Manual para no ser otro pingüino más en Nochevieja

Como en todo diciembre, se avecina una temporada de fiestas en bucle. Puede parecer maravilloso, y lo es, pero también supone un verdadero arma de doble filo. En una temporada de Navidad, Nochevieja y demás festivos, las fashion victims no sufren por los regalos que deben preparar, sino por sus looks. Que si largo, que si esmoquin, que si tocado… De verdad, lo que son los problemas del primer mundo.

En época de fiesta, el mundo masculino es bastante extremista. O más insípido que el caldo sin sal, o tan estrafalario que duele a los ojos. Los hombres no solemos entender de términos medios. La clave está en abrir la mente y estar a la altura, que estamos muy estancados a lo Caribe 2001. ¡Hay mundo más allá del negro, el azul marino y el blanco! Suena fuerte e incluso disonante cuando se lee por primera vez, pero luego se asimila. Respira hondo y no te exijas tanto.

pingüino

Sumado a todo ello que todavía no tengo outfit para recibir el 2017, os presento un manual de autoayuda para no ser un pingüino más en la pista, la plaza del pueblo o la república independiente de tu casa. Toma mi mano, juntos conseguiremos ser los más ‘tops’. Eso sí, elegancia por encima de cualquier cosa en el mundo. Que se nos recuerde con glamour.

Adiós a la sobriedad

Entramos al terreno de juego con los colores. Es cierto, los tonos apagados son una apuesta segura. Con un traje negro o azul marino y camisa blanca, el éxito está más que garantizado. Pero eres uno más, otro men in black. Y eso no lo queremos, bajo ningún concepto. Pasado pisado. ¿Por qué no atreverse con una americana chillona? No hiperventiles. Tranquilidad y buenos alimentos.

pingüino

Las hay para todos los gustos y riesgos. Desde materiales como el terciopelo y la lentejuela hasta estructuras kimono y militar o estampados. Si eres de los que se lo juega todo a una moneda, he aquí la pieza perfecta para triunfar. Advertencia: la regla está en el equilibrio. Blazer llamativa, todo lo demás relajado. El barroco ya pasó, cerró su puerta en el siglo XVII. Déjalo tranquilo, que ahí está muy bien. (No olvides que el chaleco de punto, tanto con botones como sin, también es una alternativa a considerar.)

Juego de prendas

pingüino

Si por el contrario prefieres sorprender con los pantalones, las posibilidades siguen siendo infinitas. Para los más locos, ¿por qué no una falda? No es necesario el estampado, una falda masculina en negro ya hará de tu atuendo un 10. Encontrarás también estructuras (pantalón tobillero o de pinzas, por ejemplo), estampados como la pata de gallo o a rayas, y toda la gama de colores. ¡No descartes el denim! Con doblete y algún detalle que los potencie, puede ser una buena elección. Muchas veces no es el look en sí, sino los detalles lo que lo hacen excepcional.

La pieza clave más infravalorada

Parece ser que la camisa es la prenda que menos preocupación genera. ¡Qué gran equivocación! Pensamos que por llevar una camisa básica está todo hecho, y no es así. Error mayúsculo. A no ser que apuestes por algunas prendas aquí arriba… no hay excusa que valga, amigos.

collage2

No es necesario volver a aquellas camisas de color gris abrillantado o malva que llevaban nuestros ya casi ancestros. Encasíllate en el blanco, reconozco que es una buena jugada. Puedes experimentar con los tallajes, la estructura, la botonadura y sus cierres, los cuellos, si tiene jaretas o no… Y un larguísimo etcétera. ¡El mundo de las camisas es más amplio de lo que puedes imaginar! Así que dale rienda suelta a la imaginación…

Remate final

Última opción: look básico con complementos ideales para hacerlo crecer como la espuma. Puedes empezar con un sombrero fedora negro con detalle, una boina o un monk pie. La bisutería también es un elemento a considerar (anillos, pulseras o un colgante discreto), y el reloj sigue la misma tónica. Pueden ser piezas clave que le sofistiquen tu vestimenta como la que más.

pingüino

Cinturones, gafas transparentes, calcetines estampados, el fular y cordones de colores no quedan fuera del saco cuando se trata de dar chispa al outfit. Y, por supuesto, aunque no indispensable, una corbata bonita o una pajarita graciosa. Un poquito por aquí, un poquito por allá, ¡el look perfecto ya estará!

Carta de las doce uvas a todos los españoles

Las doce uvas de las campanadas han dejado un mensaje a todos los que prefieren comer otras cosas redondas en Nochevieja.

Con lo que os gusta comprar muebles viejos y ropa de vuestros abuelos no se entiende por qué una tradición centenaria como la de comer uvas para despedir el año esté perdiendo tantos fieles. Y ellas tampoco lo entienden y ponen los brazos en jarras.

salvemos_las_uvas_bface


Queridos españoles y españolas,

Parece que hace tiempo que no sentís nada al hacerlo con nosotras. Vale que no creáis en los Reyes Magos ni en que este año vais a abandonar la recena, pero no entendemos por qué nos dais la espalda. ¿Somos demasiado pesadas después de todo lo que habéis cenado? ¿Os ha agobiado nuestro dulzor? ¿Qué nos está pasando? 

salvemos_las_uvas_bfacemag

Si es por el atragantamiento de 2011 no era nuestra intención. La culpa fue tuya que te volviste a poner enfrente de tu prima la que se mea de la risa (se mea de verdad) y así es imposible que te concentres al masticar.

Inexplicablemente, sois capaces de comer polvorones de anís pero no de tragaros doce uvas. Hacéoslo mirar.  

Para colmo, cada año estamos sometidas a maltrato físico y psicológico por parte de aquellos que nos pelan, nos quitan los huesos o simplemente nos descartan por ser demasiado grandes o por ser negras. Os faltan huevos.

Somos blancas, somos verdes, somos negras y amarillas, somos todas diferentes y estamos muy unidas (bis). 

Vosotros sí que sois seres complejos. Cocináis durante horas recetas trambólicas, hacéis un centro de mesa viendo tutoriales de Youtube, utilizáis vuestra cubertería de plata y la vajilla del ajuar de tus padres y cuando llega nuestro momento, cogéis una maldita servilleta para perpetrar nuestra cirugía. Cuánta miseria.

A pesar de eso y gracias a un síndrome de Estocolmo finamente trabajado os necesitamos. Sin las campanadas el único nicho de mercado que nos queda es el del queso (¡uvas y queso saben a beso!).

Si alguna vez nos quisisteis, si alguna vez saltaste de alegría por haber conseguido tomarte las 12 y abrazaste a tu tía aun sabiendo que la mancharías de nuestro jugo, por favor, cómenos.

salvemos_las_uvas_bfacemag_navidad


Consternados por estas sentidas palabras en BFace Magazine hemos lanzado la campaña «#Salvemoslasuvas», un movimiento que busca recuperar la tradición navideña más española después de la que tu madre se emborrache antes de llegar al plato principal.

Ni pelotazos, ni M&Ms, ni gominolas ni leches. La buena suerte se encuentra después de la uva número 12.


[vc_btn title=»AYÚDANOS» style=»outline» shape=»square» color=»warning» size=»lg» align=»center» link=»url:http%3A%2F%2Fwww.salvemoslasuvas.es||» button_block=»true»]

Guí­a definitiva de lencerí­a para Nochevieja

Se acerca Nochevieja y con ella un montón de supersticiones: comer las doce uvas, meter un anillo en la copa de cava, pisar con el pie derecho, pagar un riñón por una barra libre y la más importante, llevar ropa interior roja.

Esperanza Gracia te ha dicho que el 2015 va a ser tu año, las mareas están bajas, los astros se han alineado y quieres asegurarte de atraer toda la suerte. Eso, y que estrenar bragas siempre tiene su punto. Si a lo largo del año rehusamos llevar lencerí­a en este color (es bastante ordinaria, seamos sinceros) en Año Nuevo regresa con toda su fuerza.

Aunque también puedes decidir que las tradiciones no son para ti, y simplemente quieres comprar algún conjunto cuqui. Y aquí­ están nuestros favoritos:


Para las más clásicas

roja1

Has decidido que este año no vas a arriesgar. Y entre toda la lencerí­a roja, nos quedamos con esta de ASOS, con un toque divertido y que se aleja de lo convencional.


Para las que pasan de supersticiones

Sin tí­tulo-1

No quieres comprarte lencerí­a roja porque sabes que te recordará eternamente a Nochevieja, y ya no tendrá gracia ponérsela. Pero aún así­ te has quedado con las ganas de estrenar conjunto, y con un toque navideño. Elige entre encaje o satén, y si te animas, pásate a las lentejuelas o el leopardo.


Para las que quieren darlo todo

bpdies2

Quieres que Nochevieja sea tu Gran Noche, en mayúsculas. Puedes escoger un body de encaje (que también puede ser en rojo, aunque preferimos los clásicos en negro) o arriesgar con el de devoré y print animal.

Playlists para reventar en Nochevieja

Pues sí­, señores y señoras, ya está, ya se acaba el 2014. No sé vosotros, pero yo no me he enterado. Todaví­a estoy intentando quemar los turrones del 2013 y resulta que mañana ya hay que tomarse las uvas para el 2015. Esto de la vida va demasiado rápido…

Espero que todos esos propósitos que hace un año tan ilusionados os marcabais, hayan sido alcanzados. Y si no, no pasa nada, tenéis otros 365 dí­as por delante para intentarlo de nuevo, vagos. Eso sí­, tratad ser un poquillo originales, que lo de la dieta y el gimnasio es demasiado mainstream.

Sea como fuere, mañana es dí­a de celebración. Me da igual si es en familia, con amigos, con Sole, trabajando o haciendo el pino puente, pero una fiesta no lo es sin música.

Ya os hemos dicho con quién tomar las uvas, qué poneros, cómo dejar la mesa bonica bonica y hasta cómo pillar cacho… No pensarí­ais que os í­bamos a dejar colgados y sin melodí­as que hagan de la última noche del 2014, una de las más especiales del año, ¿verdad?

party

Como seguramente tengáis la cabeza en si los zapatos pegan o no con el modelito, en BFace queremos quitaros preocupaciones y evitar que caigáis en lo ridí­culo fácil pinchando El tractor amarillo. Así­ que hemos elaborado dos playlists en Spotify, aptas para (casi) todo tipo de público, para que el 2015 sea recibido como se merece y vuestros pies sólo descansen al llegar a la cama o, en el mejor de los casos, ni eso, pillines.

dj

Para disfrutar hay que dejar en el portal los prejuicios, los complejos y la laca. Solo es necesario desinhibirse (bebed con moderación, por favor) y dejarse llevar. Si eso implica que gritéis como si no hubiera un mañana alguna de la Jurado, ¡adelante, no hay lí­mites!

Entre todo el equipo de BFace Música hemos separado en dos estilos un montón de temazos. Aquí­ vais a tener el indie y el comercial a partes iguales (no nos gustan las etiquetas, ya lo sabéis, pero habí­a que poner nombre), así­ tenéis aseguradas al menos 3 horas de saltos y tontunas:

Bye bye 2014 y felicí­simo 2015..¡¡Que el fin de año os pille bailando!!


12 despropósitos de Año Nuevo

La Nochevieja está al caer, amigos. Bueno, apuesto a que ya os habréis dado cuenta. Cuando éramos niños la Nochevieja era el premio de consolación, la noche en la que te dejaban tirar petardos para mantenerte entretenido en el periodo de barbecho navideño entre que habí­a venido Papá Noel y terminaban de llegar los Reyes Magos de Oriente… pero ahora es mucho más. Es el acontecimiento con mayúsculas. Es decir, EL ACONTECIMIENTO.

Termina un año, mejor o peor, ¡pero da igual! Porque todo lo malo queda atrás. En unos dí­as dará comienzo otro que, esperemos, será aún mejor que el anterior. El año en que por fin encontrarás a esa persona que te hará feliz, la empresa donde haces prácticas te contratará, bajarás esos kilitos de más, serás más altruista, dejarás de fumar… Un punto de partida, un nuevo cuatrimestre, nuestro particular reducto de ilusiones que con dedicación, ganas y una sonrisa, podremos hacer realidad. Claro que sí­. Y algo así­, hay que celebrarlo.

Pese a que me consta que el fin de año es una tradición muy de cada uno (de cada cultura, de cada paí­s, e incluso de cada casa), lo que solemos hacer por aquí­ es cenar con la familia, comernos las doce uvas, ir tal vez a una fiesta… Parece sencillo, ¿cierto? Pues, aunque no lo parezca, hay un sinfí­n de trampas y triquiñuelas que hacen del fin de año una carrera de obstáculos de la que pueden salir varios heridos graves. No obstante, ¡que no decaiga el ánimo! Podemos enumerar algunas de las situaciones más comunes y a la vez más complicadas de esta festividad para que cuando llegue el momento estemos preparados, y lo haremos en 12 pasos en homenaje a las 12 uvas de la concordia. Amárrense los cinturones, que allá vamos.


1.- «¿Qué hacemos en fin de año?»

Un buen dí­a de octubre estás tú con tus amigos tan tranquilo en el césped del campus, tumbado a la Bartola esperando a que empiece la siguiente clase (a la que luego no tienes pensado entrar, pero bueno, alegrí­a que ya casi es Navidad) y, de repente, alguien plantea la pregunta; «Oye, chicos, ¿qué hacemos en fin de año?». Al principio te impacta, porque claro, no estabas preparado para esto, pero te hace pensar. «Me han dicho que no sé quién hace una fiesta en no sé dónde […] 20 € barra libre». ¿Cómo? Pa’llá que vamos. Error, no os dejéis llevar y planificad frí­amente, que luego pasa lo que pasa.


2.- La cena: comienza el espectáculo

Si todo va bien, entre aquella cálida mañana de octubre y el dí­a 31 habrán pasado muchas cosas, pero nada relevante para el caso. La cuestión es que ya es Nochevieja, y te habrás desplazado al lugar donde tus padres han decidido que partirás el año. ¿A qué hora empezamos a comer? ¿Qué vamos a comer? ¿Comer? Sí­, parece que de eso va la cosa. í‰sa es la parte sencilla, pero recuerda que estarán allí­ todos tus tí­os/primos con los que ya tuviste un rifirrafe en Nochebuena, así­ que otro cantar será saber dirigir el festí­n para que no termine tal que así­. Ahí­ estará tu santa abuela de mediadora para evitar que eso ocurra.


3.- El familiar impertinente 

En estas fechas de paz y amor, para crear tensión ya está tu tí­o. Llámalo Juan Carlos, Manolo, Gregorio, Ví­ctor. Eso es lo de menos. Llegará un momento de la cena en el que empezará a martirizar a cada uno de los jóvenes de la mesa, y tu turno se hará esperar. Sacará a relucir todos aquellos temas sobre los que no te apetece soltar palabra, y ahí­ estarás tú para explicar por qué llevas 6 años sacándote el segundo curso que, oye, se te está resistiendo.


4.- «¿Dónde vemos las uvas?»

No nos levantaremos de la mesa sin debatir asuntos de vital importancia, entre ellos dónde vamos a ver las uvas. Ahí­ la familia se dividirá, se formarán pequeños bandos que intentarán echar por tierra el resto de propuestas y, oye, que gane el mejor. Suerte que este año nuestros compañeros de ONTv nos lo han puesto fácil.


 5.- El ratito entre que cenas y llega el año nuevo: ese vórtice temporal

Si la historia ha seguido el transcurso natural de las cosas, son las 22:30, los villancicos ya están sonando a todo trapo, tú estás a punto de reventar por exceso de ingesta de langostinos, y tu tí­o ya no es un problema porque el vino espumoso le ha inutilizado la lengua y, por tanto, el habla. Vale, y ahora, ¿QUí‰? Aún queda hora y media para las uvas y ese/a primo/a tuyo con el que te llevabas muy bien cuando eras pequeño pero que luego os hicisteis adolescentes y ya no tanto (no sabes muy bien por qué) está en una esquinita de la mesa revisando Instagram. Aquí­ puede pasar de todo, así­ que no desestimes ninguna opción. Tampoco estarí­a mal que ayudaras a recoger los platos, vamos.


 6.- Get ready for las supersticiones

También, puedes aprovechar ese ratito para prepararte y llevar a cabo todo tipo de rituales que han pasado de generación en generación y que te garantizan un buen año nuevo. Mi hermana, experta en la materia y a la cual le mando un beso desde aquí­, propone por supuesto comerte las 12 uvas, algo de comer lentejas, poner un anillo de oro en la copa en la que brindarás, escribir 7 cosas que no quieras y 7 cosas que sí­ y ponerte la notita en un zapato, llevar ropa interior roja, comerte las uvas a la pata coja sobre el pie izquierdo para que empieces el año con el pie derecho, y abrazar a alguien inmediatamente después de las campanadas. Y creo que nada más (y nada menos, oiga).


 7.- Ya es la hora. ¿Ya es la hora? ¡YA ES LA HORA!

Todo el mundo corre por la casa y no entiendes muy bien por qué. ¡Las uvas, LAS UVAS! Aaah, vale, vale. Todos a sus puestos. Televisión encendida, uvas en mano, risotadas nerviosas. Mantened la calma, que al final todo sale bien.


 8.- El recuento de las uvas

Quedan a penas segundos para las campanadas y se produce el esperado recuento que, para dar emoción a nuestras mundanas vidas, hacemos en el último preciso instante. Tu primo: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11 y 12. ¡Bien! Tu tí­o: 1, 2, 3, […] 12. ¡Genial, buen trabajo, equipo! Tú (desatando el caos, como de costumbre): 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11… ¿Once? ¿Cómo que once? No puede ser, ¿PERO QUí‰ HAGaaah mí­rala aquí­, la jodí­a, estaba escondidita. Ahora sí­, todos listos.


 9.- «PERO ESPERA, ¡QUE ESTO SON LOS CUARTOS!»

Es tradición que SIEMPRE haya alguien que empiece a comerse las uvas cuando le viene en gana. Para eso están los cuartos, para hacernos pasar grandes momentos.


10.- Las cadenas de whatsapp vs. las llamadas de tus familiares 

Tras la explosión de júbilo que supone la entrada del año nuevo, tu teléfono está que echa fuego. Los tí­os con los que no has cenado se han encargado de hacerte llegar todas las cadenas/imágenes de felicitación del año nuevo habidas y por haber, y tu hermana mayor que está en Australia quiere establecer conexión con la casa. Connecting people.


11.-  Quién me lleva, quién me lleva

Después de que hayas escupido 8 de las 12 uvas en un ataque de risa que te ha dado mientras las masticabas, como decí­amos, es año nuevo. Todo es amor, abrazos, felicidad y, además, ha llegado el momento de salir, pero… ¿quién te lleva? ¿alguien se ofrece voluntario? ¿no? ¿nadie? Y es entonces cuando miras a tu madre con cara de angelico y ella ya, que se lo ve venir, ya espera tu petición así­:


12.- La vuelta a casa (¡y feliz año nuevo!)

Finalmente, embaucas a ese primo tuyo que ya no te cae tan bien pero que se ha sacado el carnet de conducir (a diferencia tuya), y él mismo te lleva porque la fiesta a la que él va le pilla por la zona. Lo das todo, bailas como si no hubiera un mañana, te comes el chocolatito caliente, y de vuelta a casita. Seamos sinceros, ya para este entonces no estás tú para muchos trotes, así­ que a la cama, ¡que en unas horas toca comida familiar de año nuevo!


 Y hasta aquí­ los despropósitos de año nuevo. Es bien sabido que la del 31 es una noche mágica, y que cualquier cosa puede pasar, así­ que estad preparados y preparadas para ello. Espero y esperamos, de verdad, que tengáis un maravilloso año 2015 🙂 (¡y que os dejen mucho los Reyes!)

¿Y tú cómo vas a celebrar la Nochevieja este año?

Otra vez el champán y las uvas y el alquitrán […] 

[…] Hacemos el balance de lo bueno y malo… 

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=LK2T8K7ATWE[/youtube]

Pues sí­, amigas y amigos: otro año que se acaba. Otro año que finaliza y otro que comienza.  Como ya decí­an Mecano, otra vez las uvas… Y toda esa parafernalia que nos encanta. Sí­, es que en estas fechas nos gusta tenerlo todo preparadito: pelamos y deshuesamos a conciencia las doce uvas. Por supuesto, sin olvidarnos de serpentinas, confeti, matasuegras, gorritos de cartulina y hasta  Champí­n para los más pequeños…

Llega otro fin de año más y otra vez volver de nuevo a pensar en qué modelito lleno de brillis-brillis comprarnos, unos tacones de infarto que no falten… Pero, sobre todo, otra vez más que toca comernos la cabeza: bueno, ¿y dónde vamos este año?  ¡Oh, Dios mí­o! LA GRAN CUESTIí“N. Como todos sabemos más que de sobra, es la peor noche del año para salir. Esto es así­. Suele hacer un frí­o de muerte, barras libres que resultan ser la engañifa padre, garitos a rebosar en los que te tienes que pelear por poder respirar (ya no hablemos del espacio vital para poder bailar), descerebraos con la corbata de diadema a la tercera copa. Un cuadro, vaya. Aún así­, parece que hay que hacerlo. Hay que salir. O no…

Aquí­ os propongo algunos planes para la Nochevieja de este año. Y que sea lo que Dios quiera. 

1. Quédate en casa con tus abuelas y tí­as viendo la tele.

PROS: Ya sabes que no será una party hard pero estarás calentito y en la mejor compañí­a. No te faltarán besos y achuchones de esos que dejan marca en las mejillas. No aguantarás colas infames por una maldita copa de puro veneno, ni gastarás dinero. Como en casa en ningún sitio, dicen…

CONTRAS: Te tragarás el especial Nochevieja de TVE. De principio a fin. Porque, como también todo el mundo sabe, las familias de bien se toman las uvas en TVE, como se ha hecho toda la vida. Y luego, da comienzo ese maravilloso programa especial que tus abuelas llevan todo el año esperando. Con los mismos de siempre. Este año, por lo menos, no es Juan y Medio el conductor de la gala. Pero, es Jaime Cantizano, no sé yo qué es peor…

12. Móntate una fiesta privada. 

Ya sea en tu piso, el de unos amigos o un garaje. Organiza una fiesta única y exclusivamente con tus colegas.

PROS: Sois los que sois. Habéis hecho un presupuesto para alcohol y todo el mundo ha puesto su parte. No os molestarán otros grupos de desconocidos borrachos. Nadie se asustará si de repente y justo después de Camilo Sesto suena Aqua, es más, te entenderán perfectamente.

CONTRAS: Es un problema, en primer lugar, encontrar el sitio adecuado. A ver quién es el anfitrión-guapo que limpia al dí­a siguiente. Además, siempre hay un amigo gorrón. O un amigo de un amigo, al que parece que las indirectas no le afectan y al que, por consiguiente, te entran ganas de cortar las manos. Si estáis rondando los veintipico, olví­date de las sillas o lo único que conseguirás de tus amigos será una reunión de corrillo de abuelas (véase punto uno).

tumblr_ngrglbTxPg1t5k4ito1_250

3. O, mejor todaví­a, una fiesta pijama con tus amig@s.

Es la unión perfecta de los dos anteriores puntos, ¿no creéis?

vs_pijama-party-2007

NO, CHICOS. Esto no es exactamente a lo que me referí­a… La realidad serí­a algo más bien así­: 

1284465286908_f

4. Déjalo todo y celebra el año en una isla desierta.

PROS: Nadie que te moleste, estarás tú solito para meditar sobre tus propósitos y metas para el nuevo año. La verdad, es que debe ser una experiencia única.

CONTRAS: Viajar hasta el paraí­so… No debe ser el plan más barato. Además, seguro que te sientes un poco solito, ¿no?

naufrago

5. ¡Sal a la calle con lo primero que pilles!

Como decimos, es arriesgado para una noche como ésta… Pero, te proponemos que te plantes unos vaqueros y unas zapas y te tires a la calle a ver como está el panorama.

PROS: No tienes que pensar el modelito de la noche, como te digo, la idea es salir hecho un zarrapastro y ver (a modo de documental de la 2 pero directo) como interactúan ambos sexos en esta noche. Será una nochevieja muy educativa a la par que divertida.

CONTRAS:  A pesar de estar ahí­ como mero espectador con tu cerveza en mano comprada al señor chino ambulante, puedes sufrir el ataque fortuito de algún borracho que haya visto tus intenciones analí­tico-periodí­sticas.

reportero

6. Aguanta el tirón… «Dónde quiera la mayorí­a».

PROS: Otros decidirán por ti, déjate llevar a dónde tus amigos hayan decidido. Sin rechistar. Estarás relacionándote socialmente y fardarás de fotos en Facebook al dí­a siguiente. Serás una persona normal.

CONTRAS: Como decimos, los garitos se suelen subir a la parra con el tema del precio y acabarás pagando unos 35, 40€ (tal vez más si lo dejas para última hora) por una supuesta barra libre que se quedará en 3 copas máximo si tienes bien practicado el movimiento de codos para hacerte hueco en la barra.

mocha-dad-friday-night-party-on-twitter

7. Véte a dormir… Mañana será otro dí­a. 

Y otro año.

Bueno… Y vosotros, ¿cómo vais a celebrar la entrada del nuevo año?  

ano-nuevo-23

(Espero que no sea mandando emails/wassaps con gifs tan cutre-horteras como el anterior, OS LO AVISO. Gracias…).

En fin, que desde Bface os deseamos lo mejor para el 2015: mucho amor y mucho sexo. Mucha salud y mucho buen rollo.

Besis.

[followbutton username= ‘ire1212’]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies