Crítica: «Spotlight» | Periodistas en acción

Confieso que soy una adicta a las entregas de premios cinematográficos y a todo el espectáculo previo que se forma alrededor de estos shows, pero tengo que reconocer que este año la pretemporada internacional me está pareciendo un auténtico tostón. Ahora que llevamos semanas preparándonos a conciencia para los Oscars, la sensación que me queda es la de estar ante un año con películas muy por debajo del nivel de calidad de otras ediciones, así que si en algún film ponía mi esperanza para cambiar de opinión, ese era Spotlight, título que nos ha llegado con el cartel de favorito a alzarse con la estatuilla dorada a la mejor película y que una vez vista me deja con una pregunta para la reflexión: ¿realmente es tan buena como para estar nominada en seis categorías? Como dice el personaje de Rachel McAdams: ‘Vamos a contarlo todo y vamos a contarlo bien’.

Spotlight retrata el tema de la pederastía basándose en un caso real cometido por miembros de la Iglesia Católica en el seno de la Archidiócesis de Boston y destapado por un equipo de periodistas de investigación, llamado Spotlight, del diario Boston Globe. Para ello, la película de Tom McCarthy se sirve de tres pilares: un buen guión, una estructura narrativa sólida y un casting más que apetecible. Con estos ingredientes, el director de The Station Agent o Win Win, nos presenta una película tan necesaria como valiente, pero que más allá de su desarrollo, no es tan  brillante como se podría esperar.

spotlight22

Sin caer en melodramas sentimentales, McCarthy concede todo el protagonismo a los reporteros que llevan a cabo la investigación y no a las víctimas de los abusos sexuales, y es gracias al guión a dos manos entre él y Josh Singer que el espectador puede meterse de lleno en la redacción del periódico en el que trabajan y acompañarlos durante sus viajes en busca de la noticia que les permita destapar el escándalo de pederastia. Aquí se nos habla de enfoques periodísticos, informaciones exclusivas, fechas de publicación, o acontecimientos inesperados que desplazan a otras noticias (el ataque a las Torres Gemelas). Y es que, se esté familiarizado o no con el mundo periodístico, la película puede conectar con cualquier tipo de público, ya sean personas que ejerzan la misma profesión o se hayan formado en periodismo, como aquellas con curiosidad por el funcionamiento del engranaje de un medio de comunicación.

Pero pese a la rigurosidad y firmeza del guión, hay ciertos momentos en el film en el que abunda una sobresaturación de datos, algo difícil de asimilar desde el patio de butacas y que provoca una sensación de pérdida dentro de la historia. Por fortuna para el espectador, la narración está tan bien construida que no es demasiado complicado volverse a situar en el punto por el que transcurre la investigación. Por otra parte, existen dos importantes vacíos argumentales que se echan de menos y le restan intensidad a la película. Por un lado, ese poder de la Iglesia que tanto se menciona y apenas tiene presencia en la película, y por otro, la dificultad que comporta el trabajo periodístico de investigación para recabar la información y encontrar a los testimonios y que aquí parece transcurrir por un camino de rosas. Y es que se echa de menos un poco más de garra,  meter el dedo en la llaga para conseguir retratar con mayor rigurosidad el verdadero periodismo de investigación, porque esa es precisamente la intención central del film y se queda a medio camino de conseguirlo.

06spotlight-

Por lo que respecta al apartado interpretativo, McCarthy reúne a un reparto de lujo comandado por Michael Keaton como editor de Spotlight, al que le siguen unos solventes Mark Rufallo y Rachel McAdams (ambos nominados al Oscar en la categoría de reparto, aunque ni mucho menos son estas las mejores actuaciones de sus carreras), y un imponente Liev Schreiber que se come la cámara en cada una de sus secuencias. Todos están bien en conjunto y cumplen con lo que se espera de ellos.

En definitiva, Spotlight es una película correcta, que no cae en sensacionalismos ni melodramas, y a la que hay que reconocerle valentía por tratar un tema tan oscuro y sucio como este, gracias a un sólido guión y buenas interpretaciones, pero a la que le falta atrevimiento, pasión e intensidad, pues al final resulta ser una película simplemente entretenida, que está bien, pero que no da lo que se esperaba.

Fight Club: cinco actores a por el Oscar

Cinco actores, un oscar. Cuando esta domingo se lea el ganador del premio al Mejor Actor se acabará una carrera que han dominado Michael Keaton y Eddie Redmayne, y en la que otros tres actores parecen ir de comparsas. Es cierto que no serí­a la primera vez que el premio va a manos inesperadas, pero no lo es menos que en las categorí­as principales suele haber menos sorpresas que en las de Secundarios, por ejemplo. En este Fight Club analizamos los perfiles de los cinco actores que optan a la estatuilla. Gane quien gane, será su primera estatuilla.


Steve Carell por Foxcatcher


¿Quién es?

Steve Carell da cuerpo a un clásico en la categorí­a: la del comediante con carrera reconocida, sobre todo en la televisión, que se ha merecido previamente la nominación, pero que la consigue por un papel dramático. Es su primera nominación al í“scar

¿Y en la ficción?

Da vida a John du Pont, el oscuro y esquizofrénico entrenador de Channing Tatum. Todo un entusiasta de la lucha grecorromana que esconde una personalidad posesiva y traumatizada.

A favor:

Foxcather es una pelí­cula crí­tica con la sociedad norteamericana, pero en ningún caso lo es de una manera que pueda producir rechazo en el votante de la Academia. Carell compone un papel desde la contención, y desaparece en él. Sin embargo, el punto más rotundo a su favor no es cinematográfico o, al menos, no se debe a esta pelí­cula: en las votaciones puede haber pesado que es un «comediante que demuestra toda su intensidad en un papel dramático», algo que en la Academia se valora (y adora… Si no eres Jim Carrey).

En contra:

Su premio es la nominación, ni siquiera es la alternativa al binomio Keaton/Redmayne y, además, la pelí­cula no está nominada en la categorí­a principal, algo que puede ser «mortal» para sus aspiraciones.


Bradley Cooper por El francotirador

¿Quién es?

Se está convirtiendo en un habitual, ya que esta es su tercera nominación consecutiva (El lado bueno de las cosas y La gran estafa americana fueron las anteriores). También opta, como productor, al premio a la Mejor Pelí­cula. Se está ganando el respeto de la Industria, que ve como se va transformando en un actor todoterreno.

¿Y en la ficción?

Es Chris Kyle, un francotirador del ejército estadounidense, considerado el más letal y todo un héroe en su paí­s. Como el personaje de Jeremy Renner en En tierra hostil, con el tiempo Kyle comprende que no puede dejar atrás la guerra.

A favor:

El francotirador es la invitada sorpresa de estas nominaciones, pero Clint Eastwood es un director respetado y querido, y Cooper se está convirtiendo en un valor seguro y respetado.

En contra:

¿Es la alternativa? ¿Es quien puede dar la sorpresa? Sí­. Pero la sensación es que se alimentan sus posibilidades de un intento de darle emoción a la carrera por el premio al Mejor Actor, más que de las opciones reales de Cooper.


Benedict Cumberbatch por Descifrando Enigma

¿Quién es?

Primera nominación para este londinense que va ganando peso en el panorama cinematográfico a toda velocidad. Alterna cine y televisión, de la misma manera que alterna blockbusters con pelí­culas de corte más clásico o tradicional, como el biopic que le ha llevado a la puerta del Oscar.

¿Y en la ficción?

En la pelí­cula da vida al matemático Alan Turing, considerado el padre de la computación, y responsable de que los aliados pudieran interpretar el código cifrado de la máquina alemana «Enigma». Atormentado por la necesidad de esconder su sexualidad y con un aura de «genio incomprendido», es un personaje rico en matices y agradecido para quien lo interpreta.

A favor:

A favor de Cumberbatch está el hecho de que protagoniza una de las pelí­culas con más nominaciones, presente en las categorí­as «importantes» (pelí­cula, director, guion, actor protagonista). Además, la cinta es un biopic clásico, muy del gusto de la Academia. También cuenta a su favor el que se trate de un actor en boga, joven pero con un aire de estrella clásica… Algo que también gusta en una Academia poco proclive a premiar a figuras más atrevidas (las melenas de Jared Leto son una excepción que confirman la regla).

En contra:

Que la pelí­cula puede ser una multinominada con poco botí­n, convidada de piedra al duelo entre Boyhood y Birdman. Y el hecho de que, realmente, Cumberbatch nunca ha tenido el cartel de favorito.


Michael Keaton por Birdman

¿Quién es?

Michael Keaton podrí­a ser el tercer Batman que recoge un oscar (como ya hicieran Christian Bale y George Clooney). Es su primera nominación y es el «comeback» de esta edición (¿realmente se fue alguna vez?).

¿Y en la ficción?

Es Riggan Thomson, un actor en horas bajas que debe su fama al haber interpretado al superhéroe Birdman. En un intento de recomponer su maltrecha carrera, se embarca en la dirección de una obra de teatro en Broadway (que él mismo protagoniza)

A favor:

El suyo es posiblemente el papel más completo de los cinco nominados, el que recorre un espectro más amplio de emociones. Un papel que juega al lí­mite sin caer en el exceso gestual. Además, la pelí­cula parece ser la que más ha gustado a la Industria en general, si tenemos en cuenta los premios de los distintos gremios.

En contra:

Realmente nada. Es más una cuestión de gustos y de apreciación.


Eddie Redmayne por La teorí­a del todo

¿Quién es?

Es el benjamí­n de los cinco nominados y esta es la primera vez que oirá lo de «And the oscar goes to…» siendo él uno de los posibles premiados. Con una carrera ascendente, este año ha recogido el BAFTA, el Globo de Oro y el Premio del Sindicato de Actores, entre otros premios. Quiera o no, es el favorito.

¿Y en la ficción?

En la pelí­cula da vida a Stephen Hawking, reconocido fí­sico teórico, cosmólogo y divulgador, que padece Esclerosis Lateral Amiotrófica. La cinta se centra en su relación con la que fue su primera esposa, Jane Wilde, y retrata su agridulce historia de lucha y amor.

A favor:

El joven que llega y a la primera se lleva la estatuilla… Encarnarí­a el «sueño hecho realidad», algo que encanta a la Academia. Pero al margen de esas apreciaciones extra-cinematográficas, se trata de una interpretación que equilibra muy bien el drama del adulto Hawking con ese aire de genio despistado de los inicios. Una composición difí­cil, pero muy lograda.

En contra:

¿Algo en contra? ¿Estáis de broma?

tumblr_lux8nvKh251r4sdiyo1_500

[socialpoll id=»2253865″]

Crí­tica | Birdman

Is this the real life?

Is this just fantasy?

Permitidme la referencia a la mí­tica Bohemian rhapsody pero es que me va al pelo. ‘Birdman’, la nueva pelí­cula de Iñárritu, trata sobre un actor acabado que, desde que años atrás abandonara su papel como superhéroe, no puede evitar escuchar la voz de éste en su cabeza, una voz que bien podrí­a ser la de Christian Bale en ‘The dark knight’ por lo grave o la de Risto Mejide por lo hijoputesco. En esta situación, decide embarcarse en  una producción teatral que el mismo dirige y protagonizada y que, como os podéis imaginar, estará cargada de problemas que le llevarán a un estado de locura en el que, como en la canción de Queen, nos lleva a preguntarnos qué es realidad y qué ficción.

¿Qué hace especial ‘Birdman’? En primer lugar, el virtuosismo en la dirección de Iñárritu. Para el que aún no lo sepa, la pelí­cula está rodada como si fuera un plano secuencia de dos horas, es decir, como si todo se hubiera rodado del tirón, sin cortes entre escenas o planos. El resultado es una auténtica maravilla que dudo que pueda volver a repetirse en años. El montaje es exquisito y en ningún momento llegamos a ver dónde están las costuras en, repito, las casi dos horas que dura lo que, para mi, es una proeza técnica sin igual. Sí­ es cierto que el haber sido rodada de este modo dificulta, en ocasiones, la narrativa de la pelí­cula pero las elipsis y los saltos temporales están tan bien pensados y son tan disfrutables que se le perdona cualquier artificio empleado para continuar el relato.

2

Y, en segundo lugar, ‘Birdman’ es especial por un reparto en el que nadie está fuera de tono. Todos están perfectos, sin excepción. Michael Keaton brinda la interpretación de su carrera, contenida, fresca y que, aunque yo sea #TeamRedmayne, bien podrí­a valerle el Oscar el próximo domingo y nadie podrí­a rechistar (bueno, yo igual sí­). Emma Stone está arrebatadora con unos primeros planos en los que es imposible apartar la mirada de sus ojos y Edward Norton, como siempre, no puede dejar de demostrarnos que es el mejor actor de su generación y roba cada escena en la que aparece. Igual ninguno recibe su galardón dorado esta semana (Keaton es el único que tiene posibilidades en una carrera que está ya bastante cerrada en las otras candidaturas), pero nadie puede negarles ser el reparto más brillante del 2014.

‘Birdman’ es especial por muchas más cosas, evidentemente, pero tampoco es plan de alabarla hasta la extenuación sin hacer también evidentes algunas de sus (mí­nimas) carencias. Como ya habí­a dicho antes, la narración, a veces, se ve lastrada por la forma en que quiere ser contada; además, hacia la segunda mitad de la pelí­cula, Keaton gana mucho más protagonismo, privándonos del resto de personajes, lo que quizás la haga estancarse un poco, en comparación con la primera mitad en la que asistimos a un festival de entradas y salidas de personajes, dinámico y vivo. Pero, para mi, el gran contra de ‘Birdman’ es la música: esa baterí­a que aparece y te martillea la cabeza. Que sí­, que es su propósito y todo lo que queráis, pero a mi me sacaba de la pelí­cula y me daban ganas de golpear al espectador de al lado.

Con todo, ‘Birdman’ es una auténtica proeza visual, un producto audiovisual que roza el arte en sus formas, y que deberí­a convertirse en la Mejor pelí­cula el próximo domingo. #TeamBirdman.

25 años del primer Batman de Tim Burton

Si algo nos han enseñado las pelí­culas de superhéroes a lo largo de la historia es que Batman es el más incomprendido de todos. Mientras ahora todas se empeñan en parecer primas segundas de la trilogí­a de Nolan, en la década de los 90′ la fiesta estaba en otra parte. Si Tim Burton daba el pistoletazo de salida a un género casi muerto en la década anterior, convirtiéndolo así­ en un cine de superhéroes zombies, más muertos si cabe, Joel Schumacher llegarí­a como el promotor de la mayor fiesta de disfraces de finales del siglo XX. Estas pruebas demuestran de una manera clara y contundente que Batman no sólo siempre ha pretendido salvar a la ciudad de Gotham de la delincuencia, sino que su carácter oscuro, amenazante y reservado lo convierten en sospechoso directo de ser el superhéroe más cercano a la realidad de los que viven en las sombras. Y con sombras quiero decir Mecano. Y con Mecano quiero decir fiesta queer. Larga vida a Batman.

.

1. Yo nunca me he acostado con Val Kilmer.

Michelle Pffeifer Batman Vuelve.

2. Ehhh… ¡te pasas, tí­a!

Alicia Silverstone Batman & Robin

.

3. Surprise, bitch!

Val Kilmer Batman Forever

.

4. Ya estamos listas.

Debi Mazar Batman Forever

.

5. Vamos al Diamante, tengo lista vip.

Chris O'Donnell Batman & Robin

.

6. Cuidado chicas, llueve.

Danny DeVito Batman Vuelve

.

7. Uh, pues yo no salgo.

Drew Barrymore. Sugar Batman Forever

 

.

8. Coolio + 2 en la lista de Carminazo.

coolio batman & robin.

9. Pasad.

Vivica A. Fox Batman & Robin

 

.

10. Bienvenidas, amigas.

Uma Thurman Batman & Robin

 

.

11. No hay ni dios.

alicia silverstone batman

 

.

12. Y no conozco ni al dj.

arnold schwarzenegger batman forever

.

12. No le han pagado para bailar.

Jim Carrey Batman Forever.

13. Alguien valiente.

Jack Nicholson Batman

 

.

14. Yo me meto tooooda.

chris o donnell robin.

15. Eh, relaja.

Heath Ledger Dark Knight.

16. Depresión a la salida.

Tommy Lee Jones Batman Forever.

17. Más perdido que George Clooney en Batman & Robin.

George Clooney Batman & Robin.

18. Corre, que perdemos el búho.

batman-ben-affleck-matt-damon-robin

 

.

[followbutton username = ‘ruben_linde’]

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies