Comida asturiana, el tamaño sí importa

Mucho se ha escrito, más se hablado y aún más se ha probado la comida asturiana. ¿Qué pasa en esa tierra que todo el que va, vuelve enamorado y con dos kilos más?

La respuesta la hemos encontrado en uno de nuestro últimos viajes. La sidra es de primera; no podemos negar que el pulpo a la brasa nos quitó el sentido, pero como el cachopo… ¡ay el cachopo! No tenemos palabras que estén a la altura de este ¿filete?, lo que sí sabemos es que Asturias en cuestión de cocina se lleva la palma.

Por eso, y porque creemos que una delicia así se merece un homenaje, te contamos todos los secretos de este manjar. Si encuentras algo más suculento por el norte no lo pienses, envíanos una pieza que del veredicto ya nos encargamos nosotros 😉

Ciao Italia, la auténtica pasta es «made in China»

Cuando todos creíamos que la pasta era cosa de la mamma, que los espaguetis solo podían comerse del tirón y sin ahogarse ni mancharse la nariz en la nostra Italia ¡viene China y nos sorprende!

Muchos han sido los esfuerzos de los italianos por hacernos creer que esta obra culinaria era suya, veáse la famosa escena de la dama y el vagabundo comiendo el mismo espagueti en el restaurante del querido Tony, pero no. Un milenio antes de que nuestros guapos vecinos pregonaran el increíble sabor de la pasta, los chinos ya preparaban los primeros tallarines. O lo que es lo mismo: servían en sus mesas el primer plato de pasta. Probablemente no con tomate o pesto, pero pasta al fin y al cabo.

Origen de la pasta

Para ponernos serios en este duelo de titanes, la referencia a este alimento se remonta a la Dinastía Han, y teniendo en cuenta que esta dinastía se extiende desde el 206 a. C. hasta el 220 d. C. los italianos lo tienen un poco difícil a la hora de reclamar la receta.

Pero si no me creéis a mi, que vete tú a saber si tengo un tío chino que vive en Parla, lo mejor es que le creáis a él: en los Libros de Maravillas del Mundo, Marco Polo ya hacía referencia a la pasta en uno de sus viajes por China. Y no sería hasta el s. XIII cuando a su vuelta introdujo este sabroso plato en la famosa Italia. ¡Eso es un souvenir y lo demás tonterías! Gracias Marco, siempre estaremos en deuda 😉

Pues bien, la próxima vez que vayáis a cenar a ese restaurante italiano que tiene esa pasta tan exquisita recordad: es pura imitación ¡la mejor, es cosa de chinos!

Comida en tarros: ¡No puedo vivir sin ti!

Tarros. De cristal, de plástico, de colores y hasta con mensajes personalizados del estilo arco iris y unicornios («¡Hoy es un buen día para alcanzar tus sueños!»). Estos pequeños amigos han conquistado nuestros bares y cocinas en los últimos años y tenemos que decirte que, como casi todo en esta vida, no son un descubrimiento sino un remake del pasado.

Postres, aperitivos, ensaladas y hasta desayunos se sirven hoy en estos amigos de vidrio. Y es que además de conservar mucho mejor los alimentos que nuestros amados tupper de plástico son mucho más atractivos para nuestra mesa. ¿Es este el inicio de una historia de amor? ¡Quién sabe!

Tostas, el pan siempre gana

tostas

A menudo nuestros «comemos fuera» no son otra cosa que la mejor excusa para salir de casa, colarnos en los sitios de moda o empezar antes de tiempo a brindar con nuestros amigos por haber sobrevivido a otra semana en el trabajo. Hasta ahí todo bien. Luego viene la parte difícil ,¿qué pedir?, ¿cómo aguantar toda la ruta sin explotar? Se llaman tostas pero se pronuncian D-E-L-I-C-I-O-S-A-S.

Tostas de aguacate con salmón

El aguacate ha conquistado nuestros corazones, y también nuestro apetito, todo sea dicho. Ingrediente perfecto para ensaladas, crema para untar o elemento en una salsa. Esta fruta con toques exóticos ya forma parte de la mayoría de todos los brunch que se precien y ha encontrado su mejor compañero: el salmón. Una capa de aguacate, unas hojas de lechuga, unas lonchas de salmón, un chorro de aceite de oliva y un toque de eneldo picado… ¡voilà! Pide una de estas y estarás en perfecto estado para pasar al segundo bar.

Tosta de aguacate y salmón

Tostas de espinacas con huevo escalfado

Una vez que hemos probado bocado es difícil mantener a raya a nuestro estómago. ¡Resiste! Recuerda que después del peregrinaje gastronómico estarán los postres y gin tonics. En tu segunda para prueba con algo más contundente pero sin pasarte, por ejemplo… ¡una tosta de espinacas con huevo escalfado! Y si te sientes motivado ponle un poco de salsa de queso ¿no se te hace la boca agua?

Tosta de espinacas y huevo

Tostas de queso con mermelada de tomate

Si llegas sano y salvo a la tercera parada querrás algo ligero que te permita llegar al café sin tener que desabrocharte los pantalones. ¡Esta es tu tosta!. El toque dulce de la mermelada con la textura del queso son la mejor combinación para un bocado ligero pero delicioso. Si además te sientes aventurero, pide un extra de pimiento confitado por encima, olvidarás que aún queda toda la tarde para degustar pero ¡qué te quiten lo bailao!

tosta de queso y mermelada de tomate

Seguro que hay platos más elaborados y que llamarán tu atención, pero dinos la verdad: ¿se puede pedir más a una rebanada de pan? ¡Yo creo que no! 😉

Disfruta del otoño hasta en el paladar

Ven otoño, ven. Eso es lo que nos dice el Corte Inglés y los cuadernillos Santillana y hasta la comida de domingo de nuestra querida madre. Las estación de las hojas secas y las lluvias imprevistas ha venido para quedarse. Y sí, sus alimentos estrella también.

Keep calm and toma mandarinas

La mandarina, esa es la verdadera estrella del otoño. Baja en azúcares, rica en vitamina C y potasio. Además tiene un bajo contenido en sodio y un efecto saciante. De ahí que sea tan recomendable para personas con hipertensión o que siguen una dieta adelgazante. ¡El  lujo en color naranja ya está aquí!

Setas, tus nuevas mejores amigas

Aunque es mejor comprarlas que recolectarlas, no nos hagamos los listillos cogiendo setas silvestres a diestro y siniestro, estos hongos te aportarán el hierro, fósforo y potasio que tanto necesitas para afrontar los días grises. Y además darán un empujón extra a tu mente, ya que ayudan a estimular tu actividad nerviosa y cerebral. Perfectas para personas con anemia o para todos aquellos que estén en proceso de desintoxicación del gaspacho andaluz ¡Ojú!

Comida de otoño

Castañas para la nostalgia

¿Quién no ha comprado un cucurucho de castañas asadas en uno de los días otoñales? Pues bien, este alimento además de ser rico en fibra y proteínas contiene muy pocas calorías y hay quien dice que su alto contenido en vitamina B es el mejor remedio para combatir la melancolía de esta época del año. ¡Lo siento domingos grises, este otoño no hay quien me tosa!

Seguro que todo esto ya lo sabías, pero por si acaso los mojitos de agosto hicieron mella en ti no podíamos evitar recordártelo: ya no quedan días de verano para comer melón. Así que ponte en sintonía, la estación que viene sabe aún mejor.

Mitos de la comida internacional

A ti que piensas que el picoteo y la barra libre de aperitivos es cosa del género español; que cada vez que muerdes una pizza te sientes más cerca de la mama italiana, aunque sea de las congeladas y hecha al microondas; a ti que sabes que no hay mejor forma de empezar el día que con un buen zumo de naranja… ¡Esto te interesa!

Mezzedes para abrir el apetito

Aunque no vaya acompañado de nuestro famoso tinto de verano, en la Grecia Antigua (y también en la Moderna) existen los aperitivos. No es lo mismo que el jamón, ¡qué le vamos a hacer!, pero también se sirven antes de la comida y de la cena. El arte del picoteo no conoce fronteras y entre ellos podemos encontrar el Tzatziki, la salsa griega más típica y la Melitzanosalata, una pasta de berenjenas asadas y trituradas con ajo, almendras, aceite y vinagre.

 

Mitos de la comida

La mia pizza

Por mucho que movamos las manos mientras hablamos y pidamos una pizza al forno el origen de este plato no va a cambiar. La palabra, y claro está el alimento, pizza probablemente comparte origen con la pita griega y la pide turca. Este nombre se utilizaba para hablar de forma genérica sobre cualquier masa que llevara grasa o aceite y hubiera sido cocida rápidamente al horno. Lo sentimos, pero la pizza ni es exclusiva ni propiedad de nuestros vecinos italianos.

Otro dato importante, es el hecho de que la salsa de tomate, ingrediente básico de esta comida y a día de hoy patrimonio mediterráneo por excelencia, no llegó a Italia hasta el descubrimiento de América ya que fueron los españoles, en contacto con las culturas indígenas, quienes lo trajeron a Europa. El pomo d´oro (tomate o manzana dorada en italiano) no es «cosa nostra» sino un regalo del Nuevo Mundo.

Juego con mi limonero

Por mucho que Valencia tenga las naranjas más ricas del mundo este mérito no es nuestro. Fueron los árabes quienes introdujeron en nuestra cultura los cítricos, limones y naranjas. Y a ellos debemos ese placer de desayunar nuestras tostadas acompañadas con un zumo de naranja. O esos granizados de limón en pleno agosto. ¡Puro amor!

Pero como no solo de fruta vive el hombre, los árabes además dejaron una huella dulce en la comida española ¡Arroz con leche! Este se convirtió en un postre típico desde los tiempos de Al- Ándalus. Así que recordad, a ellos y solo a ellos les debemos los atracones de Semana Santa 😉

¿Eres un heavy user del gimnasio? ¿No? Esto es para ti

heavy user gym, gym, dieta, gimnasio

A ti que cada mes pagas religiosamente la cuota sin haber puesto un pie en el gimnasio. A ti que cada vez que oyes eso de «¿vamos después del trabajo?» te surgen planes para llenar el calendario de aquí a 2017. A ti que cuando la gente te pregunta por tu «rutina» le cuentas lo mucho que aborreces los lunes. Esto más que nunca es para ti 🙂

Descubre qué es lo que delata tu condición de «yo como deporte practico el zapping» cada vez que pones un pie en el gimnasio y ¡cambia tu estilo! Septiembre no ha hecho nada más que empezar y aún hay tiempo de parecer todo un experto. ¡DALE!

 

Dieta en septiembre: la grasa contraataca

dieta, dieta septiembre, adelgazar, dieta post verano

Cuando los días se acortan y se acaban las fotos de playa y mojitos, llega septiembre. Y con él la dieta. Si creíais que prepararos para el verano era una carrera de fondo, poquito a poco y siendo constantes, esto es un triatlón. Conseguir el oro es un sueño, nos conformamos con entrar en los pantalones del pasado invierno. ¡Y dando gracias!

Por eso os traemos las dietas más codiciadas, por las que todos suspiráis mientras intentáis enfundaros esos leggins, que más que pantalones parecen la piel de la barra de fuet. ¿Cuál es la tuya?

La que vas a liar pollito

¡Si a la báscula quieres engañar pollo y piña le darás! No preguntes qué hay de comer, la variedad aquí no existe. Es como las camisetas básicas de Zara, siempre son iguales y no dicen nada pero si sabes como combinarlas ¡triunfas! Pollo a la plancha, revuelto de pollo y verduras, pasta con pollo… Y una larga lista de etcéteras. Solo apta para mentes con mucha imaginación.

Alcachofa de mi corazón

Es igualita que la dieta del pollo pero aquí entran en escena el queso fresco y el horno. Después de tres meses de bocadillos de festivales y pizzas de madrugada ¿quién no piensa en meterse pa´el cuerpo alcachofas al horno y un poco de queso fresco? Ya te lo digo yo: NADIE. Pero oye el podium es para los valientes. Si te ves con fuerzas y con una boda, bautizo o evento importante ¡Es tu momento! La presión social siempre nos lleva a hacer locuras.

 

dieta, dieta septiembre, aguacate, dieta aguacate, tostadas aguacate
Aguacates por el mundo

Esta es para los que saben que tienen que hacer dieta pero no quieren que nadie lo sepa. ¿Que toca desayunar en la oficina? Tostadas con aguacate untado y té. ¿Que no puedes dejar de lado las comidas con tu grupo de amigos? Ensalada de rúcula, queso fresco y trocitos de aguacate. Y para las cenas, prueba con crema de aguacate y pescado hervido y así tendrás el menú completo. ¡El ingrediente estrella del momento será tu aliado!

Dale a tu cuerpo agua ¡Macarena!

Si te has pasado todo el verano poniendo en práctica eso de «Yo no quiero agua, yo quiero bebida», es hora de hacer balance. Si estás en este punto no mires la báscula bajo ningún concepto. Si lo haces puede que el susto que te dio la niña de The Ring  quede en un chiste con poca gracia. Esta dieta es para auténticos espartanos, solo admite agua (no hay límite, si tienes que ir al baño cada 15 minutos es cosa tuya) tés y como mucho fruta. AVISO: si el segundo día empiezas a delirar puedes chupar un filete de pollo y acompañarlo de una rodaja de piña. Todo un manjar llegados a este punto.

¿No te decides por ninguna? ¿No sabes si rezar o esperar a que el horóscopo te sonría? La vuelta a la rutina ya es bastante dura por sí sola, lo podemos entender. Pero recuerda, que los JJ.OO son cada 4 años y el verano cada 9, el resto no es otra cosa que un entrenamiento. Y llegados a este punto, intensivo 😉

Leche no hay más que una, ¿o no?

Hay alimentos que no pasan de moda, que no tienen que renovarse porque nunca van a morir. Esos que están igual de buenos a los 5 que a los 20 años. Eso mismo pensaba yo de la leche amigos, y resulta que ya es otra de las víctimas que han caído en la trampa de lo trendy.

Tendencias de la leche

La revolución de la leche

Primero fue la leche de soja, y el mundo se volvió loco. De repente todos éramos intolerantes a la lactosa ¡y no nos habíamos dado cuenta en los últimos 20 años! Estas cosas pasan hasta en las mejores familias, te lo digo yo.

¿Qué pasa con la leche?

Luego fue la leche de avena, obtenida a partir de avena integral, agua, aceite de girasol sin refinar y sal marina. Ser vegetariano se puso de moda en Malasaña y claro, los locales con más flow de Madrid la recibieron con los brazos abiertos. ¡Así cualquiera! Para cuando apareció en escena la leche de almendra, que básicamente se compone de agua y almendras, ya éramos todos  unos expertos en «tú no sabes lo mala que es la leche de vaca».

Pero como las desgracias nunca vienen solas, ‘¡ay por qué Dios mío, por qué!, no solo la leche normal ha quedado relegada a un segundo plano, sino que ahora además es imposible que vaya sola. Todo es más nutritivo, más delicioso y más sano que la propia leche. Y también más caro, todo hay que decirlo.

Precios de la leche

Los nuevos mejores amigos de la leche

  – Leche con muesli, que si voy a salir a correr, lo más fit es dos dedos de leche y cuatro kilos de muesli con chocolate. ¡Ojo, que es chocolate negro!

  – Leche con semillas de chia, porque yo en realidad no me cuido pero tengo que estar a la moda y aunque mate por un vaso de leche con colacao y magdalenas ¡no renunciaré a mi estatus social!

– Y luego está la famosa leche manchada descafeinada, que es como la cerveza sin alcohol. Ni chicha, ni bacalao.

Pero si tú has crecido con Pascual, hijo mío. Si el desayuno de leche y rosquillas con tu abuela era el mejor momento del día. Y la de dietas que has aguantado gracias a las cenas de: tazón de leche y un puñado de cereales integrales. Si ahora para ir a comprar leche tienes que hacer un módulo: 6 meses de teoría sobre sus propiedades y otros 6 de prácticas para descubrir cuál se adapta mejor a tu organismo, a tu rutina, a tu flora intestinal. ¡Y hasta a tu madre!

Desayunos con mamá

Probablemente esto sea un desvarío y la gente realmente necesite todas estas alternativas. Pero es que hoy, mientras me tomaba mi moka con leche de soja y subía la #picoftheday a Instagram no he podido evitar pensar: «las 9 de la mañana y yo tomándome esto, con lo bien que desayunaba yo en mi casa». Y es que por muchas modas que vengan ya se sabe que ¡leche no hay más que una!

Leche no hay más que una

Smoothie, las 5 frutas del día. ¿Puedes con ellas?

«Hay que tomar cinco piezas de fruta al día«, decían. «La fruta a media mañana y media tarde para matar el gusanillo». Lo que nadie te decía era que para comer cinco piezas de fruta al día o te pones la alarma para recordártelo o te veo comiéndotelas en la puerta de casa y escondiendo el rastro antes de entrar. Por cumplir más que nada.

¡Pues eso se acabó! Te presentamos los Smoothies. Una alternativa que es la última tendencia en el mundo de la fruta. Sí, la fruta también tiene su propio mundo ¿o qué te creías?. Es algo parecido a cuando vas de rebajas y echas en la cesta todo lo que te encuentras hasta llegar a los probadores. Mezcla explosiva, pero con leche y azúcar. Y todas las frutas que quieras, claro. La batidora-licuadora será tu nueva mejor amiga. Un vaso, hielo, una pajita (no se te ocurra beberlo directamente por favor, ¡hay que usar la pajita!) y una sensación de poder que refleja ese… ¡Sí… mira como me río yo ahora de las cinco piezas de fruta al día!

Si eres de los que no cree en fruta más allá de la tarta de queso con frutos rojos; sueñas con kiwis que te persiguen y te da miedo decirle a tus amigas que pediste tarta en lugar de manzana ¡esto es para ti! Ponemos a prueba que tanto eres de fruta y si estás dentro del club smoothie o te queda mucho por aprender. ¡Dale!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies