Crítica | ‘El puente de los espías’: Spielberg lo sabe hacer mejor

‘El puente de los espías’ es como una de esas enormes tartas de fondant dignas de millones de likes en Intagram. Tiene todos los ingredientes para ser perfecta, pero la pruebas y no sabe a nada. El que parecía que iba a ser uno de los grandes estrenos del año, dirigido por el gran Spielberg, con un guion a cargo de los hermanos Coen y la Guerra Fría como eje central, no ha sido más que otra de las muchas películas fácilmente olvidables del cine norteamericano de 2015.

Comenzando con un principio muy potente, en el que parece que Spielberg va a abordar el tema bélico con un enfoque más objetivo, no tan patriótico y sí más humano, va perdiendo fuerza poco a poco, con un desarrollo, por lo general, bastante lento y monótono. Sin embargo, los últimos momentos de la cinta consiguen resurgir el interés, para finalmente concluir de una forma casi perfecta. Y es que esa aparente objetividad del principio acaba destiñéndose entre tanto rojo, azul y blanco estadounidense que rezuma el tono de la película, que termina arruinando lo que podría haber sido una nota de originalidad.

puentedelosespias

Es destacable, sin embargo, la interpretación de un siempre correcto Tom Hanks, y del entrañable Rudolf Ivánovich Abel, encarnado por el gran Mark Rylance que en este caso sí merece una justa nominación al Óscar que quizá se ha echado en falta en el caso de Hanks. Las escenas en las que ambos comparten conversaciones aparentemente banales le dan al filme momentos magistrales.

Por ello, sin ser un completo desastre, no es una película que por lo general se encuentre a la altura de las grandes joyas del cine que Steven Spielberg nos ha proporcionado, y qué decir de la nominación a mejor película en la próxima edición de los Óscar. Una cinta que no parece sacar provecho de las dos horas y veinte minutos que dura, salvada principalmente por las grandes interpretaciones de los dos actores protagonistas.

Los vestidos que nos gustaría ver en los Oscar

Por fin se acerca la fecha más deseada para los cinéfilos, llegan los premios Oscar en Hollywood. Para los que además somos amates de la moda, tenemos una cita antes de la esperada gala: la alfombra roja con la llegada de los mejores actores, actrices y directores del momento, así como otros profesionales del sector. En Bface Magazine hemos hecho una selección de los looks que nos encantaría que escogiesen todas las mujeres que van a pasar por la atenta mirada de los flashes. ¿Acertaremos con alguno? ¿Os imagináis a Emma Watson o a Lupita Nyong’o con alguno de ellos?

thinking_0 oscar


VESTIDOS DE PRINCESA

collage princesa1 oscarcollage princesa2 oscar

COMO EN UN JARDÍN BOTÁNICO

COLLAGE BOTANICO1 oscarCOLLAGE BOTANICO2 oscar

INSPIRACIÓN MEDIEVAL

COLLAGE MEDIEVAL1 oscarCOLLAGE MEDIEVAL2 oscar

LOS MÁS ORIGINALES

COLLAGE ORIGINALES1 oscarCOLLAGE ORIGINALES2 oscar

LOS MÁS SEXYS

COLLAGE SEXYS oscar

Crítica | ‘La Habitación’, un talento desgarrador y poético

Cartel de la película La Habitación

Mañana se estrena en los cines de España La Habitación (Room). El domingo de madrugada es probable (al menos así lo quiero yo) que gane alguna estatuilla dorada. Hoy os voy a contar por qué después de algunos días continúo enamorado de esta cinta irlandesa dirigida por Lenny Abrahamson y escrita por Emma Donoghue, que también realizó la novela basada en hechos reales.

Evidentemente, una película de estas características, tan aclamada por crítica y público en diferentes festivales y ceremonias de premios, no ha llegado hasta este tramo del camino sin 118 minutos a sus espaldas que la sostengan de los pies a la cabeza. Pero si me obligan a seleccionar los muros de carga de este largometraje, elijo sin duda a Brie Larson y a Jacob Tremblay, los auténticos protagonistas de una función sólida como el acero y claustrofóbica como una habitación sin salida.

[youtube id=»KfHOKdBsJc4″ align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»750″]

 

Las actuaciones de madre e hijo no son sólo correctas y suficientemente académicas como para que la crítica más conservadora y rancia se deleite con ellas. El talento de Larson y Tremblay va mucho más allá y nos sumerge y asfixia entre silencios, tosidos, miradas y llantos desgarradores durante el metraje completo. Ella se tiene que hacer con el premio sí o sí. Él debería estar nominado. Entiendo que nadie en Hollywood quiera otro juguete roto, pero el carisma y la profesionalidad del pequeño Jacob son innegablemente desbordantes.

Fotografía de Jacob Tremblay con Jennifer Lawrence, Leonardo Dicaprio y Silvester Stallone
Jacob en su papel de jodidamente adorable

Sin embargo, también es necesario destacar el mérito de Abrahamson para conseguir dos actos tan marcados, tan diferenciados y tan bien construidos sin que el ritmo decaiga en ningún momento, a pesar de la pseudo-decadencia ya impuesta por la historia en sí. Aunque quiero intentar hacer esta crítica sin spoilers, para que a todos os exploten vuestras cabezas al ver esta obra maestra del 2015, no puedo evitar mencionar cómo la primera parte, más claustrofóbica y llena de tensión, da pie a una segunda parte más abierta y, sin embargo, todavía más agobiante y estremecedora que la anterior. Como público, no tenemos tiempo para descansar.

Muchos critican precisamente esta evidente antítesis, inusual y chocante para el espectador. Yo, sin embargo, me apunto a este juego tan potente de no todo es como tú crees que te agarra, te envuelve y te pone la piel de gallina hasta en el último minuto. No es fácil, teniendo entre manos un contraste tan marcado y peligroso, sostener los hilos sin titubear. Lenny no vacila ni un segundo y desarrolla el cambio con maestría, arriesgando. Su trabajo, de nuevo, es asombroso y valiente; digno de un neurocirujano. Por supuesto, sin la historia, sin los personajes y sin el reparto, nada de esto sería posible. Y es que la redondez y perfección de La Habitación saltan a la vista.

Fotografía de Brie Larson y Jacob Tremblay
En realidad piensan con qué película quieren comerse la pantalla próximamente

La Habitación nos demuestra que no son necesarios demasiados artificios para contar una historia emotiva; no es necesario caer en el morbo cuando puedes sugerir de manera poética las luces y sombras de un secuestro que dura más de 5 años. Armados y rodeados con talento, una mujer y su hijo narran a través de inofensivos e ingeniosos diálogos de cuento de hadas una desgarradora y perturbadora historia; debes entrar con valor y tripas para comprender la pasión que, como espectador, desprendo en estas líneas. La culpa de esta fascinación la tiene una habitación de la que no todo el mundo sabría salir, ni siquiera estando fuera de ella.

Los batacazos más sonados de los Oscar

En apenas cuatro días conoceremos los nombres de las películas que se alzarán con los diversos galardones de la 88ª gala de los Oscar. A partir de ese momento podremos discernir si alguna de esas películas entra en la lista que hemos elaborado, o si los premios se reparten de forma equilibrada y acabamos todos comiendo perdices. Las dos grandes favoritas de esta edición son El Renacido y Mad Max: Furia en la Carretera, ambas parten con doce y diez nominaciones respectivamente. Aunque hay que matizar que muchas de las categorías a las que opta Mad Max son técnicas (ocho de ellas concretamente).

En la historia de los premios Oscar ha habido claras vencedoras, galardones repartidos y absolutos fracasos. A continuación abordamos las películas que obtuvieron un buen puñado de nominaciones, incluso llegaron a ser favoritas en algún caso, y no recibieron galardón. Sí, hablamos de esas películas cuyos representantes solo quieren que la butaca les trague en mitad de la ceremonia para no tener que aguantar tal vapuleo.


El Sexto Sentido

Una escena de El Sexto Sentido

6 nominaciones

Es indudable que la película del niño que en ocasiones veía muertos fue un éxito apabullante debido, sobre todo, al boca a boca que generó su inesperado final. De esta forma el joven M. Night Shyamalan se coronaba con uno de los directores y guionistas más prometedores. Además inauguraba un nuevo género: las películas de terror con vertiginosos giros de guion.

Nominada a nada menos que seis premios (Mejor Película, Director, Guion Original, Actor de Reparto, Actriz de Reparto y Montaje), finalmente se fue de vacío a casa. El pobre Haley Joel Osment se quedó pensando: “En ocasiones veo Oscars”.


El Padrino III

Al Pacino en El Padrino III

7 nominaciones

El broche final de una trilogía que marcó para siempre el panorama cinematográfico del siglo XX fue, para muchos, una decepción. Se esperaba mucho de una película cuyas predecesoras supusieron la culminación del cine como obra de arte. Y sin embargo los Oscar fueron el reflejo de la tibieza con la que público y crítica recogieron la tercera entrega de la mafia italoamericana. Tres de sus nominaciones eran en las grandes categorías (Película, Director, Actor de Reparto) pero no obtuvo ningún galardón de los siete a los que optaba.


La delgada línea roja

Los soldados de Mallick preparados para atacar

7 nominaciones

1998 fue un año en el que dominaron la cartelera películas bélicas encabezadas, fundamentalmente por Salvar al Soldado Ryan y La delgada línea roja. Ambas obtuvieron numerosas nominaciones, once y siete respectivamente, y las dos aspiraban a ganar los grandes premios. Finalmente, solo Salvar al Soldado Ryan se alzó con el galardón a Mejor Director, que fue a parar a manos de Steven Spielberg, mientras que el de Mejor Película recaía en Shakespeare in Love ante los estupefactos ojos de los asistentes y espectadores. De entre todas las sorpresas de la noche, una de las más sonadas fue el vacío que se le hizo a La delgada línea roja, el film de Terrence Malick se quedaba sin reconocimiento alguno entre voces que criticaban que, al menos, se merecía algún premio en categorías técnicas por su asombrosa forma de narrar el horror en la guerra. Al final la línea que la separaba de los Oscar era bastante más gruesa.


El Dilema

Russell Crowe en El Dilema

7 nominaciones

El año del estreno del milenio se celebró la 72ª edición de la gala de los Oscar. Una ceremonia en la que American Beauty se alzó como la gran vencedora con los premios a Mejor Película, Director, Guion original, Actor (Kevin Spacey) y Fotografía. Sin embargo no obtuvo galardón alguno El Dilema, película nominada en siete categorías (incluyendo Mejor Película, Director, Actor y Guion Adaptado) y que se fue a casa con las manos vacías. Un fracaso teniendo en cuenta que era una de las apuestas fuertes por su argumento, un caso real sobre los tejemanejes del mercado de tabaco, y con pesos pesados de la interpretación como Al  Pacino, Russel Crowe, Christopher Plummer o Michael Gambon.


Seabiscuit

Tobey Maguire montando a Seabiscuit

7 nominaciones

Tras el éxito de Spider-Man, Tobey Maguire se lanzó a por oportunidades actorales que le hicieran destacar en su carrera interpretativa y huir un poco de la fama fácil del trepamuros. Recaló en este film en el que encarna a un joven jinete que luchará por salir adelante y triunfar en las carreras de caballos. Si bien es cierto que recibió siete nominaciones (entre las que se encontraban las de Mejor Película y Mejor Guion Adaptado) no obtuvo, sin embargo, premio alguno. Y desde entonces la carrera de Tobey está bastante estancada. Podríamos decir que no optó por el caballo ganador.


El hombre elefante

El hombre elefante se lamenta

8 nominaciones

El segundo largometraje de David Lynch entró por la puerta grande en las nominaciones de los Oscar y fue considerada una de las favoritas junto con Toro Salvaje, ya que ambas acaparaban el mayor número de nominaciones incluyendo Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor.

Sin embargo ningún premio recayó sobre la historia del deforme Joseph Merrick y su malograda vida en un circo ambulante. Hay que reconocer que si en 1980 hubiera existido el Oscar a Mejor Maquillaje, se lo habría llevado sin problema; casualmente dicho galardón comenzó a entregarse un año más tarde.


Gangs of New York

Leonaro DiCaprio se prepara para enfrentarse al bando opuesto

10 nominaciones

Una de las grandes apuestas de Martin Scorcese quedó en agua de borrajas tras la 75ª ceremonia de los Oscar. Partía como una de las favoritas junto con Chicago que llegaba con 13 nominaciones. Finalmente fue esta última la que acaparó el mayor número de premios (Película, Actriz de Reparto, Vestuario, Dirección Artística, Montaje y Sonido). El número musical de Rob Marshall con reminiscencias cabareteras ganó la partida a la densidad histórica del film de Scorcese. En esta ocasión Leonardo DiCaprio no fue nominado pero supuso un punto de inflexión en la carrera del actor.


Valor de ley

Jeff Bridges y su parche en el ojo
Jeff Bridges y su parche en el ojo

10 nominaciones

El western de los hermanos Coen llegó a la ceremonia de los Oscar de 2011 con diez nominaciones bajo el brazo, y siendo la segunda película más nominada, solo por detrás de El discurso del rey que acaparó un total de doce. Si bien es cierto que no partía como favorita, ya que ese puesto lo disputaban La Red Social y El discurso del rey, sí que se barajaba que pudiera llevarse algún premio en categorías técnicas, como el Oscar a Mejor Fotografía por la representación de las vastas llanuras del oeste. Sin embargo al final no obtuvo galardón alguno y los Coen se quedaron solos en su lejano oeste.


La gran estafa americana

El elenco de La Gran Estafa Americana al completo

10 nominaciones

Un año después de triunfar con El lado bueno de las cosas, el director David O. Russell volvía a los Oscar con más ímpetu que el año anterior, y esta vez nominado nada menos que a diez candidaturas, igualando las de Gravity y por encima de la favorita 12 años de esclavitud. Optaba a premios tan suculentos como el de Película, Director, Actriz, Actor y sus homónimos en la categoría de Reparto. A pesar de todo, la tibieza con la que la acogió la crítica y las reacciones descontentas de espectadores, lastraron el film en la ceremonia que finalmente se quedó sin reconocimiento alguno.


El color púrpura

Whoopi Goldberg en El color Púrpura

11 nominaciones

A día de hoy es el caso más flagrante de batacazo en los Oscar. El film dirigido por Steven Spielberg relata con crudeza la vida de una joven afroamericana, interpretada por Woopi Goldberg, a principios del siglo XX y retrata los estigmas de la esclavitud y el racismo. Un argumento de peso que suele gustar a los académicos y que partía como mega favorita para llevarse los premios gordos a los que optaba (Película, Actriz, Actriz de Reparto por dos y Guion Adaptado). Otra de las cosas que clamaba al cielo fue la no inclusión de Spielberg en la nominación como Mejor Director. El estreno de la película no estuvo ausente de polémica y muchos reprocharon a Spielberg que la crudeza del libro en el que se basaba estaba ausente en el film; y también que la relación lésbica entre dos de las protagonistas, muy presente en el libro, se acabara diluyendo en una suerte de cariño afectuoso. Se desconoce si esta tibieza a la hora de plasmar escenas arriesgadas fue lo que llevó a la Academia a no otorgarle los galardones a El color púrpura o si, precisamente fue al contrario, y fueron los temas de la esclavitud, el racismo, el incesto y la homosexualidad lo que llevaron a retirar el reconocimiento a la primera obra seria de Steven Spielberg.

 

 

 

Crítica | El renacido: La naturaleza del hombre

Tras estrenar el año pasado Birdman, una dramedia negrísima sobre la cultura de masas y los tiempos frenéticos (y superficiales) en los que vivimos, el tándem Alejandro González Iñárritu – Emmanuel Lubezki, se confirman como una de las parejas cinematográficas más importantes de la actualidad con El renacido, una historia de supervivencia y venganza en condiciones extremas, que el primero dirige (y co-escribe) y el segundo ilumina. La película, nominada a nada más y nada menos que 12 Oscars, narra cómo un explorador, en la salvaje América del S.XIX, es gravemente atacado por una osa y traicionado por un compañero de expedición, al que perseguirá a través de una capa de nieve infinita, buscando venganza. El héroe contra las cuerdas es Leonardo DiCaprio, en la que quizás sea la interpretación más inusual de su carrera, la más introspectiva y dónde resulta más difícil ver al actor detrás del personaje. Mientras que el villano sin remordimientos es un Tom Hardy bruto, cruel y egoísta. Entre ambos, algunas de las imágenes más poderosas que se hayan visto en el cine. Iñárritu y Lubezki ruedan la violencia, la soledad y la desesperación con una belleza pocas veces vista antes.

El renacido es una rabiosa apología de la imagen y del cine como arte que nos acerca a paisajes que seguramente no veremos nunca con nuestros propios ojos. Las artes plásticas y audiovisuales han intentado, desde sus inicios, capturar momentos para evitar que se pierdan en la memoria. Convertir un instante en algo eterno. También han imaginado nuevos mundos, mundos que se escapan del alcance de nuestro camino vital. El renacido nos presenta a la naturaleza en su máxima expresión, impresionante y salvaje, hermosa y letal, hipnótica y aterradora. Es tan poderoso el mundo que recrean que logran que una película de 150 minutos sin apenas diálogos sea un entretenimiento capaz de llevar a las masas al cine. Estamos ante una aventura que no deja, ni un solo momento, de sorprender al espectador, exprimir el medio y buscar la espectacularidad. Es innegable la visión de Iñárritu. Si en Birdman había construido un monumental (falso) plano secuencia, en El renacido da a luz secuencias dirigidas con una rabia y un pulso apabullantes.

revenant2

Lejos queda ya el Iñárritu de la Etapa Arriaga, guionista de Amores Perros, 21 gramos y Babel. En esta historia mínima, los diálogos dejan paso a las imágenes, y la historia no es nada más que el esqueleto sobre el que estas se van acumulando y articulando. Esta especie de western gélido usa un detonador típico del género: la venganza, para mostrarnos el lado más desasosegante tanto de la naturaleza como del ser humano. Si Gravity, otra película de gran belleza estética, abordaba la lucha por la supervivencia desde el humanismo y el optimismo (al igual que otra aventura espacial, la Marte de Scott), El renacido lo hace desde un punto de vista mucho más pesimista. La supervivencia conlleva sufrimiento, vísceras, dolor y pérdida. Incluso el clímax no deja de ser una demostración más de lo oscuro que puede llegar a ser nuestro interior. En unos Oscar tan abiertos, no puede descartarse la victoria de la película de Iñárritu. Los cuatro films con más opciones de ganar los Oscar a la mejor película y al mejor director, son dos dramas que pretenden ser informativos y que están plagados de diálogos (Spotlight y La gran apuesta); y dos aventuras espectaculares, que pivotan en torno a la supervivencia de sus protagonistas, dos obras más visuales y físicas que dialógicas (El renacido y Mad Max). A priori, Spotlight y La gran apuesta parten con ventaja en la categoría reina, mientras que El renacido y Mad Max se repartirán la mayoría de premios técnicos y darán la batalla en la categoría de mejor dirección. Y sí, salvo sorpresa mayúscula, El renacido pasará, también, a la historia como la película por la que Leonardo DiCaprio ganó, por fin, el Oscar al mejor actor.

DiCaprio y otros Oscar que llegaron tarde

El próximo domingo 28 de febrero puede que se obre el milagro. Salvo sorpresa de última hora, Leonardo DiCaprio por fin subirá al escenario del Dolby Theatre para recoger un Oscar que hasta el momento se le ha resistido, levantando todo tipo de sospechas y de polémica en torno al ninguneo de la Academia de Hollywood hacia un actor que ya ha demostrado en numerosas ocasiones su tan merecido reconocimiento. Desde que en 1994 se diera a conocer como intérprete secundario por ¿A quién ama Gilbert Grape?, los académicos le han dado la espalda en otras tres ocasiones, incluida su mejor actuación hasta el momento, en El lobo de Wall Street. Este año, gracias a El renacido, su quinta nominación puede convertirse por fin en la preciada estatuilla dorada.

Un Oscar que llega tarde, más de 20 años después del inicio de una carrera absolutamente ligada a la historia del cine actual. Pero el de DiCaprio no es, ni mucho menos, un caso excepcional. De hecho, la historia de los galardones más importantes de la industria cinematográfica está plagada de casos en los que el premio gordo se ha hecho esperar tanto o más que en el caso del protagonista de Titanic. A continuación, sólo una muestra de diez actores y actrices que han sufrido más que nadie en el patio de butacas de la ceremonia de los Oscar.


Julianne Moore

Julianne MooreHace tan solo un año que una de las actrices más importantes de Hollywood obtuvo por fin su más que merecido Oscar. Lo hacía tarde, muy tarde, con un papel, el de Siempre Alice, que parecía confeccionado expresamente para romper la maldición. Después de una primera nominación que llegó en 1998 con Boogie nights, Julianne Moore aguantó estoicamente el desplante del año 2000 con El fin del romance y el doble plantón, mucho más doloroso, de 2003, cuando no obtuvo ninguno de los dos Oscar a los que optaba, el de actriz principal por Lejos del cielo y el de actriz de reparto por Las horas. Otros papeles, como los de Magnolia, Hijos de los hombres o Hannibal ni siquiera optaron al galardón.


Jeff Bridges

Jeff BridgesCasi 40 años tuvieron que pasar para que este veterano actor obtuviera por fin su merecido Oscar desde que fuera nominado por primera vez en 1972 por su interpretación secundaria en La última película hasta que lo alcanzara en 2010 por su actuación protagonista en Corazón rebelde. Entre ambas fechas, El Nota de El gran Lebowsky (papel por el que ni siquiera obtuvo nominación), tuvo que presenciar cómo otros compañeros le pasaban por delante en otras tres ocasiones: en 1975 por Un botín de 500.000 dólares, en 1985 por Starman y en 2001 por Candidata al poder.


Kate Winslet

Kate WinsletLa propia compañera de DiCaprio en Titanic, la misma con la que estos días ha compartido instantánea tras sus respectivos Globos de Oro y BAFTA y con la que podría repetir tándem el próximo 28 de febrero, tuvo que armarse de paciencia para obtener su ansiado Oscar. Cinco nominaciones previas acumulaba Kate Winslet hasta que por fin lo logró en 2009 por El lector. La estatuilla nuevamente llegaba a destiempo, después de haber ignorado algunos de sus papeles más memorables, como el primero por el que obtuvo nominación en 1996 (Sentido y sensibilidad), Titanic (1998), Iris (2002), ¡Olvídate de mí! (2005) y Juegos secretos (2007). Una actriz que perfectamente podría haber acumulado cinco nominaciones más. Criaturas celestiales, Jude, Quills, Un dios salvaje y, sobre todo, Revolutionary road, bien merecían el premio.


Alan Arkin

Alan ArkinEl caso de este neoyorquino de 81 años también es paradigmático. 40 años exactos tuvo que esperar para recibir un Oscar tras su primera nominación en 1967 por ¡Que vienen los rusos!. Un galardón que además le llegó veterano, en 2007, por un papel secundario en la simpática comedia Pequeña Miss Sunshine pero que no representaba en absoluto una trayectoria consagrada de Hollywood. En 1969 volvió a estar nominado por su actuación principal en El corazón es un cazador solitario. Desde aquél entonces, la Academia lo mantuvo ignorado hasta la llegada de la mítica furgoneta amarilla con la que al fin obtuvo su preciada estatuilla. En 2013, Arkin volvió a estar nominado, esta vez sin premio, por su papel en la ganadora Argo.


Morgan Freeman

oscars5La historia de Hollywood no se concibe sin su rostro. Sin embargo, Hollywood no le abonó los servicios prestados hasta bien entrado en años, concretamente hasta los 67. Era 2005 cuando la Academia decidió premiarle por su entrañable papel en la ganadora de aquél año, la obra maestra de Clint Eastwood Million Dollar Baby, pero hasta el momento lo habían ignorado tanto en sus tres nominaciones previas (El reportero de la calle 42, de 1988; Paseando a Miss Daisy, en 1990, y en el que probablemente sea su papel más emblemático, el del recluso Red en Cadena perpetua, en 1995), como en otras interpretaciones que ni siquiera le fueron reconocidas (Seven o Sin perdón entre tantas otras). En 2010, otra cinta de Eastwood, Invictus, le volvió a situar entre los favoritos. Pero aquél fue el año precisamente de otro veterano largamente ignorado, Jeff Bridges.


Susan Sarandon

Susan SarandonOtro monstruo de la interpretación que no obtuvo el reconocimiento de la Academia de Hollywood hasta su quinta nominación, en 1996, por su arrebatadora interpretación de la hermana Helen en Pena de muerte, junto a Sean Penn. Y desde entonces (ya han pasado 20 años), el vacío. Si bien es cierto que su carrera se ha ido diluyendo con los años, sin prácticamente ningún papel oscarizable salvo quizá el de En el valle de Elah en 2007, Sarandon acumuló cuatro decepciones antes de llevarse el Oscar. Todas ellas suponían un gran bofetón a interpretaciones poderosas, las que imprimió en Atlantic City, Thelma & Louise, El aceite de la vida y El cliente.


Al Pacino

Al PacinoEste es probablemente el martirio más flagrante que ha tenido que padecer un actor en la historia de los Oscar. Uno de los intérpretes más importantes del séptimo arte vio perder su oportunidad de alcanzar la estatuilla dorada hasta en seis ocasiones, desde que en 1973 lo nominaran por primera vez por su papel en El padrino. Desde entonces le hicieron sufrir cuatro años consecutivos: en 1974 por Serpico, en 1975 por la secuela de El padrino y en 1976 por Tarde de perros. Cuatro años más tarde, con Justicia para todos, tampoco subió al escenario. Ni en 1991, por su actuación de reparto en Dick Tracy. Fue en 1993, con nominación doble como secundario en Éxito a cualquier precio y como principal en Esencia de mujer, cuando obtuvo finalmente su merecido Oscar por esta última. Y desde entonces, si te he visto no me acuerdo.


Paul Newman

Paul NewmanUno de los eternos galanes de Hollywood tampoco lo tuvo nada fácil para conseguir su Oscar. Paul Newman no obtuvo galardón por La gata sobre el tejado de zinc en 1959. Ni por El buscavidas en 1962. Ni por Hud en 1964. Ni por La leyenda del indomable (1968), Ausencia de malicia (1982) o Veredicto final (1983). Seis nominaciones tuvieron que pasar para que la Academia intentara solventar el error con ese mecanismo tan hiriente que es el Oscar honorífico, que decidieron otorgarle en 1986, justo un año antes de su primera estatuilla oficial, la que le llegó, con 62 años, por El color del dinero. Demasiado tarde.


Geraldine Page

Geraldine PageHe aquí el récord de nominaciones sin fruto. Tan dudoso honor lo sustenta una de las mejores actrices de la historia del cine, que acumuló nada menos que siete nominaciones hasta que finalmente lo obtuvo en 1986, 32 años más tarde de su primer intento. Era el año 1954. Geraldine Page optaba a la estatuilla por su interpretación de reparto en el western de John Wayne Hondo. Después vendrían Verano y humo (1962), Dulce pájaro de juventud (1963), Ya eres un gran chico (1967), Risas y lágrimas (1973), Interiores (1979), y Sed de poder (1985). Por ninguna de ellas consiguió la estatuilla. Fue Regreso a Bountiful, de Peter Masterson, la que finalmente consiguió que no se paseara en vano por la alfombra roja.


Shirley MacLaine

Shirley MacLaineOtra actriz que tuvo que esperar décadas para salir victoriosa de la gala de los Oscar. En 1959 la nominaron por primera vez por su papel principal en Como un torrente, junto a Frank Sinatra y Dean Martin. Dos años más tarde tampoco tuvo suerte con El apartamento, al igual que su compañero de reparto, Jack Lemmon, mientras la cinta y su director, Billy Wilder, salieron triunfantes de la ceremonia. Otro papel en una cinta de Wilder, el de Irma la dulce, volvió a dejarla plantada en el patio de butacas en 1964. Ya en 1978, la nominación por Paso decisivo tampoco la llevó a buen puerto. No fue hasta 1984 que alcanzó la gloria gracias a su inolvidable papel en La fuerza del cariño. Y desde aquél entonces se apagaron sus oportunidades.

Guía para tuitear en la gala de los Oscar 2016

guia para tuitear tweetear tweet gala oscar 2016 oscars dicaprio

Una vez más hemos hecho un trabajo descomunal, sobrehumano, TITÁNICO (no) para traer a los lectores de BFace una guía con la que poder estar por encima de la media sin todo el engorro que conlleva cualquier tipo de esfuerzo. En otras palabras, una guía para tuitear en la gala de los oscar 2016 con éxito sin necesidad de ver cine, que para eso ya están los académicos.

Espero que os sea de gran ayuda para relacionaros con desconocidos que aguantan despiertos un domingo hasta las 5 de la mañana para poder ver en directo a gente abriendo sobres y leyendo premios.


resines goya 2016 oscars tuitear

DOCUMENTACION PREVIA

1. Antes de nada, hay que investigar con cierta rigurosidad cómo esta la carrera. Qué películas han ganado en los Globos de Oro, los BAFTA, los de asociaciones de críticos (Nueva York, Los Ángeles, Chicago, etc.), los SAG, DGA, WGA, PGA, SWAG, SWAT, GEOs, ALKA-ETA.

2. Creo que esos son los más importantes.

3. Una vez hecha la investigación, ya sabes los favoritos. Es el momento de buscar una casa de apuestas y apostar por la victoria de Just Written en la 2016 Cheltenham Festival Specials. También te va a servir para lo de Twitter, los Oscar, y eso.

4. Estaría bien que te vieras las películas nominadas antes de la gala, para poder opinar y eso.

5. O no.

6. Si piensas darte un atracón en el último momento y algunas ya no están en cartelera, no se te ocurra descargártelas ilegalmente en internet, porque entonces Resines irrumpirá en tu casa y se llevará tu «computadora» en su carro tirado por caballos.

7. Es mejor que bajes a tu videoclub más cercano (a 250 km. por la carretera de Valencia) y las alquiles cuando salgan en VHS (dentro de 6 meses).


dicaprio oscar 2016 gif infiltrados pastillas

MATERIAL GRÁFICO

8. Descárgate un trillón de gifs (si son de Leonardo DiCaprio mejor) para ilustrar innecesariamente todo lo que se te pase por la cabeza.


chupitos shots gif gala oscar 2016

DURANTE LA GALA

9. Nunca deben faltar los tuits reivindicativos. Por ejemplo: «Hoy Chris Rock va a ser el único negro en 10 manzanas a la redonda».

10. Chris Rock es el presentador de la gala (este año el tema racial está muy candente). Esto deberías habértelo estudiado antes.

11. Recuerda que Leonardo DiCaprio es el símbolo actual de los Oscar, y que en España a todos nos importa mucho que este año se lo pueda llevar de una vez por todas. Tuitéalo con fruición como si su victoria dependiera de ello. Aunque está claro que se lo va a quitar su compañero de reparto, EL OSO.

12. Cuando DiCaprio vuelva a perder indígnate muy fuerte.

13. Lanza el televisor por la ventana y quema doce contenedores en su honor. UNA DOCENA SON POCOS PARA ESTA INJUSTICIA.

14. Dejando a un lado a Leo, hay algunos añadidos que siempre son bienvenidos en Twitter a la hora de seguir algo tan aburrido como una gala de premios. Efectivamente, me refiero a los juegos de chupitos. Por ejemplo: «un chupito cada vez que haya un número musical de más de 30 minutos». Un desfase.

15. Como hay que ser previsor, también debes guardarte algún tuit con ínfulas de intelectualidad para los momentos clave. Por ejemplo, en el premio a mejor dirección de fotografía: «Lubezki es un genio, un artesano de la luz sobre el negativo» o incluso podrías prepararte un tuit que de verdad signifique algo.


dicaprio gatsby drink copa gif gala oscar 2016

EL FINAL

16. Una vez acabada la gala a deshoras, con varios chupitos a tus espaldas, un televisor (y varios contenedores) menos, es el momento de ir a Colón a celebrar el Oscar de DiCaprio. Porque, al margen de los chascarrillos, este año sí, este año se lo va a llevar, que me lo ha dicho un colega que escribe sobre cine en BFace y de estas cosas entiende.

Oscar 2016: las 5 virtudes ignoradas sobre La chica danesa

La crítica ha sido tajante. La cinta de Tom Hooper que narra la experiencia del primer transexual de la historia parecía buscar tan desesperadamente el favor de los académicos de Hollywood que, finalmente, ha conseguido el efecto contrario. La chica danesa no optará el próximo 28 de febrero al Oscar a la mejor película. Una decisión cuestionable desde el momento en que se basa en un prejuicio, ser un filme oscarizable, que en anteriores ocasiones no ha supuesto un problema para obtener la nominación. A continuación, repasamos los principales motivos por los que esta historia basada en hechos reales merecía su puesto en la categoría madre.


Los dos protagonistas están de lujo

La chica danesa

Mientras la actriz del momento Alicia Vikander se lleva la gran mayoría de halagos por encarnar a la sufrida esposa de Einar Wegener, el trabajo de Eddie Redmayne ha quedado un poco ensombrecido por su compañera de reparto y por las críticas hacia su hipotética sobreactuación. El ganador del Oscar el año pasado por La teoría del todo, en cambio, realiza en La chica danesa una interpretación ejemplar, que destila perfectamente la impotencia y la indefensión de todo aquél que debe enfrentarse al rechazo social. Un papel de Oscar que Redmayne ganaría de calle si no fuera por su anterior galardón y porque Leonardo DiCaprio aguarda con uñas afiladas su merecido reconocimiento.


Tom Hooper supera a El discurso del rey

La chica danesa

El director británico ha roto su racha de nominaciones a mejor película con ‘La chica danesa’. Si con su anterior propuesta, Los miserables, obtuvo ocho nominaciones, incluida la de mejor filme, con El discurso del rey alcanzó la gloria en 2010 agenciándose el máximo galardón y el de mejor dirección. Sorprende que una película que sigue a rajatabla la particular visión estética de Hooper, que incluso la supera, no haya entrado esta vez en la lista de hasta diez nominadas a mejor película. ¿Será quizá que esta vez ha roto las normas de toda historia de superación que exige el academicismo? El director no ha visto recompensado su esfuerzo por romper los moldes del cine más convencional, como por ejemplo mostrando sin tapujos y frente a un espejo el cuerpo desnudo de un hombre que se siente mujer.


Contiene todos los elementos para optar al premio gordo

La chica danesa

Esta es quizá su virtud más cuestionada. ¿Hasta qué punto debe ser evidente la búsqueda insaciable del mayor número de nominaciones posible? Es bastante palpable que Hooper ha buscado ir tachando de su lista todas las categorías de los Oscar a las que podía optar. Salvo algunos apartados técnicos, La chica danesa está confeccionada para abarcar el máximo de galardones, desde la banda sonora, a cargo del infalible Alexandre Desplat, hasta el vestuario de Paco Delgado, que ya obtuvo otra nominación gracias a Los miserables, también de Hooper. Lo que en principio podría ser un hándicap, la pérdida absoluta de autoría en favor de los gustos encorsetados de los académicos, no es más que una suma cuasi perfecta de los elementos que convierten a un filme de temática prácticamente marginal en una obra para todos los públicos.


Normaliza un tema que sigue siendo objeto de mofa

La chica danesa

Hablamos mucho de la marginación de los Oscar hacia la comunidad negra pero lo cierto es que si hay un colectivo que todavía sigue sin superar la barrera del premio a la mejor película es el que se esconde, al menos cinematográficamente, bajo las siglas LGTB (enseguida nos vendrá a la mente Brokeback mountain). Grandes interpretaciones, como la de Tom Hanks en Philadelphia o la de Sean Penn en Milk, han logrado su estatuilla. La máxima concesión que ha otorgado la Academia de Hollywood a las personas transgénero fue la nominación de Felicity Huffmann por su insuperable papel en Transamerica. Ahora que La chica danesa ha sido prohibida en varios países de Oriente Medio, Hollywood tenía una excelente ocasión para dar visibilidad a un filme que consigue normalizar una opción vital que todavía sigue siendo objeto de burla en los países supuestamente desarrollados.


Algunas de las nominadas son mucho peores

danish5

Muchos todavía se rasgan las vestiduras con la inclusión de Brooklyn entre las finalistas. Algunos dudan de los méritos de Marte. Las múltiples opciones de El puente de los espías (otra que también podría recibir acusaciones de buscar desesperadamente su hueco en los Oscar) se antojan bastante desproporcionadas para otros. En un año claramente falto de obras maestras, no hubiera estado de más incluir a La chica danesa. Una cinta que en ediciones anteriores, y mucho más competitivas, habría entrado sin duda en esa lista de hasta diez seleccionadas que, más que para optar al gran premio, sirven para dar visibilidad a otro tipo de cine. La historia de Lili Elbe merecía, sin duda, ese reconocimiento.

¿Cuáles serán los nominados a los Oscars 2016?

Aun con la resaca de los Globos de Oro en el cuerpo, la actualidad cinematográfica no nos da tregua y este próximo jueves 14 de enero viajaremos hasta Los Angeles para seguir la lectura de las nominaciones a los Oscars 2016.

John Krasinski, Ang Lee y Guillermo del Toro serán los encargados de anunciar a los candidatos, en una de las ediciones más flojas de las últimas temporadas, donde no hay grandes favoritos en ninguna de las categorías ni rivales fuertes a batir.

Considerando por dónde ha ido el reparto de premios de las diferentes asociaciones de críticos, las nominaciones a los SAG y los BAFTA, y cómo ha corrido la suerte en los Golden Globes, hoy en BFace Magazine nos la jugamos y hacemos nuestro propio pronóstico a los posibles nominados en las categorías de Mejor Película, Dirección, Actor y Actriz Protagonista, y Actor y Actriz de Reparto. And the nominees are…

-Mejor película-

Por cuarto año consecutivo, el sistema de ‘voto preferencial’ decidirá el número de películas, entre cinco y díez, que optarán a una estatuilla dorada. En las últimas semanas, ‘Spotlight’ parece haberse asegurado su presencia y tanto ‘Marte’ como ‘El renacido’ llegan con un Globo de Oro bajo el brazo. ‘La gran apuesta’, ‘Mad Max: Furia en la carretera’ y ‘Carol’, son otras de las que suenan con fuerza, mientras que el resto es una incógnita.

‘Spotlight’
‘La gran apuesta’
‘El renacido’
‘Marte’
‘Mad Max: Furia en la carretera’
‘Carol’
‘Brooklyn’
‘La habitación’
‘El puente de los espías’
‘Inside Out’

spotlight1Fotograma de ‘Spotlight’


-Mejor Dirección-

El trabajo de los veteranos Ridley Scott (‘Marte’) y George Miller (‘Mad Max: furia en la carretera’) podría verse recompensado con una nominación, y quién sabe si hacerles ganar su primer Oscar. La fuerza de ‘Spotlight’ podría darle también una nominación a su director, Tom McCarthy. Por su parte, el mexicano Alejandro González Iñarritu, que ya ganó en esta categoría por ‘Birdman’ el año pasado, volvería a repetir como candidato. El quinteto lo cerraría Todd Haynes (‘Carol’), que ya cuenta con los premios del Círculo de Críticos de Nueva York, la Crítica de Boston y Toronto y la Sociedad Nacional de Críticos de cine de Estados Unidos.

Alejandro González Iñárritu por ‘El renacido
Tom McCarthy por ‘Spotlight
Ridley Scott por ‘Marte
Todd Haynes por ‘Carol
George Miller por ‘Mad Max: Furia en la carretera

martianscott.01Ridley Scott durante el rodaje de ‘Marte’


-Mejor actor protagonista-

Leonardo DiCaprio tiene todos los números para volver a luchar por conseguir esa estatuilla que tanto se le resiste. Su principal competidor será Michael Fassbender, que no se lo pondrá nada fácil. Eddie Redmayne (para quien sería su segunda nominación consecutiva, tras debutar en los Oscars el año pasado y alzarse vencedor), Matt Damon y Bryan Cranston, completarían esta categoría.

Leonardo DiCaprio por ‘El renacido (The Revenant)
Michael Fassbender por ‘Steve Jobs
Eddie Redmayne por ‘La chica danesa
Bryan Cranston por ‘Trumbo
Matt Damon por ‘Marte

leo2Leonardo DiCaprio en ‘The Revenant’


-Mejor actriz protagonista-

Si el año pasado todos teníamos claro que Julianne Moore sería la ganadora indiscutible meses antes de hacerse públicas las nominaciones, este año la categoría a Mejor Actriz Principal está más abierta que nunca. Alicia Vikander (‘La chica danesa’) y Rooney Mara (‘Carol’) podrían competir por el galardón si finalmente no lo hacen en el apartado de actrices de reparto. Lo que sí parece más que probable es que Brie Larson, Cate Blanchett, y Saoirse Ronan, tengan su plaza asegurada entre las cinco finalistas. Jennifer Lawrence, la niña mimada de Hollywood, podría colarse por su trabajo en ‘Joy’.

Cate Blanchett por ‘Carol
Saoirse Ronan por ‘Brooklyn
Alicia Vikander por ‘La chica danesa
Brie Larson por ‘Room
Jennifer Lawrence por ‘Joy

brie1Brie Larson en ‘Room’


-Mejor actor de reparto-

Si en la categoría a Mejor Actriz Protagonista no hay grandes favoritas, el apartado al Mejor Actor de Reparto es un completo enigma. Quizá lo más destacado sea la reaparición de Sylvester Stallone en ‘Creed’, que le podría valer su segunda nominación al Oscar treinta y nueve años después de la primera como actor protagonista por ‘Rocky’. Sin grandes interpretaciones que den el pase directo a la nominación, la competencia será dura para los actores secundarios en esta edición.

Christian Bale por ‘La gran apuesta
Idris Elba por ‘Beasts of No Nation
Mark Ruffalo por ‘Spotlight
Mark Rylance por ‘El puente de los espías
Sylvester Stallone por ‘Creed

creed2Sylvester Stallone en ‘Creed’


-Mejor actriz de reparto-

Tampoco es fácil adivinar qué podrá pasar en este apartado. Alicia Vikander y Rooney Mara tienen un pie en esta categoría y otro en la de Mejor Actriz Principal. Si finalmente compiten juntas como actrices de reparto, el Oscar podría ir a parar a manos de una de las dos. La que sí parece tener una nominación asegurada es Kate Winslet (‘Steve Jobs’), que pese a no aparecer en ninguna quiniela como favorita, se impuso este domingo en los Globos de Oro. Rachel McAdams, Helen Mirren y Jennifer Jason Leigh podrían cerrar el grupo de nominadas.

Rooney Mara por ‘Carol
Rachel McAdams por ‘Spotlight
Jennifer Jason Leigh por ‘The Hateful Eight
Kate Winslet por ‘Steve Jobs
Helen Mirren por ‘Trumbo

carol-movieRooney Mara en ‘Carol’

Las 15 nominaciones al Oscar de Steven Spielberg

Este viernes llega a los cines españoles Bridge of Spies, la última película de Steven Spielberg, uno de los directores americanos más relevantes del último medio siglo. Esta historia sobre espías en el Berlín partido en dos de la Guerra Fría, puede valerla a Spielberg dos nuevas nominaciones al Oscar (como productor y como director). El cineasta suma hasta el momento 15 candidaturas a los premios de cine más famosos del mundo (8 como productor, 7 como director), de las cuales se han materializado 3 (una como productor y dos como director). Sus 7 nominaciones a mejor director lo convierten en el cuarto cineasta más nominado de todos los tiempos, tras William Wyler (12), Martin Scorsese y Billy Wilder (8), junto a Woody Allen, David Lean y Fred Zinnemann. Y es uno de los 4 directores en activo con 2 Oscars en su haber, junto a Oliver Stone, Ang Lee y Clint Eastwood. Aprovechamos el estreno de su última película para repasar los 10 films que le han reportado alguna nominación al Oscar a Steven Spielberg.

horo

10. Letters from Iwo Jima (Clint Eastwood, 2006): Nominación a la mejor película

La última gran película de Clint Eastwood (hasta la fecha), ocupa este décimo lugar, no por su calidad, superior a la de algunas de las siguientes obras, sino por haberle dado a Spielberg su única nominación al Oscar por una película que no dirigía él mismo. Aún así, el díptico de Iwo Jima del maestro Eastwood, guarda, sin duda alguna, relación con la filmografía de Spielberg. La forma en que Eastwood rueda el desembargo en Iwo Jima y los enfrentamientos entre japoneses y estadounidenses bebe directamente de Saving Private Ryan. Mientras que la aproximación que hace a las emociones de los soldados, conecta con el díptico televisivo producido por Spielberg para HBO Band of Brothers/The Pacific. Estamos ante una película muy bien construida, espectacular, cruda y realista.


war hors

9. War Horse (2011): Nominación a la mejor película

Quizás de las 15 nominaciones al Oscar de Steven Spielberg, ésta sea la menos merecida. Si aún a día de hoy resulta incomprensible que no lograra ser nominado al Oscar al mejor director por Jaws, que War Horse, con claros problemas narrativos, fuera nominada a mejor película no deja de ser sorprendente. A nadie le cabe la menor duda de que con 5 nominadas en mejor película jamás se hubiera colado en la terna, War Horse es un film menor en la filmografía de un director gigantesco. La historia de un chaval que busca a su caballo a través de una Europa en guerra, brilla en el plano formal y desparrama en el narrativo. Una película olvidable.


et

8. E.T. The Extra-Terrestrial (1982): Nominaciones a la mejor película y al mejor director

Si War Horse no es una película memorable, E.T. es una película para la eternidad. Estamos, posiblemente, ante uno de los films más relevantes para la cultura de masas de la historia. Incluso las personas que no han visto E.T. hacen referencias a la misma. Al igual que, por ejemplo, Forrest Gump, es una película más importante por su impacto sociocultural que por su relevancia artística. La historia de amistad entre un extraterrestre que quiere volver a su casa y un niño, no deja de ser una película hecha para el gran público, sin mayor intención que la de ofrecer un bonito relato profundamente humano. Spielberg lleva 40 años demostrando que se pueden hacer blockbusters que no tomen a los espectadores por estúpidos.


Sin títindiulo

7. Raiders of the Lost Ark (1981): Nominación al mejor director

George Lucas, padre de la gran saga cinematográfica de la industria americana (con permiso de A todo gas, claro), una tal Star Wars, dejó en manos de su amigo Steven otra saga millonaria y reverenciada: Indiana Jones. Los niños nacidos en los 80 crecimos idolatrando a un intrépido arqueólogo, un socarrón, a la par que erudito, héroe de acción. Nadie rueda como Spielberg una buena película de aventuras. En busca del arca perdida es una montaña rusa, frenética y divertidísima, que nunca da descanso. Un entretenimiento hecho con cariño y pasión. Indy vs. los nazis. Con el destino de la humanidad en juego.


lincoln

6. Lincoln (2012): Nominaciones a la mejor película y al mejor director

Pocos personajes de la breve historia de Estados Unidos levantan la pasión, respeto y admiración de Abraham Lincoln, el presidente bajo cuyo mandato se abolió la esclavitud y gobernó un país sumido en una Guerra Civil. Precisamente Lincoln reconstruye los debates, tanto constitucionales como políticos, que se produjeron antes de que el Congreso aprobara la enmienda que abolía la esclavitud, en el ocaso de la contienda bélica. Quizás por ello estemos ante una película pausada y reflexiva, incluso narrativamente farragosa. Lincoln es un film que pretende ser un documento histórico, una obra que genere un debate amplio sobre el sistema sociopolítico estadounidense. Consciente de que lo importante en Lincoln son las palabras de Tony Kushner, Spielberg se diluye en su propio relato, firmando una puesta en escena muy austera, para evitar que el espectador se distraiga. Funciona.


munich

5. Munich (2005): Nominación a la mejor película y al mejor director

Este thriller de espías narra el asesinato por parte de Israel de los terroristas que cometieron el atentado contra deportistas israelís en los JJOO de Munich 72. Estamos, desde luego, ante uno de los films más polémicos y complejos de la filmografía de Spielberg. Munich no es una película perfecta, pero sí es un thriller fascinante, moralmente escurridizo, y dónde las piezas van encajando, mientras el relato discurre a un gran ritmo. Porque no nos olvidemos que, además de ser un maestro de la puesta en escena, Spielberg es, ante todo, un gran narrador.


encuentro

4. Close Encounters of the Third Kind (1977): Nominación al mejor director

En el año 1977, George Lucas estrenó Star Wars. Episode IV y Steven Spielberg, Close Encounters of the Third Kind. A partir de ahí, el cine americano incorporaría, para siempre, el sci-fi como género industrial de masas. La generación de los Easy Riders/Raging Bulls, reventó Hollywood desde dentro en los 70, tanto a nivel artístico/autoral (Coppola, Scorsese…), cómo a nivel económico/industrial (Lucas, Spielberg). Más allá de por su relevancia histórica, Close Encounters of the Third Kind es un thriller sci-fi atípico y subyugante. Una película que sigue a un grupo de personas obsesionadas con desentrañar qué quieren unos extraterrestre que acaban de llegar a la Tierra. ¿Paz o guerra? ¿Invasión o amistad? Dirigido con maestría, este film está lleno de imágenes maravillosas, casi mágicas. Ésta fue la primera nominación al Oscar que consiguió el director nacido en Ohio.


purpura

3. The Color Purple (1985): Nominación a la mejor película

Un hombre blanco, judío, millonario y poderoso, se atrevió a contar una historia muy agria sobre el racismo en Estados Unidos a principios del S.XX. El resultado fue una de las más crudas y dolorosas películas-río que ha rodado jamás Hollywood y una de las derrotas más humillantes en unos Oscars que se recuerdan. De sus 11 nominaciones, The Color Purple no logró materializar ni una. Si esto no fuera poco, el propio Spielberg ya no había sido nominado, previamente, a mejor director del año. El viaje de liberación de Celie (Whoopie Goldberg, en la interpretación de su vida) es un relato clásico rodado con la elegancia y la emoción del mejor David Lean. Visualmente preciosa y con un elenco en estado de gracia, es una película a la que la historia no ha tratado como se merece. Su gran pecado fue hablar del racismo, ya no sólo de blancos hacia negros, sino también de negros hacia negros, o más bien de racismo coaligado con machismo.


ryan

2. Saving Private Ryan (1998): Oscar al mejor director, nominación a la mejor película

Aunque parezca desgastarse por ser dicho muchas veces, no deja de ser verdad lo siguiente: la secuencia inicial de Saving Private Ryan no es sólo lo mejor que ha rodado jamás Spielberg, sino que también es una de las mayores demostraciones técnicas que ha hecho un director en el último medio siglo. Ya sólo por ver cómo Spielberg rueda el Desembarco de Normandía, esta película merece la pena. Pero Saving Private Ryan va mucho más allá de esos minutos iniciales, es un retrato vibrante de la destrucción que trae consigo una guerra, de la camaradería y que reflexiona sobre la noción de héroe, definiéndolo como un hombre común, con valores morales y coraje, en una situación extraordinaria. Tom Hanks lidera una cuadrilla que intentará salvar a un soldado atrapado entre fuegos enemigos. Pero lo que logrará realmente es cautivar al espectador. El Spielberg autor y el Spielberg productor de Hollywood jamás estuvieron más (y mejor) fusionados en uno solo. La película recaudó más de 480 millones de dólares en todo el mundo y sólo cayó derrotada en los Oscar ante el inmenso poder de Harvey Weinstein, que logró la victoria de Shakespeare In Love en la categoría reina.


schindler

1. Schindler’s List (1993): Oscar a la mejor película y Oscar al mejor director

Cuando Martin Scorsese y Steven Spielberg intercambiaron los proyectos de Schindler’s List y Cape Fear, el primero se quitó un gran peso de encima y el segundo puso en marcha la que aún a día de hoy es la película de su carrera, su gran obra maestra. Se ha dicho (millones de veces) que Schindler’s List es la película definitiva sobre el Holocausto. No creo que exista tal película. Una película no puede abarcar un hecho histórico tan descomunal en su horror. Películas como Shoa, The Pianist o Son of Saul, han venido a complementar el macro-relato audiovisual sobre el Holocausto. El cine aún sigue intentando aprehender esta monstruosidad, y la esta historia sobre un alemán que logró salvarle la vida a miles de judíos es una de las mayores contribuciones a la reconstrucción y reflexión histórica. El film, rodado en un solemne blanco y negro (que sólo se ve roto por un abrigo rojo), es una de esas obras que deja al espectador destrozado, indefenso ante las atrocidades de las que habla. También es una película elegante y respetuosa, que sólo muestra lo indispensable. Una obra profundamente humanista sobre el exterminio masivo de millones de humanos. Pocos Oscars más justos ha dado la Academia de Hollywood que los dos que hoy nos ocupan. Incuestionables.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies