Vivir sin permiso: parejas gays en las ficciones españolas

Hace unos días se anunció que los actores Àlex Monner (Pulseras Rojas) y Ricardo Gómez (Cuéntame) darán vida a Carlos y Alejandro, pareja gay en Vivir sin permiso, la nueva serie que Telecinco prepara para el próximo otoño. Àlex luchará por la herencia de su padre, Nemo Bandeira (José Coronado), un empresario y antiguo narcotraficante gallego que empieza a mostrar los primeros síntomas del Alzheimer. Ricardo será su novio, profesor de instituto, que verá como su relación es puesta a prueba en medio de la pugna familiar.

Desde entonces, todo el mundo se ha vuelto un poco loco con esta noticia y los medios se han hecho eco sin descanso. Nosotros nos hemos preguntado ¿hay razón para este revuelo? Y la respuesta parece clara: el caso es que no es tan habitual ver parejas LGTB en las ficciones de producción nacional. Se pueden mencionar unas cuantas relevantes, pero es mucho más común encontrar secundarios con tramas pequeñas y representados como promiscuos, en oposición al resto de personajes, que sí tienen relaciones estables de pareja. Es por ello que parece comprensible el revuelo generado en los últimos días y la expectación que ha generado la serie, que empezará a rodarse en junio.

Para unirnos a la euforia por este anuncio, alegrarnos porque se de visibilidad a todas las realidades de nuestra sociedad y recordar algunas de las parejas gays más queridas de nuestra televisión, aquí va un repaso a ocho de ellas, prácticamente todas las que podemos recordar, especiales y únicas cada una a su manera.

Pioneras: Maca y Esther (Hospital Central)

La primera gran pareja lesbiana en la televisión española apareció en la ficción Hospital Central, de Telecinco, y generó un importante fenómeno fan a su alrededor que se reflejó en Internet con la creación de páginas y páginas de fanfiction y horas de vídeo en YouTube. Patricia Vico y Fátima Baeza dieron vida a este referente que atravesó todo tipo de situaciones, incluida su boda, uno de los capítulos más vistos en la historia de la serie.


Icónicos: Fer y David (Física o Química)

Javier Calvo y Adrián Rodríguez fueron la pareja gay de referencia en la serie para adolescentes de Antena 3, tachada injustamente desde su origen como polémica por sus escenas de sexo o consumo de drogas. Estos dos ayudaron a visibilizar muchos de los problemas a los que se enfrenta cualquier miembro de la comunidad LGTB en los institutos, y además fueron un sólido referente para muchos adolescentes. Al final de la serie, por desgracia, los guionistas cayeron en la tentación de darles un final trágico, como ocurre tantas veces con los personajes gays en las ficciones.


Para las señoras: Ana y Teresa (Amar en tiempos revueltos)

La telenovela de TVE también contó con su pareja, interpretada por Carlota Olcina y Marina San José, para que las señoras recordaran que también existían lesbianas cuando ellas eran jóvenes, aunque la dictadura no les permitiera vivir en libertad. Inicialmente atrapadas en sus respectivas relaciones heterosexuales, con el tiempo consiguieron mudarse juntas a Argentina junto al hijo de una de ellas. Cuando la serie pasó a ser Amar es para siempre en Antena 3, ¿adivináis que pasó? Recuperaron su historia solo para darles un final trágico.


Con humor: Mauri y Fernando (Aquí no hay quién viva)

Luis Merlo y Adrià Collado dieron vida a esta pareja en la mítica comedia de Antena 3, y se metieron en los salones de media España con sus enredos diarios, la salida del armario de Fernando o la paternidad compartida con su amiga lesbiana Bea (Eva Isanta). Con humor consiguieron llegar a un público muy amplio y, en muchos casos, aumentar su nivel de aceptación de esta realidad.


Entre rejas: Maca y Rizos (Vis a vis)

Una de las parejas más recientes, interpretada por Berta Vázquez y Maggie Civantos, se desarrolló en el premiado drama carcelario de Antena 3. Una relación un tanto tormentosa y con muchas terceras personas implicadas, pero que nos hizo disfrutar con cada capítulo.


Las olvidadas: Pepa y Silvia (Los hombres de Paco)

Pues eso, una trama lésbica que nadie recuerda -excepto los fans acérrimos de la serie-, pero que ahí estuvo, dando que hablar. La hermana del protagonista, Silvia (Marian Álvarez) y una agente recién llegada (Laura Sánchez) comenzaron un idilio trufado de dificultados y en cuanto al final de su historia… trágico, para variar.


Las chicas de Netflix: Carlota y Sara (Las chicas del cable)

La producción española para Netflix ha formado una pareja -todavía no consolidada- que a priori parecía improbable: Sara (Ana Polvorosa) y Carlota (Ana Fernandez), la supervisora de la centralita y una de las chicas del cable. Contenidas por la opresión de la época, ambas se interesan por el movimiento sufragista y comienzan un amor furtivo.


OTP: Pol y Bruno (Merlí)

Vale, no son pareja. Pero son la única y real one true pairing de la serie catalana que ha batido récords de audiencia. Cada vez que Pol (Carlos Cuevas) y Bruno (David Solans) se rondan, se tocan o se besan, explota la pantalla y nuestros ovarios. La tercera y última temporada parece que traerá malas noticias para ellos, ya que Solans estará ausente.


Y si te quedas con ganas de más, aquí tienes una propuesta que hicimos hace un par de años para una serie española íntegramente gay. Aún estamos esperando que alguna productora se enamore de la idea.

TEST | ¿Qué personaje de Merlí eres?

La segunda temporada de Merlí (TV3) llega a su fin sin apearse de la media de más de medio millón de espectadores por emisión. La ficción catalana sobre un profesor de filosofía y sus alumnos ha conseguido enganchar a jóvenes y no tan jóvenes desde su primera emisión, en septiembre de 2015. Además, ha tenido un impacto en la realidad más inmediata, arrastrando a jóvenes catalanes a las aulas de filosofía de las universidades. Esta noche se emitirá el penúltimo capítulo, El taoísme, para dar paso la semana que viene al episodio final de esta temporada, Boeci.

Para aligerar la espera hasta que comience el rodaje de la tercera y, a todas luces, última temporada, te proponemos un test para averiguar a cuál de los personajes de la serie te pareces más. Haz como Platón, sal de la caverna, y acabarás siendo Merlí en vez de Coralina.

10 lecciones vitales que aprendimos con Merlí

La pasada temporada, se estrenó en la televisión autonómica de Catalunya (TV3) Merlí, serie que consiguió batir récords de audiencia semana a semana y una legión de fans de todas las edades que ya cuentan las horas que quedan para el retorno de «los peripatéticos» esta misma noche. La ficción catalana revelación del 2015 también se pudo ver en el resto de España esta primavera de la mano de Atremedia, como ya hizo con otros productos catalanes de éxito como Pulseras Rojas o Citas.

La serie se centra en un profesor de filosofía, Merlí, que consigue una plaza como sustituto en un instituto donde, casualmente, estudia su hijo adolescente. Desde el primer día, Merlí impone un revolucionario método de enseñanza basado en la reflexión y el pensamiento libre, muy criticado por sus compañeros y padres de los alumnos, pero con el que consigue, no solo ganarse la confianza y el respeto de los jóvenes estudiantes, si no que también sientan motivación por la asignatura.

merli2

En Merlí, los alumnos aprenden de los profesores y los profesores de los alumnos, los hijos de sus padres y los padres de sus hijos, los padres de los profesores y los profesores de los padres, retroalimentándose mutuamente y enviando múltiples enseñanzas vitales a unos espectadores que, capítulo a capítulo, nos hemos sentado delante del televisor (o pantalla de ordenador) para recibir sus clases magistrales.

Estas son algunas de las lecciones que hemos aprendido gracias a Merlí.

1. Abandona el conformismo y arriésgate

merli8«Que las cosas sean de una manera no quiere decir que no se puedan cambiar» (capítulo 2)


2. Piensa en el beneficio colectivo y no solo en el tuyo propio

merli10«David Hume decía que vale más una mentira que sea beneficiosa para la sociedad, que no una verdad que la pueda perjudicar. ¿Qué quiere decir eso? Pues que el pensamiento solo es útil cuando tiene en cuenta los intereses de la gente» (capítulo 12)


3. Acepta a los demás con sus defectos y virtudes

merli6«Esta manía de que las cosas que hacemos tienen que ser aceptadas por otros provoca que muchas personas escondan facetas suyas» (capítulo 7)


4. Satisfaz tus expectativas, no la de los otros

merli4«¿Os está bien lo que vuestros padres os han inculcado creyendo que es lo mejor para vosotros? No dejéis que nadie os imponga la manera de pensar. Ya sois lo suficientemente grandes como para pensar en vosotros mismos» (capítulo 5)


5. El amor a veces duele

merli11«Quizá te enamorarás un día y no serás correspondido. ¡Así es la vida! No siempre gustas a quien te gusta» (capítulo 1)


6. Vive al máximo

merli2«Para Aristóteles, la felicidad no es un estado, es una actividad. Solo al final de la vida puedes decir si has sido feliz o no. Si queréis ser felices, Aristóteles os dice que os lo tenéis que currar» (capítulo 4)


7. Quiérete tal y como eres

merli9«No es nada fácil estar gordo en una sociedad que prioriza el culto al cuerpo. Parece que tengamos que sentirnos culpables por tener sobrepeso y yo no pienso pedir disculpas por ser como soy» (capítulo 7)


8. No escondas tus sentimientos

merli1«¿Sabes qué pasa? Hay una tendencia generalizada a no expresar lo que pensamos. ¡Yo me la salto! Es que la vida podría ser mucho más sencilla si no lo complicásemos todo. Hay personas, muchas personas, que se gustan y no se lo dicen nunca. ¿Por qué no reconoces que yo también te gusto?» (capítulo 4)


9. Dale más valor a tu intimidad

merli7«Antes de hacerme un perfil en Facebook prefiero que se me cague un perro encima. No me gusta, no quiero compartir mi vida con tanta gente. ¿Qué es eso? ¡Veo mucho narcisismo! Todo el mundo subiendo fotos: ‘¡mirad que vacaciones he hecho!’, ‘¡mirad que hijo más guapo que tengo!’. ¿Y a mi qué me importa? ¿En serio no tenéis nada más que hacer que fotografiar vuestra vida y enseñársela a todo el mundo?» (capítulo 8)


10. No te esfuerces por cambiar lo que no se puede cambiar

merli3“A veces me pregunto qué cojones hacemos intentando que la gente no sea tonta. ¡Si quieren ser tontos, que mueran tontos!» (capítulo 11)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies