8 historias transgénero que han cambiado la ficción televisiva

La ficción cinematográfica y televisiva ha reflejado la realidad social del colectivo LGTBI desde muchísimas vertientes, desde la búsqueda de la propia identidad sexual, los primeros amores, la homofobia, el sida, o la construcción de la unidad familiar, generalmente centrados en el universo de las relaciones gays y/o lésbicas. Sin embargo, no ha sido hasta este último quinquenio cuando más ha contribuido a dar visibilidad a la transexualidad como nunca antes se había hecho en la gran y pequeña pantalla, suponiendo un paso gigantesco en la evolución cultural y presentando al público nuevos modelos con los que poder identificarse.

Hoy en BFace Magazine hacemos una selección de las 10 historias transgender más relevantes de la ficción de los últimos años, dejando a un lado los estereotipos y los clásicos entornos de marginalidad.

-Orange is the New Black-

La actriz transexual Laverne Cox forma parte del elenco de actrices de la exitosa serie de Netflix, que sitúa la acción en una cárcel de mujeres. En ella, Cox interpreta a la reclusa transgénero Sophia, papel por el que fue nominada a un Emmy, convirtiéndose en la primera actriz transexual candidata a este premio.


-Transparent-

Serie de Amazon protagonizada por Jeffrey Tambor, quien encarna a un hombre de avanzada edad que confiesa a su exmujer y a sus tres hijos que es transexual. Respaldado por toda su familia, empieza una nueva vida como Maura.


-La que se avecina-

La comedia de Telecinco incorporó en su novena temporada a un personaje transexual, interpretado por Víctor Palmero. Alba Recio es la hija trans de la conservadora y tradicional Berta y del homófobo y racista Antonio Recio.


-Sense8-

Las hermanas Wachowski contaron con la actriz transgénero Jaime Clayton como parte integrante del reparto de su serie de Netflix. En Sense8, Clayton intepreta a Nomi Marks, una transexual lesbiana, blogger y hacker política, que vive en la ciudad de San Francisco.


-Boy meets girl-

Sitcom británica producida por la BBC Two sobre un veinteañero que inicia una relación sentimental con una mujer transexual, veinte años mayor que él.


-Banana-

Televisada por E4 y formando parte de la trilogía creada por Russell T. Davis, Cucumber, Banana y Tofu, la serie cuenta con un personaje transexual, Helen, interpretada por la actriz trans británica Bethany Black. La joven tiene problemas con un exnovio, que se venga de ella filtrando una cinta de porno casero el día de su cumpleaños, dando lugar a un episodio de bullying online contra ella.


-Glee-

Shannon Beiste, la entrenadora del equipo de fútbol interpretada por la actriz Dorothy-Marie Jones, hace su aparición como Sheldon Beiste en el último capítulo de la serie.


-Bienvenidos al Lolita-

Primera serie española protagonizada por un personaje transexual, producida por Atresmedia. Sara Vega interpreta a una bailarina de cabaret trans.

TEST | ¿Qué tipo de mariliendre vive en ti?

¿Qué sería de los homosexuales sin una mariliendre a su lado? Posiblemente, mucho, pero no sería lo mismo, porque una mariliendre es ese ser maravilloso que debemos tener siempre a nuestro lado. Si no lo crees, presta atención.

Hoy, en BFace, con motivo de esta gran fiesta reivindicativa que es el Orgullo LGTBI, traemos un test para saber qué tipo de mariliendre vive en ti. ¡Comparte tu resultado para que todo el mundo sepa lo maravilloso/a que eres!






Las 10 mejores frases del cine LGTBI

A lo largo de las décadas, cientos de films protagonizados por personajes LGTBI nos han dejado secuencias, conversaciones y frases memorables. Aprovechando la celebración del Orgullo, repasamos algunas de esas palabras que se han clavado en la memoria colectiva, por haber sabido reflejar los sentimientos o las ideas de millones de personas en el mundo.

10. “Esta sociedad valora más mi libertad que su hipocresía” – La mala educación

La mala educación

En un brillante ejercicio metacinematográfico, Almodóvar propone en La mala educación, una de sus películas más oscuras y retorcidas, la disolución de las barreras entre el cine y la vida. Así, el protagonista, un joven cineasta, reconstruye su pasado para parir una ficción que termina por mezclase, inexorablemente con su presente. En una de las secuencias que está rodando, el protagonista de esa película dentro de la película le dice al director pederasta de un colegio de curas: “esta sociedad valora más mi libertad que su hipocresía”. Toda una declaración de intenciones de un cineasta que ha intentado fotografiar la evolución del país desde la Transición hasta nuestros días. Ojalá fuera cierto.

9. “Siento que estoy fingiendo en todo, soy yo a la que le falta algo” – La vie d’Adèle

Adele

Adèle es una adolescente perdida en la nadería existencial. No sabe quién es ni qué quiere. No sabe, ni si quiere algo. Y de repente irrumpe en su vida, como un sol resplandeciente en medio del invierno, Emma. Y la sacude por completo. Adèle refleja la terrible sensación de sentirse vacío, de tener que esforzarse por encajar, de intentar disimular que no sabes quién eres ni a dónde vas. Una terrible angustia social y vital que te carcome por dentro.

8. “Volvamos a empezar“ – Happy Together

Happy Together

Cada vez que la convulsa relación entre Lai y Ho se quiebra, el segundo acaba pidiéndole al primero volver a empezar. Un reset. Sin embargo, es imposible que los humanos borremos todo lo que hemos experimentado y comencemos de nuevo, de forma inmaculada. Cada vez que Lai y Ho vuelven a empezar lo hacen cargando en su interior, y por lo tanto en el propio corazón de su relación, todo el dolor que se han hecho mutuamente. Happy Together aborda la incapacidad de asumir que una relación se muere, que reanimarla una y otra vez es una forma de encarcelarnos a nosotros mismos y a la persona que amamos. A menudo no se puede volver a empezar.

7. “Sí, me pongo crema base. Sí, vivo con un hombre. Sí, soy un marica de mediana edad… pero sé quién soy” – The Birdcage

Una jaula de grillos

En esta lista hay varias personas que no saben quién son, qué desean, hacia dónde van. No es el caso de los protagonistas de esta divertidísima comedia de enredo, que sí, tira de estereotipos, pero lo hace para reivindicar la libertad de cada uno para vivir la vida que quiere vivir. Dos hombres maduros tienen que lidiar con la familia conservadora de la futura esposa del hijo de uno de ellos. El resultado es, obviamente, un encuentro plagado de desencuentros. Frente a los ataques, las ansias de libertad. Frente a la incomprensión, la reivindicación y el orgullo.

6. “El matrimonio es duro. Dos personas, año tras año. A veces dejas de ver a la otra persona” – The kids are all right

The kids are all right

El matrimonio homosexual ha cumplido ya una década en España y en Estados Unidos la Corte Suprema dictaminó que era ilegal prohibirlo hace un año. Hasta ahora pocos films protagonizados por personajes LGTBI se han aproximado a esta institución social (y legal). En The kids are all right, Lisa Cholodenko retrata la crisis de una pareja que lleva varias décadas junta. La estabilidad en la que viven se quiebra cuando irrumpe en sus vidas el padre biológico de sus hijos. Y todo lo que parecía sólido, de repente, se vuelve líquido. Las rutinas a veces conducen a la invisibilización. Nada es indestructible.

5. «No hay nada peor que una causa perdida» – Pride

Pride

Lo único que evita que una causa se considere perdida es que siga habiendo gente en pie dispuesta a luchar por ella. En un contexto sociopolítico tan convulso como en el que vivimos, es importante mantener el idealismo. En Pride, Matthew Warchus, relata la unión que se estableció en el plúmbeo Reino Unido de Margaret Thatcher entre dos grupos sociales vulnerabilizados: los mineros y los homosexuales. Pride nos recuerda que la unión hace la fuerza, que la comunicación nos ayuda a comprendernos mutuamente y que la política se hace en la calle, en los bares, a través el contacto humano. No, no hay nada peor que una causa que se da por perdida.

4. “Ojalá supiera cómo dejarte” –  Brokeback Mountain

Brokeback

Brokeback Mountain es uno de los últimos grandes clásicos que ha parido el cine americano. Este drama romántico que sigue a dos cowboys obligados a vivir su amor en la lejanía y el secretismo, está lleno de frases lapidarias y de secuencias estremecedoras. En una de las discusiones que mantienen los protagonistas, que empiezan a ser conscientes del daño que se están haciendo mutuamente, Jack Twist le dice a Ennis del Mar “ojalá supiera cómo dejarte”. ¿Hasta que punto nos compensa amar cuando ello implica más sufrimiento que felicidad? No somos tan racionales cómo nos gustaría creer que somos. No es fácil dejar atrás los sentimientos, por mucho que nos destruya tenerlos.

3. “No sé nada, no sé qué quiero. ¿Cómo podría cuando todo lo que hago es decir que sí a todo?” – Carol

Carol

No estamos educados para saber decir que no. Quizás parezca una nimiedad, pero saber decir que  no es algo fundamental para poder sobrevivir en este mundo. Si todo el rato dices que sí a todo lo que te proponen (o imponen), acabarás por deshacerte, terminarás por no saber quién eres y qué quieres en realidad. El problema de Therese es que nunca ha dicho que no a nada y al final ha terminado por no saber quién es. Sólo al lado de Carol sus síes parecen tener sentido, no ser meras afirmaciones de su pasividad. Pero incluso cuando le dice «sí» a Carol, duda de si ese sí está asociado a lo que realmente desea o simplemente se deja llevar. Carol nos recuerda que la vida es demasiado corta y volátil cómo para dejarnos llevar. Vivir también implica saber decir que no.

2. “Me gustaría que por una vez me miraran y me vieran a mí. Nada más. Sólo que me vieran a mí” – Transamerica

Transamerica

La transfobia es uno de los grandes problemas sociales que se interponen en el camino de la igualdad. Aún a día de hoy, las personas trans tienen que hacer frente al odio y al rechazo de una importante parte de la población, que las sustantiviza y las etiqueta. Mucha gente es incapaz de ver más allá de sus propios prejuicios. Cuando la protagonista de Transamerica pide, en un grito ahogado, que la miren por quién es, por lo que hace, por lo que piensa, por lo que siente, pide, en definitiva, que no la vean como una mera etiqueta vacía. Nuestro género es una parte importante de nosotros mismos. Nuestra sexualidad también. Pero los humanos somos mucho más que eso. Somos cuerpos cargados de contenido, de pasiones y de emociones. No se nos puede sustantivizar.

1. “Mi nombre es Harvey Milk y vengo a reclutaros” – Milk

Milk

El primer cargo público abiertamente homosexual de Estados Unidos es un emblema del colectivo LGTBI y una inspiración para aquellos que luchan por los derechos de todas las personas y por las libertades civiles. En el biopic de Gus Van Sant podemos ver cómo Harvey Milk montó desde la nada una sólida maquinaria activista, para ello fue reclutando a personas a su causa por todo San Francisco. «Mi nombre es Harvey Milk y vengo a reclutaros» viene a darle la vuelta a una de las imágenes más icónicas de Estados Unidos: el póster del tío Sam, con el que se reclutaba a los soldados. El Orgullo LGTBI más que una celebración debe ser un recordatorio de todo el camino que se ha transitado y de todo el que queda por recorrer.

Las 10 mejores películas españolas LGTBI

La censura existente en la represora dictadura franquista, provocó que muchos temas, problemáticas y colectivos fueran invisibilizados por la cultura de masas. Una vez restaurada la democracia, el cine español ha ido abriendo sus temáticas, construyendo un relato de la sociedad española más plural. En los últimos 40 años se han explorado nuevos géneros (como la ciencia ficción, por ejemplo) y se ha dado cabida a colectivos largamente vulnerabilizados. Uno de ellos ha sido el colectivo LGTBI. Aún queda mucho camino por recorrer, pero las 10 películas que presentamos a continuación han construido retratos interesantes de personajes LGTBI.

10. Cachorro (Miguel Albaladejo, 2004)

Cachorro

Un dentista (José Luis García Pérez) tiene que hacerse cargo de su sobrino mientras su hermana está de viaje. El hombre se encuentra en la disyuntiva entre mantener su modo de vida habitual, con relaciones esporádicas y despreocupaciones familiares y hacerse cargo del chaval, que sin embargo se amolda a las dinámicas vitales de su tío con toda normalidad. Cachorro es una comedia graciosa y dulce sobre el respeto mutuo y el cariño que profesamos a nuestros seres queridos.


9. Amic/Amat (Ventura Pons, 1999)

Amic-Amat

Ventura Pons es uno de los cineastas queer españoles más relevantes de la historia de nuestro cine. El director catalán ha abordado conflictos ligados a la homosexualidad en muchos de sus films. De todos ellos quizás el más estimulante sea Amic/Amat, un film oscuro que sigue a un profesor universitario moribundo, que se prepara para fallecer y en el proceso se obsesiona con un alumno que trabaja como chapero. Entre ambos se establece una relación perversa mientras el profesor se deshace ante nuestros ojos.


8. Un hombre llamado flor de otoño (Pedro Olea, 1978)

Un hombre llamado flor de otoño

En las postrimerías del franquismo, en el mismo año en que se aprobaba la Constitución actualmente vigente, José Sacristán se travestía en este film de Pedro Olea, abriendo las puertas a un retrato explícito de la comunidad LGTBI en nuestro país. Un anarquista catalán de los años 20 trabaja de abogado de día y es la estrella de un cabaret de noche. Pedro Olea y Rafael Azona se acercan al conficto identitario, pero también a un país a punto de saltar en mil pedazos, dónde el conservadurismo y las ansias de libertad están condenados a chocar salvajemente. José Sacristán, uno de los actores españoles más grandes de todos los tiempos, está inmenso.


7. El cónsul de Sodoma (Sigfrid Monleón, 2009)

el consul de sodoma

Jaime Gil de Biedma es uno de los grandes literatos españoles de la segunda mitad del S.XX. El cónsul de Sodoma es una aproximación a la vida de un hombre complejo que vivió en tiempos convulsos. Sexo, política, vida social y literatura se funden en una personalidad absorbente. Jordi Mollá es el encargado de dar vida a Gil de Biedma, mientras la cámara de Sigfrid Monleón intenta retratar no sólo a un hombre, sino a su época, a su entorno, al caldo de cultivo que se estaba cocinando en las entrañas de un régimen podrido.


6. La muerte de Mikel (Imanol Uribe, 1983)

La muerte de Mikel

Imanol Uribe, el cineasta español que de forma más asidua y contundente ha abordado el terrorismo de ETA y la situación político-social de Euskadi, construyó en La muerte de Mikel un thriller decadente y escurridizo. Un farmacéutico infelizmente casado (Imanol Arias) comienza una relación con un travesti, en el convulso Euskadi de principios de los 80. A partir de esta premisa Uribe retrata una sociedad llena de contradicciones y un país dónde la violencia está al orden del día.


5. Krámpack (Cesc Gay, 2000)

Krampack

El último ganador del Goya al mejor director por Truman, el catalán Cesc Gay, había dado ya muestras de todo su talento en su primera película en solitario, Krámpack, el viaje iniciático de dos adolescentes que pasan juntos un verano en una casa en la playa. Pocas veces el cine español ha retratado con tanta sutileza y profundidad el despertar sexual, los conflictos identitarios y la delgada línea roja entre el amor y la fascinación. Krámpack es una película sobre adolescentes muy madura.


4. Extramuros (Mario Picazo, 1985)

Extramuros

Hace 10 días falleció el cineasta Mario Picazo, director de un clásico del cine español como es La tía Tula y el hombre encargado de plasmar en imágenes la novela de Jesús Fernández Santos, Extramuros. El film, ambientado en la época de la Inquisición, narra los esfuerzos de una monja (Mercedes Sampietro) por impedir que cierren el convento dónde vive junto a la mujer que ama (Carmen Maura). Para ello simulará la aparición de estigmas por su cuerpo y emprenderá una batalla sin cuartel contra la madre superiora de la congregación (Aurora Bautista). Extramuros es un relato cargado de odio, amor, deseo, celos y perversas dinámicas de poder.


3. El diputado (Eloy de la Iglesia, 1978)

El diputado

Eloy de la Iglesia, el maestro del cine quinqui, ha pasado a la historia como uno de los directores más valientes e incómodos del cine español. En El diputado traza un thriller político retorcido y violento, ambientado en medio de la Transición. Un joven y prometedor diputado de izquierdas (José Sacristán) está a punto de alcanzar el liderazgo de su partido, sin embargo, es chantajeado por sus adversarios políticos de extrema derecha, que amenazan con hacer pública su homosexualidad. El diputado es un drama político de altura y un retrato salvaje del poder y de las entrañas más oscuras del sistema.


2. La mala educación (Pedro Almodóvar 2004)

La mala educación

Prácticamente toda la filmografía de Pedro Almodóvar ha reflexionado abiertamente sobre la identidad y la sexualidad. La mala educación, uno de sus films más agrios, no podría ser menos. Esta historia de cine dentro del cine, pederastia institucionalizada y hombres rotos es una de las películas más incómodas del director manchego. Dos niños se enamoran en un internado y lo que pasa a partir de ahí es una historia de fatalidad e infelicidad. Un thriller cosido por giros de guion bien construidos y poblado por personajes cargados de dolor, odio y culpa.


1. 80 egunean (José María Goenaga y Jon Garaña, 2010)

80 egunean

El amor en la tercera edad, el retorno del pasado, la irrupción de sentimientos que se habían sepultado durante años… De todo ello habla 80 egunean, la primera película de ficción del tándem José María Goenaga/Jon Garaña. Dos amigas de la adolescencia se reencuentran cuando la vejez llama a sus puertas. Entre ambas rebrotan fuertes sentimientos y una gran complicidad, sin embargo cuando una de ellas descubre que la otra es lesbiana, su mundo se resquebraja. 80 egunean es uno obra tierna, lúcida y sincera sobre el amor y el miedo a amar.

10 películas LGTBI que deberías ver

2015 fue un buen año para el cine protagonizado por personajes LGTBI. La academicista La chica danesa llevó a un público generalista al cine. La Carol de Todd Haynes fue uno de los films más hermosos y estimulantes del año. La Tangerine de Sean Baker, nos mostró, desde el corazón del cine indie americano, el día a día de dos prostitutas transexuales. Y Desde Allá de Lorenzo Vigas nos recordó que no sólo se hace cine queer en los países anglófonos. Esta lista pretende, precisamente, visibilizar las historias LGTBI que se han rodado en las últimas décadas en otras cinematografías del mundo, más allá de la estadounidense y la británica. Obras de culto (e icónicas) como La vie d’Adèle, C.R.A.Z.Y. o la filmografía de Almodóvar, han dejado paso, también, a otras miradas, teniendo la firme intención de que éste sea el primero de una serie de artículos que exploren el cine LGTBI.

 

noord

10. Noordzee, Texas (Bavo Defurne, 2011)

La ópera prima del belga Bavo Defurne, nos sumerge en un pequeño pueblo costero en los años 70, para hablarnos tanto del descubrimiento del sexo y la madurez emocional, como de la familia, institución en permanente desestructuración. Así, Noordzee, Texas, es a la vez un coming of age y un drama familiar, salpicado por una especia de realismo mágico oscuro e hipnótico. Aborda temas habituales en las historias LGTBI, pero lo hace con personalidad.


desde alla

9. Desde allá (Lorenzo Vigas, 2015)

El cine latinoamericano ha explorado la psique y las existencias de personajes homosexuales desde hace bastantes años. Ahí están la cubana Fresa y Chocolate (Tomás G. Alea y Carlos Tabío, 1993), o la mexicana Y tu mamá también (Alfonso Cuarón, 2001). Las historias protagonizadas por personajes homosexuales han ido en aumento en los últimos años, con películas como, XXY (Lucía Puenzo, 2007), Hoje eu quero voltar sozinho (Daniel Ribeiro, 2014) o El tercero (Rodrigo Guerrero, 2014). En este caldo de cultivo, el venezolano Lorenzo Vigas estrenó el thriller Desde allá en el Festival de Venecia 2015, ganando el León de Oro. Desde allá es un thriller psicológico que sigue a un dentista que disfruta observando a hombres desnudarse para él, en una caótica Caracas. Hasta que un día se queda prendado de un chaval que sobrevive cometiendo pequeños hurtos. Desde allá viene a ser una Muerte en Venecia corrompida y sudorosa. El film no se ha estrenado aún comercialmente en España, pero cabe suponer que llegará a las salas a lo largo de este año.


80 egunean

8. 80 egunean (José María Goenaga y Jon Garaño, 2010)

80 egunean es el primer largo de ficción del dúo José María Goenaga-Jon Garaño, los autores detrás de Loreak, ese retrato intimista de la pérdida y del universo femenino. Temas que ya estaban presentes en 80 egunean, la historia de dos amigas de la infancia que se reencuentran en la vejez y entre las que surge (o quizás renace) una conexión especial. No es muy común ver en el cine historias sobre personas que están a punto de entrar, o se encuentra plenamente inmersas, en el último acto de su vida. Menos aún, si estas historias plantean debates sobre la sexualidad de sus protagonistas. Por eso 80 egunean es una película tan importante.


tomboy

7. Tomboy (Céline Sciamma, 2011)

Si bien el la exploración de la sexualidad en la adolescencia ha sido un tema recurrente en el cine, la reflexión sobre la identidad, la sexualidad y las emociones en la infancia, ha sido poco tratado hasta la fecha. Tomboy nos presente a una niña, con apariencia de niño, que juega a ser un hombre, aprovechando que se ha mudado con sus padres a una nueva casa. Pero ¿hasta qué punto la protagonista juega a ser un chico o es, en realidad, un chico? Tomboy es una apuesta arriesgada por hablar de temas que comúnmente son tabú, pero que están ya instalados en nuestras sociedades. No debemos tener miedo a cuestionar nuestra propia identidad y reflexionar sobre ella.


Ha-Buah

6. Ha-Buah (La Burbuja) (Eytan Fox, 2006)

El israelí Eytan Fox es uno de los cineastas queer más importantes del nuevo milenio. Desde Yossi & Jagger (2002), un drama bélico que hablaba de la homosexualidad en el ejército, ha ido tejiendo una filmografía que vincula directamente la situación sociopolítica de Israel y Palestina, con la lucha por los derechos de las personas homosexuales. De las zonas de conflicto a la liberal Tel-Aviv, Fox nos habla de su país, pero también de lo difícil que es amar cuando todo lo que rodea a los amantes está en contra de ese amor. Precisamente Ha-Buah (La Burbuja), nos presenta una historia de amor imposible entre un israelí y un palestino, con el odio entre dos pueblos y la violencia de fondo. Tierna y dura a partes iguales. La tercera película de Fox, tras la sensacional Lalehet al hamayin (Caminar sobre las aguas) (2004), peca de excesiva en su recta final, pero cala hondo.


El tiempo que queda

5. Le temps qui reste (El tiempo que queda) (François Ozon, 2005)

François Ozon, el enfant terrible del cine francés de finales de los 90, ha explorado, de forma persistente, los diversos tipos de relaciones sexuales que se establecen entre las personas en nuestros tiempos. Los personajes homosexuales son comunes en su cine, pero quizás el protagonista de El tiempo que queda, sea el que mejor, y más hondo, ha retratado. Romain se está muriendo, nadie lo sabe, pero sufre un cáncer terminal. Su mundo se viene abajo. Y en el tiempo que le queda se debate entre luchar por lo que deseaba conseguir o claudicar antes de la derrota final. Ozon, casi siempre excesivo, se contiene hasta construir un retrato intimista de la desesperación pero también de la esperanza que nace justo antes del final. El tiempo que queda duele, pero también emociona.


inconu

4. L’inconnu du lac (El desconocido del lago) (Alain Guiraudie, 2013)

L’inconnu du lac es una película extrañamente enfermiza, preñada de ese humor francés tan retorcido como absurdo. Un hombre acude a un lago, conocido por ser un lugar de cruising, y queda fascinado por un hombre, que cree que pudo haber asesinado a otra pareja sexual. Tras este arranque, asistiremos a un perverso juego erótico dónde la pasión y el peligro van de la mano. Guiraudie bebe del noir francés para construir un thriller psicológico áspero, tórrido y turbador, que no dejará indiferente a nadie.


amal

3. Fucking Amal (Lukas Moodysson, 1998)

Fucking Amal es, de las películas que forman esta lista, la más conocida dentro del queer cinema no anglosajón. Un clásico de la temática LGTBI por derecho propio. Fucking Amal, ambientada en la fría sociedad nórdica, nos muestra la vida de una adolescente insatisfecha y solitaria, que descubre, a través de la relación con una amiga, un sinfín de posibilidades, experiencias, sentimientos y deseos. Fucking Amal es una película extrañamente emotiva, implacable y comprometida. El film catapultó a Moodysson a la fama, convirtiéndolo en un autor a tener en cuenta dentro del cine europeo.


laurence

2. Laurence Anyways (Xavier Dolan, 2012)

El quebequés Xavier Dolan no es sólo uno de los directores más prometedores del cine actual, sino también uno de los autores más influyentes del mismo. Tras sus primeras 5 películas, ya se ha consolidado como cineasta de referencia. Su cine está plagado de personajes homosexuales en permanente conflicto con sus deseos. En Laurence Anyways nos relata el complejo viaje de una mujer transexual por ser ella misma, mientras lucha por mantener en pie la relación con su novia, que se ve golpeada por la necesidad de su pareja de vivir como la mujer que siempre ha sentido que es. A través del tiempo seguimos a unos amantes torturados, que intentan compaginar su amor y sus deseos, con la obligación de vivir en una sociedad que no es capaz de entenderlos. En su tercera película Dolan emprendió, sin duda alguna, un viaje a la madurez como narrador.


Happy Together

1. Happy Together (Wong Kar-wai, 1997)

¿Y si volvemos a empezar? Dos amantes viajan desde Hong-Kong a Sudamérica, en busca de las cataratas del Iguazú. Al final acaban anclados, atrapados en sí mismos, en su relación viciada, en Buenos Aires, la ciudad que está justo al otro lado del mundo. Se aman, se destruyen y sí, vuelven a empezar. Una y otra vez, en un tango emocional que nunca llega a su fin. Happy Together es una trampa emocional. El propio Wong Kar-wai estuvo atrapado durante el rodaje en Buenos Aires, incapaz de hallar la salida en su propia historia. Happy Together es una trampa, pero también un estado de ánimo: estar anquilosado sin ser capaz de librarte de tu propio bucle. ¿Quién no se ha sentido alguna vez atrapado? La quinta película de Kar-wai es la historia de una constante huida hacia ninguna parte. Nosotros somos nuestra propia cárcel.

Las tres imprescindibles del FIRE!! 2015

Ayer acabó en Barcelona la 20 edición del FIRE!!, la Muestra Internacional de cine Gay y Lésbico que durante diez días nos ha ofrecido un total de 43 películas de temática LGTB entre largometrajes, cortometrajes y documentales. Estados Unidos ha sido el país invitado, en un año en el que el público ha podido satisfacer su disfrute de films de este género gracias a la variedad de películas que ha nutrido la programación, y en la que, por primera vez, se ha contado con una fuerte presencia de trabajos dirigidos y protagonizados por mujeres.

El nivel de las películas proyectadas en la sección oficial ha sido realmente alto, abriendo y arrancando aplausos con la bellísima Lilting de Honk Khaou, a la que le siguieron con éxito la venezolana Liz en Septiembre de Fina Torres, la estadounidense Appropiate Behavior de Desiree Akhavan, el documental Regarding Susan Sontag de Nancy Kates, o la checa Honeymoon, de Jan Hrebejk.

Para todos aquellos que no han tenido la posibilidad de asistir a la Muestra, en BFace hemos elaborado nuestro ranking con las tres perlas que más nos han conmovido y que recomendamos encarecidamente.


1. Je suis à toi
JESUISEl segundo film de David Lambert narra la historia de dos hombres que se conocen por Internet e inician una relación de conveniencia en la que se entremezclan temas como la homosexualidad, la prostitución y el sida. Con un guión sólido y bien construido, aderezado con buenas dosis de humor, a Lambert no le tiembla el pulso al aproximarnos al mundo interior de tres personajes muy diferentes entre sí: un panadero, un joven buscavidas y una madre soltera. Especialmente destacable es la química entre los dos actores protagonistas, el argentino Nahuel Pérez Biscayart, y el belga Jean-Michel Balthazar.


2. A primera vista
APrimeraVista_004Con un buen puñado de nominaciones y premios, la película de Daniel Ribeiro te roba el corazón desde el primer segundo. Sin utilizar la minusvalía del joven protagonista para generar drama (es ciego), el film cuenta la historia de amor adolescente entre dos chicos de instituto. ¡Todo un canto, sensible y tierno, a la igualdad y a la diversidad sexual entre las personas con discapacidad física!


3. Dólares de arena
DOLARES DE ARENA 9De la República Dominicana llegaba esta película sobre el turismo sexual, dirigida por Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas. Lo interesante aquí es la narración desde el punto de vista femenino, siendo Geraldine Chaplin la protagonista de esta historia en la que una mujer francesa (Chaplin), mantiene una relación íntima y un tanto confusa con Noelí, una joven dominicana que se gana la vida a costa de los turistas de la isla.

Y como extra a los tres largometrajes destacados, tampoco hemos pasado por alto los cortometrajes proyectados, y en este apartado nos ha atraído especialmente, Todas solas, dirigido por Zaida Carmona y Maite Eraso. Con una fotografía cuidadísima y un guión que atrapa a todo el que se haya enamorado y desenamorado después, nos presenta a una pareja de lesbianas que sufre por amor por culpa del desamor. Un trabajo interesante y muy prometedor para este tándem de jóvenes realizadoras.

Buen cine LGTB gracias, una edición más, al FIRE!! Y ya esperamos con ganas a la del año que viene.

Los 15 mejores besos LGTBI del cine

Pocas acciones humanas expresan con tanto poder y sencillez el amor que podemos sentir por otras personas que los besos. Por ello mismo es importante que en el cine se visibilice a las personas LGTBI a través de los besos, ya sean amorosos o pasionales, dulces o salvajes. Que los labios de dos personas se junten hasta resultar inseperables sigue siendo mágico. Los besos son eternos, por muy fugaces que puedan parecer en el momento de darlos. A continuación 15 besos LGTBI que me impactaron o emocionaron. Ojalá esta lista no deje nunca de crecer.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 10.58.3415- Bound (Andy y Lana Wachowski, 1996). Un beso ardiente

Un thriller de atracos, dos mujeres atadas la una a la otra por una tensión sexual desbordante y un instinto criminal muy peligroso. Bound es la ópera prima de los Wachowski, que precisamente acaban de estrenar Sense8, una serie dónde los conflictos LGTBI tienen gran importancia.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 11.30.4714- Fucking amal (Lukas Moodysson, 1998). Un beso experimental

Este film sueco es una de las películas más valientes, inteligentes y realistas sobre los adolescentes que recuerdo. Si la ves durante esa etapa vital te impactará mucho. Los retratos sobre chavales no suelen ser tan acertados ni complejos. Este beso es pura experimentación y autodescubrimiento.


vlcsnap-2013-09-27-17h12m07s1513- Barcelona nit d’estiu (Dani de la Orden, 2013). Un beso armarizado

Esta misma semana el Rayo Vallecano presentó su segunda equipación, presidida por una raya arcoiris. Volviendo a poner sobre la mesa la escasa visibilidad LGTBI en el mundo de los deportes. Barcelona nit d’estiu, un precioso collage de historias de amor, incide en la misma cuestión, al presentarnos a dos futbolistas que mantienen una relación en secreto. Este beso fugaz es a la vez bonito y triste, porque esconder algo tan hermoso como el amor duele mucho.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 10.44.2612- Boys don’t cry (Kimberly Peirce, 1999). Un beso esperanzador

En el vía crucis por el que tiene que pasar el personaje de Hilary Swank (que ganó el Oscar a mejor actriz), los besos con Chlöe Sevigny suponen sus únicas paradas de descanso. Este drama bucea en la trágica vida de un hombre encerrado en el cuerpo de una mujer. La irrupción de esta chica en su vida y el contacto con sus labios hacen que crea que su vida puede ser mejor. Un cálido oasis en un desierto en llamas.


Captura de pantalla 2015-06-30 21.36.1011- Ha-Buah (Eytan Fox, 2006). Un beso imposible

Un palestino y un israelí intentando vivir su amor contra viento y marea. Esa es la premisa de Ha-Buah, una de las películas más descorazonadoras de esta lista. Muchas veces, ni un millón de besos pueden revertir el odio que sentimos los unos por los otros. Ese odio que recorre el mundo.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 11.58.3210- Beautiful Thing (Hettie MacDonald, 1996). Un beso que lame heridas

Esta película es un drama suburbial típicamente british. Dos adolescentes que viven puerta con puerta se enamoran, bajo la terrible amenaza del violento padre de uno de ellos y contando con la protección de la madre del otro. Paro, pobreza, relaciones paterno-filiales torcidas, violencia… y amor. Caricias, besos, sonrisas, humor negro británico y puñaladas con gran carga dramática. Un film duro de besos muy tiernos.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 10.48.379- The Hours (Stephen Daldry, 2002). Un beso para consolar

Este beso es tan bonito porque está dado con una mezcla de inseguridad, cariño, miedo, deseo y tristeza, que resultan tremendamente enternecedoras. Julianne Moore ha dado muchos besos en su carrera, pero ninguno como éste, que casi funciona como un primer beso.


Captura de pantalla 2015-06-30 21.48.218- Weekend (Andrew Haigh, 2011). Un beso palpable

El gran encanto de Weekend es su naturalismo. Busca que ese fin de semana que pasan juntos dos desconocidos sea realista, y lo logra. Sobre todo porque el sexo, los besos y las conversaciones en la cama resultan muy creíbles. Weekend es una película sin artificios. Son preciosos nuestros besos.


Captura de pantalla 2015-06-30 10.37.387- Heavenly Creatures (Peter Jackson, 1994). Un beso fatal

Convertida de forma casi automática en película de culto, este drama psicológico narra la estrecha amistad que se teje entre dos chicas que eluden sus monótonas vidas creando cuentos de fantasías. La película, dirigida por Peter Jackson, es un apasionante viaje al lado oscuro de la mente de dos adolescentes obsesivas.


Captura de pantalla 2015-06-30 11.24.476- Hedwig and the Angry Inch (John Cameron Mitchell, 2001). Un beso interrumpido

Quizás de todos los besos de esta lista éste sea el más triste. Un terrible baño de realidad para Hedwig, la protagonista, una transexual que sufrió una mala operación de cambio de sexo. En un par de minutos, John Cameron Mitchell, condensa la emoción volcánica que nos genera el amor y la tristeza y las rabia que nos produce la caída de nuestros sueños. Es una secuencia fantástica de una película de culto.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 10.46.445- A single man (Tom Ford, 2009). Un beso mil veces recordado

Cuando pierdes a alguien al que amas te recreas una y otra vez en los recuerdos más hermosos que tienes. En aquella vez que hicisteis el amor. En aquel abrazo inesperado. En aquel beso fugaz. El personaje de Colin Firth vive recordando todo aquello, intentando retener a su lado a un etéreo Matthew Goode.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 11.32.494- Hoje eu quero voltar sozihno (Daniel Ribeiro, 2014).Un beso tierno como el primer amor

Un chico ciego en plena adolescencia se hace amigo de un compañero de clases y entre ambos va surgiendo un cariño y una confianza preciosos. El primer amor es un tema universal de gran trayectoria artística. En la temática LGTBI su presencia es aún más acusada, pero nunca he visto una aproximación al tema tan dulce, inocente y pura como la que hace este film brasileño. Un amor limpio, sin miedos.


Captura de pantalla 2015-06-30 21.42.023- Mulholland Drive (David Lynch, 2001). Un beso onírico

La secuencia de sexo de Mulholland Dr. entre Naomi Watts y Laura Elena Haring se nos clavó en las retinas a todos aquellos que vimos el film-pesadilla de Lynch en la adolescencia. Tórrido, misterioso y, sí, terriblemente sexy. A veces la mente humana transita por caminos inescrutables.


Captura de pantalla 2015-06-30 21.32.322- Brokeback Mountain (Ang Lee, 2005). Un beso desesperado

Cuando (el puto) Jack Twist vuelve a encontrarse con Ennis Del Mar tras mucho tiempo separados son incapaces de contener el deseo, la frustración y la necesidad de amor y sexo que han acumulado. Todos esos sentimientos desembocan en este beso largo, bruto, desesperado. Brokeback Mountain es una de esas películas que se clavan en tu interior y lo devastan todo a su paso.


Captura de pantalla 2015-06-30 21.21.011- La vie d’Adèle (Abdellatif Kechiche, 2013). Un beso de amor y pasión

De Adèle y sus secuencias de sexo se ha hablado largo y tendido. Yo siempre he dicho que lo realmente erótico de dichas secuencias no eran los cuerpos, sino los besos, llenos de pasión, viscosos, húmedos. Pocas veces el sexo ha significado tanto en una película. Kechiche y sus actrices logran que los sentimientos y las sensaciones se transmitan. Que el viaje iniciático de Adèle supongo, también, para nosotros un viaje de autodescubrimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies