Cinco personajes para encarnar a las musas de Hércules

íšltimamente y con este tema de la remasterización de los clásicos Disney en DVD, he vuelto a descubrir una de mis pelí­culas favoritas de la infancia: Hércules. No sé si os acordáis de las cinco musas que aparecen en la historia y que relatan las hazañas del cachazas semidios, pero si os ponéis a pensarlo, puede que fuera la primera girl band de la historia.

Si hiciéramos una comparación con el panorama musical actual, ¿quiénes ocuparí­an los puestos de las cinco musas?

1- Thalia: es la más voluminosa de todas ellas, pero también las más graciosa y natural. Sin duda, Rosa López serí­a la mejor candidata para reemplazar el papel de esta musa en Hércules. Prueba de esa naturalidad fue su «olé, que m’he quivocao» en una de las galas de OT.

2- Melpomene: o mejor conocida como la musa de la tragedia. Y quién mejor para representar este personaje que Yurena (Tamara y ímbar). Nadie conoce mejor la tragedia y el drama como ella (seguro que debajo de la túnica se esconde Margarita Seisdedos).

3- Terpsicore: es la coreógrafa de las musas y la que tiene la sonrisa más grande. ¿Qué se os viene a la cabeza? A mí­ la sonrisa buzón de Marí­a Abradelo. Dicen que Anita Obregón es polifacética, pero eso es que no conocen a la Abradelo. ¿Quién más que ella se ha recorrido todos los programas y cadenas de televisión habidas y por haber moviendo las caderas?

4- Clio: es la musa de la historia. Y para historias las que va a poder escribir la Panto desde la carcel de Alcalá de Guadáira. ¿Cantará para el resto de compañeras presidiarias? ¿Le habrán hecho un poncho a rayas? Sin duda, es una de las voces que no puede faltar en el coro de musas.

FullSizeRender (3)

5- Caliope: hija de Atenea, la mayor del grupo y la más talentosa de todas. La selección de este personaje va a causar mucha polémica, pero nadie mejor que Rita Barberá para representar a esta musa. Por llevar más de dos décadas al frente de la polí­tica valenciana, por no haber sido capaz en 20 años de aprender la lengua de la comunidad, por no haber sido pillada todaví­a besando a una mujer y por dejarnos «el caloret» para la historia de los momentos más vergonzosos de la polí­tica española.

Diosas o no, todas ellas han marcado su paso por nuestras vidas de alguna manera, y al igual que las pelí­culas Disney, serán recordadas con cariño… o no…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies