El Señorito, una barber & shop pensada para el hombre de hoy

El hombre madrileño ha cambiado. Atrás quedaron los alardes de testosterona; ahora los ‘señoritos’ de la capital buscan un lugar en el que sentirse cómodos. Un espacio que, en definitiva, ponga de manifiesto ese nuevo concepto de la masculinidad y ese es El Señorito (Palma, 49 <M> Tribunal). Esta barber & shop está asentada en pleno corazón de Malasaña y en la que, además, se pueden encontrar algunas marcas punteras en lo que a diseño y complementos se refiere. Todo un universo pensado para esos ‘hombres libres de machismo’, lema con el que ellos mismos definen a su público potencial.

Al frente de este proyecto se encuentran Daniele Trotta, Daniel Chong e Ismael Marín, tres jóvenes emprendedores que idearon este concepto revolucionario durante una cena de amigos. Son ellos justamente el mejor ejemplo de ese hombre que quieren atraer a este local 360º. ¿Su carta de presentación para conseguirlo? Un establecimiento trendy que recuerda a un apartamento de soltero de una película americana, cuyo interiorismo e iluminación han corrido a cargo de D2Studiowww.d-2studio.com el estudio de interiorismo de Ismael Marín -además, socio del proyecto- y Florencia Salvatierra.

No es una barbershop; es una barber & shop 

En los últimos años son muchas las barberías que han llenado las calles del centro de Madrid, con especial incidencia en la zona Centro. Sin embargo, El Señorito quiere desmarcarse de este estilo de negocio con una propuesta mucho más amplia. A los servicios habituales de este tipo de negocios como perfilado, corte de pelo, tratamientos faciales, arreglos, tintes, baños de color o hair tattoo, se suma también una interesante propuesta como tienda en sí misma. Una sección del negocio que ha calado fuerte entre los chicos del barrio, pero también entre las féminas, que suelen visitar el espacio por su atractiva oferta de regalos para todo tipo de hombres.

Dentro del showroom se encuentran prendas de moda, bisutería y otros complementos, todos ellos procedentes de pequeños creadores -en su mayoría madrileños- y que obedecen directamente a los gustos de los propietarios. Entre la selección de artículos están, por ejemplo, los calcetines de Amor Shocks, las camisetas y camisas de Tiwel, la joyería de De Piedra, las camisetas con mensaje de Gajo o también los modelos más minimalistas de Shaheko. Si hablamos de decoración, hay una selección de las piezas de cerámica de MIYAYA, aunque los verdaderos best seller de El Señorito son, sin duda, las mochilas de Daniel Chong -además, socio del proyecto- que ha creado dos modelos inéditos que únicamente estarán a la venta en este local de la calle Palma.

Y hablando de prendas inéditas, esta barber & shop tiene su propia línea textil homónima en la que priman los estampados divertidos y las frases que invitan a la sonrisa. Por el momento tienen camisetas, sudaderas y algunos complementos como bolsas de deporte, pero anuncian que pronto llegarán nuevas ideas.

En definitiva, El Señorito -cuyo nombre se inspira en el popular chotis- es un espacio para que el malasañero de pro pueda sentirse a gusto de los pies a la cabeza sin necesidad de moverse de este número 49 de la calle de la Palma.

 

El sabor mediterráneo de La Tía Manuela

Sabor mediterráneo con tintes sudaméricanos, La Tía Manuela renueva su carta en su primer aniversario en Manuela Malasaña, una ubicación que la convierte en un buen referente al que acudir en el centro de Madrid. Con productos 100% frescos, combinan diferentes platos muy variados, desde entrantes con hortalizas, croquetas hasta diferentes tipos de pizza y pescados.

Lo que más nos ha gustado es la variedad de ingredientes muy internacional con sabores de varias partes del mundo. Además, están a la última en cuanto a tendencias de gastronomía: desde calabaza, espelta, queso feta, quinoa a mortadela trufada, entre otros.

¡Echad un vistazo a estos planos y que te empiece a entrar el gusanillo!

 

El local es muy acogedor con esos tintes de revista de interiorismo tan de moda en la capital madrileña. Además, tiene muy buen ambiente y el servicio es muy atento. Esto hace que la experiencia sea aún más completa.

Si vais a deleitaros este fin de semana, que no se olvide compartir vuestra experiencia en redes y contárnosla. También queremos conocer vuestros opiniones (y platos favoritos).

 

Dirección:  Calle de Manuela Malasaña, 19

Precio medio: 15-25€

Teléfono de reservas: 913 76 60 99

 

40 años por la noche al Penta a escuchar

Ay, Antonio Vega, cómo te echamos de menos. Si hay algo que recuerda su presencia constantemente, es ese lugar, ese bar, ese local de la Movida Madrileña que ha cumplido 40 años, EL PENTA. Y como no podía ser de otra forma, este 40 aniversario lo hemos tenido que celebrar con música, con mucha música.

4.000 personas asistían a la gran fiesta del pop español, celebrada la pasada noche del miércoles en el WiZink Center, tras el cambio de recinto que se se veían obligados a hacer, por haber agotado entradas en sala La Riviera. Un cambio que, a nuestra opinión, no fue acertado.

Ariel Rot, Johnny Cifuentes (Burning), Zahara, Javier Ojeda (Danza Invisible), Nena Daconte, Jaime Urrutia, Nacho Campillo (Tam Tam Go), Pistones, Alberto Jiménez (Miss Caffeina), Pablo Carbonell (Toreros Muertos), Rubén Pozo, La Habitación Roja,  Second o Lori Meyers, entre otros, recordaban en directo algunas de las canciones más representativas de estas cuatro décadas de música española, una fiesta para los más nostálgicos que, esa noche, pillaron en aquellas noche estelares del Penta.

Un público que no entendía de edades, ya que eran varias las generaciones que se reunían en este aniversario y que disfrutó de las más de tres horas que duró este irrepetible concierto, que contó con un total de 22 artistas que no estaban solos, sino acompañados por una entregada banda, dirigida por Charlie Bautista.

Y la despedida no podía poder tener mejor broche final. Con Ñete, batería de Nacha Pop, sobre el escenario junto al resto de la banda, comenzó a sonar una versión muy especial de La Chica de Ayer, en la que el protagonista era un micro iluminado en el escenario y un público nostálgico que puso su voz a la canción de principio a fin.

¡Que viva la música patria, y nos vemos en El Penta!

Navaja: una fusión afrodisíaca

Navaja, Navaja Madrid, restaurante Navaja

Un año ha bastado para que laos sabores del restaurante Navaja estén en boca de todo bien nacido. En pleno corazón de nuestra querida Malasaña, Valverde 42, el proyecto de los dos gallegos Álex Álvarez y Libia Veiga, ha traído a la capital los sabores peruanos y asiáticos, uniéndolos con acierto con Galicia. ¿Cómo ignorar platos como este mexillon de batea chalaca (mejillón de la ría de Aldán al vapor con leche de tigre de ají amarillo y chalaca)? Ni lo intentes, ¡ríndete a este placer fusionado!

11822681_1039229836101286_6321586511394333592_n

Imposible poner en entredicho la calidad de los productos gallegos, y si los sumamos a la gastronomía de Perú, a su vez influenciada por las cocinas asiáticas, el resultado son platos brillantes -tanto a la vista como al paladar- tales como las navajas nikkei (acompañadas con polvo de cacahuete, tapioca hidratada, habanero, jengibre encurtido, cebolla china ahumada y leche de tigre); las ostras da pedra (ostras gallegas al natural con mayonesa japonesa y salsa ponzu); o el tataki de atún (marinado en soja y pimientos de Padrón tostados, acompañado con bolas de causa limeña y mayonesa de chipotle).

12795505_1147484005275868_8331254008646608272_n

El local envuelve los sabores en un ambiente distendido, con una cocina ininterrumpida. Tiene dos espacios, el principal, ideal para reuniones de amigos, y uno más íntimo para… ya tu sabe. Su decoración retro con detalles rústicos y la informalidad de Álex y Libia esconden una cocina de alto copete, que reclama a su vez el placer de comer con las manos. Trabajan con productos de temporada, desarrollando siempre nuevas propuestas que harán de cada visita al restaurante una experiencia totalmente distinta y excitante.

13312641_1204493996241535_2250207450444873488_n

Pero eso no es todo. De Navaja ha nacido Katana, un servicio de catering gracias al cual cualquier evento puede gozar de perlas como este bun cangrejo (goa bao de cangrejo de concha blanda, mahonesa de pimiento de padrón y siracha). Calidad y sorpresa asegurada, adaptada al cliente, asistentes y lugar de encuentro.

He dicho. Eso sí, no descarto casos reiterados de morriña después de tu primera visita.

Fotos | Navaja

Malasaña a fondo: Las tiendas vintage de Madrid al alcance de tu bolsillo

Estamos a finales de 2016, nos gusta lo diferente, lo alternativo, lo moderno, pero con ese aire retro y vintage de hace años, haciéndonos recordar quiénes somos y de dónde venimos.

A continuación os presentamos las 5 mejores tiendas para ir de compras por el famoso barrio de Malasaña de Madrid. Si realmente os gusta el estilo que hemos mencionado anteriormente… ¡Seguid leyendo!

BLUE VELVET: Calle de Fuencarral, 69.

Sí, ésta es la famosa tienda donde muchos influencers se compran camisetas con frases y estampados muy pero que muy originales. Desde «Keep calm and carry Chanel», pasando por «Coco made me do it» hasta «Oh my Dior».

A nivel general, las camisetas suelen estar a unos 18€ y las sudaderas rondan los 30€, pero la parte buena es que al fondo de la tienda tienen una pequeña sección outlet donde podréis encontrar ofertas muy buenas, como camisetas a 7,50€.

blue-velvet malasaña

FLAMINGOS VINTAGE KILO: Calle Espíritu Santo, 1.

Se trata de una marca que importa directamente contenedores de ropa vintage 100% made in USA. 

Lo curioso de la tienda es que realizan la venta de ropa al peso (de ahí su nombre Vintage – Kilo), lo que permite comprar a precios bastante reducidos.

Hace poco, lanzaron la venta al por mayor para empresas que quieran dedicarse también a la venta de este tipo de prendas, entre las que destacamos principalmente sus camisas hawaianas, chaquetas vaqueras, punto 80s y outfit militar.

flamingos malasaña

BISCUIT: Calle Corredera Alta de San Pablo, 4.

Con varias tiendas repartidas entre Ibiza, Marbella, Barcelona y Madrid, se trata de un estilo de ropa de corte romántico, con un aire a boutique antigua.

La ropa y complementos tienen procedencia nacional e internacional, que la propietaria trae de sus viajes por todo el mundo.

Principalmente de estética vintage, para los que buscan vestir de forma diferente, ya que tanto prendas como accesorios son de edición limitada (y, además, suele haber muy pocas tallas, por lo que podéis enamoraros, por ejemplo, de un vestido precioso, pero quizás no os lo llevéis debido a que no encontréis vuestra talla).

biscuit malasaña

BRANDY MELVILLE: Calle de Fuencarral, 52.

Sin duda, podríamos afirmar que Brandy se ha convertido en la tienda más famosa de Fuencarral en estos últimos años. Con una estética 90’s, prendas sencillas y una increíble política de branding en redes sociales, se trata de la tienda más «teen» del momento para mujer.

Aquí, al igual que en Blue Velvet, nos encontramos prendas con mensajes del tipo «Ok, but first coffee» o «Stay weird». Destaca, además, la gran variedad de cropped tops que tienen.

El interiorismo de la tienda está muy cuidado, simulando una atmósfera muy ‘California Dream’, con madera sin tratar, estanterías antiguas, corazones por todas partes, así como el logo de la marca y frases chulísimas.

Pero, sin duda, hay algo que nos llama mucho la atención, y es que la gran mayoría de prendas son one size. ¿Compensa a la marca esta arriesgada estrategia empresarial? Por su gran éxito en los últimos años, la respuesta es un «sí» rotundo.

brandy-melville malasaña

MAGPIE: Calle Velarde, 3.

Magpie es una tienda ubicada en pleno corazón de Malasaña especializada en la venta de ropa, complementos y objetos vintage de diferentes décadas.  Lo mismo te encuentras una blusa estilo años 70 (haciendo referencia a la década de la democratización de la moda) así como unos zapatos estilo años 20 (época muy influenciada por el Art Déco).

Prendas con un cierto aire hippie, con un toque étnico y folk, atrevidas, con un estilo insinuante y en ocasiones algo recargado predominan en este establecimiento.

magpie malasaña

Ahora ya no podéis decir que no sabéis por donde ir de compras en Malasaña. Por supuesto, estas 5 tiendas son tan solo un punto de partida, ya que si os adentráis en las calles de este conocido barrio, iréis descubriendo más y más del mismo rollo alternativo.

La Especial de Home Burger Bar

home burger bar,, hamburguesas Madrid

Home Burger Bar, todo un clásico que celebra su décimo aniversario este 2016, es de parada obligatoria en la capital. Hoy visitamos su local en Espíritu Santo para deleitarnos con la Especial Home, una mezcla más que acertada de philadelphia, nueves, cebolla y jugosa carne que no te dejarán indiferente. PST, al loro, con motivo de su aniversario, si les visitas el día de tu cumpleaños ¡la burger te sale gratis!

 

[red_feature image_url=»» title=»12€» description=»PRECIO» ]

[red_feature image_url=»» title=»Calle Espíritu Santo, 12, Madrid» description=»LUGAR»]

 

The Basque: con un par

the basque, the basque burger, burgers, burgers Madrid, hamburguesas, hamburguesas Madrid, mejores hamburguesas Madrid, The Basque, The Basque Madrid, The Basque hamburguesas

Es bien sabido que los vascos somos gente de bien, véase la ristra de ingenieros de primera que se licencian cada año en la famosa facultad de San Mamés o los súper hombres que generamos a base de mucha -MUCHA- lluvia, fantásticas olas como la de Mundaka, alubias de Tolosa y txakolí de Guetaria. Pues vale -que diría Quim-, olvida el factor de que vengo de tierras arguiñanas por cinco minutos y sigue leyendo, porque este descubrimiento bien se merece más credibilidad de la que mi desmesurado orgullo vascuence le puede otorgar.

The Basque, The Basque Madrid, The Basque hamburguesas

The Basque: A Burger Company. Así se llama la nueva niña bonita de Malasaña, la que planta cara al TGB de San Ildefonso con el simple y contundente factor de lo natural y artesano, porque sí, no en vano son sus dueños de la capital del mundo Bilbao. Como todo lo bueno, este proyecto es fruto de una cena de jueves noche, donde un local en traspaso, el alcohol y la euforia que solo los que comparten kuadrilla desde pequeños entienden, hicieron el resto. ¿A que no hay qué? Pues aquí tenéis a un hostelero (El Mandil), un ingeniero y un profesional de la comunicación montando una hamburguesería vasca.

The Basque, The Basque Madrid, The Basque hamburguesas

Al ajo. Perdón, LA CEBOLLA. No sé si estoy más segura de la procedencia de mis apellidos o de mi amor por esta planta. En este punto, si eres de los que defienden la tortilla de patata SIN cebolla, no me queda otra cosa que decir que… «¡atrás!» cual Cigala. Encontrar unos buenos aros de cebolla caseros en la capital es tarea ardua, y amigos, por fin he dado con la meca de este snack más sabroso que sano. Estos anillos dorados vienen acompañados de la salsa Basque -que también encontramos en la hamburguesa homónima- y que se describe a sí misma: pimientos rojos asados, queso Idiazabal y reducción de txakolí. Sin palabras.

The Basque, The Basque Madrid, The Basque hamburguesas

Despacito y con buena letra, el trío artífice del proyecto ha decidido empezar con una carta simple y directa, pocos platos pero muy bien hechos y llenos de cariño, para ir ampliándola mes a mes con productos de temporada y del País Vasco. Además de los aros, destaco los Ignacios y los Fish&Chips de bacalao en tempura, pero como hay que cuidarse antes de reventar en Navidad, os informo de que también disponen de suculentas ensaladas como la Americana, César o Rojiblanca.

The Basque, The Basque Madrid, The Basque hamburguesas

Y aquí llega el protagonista de toda esta historia. Carne 100% vacuno elegida -como todo en este país- a dedo y sin más procesos que el sazonado, queso Idiazabal, salsa Basque… qué decir que no transmita la foto que te está haciendo salivar. Siete son las creaciones de The Basque, entre las cuales merece también un apunte especial la llamada Con un par. Ay, nos representa TANTO. Y por supuesto, acompañamos el empacho con una buena Keler mientras recordamos el olor a Paseo de la Concha (por mucho que hayan limpiado la Ría de Bilbao).

¿Ahora resulta que las hamburguesas vienen de Bilbao?

  1. Atrévete a rebatírselo a un bilbaíno.
  2. Merece la pena pasarse a comprobarlo.

¿A que no hay huevos?

Fotos: Unai Mateo

Amor por lo natural: Lechería Cántaro Blanco

Hoy vengo sin aditivos, me deshago de la capa de yeso que acostumbro a llamar ‘maquillaje’ y os hablo desde la campechanía y naturalidad que me otorga este de todo menos sexy pijama de cuadros. Y es que, como el normcore en el mundo de la moda, la vuelta a lo artesano es lo último en gastronomía, y si no que se lo pregunten a los cientos de farmers’ markets que proliferan en la ciudad. Porque sí, últimamente hay tanta pop-up que en cuanto me despiste me plantan una en el salón de mi casa.

cantaro2Pero lo que os vengo a contar, aunque reciente, tiene esperemos poco de efímero. He aquí a los protagonistas de esta historia. Como Harry encontró a Sally, la vida cruzó a Adrián y a Nacho entre sus procedentes Palencia y Valencia. Y así, compartiendo un litro de leche fresca, a dios pusieron por testigo que nunca volverían a beberla pasteurizada. ¿Recordáis a qué sabe la leche? No, ese aguachirri hiperdesnatado de oferta del súper NO me vale. Hablo de la leche que sabe a LECHE. Ésa que empiezas a beber y no ves el momento de parar. Sí amigos, las vacas existen y no son precisamente moradas y blancas. Éstas en concreto viven a cuerpo de rey en Móstoles, desde donde llega diariamente a Malasaña el tan natural como sabroso jugo blanco epicentro de la Lechería Cántaro Blanco.

cantaro3En apenas dos meses de vida, el proyecto de estos dos amigos cuyo objetivo era que la leche fresca fuera un producto asequible y no un manjar, ya se ha hecho un hueco entre los negocios del barrio. Con el litro de leche fresca a 1,10€ y la lechera de cristal a 0,60€ -sí, esa que te compraste en Ikea para decorar tu habitación- no hay excusa para no elevar el nivel de tu café con leche matutino a niveles insospechados. Además, aquí viene lo bonito, venden la leche a granel. Es decir, que puedes volver y rellenar tu lechera vintage, un cántaro, una botella o cualquier recipiente digno de esta blancura. Pero esto no es todo, puesto que me complace daros la bienvenida al universo del yogur natural customizado.

cantaro4En el centro de la tienda nos encontramos con una mesa que sabe a gloria, para placer de nuestra gula y lamento del bikini. Con un cremoso y ácido -imprescindible esto último- yogur natural de base, cereales, mermeladas, fruta, nutella y todo tipo de toppings nos abren un abanico de posibilidades más que tentadoras. Servidora no se resistió a la mermelada de arándonos y solo puedo decir que Dios existe y lo fabrican en Mieres, Asturias. Si tienes algún evento a la vista y esta vez aprecias al anfitrión de verdad, un pack de seis yogures personalizados en sus respectivos botecitos de cristal puede ser la opción más healthy, artesana, vintage… y por todo ello, triunfadora de la velada. Un #epicwin en toda regla, vaya.

cantaro5El Cántaro Blanco ha venido para quedarse y hacer posible que de vez en cuando incluyamos cositas sanas y ricas en nuestra lamentable dieta. Cosas como panes artesanos de olivas, pasas y nueces o siete cereales, quesos intensos como el de La Cabezuela, o postres desde yogures hasta flanes 100% naturales. Sin aditivos, así es el Cántaro Blanco, un espacio para el producto local, así como para tu MacBook Pro mientras te tomas un milkshake natural. Manuela Malasaña 29, ¡y únete al #freshmilk!

Fotos: Unai Mateo

¿Un brunch en la playa de Madrid? OJALÁ

¿Cuántos años nos habremos tirado cantando aquello de «vaya vaya, aquí­ no hay playa» los madrileños? Seguramente, más de los necesarios. Seguramente, más de los que esa canción esperarí­a sobrevivir. Una tonelada de arena traí­da desde Almerí­a tiene la culpa: la playa de Madrid ya es una realidad.

ojala1

Rediseñado por el arquitecto Andrés Jaque, el restaurante Ojalá (c/San Andrés, 1 – metro: Tribunal, Noviciado) divide su atmósfera veraniego-festiva en dos plantas: la de arriba con un look claro, surfero, en tonalidades azules, aguamarina y blancas, con un suelo en los mismos tonos que recuerda al movimiento ondeante del mar en calma; una luz relajada, combinando el frí­o de las estructuras de acero con lo natural de la madera y unas originales macetas-lámpara colgantes que recuerdan a los farolillos de una fiesta de noche de verano; la planta de abajo, como si de una cala secreta, escondida, se tratase, aviva más si cabe el espí­ritu playero con hamacas handmade, arena, luces cálidas y una caseta de madera que hace las veces de barra de bar.

ojala4

Si la decoración es original e innovadora -teniendo en cuenta que no hemos salido del caótico centro de la capital-, el menú tampoco os dejará indiferentes: tostadas de todo tipo con masa madre, hecha en los hornos propios del Ojalá; dulces como tortitas, cookies o bizcochos desde 1,20€ o huevos de todo tipo: benedictinos, rancheros, parisinos o catalanes, que pueden formar parte o no de sus desayunos-que-se-alargan-hasta-el-brunch. Dulces o salados, los podéis disfrutar hasta bien entrado el mediodí­a, en los que se puede beber desde un café hasta un vino con croissants, pan payés, ensaladas, queso, fresas con nata, chili con carne, jamón o yogur con muesli.

ojala7

Para las parejitas que se quieren y los amigos de verdad, el Ojalá cuenta con raciones para compartir de hummus, guacamole, antipasto o las bravas de toda la vida. Pero si queréis comer realmente bien, no podéis dejar de probar los tacos, hamburguesas y, sobre todo, los bocadillos y sándwiches, como su Chicken Breast con pan rústico, pollo asado, guacamole y un toque picante; el Veggie, que lleva pan de maí­z, verduras grilladas y provolone con salsa romescu o el Cemita Poblana, de pan de Mollete, milanesa de pollo, frijoles fritos, guacamole, queso y mayonesa de chipotle. Un orgasmo contí­nuo desde 5,50€ por obra y gracia del chef Javier Brichetto.

ojala8

El restaurante abre a las 09:00 de lunes a viernes y a las 11:00 los fines de semana, y cierra a la 01:00 de domingo a miércoles, a la 01:30 los jueves y a las 02:00 los viernes y los sábados, mientras que la playa abre a las 18:00 y se mantiene al público hasta la hora de cierre del local. ¿Os hace un brunch en la playa de Madrid? POR FAVOR. ¿Es esto Los Hamptons, Casablanca o Cancún? Ojalá, pero ya no nos hace falta.

ojala2

[followbutton username=’danisindahaus’]

Fotos: Grupo La Musa

Los siete pecados de Casa Julio

Seguramente no seas capaz de enumerar los siete pecados capitales del tirón según termines de leer esta frase. En serio, ¿Wikipedia? Shame on you. Ni los salesianos han conseguido que los interiorices, quizá por eso de empeñarte en incumplirlos a diario. Que no cunda el pánico, dejemos que fluyan la lujuria, la avaricia, la pereza, la ira, la envidia y la soberbia. Centrémonos en la gula, que hoy viene con nombre propio: Casa Julio.

Casa Julio 4

En el corazón del barrio moderno por excelencia nos encontramos con esta reliquia que vio pasearse en bicicleta a los hipsters de los años 20. Un joven homónimo de 18 años fue el encargado de convertir lo que iba a ser una bodega de cosecha propia en un bar castizo que después de un siglo llegarí­a a conocerse hasta where the streets have no name.

Casa Julio U2

Sí­, has pillado la referencia. Bono -el de los injertos no, el otro- y cí­a fueron los encargados de lanzar al estrellato este local familiar y sin pretensiones. El nieto de Julio y ahora dueño del establecimiento, Luis Torres, recuerda con ternura cómo una sesión de fotos fortuita logró en poco tiempo que la clientela se multiplicara exponencialmente, obligando a su madre a amasar croquetas a un ritmo que sólo ella podrí­a. Y aquí­ está nuestra tentación del desierto, nuestra fruta prohibida: 7 únicas e inimitables esferas doradas.

Casa Julio 2

Jamón, queso azul, espinacas con pasas y gorgonzola, morcilla con membrillo, bonito con huevo y cebolla caramelizada, picadillo al estilo riojano y setas con puerro. Siete placeres divinos que atraen a todo hijo de vecino (literal). Seamos francos, hay mucho postureo de silla de pupitre y bicicletas colganderas, cuando lo que esconde esa atracción por lo vintage es una verdadera carencia culinaria que si te has independizado ya habrás vivido: missing la cocina de tu abuela. Un minuto de silencio por el inventor de los tuppers. Ahora en serio, si quieres comida tradicional, esa que te hace viajar en el tiempo a cuando tu mayor obligación era cazar Pokémons, haz caso a clientes fijos como Carmen Machi, Elena Anaya o David de Marí­a.

Casa Julio 3

No solo de croquetas vive el ser humano. Así­ que no te preocupes, invierte entre 3 y 14,5 euros de la calderilla remanente de tu beca en cualquiera de las raciones que encontrarás en la Calle de la Madera 37, como las albóndigas en salsa o el rabo estofado -baba-, y peca sintiéndote como en casa. Que Dios nos pille confesados.

Fotos: Unai Mateo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies