=df_fUFyaN2I#t=476[/youtube]

Monstruos, nazis y amorí­os | Recordamos ‘El internado’

Dicen que la infancia es la etapa más bonita de todo ser humano… pues no será la de Paula, protagonista de ‘El internado’, serie que Antena 3 emitió entre 2007 y 2010, y en la que la niña llegaba junto a su hermano Marcos a un internado (Globomedia no se complica) en el que pasaba de todo y en el que todos acababan siendo familia (otra vez, Globomedia style). Para a los que la memoria les falle, Marcos y Paula eran dos huérfanos gallegos que acababan de perder a sus padres en un naufragio y que no tení­an otra que irse a vivir con su tutor legal, Héctor de la Vega, que también era su tí­o, sólo que con una identidad oculta por culpa de los nazis. ¿Los nazis? Seguimos.

En el internado, viví­an los estudiantes junto con los profesores y el servicio en una suerte de cama redonda en la que todos se enrollaban con todos (que tú esto lo veí­as con catorce años y, claro, a ver cómo ibas al dí­a siguiente al instituto, intentando mirar con ojos lascivos a la cocinera que te atendí­a en la cafeterí­a, con su redecilla en la cabeza y su bocadillo de tortilla aceitoso que, la mujer no estaba mal pero, mira, no era Marta Torné). Y en esta explosión de hormonas, surgen las historias de amor y, por ende, las historias de odio (porque unas siempre van ligadas a las otras), pero también los bromances. Sí­, hablo de la relación amistosa que une a Iván y Marcos, enfrentados por el amor de una mujer cual Bustamente y ílex, pero que acaban haciendo las paces porque, total, tienen que vivir allí­ durante siete temporadas, ¿para qué estar enfrentados?

escotillas
‘El internado’ vs. ‘Lost’

Bien, y junto todo este batiburrillo amoroso (que no he entrado a hablar de los romances del profesorado porque necesitarí­a tres artí­culos, dos dossiers y cuatro anexos) que Globomedia nos colaba, se encontraba la parte guay de la serie: el misterio. ‘El internado’ nació muy próxima a ‘Perdidos‘ y bebió mucho de ella y tanto fue el cántaro a la fuente, que acabó rompiéndose. La cosa empezó estupendamente: ‘Muchachos, el internado no es un lugar seguro’, les dijo a la cuadrilla uno de los profesores al comienzo de la primera temporada. Probablemente, tu primera reacción habrí­a sido hablar con tu tutor para ver de qué esta hablando ese hombre, pero no, ellos no, ellos comienzan a investigar y descubren que cinco muchachos murieron en los pasadizos años atrás. Así­, descubren el proyecto Géminis, un estudio nazi antiguo que involucra a los padres de Marcos y Paula que, WHAT!?, están vivos.

La serie tuvo un éxito brutal, no bajando durante sus cuatro primeras temporada del 20% de cuota de pantalla media y consiguiendo reunir a más de tres millones de espectadores ante los televisores. Sin embargo, tanto se quiso estirar la trama que acabaron por fastidiarla originando un batiburrillo sin pies ni cabeza en el que cada vez aparecí­an más familiares (aquello parecí­a ‘La casa de la pradera’) y más vueltas de tuerca a un tema que ya se habí­a quemado y del que poco más se podí­a sacar. ¿Qué ocurrió? Que la audiencia bajó vertiginosamente y se intentó llamar su atención mediante virus letales, muertes muy dramáticas (la de Carolina es CASI equiparable a la de Melissa en ‘The O.C.’), militares, y demás cosas raras que se les iban ocurriendo a vuela pluma y que no hizo sino postergar una muerte más que anunciada.

‘El internado’ nos tuvo a todos enganchados en nuestra adolescencia, aunque todaví­a no sabemos si por las tramas o por lo faltos que andaban de ropa y el gusto que tení­an por ducharse en cada capí­tulo. En cualquier caso, su éxito ha sido descomunal, no sólo en España, sino también en el extranjero, donde aún se sigue emitiendo.

Acusados: el implacable brazo de la justicia

Algo tienen las series con personajes femeninos fuertes a la cabeza que nos encantan. Y más si tienen la piel, los gestos y la voz de Blanca Portillo. En ‘Acusados’, serie de Telecinco emitida entre 2009 y 2010, ella era Rosa Ballester, una jueza de armas tomar que se hace cargo del caso Metrópolis, un incendio provocado en una discoteca con aviesas intenciones. El principal sospechoso es Joaquí­n de la Torre, un polí­tico sin escrúpulos (interpretado por José Coronado, ahí­ es nada) que tiene mucho que esconder. Y diréis: «Esto pinta estupendamente»; pues sí­, pero esto no es más que la punta de un iceberg lleno de secretos y mentiras. 

La serie comienza con un flashforward (sí­, lo que leéis) en el que una muchacha ensangrentada sujeta un cuchillo ensangrentado en un piso ensangrentado. Todo sangre. ¿Nos suena? Sí­, un poco. Y es que ‘Acusados’, desde su comienzo, fue tildada de plagio por una estructura demasiado parecida a la de ‘Damages (Daños y perjuicios)’, serie protagonizada por la no menos maravillosa Glenn Close y que, no nos engañemos, tení­a bastantes similitudes con la que hoy nos atañe. Pero, en cualquier caso, ‘Acusados’ tomaba un parecido punto de partida para luego alejarse e introducirse en un laberinto de secuestros y suicidios que dieron lugar a mucho drama (nos encanta el drama) y a una interpretación (en su primera temporada) que sorprendió a todos: la de Alberto Amarilla como ílex de la Torre, hijo ficticio de Coronado y maestro robaescenas (también hace lo propio en ‘Fuga de cerebros’).

tumblr_ltp55fIOPI1qadupho1_500

La audiencia respondió bien en los últimos dos capí­tulos de esta primera temporada, alcanzando casi los tres millones y permitiendo su continuación por otros doce capí­tulos. Sin embargo, Telecinco empezó a jugar con ella, a moverla de lugar, a ponerla a horas intempestivas y la audiencia bajó. En un alarde de infinita inteligencia, los responsables de la cadena decidieron detener las emisiones para emitir especiales de ‘Gran hermano 11’. Un desastre. En cualquier caso, la serie finalizó como pudo ante el enfado de los fans (o igual sólo me enfadé yo… quién sabe).

Pero, ¿qué pasaba en esta segunda temporada? De nuevo el misterio se cerní­a sobre un asesinato, esta vez, el de un periodista que tení­a mucho que contar. Con aires de ‘íšnico testigo’, la única persona capaz de esclarecer el caso era la hija del periodista, una niña que desaparece y a la que intentan encontrar durante varios capí­tulos de la temporada.

1

Aunque me llaméis macabro, lo que más molaba de ‘Acusados’ era que nadie estaba a salvo. Sí­, es cierto que serí­a raro que Portillo o Coronado murieran pero, el resto estaban en el punto de mira. De hecho, dos de los personajes principales de la primera temporada (¿lo digo, no lo digo? ¿Lo digo, no lo digo?), los interpretados por Alberto Amarilla y Silvia Abascal, morí­an en el último momento dejándonos con la boca abierta.

‘Acusados’ fue un drama notable que podrí­a haber corrido muchí­sima mejor suerte si la cadena hubiera confiado en ella. Con tramas sólidas y personajes potentes (y actores para interpretarlos), la serie es una de las mejores que se han emitido en estos últimos años. Una lástima.

 [followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Herederos: La importancia de llamarse Carmen Orozco

Soy de esas personas que piensan que habrí­a que adorar a Concha Velasco, hacerle una estatua, un monumento o algo parecido; y, no, no es por su filmografí­a de la que, sinceramente, he visto pocas pelí­culas, sino por el despliegue de talento que hizo en ‘Herederos’, serie de TVE en la que interpretaba a la matriarca de una familia relacionada con el mundo del toreo. Acostumbrados a verla siempre sonriendo y deshaciéndose en simpatí­a ante los periodistas, nos encantó verla como Carmen Orozco, una mujer frí­a, manipuladora y sin escrúpulos que, como Michael Corleone, ha luchado toda su vida por proteger a su familia.

La serie, emitida entre 2007 y 2009, cuenta con uno de esos arranques que sólo vemos en las series americanas. No hay preámbulos, ni explicaciones: el espectador llega justo cuando todo explota, en este caso, cuando Carmen se entera, en mitad de una plaza de toros, de que su marido esta teniendo una aventura con su hermana (la que luego sabremos que, realmente, es su hija) gracias a unas cartas enviadas por alguien desconocido. A este momentazo, se une la repentina cogida del marido, quien esta toreando por última vez. Todo esto en los primeros cinco minutos en los que, queramos o no, ya hemos sucumbido ante ‘Herederos’.

Féliz-Gómez-y-Concha-Velasco-en-Herederos.

Pero, la serie continua y no hace más que ir para arriba como una montaña rusa. Al personaje de Carmen Orozco, se unen los de sus hijos, Verónica y Jacobo, este último interpretado por un gran Félix Gómez, quien recibió en 2008 el premio a mejor actor secundario por parte de la Unión de Actores por este papel cargado de contradicciones, en el que coquetea con las drogas, con la ilegalidad e, incluso, con la homosexualidad, dando lugar a esa famosa polémica que hubo por la censura de un beso entre dos personas del mismo sexo cuando se repuso la serie en la sobremesa.

La directora de programación de TVE intentó explicar -sin mucho éxito- porque se eliminó esa escena [Ver video]

En ‘Herederos’ nada es lo que parece. Durante tres temporadas, Carmen Orozco maneja los hilos de todos los que están a su alrededor pero también sufre, y mucho, porque ser la matriarca de una de las familias más acaudaladas de España también es duro. Además de lidiar con los múltiples ‘amantes polilla’ que surgen, también tendrá que ser fuerte ante la prensa del corazón y acabar con todos aquellos que quieran hacer daño a sus seres queridos (para el recuerdo el castigo que recibe el personaje de Octavi Pujades tras violar a Verónica… Aún se me ponen los pelos de punta).

Si la semana pasada hablábamos de ‘Motivos personales’ como una de las mejores series de televisión en España, ‘Herederos’ no se le queda atrás. Llena de tramas que se entrelazan y que sorprenden, la serie es una joya que no recibió todo el cariño que se merecí­a por parte de los espectadores pero que, sin lugar a dudas, merece un visionado (o dos).

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Motivos personales: Todos tenemos un pasado

Es 1 de febrero de 2005 y España no se espera lo que va a encontrar. Lydia Bosch aparece ante millones de televidentes como Natalia Nadal, presentadora del telediario, y cierra el noticiero. Acto seguido, un plano secuencia por la redacción, cabecera y asistimos a una fiesta en unos laboratorios: una tal Virginia habla demasiado cariñosa con el marido de Natalia, Concha Velasco está muy seria y el presidente da un discurso entrecortado por la llegada inesperada de un ser querido poco querido (valga la redundancia). Todo esto para que, de repente, una gota de sangre caiga en una copa de champán y todos miren al cielo: Mara Yimou, secretaria del presidente, esta muerta, estampada contra el acristalado techo. Así­ empezaba, ‘Motivos personales’.

La serie, de dos temporada de duración, contaba con un reparto espectacular para narrar el drama que comienza a surgir en la familia Acosta, dueños de los laboratorios, cuando se inculpa a Arturo Acosta, marido de Natalia, del asesinato de Yimou. Con este arranque, comienza a tejerse una red de mentiras y secretos cargada de sangre y muertes que nos llevan al pasado y a una venganza que tiene nombre propio: Victoria Castellanos; pero, ¿quién es ella? Durante la primera temporada, esa fue la gran incógnita que mantuvo a la audiencia enganchadí­sima ante los televisores gracias a los mejores trece capí­tulos de la Historia de España reciente (no exagero: estaba muy guay).

virginia-palazon_1

Sin embargo, al término de éstos, se descubrió el pastel y los espectadores ya sabí­an cuál era la verdadera identidad de Victoria Castellanos (que no era otra que Virginia, ¡spoiler!); pero, entonces, ¿de qué iba la segunda temporada? Los guionistas quisieron en los siguientes capí­tulos elaborar un juego del ratón y el gato entre Natalia, que no sabí­a que Virginia era la mala malí­sima, y ésta, dando lugar a unos no menos espectaculares catorce episodios en los que salieron a la luz hijos perdidos, se «resucitaron» maridos muertos y se amenazó con soltar un virus mortal (sí­, y aún con toda esta locura, la serie molaba mucho), para desembocar en un gran final de traca en el Palacio de Vistalegre donde todo se desvelaba y España se quedaba sin un pelo.

Tras saberse la identidad de Victoria en el final de la primera temporada, hubo un descenso (inexplicable) de la audiencia que provocó que Telecinco dejará de confiar en su producto y que, aún teniendo preparada su continuación, acabara siendo cancelada al finalizar la segunda temporada. Con todo, ‘Motivos personales’, a dí­a de hoy, sigue siendo considerada una de las mejores (si no la mejor) serie española de los últimos años. Señores de Mediaset, aún están a tiempo, resucitémosla ahora que la Bosch vuelve a estar de moda y la Velasco sin trabajo. Es el momento, es Vodaf-.

Hollywood no es nada sin amigos | 10 años de ‘Entourage’

¿Y si tu mejor amigo fuera Mario Casas y te propusiera ir a vivir con él a Los íngeles donde pudieras disfrutar de todos los lujos de su éxito? Esa es la premisa de ‘Entourage’ (‘El séquito’), serie de la HBO en la que una joven promesa del cine vive a toda mecha (que dirí­an los muchachos de SJK) con sus cuatro amigos en una enorme mansión donde cada noche hay una fiesta distinta. Pero, ese serí­a un mal resumen de la serie: en ‘Entourage’, asistimos a las idas y venidas laborales de un joven actor, Vincent Chase, desde su primer blockbuster hasta su escarceo con el cine indie, pasando por las visitas a festivales y los romances sensacionalistas. En ocho temporadas, ‘Entourage’ recoge la esencia del mundo Hollywood, sus luces y sus sombras, de forma divertida y cercana porque siempre tiene una idea en mente: ‘esta es la historia de un grupo de amigos (en Hollywood)’.

Pero, ¿quién es Vincent Chase? Chase es un guapo chico de barrio que ha tenido suerte y se encuentra en la cresta de la ola cinematográfica. Como sabe lo que suele pasar en estas ocasiones, decide llevarse a sus tres mejores amigos para que le mantengan los pies en el suelo: Eric, quien llega como su representante; Johnny Drama, su hermano mayor y actor sin suerte que hará todo lo posible por la fama; y Turtle, quien se dedica a los negocios (y a la marihuana) con algo menos de protagonismo. Pero, si hay un personaje que nos ha regalado ‘Entourage’, ese es Ari Gold, el representante de Chase. Jeremy Piven, quien recibió tres años consecutivos el Emmy y fue galardonado con un Globo de Oro por este papel, nos cautiva de la forma más difí­cil posible: interpretando a un completo capullo. Sus intervenciones siempre eran motivo de carcajada y para muestra este momentazo.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=UMdmWjtDRPE[/youtube]

La serie presentaba rodajes y estrenos de pelí­culas ficticias, como ‘Aquaman’ (que es más que probable que ahora se haga realidad), o ‘Medellin‘, sobre el narcotraficante Pablo Escobar, pero contaba con cameos de estrellas del mundo del cine, como Matt Damon o Peter Dinklage, de la serie ‘Game of thrones‘; o de la música, como Eminem o 50 Cent. Estas apariciones aportaban veracidad a la serie y también un poco de autoparodia por parte de estrellas que vieron en ‘Entourage’ el verdadero reflejo de lo que esa industria es; y es que el origen de la serie no es otro que las vivencias de su productor, el mismí­smo Mark Whalberg, quien fue preguntado en varias ocasiones si podí­a ser filmado junto a sus amigos por lo hilarante de sus experiencias. Sin embargo, la adaptación a la pantalla de éstas tuvo que pasar un fuerte filtro debido al pasado criminal de Whalberg, ya que no creí­an que fuera a funcionar en televisión una visión tan dura.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=Yj9a3s1j-MQ[/youtube]

Emitida desde 2004 a 2011, ‘Entourage’ celebra su décimo aniversario siendo aún una de las más recomendables comedias televisivas de los últimos años que, además, prepara su llegada a la gran pantalla el próximo año. ¡Tiempo de revisionar!

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Follow the leader | Series sucesoras que acabaron estrelladas

Muchas veces, cuando una serie provoca un éxito desmesurado, las cadenas, en un alarde de creatividad infinita, deciden sacar todo su ingenio para crear la sucesora de ésta, otra serie que comparta público con la anterior y, así­, no ganar puntos cómodamente. Sin embargo, aunque en contadas ocasiones la jugada les sale bien, en la mayorí­a esto no hace sino crear un fracaso monumental que pasa sin pena ni gloria ante la audiencia… incluso cuando el producto puede ser decente porque, como en todo, hay que saber llegar en el momento justo y al lugar idóneo. Estas son sólo algunas de esas series sucesoras que quisieron aprovechar el tirón ajeno y acabaron desapareciendo:


Lipstick Jungle (NBC, 2008-2009)

Habí­a acabado ‘Sexo en Nueva York‘ y ya habí­a una sucesora: ‘Mujeres desesperadas’. El éxito de ésta provocó que los productores se hicieran los valientes y dijeran: «¡Creemos series de y para mujeres!»; pero, no pudo ser. ‘Lipstick jungle’ tení­a como protagonistas a tres de las mujeres más poderosas de Nueva York pero, como siempre, no eran felices en el amor. Dos temporadas protagonizadas por Brooke Shields, Kim Raver y Lindsay Price que, aun entreteniendo (y mucho), no cautivaron al público.


The tomorrow people (The CW, 2013-2014)

Una de las canceladas de la pasada temporada. Tras el éxito de ‘Arrow’, los jefes de The CW debieron pensar que poniendo al primo del protagonista de la primera, Stephen Amell, al cargo de una serie sobre ¿superhéroes? tení­an el éxito asegurado. Pero no. ‘The tomorrow people’ duró 22 episodios (y se me hacen muchos…).


Cí­rculo rojo (Antena 3, 2007)

¿Hay alguien que no piense que ‘Motivos personales’ fue un antes y un después para la televisión española? Pues los señores de Antena 3 no fueron menos y dieron luz verde a este thriller de reparto de lujo (Carmen Maura y Emilio Gutiérrez Caba, ojo) sobre dos mujeres que intentan averiguar qué se esconde tras la muerte de su amiga por, aparentemente, suicidio. La serie no duró nada más que una temporada llegando incluso a ser relegada en los últimos capí­tulos al late. Una pena.


Ringer (The CW, 2011-2012)

¿Que queréis venganza? Pues tomad dos tazas. ‘Revenge’ abrió la veda y se llevó el premio gordo; sin embargo, ‘Ringer’ no tuvo tanta suerte. Protagonizada por Sarah Michelle Gellar, la serie giraba en torno a una muchacha que decidí­a suplantar la identidad de su hermana gemela muerta para huir de sus agresores. Pero, todo se volverá en su contra. 22 episodios más tarde, fue cancelada.


Off the map (ABC, 2011)

Esto va por rachas y lo de los dramas médicos siempre tiene lo suyo. Sin embargo, ni la mano de ‘los productores de ‘Anatomí­a de Grey» la salvaron y eso que ‘Off the map’ tení­a muy buena pinta: un grupo de médicos en una isla en la que las enfermedades raras y los polvos en la selva están a la orden del dí­a. 13 capí­tulos y adiós.


Dracula (NBC, 2013)

Aquí­ se juntaron el nuevo afán por producir series de terror con la ya manida idea de que todo lo que lleve vampiros ha de triunfar. He aquí­ la prueba de que no. Ni con Jonathan Rhys Meyers como el mí­tico Conde Drácula consiguió levantar el vuelo esta serie que se quedó en diez capí­tulos y un tráiler que prometí­a mucho. Quizás demasiado para lo que luego ofreció.


– 20tantos (Telecinco, 2002-2003)

Acababa de terminar la mí­tica ‘Al salir de clase’ y Telecinco quiso sacar una serie que gustara al público que creció con la primera. El resultado: ’20tantos’, otra typical teen Spanish serie en la que se reunieron todos los clichés habidos y por haber. ¿Resultado?

tumblr_me8u5lUf5w1r3ty02o1_r1_500_zps349ca9a0

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

16 años de Sexo en Nueva York | 10 momentos de la serie

‘Sexo en Nueva York’ arrancó en 1998 con muchí­simas ganas de provocar e innovar. De hecho, aunque la serie luego evolucionó en un formato más tradicional, en sus primeros episodios, la trama de los protagonistas se mezclaba con testimonios ficticios a cámara en una especie de falso documental en el que el humor estaba muy presente. Aunque este aspecto innovador desapareció tras la primera temporada, sus ganas de provocar no desaparecieron y, como su propio nombre indica, todo fue sex and the city, cambiando de un plumazo la forma de abordar el sexo en la televisión.

El pasado viernes, la maravillosa serie de la HBO cumplí­a su decimosexto cumpleaños sin envejecer ni una gota. Por eso, hemos querido hacer un repaso a diez momentos de la serie que nos invitan a revisionarla.


10. La controversia y la provocación tienen un nombre: Samantha Jones. Es probable que en seis temporadas y dos pelí­culas ya hayamos perdido la cuenta de todos los hombres que han pasado entre sus piernas pero nos quedamos con el último, Smith Jerrod, y su sex tape.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=92SpBpxpUGU[/youtube]


9. Sexo en Nueva York no deja de ser una historia de chico conoce a chica con muchas cosas entremedias. í‰l es John, o mejor dicho, Mr. Big y ella, Carrie Bradshaw.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=M1Oh9r61YEc[/youtube]


8. La serie analizaba los problemas románticos de la humanidad… Bueno, del primer mundo: ¿qué pasa si te dejan con un post-it?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=vPhCvyb5jeQ[/youtube]


7. Y también los problemas sexuales, claro.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=Ct6ycnXLDKQ[/youtube]


6. Aprendimos muchas cosas…

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=exH2GvyV2T4[/youtube]


5. La serie también abordó el paso a la madurez de sus personajes y sus miedos, nuestros miedos.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=m-KhaULdEVw[/youtube]


4. ‘Your girl’s lovely, Hubble’ o cómo amargar la existencia a tu ex sacándole partido a tu cinefilia.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=B_5Hkcp2_-4[/youtube]


3. Aunque Carrie no tuviera suerte y Samantha no lo buscara, en la serie si hubo espacio para el triunfo del amor.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=EOwG6fTLf_c[/youtube]


2. Pocas series consiguen un cierre tan maravilloso. ‘You’ve got the love’, sexo y Nueva York. Simplemente.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=crtr1akUHOk[/youtube]


1. God save Carrie Bradshaw.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=V6eBwkc_83A[/youtube]


La serie dio lugar a un gran fenómeno fan y sirvió de precedente para todas las series con protagonistas femeninas que surgieron después. En 2008, cuatro años después de su despedida, se realizó una pelí­cula sobre la serie que tendrí­a una secuela dos años más tarde. A la espera de una tercera que cierre la trilogí­a (el regreso de la serie serí­a pedir demasiado), recordamos la escena que quizás más suspiros ha levantado en la última década.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=n57AmaAD0Nk[/youtube]

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Let me be your star! | Un año sin Smash

Tal dí­a como hoy, hace un año, asistí­amos a una reñidí­sima gala de los premios Tony en la que Bombshell y Hit List eran los claros favoritos para llevárselo todo. Así­ fue la 2hours series finale de Smash‘, serie musical de la NBC producida por Steven Spielberg en la que descubrí­amos los entresijos de Broadway de la mano de dos aspirantes a estrellas: Karen Cartwright, una primeriza en los musicales que se convierte en la nueva joven promesa de Broadway, y Ivy Lynn, una actriz con mala suerte que ve en Bombshell su gran oportunidad. A partir de este catfight por el éxito, descubrimos un mundo difí­cil tratado, no con excesiva crudeza, pero sí­ con una sensación de veracidad que, si bien no sabemos si la construcción de un musical es realmente así­, al menos, nos gustarí­a que lo fuera.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=3W0oHSXPoFo[/youtube]

‘Smash’ contó con dos temporadas muy distintas entre sí­. La primera giró completamente en torno a la creación de Bombshell, un musical sobre la vida de Marilyn Monroe creado por Tom Levitt y Julia Houston, encarnada por Debra Messing a la que veremos este otoño como Laura en el remake de la serie de TVE. A lo largo de quince episodios, asistimos al desarrollo del musical, desde el casting hasta los ensayos, pasando por problemas de producción (siempre al lí­mite, siempre fantástica Angelica Huston) y de dirección. Pero, aunque todo parece estar en contra, al final de temporada, Bombshell consigue alzar el telón y dejar a la audiencia con ganas de más, de una segunda entrega que aportara más canciones originales, más números musicales y, para qué negarnos, más drama porque, en ‘Smash’ hay un gusto por la tragedia que rí­ete tú de los griegos. Raro es que no acabara ningún personaje muerto… En esta temporada.

tumblr_ml667mV54t1qdj2bgo1_500

No habí­a mucha confianza en el producto por parte de la cadena y eso se notó en una segunda temporada más floja, mal estructurada, que podí­a regalarnos episodios de sobresaliente como encadenar rachas de auténtico sopor que hicieron que la audiencia bajara y se mascara la tragedia (véis, tragedia). En cualquier caso, esta temporada fue la de Hit List, musical off-Broadway al que llega Karen tras Bombshell y en el que descubrimos a dos personajes nuevos: Jimmy Collins, probablemente el personaje más odioso (con permiso de Ellis), y Kyle Bishop, los dos jóvenes creadores de este nuevo musical. Los vertiginosos bajones de audiencia que se producí­an semana tras semana, provocaron cambios de dí­a y dieron lugar a diecisiete episodios apresurados en los que se desaprovecharon muchas oportunidades de hacer cosas bien pero en los que también se observó un salto cualitativo en cuanto al ámbito musical y de puesta en escena se refiere.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=NUYGmiQoTPw[/youtube]

Uno de los puntos fuertes de ‘Smash’ fue su intención de retratar dos mundos distintos en sus dos temporadas. Por un lado, en la primera, Bombshell nos introducí­a en una gran producción, un musical llamado a ser el éxito de la temporada que las pasaba canutas para conseguir su ansiado objetivo. Por otro lado, en la segunda, Hit list era todo lo contrario. Esta suerte de ‘Rent’ arrancaba como una obra pequeña en la que se podí­a hacer todo lo que en Bombshell era impensable, una bola de nieve que iba creciendo y creciendo hasta llegar a alcanzar un éxito del todo inesperado. Se enfrentaba así­ el teatro tradicional con el moderno en un último capí­tulo lleno de emociones que, aún con la tristeza de la despedida, dejó muy buen sabor de boca a los fans que no hubieran imaginado un desenlace mejor.

‘Smash’, denominada la hermana mayor de ‘Glee‘, se tomó muy en serio el cometido de convertirse en EL MUSICAL de la televisión y, si la audiencia hubiera correspondido y la cadena hubiera confiado, podrí­a haber llegado a serlo. En cualquier caso, aquellos que disfrutamos estas dos temporadas no olvidaremos todo lo bueno que vivimos. We don’t forget you, ‘Smash’.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=9YVL8I-o8lM[/youtube]

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

¿Qué ha sido de nuestros amigos? | 10 años sin ‘Friends’

¿Puede convertirse una serie sobre las vivencias de seis amigos en Manhattan en una de las mejores de la historia?Friends‘ dio la respuesta a esta pregunta con un rotundo sí­, cautivando a prácticamente todo el mundo durante diez temporadas en las que las idas y venidas amorosas de Rachel y Ross, la relación más sólida de Mónica y Chandler, las marcianadas de Phoebe y las locuras de Joey provocaban carcajadas por doquier. El pasado 6 de este mes, su adiós cumplió diez años. Por ello, y en lugar de recordar viejos momentos de la serie, en Bface Magazine nos hemos preguntado: ¿cómo les está tratando la vida a nuestros viejos amigos? Veamos.


Courteney Cox

monica

Algún papel pequeño en el cine, su regreso a la saga ‘Scream‘ en la cuarta entrega y el protagónico en dos series: por un lado, ‘Dirt‘, tres años después de ‘Friends’, en la que dio vida durante veinte episodios a la implacable editora de una revista de cotilleos; por otro, Cougar Town‘, con la que ha corrido mejor suerte, en la que interpreta a una mujer divorciada con un hijo que intenta volver a la vida normal pero que finalizará tras su próxima temporada. Además, Cox ha intervenido en dos series de sus compañeros de manera recurrente: ‘Go On‘, con Perry, y ‘Web Therapy‘, con Kudrow. Ambos también intervinieron en la suya.


Matthew Perry.

matthew

Podrí­amos decir que esta gafado y no nos confundirí­amos. El pobre de Chandler no encuentra su sitio en la televisión ni contando con la ayuda de Aaron Sorkin en aquella maravilla de una sola temporada que fue ‘Studio 60 on the Sunset Strip‘. Tras ésta, ha arrastrado dos series de una sola temporada: ‘Mr. Sunshine‘, sobre un agente deportivo en la crisis de los 40; y ‘Go On’, sobre un locutor de radio viudo que encuentra una salida en un grupo de ayuda. Aún así­, Perry no para y prepara ya dos nuevas series:The dog thrower‘, serie británica en la que interpreta a un hombre que lanza por los aires a su perro para luego recogerlo al vuelo (algo muy raro); y ‘La extraña pareja‘, revisión del clásico llevado ahora a la gran pantalla. ¿Volverá el éxito a nuestro amigo de una vez por todas?


Lisa Kudrow

phoebe

Consiguió que la cadena Showtime trasladará su webserie a la televisión y, ahora, ‘Web Therapy’ cuenta ya con cuatro temporadas. En ella han colaborado Meryl Streep, Conan O’Brien, Meg Ryan y un larguí­simo etcétera que también incluye a tres compañeros suyos, Courteney Cox, David Schwimmer y Matt LeBlanc. Ha colaborado en ‘Scandal‘ y aparecerá en ‘Malditos vecinos‘.


David Schwimmer

ross

Es el que peor suerte ha corrido de todos. Ha hecho sus pinitos en la dirección con alguna pelí­cula, un par de capí­tulos de ‘Joey‘ y otros tantos de ‘Little Britain‘. En la pantalla le hemos visto poco, aunque sí­ que le hemos oí­do en la versión original de Madagascar y sus secuelas como Melman. Acaba de comenzar la producción de su regreso a la televisión con ‘Irreversible‘. Con Schwimmer lo que nos preguntamos es ‘¿llegará a estrenarse?’. Pobre Ross.


Jennifer Aniston

Rachel

Lucky Jenny. Tras acabar ‘Friends’, puso punto y final a su carrera en la televisión y dio el salto a la gran pantalla para quedarse. La comedia romántica la adora y su incursión en ella nos ha dado tí­tulos como ‘Dicen por ahí­‘, ‘Una pareja de tres‘ o ‘Love happens‘. Ahora, ha dado un giro a su vida (sin dejar de lado su lado romántico) y se ha metido de lleno en la comedia gamberra con dos tí­tulos como ‘Somos los Miller‘ y ‘Cómo acabar con tu jefe‘, que no le han otorgado más que alabanzas y de los que ya se preparan secuelas (de la primera sólo se rumorea). Por Aniston no nos preocupamos.


Matt LeBlanc

joey

Todo parecí­a apuntar a que iba a ser quien recogiese toda la fama cosechada en ‘Friends’ y, sin embargo, el batacazo fue bien grande. Tras un spin-off que duró dos temporadas, LeBlanc estuvo cinco años sin aparecer por las pantallas. Su regreso fue con ‘Episodes‘, una serie más que recomendable en la que se interpreta a si mismo, con sus virtudes (las menos) y sus defectos. No tiene proyectos en el horizonte aunque la serie sigue viento en popa en Showtime.

¿Quién iba a pensar que aquellos actores que nos regalaron tantos y tantos buenos momentos iban a tener un futuro tan poco fructí­fero (Jenny tú no cuentas)? En cualquier caso, siempre estaremos agradecidos por aquellas tardes que pasamos con estos seis amigos en aquella cafeterí­a llamada Central Perk.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=67hDG_tzRvE[/youtube]

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies