Los mejores looks playeros vistos en las redes sociales

Como cada verano, las redes se invaden de fotos en las que las más afortunadas nos muestran sus idílicas vacaciones luciendo cuidados looks playeros, adquiriendo así un mayor protagonismo en el armario las prendas, bañadores, bikinis y complementos que nos acompañan en nuestros días de arena y mar.

Las más seguidas en las redes, como no podía ser de otra forma, nos enseñan su elección para esta temporada, como es el caso de Alessandra Ambrosio, que disfruta de las playas de Ibiza con un maravilloso vestido semitransparente que permite a la vez lucir el bikini que ha elegido para la ocasión.

looks playeros

La blogger más reconocida a nivel mundial, Chiara Ferragni, opta por la sencillez y apuesta por lo seguro, con un bikini básico en color negro.

looks playeros

Beyoncé también nos ha mostrado una parte de sus días de descanso en familia, con un colorido vestido y unas sandalias transparentes de cuestionable comodidad.

looks playeros

Alexa Chung, por el contrario, se aleja de looks perfectos y luce como nadie un bañador en banco y negro con un sombrero que solo ella puede llevar y seguir siendo la más fashion.


looks playeros

Las Kardashian, expertas en hacer ver sus maravillosas curvas, también han compartido con todos sus días de playa, en este caso Kylie Jenner ha elegido un bañador con un toque de animal print,

looks playeros

Apostando por los complementos tenemos a Karrueche, que añade a su bikini una body chain, dándole un toque especial y femenino pero no apto para tomar el sol.

looks playeros

No todo son bikinis y vestidos, Julie Zariana (Sincerely Jules) nos enseña como dar un paseo en la playa con pantalones y lucir perfecta para la ocasión.

looks playeros

En el ámbito nacional tenemos a la divertida Miranda Makaroff con un vestido polka dots muy acorde con su personalidad.

looks playeros

Para finalizar, Marta Lozano y su ibicenca elección, con un conjunto blanco y un gran sombrero.

looks playeros

Cómo ser la reina de la playa con 5 accesorios ‘low cost’

¡Ahora sí que sí!  Miramos el tiempo con ganas y parece que nuestro amor va a ser correspondido. Sol, buen tiempo y… ¡playa! Pero, ¿aún no tienes la lista de accesorios imprescindibles para un día de sol perfecto? Echa un vistazo a continuación.

Parecerá mentira, pero lo más visto en las playas la temporada pasada fueron esos flotadores gigantes que tanto nos gustan para posturerar en las fotos. Son muchos los diseños, pero si tuviéramos que quedarnos con uno, este sin duda se llevaría la victoria este año. Y es que, como diría la canción, ¿y el anillo pa’ cuando? Un secretito, lo puedes encontrar en Amazon.

accesorios
Fuente: Amazon

Y poniéndonos algo más serios, lo que no puede faltar en tu look playero estos días es este magnífico bolso de paja redondo que llevan todas las influencers. ¿A qué esperas para hacerte con el tuyo? También esta disponible en la web de Amazon.

accesorios
Fuente: Amazon

Para completar un buen outfit, debes llevar una pieza clave que te haga sentir cómoda. En esta ocasión, nosotros nos decantamos por unas buenas gafas de solcat eye‘. Mango siempre tiene algo adecuado.

accesorios
Fuente: Mango

Si quieres tostarte (siempre con mucha precaución y protección solar) y no abrasarte el cuerpo al tumbarte en la arena, esto va a interesarte. Además podrás salir de casa solo con ello puesto. Si, hablamos de una toalla pareo.  ¡Atención, atención! Esta monada es de Women’secret.

accesorios
Fuente: Women’secret

Y que nunca falten unas buenas palas, pero refiriéndonos al calzado. Son cómodas, fáciles de poner y nos desharemos de esos momentos embrollosos de descalzarnos para que nuestros pies toque la arena. ¿No os parece lo más esta propuesta de Zara?

accesorios
Fuente: Zara

Con todos los complementos seleccionados para ti, irás vestida de pies a cabeza con un estilo propio inconfundible. ¿Qué te parece este look de los más veraniego?

Prozac y gore para desear el invierno

Las redes sociales de los gays del Gymage la mayoría de la población española empiezan a preparar el crespón negro de cara a la vuelta de vacaciones. Ya no más playas, piscinas, fotos enseñando el culo acompañadas de un texto profundo, terrazas, ventiladores a máxima potencia hasta las cinco de la mañana y todo un abanico de excusas baratas con las que enseñar carne en Instagram. El verano se acaba y llega el Prozac para sobrellevar el otoño, la tez blanquecina y los pingüinos dando los buenos días en el pasillo de casa. Y en Bface nos solidarizamos para que no tengáis que echar mano de los orfidales, ni aunque sea mezclados en un gazpacho…

mulheresabeira_1987_img3 (1)

… y os queremos invitar a repasar esas películas donde las vacaciones acaban siendo poco menos que un infierno tal como la carrera de Chayo Mohedado. Así os daréis cuenta de la suerte que tenéis de volver a vuestras oficinas y dejar atrás esas semanas de ocio que, sólo a veces, pueden acabar como un programa de Tele5 presentado por Pilar Rubio.

Las colinas tienen ojos (2006)

Sí, somos de los partidarios de que este remake supera con creces al original. Se os quitarán las ganas de vacaciones cuando veáis como a esta familia, típicamente americana durante un viaje típicamente americano, se les estropea la caravana en medio de ninguna parte y son masacrados por una familia de caníbales. En pocas ocasiones pasarás tanto miedo como en la escena del primer ataque de los asesinos a la caravana.

Thelma y Louise (1991)

Que sí, que en el fin de semana libre que se toman Thelma y Louise cabe la posibilidad de acabar en la cama con un jovencísimo Brad Pitt, todo abdominales y sólo vestido con un sombrero de cowboy. Y muchos, casi que más que muchas, daríais vuestra mano izquierda y vuestro iPhone por poneros en el lugar de Thelma. Pero, a riesgo de que me llaméis aguafiestas, voy a tener que recordaros como acaba su fin de semana:

Viernes 13 (1980)

¿De verdad no preferís estar sirviendo BigMacs antes que pasar vuestras vacaciones en un agradable campamento en mitad de la naturaleza mientras Jason os enseña los peligros de perder la virginidad?

Vicky Cristina Barcelona (2008)

El Prozac lo vais a necesitar no al regresar del verano sino al pasarlo junto a María Elena (Penélope Cruz) y su bipolaridad digna de ganar un Oscar. Estaréis deseando hacer la maleta y regresar a la rutina antes de que ella os vuelva a gritar otra vez eso de…

hqdefault (2)

Tiburón (1975)

Pasar julio en AmityVille te asegura volver a la ciudad moreno… y en pedacitos. No querréis pisar más una playa en vuestra vida después de nadar en las aguas del tito Steven.

Hostel (2005)

Si sois de los que preferís el interior y el mochileo para disfrutar de vuestra época de relax, no os preocupéis… también tenemos material para amargaros la estancia. En «Hostel» los jóvenes mochileros de road trip por Europa acaban así:

Piraña 3D (2010)

¿No playa? ¿No montaña? ¿No campo? En el lago seguro que no pasa nada… a no ser que un terremoto libere a unas pirañas prehistóricas con especial debilidad por las carnes adolescentes en bañador.

Eden Lake (2008)

Nunca estrenada en España, esta joya del terror psicológico nos enseña lo que pasa cuando una adorable pareja decide tomarse unos días libres y se topa con unos quinceañeros, máxima expresión de los ninis, con ganas de gresca. Sin hacer spoilers, sólo diré que nunca jamás podréis ver un cutter de la misma manera. Ah, y el protagonista es nuestro Michael, él, el Dios, nuestro sol y nuestro eje, nuestro Fassbender…

Y ahora, después de esta lista de vacaciones jodidas, ¿a qué ya no os importa tanto que llegue septiembre?

En Madrid no hay playa… ¡ni falta que hace!

Llega el verano y los que vivimos en Madrid tenemos que volver a lidiar con la dichosa frasecita de todos los años… «Sí, sí, pero allí no tenéis playa». ¡Ni falta que hace, oiga! ¿Usted sabe lo que mola Madrid en agosto? Puedes hasta pasear por la Gran vía (o ir en metro) permitiéndote el lujo de tener espacio vital. ¿Por qué? Pues porque todos se han ido a la costa. ¿A qué ahora no mola tanto?

giphy (2)

Vale que estar en una tumbona al solecito tiene su punto… pero aquí el que no se consuela es porque no quiere. Así que si eres de los que te quedas en la capi estas vacaciones, coge papel y boli, que tita Font te va a decir algunos sitios en los que poder refrescarte este verano (y sin ponerte perdido de arena ¡JA!)


Pantano de San Juan

Foto: madridfree.org
Foto: madridfree.org

Es el único embalse de Madrid donde está permitido el baño y practicar deportes acuáticos a motor. 10 kilómetros de «playa» no muy lejos de la capi. Hasta tiene su propia «Cala nudista» (A Carmena le gusta esto).


Playa urbana de Madrid

Foto: diariodelviajero.com
Foto: diariodelviajero.com

A ver, llamarle playa a esto es venirse muy arriba, pero no le he puesto yo el nombre. En realidad son 3 «piscinas» ovaladas ubicadas en Madrid Río (¿explosión mental de términos acuáticos?). Estas piscinas cuentan con chorros de agua con diferentes funciones: a veces cambia de intensidad y salen chorros de arriba a abajo o expulsan una nube pulverizada de agua. Hasta hay gente con su toalla y su bañador tomando el sol. Lo mejor de todo… it’s free! Sólo hay que echarle un poquito de imaginación…


Las Presillas de Rascafría

Foto: madridsensations.com
Foto: madridsensations.com

¡Mira qué bien se lo pasa esta gente! Las Presillas son unas piscinas naturales en plena sierra madrileña. Puedes ir a pasar el día, darte un remojón y hacer la croqueta en sus zonas de césped (se puede ¡es verano!) Cuenta con un plus, ¡tiene chiringuito!

Lo siento si no ponía esta foto reventaba...
Lo siento si no ponía esta foto reventaba…

Parque Deportivo Puerta del Hierro

Foto: timeout.es

Si irte para la sierra te pilla muy mal, siempre puedes hacer uso de las piscinas municipales, hay muchas. Como, por ejemplo, la de Puerta del Hierro (nombre muy epic), una de las más grandes de Europa.


¡A remojarse, amigos!

Cómo sobrevivir en verano cuando no tienes playa

Según el calendario, quedan 18 días para que, oficialmente, llegue el verano, pero hace días que el Sol no se esconde y a ti sólo te apetece estar en una buena playa, al ritmo de la música, relajándote mientras te tomas un bien cocktail. Entonces, recuerdas algo:

Vaya, vaya, ¡aquí no hay playa! ¡Y viajar a un sitio en el que sí haya no es opción!

¡Madre del amor hermoso! Ya puedo ver tu cara de sufrimiento, consciente de que tendrás que soportar un calor infernal sin poder cumplir tus más preciadas fantasías en la costa caribeña, mediterránea o atlántica. ¡Pobre de ti, alma en desgracia!

Pero hoy estás de suerte. Porque en BFace, almas caritativas, pensamos en todos aquellos que no tienen todo cuanto desean y, por eso, traemos 3 alternativas para pegarte un buen chapuzón aunque no tengas playa.


Tu azotea, el paraíso inesperado

Sí, por muy loco que pueda sonar, la azotea es un buen sitio para refrescarte. Ponte el bañador, coge tus gafas de sol, tu protector solar, la revista de cotilleos, la sopa de letras y sube a lo más alto de tu edificio. No olvides coger un cubo -intenta que no sea el que utilizas para fregar- para echártelo por encima y sentir que estás siendo bendecido por las olas de la playa.

tumblr_inline_mmcdj6rtVp1qz4rgp


Las fuentes

En todo sitio de la viña del Señor hay fuentes. Es una ley universal no escrita. Si no hay, es que vives en Murcia, que hay escasez de agua, pero tienes playa, así que no puedes quejarte.

La fuente es esa amiga que te da la mano cuando menos te lo esperas. Puedes mojarte poco a poco con las manos o, directamente, tirarte en ellas, como quien no quiere la cosa, como si fuese un desliz. Y ya está, no necesitas más.

hold-up-tumblr.com_


El maravilloso invento que es la piscina

Es la opción más evidente, porque todos vamos a la piscina cuando no tenemos playa, pero hoy venimos a plantear una nueva posibilidad.

¿Imaginas poder ir a una piscina en la que sólo estén tú y tus amigos, donde no haya que soportar la caminata hasta ella, donde puedas evitar el ruido de trescientas personas hablando y gritando como si estuviesen solos? ¿A que suena bien? Es tan sencillo como… ¡comprar tu propia piscina!

Nosotros nos hemos unido en amor y compañía para tener la nuestra -a la que, desde ayer, llamamos «pisbface», por eso de diferenciarla de otras- y ahora sabemos que nos hemos perdido mucho durante demasiados años. Es tan bonita…

AyD – Vidal – Catalan – Bergnes (Eivissa) : Piscinas de estilo moderno de Eugeni Pons

Si quieres cumplir tu sueño de vivir en paz y armonía mientras te das un buen remojo, te damos la oportunidad de ver más piscinas y sentir que puedes ser más feliz. ¡Porque se puede!

P.D.: Si no puedes permitirte tener tu propia piscina, olvida todo lo que hemos dicho sobre el ruido y el calor infernal, ve a las piscinas municipales, que tampoco se está tan mal.


Eso es todo, amigos. Sabemos que la playa es el mejor sitio del mundo para huir de todos los problemas, pero no hagamos que ésta suponga uno más.

Si no hay playa, ¡que te dé igual! Usa tu ingenio para no echarla de menos. Ya habrá tiempo de ser demasiado feliz en otro momento.

Para la playa vístete… ¡Antes muerta que sencilla!

Qué ganas tenemos de esos fines de semana soleados, de coger transporte e irnos a la playa más cercana (los más perezosos) o a las más bonitas y escondidas. Son muchas las ciudades españolas afortunadas que ya gozan de sol desde hace algunas semanas. Es por eso que esta semana las redactoras expertas en Beauty&Shop os aconsejamos qué llevar a la playa para no perder el glamour. ¡Sigue leyendo!

playa -amazing-beach-blue-Favim.com-2041916


playa LUCIA-SERRANO
LUCÍA SERRANO. Graduada en Diseño de Moda por la ESDM. Me defino como una mezcla entre miel y limón, dulce e irónica al mismo tiempo, siempre viviendo la vida desde el prisma de la moda. @luciaserran

Si hace un par de semanas hablábamos de la mejor rutina de ejercicios para lucir palmito, de los cosméticos que ayudarán a tu piel a lucir radiante además de los bikinis más top, ahora queremos hacer una selección de los complementos que no pueden faltar en un día de playa: de la cabeza a los pies…

Un sombrero Panamá es un clásico imprescindible que nos protege del sol y nos aporta estilo añadido al bikini o bañador que hayamos escogido (nuestra compi Anto te da algunas ideas). A mí este año no se me escapa uno de crochet en tonos burdeos. Encima, un vestidito corto cruzado inspirado en el look de Marilyn en «Con faldas y a lo loco»; yo suelo ir con tonos claros, pues son más frescos. Y en los pies, me decanto por unas sandalias sujetas al tobillo.

Todo ello acompañado de una cesta de mimbre, pues es ligera y muy fácil de limpiar. Dentro, una toalla grande y pequeños neceseres donde poder guardar las pequeñas cosas: uno para cosméticos, otro para las llaves, dinero, móvil… Todo bien organizado. Un buen libro, tu reproductor de música, la cámara de fotos y la mejor compañía y lo tendrás todo listo para salir a disfrutar del mar.

playa marilyn


playa alba-lucia1
ALBA LUCÍA LÓPEZ. Cantante, adicta a la moda y el maquillaje, soñadora y psicóloga; en ese orden. Nacida en Murcia y dándolo todo desde 1991. Soy Alba Lucía. @albalucialopez

Se supone que ya tenemos encaminada la Operación Bikini… ¿O no? Bueno, sea como sea voy a hablarte de una serie de prendas y complementos para que vayas estupenda a lucir palmito.

Esta vez no traigo nada muy atrevido, de hecho, estoy segura de que has visto esta tendencia cada verano. Yo apuesto por el look marinero. Es un look que reaparece cada primavera-verano y nunca pasa de moda. Opta por recargar un poco el modelo usando un bikini, bañador o trikini de rayas marineras (a mí me encantan en azul y blanco) combinado con un pareo también a rayas pero que sean más gruesas. Si te interesan estos trajes de baño, la tienda Blanco es muy buena opción en cuanto a calidad-precio.

Puedes completar el look con una gran cesta de mimbre y un sombrero grande del mismo color. No pasarás desapercibida e irás a la moda. Si estás creativa puedes pintar la cesta con pintura en color pastel haciendo formas de corazón, estrellas o incluso alguna gaviota. ¡Todo es ponerse!

playa lost-in-rio-for-vogue-brazil


playa lorena-corcoles1
LORENA CÓRCOLES. Amante de la literatura, la música y el cine. Adicta a las redes sociales. Cuento historias en mi blog: www.loquetequeriacontar.com @lorenacorcoles

Vamos a la playa y, por supuesto, necesitamos ir monas, ¿verdad? Por suerte, en cualquier tienda de moda ahora mismo encontramos un sin fin de complementos y, sobre todo, en aquellas que tienen colección de baño (Oysho, Woman Secret…). Mis complementos favoritos son, sin duda, los sombreros, no hay día de playa sin ellos.

A la hora de vestir suelo apostar por camisolas, de estas que parecen túnicas cortitas y sí, soy lo de las que lleva collares y pulseras cuando va a disfrutar del mar (tomo el sol sin ellos, calma).

No puedes prescindir de los mega bolsos donde guardar absolutamente todo y los capazos de mimbre son mi opción favorita. Además, hay muchísimos modelos y colores, ¡son lo más! Lo de ir a la playa con cualquier cosa que pilles por tu armario está, por supuesto, pasado de moda 😉

playa glamour satc

Detecta a un madrileño en la playa

El madrileño en la playa es una especie perfecta para estudiar. Llega el buen tiempo, medio rallito de sol y unos cuantos grados que nos obligan a sacar el abanico, y nos falta tiempo para buscar la playa. Es verdad, nos volvemos locos por la playa. Doy fe que en esto de estudiar a los madrileños en la playa, los valencianos se han hecho un master. Son muchos años siendo testigos de lo que ellos llaman el desembarco del madrileño en la playa (sus playas).

Llegan desde la A3 con toalla en la ventanilla

Atasco en la A3

Conforme pasa el tiempo vamos dejando a un lado los utilitarios modelo berlina que, al margen de la matrícula o la pegatina del Real Madrid o Atlético de Madrid, nos descubren en los atascos de la A3. Y puesto que nos hemos curtido en la capacidad de aguantar los atascos, es fácil reconocernos durante el trayecto porque los coches van llenitos con los niños, la suegra, la tumbona, las maletas, la mascota, la cada de la mascota… y la toalla en la ventanilla. Una solución básica para que a los acompañantes no les de un rayo de sol y el largo y aburrido trayecto en un atasco se haga más llevadero.

Kit básico del madrileño en la playa

El madrileño cuando sale de casa, sale preparado. Esto es como cuando ibas al colegio y la profesora, para que constantemente no estuvieras yendo al baño, te decía ‘de casa hay que venir cagao y meao‘. Pues nosotros esto lo aplicamos a todo lo que acontece nuestra vida y a la playa se va con nevera, tuppers o bocadillos, sombrilla, radio, todo tipos de cremas y aceites para cada miembro de la familia (incluso para el niño de los vecinos de al lado que no va lo suficientemente embadurnado de crema por su madre).

La alimentación del madrileño en la playa es sencilla y básica: los filetes empanados o la ensalada campera son un clásico. Para los momentos de diversión puede haber centenares de utensilios: baraja de cartas para la partida del mus, flotadores, palas, cubos y palas para los niños…

Y, por supuesto, desde que cualquier persona con un móvil puede inmortalizar lo que sucede, los elementos básicos para no perder ni media instantánea de las vacaciones en familia se han visto multiplicados. Así tenemos lo mismo  desde varias perspectivas.

Grabar en la playa

A la conquista de la primera línea

Primera línea de playa

‘¡Qué pasa! Pa quince días vez que pisamos el mar al año, queremos impregnarnos bien de él.’ Por ello el madrileño sabe a qué hora debe salir de casa, cada movimiento lo tiene medido y cronometrado y, por supuesto, dónde debe plantar la sombrilla, tartera y demás utensilios que delimiten su parcela de playa.

Yo les entiendo. Ahora levantarse a las cinco de la mañana para conseguir espacio y dejar al gato a que lo guarde… (bad bad idea)

El momento medusa y sus fases

El ataque a la medusa

Creo que a nadie le entusiasman las medusas, salvo a los retoños de los madrileños que de primeras no saben lo que es y a continuación ‘sufren‘ las consecuencias. Entre medias de una y otra situación pueden darse dos fases:

  1. Toco todo lo que flota en el mar. La curiosidad mató al gato y al madrileño en la playa le obsequia con una herida de guerra (el veneno de la medusa en contacto con su piel)
  2. La revancha. La medusa nos ha picado, nos ha herido, y eso un madrileño de pro no puede dejarlo tal cual. La furia hace que salgamos del agua en busca de la pala de jugar del niño y cacemos a la medusa. La siguiente escena no es apta para menores de 5 años porque o bien exhibimos el trofeo en la arena hasta que muere por si sola o, dependiendo del nivel de furia, me ensaño con el animal cual peli de terror. Esto suele atraer a los curiosos bañistas que pasean por la orilla, a los veraneantes aledaños a nuestra toalla y sombrilla y, especialmente, a los niños.

Stand up & Paddle Surf: tu nuevo verano

Muchos ya lo han probado y cada vez son más… Y no, no estoy hablando de la última dieta milagrosa del verano. Cada vez son más los que van a la playa sin intención de tomar el sol o paseitos por la orilla. Todos ellos son los que dicen: Stand up and Paddel Surf!

¿Sabes lo que es?

Puede que los demás nos hayamos quedado estancados en los 90, ¿tú también? ¿Eres de los que aún metes las palas de la playa en el macuto? Pues, amigo, eso ya está pasadísimo de moda. A partir de hoy, no querrás ir a la playa para tomar el sol, jugar a las palas, hacer castillos y comer fruta a todas horas, entre otras cosas. ¡Eso, se ha acabado! Bueno lo de la fruta sí, que sienta estupendamente.

En definitiva, aunque aún no te hayas ido de vacaciones, estoy segura de que sabes de lo que hablo. Esos cuerpos andantes sobre las aguas, con remo en la mano y tabla sobre los pies. La primera pregunta que te has hecho mientras los contemplas desde la toalla es: ¿Pero ése que hace?

La segunda: ¿Y eso será muy difícil?

A la tercera, ya eres tú quién quiere caminar sobre las aguas al más puro estilo Jesucristo.

MD_20140919_MAS_DEPORTE_D_54416148522-652x492@MundoDeportivo-Web

Los deportes acuáticos siempre son muy cool: divertidos, refrescantes y encima consigues piernas y torso para lucir a la vez que te pones moreno. ¡Para qué más! Y este verano, lo que querrás será Paddle Surf. Un deporte muy completo que trabaja el cuerpo de arriba abajo. Y permite que disfrutes del paisaje.

 

Esta modalidad de surf no es algo nuevo, en las islas de la Polinesia se lleva practicando desde hace siglos, y es que en sus orígenes no era un deporte como tal, sino que era la manera que tenían los nativos de estos lugares de trasladarse de una isla a la otra a través del agua. Ya que sólo tenían su cuerpo y una tabla para practicar este deporte, al no tener embarcaciones como tal. Hoy en día es una de las modalidades deportivas que más está pegando.

 

¿CUÁLES SON LAS MEJORES ZONAS DE ESPAÑA PARA PRACTICARLO?

Toma nota porque si eres de los que te mueres de ganas por hacer algo nuevo este verano, uno de estos destinos podrá ocupar tu top 10 para tus próximas vacaciones:

Playa de la Lanzada: una de las playas más bonitas de Pontevedra. Allí encontrarás una buena oferta de Surf y Paddle Surf con un equipo de profesionales estupendos. Con opción a realizar algún curso por la Rías de Pontevedra.

Playa de la Mata: una de las playas más tranquilas en Torrevieja. Poco oleaje donde podrás disfrutar de una práctica algo más sencilla. Podrás realizar cursos con Torrevieja Surf,  un equipo de monitores titulados por la Federación Española de Surf.

Playa de San Pedro Pescador: en Girona, una de las bahías más bonitas del Mediterráneo con unos 6 km de longitud.

Playa los Locos: y que no sea por su nombre lo que te quiten las ganas de subirte a una tabla. En Suances encontrarás uno de los mejores clubes de Surf de toda España.

Playa Nova Mar Bella: Sobran las palabras cuando te encuentras con playas con este nombre. Una playa renovada y que cuenta hoy con un público y ambiente joven.

Playa Los Lances, Tarifa: Ya sabemos que Tarifa es un punto usual de amantes del surf, pero los nuevos amantes de ésta práctica también tienen un hueco en esta bella zona.

Playa del Río Real: en Marbella incluso podemos ver la práctica del paddle surf de niños. Una de las playas más frecuentadas con un oleaje moderado.

Playa d’en Bossa: uno de los paraísos de nuestro país es Ibiza. La isla más deseada durante los meses de calor. Y es que en esta isla no todo son fiestas. Las calas con encanto y los planes alternativos como Paddle Surf son muchos.

Isla Cristina, en Huelva está una de las playas más extensas de la Península: 2000 metros de longitud y 70 de anchura. Agua calmada y fría, ideal para los amantes de éste deporte.

Y por último, Playa de Port Saplaya, una playa urbana bastante tranquila en Valencia. Su arena es fina y dorada y podrás disfrutar de un oleaje calmado.
¿Ya sabes dónde irás? STAND UP & PADDLE SURF!

9 cineastas que mojaron sus pies en la playa

Durante los meses de verano las playas se convierten en el epicentro del mundo. Los que están en ellas no dejan de presumir de ello, mientras que los demás sufrimos en silencio y a la sombra, refugiados de un sol impasible y de un ambiente cargado, para evitar terminar bañados en sudor. Dada su importancia, la playa ha sido siempre un excelente escenario cinematográfico, tanto por su belleza como por el tipo de relaciones e historias que permite contar. Hay muchas listas sobre playas de películas, en ésta que viene a continuación las playas no son las protagonistas, sino los directores que las filman y nos permiten, por muy lejos de ellas que estemos, disfrutarlas (o temerlas). Y no, a continuación, no encontraréis la espectacular playa de la isla de Kho Phi Phi Leh en la que Danny Boyle rodó The Beach.

 

29303289. Éric Rohmer en Normandía (Pauline à la plage, 1983)

Una de las pintadas que más proliferó en el Paris de Mayo del 68 fue “sous les pavés, la plage” (bajo los adoquines, la playa). Aquella pintada significaba la promesa de que se podía construir un mundo mejor, un sistema diferente. Casi 50 años después, y sumidos en una tumultuosa crisis europea, no podemos ser tan optimistas. Algunos de los principales intelectuales de aquel movimiento fueron los cineastas que 10 años antes habían volado por los aires el cine francés, los directores de la Nouvelle Vague, uno de aquellos cineastas fue Éric Rohmer. El director firmó años después en Pauline à la plage una dramedia de enredos amorosos cocinados al sol y marinados con mucha mala ostia. Durante ese verano Pauline conoce el amor, pero también las actitudes egoístas y retorcidas de los adultos en ese peligroso terreno.


mkbeachdance-thumb-510x286-492678. Wes Anderson en Rhode Island (Moonrise Kingdom, 2012)

Gran parte de la filmografía de Wes Anderson gira en torno a la infancia como territorio infinito de descubrimientos y diversión. Y pocos espacios hay más fascinantes para un niño que la playa, de ahí que fuera cuestión de tiempo que Anderson acabara mojando los pies en la orilla del mar. Moonrise Kingdom, la historia de dos niños enamorados a la fuga, es una película preciosa, con un sentido del humor, de la aventura y del romanticismo enternecedores. Además construye una maravillosa recreación de la playa, el mar, los campamentos de verano o los faros. Todo en el cine de Wes Anderson es rematadamente bonito, la playa no podía ser menos.


krampack-2000-02-g7. Cesc Gay en Casteldefels (Krámpack, 2000)

Lejos queda ya la primera película que dirigió en solitario Cesc Gay, uno de los cineastas españoles más estimulantes de los últimos lustros. Aquel film, pequeño, inocente pero oscuro, fue Krámpack, la historia sobre dos amigos que pasan un verano juntos y cómo entre ambos va surgiendo una relación extraña, en la que se mezclan el descubrimiento del sexo, el amor y los celos. Toda la filmografía de Gay dibuja una incisiva panorámica de las relaciones interpersonales. Lo que nos muestra duele porque huele a realidad. Krámpack consigue transmitir de una forma muy especial una pegajosa sensación a verano que mezcla sal, alcohol y sudor. Este año estrenará su nuevo film, Truman, con Ricardo Darín y Javier Cámara de protagonistas.


100_peliculas_que_dan_ganas_de_viajar_846967797_650x

6. Julio Medem en Formentera (Lucía y el sexo, 2001)

14 años después de su estreno, Lucía y el sexo sigue siendo una de las películas que más ruido y discusión han generado en la cinematografía española de las últimas décadas. Además, Lucía y el sexo le descubrió a muchos espectadores ese paraíso llamado Formentera, una isla mágica, dónde todo es paz y sensualidad. La película no deja de ser, al fin y al cabo, una escapatoria para su protagonista, que huye de Madrid para refugiarse en la soledad de Formentera. Un viaje de autodescubrimiento personal, durante el que se van reabriendo viejas heridas del pasado. La cámara de Medem nos envuelve en un aura en la que nos resulta difícil discernir qué es real y qué no lo es. Por eso funciona a pesar de todos sus fallos y excesos. Este año Medem estrenará Ma Ma, con Penélope Cruz.


best-italian-movies-set-in-venice-morte-a-venezia-luchino-visconti

5. Luchino Visconti en Venecia (Morte a Venezia, 1971)

La playa siempre ha sido un lugar en el imaginario colectivo en dónde uno se puede enamorar a primera vista de alguien. Un lugar para el amor y el deseo. Pero frente a esa imagen idealizada, Luchino Visconti explora en su adaptación de la Muerte en Venecia de Thomas Mann, la idea de la playa como espacio de muerte, impregnado por un deseo turbio, imposible de satisfacer. Un hombre se va deshaciendo ante nuestros ojos, como si fuera un azucarillo que se derrita bajo el sol, consumido por una obsesión desenfrenada por un niño/adolescente, un efebo de melena rubia y cara angelical. Y la cámara de Visconti, infatigable, lo persigue por toda Venecia grabando a la vez la decadencia del protagonista y de la propia ciudad.


150838_Rocablancaytumamatambien_principal

4. Alfonso Cuarón en Oaxaca (Y tu mamá también, 2001)

La posibilidad de una playa. Esta frase es el motor que mueve a tres personajes perdidos en sí mismos para precipitarse hacia adelante en una huida disfrazada de plácido viaje vacacional, desde México DF hasta la costa. El personaje de Maribel Verdú (que en mi opinión jamás ha estado mejor) quiere ir a la playa, refugiarse en los cálidos brazos de la brisa del mar, mientras que los jóvenes Gael García Bernal y Diego Luna quieren acostarse con Maribel Verdú. Obviamente los motivos de todos ellos son más complicados y cuando por fin llegan al final del recorrido (físico, narrativo y emocional), esa maravillosa Bahía de Huatulco, Cuarón captura de una forma muy cálida y serena qué escondían sus tres aventureros dentro de las entrañas. Son preciosos nuestros besos, que diría Iván Ferreiro.


apocalypsenow_084pyxurz

3. Francis Ford Coppola en Vietnam (Apocalypse Now, 1979)

Coppola era, por aquel entonces, el director más importante del mundo tras haber rodado las dos primeras partes de The Godfather y The Conversation. Desde su posición de poder dentro de la industria se embarcó en una adaptación libérrima de El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, ambientada en la guerra de Vietnam. Sin embargo todo lo que podía salir mal, salió mal. Sólo Murphy pudo doblegar a un Coppola que se arruinó económicamente y estuvo a punto de perder la cordura, convirtiéndose en el personaje que interpretaba Marlon Brando, ese Coronel Kurtz convertido en un semi-dios en medio de la selva. Los problemas con Brando, los vendavales, la destrucción de decorados, el infarto de Martin Sheen y un sinfín de problemas convirtieron el rodaje de Apocalypse Now en un infierno. Pero también en lo que es hoy en día, una de las grandes películas del último medio siglo y un viaje terrible a las entrañas de la corrupción humana. La playa de Apocalypse now no huele a mar, huele a napalm.


article-1048569-0032B8BD00000578-256_468x2862. Fred Zinnemann en Peal Harbor (From here to eternity, 1953)

El austríaco Fred Zinnemann fue uno de los grandes cineastas del Hollywood clásico. En su haber uno de los grandes westerns de todos los tiempos, High Noon, y dos Oscar como mejor director por la británica A man for all seasons y por la película que hoy nos ocupa, From here to eternity. En esta última filmó una apasionada mirada a ese traumático desastre para los americanos que fue el ataque nipón a Peal Harbor. Lo hizo no desde los hechos históricos, con afán documentalista, sino desde una serie de personajes malditos ya antes de la llegada de la devastación. En ese contexto rodó la icónica secuencia de Burt Lancaster y Deborah Kerr sellando su relación prohibida entre la arena y las olas. Aquí nació el mito de que el sexo en la playa no puede ser más sexy, más pasional y más carnal. Da igual que el sentido común nos diga que tragar agua y tener arena rozándote en partes extremadamente sensibles no puede ser cómodo ni placentero. Zinnemann rodó para la historia una mentira que siempre querremos creer.


tiburon_1975_81a. Steven Spielberg en Martha’s Vineyard (Jaws, 1975)

Spielberg es el prototipo de un concepto que puede resultar resbaladizo, pero en el que yo creo profundamente: el autor de masas. Steven Spielberg pertenece a esa generación de cineastas que cambió Hollywood en los años 70, que diría Peter Biskind. Los denominados, por este último, Moteros tranquilos, Toros salvajes (en honor a Easy Rider de Hooper, que abrió la década y Raging Bull de Scorsese, que la cerró). Spielberg y su amigo George Lucas representaban el ala comercial de aquella amalgama de cineastas, entre los que estaban Coppola, Scorsese, Cimino o Friedkin. Como consecuencia de ello la gran película de los 70 de Steven Spielberg fue Tiburón, una película salvajemente comercial, un éxito de taquilla desorbitado rodada con una tensión y un pulso narrativo encomiables. Tiburón fue el primero de los muchos taquillazos de la carrera de un director que ha sabido combinar, como nadie, inquietudes artísticas y pretensiones económicas. Spielberg nos mostró que nadar en la orilla, cerca de la protección paterna, podía ser muy peligroso.


05252008-saving-private-ryan1b. Steven Spielberg en Normandía (Saving Private Ryan, 1997)

Si en Tiburón nos había dado una master-class de cómo crear tensión en un espacio aparentemente plácido como es la playa, en Saving Private Ryan volvió a la carga, rodando el desembarco de Normandía como nunca lo habíamos visto. A la tensión sumó acción, dramatismo, fatalidad y una planificación de la puesta en escena extraordinaria. El resultado fue pura (y terrible) poesía visual. No voy a decir que es lo mejor que ha rodado nunca Spielberg, pero desde luego esos minutos en la playa forman parte de lo mejor de su filmografía. La recompensa fue su segundo, y hasta la fecha último, Oscar como mejor director.

Los pequeños jodidos detalles del verano

La vida está formada por aquellos pequeños lujos, dijo un hombre sabio un día. Pero es que además, también lo está por los pequeños detalles que abarcan y llenan tus días.

¿Qué sería de la vida de los jóvenes deprimidos precariamente sin los pequeños detalles? A mi parecer, muchas veces se convierten en pequeños jodidos detalles, sobre todo, en verano.

El verano es aquella estación del año que preparas con más tiempo que El Corte Inglés la Navidad. Esto es así, my best friends. No solo el ser humano está hecho para quejarse irremediablemente por todo, no, sino que además lo hacemos aún más cuando llega el verano.

Ya sea estar en los 20, en los 30 o incluso los 40, y atención, porque no estoy hablando de años, sino de grados, ¡qué jodido es el calor! No hay nadie que en estos días no te lo haya dicho, ¿eh? Siempre nos quejamos del calor en verano y del frío en invierno.
Jake Adventure Time Melt BFace Magazine

Pero no estoy aquí para hablaros del calor, que de eso ya lo sufrimos bastante todos los días, porque, ¡ojo, qué calor! ¿Os lo he dicho ya?

El tema es que son mínimo 4 meses de antelación los que estás preocupado con la operación bikini. Es pasar el Día de Reyes y ahí que vamos con la operación. Y hay que sumarle que de esos cinco, tres meses son a base de batidos detox y dos comiendo ensaladas todos los días en el trabajo y que lo seguirás haciendo el resto de verano por culpa del jodido calor.

Pero, ¡qué bonito son los pequeños jodidos detalles del verano!

Jodidos detalles como cuando ves las fotos de todos tus amigos de Facebook/Instagram en la playa. Y ves ese chico que conociste hace veranos luz, muy majete pero demasiado feo en aquellos tiempos, convertido hoy en una verdadera celebrity a la más pura versión de Ryan Gosling en las playas de Formentera.

No importa, tú también tienes tus vacaciones para irte con tu chico. Solollevas dos meses buscándolas: un hotel perfecto, cerca de una playa pero con un coche alquilado para poder conocer más calas paradisíacas de la zona, y si pueden ser vírgenes mejor, para ir entrando en materia. Con la bonita sorpresa de que dos semanas antes, toca cambiar los billetes e irte con tu mejor amiga, aquella que te avisó de que ese chico, en fin. No comments! ¿Dónde está Ryan ahora?   

Al final recordarás este verano por los ratos con tus amigos de bar en bar. Caña va y caña viene. Pero, por supuesto, si hay un pequeño jodido detalle por excelencia cada verano, ése es la música.

Cada momento, una canción. Cada persona, una melodía… haz memoria y siempre, recordarás tus veranos por la música que escuchaste en esos días. Ahora, dale al play porque esa nueva canción será la que marque tu verano. Esa jodida canción hará una vez más un jodido verano inolvidable.

Pero, ¡qué bonitos son los pequeños jodidos detalles del verano!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies