Entrevista | Leticia Dolera: «El mejor sitio para encajar está dentro de nosotros»

Fotografía de Leticia Dolera

Un tono, otro tono, otro tono más… Espero al otro lado del teléfono con la Intro de The XX cuando surge la voz de Leticia Dolera, cariñosa y agradable como cada vez que me atiende, porque no es la primera. Pensará que soy un pesado, aunque es posible que no se acuerde de mí. Yo de ella sí: la vi haciendo de novia asesina de infectados, en el suburbano de Barcelona por un apocalipsis de agorafobia o de adolescente quinqui y bisexual. Pero no parecía ser suficiente y se animó a escribir, dirigir y protagonizar su primera película, Requisitos para ser una persona normal, que ha enamorado a público y crítica por igual por su ternura, su originalidad, su colorido y su optimismo para recordarnos la importancia de ser uno mismo, querernos, saber quiénes somos y saber qué queremos. Algo ha debido funcionar, porque está nominada a tres premios Goya por Mejor dirección novel, Mejor montaje y Mejor actor revelación.

Desde el estreno de ‘Requisitos para ser una persona normal’ ha tenido que ser todo una locura, ¿no?

Sí, pero una locura bonita. Lo malo sería que no nos hubieran hecho caso desde los medios y que la gente no se hubiera enterado de la existencia de la película. Pero ha sido muy bonito, ha significado el compartir la obra con el público, ya que al final para eso hacemos películas. Las películas cobran sentido cuando las personas las ven, porque es otra manera de comunicarte con los seres humanos. Estoy muy feliz, además, de que haya habido esta respuesta por parte de crítica y de público.

Es difícil que espectadores y críticos nos pongamos de acuerdo…

Sí, la verdad, pero en todos los coloquios en los que he estado tengo la sensación de que la película conecta con una parte muy bonita de cada persona. Y eso me hace muy feliz.

«Como no sabía que era imposible, lo hice»

¿Cómo surgió la idea de hacer Requisitos?

Pues mira, te cuento. Había hecho tres cortometrajes y una web serie, que se llama Bloguera en construcción, y me puse a escribir una nueva historia. De manera natural me di cuenta que no estaba trabajando en un corto, sino que necesitaba más minutos y más páginas que con mis cortos anteriores. Realmente, me estaba enfrentando a la escritura de un largometraje, así que me animé y mi buen amigo Luiso Berdejo, en mi Moleskine donde empecé el proyecto, escribió “como no sabía que era imposible, lo hice”. Y ese fue mi lema durante todo el proceso.

La película, y esto lo he contado mucho durante la promoción, surge de una sensación que yo siempre he tenido de no encajar, pero creo que todo el mundo la ha tenido en su vida. Por el tipo de educación que recibimos, desde pequeños nos enseñan que tenemos que encajar en los cánones que la sociedad nos marca. Y por el camino se olvida que el mejor sitio para encajar está dentro de nosotros. Y para ello tenemos primero que saber quiénes somos y qué queremos.

La verdad es que todo lo que rodea a ‘Requisitos para ser una persona normal’ es bonito, es indie, es bastante colorido. ¿Cuáles son tus referencias para haberla creado?

En el momento de escritura del guión, me hice un repaso de todo el cine de Woody Allen como Annie Hall, Siempre Alice, Cuando Harry encontró a Sally o La boda de Muriel. El espíritu de esas películas y el tono me resultaban muy inspirado para trabajar en Requisitos. A nivel formal, mis referentes han sido películas que me gustan como Juno, 500 días juntos o el cine de Miranda July o las películas de Valeria Bruni-Tedeschi, que son mujeres que son también actrices que escriben y dirigen sus propias películas. Era como un espejo en el que mirarme.

[youtube id=»W8MHSGz0rCQ» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»700″]

¿Cómo ha sido ponerte detrás de las cámaras en tu primer largometraje y, al mismo tiempo, escribir y actuar?

Ha sido novedoso porque era mi primer largo, pero ya había dirigido tres cortometrajes, por lo que sabía qué era ponerme al otro lado. Pero el trabajo ha sido muy intenso, ha requerido esfuerzo, pasión, trabajo y mucha dedicación. Y cuando te crees un proyecto y te importa lo que estás contando, las energías nunca se te acaban.

Hace poco conocimos tu periplo con Laia, la directora de arte, en el que fuisteis a una galería de arte y el dueño os preguntó dónde estaba el director de la película, ¿qué ocurre en este mundo que todavía nos sorprendemos de ver mujeres directoras?

Pues que no nos educan en igualdad. La educación todavía está muy estereotipada. Solo tienes que ver los libros de primaria, los cuentos infantiles o la publicidad. Tenemos que tomar responsabilidad y preocuparnos por romper esos estereotipos. Debemos preocuparnos desde algunos lugares de reflejar esa diversidad de personalidades, de formas de vivir. Creo que los estereotipos nos hacen daño a todas.

«Es hora de hablar de la mujer cirujana o la mujer abogada»

¿Faltan mujeres haciendo cine, faltan que se les den oportunidades o faltan mujeres siendo nominadas en festivales y premios?

Bueno, más que mi opinión, que siempre se puede malinterpretar o ver como algo sesgado, yo me voy a los datos. Somos lo suficientemente adultos e inteligentes para darnos cuenta de que los datos están ahí e indican que hay una desigualdad en muchos sectores, como el de la cultura, y es por ello que tenemos que conseguir visibilizar a la mujer desde más prismas y más maneras, no solo como el ama de casa o la mujer joven y atractiva. Es hora de hablar de la mujer cirujana o la mujer abogada. En muchos otros roles, los no estereotipados, las niñas tienen que tener referentes diversos y plurales.

¿Y cómo se puede conseguir transmitir esa visibilidad y esa igualdad a través del cine?

Bueno, lo esencial es no plantearse la creación de una historia como un proceso de aleccionar al espectador o que el espectador piense lo que tú quieres que piense. A mí me gusta que el público se haga preguntas y que las respuestas las encuentre cada una y cada uno. En mi película, aunque no es sobre este tema, yo planteo la pregunta de “¿qué es ser normal?”, una pregunta que yo me he hecho y, por tanto, pienso que más gente se la ha podido hacer. Creo que cuando te mojas y escribes o diriges sobre aquello que te preocupa o te conmueve, aquello que supone un motor real en tu vida, es cuando conectas con la gente.

El otro día hablaba con Juana Macías sobre vuestra generación de directoras que, a pesar de ser pocas, tiene una presencia relevante en el cine español. ¿Creéis que sois vosotras la que debéis luchar por la igualdad a través del cine?

Bueno, tú es que no eres de nuestra generación porque eres un jovenzuelo jajaja. Pero no, no creo que tengamos que ser nosotras las únicas encargadas de esto. Eso es como ponernos la responsabilidad de vivir en una sociedad machista. La oportunidad de luchar contra la desigualdad está en manos de todas y todos. Tanto las directoras como los directores podemos hacer personajes interesantes de los dos sexos y reflejar una sociedad diversa.

Sí, al final los hombres también deberíamos hacer por crear relatos feministas e igualitarios

Claro, es normal escribir sobre lo que uno conoce y que un hombre escriba un personaje protagonista que también sea un hombre, pero el tema está en qué tipo de personajes femeninos muestran esas películas. Tenemos que preocuparnos por todos ellos, no solo por los de un sexo u otro. Es una responsabilidad de toda la sociedad.

«Llevamos bastantes años reconectando con el público y haciendo películas para ellos y ellas»

¿Y cómo ves a la industria española del cine tú que estás ahí dentro?

Pues la veo resistiendo y avanzando, aunque todavía con algunas cositas pendientes que cambiar. Tenemos que seguir evolucionando, pero ahora tenemos cine de todo tipo, géneros distintos y es muy positivo que exista esa pluralidad. Ciertamente, llevamos bastantes años reconectando con el público y haciendo películas para ellos y ellas, pero no creo que tengan que ser todas de una manera, porque las personas son diversas y el cine que, finalmente, triunfa en taquilla no debería ser tan solo de un tipo.

¿Qué papel juega Internet aquí?

Ahora mismo es tierra de nadie y no tenemos unas leyes serias como se ha hecho en otros países, a los que nuestros políticos les encantan citar, como Francia, Inglaterra, Alemania o los países nórdicos, respecto a propiedad intelectual y regulación de la piratería. Parece ser un tema más impopular y no se acaban de mojar. Contaba en mi blog hace poco que la cultura es libre y tiene que estar al alcance de todo el mundo, pero también tiene que ser sostenible y para eso debe contar con unos tiempos. Si una película está en Filmin por 3€ y gratis en una web pirata, que se enriquece con contenidos que no son suyos y que no ha creado, es muy difícil competir contra ella.

Por eso hay legislar esto de una vez, cerrar esas webs y dar a la cultura el valor que tiene. Pero al final, la piratería hace más daño a la industria local. Quiero decir, las plataformas legales están pagando impuestos, altas en la seguridad social… Esto es importante, forma parte de la economía de todos. Entonces hay que mirar por el bien común. A este paso, las únicas que sobrevivirán serán las grandes productoras de Estados Unidos, porque tienen un gabinete legal y gente ocupada en revisar las webs piratas para vigilar en España y reclamar los derechos de cada película suya que se publica de forma ilegal. Pero nosotros no tenemos esos medios. Entonces, al final favoreces a las grandes compañías y te cargas la competencia local. Esto no es bueno para España, porque corremos el peligro de hacer desaparecer la cultural. Y la cultura es parte de nuestra identidad.

Y después del cine, los festivales, las plataformas digitales y los premios… ¿Cuál es el siguiente paso para Requisitos?

Bueno, lo primero es que la gente siga viéndola y después haremos dos cosas: iremos a una cárcel de Madrid para verla con los presos y comentarla, lo cual será una experiencia única para Manuel Burque y para mí; y, después, Requisitos se proyectará en un Ciclo de cine en valores en Valencia en el que alumnos de distintos institutos trabajarán con una profesora de Filosofía los temas y valores que trata la película para reflexionar sobre ello. Me hace bastante ilusión que los institutos, a partir de mi película, vayan a pensar sobre temas que les conciernen, sobre la vida, sobre quiénes son o si quieren aspirar a ser normales o ellos mismos.

Las películas tienen una vida muy larga y Requisitos este año tendrá una vida pedagógica dentro de los institutos o de las cárceles. Pero también es verdad que tengo que pasar página en algún momento y centrarme en los nuevos proyectos.

¿Cuál será esa nueva página con la que te encontrarás?

Pues ahora estoy en Bajo sospecha, tengo muchas ganas de hacer teatro y que alguna producción abra casting para participar y, sobre todo, voy a seguir escribiendo. En el cine no me veréis de momento, cuesta mucho sacar un proyecto adelante.

Fight Club | Leticia Dolera vs. Daniel Guzmán

Con motivo de la 30ª Edición de los Premios Goya, resucitamos de las cenizas cual ave fénix nuestro particular Fight Club para enfrentar a dos contendientes novatos detrás de las cámaras, pero respetados y queridos en la gran pantalla (y en la pequeña) desde hace bastantes años. Hablamos de Guzmán y Dolera, nominados a la Mejor Dirección Novel por sus películas Requisitos para ser una persona normal y A cambio de nada, dos largometrajes que revolucionaron el año pasado el cine español por su naturalidad y su frescura, tanto para hacernos llorar como para hacernos reír.

No puedo olvidarme de Dani de la Torre (El Desconocido) y Juan Miguel del Castillo (Techo y comida) pero las reglas del Fight Club son claras y no quiero que Brad Pitt y Edward Norton me den palos hasta en el carnet de identidad. Además, he decidido batir en duelo a las dos figuras nóveles con mayor repercusión y más papeletas para llevarse el cabezón a casa. A pesar de ello, soy consciente de que las sorpresas están aseguradas el próximo 6 de febrero.

Daniel Guzmán por ‘A cambio de nada’

daniel-guzman

Peso: ligero, duro, luchador y adolescente

Antecedentes: aunque todos conocemos al madrileño por su célebre personaje de Roberto en la serie de televisión Aquí no hay quien viva, Daniel ya había interpretado otros papeles en cine y televisión anteriormente. De hecho, compartió pantalla con Javier Bardem en Éxtasis y también apareció en largometrajes como Hola, ¿estás sola? de Itziar Bollaín o El sueño del caimán. Sin embargo, la actuación no siempre ha sido su punto fuerte y habitualmente ha tenido papeles secundarios o nada destacables. Sin duda, la dirección y la realización es lo que siempre le ha hecho destacar como personaje cinematográfico, razón por la cual ganó el Goya en 2004 por su maravilla de cortometraje Sueños.

[youtube id=»WyOs8g6GGTs» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»835″]

Premios: arrasó en el Festival de Málaga y ganó los 4 premios a los que estaba nominado, entre los que destacan la Biznaga de Oro a Mejor Película y la Biznaga de Plata a Mejor Dirección. Y ese solo fue el pistoletazo de salida para un éxito indiscutible que le ha permitido a Daniel Guzmán estar en el punto de mira con sus nominaciones en los Premios José María Forqué, en los Premios Feroz y también en los Goya, de los que parte con 6 nominaciones. Además, ha sido galardonado con el Premio Asecan 2016 a Mejor Película.

Leticia Dolera por ‘Requisitos para ser una persona normal’

leticia-dolera

Peso: ligero, alternativo, indie y colorido

Antecedentes: la muchacha catalana está como pez en el agua delante de las cámaras. Los focos la quieren y hemos podido disfrutar de ello desde sus primeros pinitos en Al salir de clase, El otro lado de la cama, Hospital Central o la divertida Semen, una historia de amor. Después hizo de novia asesina de infectados en la tercera entrega de [REC] o de la adorable y entrañable Violeta en De tu ventana a la mía, dirigida por Paula Ortiz, amiga suya del alma que también le dio un papel secundario en La Novia. Pero le picó la curiosidad a Dolera y decidió realizar varios cortometrajes con resultados positivos y un estilo muy peculiar que ha heredado la película por la que opta al Goya este año. A o B con Alexandra Jiménez o Lo siento, te quiero son algunos de estos ejemplos.

Premios: Requisitos para ser una persona normal ha ganado premios no tan destacados a lo largo del año, a pesar de la importancia de éstos, como el Mejor guión novel, el Mejor montaje o la Mejor fotografía en el Festival de Málaga, así como el galardón al Mejor Cartel en los Premios Feroz.

Conclusión

Sin duda, la relevancia de A cambio de nada en las galas de premios españoles y su triunfo en Málaga nada más empezar su carrera hacia los Goya es una fortaleza con la que cuenta Guzmán para hacerse notar en la gala de febrero. Habitualmente, los dramas suelen tener mayor aceptación que las comedias románticas, pero, en este caso, la obra de Dolera atrapa con su originalidad y la pluriempleabilidad de ella, que escribe, dirige y actúa en un largometraje redondo y tierno. Sin embargo, Requisitos para ser una persona normal ha pasado un poco más desapercibida y todo apunta a que el esfuerzo novel de Daniel durante 10 años para sacar adelante este conmovedor proyecto le va a permitir alzarse con el galardón… Si no hay sorpresas.

Y tú, ¿a quién le darías la victoria de este Fight Club?

Requisitos para ser una persona más normal

Cualquier parecido con el título de la película de Leticia Dolera no es pura coincidencia. Lo he copiado aposta pero, hey, enlazo.

Ella ha pensado en lo que todos pensamos cuando sentimos que no encajamos y ha querido contárnoslo sólo como directora, guionista y protagonista de su primer largometraje Requisitos para ser una personal normal.  «Podría haber sido más cosas pero ya estaba feo», nos confesaba. En la película, una tal María de las Montañas que no pasa por su mejor momento, quiere lograr ser common people.

requisitos-para-ser-una-persona-normal-bface

Curiosamente la normalidad es ansiada incluso en Malasaña; un concepto tan preciado como vulnerable, vulnerable al tiempo, a las modas y a los pantalones de campana. Eso nunca fue normal ni lo será. Ya está bien.

bfacemag-requisitos-para-ser-una-persona-normal

En la peli, parecía fácil llegar al estándar social. Sólo tenía que cumplir siete requisitos y tan normal, oye.

  • Tener pareja
  • Casa
  • Vida Social
  • Trabajo
  • Vida familiar
  • Aficiones
  • Ser feliz

Has ido dibujando checks mentales. Pobre diablo. No estés triste si no los cumples todos, que esta wishlist está hecha tirando por lo alto. Detrás de algunos de ellos hay frases como «todas mis amigas tienen novio menos yo», «soy becario pero por lo menos hago currículum» o «voy a bajar al chino en pijama, si total no me voy a encontrar con nadie».

requisitos_para_ser_normal_bface

No hagas eso, anormal

Libérate de ese desasosiego con esta actualización de esos requisitos cargados de realidad.

1. No te pasees por los ecommerce restregándote tu tarjeta de crédito por el cuerpo y gritando «soy un niño malo, tomad el dinero de mi alquiler».

bface_requisitos_para_ser_normal

2. No hables con amigos por Whatsapp cuando quedas con amigos.

3. No bebas Jägger si ya sabes cómo te pones.

requisitos_para_ser_una_persona_mas_normal_bface

4. No ocupes Instagram y parte del continente africano con tus hashtags.

5. No compenses meses de excesos con un «mañana ya sanito».

requisitos-para-ser-una-persona-normal-bfacemag

6. No tomes antibiótico como si fueran ositos Haribo. Tiene consecuencias.

bfacemag_requisitos_para_ser_una_persona_normal_leticia_dolera

7. No busques en Google cómo se llama la enfermedad de «mareo, ganas de vomitar y dolor en el dedo índice». En Internet puedes morir de cosas que te inventas.

requisitos_para_ser_una_persona_mas_normal

8. No contestes con un «no te ralles» o un solitario «ok». Acompáñalo de palabras terminadas en i: tronqui, churri, jabalí, etc. A no ser que todo te importe una mierda, entonces, adelante con el desaborismo.

bface_requisitos_para_ser_persona_normal

9. No mandes mensajes subliminales por redes sociales. Escríbele, llámale y cuando pase de tu ser entonces ya no necesitarás mandarle mensajes subliminales por redes sociales.

requisitos_para_ser_una_persona_normal_bfacemagazine

10. No digas que estás llegando cuando en realidad estás abriendo la puerta de tu casa, la de tu pueblo a 100 km de donde has quedado.


Woody Allen lo explicaba bien.

«Yo creo que la vida está dividida en lo horrible y lo miserable. En esas dos categorías. Y lo horrible son los enfermos incurables, los lisiados… No sé cómo pueden soportar la vida, me parece asombroso. Y los miserables somos todos los demás. Así que al pasar por la vida deberíamos dar gracias por ser miserables. Por tener la suerte de ser miserables».

Y es que, a veces, la normalidad también puede ser muy miserable. Pero es nuestra normalidad y nos la follamos cuando queremos.

Las claves de estilo de Leticia Dolera

Posiblemente el dulce rostro de Leticia Dolera nos resulte familiar de películas no tan dulces como Rec 3 o Imago Mortis, siendo una de las actrices españolas más solicitadas y carismáticas en la actualidad. En su última película, Requisitos para ser una persona normal, en la que además se ha atrevido con la dirección, ha vuelto a demostrar que con semejantes tablas, ha venido para quedarse.

Pero la joven que conocimos en Al Salir de Clase, no sólo deslumbra por su personalidad y su aspecto de muñeca de porcelana sino por demostrar que no hace falta tener las medidas de una top model para destacar, sino que las chicas petite también pueden ser atractivas, sexys y por supuesto no dejar a nadie indiferente con su estilo.

Leticia Dolera

En el armario de Leticia no faltan las faldas midi, los pantalones vaqueros, los vestidos de corte vintage o incluso las chaquetas oversize. Una serie de prendas que consiguen realzar su figura arriesgando y añadiendo un juego de volúmenes sencillamente perfecto. Entre sus accesorios favoritos vemos que destacan los sombreros, zapatos oxford o tacones con tachuelas.

Leticia Dolera2

Sigue una línea muy juvenil, fresca y enigmática para crear un estilo que podría asimilarse al gótico vintage con algún que otro resquicio de boho chic a la hora de elegir los outfits más casual. Además, es toda una it girl de la marca España, estando entre sus marcas favoritas Dolores Promesas, Miranda Makanoff o Jesús del Pozo.

Su carrera profesional no acaba más que despegar y aunque no sabemos cuál será su futuro, siempre permanecerá en nuestra retina aquella dulce novia con el vestido roto cargando una sierra mecánica.

¡Corten! – Actores tras las cámaras

Dos de las películas más aplaudidas (y premiadas) del último Festival de Málaga fueron ‘A cambio de nada’ (de Daniel Guzman) y ‘Requisitos para ser una persona normal’ (de Leticia Dolera). Raúl Arévalo, por su parte, anunciaba hace poco su intención de debutar tras las cámaras. Son tres ejemplos recientes de actores que deciden ponerse al otro lado de la cámara y dirigir a otros.

Manuel-Burque-Leticia-Dolera-Requisitos-para-ser-persona-normal

Hay ejemplos de todo tipo: Clint Eastwood, considerado por muchos como «el último director clásico»; Charles Laughton quien dirigió una única película (‘La noche del cazador’), vapuleada por la crítica en su día y hoy considerada una cinta imprescindible. Aunque tampoco es necesario irnos tan atrás: George Clooney, Ryan Gosling, Ben Affleck, Ralph Fiennes o Dustin Hoffman son algunos de los que, en los últimos años, han debutado en la dirección. Y aunque con resultados desiguales, sus trabajos han despertado el interés del público. Mención aparte para Nicolas Cage: dirigió ‘Sonny’ en 2002, y no debe extrañaros no haber oído hablar de ella (es posible que el propio Cage tampoco la recuerde); también Madonna ha querido entrar en este club, pero algunos ponemos en duda que pueda ser definida como actriz (aceptémoslo, ‘Evita’ fue un accidente), con lo que lo de directora… Sea como sea, repasemos varios actores cuya carrera como directores merece ser seguida.


Sean Penn I, el intenso

Su aspecto de tipo complejo no debe engañarnos: es un tipo complejo. E intenso. De momento, su fuerza artística está en la actuación, ya que sus trabajos tras las cámaras no son tan redondos. A pesar de esto, merece la pena recuperar ‘Hacia rutas salvajes’.

Jodie Foster/Barbra Streisand/Angelina Jolie, ellas también dirigen

Personalidades muy diferente que firman películas muy diferentes. Barbra quiere que sepas que es buena (que lo es), pero se esfuerza demasiado en dejarlo claro. Además, no ha escondido su decepción cuando sus películas, o su labor en ella, no obtenían el reconocimiento que ella creía que merecían. Y eso en Hollywood no gusta. En cuanto a Foster, parece más interesada en encontrar un estilo propio y afianzarlo. Ir demasiado a su bola tampoco es algo que se aprecie en Hollywood.  Jolie es la paradoja: busca conmovernos y emocionarnos, y suele lograr reacciones contrarios. Su último trabajo ha dividido mucho a la crítica, pero Angelina demuestra su buena mano en la dirección de actores. Y si eso no os parece suficiente para ver ‘Invencible’, el esforzado trabajo de Jack O’Connell es un punto a su favor.

maxresdefault

Ryan Gosling, el recién llegado.

Es arriesgado incluir en esta lista a Gosling, pero lo cierto es que su debut (‘Lost River’) es una prometedora declaración de intenciones con un planteamiento visual muy interesante. Quienes se acerquen a ella sin prejuicios y se dejen llevar pueden disfutar de un interesante rato de cine.

Ben Stiller, no solo de intensos viven los cinéfilos

No debería sorprendernos ver a Stiller por aquí. Aunque es probable que no gane el Oscar al Mejor Director, sus películas suelen funcionar (al menos, a nivel de dirección). Pero, sobre todo, el director de ‘Tropic Thunder’ merece un hueco en esta lista.

maxresdefault (1)

George Clooney, tipo listo (e irregular)

A diferencia de Affleck, que paso a paso se afianza como un director más que interesante, Clooney es un director irregular. Curiosamente, las películas en las que se poner serio y denuncia los abusos del poder suelen ser más redondas que los divertimentos/comedietas. ‘Buenas noches, y buena suerte’, en blanco y negro y de un estilo clásico es, de momento, su mejor película.

Mel Gibson, a su bola (también como director)

«Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán…¡la libertad!», bramaba William Wallace en ‘Braveheart’, y lo cierto es que Gibson ha hecho suyo ese grito en lo que se refiere a su carrera como director. Con proyectos que a priori nos hacen temer por un nuevo ‘Waterworld’ (Kevin Costner), pero que Gibson logra sacar adelante con mucha personalidad, el actor/director australiano se trabaja mucho su puesto en esta lista.

317

Ben Affleck, ¿mejor tras las cámaras?

Somos muchos los que aún nos preguntamos qué pasó hace dos años con las votaciones de los Oscar. La que iba a ser designada como Mejor Pelicula del año, ‘Argo’, no contaba con la nominación al Mejor Director. Sea como sea, Affleck tiene un Oscar como productor (‘Argo’) y otro como guionista (junto a Matt Damon, por ‘El indomable Will Hunting’). Selecciona con mimo las historias que va a dirigir, y lo hace sin pretensiones pero con pulso firme.

8

Clint Eastwood, el clásico indiscutible

Eastwood es un actor que ha ganado con los años. Pero, sobre todo, es un gran director. Con una filmografía variada, ha ido explorando géneros, sin florituras pero con un estilo pragmático que no reniega de lo aprendido de la mano de los directores que ha trabajado. Hace unos días, Eastwood cumplía los 85 años. Una excusa para seleccionar lo más selecto de su filmografía… Tarea difícil, pero a una isla desierta nos llevaríamos ‘Mystic River’.

112


Los más cinéfilos seguro que echan en falta nombres como el de Charles Chaplin, Marlon Brando u Orson Welles, por citar algún ejemplo. O a Tim Robbins, Robert Redford, etc. Todos ellos con títulos recomendables e interesantes para ir descubriendo.

La saga REC: «Pablo, grábalo todo… ¡por tu puta madre!»

Quién les iba a decir en 2007 a Jaume Balagueró y Paco Plaza que su pequeño y profesional experimento macabro, que rodaron sin pensar en el futuro, iba a convertirse en una saga de éxito mundial y referente del cine de terror en España. Con tres pelí­culas a sus espaldas, más de 60 millones de euros recaudados y una cuarta a puntito de estrenarse de manera oficial, la saga REC se ha convertido en un must de tu estanterí­a de pelí­culas aterradoras.

Precisamente, BFace Magazine tuvo la oportunidad de asistir a un maratón para ver las tres primeras partes con motivo del estreno de [REC]4 en cines el próximo viernes. La Tropa Produce y Filmax pusieron en marcha la Horror Party que estuvo presentada por Leticia Dolera, Paco Plaza, Jaume Balagueró y Javier Botet. El equipo, micrófono en mano, contó anécdotas de los rodajes, hizo algún que otro spoiler a los rezagados que no habí­an visto todaví­a la saga y dejó caer ciertas pistas sobre una posible quinta parte grabada de nuevo en found footage, unas declaraciones que nos pillaron inadvertidos debido a las palabras que el propio Balagueró pronunció hace unos meses: «No habrá [REC]5 porque después de ver la cuarta no quedarán ganas». ¿Quizás a Paco Plaza sí­ le ha picado el gusanillo para una franquicia al estilo hollywoodiense? En cualquier caso, una quinta pelí­cula serí­a más que bienvenida y te vamos a contar por qué.

[REC]: «¡Mi hija solo tiene anginas!»

    

«Solo era un experimento», se exculpaban Plaza y Balagueró de su inmediato éxito alcanzado con la primera parte de una gran saga que habí­a calado entre los amantes del cine de terror. Y como experimento, hicieron lo que quisieron y consiguieron sacar adelante una pelí­cula a la que es prácticamente imposible sacarle algún defecto. Todo empieza muy inocente, muy cotidiano: la vida de los bomberos, una sencilla reportera y una noche cerrada en el centro de Barcelona: «Esto es una loterí­a, igual toca que no toca», decí­a el jefe de bomberos. Y vaya si te tocó, íngela… El premio gordo.

Con un plano-secuencia de 20 minutos que pasa inadvertido por cómo la atmósfera te va engullendo en la butaca, el ritmo frenético de REC es una montaña rusa sin paradas. Si es tu primer o segundo visionado, la tensión te va a carcomer por dentro y el miedo y el susto van a estar presentes en todo momento. Si ya la has visto varias veces y has eliminado cualquier factor sorpresa, la vas a disfrutar de la misma manera porque es entretenida y no decae en ningún minuto de los casi 90 que dura el metraje. Precisamente, la cotidianidad que encontrábamos al principio se traslada a la comunidad de vecinos en la que los encargados de la pieza nos presentan ciertos personajes variopintos que reflejan la marca España sin decoros y utilizando todos los rangos de edad; una particularidad, que recuerda sin duda a pelí­culas como La Comunidad de ílex de la Iglesia, que usa el factor vecinal como contrapunto cómico para esa maraña de infectados con la que se han encontrado los bomberos y el equipo de Mientras usted duerme.

La rambla de Catalunya sirvió como escenario para un edificio que se ha convertido en lugar emblemático y en el que «¡Nos han encerrado como a hamsters!». El guión de REC es magistral, algo llamativo teniendo en cuenta que solo es una serie de pautas a través de las cuales los actores tení­an que interactuar e improvisar muchos de los diálogos, a veces orquestados para tener órdenes contradictorias y provocar también tensión entre el reparto que luchaba entre la vida, la muerte… y el susto. Gracias a esta naturalidad, se han quedado grabadas en la memoria algunas frases mí­ticas y un personaje que se ha convertido también en un icono de la franquicia como heroí­na y superviviente: íngela Vidal (Manuela Velasco), una actriz que ha reinventado el concepto del scream queen por el de mala hostia queen en un papel entrañable y sanguinario al mismo tiempo, que ya será recordado junto a otras grandes estrellas del cine de sagas de terror como Sigourney Weaver (Alien), Milla Jovovich (Resident Evil), Jodie Foster (El silencio de los corderos) o Neve Campbell (Scream).

[REC] 2: «¡Dé la puta orden!»

[REC] 2 supone un gran ejercicio de cómo lograr hacer una secuela sin hacer exactamente lo mismo que habí­amos visto hasta la fecha. Y es que el número al lado del tí­tulo no es solo indicativo de que se trata de una segunda parte, sino también es una señal, porque vamos a tener doble ración de tramas y doble ración de cámaras (más de dos en este caso). La segunda parte de Balagueró y Plaza se abre camino en la explicación, un poco más avanzada, sobre qué está ocurriendo en ese edificio… y en el resto de Barcelona. Los realizadores no se andan con chiquitas y el contrapunto humorí­stico se ve algo más reducido para dejar paso a la brutalidad, la acción y los sustos más impactantes y claustrofóbicos.

Los GEOS estaban allí­ y, por tanto, la seriedad y la preocupación eran mayores. Además, la magnitud del problema también se reflejaba en el grupo de jóvenes que no sabí­a ni por dónde les lloví­a la sangre y los disparos mal apuntados; no í­bamos a volver a tener a nuevos y jóvenes héroes como íngela Vidal, que para eso estaba ella allí­ con su cámara. Sabí­amos que nos í­bamos a enfrentar a algo terrorí­fico. Con lo que no contábamos era que fuese a serlo tanto. Y la culpa de ello no solo lo tienen los infectados, sino también Javier Botet, un actor que padece Sí­ndrome de Marfan que le provoca tener unas extremidades muy largas y una delgadez extrema. No hay mal que por bien no venga, ya que esto le ha servido a Botet para encarnar a uno de los monstruos de terror más logrados y horripilantes del cine: la niña Medeiros. Algunos insensatos acusaron a Jaume y Paco de usar tecnologí­a 3D para crearlo, pero era solo Javier enfundado en latex y maquillaje: «Se me ha encasillado… en el papel de mujer».

Muchos criticaron a esta segunda parte por ahondar en la parte religiosa para explicar la historia de Tristana Medeiros. Sin embargo, en ningún momento fue un elemento sorpresa o un giro inesperado de los acontecimientos, ya que superpones numerosas referencias a lo católico en el final de la primera parte. De hecho, el ofrecer una breve explicación de los infectados le hizo ganar puntos por esa mezcla de lo exotérico de la religión y lo razonable de la ciencia. Sin embargo, a cada explicación que se daba, surgí­an otras cuantas. ¿Un guión demasiado ambiguo? No, un guión que necesita otras dos partes para ser explicado. Y es que la imaginación no entiende de lí­mites.

[REC] 3: «¡Hoy es mi dí­a!»

Paco Plaza se queda solo ante el peligro de dirigir una tercera parte que no contaba con todo el apoyo del público: el found footage desaparece y solo ocupa unos pocos minutos dentro de la introducción de la pelí­cula, como si fuera el tí­pico ví­deo de boda que todas las parejas felices tienen y guardan como recuerdo de que un tiempo pasado fue mejor. Sin embargo, no se puede aplicar este sí­mil al Génesis de la infección, porque REC nunca ha dejado de ser buena y la calidad no ha decaí­do en ningún momento. Su tercera entrega es una muestra de ello. Es arriesgado cambiar por completo el formato de una pelí­cula, pero se repite la misma fórmula que en la segunda parte: si se quiere sorprender y hacer algo nuevo, fresco y diferente, se tiene que hacer con todas las consecuencias. Y así­ lo demuestra Koldo (Diego Martí­n) cuando rompe la cámara, un gesto muy significativo y una declaración de intenciones: es el dí­a de mi boda, mi familia está muriendo, Clara está desaparecida y no me sale de los huevos que alguien grabe lo que hacemos, ¡porque no tiene ningún sentido grabar esta masacre!

Una vez justificada con creces la ausencia de videocámaras, Plaza tiene campo libre y demuestra que está completamente desatado. No solo él, sino también Leticia Dolera, una novia dulce y sangrienta que, a pesar de su final, no deja que nada arruine el dí­a de su boda. Y aunque no acaba lloviendo a gusto de todos por culpa de un abuelo sordo, la brutalidad y la poca piedad de una interpretación magní­fica de Clara consiguen alzarla como uno de los mejores personajes de la saga, con respeto siempre de la señorita Vidal. Esto es solo una muestra de que [REC] 3 saca a relucir su lado más canalla, satí­rico y sangriento de la saga; ese lado que habí­amos visto en sus dos anteriores entregas de una forma más breve y controlada. El «¡Apóstatas! ¡Hijos de puta!» o Tino Casal de fondo en medio de una matanza con motosierra a manos de una novia recién casada son algunos ingredientes del humor negro que desprende [REC] 3 y que son explotados al máximo de una forma brillante y muy gore. Además, no solo sirven para contar dónde empezó de verdad la infección, sino también para saber algunas cosas más de los propios infectados… y de su reflejo.

Acercándonos de nuevo al costumbrismo español a través del bodorrio del siglo, se vuelve a ver una pasión por lo cotidiano, esta vez ahogada entre muchos más litros de sangre e infección. [REC] 3: Génesis es un seguro de que la consolidación de esta saga se ha producido con enorme satisfacción. La desconfianza era importante ante la desaparición de la cámara en mano, pero Plaza ha sabido jugar bien las cartas y ha provocado que, ahora mismo, el hype de los fans haya alcanzado lí­mites insospechables ante el inminente estreno de la cuarta y, de momento, última entrega de la saga de REC.

[REC] 4: introduzca aquí­ frase épica que pasará a la eternidad

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=3qKiAcgbLlc[/youtube]

Hoy es el preestreno de la cuarta pelí­cula de la saga. El viernes se producirá su estreno oficial en toda España después de haber visitado el Festival de Sitges. Esta vez es Jaume Balagueró el que se enfrenta solo a un nuevo proyecto en el que íngela Vidal ha logrado ser evacuada del edificio y volverá a ser la protagonista junto a otros personajes que estarán encerrados en un barco en el que se está analizando e investigando la infección que, como no puede ser de otra manera, se descontrola por completo. Paco Manzanedo, Hector Colomé e Ismael Fritschi son algunos de los actores que completan el reparto de este cierre del que se espera que resuelva, de una manera u otra, todas las preguntas y dudas planteadas a lo largo de las tres entregas anteriores.

El propio Balagueró ha afirmado que en [REC] 4: Apocalipsis habrá muchas sorpresas inesperadas. Tendremos que esperar todaví­a un poquito más para conocer los misterios detrás de la infección en REC. Eso, o elucubrar nuestras propias teorí­as como hicieron algunos dibujantes de cómic en [REC] 0: Historias inéditas o varios escritores en [REC]: Los relatos perdidos. ¿íngela Vidal estará infectada? ¿Veremos de nuevo a la niña Medeiros? ¿Habrá más supervivientes en el edificio? ¿Se habrá conseguido una cura para la infección? ¿Saldrá alguien vivo del barco?

«La misión ha terminado. Solicito evacuación. Continúe con el plan previsto y quémenlo todo».

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies