Los posados veraniegos de nuestras celebrities favoritas

Cómo nos gusta el verano. No solo porque suele ser sinónimo de vacaciones, relax, playita y desconexión. También nos gusta porque es una buena oportunidad para cotillear los Instagram de nuestras celebrities favoritas para ver sus posados y looks veraniegos. Y no, no me refiero al clásico posado a lo Ana Obregón, sino a posados que parecen algo más naturales, sosegados y menos clásicos.

¿Con qué celebrities nos quedamos? La elección de cinco posados veraniegos no ha sido nada fácil. Podéis verlos todos (y más) en sus perfiles de Instagram.

Ursulá Corberó @ursulolita

Lo de Ursulá comienza a ser todo un clásico, y es que no se corta un pelo. Esquivando la censura de Instagram, se muestra tal y como es: muy natural, fresca y atrevida. Nos encanta (aunque nos quitara a Andrés Velencoso y ahora a Chino Darín).

Cristina Pedroche @cristipedroche

posados

Irónicamente, Cristina Pedroche lleva más prendas en sus posados de verano que en la fiesta de Nochevieja (lo digo con cariño). Resulta bastante simpática y divertida, aunque no arriesgue demasiado.

Blanca Suárez @blanca_suarez

posados

Nuestra “chica del cable” tampoco pasa desapercibida en redes sociales. Blanca Suárez se ha decantado por un lado más underground en el que también sorprende por no mostrar artificios. Aunque sabemos que las fotos están cuidadas, dan sensación de espontaneidad.

Dulceida @dulceida

posados

Polémicas aparte (que si no me pidas selfies cuando estoy de vacaciones), Dulceida es una de las grandes reinas de Instagram, que para eso es una de las Influencers Top. Vale que en muchas de sus fotos se respira postureo, pero es porque las cuida al mínimo detalle para que reflejen lo que ella pretende en ese momento. ¿Qué nos habrá querido contar en esta imagen? Puede que libertad.

Paula Echevarría @pau_eche

posados

Paula es otro de los clásicos en posados veraniegos. Sobre todo este año en el que ha tenido sobre ella más focos que nunca. Entre su separación con David Bustamante y su 40 cumpleaños, no ha parado de ser titular en todas las revistas de moda. En su perfil de Instagram nos pone los dientes largos con sus modelitos para ir a la playa/piscina.

Sí, algunos posados veraniegos se han perdido por el camino. ¿Cuáles echáis en falta?

#BrindemosPorLoClásico | 5 motivos por los que eres un posturas

El postureo del siglo XXI ha calado tanto en nuestros corazones que ya no solo recorre todas las redes sociales sino que ha llegado a establecerse en nuestra vida diaria. Desde una cena en un restaurante de 50 tenedores hasta una simple tarde de cervezas con amigos. En relación con esto, la marca de vinos Sangre de Toro nos ha convencido para apostar por lo clásico con su nuevo anuncio. Por eso, hemos decidido crearte una guía con cinco motivos por los que tu nivel de adicción a compartir tu vida ha sobrepasado tales límites estratosféricos que te convierten en todo un posturitas.


1. Instagram

Necesitas subir una foto cada tres días -por no decir diaria- y tu Stories tiene más capítulos que El Quijote. Prefieres recibir likes a comer y estás a un paso de cambiarte el apellido a Instagram. Lo publicas TODO, menos cuando vas al baño que es el momento del cotilleo de redes.


2. Apps y más apps

No puedes soportar oír rumores de una nueva aplicación y no tenerla en tu móvil. Tienes hasta una app que te notifica de nuevas apps. Twitter, Facebook, Instagram, Vine, WhatsApp, Telegram, Flickr, Tinder… Porque no hay app de Ares, que si no la tendrías y LO SABES. Por supuesto, no podemos olvidar las carpetas de tu móvil que petas con apps de filtros para fotos.


3. Quedas con tus amigos para estar con tu móvil

Pensar en ir a tomar algo sin postearlo continuamente -cada chiste, cada gesto, cada comida y bebida- es igual de duro que ver morir a toda una familia de gatitos. Recuerdas la cara de tus amigos gracias a la cámara de 5904924 megapixeles que tiene tu iPhone. Descubres nuevas galaxias cada vez que apartas la mirada del móvil por algún sonido extraño.


4. Entras a los sitios más hipsters

Vas a ese restaurante nuevo que han abierto en tu barrio con sillas viejas y todas diferentes, aunque odies la comida que sirven y no te queden ni 50 céntimos para terminar el mes. Tu peluquero parece el nuevo protagonista de un videoclip de Lana del Rey y tus gafas tienen más pasta que los platos que te sirve tu abuela. Pero, aunque nada de esto te guste lo haces igual. Tu poder de autoconvencimiento es enorme.


5. Estás deseando que llegué el verano para culminar tu postureo

Bikinis, bañadores, slips, helados, playa, piscina… Toda la gente que conocemos tiene que saber que estás de vacaciones y dónde estás, si no no eres feliz. Y, como no, te resulta imposible no adquirir nuevos accesorios de piscina que te hagan ser el rey de Instagram.


Todo esto no quiere decir que en Bface estemos en contra del postureo, es más, lo gozamos. Sin embargo, sí que estamos a favor de disfrutar de lo que realmente nos gusta y de hacer las cosas que solíamos hacer antes de ser adictos a las redes sociales. Por esto, estamos encantados con el nuevo concurso de Sangre de Toro.

Con su hashtag #BrindemosPorLoClásico y tu Instagram puedes ganar muchos premios. Entra en la web y descubre todas las sorpresas que esconde y, de paso, échate una copa de vino que nunca viene mal, o eso dice mi abuela.

5 cosas que nos han enseñado los bloggers de moda

Prácticamente forman parte de nuestro día a día. Los vemos cada vez que nos conectamos a una red social, los vemos en la televisión,  incluso no nos libramos de ellos cuando vamos a un festival de música. Los bloggers de moda nos han rodeado y no tenemos escapatoria. De forma invasiva se han metido en nuestras vidas y en nuestros timelines y no hemos tenido otro remedio que amarlos -y odiarlos a partes iguales-. Pero, ya que no tenemos otra opción, paremos a pensar qué es lo que nos aportan estos influencers que nos engancha tanto.

Si sois fieles consumidores de Instagram, Youtube, Snapchat o cualquier plataforma social, estoy seguro de que todos, sin quererlo, habéis integrado costumbres nuevas en vuestra forma de vivir o de relacionaros con el mundo 2.0. Aunque solo sea mínimamente. Por ejemplo: currándoos un poco más las fotos de Instagram, haciendo un posado-robado en la playa a lo Ana Obregón para conseguir más likes o fardando de vacaciones con tu chico en algún sitio paradisíaco. La ‘Ley del postureo’ esta impuesta en todos nosotros gracias a los bloggers de moda y la vida idílica que nos muestran tras tantos filtros. Pero ¿qué tiene de positivo todo esto? ¿Estamos aprendiendo algo de los influencers? Estas son las 5 cosas esenciales que nos han enseñado los bloggers de moda:

Tener Estilo

bloggers estilo

O, mejor dicho, a tener SU estilo. Se suponía que la función principal de estos nativos digitales era enseñarnos su forma de entender la moda para que el resto de mortales nos inspiremos en sus looks y jugar todos juntos con las posibilidades que nos ofrece la moda. Pero el efecto secundario de todo esto es una manada de niñas vestidas totalmente iguales. Es decir, un ejército de clones de Dulceida con tops con los hombros al aire, shorts y sandalias con plataforma. La moda se vuelve aburrida si todo el mundo va vestido igual; pero si de esta forma hemos conseguido exterminar a la subcultura choni, bien recibido sea.

Apelar a la Nostalgia

bloggers

Los verdaderos fashion bloggers destacan entre la multitud de Internet por su carácter pionero en cuanto a su estilo de vida, sus gustos y sus aficiones, pero en realidad de pioneros no tienen nada. Tan solo se han limitado a sacar del baúl de los recuerdos todo aquello que los años nos había hecho olvidar para volver a ponerlo de moda. Recuperar tradiciones antiguas y hacerlas modernas es toda una lección de historia que los bloggers ejercen sobre las nuevas generaciones. Esos niños que nacieron con smartphones bajo el brazo conocen la magia de la fotografía analógica gracias a la moda de las polaroids. Además, gracias a la moda de la ropa vintage, los bloggers les han enseñado a sus followers que existe un mundo de posibilidades más allá de las puertas de Zara. Lo vintage no es solo moda, también es cultura y tradición.

Comer sano y frío

bloggers comida

Ser blogger de moda, no solo es mostrar tus modelitos, sino también un estilo de vida completo. Tanto es así que a los followers nos interesa saber hasta qué es lo que comen. La moda de los veggie, la comida orgánica y los batidos antioxidantes han creado un boom de comida sana que puede estar genial como fenómeno viral, ya que fomenta una buena dieta entre la masa mainstream que acepta y copia cada movimiento de los influencers. Pero también tiene un problema secundario: nunca volveréis a comer un plato caliente en vuestra vida. Si algo nos enseñan los bloggers es que nada es comida si no le has sacado una foto antes, la has pasado por varios filtros, has puestos los hashtags correspondientes como #yummi, #foodporn o #tasty y la has compartido en tu galería. Después de todo este ritual, tu plato ya está frío o caducado; pero tú eres una autentica influencer.

Nuevo Concepto del Corazón

bloggers dulceida alba

Nos quejaremos mucho de Sálvame, pero la blogosfera nos ha enseñado que este mundillo es como un programa del corazón que no termina nunca. La privacidad cero es la nueva ley entre los bloggers, así que podríamos reformular la pregunta que nos hacíamos al principio y plantearnos más bien: ¿Qué cosas NO nos enseñan los bloggers de moda? Porque parece que nos enseñan hasta lo más íntimo. Pero quizás todo quede en eso: en que solo “parece” que veamos todo. Son los reyes del postureo por una razón: son expertos en mostrarnos aquello de su vida que quieren exhibir. Quizás esa privacidad que todos criticamos que venden, no es real. O si lo es, les beneficia que se sepa. Vender la vida íntima es un arma de doble filo, pero a nosotros nos ha supuesto una nueva forma de consumir noticias del corazón y nos encanta.

A ser fans

bloggers dulceida Fans

Por último, si hay algo que los bloggers nos han enseñado y nos han permitido hacer, es ser unos auténticos fans. Seguimos todas sus fotos de Instagram, consumimos toda su historia en Snapchat y les paramos por la calle con emoción para pedirles una foto. Esa adrenalina de quinceañera que muchos habréis sentido son las pequeñas cosas de las vida 2.0 que nos hacen ser felices.

Decálogo para convertirte en una gamba glamurosa

Cuando llega el calor, los chicos se enamoran. Vale, no siempre es así, ¡pero el verano alegra la vida a cualquiera! Salimos de las cuevas bibliotecarias, dejamos los apuntes de lado y sí, nuestra faceta social nos dura menos que la exclusividad de la chaqueta amarilla de Zara y no tardamos en meternos en trabajos temporales cochambrosos.

Pero, ¿y lo que nos gusta lucir palmito en las playas? Si es que el postureo mueve más masas que las elecciones del 26J, y eso es real. Ponernos morenos, comprar modelitos nuevos y plagar nuestro Instagram de coloridos estivales y fotos intensas mirando al mar son nuestros deberes durante las vacaciones.

decálogo

Por suerte o por desgracia, el verano no solo nos enfrenta a un constante derroche de dinero, sino que nos planta delante del peor enemigo de nuestra piel: el Sol. Sí, esa querida estrella cegadora que lo mismo nos deja un tostadito pa’ ligotear que se marca un vuelta-y-vuelta de Campofrío y nos coloca en el centro de una mariscada.

Por ello, y por la gracia divina que me ha sido concedida, hoy en BFace os traigo la solución para deslumbrar en las playas de cualquier rincón del mundo. Y no os hablo de un decálogo cualquiera, os presento en exclusiva mundial el decálogo infalible para ser una gamba glamurosa. Porque nos puede vencer el Sol, pero nuestra esencia es inamovible. #PrayForPrawn, trending topic a la de YA.

  1. Atrás a los trajes de baño de una sola pieza, los reservamos para el sexy posado.

    DULCEIDA
    ALESS

  2. Di adiós a los bañadores por las rodillas. No eres un pirata.

    BAÑADORLARGO

  3. ‹‹Antes coja que con Crocs›› será el hit de tu verano.

    CROCS

  4. Bikinis de leopardo, no. Bikinis de cebra, no. Animal print, no.

    LEOPARDO

  5. Bye, bye, mi picolísima crema bronceadora. Recurre a la Nutella, sale más barato.

    BRONCEADO

  6. Mucho cuidado con las piezas con tiras: el Sol es más traicionero que el hambre.

    MARCAS

  7. No te pases de moderna, que se te va de las manos. ¡Atrás, no lo harás!

    ATRAS

  8. Maldición gitana al flotador de Coca-Cola y Nivea, y santificado sea el donut.

    DONUT

  9. Vete y pega la vuelta ante las cestas de paja. El Caribe Mix 2001 es pasado pisado.

    BOLSOS

  10. Y por supuesto, CÁMARA ACUÁTICA YA. Bien de H2O.

    ACUATICA
    ¡Procura hacerte fotos así y plagar nuestras redes sociales!

 

Los 4 capullos del mundo fashion

La primavera ya está aquí y con ella las flores florecen y los capullos también. La ilustradora “Moderna de Pueblo” tenía toda la razón en decir que “Los Capullos no Regalan Flores” cuando recopiló en uno de sus libros todos esos tíos estúpidos que te encuentras en tu vida. Inspirándome en esta premisa y analizando el entorno en el que nos movemos los que curramos en la industria de la moda, te das cuenta de que no solo las historias de amor están llenas de capullos, también los hay en el trabajo, en la universidad, en tu barrio o en la gran ciudad; y más todavía en el –a veces-  superficial mundo de la moda.

He querido analizar y clasificar esos comentarios y esas personalidades o actitudes que todos nos podemos encontrar alguna vez en nuestra vida y que se merecen que alguien les deje claro lo capullos que pueden llegar a ser.  Estos son los 4 capullos fashion.

El Capullo British

capullo vestido british

“¡Qué trendy!”, “Esto es un must en tu armario”, “¿Te gusta mi outfit?” , “oversize”… ¡Basta ya! Suficiente sacrificio es tener que sacarte el nivel de inglés para que te contraten en cualquier trabajo como para que estén todas las “Fashion insiders” –como dirían ellas- diciéndolo todo en ese batiburrillo de inglés y  español . Basta de hacerse las modernas, que el español tiene un vocabulario muy amplio y maravilloso.

El capullo de Nueva temporada

capullo mainstream

No importa lo muy a la moda que creas que vayas, el capullo de nueva temporada ya piensa que tu modelito esta súper anticuado y él ya está vistiendo lo que será la próxima tendencia. Es todo un adelantado en la sociedad y por ello utiliza expresiones como:  “demasiado mainstream para mí”. No te dejará vivir tranquilo ya que renovarse será una constante en tu vida que te impedirá bajar la guardia en el mundo fashion.  Si la oficina o el curro te generan estrés, los juicios de este tipo de capullos te obligarán a ser adicto a las valerianas.

El Capullo Deluxe

Capullo deluxe

Se trata de ese tipo de fashionista que piensan que ir a la moda es sinónimo de vestir única y exclusivamente ropa de marcas de lujo y prendas súper caras. Además, se dedican a fardar de lo caro que es el bolso que llevan y lo que le ha costado esa cazadora de piel. Este tipo de capullos es muy reconocible ya que suele caer siempre en la horterada de llevar las prendas-logo de todas las firmas. Esas hebillas con el logotipo de D&G y esos polos con el caballo de  Ralph Lauren han hecho mucho daño a esta sociedad.  Por muy caro que sea tu modelito, el buen gusto a la hora de vestir no se paga con dinero, querida.

 El Capullo High Heels

capullos high heels

Este tipo de capullo se personaliza de distintos modos, por un lado como ese grupito de víboras que te miran mal en la discoteca por no llevar un vestido de tubo apretadísimo y cortísimo el cual no deja nada a la imaginación y unos tacones como ellas -aunque parezcan potros recién nacidos caminando– pero por otro también puede representarse como el portero de la discoteca que no te deja pasar si no llevas los malditos tacones puestos.  ¿De verdad son tan necesarios? Reconozco que son bonitos, pero también muy incómodos y se puede ir igual de divina sin ellos. Así que grita ¡NO a la esclavitud de los tacones!

Cómo reconocer a un “Fake-Hipster”

Estamos estrenando este nuevo año 2016 y, cómo no, es el momento de hacer balance de todo lo que el 2015 nos ha dejado. Los pantalones de campana vuelven a ser tendencia y los bloggers han dominado el mundo tanto que ahora hasta dan las campanadas. Pero lo que de verdad ha sido un hecho destacable en este pasado año ha sido la revolución del movimiento hipster y su paso al lado mainstream en la sociedad. Esta ‘tribu urbana’ creada por los reyes del postureo ha llegado tan lejos que ahora la moda que siguen las masas se basa en copiar los looks de estos gurús de lo alternativo. Pero ¿cómo podemos reconocer a un verdadero hipster entre tanto fake? Estas son las cinco claves básicas para identificarlos.

1.LA BARBA

tumblr_n68q47M6Eq1rf5o19o1_1280 hipster

Un auténtico hipster cuidará su barba como si fuera su bien más preciado. Seguro que en su neceser de aseo encontraras productos para su cuidado y es muy probable que peine su bigote dándole forma tipo Dalí. Por lo contrario, un “Fake-hipster“ solo lleva barba porque así no tiene que afeitarse todas las mañanas y además le da tu toque más masculino e interesante que le facilita las cosas para ligar en la discoteca.

2.LO VINTAGE

tumblr_msevrmUTKO1rpm6bwo1_500 hipster

Los hipsters de verdad siempre llevarán en sus looks al menos una prenda vintage que habrá comprado en una mercadillo de algún barrio londinense o en alguna tienda de Malasaña. Para ellos no es ropa vieja, sino una joya única de los 80’s que ahora es imposible de encontrar, además tiene su propia historia y eso lo hace especial. Los “Fake-hipster” intentarán engañarte con sus camisas de cuadros oversize abrochadas y sus pitillos, pero ellos no conocen el significado de la palabra vintage y seguramente su camisa sea de la última colección de Zara.

3.SU IPOD

1326115045411_f hipster

Ambos perfiles se considerarán fieles amantes de la música y no saldrán a la calle sin su Ipod y sus auriculares, pero mientras uno escucha Joy Division, Grimes, M83 y MGMT, el “Fake-hipster” tendrá playlists formadas por Melendi, Estopa, Pitbull y Cali y el Dandee.

4.SU TRABAJO

cupofcouple-dj-bombay_sapphire-madrid-fiesta-0016 hipster

La creatividad es algo que está innato en los hipsters. Sus hobbies terminan siendo su modo de ganarse la vida ya que es lo que realmente les llena. Por eso suelen dedicarse a empleos como diseñador gráfico, fotógrafo, Dj, blogger, periodista de alguna revista de tendencias o ilustrador. En cambio, un hipster falso seguramente habrá estudiado administración y dirección de empresas o derecho y ahora esté enchufado en la empresa de su padre porque era una carrera que le aseguraba su puesto de trabajo y a él no le gusta complicarse la vida.

5. FESTIVALES

FIB2013_por-Paco-Poyato1 hipster

Ambos hacen la ruta de festivales todos los veranos pero sólo el auténtico hipster conoce a los artistas del cartel. Si sus razones de asistir al FIB o al Primavera Sound son: “hay mucha fiesta y mola el ambiente del camping”, ¡NO ES HIPSTER!

Estad muy atentos a todas estas señales. Cada vez son más los individuos que pretenden hacerse pasar por personas bohemias y se ponen su disfraz de rey del postureo. Pero si después de analizar todos estos ítems seguís teniendo dudas, no os preocupéis; la clave definitiva es que los auténticos hipsters sí son los maestros del postureo de verdad. Así que si pega un bocado a la comida antes de hacerle una foto para su Instagram es que te está intentando engañar y en verdad no es tan hipster como nos hace creer.

Guí­a del postureo seriéfilo

Hay personas a las que no les gusta ver series. Es difí­cil asumir que hay seres así­ en el mundo, entre nosotros, y que se pasean a sus anchas cada dí­a sin que nadie les diga nada, pero ocurre. Una vez, una chica dijo que creí­a que las series eran una pérdida de tiempo y ahora está en un lugar mejor. Fuera de mi vida, que no muerta.

Y, frente a esos extraños individuos, se encuentran aquellos que se desviven por las series, que duermen pensando en éstas, que organizan sus semanas en función de la emisión de capí­tulos, que no se meten dentro de la pantalla porque todaví­a no es posible y Samara, la niña del pozo, no tiene el don de la palabra. Este grupo, no muy escaso, sufre lo que se denomina postureo seriéfilo.


1REGLA #1

¡Pero cómo te atreves a ver una serie doblada! Incluso esa serie japonesa que quisiste ver el verano pasado porque tení­as demasiado tiempo libre debes verla en versión original. ¿Que no sabes japonés? No pasa nada. Ve las imágenes pasar y, de vez en cuando, asiente como si entendieses algo. «Pfff, es que el doblaje es tan malo… Pierde toda su esencia». ¿Las series? Siempre en VOS. No VOSE, no, ¡VOS! Nunca apoyarás el doblaje y, si lo haces, te lo callarás. Por amor al arte.


2REGLA #2

Nunca verás suficientes series. Cuando creas que ha llegado tu lí­mite, ese director desconocido para ti pero del que todos hablan sacará una nueva serie y te verás obligado a verla porque, repí­tete una y otra vez, «nunca es suficiente». Y las llevarás al dí­a, aunque tengas 10 en un mismo dí­a, aunque no recuerdes el nombre de los personajes porque tienes tantos en la cabeza que no sabes si David es el prí­ncipe de Once Upon A Time o aquel personaje que apareció una vez en Scandal.


3REGLA #3

Utiliza frases seriéfilas. ¿Que llegas sin avisar a una fiesta? «Surprise, bitch!» (Madison Montgomery, American Horror Story: Coven). ¿Que te enteras de algo muy fuerte y no das crédito? «Oh, Dios mí­o» (Janices, Friends). Enúncialas en su idioma original para dejar constancia de tu buen criterio y, todaví­a más importante, ensaya bien el tono de los personajes. Si nadie te entiende: «¿No lo pillas? Es una frase súper conocida».


4REGLA #4

Es muy importante que sigas las denominadas «series de culto» para poder mirar con superioridad a aquellos que se atrevan a seguir viendo Glee o Once Upon A Time. Eres el primero en verlas, pero en tu lista de series favoritas deben aparecer otras como Mad Men, True Detective, Breaking Bad o Fargo. «¿No has visto Breaking Bad? Pfff, no sé a qué esperas, porque es una serie de culto». Ni siquiera sabes lo que significa «serie de culto», pero queda bien y eso te basta.


5REGLA #5

Es prácticamente imposible ver una serie entera en un dí­a, pero debes dejar constancia de tu interés por ella. Recurre al uso de frases como «me vi las 3543 temporadas en dos dí­as»«sólo dejaba de ver la serie para ir a la ducha y comer, ¡y a veces ni eso!». No importa que otros piensen que exageras. Lo haces, pero habrás cumplido con tu objetivo de ver una serie entera. A veces, llegas a verlas antes de que se estrenen. Otras, incluso antes de que su creador tenga la idea.


6REGLA #6

Pase lo que pase, las series deben ser lo primero en tu lista de prioridades. Ya puede acabarse el mundo o tener que comprar comida porque la nevera llora a mares porque se siente sola, que no harás lo que tengas que hacer hasta que te pongas al dí­a con los capí­tulos que tengas pendientes. Y, ojo, ¡ni se te ocurra tener muchos atrasados! En esta vida, todo es elegir y qué mejor que un sofá, una manta y tus series, que siempre están ahí­, salvo en largas esperas de nuevas temporadas.


7REGLA #7

«¡Series españolas? ¡Ni hablar!». ¿Para qué quieres 7 vidas teniendo Friends? ¿Para qué vas a ver Aí­da si tienes el humor de Modern Family? El producto español está vetado y, para qué mentir, te sientes hasta culpable porque estás enganchado a El Ministerio del Tiempo«Está tan bien hecha que ni parece española, ¿eh? Me encanta». Y sonrí­es, y frotas tus manos efusivamente mientras pides perdón por caer en la tentación.


8REGLA #8

«Me gustan más las primeras temporadas. Luego se hizo demasiado famosa y se volvió muy comercial». Serás siempre el fan #1 hasta que todos sigan la serie. Entonces, deberás buscar otras alternativas, porque lo mainstream no va contigo. Busca series con bajas audiencias y justifí­calo con frases como «no está hecha para cualquier público. No todos saben ver el significado de la serie». A nadie le importarán tus razones, pero, recuerda, «nunca es suficiente».


9REGLA #9

No sabí­as nada y te has quedado con la boca abierta cuando ha ocurrido lo que ha ocurrido en un capí­tulo, pero sueltas un «pfff», seguido de «era súper predecible, ¿eh?». No has acertado ni una. Ni se te pasaba por la cabeza que ése pudiese ser el asesino, pero debe parecer que controlas cada mí­nimo detalle de la serie. Hasta hay rumores de que sabes lo que va a pasar antes de que el guionista haya pensado en el desenlace.


10

REGLA #10

No pagas ni tres céntimos para ver series porque estás pobre e Internet es un lugar muy bonito, pero, ojo, ¡las compras en cuanto salen en España! En cuanto tienes dinero, te marchas a la Fnac, aplicas el 5% de descuento de socio y colocas tus series favoritas en la estanterí­a, junto a una foto con tus amigos, decorando la habitación y cogiendo polvo hasta decir basta. Lo de usarlas en otro momento. Pero, ¿y lo bonitas que quedan?


11REGLA #11

Es imprescindible que veas las series que han marcado a una generación, como Friends, Embrujadas, Gossip Girl o Mujeres desesperadas. Si puedes verlas varias veces, mejor. Es más, debes acabarla y volverla a empezar hasta memorizar los nombres de los capí­tulos, el argumento de cada uno y sus diálogos. Esto te dará la potestad de mirar con desprecio a quienes nunca las hayan visto. «¿Ni una sola vez? Yo la he visto unas 5689 veces…».


12REGLA #12

El spoiler debe ser tu mayor enemigo, ése que debes evitar a toda costa porque te dejarán llorando desconsoladamente mientras suena All By Myself en forma de música extradiegética -postureo-. Es triste y duro decirlo, pero un spoiler duele más que la muerte de una madre, y mira que ya duele. Evita Tumblr mientras sea posible. Las fotos de gatitos, comida y chicos guapos pueden esperar para otro momento.


«¿Qué es el postureo seriéfilo?», dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¿Qué es postureo seriéfilo? ¿Y tú me lo preguntas? Postureo seriéfilo… eres tú.

[socialpoll id=»2259142″]


Guí­a del «Poser-cinéfilo» vol. I

Aquí­ va mi #FotoCinéfila y nomino a BASTA YA DE TANTO ROLLO, ESTAMOS A UN PASO DE LOS TEST CHORRAS, A UN SOLO PASITO, UNO. Ejem, dicho esto, si sois usuarios de Twitter habréis podido comprobar que en los últimos dí­as la moda de la #FotoCinéfila y sus derivados está en pleno auge. Pero no perdamos la fe en la humanidad por ello, al fin y al cabo no hace daño a nadie ¿no? ¿NO? Lo que sí­ hace daño a la humanidad son los «posers». ¿Qué es un poser? Según la RAE, la palabra poser es la forma incorrecta de escribir el sinónimo de tener. Chascarrillos aparte, el poser es aquel individuo que tiene una actitud fingida sobre algún tema, una pose.

En este caso, he elaborado un breve compendio de reglas para poder parecer un cinéfilo de pro sin tener que hacer el engorroso esfuerzo de ver pelí­culas, que lleva mucho tiempo y ahora estamos todos muy ocupados. Se trata de (redoble de tambores) la GUíA DEL POSER-CINí‰FILO.


REGLA Nº1. PELíCULAS FAVORITAS

f250bestmoviesmap_LQEn primer lugar, échale un ojo a media docena de las pelí­culas que dejo en el «Mapa de las mejores pelí­culas de todos los tiempos«. Las puedes escoger por el tí­tulo, por el color de la lí­nea o imprimir el mapa y lanzar un dardo a ver cuál toca, es irrelevante. Una vez hecho esto ya tendrás seis de tus pelí­culas favoritas. Para complementarlas es importante que incluyas una de Corea del Sur y una de la Nouvelle Vague (no tiene por qué ser de Godard, tampoco hay que pasarse de cinéfilo). La procedencia de las pelí­culas es muy importante, como ya veremos en la regla número cuatro.


REGLA Nº2. PELíCULAS ODIADAS

hollywood
«Hollywood, tú antes molabas»

Entre tus pelí­culas odiadas puedes escoger alguna de una vaca sagrada que no esté de moda o en horas bajas, como Ridley Scott, de forma ficticia parecerá que tienes criterio propio. Pero ante todo recuerda la máxima: Hollywood antes molaba, ahora ya no.


REGLA Nº3. ROPA

camisa

Redúcete a un estereotipo cinéfilo. Busca una buena camiseta que le diga al mundo cuál es tu personaje fetiche o tu pelí­cula de culto, así­ evitarás que te confundan con alguien al que simplemente le gusta ir al cine.


REGLA Nº4. PAIS DE ORIGEN

Es muy importante que te refieras a las pelí­culas en función de su paí­s de origen. Por ejemplo, la cinta armenia Vodka Lemon, o la cinta croata Karaula. Cuanto más raro sea el paí­s, más importante es manifestarlo. Si incluyes la palabra «cinta» para referirte a las pelí­culas mola mucho más.


REGLA Nº5. APRENDERTE NOMBRES

argh
¡Demasiados nombres nuevos! ¡Argh!

Procura ir memorizando los nombres de los actores y de los directores como si hubiera una partida de Trivial al acecho. Por ejemplo, Choi Min-sik es el nombre de un gran actor coreano muy de moda últimamente, por lo tanto, debes aprendértelo. Repite conmigo: Choi Min-Sik, Choi Min-Sik, Choi Min-Sik…


REGLA Nº6. DIRECTORES FAVORITOS

Para elegir a tus directores favoritos tienes que basarte en tres aspectos: que sean autores, que no sean muy comerciales y que sean de generaciones variadas (de esta forma podrás demostrar tu gran bagaje cultural). Por ejemplo, Wes Anderson, Woody Allen y Fellini.


REGLA Nº7. DIRECTORES ODIADOS

michael bay

Debes odiar de forma irracional a Michael Bay, es el diablo. Recuerda que Christopher Nolan está sobrevalorado y no tiene estilo propio, y que Tarantino es un copión.


REGLA Nº8. CRíTICA

dormido
Me he quedado frita, pero oye, ¡PELICULí“N!

En primer lugar, revisa de forma frecuente las notas de Filmaffinity para saber qué pelí­culas son o no son buenas. Te has reí­do a carcajadas con Ocho Apellidos Vascos, todos te hemos visto, pero es un 6,3. Olvidable.


REGLA Nº9. VOCABULARIO

Para ser un cinéfilo de palo es necesario usar todos los términos anglosajones que usa la prensa especializada, como mí­nimo:

Cliffhanger, que es cuando reflexionas sobre un posible viaje a Los íngeles para darle un tortazo al productor y que se ponga de una vez con la segunda parte.

Spóiler, que es cuando vas a la carcel después de matar a tu mejor amigo a sillazos por lo de El Sexto Sentido.

Fallo de raccord, que es cuando grabas tu primer corto y no coinciden ni las cortinas del salón entre plano y plano.

Macguffin, que es lo que suelen pedir los cinéfilos en el McDonalds.

Biopic, que es cuando escribes un guión sobre tus intensos veintitrés años de vida.

Remake, que es cuando vuelven a echar la misma pelí­cula otra vez, exactamente igual, pero en 3d…

Deus Ex Machina, que es cuando el guionista se rí­e en tu cara mientras tú te das cuenta de que acabas de perder dos horas de tu vida.

Mockumentary, que es cuando tu mejor amigo se compra una cámara nueva y se pone a grabar «un documental» sobre una abducción.


 [followbutton username=’ignaciopoveda’]

Postureo veraniego

Seguimos hablando de tendencias, porque la temporada estival es temporada de nuevas modas. Si ya hablamos de aquellas modas que mi abuela y las generaciones más mayores no entendí­an, hoy toca analizar aquellas tendencias de postureo que todos llevamos. El primer paso es reconocerlo.

1. Gafas con cristales de colores

Es de las modas más extendidas por las playas españolas. Y yo soy la primera que me he comprado unas gafas Ray Bom -para la playa postureo por seis euros, que me dejé las mí­as en Madrid- y no soy la única. Azules, naranjas, verdes, con las patillas transparentes, fluorescentes, en marrón, rojo y del color del arco iris. La clave es llevarlas a juego con el bañador. Paula Echevarrí­a sabe mucho de eso. Bikini que se pone, gafas de color a juego. Verde con verde, azul con azul y naranja con naranja. Y no, no estamos en un capí­tulo de Barrio Sésamo. Es que la it girl española es muy fashionista y lleva todo de la misma tonalidad. Antes muerta que sencilla.

paulaechevarria

2. Kimonos con flecos

Otra tendencia en la que he caí­do, aunque sólo para las noches de verano… Ya sea de con flores, de estampado étnico, con flecos o sin flecos, en versión low cost, hippy o más piji… ¿Quién no ha sacado su lado japonés este verano? La moda está en llevarlo en la playa, con tus gafas de colores, el bañador y con un mojito en la mano. Y si encima estás en Blue Marlin, paseándote por Marbella o en Miami, ya mejor que mejor. El colmo del postureo.

missmass

kimono

3. Las plataformas

¿Puede haber un zapato más horrible que las plataformas planas? Sí­, los tacones blancos y las zapatillas con tacón, pero ese es otro tema… Instagram es la principal fuente de fotos con este tipo de zapatos. Horrorosos. Horripilantes. FEOS. Eso sí­, tienen pinta de ser comodí­simos, aunque me da la sensación de que ir con plataformas es ir andando con zancos. Ahora digo que me horrorizan, aunque ya se sabe… Nunca digas nunca. Sin duda como tendencia se lleva la palma, porque es la manera más básica y simple de sumarte unos centí­metros de más. Pero llevarlos a la playa es puro postureo. ¿Chanclas con plataforma? No, gracias. Prefiero las chanclas blancas del chino. ¡La clave está en saber llevarlas!

Captura de pantalla 2014-08-20 a la(s) 21.10.03

Captura de pantalla 2014-08-20 a la(s) 21.10.37

Venga, confesad posturitas… ¿A qué tendencias habéis caí­do?

 

//
//

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies