Amor animal entre las celebrities y sus mascotas

Las vacaciones de verano se encuentran en todo su apogeo, el calor hace estragos e intentamos desaparecer de la ciudad para refugiarnos en zonas más frescas. Esto supone un problema para aquellos que tienen mascotas. Encuentran en ello la principal excusa por la cual miles de animales son abandonados cada verano a su suerte. Tener una mascota implica una responsabilidad de la que a veces no somos conscientes. Concienciar a la población de que los animales no son juguetes temporales es una lucha constante entre protectoras e instituciones animalistas. También muchas de nuestras celebrities, como es el caso de Dani Rovira o Mónica Cruz, utilizan las redes sociales para difundir y buscar familia a estos compañeros de vida.

Mónica cruz junto a sus mascotas

Dani Rovira

Otros, sin embargo, muestran el amor que desprenden hacia sus mascotas través de sus cuentas. De esta manera, ayudan a difundir el cariño y la importancia que poseen los animales en su día a día, convirtiéndose en sus mejores amigos, incluso en parte de su familia. Este es el caso de Olive Beckham o Esther, la perrita de Justin Bieber. Ambos son uno más en sus hogares y se han convertido en verdaderas celebrities caninas. Poseen sus propias cuentas en Instagram con una gran multitud de seguidores.

Olive Beckham

Esther Justin Bieber

Y ¿quién no conoce a Pistacho? El divertido teckel de Blanca Suárez.

Pistacho y Blanca Suárez

La it girl Olivia Palermo y su esposo, Johannes Huebl, también comparten su vida con una preciosidad llamada “Mr. Butler”. Este pequeño pichón maltés se ha convertido en el niño mimado de la pareja.

Olivia Palermo

Otros dos grandes amantes de los animales son Miley Cirus y Liam Hemsworth. Ambos dedican gran parte de su tiempo a disfrutar de sus mascotas y a concienciar, entre otras cosas, de la importancia de adoptar.

Miley Cirus

Liam

Chicos, que tener una mascota no se convierta en una moda temporal. No son un complemento del cual te puedas deshacer en verano. Suena a tópico, pero todos aquellos que amamos a nuestro animal de compañía sabemos que es mucho más que eso. Perros, gatos, erizos, pececillos… Pasarán a formar parte de nuestros amigos más fieles, no los abandones.

Atentamente, Chulo y Bel.

Chulo y Bel

10 cosas guays que hacen los gatos

Bienvenidos y bienvenidas, amigos y amigas. Hoy, como de costumbre, vengo a hablaros. ¿De qué? Pues veréis, el tema de hoy concierne a esos pequeños seres que desde tiempos inmemoriales (tiempos inmemoriales = no sé cuánto tiempo exactamente) acompañan al ser humano, y que a día de hoy se han convertido en uno de los iconos de nuestra generación: los gatos.

Creo que si hay algo que mola en este mundo, ese algo son los gatos. Da igual de qué color sean, cómo tengan el carácter, o si sueltan o no mucho pelo. Miles y miles de vídeos protagonizados por estos felinos inundan a diario nuestro timeline en las distintas redes sociales, y muchos de nosotros no dudamos en lanzarnos a abrazarlos, acariciarlos y observarlos en cuanto uno de ellos se cruza en nuestro camino. Y si es posible todo a la vez y constantemente, mejor que mejor.

Lejos de hacer una confesión así gratuitamente, existe un motivo para sacar a relucir nuestro gusto por los gatos, y es que hace unas semanas empecé a convivir con una gatita, y desde entonces todo cambió. Empezaron a pasar cosas. Y cuando digo cosas, me refiero a todo tipo de cosas. Pero de coger papel y lápiz y apuntarlas para reflexionar posteriormente sobre ellas. Hablo de nada más y nada menos que todo lo que ocurre cuando un gato llega a tu casa. Ya veréis, ya.

Asípuesinmásdilación, vamos a dar paso al listado de algunas de las cientos de cosas geniales que un gato hace por el mero hecho de ser un gato. Si compartís hogar con uno, seguro que más de una os suena. Vamos allá:

1. El ronquido desde dentro

De primero de gatedad. Es algo así: rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr. Pero con muchas más «r», un montón de rato. Hablo de lo que se conoce como el ronroneo. Internet me ha dado a entender –corregidme si me equivoco– que no se sabe por qué lo hacen exactamente. Es un misterio. En cualquier caso es curioso y, quién sabe, si tu gato practica con tesón puede que termine convirtiéndose en músico. A él le ocurrió.


2. Redecoración

Ésta es una de las más apasionantes. En ocasiones, si algo interfiere en su camino, lo apartarán del medio. Así, sin contemplar su masa ni su densidad. Ni su precio, eso tampoco. Es un espectáculo digno de contemplar, como cuando ves caer a un amigo tuyo y gritas “¡NO!”, pero en tu interior piensas “jeje”. Entonces, si presientes que algo puede molestarles, anticípate y apártalo tú mismo. O déjalo hacer, quedará para las risas.


3. Mantener conversaciones en una lengua desconocida por el ser humano

Otra de ruidos gatunos guays. A veces los gatos hablan, y resulta muy perturbador y fascinante a la vez. Por aquí os dejo un vídeo donde podéis comprobarlo.


4. El acecho a la ventana

Los gatos, como sabemos, son muy curiosetes. Y les apasionan las ventanas, así como el mundo que hay tras ellas. Esperarán agazapados el momento justo para escaparse, y eso a nosotros como tutores del animalillo no debería hacernos ninguna gracia, así que más vale prestar atención y no darles muchas oportunidades. En cualquier caso, es divertido observarles mientras calculan en sus cabezas ángulos, distancias y fuerzas necesarias para dar el salto certero que les lleve al mundo exterior.


5. Escondites en lugares insospechados

Si os da una cosica cuando os tocáis en el bolsillo y no palpáis vuestro móvil, estad preparados para cuando busquéis al gato y no esté por ninguna parte. Máxime cuando se junte con el anterior. Gato desaparecido + ventana abierta = histeria y pánico generalizado. Luego salen de un cajón aleatorio de un mueble que a penas recordabas tener, y entre que te enfadas, te alegras, y te preguntas cómo demonios ha conseguido entrar ahí, se te pasa.


6. Saltar ante la adversidad

Da igual de dónde venga el estímulo. Quizá sea una agradable sorpresa, quizá un ser maligno. Yo salto muy alto por si a caso y ya luego compruebo.


7. El sofá para mí, para mis cosas

Lo primero que debes saber sobre compartir hogar con un gato es que la casa pasa a ser suya. En concreto, acapararán el sofá ensayando las posturas más excéntricas. Sólo por ver el espectáculo merece la pena cederles el sitio.


8. Cuidao’ que voy

Ponérsete encima. No importa dónde, cuándo, cómo, ni por qué. Da igual el orden, es inexplicable de cualquier forma. «Oh, con que estás escribiendo en el ordenador. Lo mejor será que me pasee por tu escritorio y lo destruya todo a mi paso». Eso es exactamente lo que piensa. En mi cabeza, al menos.


9. El nombre

No es algo que ellos hagan, pero tiene que ver con ellos y es divertido igualmente. Cuando llega un gato a una casa, hay que ponerle un nombre. Puedes recurrir a los clásicos como «Manchita» o «Calcetines», pensar en los nombres de personajes que te gusten o admires, o aventurarte en el mar sinfín de nombres freaks que se te puedan ocurrir. Pon todos los esfuerzos que sean necesarios, aunque seguramente terminarás llamándole gato, gata, gati, marramiau, o derivados.


10. Apreciarte un montonazo

Los gatos son seres curiosos, muy suyos. No obstante, dejo para lo último –y por ello, lo más importante– todo el bien que hacen a una casa, a una persona, o a cualquier cosa que les rodee. Excepto a un sofá o a unas cortinas. A esas cosas no les suele sentar muy bien su presencia. El caso es que siempre dan alegría, cosilla. ¡Y nunca te juzgan! Como mucho, mucho –muchísimo–, te miran fijamente mostrando indiferencia ante tus maldades, fechorías, o ataques a la nevera de madrugada. 

Y aquí concluye mi pequeño homenaje a estos peculiares cuadrúpedos. Desde aquí os animamo a que, si os es posible y tenéis ganas, acojáis o adoptéis a un gatete (recordando siempre que, citando al Tío Ben, un gran gato conlleva una gran responsabilidad. Bueno, no era así exactamente, pero os podéis figurar el mensaje). Es algo muy bonico y estaréis echando un gran cable al animalillo en cuestión y a toda la gente que desinteresadamente desde protectoras o por su cuenta velan por su bienestar, que es un montón. ¡Hasta pronto! 😀

Mascotas, famosos y viceversa

Tras llegar a mi vida Limón, un felino/a de dos mesecitos se me ocurrió la idea de escribir sobre mascotas famosas. De estas que salen en los periódicos gracias a sus dueños o tienen el mismo protagonismo que ellos en Instagram.

Tinkerbell.


Así­ se llama – o llamaba – el perro chihuahua que acompañaba a Paris Hilton a todos los sitios. Desde 2002, su perrita tomó tanto protagonismo como ella habiendo en su historial hasta una desaparición. Esta mascota ha servido de inspiración para muchos y muchas creando el fenómeno perro de bolsillo que muchos bloggers y celebrities de moda han seguido o siendo retratada en camisetas, como la de la diseñadora española Elena Gallen. También cuenta con su propia versión en la pelí­cula «Una rubia muy legal». Hace meses que no sabemos de ella, esperamos que siga viva (aunque ya apartada de los actos sociales).

3203304637_43601441f1

1552386_Captura de pantalla 2011-08-25 a las 12.47.30 Currupipi.


¿Lo recordáis? Este era el nombre de la peculiar mascota de Jesulí­n de Ubrique, nada más y nada menos que un tigre. El famoso felino fue noticia en España en los años dorados de la familia de Ambiciones e incluso dio nombre a varios discos del torero que aspiraba a cantante, ¿qué es de él ahora? Está en cuerpo, pero no en alma, en el salón de la finca. Disecado.

132B8978EED634168C8428FD5F169_h483_w598_m2_q90_cWnYnpPEM

Olivia Benson.


Esta es la gatita de mi querida Taylor Swift. Aunque aún no es del todo conocida, dará mucho de que hablar en los proximos meses y ya es protagonista en el Instagram de la cantante. Su nombre es en honor al personaje de Ley y Orden. La artista, fan acérrima de los gatos, también tiene una gatita gris cuyo nombre es Meredith Grey. Ojalá una Daenerys Targaryen, Blair Waldorf o Veronica Mars pronto.

taylor-swift

Perezoso.


No sabemos cómo se llama pero sí­ que su ví­deo fue de lo más visto de YouTube. Por su cumpleaños, el marido de la actriz Kristen Bell, le regaló un oso perezoso. Uno de sus animales favoritos. ¿Su reacción? ¡Tenéis que ver el ví­deo!

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=t5jw3T3Jy70[/youtube]

Hope.


La famosa perrita de la televisiva Bibiana Fernández, como una hija para ella. No se separa de ella ni un momento y la pasea por todos los saraos madrileños junto a sus amigos/as de la farándula. Toda coqueta y con mucho estilo, ¿se podrí­a nombrar la Tinkerbell española? bibiana-fernandez--644x362

Imperioso.


Con menos glamour pero todo un semental. El caballo más famoso del mundo del fútbol pertenecí­a a Jesús Gil y su dueño alardeaba que el caballo montaba a entre 40 y 50 yeguas al año. No esperábamos menos con un ser así­ como «padre».

Imperioso   Malibu.


Sin duda, el perro de los Cup of Couple no puede ser más adorable. Tiene sus propios photoshoot en el blog y acompaña a los bloggers en muchas de sus fotografí­as, ¿para cuándo un Instagram propio?

cup_of_couple-perro-malibu-pomerania-0006

 Coco.


La polifacética Tori Spelling ha dado mucho de que hablar gracias a sus peculiares mascotas, es especial su pollo silkie, el cual le acompaña hasta los TV Shows o las cenas de gala. Ella y su marido, además de adoptar a este animal, tienen una cabra que se llama Julia y afirman dormir con un cerdo. A eso sí­ que se le puede llamar literalmente amor por los animales. coco-tori spelling Dicen que las mascotas alegran la vida de sus dueños, que dan compañí­a y felicidad, ¿será verdad? ¿te animas a probarlo? ¿le harí­as cuenta propia en Instagram? [socialpoll id=»2219287″]   [followbutton username=’rauldelcuadro’]   [wp_ad_camp_2]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies