Mirando hacia los Goya

Hoy en BFace Magazaine damos el pistoletazo de salida a la temporada de premios y miramos hacia los próximos Goya, ¿qué películas y actores parten como favoritas? ¡Nos tiramos a la piscina tres meses antes de conocer las nominaciones!

LA PRESELECCIÓN AL OSCAR Y EL FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

La preselección para representarnos en los Oscar y el anuncio de la presencia española en San Sebastián suelen ser dos buenos indicadores prematuros de la carrera por el Goya. Este año, el primero de los casos tiene algo de inusual: solo una de las películas de la terna compiten en esta carrera y esa es Felices 140, lo último de Gracia Querejeta que tras esquivar Málaga ha recibido críticas modestas e irregulares. No obstante, el apellido Querejeta tiene suficiente tirón en la Academia (todos recordamos el éxito de 15 años y un día, que se coló entre las nominadas a mejor filme y nos representó sin efectividad en los premios estadounidenses) como para que la consideremos una opción sólida para entrar en el quinteto. Un reparto coral con grandes nombres del cine español también podrían asegurar su presencia en la gala de febrero.

image

Del segundo punto ya os hablamos en una extensa previa hace unas semanas. Truman, lo nuevo de Cesc Gay con Javier Cámara y Ricardo Darín, actuales front-runners en la carrera a mejor actor, parece la opción más segura tras los extraordinarios primeros comentarios de la crítica nacional y americana (acaba de presentarse en Toronto) y el tono tragicómico de la propuesta. Tampoco se debería perder de vista la aventura cubana de uno de los últimos realizadores premiados, Agustí Villaronga, que dará que hablar con su El rey de La Habana, ni tampoco el largometraje de ambición más internacional de los candidatos: Regresión, de Alejandro Amenábar. Un título que ha despertado cierta incertidumbre entre la cinefilia pero cuyo responsable, reparto y factura deberían ser suficiente respaldo para tenerla en cuenta.

image

De San Sebastián también saldrán el thriller El desconocido, con posibilidades en dirección novel y aspectos técnicos e interpretativos (¿tendrá Tosar doble candidatura en esta edición?); El apóstata, una coproducción hispanouruguaya con Bárbara Lennie y Marta Larralde que puede salir muy reforzada de la competición donostiarra; La novia, uno de los títulos más atractivos de la temporada española que puede situar a Inma Cuesta como rival de altura para Penélope Cruz; Lejos del mar, un thriller dramático de Imanol Uribe que sentenciará su futuro en los premios tras la recepción crítica en el festival; Amama, filme vasco que ambiciona seguir la estela de Loreak y la alocada nueva comedia de Álex de la Iglesia, Mi gran noche, que viene amparada de una gran recepción en el TIFF canadiense. Veremos cuál de ellas logra abrirse paso.

LOS RESTOS DE MÁLAGA Y LOS ESTRENOS VERANIEGOS

Fuera de la ciudad donostiarra toca mirar al pasado y al futuro. En los meses pasados quedan A cambio de nada, la aplaudida y sencilla ópera prima de Daniel Guzmán que triunfó en Málaga; Negociador, oscura comedia sobre ETA de muy largo recorrido (se estrenó en San Sebastián 2014) con un guión maestro y un reparto en roles insólitos, y Requisitos para ser una persona normal, la primera película de Leticia Dolera (segura nominada en realizadora novel) cuya candidatura a mejor película parece improbable, pero que seguro tendrá distintas menciones en otras categorias. También estará en la pomada Un día perfecto, con la que León de Aranoa pasó por Cannes y ha cosechado críticas bastante positivas. Su reparto internacional, una aspecto visual elegantísimo y un guión muy equilibrado pueden convertirla en uno de los “dark horse” de la carrera. Ojo también a Techo y comida, un drama social que puede lanzar a Natalia Molina a por su segundo Goya tras ganar el premio de interpretación en Málaga, y a Atrapa la bandera, animación española de aspecto muy cuidado que está triunfando en taquilla. Es favorita a mejor filme animado pero alguna nominación técnica más está a su alcance. Otras nominaciones técnicas podría tener Extinction, el drama apocalíptico de Miguel Ángel Vivas.

image

Y por último, ¿dónde quedarán las comedias Ahora o nunca, Anacleto: Agente secreto (Imanol Arias es un nombre a tener en cuenta) y el dramón Ma Ma, filme de Julio Médem estrenado con una respuesta muy polarizada la última semana y cuya candidatura para representarnos en los Oscar fue sorprendentemente obviada? Habrá que ver si consigue llegar más allá de merecidas menciones a su entregado trío de actores (Cruz, Tosar y Etxeandía).

LAS ÚLTIMAS ESPERANZAS DEL AÑO

Mirando más allá del festival donostiarra nos encontramos varias propuestas que no hay que olvidar. La primera es de estreno inminente: se títula B. y es, nada más y nada menos, que la película sobre el juicio a Bárcenas. Una retransmisión prácticamente literal de la sesión judicial que enfrentó cara a cara al ex-tesorero del Partido Popular y al juez Ruz, de envergadura quizás demasiado pequeña para colarse en las categorias más importantes, pero que podría dar a Manolo Solo y, sobre todo, a Pedro Casablanc unas nominaciones con contundente toque político.

image

Más allá se estrenan las dos grandes esperanzas en taquilla de cara a finales de año: Ocho apellidos catalanes, cuya primera parte (además de su archiconocido y enorme éxito económico) tuvo una presencia notable en la pasada edición de los premios de nuestra Academia, y Palmeras en la nieve. Esta última parece una opción a considerar por su rango de superproducción, un equipo detrás y delante de las cámaras de nombres muy reconocidos (dirige Fernando González Molina con producción de Atresmedia y Telefónica y protagonizan Macarena García, Adriana Ugarte, Mario Casas…) y un aroma a emocionante melodrama clásico basado en un betseller en la línea de ‘El tiempo entre costuras’.

La carrera por los premios ha comenzado, también por los españoles. ¡Hagan sus apuestas!

¡Nos colamos en la pre-fiesta de los Goya!

Johnnie Walker Gold Label Reserve, Whisky Oficial de los Premios Goya®, quiere haceros un regalo muy especial, compartir con vosotros las imágenes de la exclusiva pre-fiesta de la LANZADERA, el lugar donde todos los nominadas y los cerca de 70 actores (entre entregadores y participantes en diferentes sketches y números musicales), estuvieron reunidos hace unas horas antes de pasar por la alfombra roja. Es la primera vez que la ACADEMIA de CINE ha permitido la entrada de cámaras a este espacio, y la primera vez que una marca se hace con la distribución de todo este material.

La redacción elige… la mejor pelí­cula con Goya

Mañana es, por fin, la gran fiesta del cine español. O, lo que es lo mismo, la gala de entrega de los Premios Goya. Durante 29 años, estos galardonanes han premiado a ¿lo mejor? de nuestro cine y, por ello, desde Bface Magazine, hemos querido elegir la pelí­cula de las pelí­culas, es decir, de todas aquellas que consiguieron alzarse con el Goya a Mejor pelí­cula, la que más nos gusta. Y, claro, como ponernos de acuerdo es muy complicado, cada uno hemos acabado dando nuestra opinión y este es el resultado:


FI038926La soledad: Una de las mejores pelí­culas que ha dado el cine español en los últimos años y salió vencedora en los Goya de 2008. Los elementos que la hacen única son los mismos que se repiten en las pelí­culas de Rosales: por un lado, el director catalán tiende a experimentar con el lenguaje visual en cada trabajo, y aquí­ nos sorprende con el uso de la polivisión, permitiendo al espectador contemplar la acción desde diferentes puntos de vista y estar activo durante todo el metraje; y, por otro lado, el acierto de contar con actores poco o nada conocidos juega a su favor y ayuda a dar una mayor naturalidad a la historia, haciéndola mucho más próxima y creí­ble. Pese a que a ratos podrí­a caer en la monotoní­a, en su conjunto se sostiene bien, sin perderse en la rutina y sin provocar bostezos en el que la está viendo.

(Virginia Martí­nez, redactora en OnCine | @virhouse)


volver4Volver: La elijo puesto que me resulta una pelí­cula perfecta en todos los aspectos. Su guión bien armado que nos habla de la memoria, las tradiciones o de la familia combinando con tino ternura y costumbrismo, y que se pasea tranquilamente entre el thriller o la comedia más «cañí­» y el drama más sincero y conmovedor o su inconmensurable reparto femenino que se aprovecha de papeles excepcionalmente definidos (Cruz, Maura, Dueñas, Cobo, Lampreave…) a los que el espectador coge fácilmente cariño, son solo dos puntos que respaldan mi rotunda elección.
(Jesús Choya, redactor en El celuloide | @JesusTeatrero)

1223894051387Camino: Teniendo los ‘Dí­as contados’ y estando a medio ‘Camino’ de escribir una ‘Tesis’ que lo cuente ‘Todo sobre mi madre’no me resultarí­a más fácil decidir cuál es mi «favorita entre las ganadoras del Goya a la Mejor Pelí­cula».Y entre ellas, sino la mejor, la que me pareció una maravilla visual y, al mismo tiempo, logró emocionarme de una forma muy especial, destaca ‘Camino’ .La pelí­cula de Javier Fesser conmueva y revuelve, y nos deja el imborrable recuerdo de la mirada de Nerea Camacho. Fesser apeló al corazón usando una magní­fica técnica cinematográfica, y el resultado es un peliculón inolvidable.
(Immaculada Pilar, redactora en El celuloide | @rodasons)

1391766962_114105_1391769216_noticia_normalTodo sobre mi madre: A lo largo de toda la década de los noventa, Pedro Almodóvar se encargó de ir perfilando una combinación de géneros en pelí­culas como Kika o La flor de mi secreto. Del melodrama absoluto de mujeres a la comedia más paródica. Ya lo dice él: «Lola Flores conoce a Bette Davis». Todo sobre mi madre es la suma de todo eso, un reboot inconfeso de Eva al desnudo –que ya en el tí­tulo original, All about Eve, tienen su evidente paralelismo–. Una suma que terminarí­a con un grito que aún retumba en el Kodak Theatre de Los íngeles: ¡¡¡¡¡Pedrooooo!!!!!

(Rubén Linde, redactor en iPop Culture | @Ruben_Linde)


Vivir-es-facil-con-los-ojos-cerradosVivir es fácil con los ojos cerrados: Narra la historia de un profesor en los años 60 que enseñaba inglés a sus alumnos con canciones de los Beatles y decide ir a Andalucí­a para conocer a John Lennon. Cabe destacar lo logrado que está el ambiente de los 60, las actuaciones de sus protagonistas Javier Cámara -ese profesor con una actuación maravillosa y muy convincente- y Natalia Molina -quien consigue estrenarse en el cine con el papel de una chica perdida que huye de todo lo que le rodea-. Una oda a la valentí­a y a la lucha contra todo aquello a lo que se le puede tener miedo.

(Núria Robaina, redactora en Jack el destripador | @nunurob)


tesis-1996-03-gTesis: «Me llamo íngela. Me van a matar». Amenabar ha hecho muchas obras maestras a lo largo de los años, pero sin duda Tesis es una de las que siempre recuerdo y recomiendo. Ganó el Goya en 1996 no solo por el riesgo de una temática tabú y desconocida como es la de las snuff movies, sino por la atmósfera original y terrorí­fica de metaficción que Alejandro creó con su guión y con unos personajes que se moví­an como pez en el agua en aquella Universidad Complutense que siempre recordaré como un lugar abominable y lleno de un género que en España deberí­a explotarse más.

(Germán de Heras, redactor en OnCine | @germaniako16)


1549166556La vida secreta de las palabras: He elegido esta pelí­cula porque, gracias a ella, pude descubrir como Isabel Coixet puede hacer magia con sus pelí­culas debido a los silencios y a los pequeños detalles. Además, cuenta con interpretaciones que van más allá de lo verbal y consigue crear una atmósfera que lleva al espectador hasta el éxtasis.

(Sergio Barreda, director de Bface Magazine | @sergiobarreda)


6a00d8341bfb1653ef014e60f52737970c-550wiTe doy mis ojos: Nunca antes sentimos tan fuerte el miedo a lo cotidiano, a lo que se esconde tras las paredes del domicilio de cualquier ser querido porque, no nos engañemos, los malos tratos se encuentran, incluso, donde menos nos lo esperamos. Icí­ar Bollaí­n consigue hacer un retrato crudo del horror de una mujer casada con un monstruo de pies a cabeza (soberbio Tosar como siempre), una pelí­cula que se te queda grabada en la retina tras el primer visionado y que no podrás quitártela de la cabeza en años. Imprescindible.

(Jonathan Espino, redactor jefe de la sección de cine | @SpinOver_)


Nicole-Kidman_TINIMA20121105_0459_5Los otros: En tiempos de una Nicole Kidman aún humana (su transformación en cyborg aún estaba en proceso), a Alejandro Amenábar se le ocurrió rodar con ella «Los Otros», pelí­cula de intriga, con una fotografí­a de primer nivel y cierto toque internacional. El resultado fue muy favorable: no sólo se llevó un saco de premios (incluido el Goya a mejor pelí­cula) sino que rompió la taquilla española. En consecuencia, la cinta aparece en el diccionario al lado de las definiciones de «inquietante» y «peliculón». No, pero deberí­a.

(Nacho Poveda, redactor en OnCine | @IgnacioPoveda)


Crí­tica | Loreak

La figura femenina es un elemento al que el cine español recurre con frecuencia. Ya lo hablamos en nuestra crí­tica de ‘Volver’ y en el Fight Club de las actrices nominadas este año al Goya: mujeres fuertes, independientes y sí­mbolo – además – del más arraigado, en una forma u otra, costumbrismo patrio. Precisamente a los Goya ha llegado, un filme vasco de pequeña envergadura comercial pero grandí­sima influencia emocional: ‘Loreak (Flores)’ que, con tan sólo dos nominaciones, se erige como «la Cenicienta» del quinteto nominado aun habiendo desbancado a producciones tan relevantes en el panorama cinematográfico nacional como ‘8 apellidos vascos’ o ‘10.000km’.

Loreak’ es una de esas historias de mujeres que mencionábamos. Concretamente, de tres de ellas. Es, también, otra de esas pelí­culas que aprovechan la lí­rica de la sencillez para cargar de belleza visual una serie de «historias mí­nimas» con grandes conflictos y dilemas morales, sentimientos humanos. Desde la pérdida y el duelo, como núcleo unificador y central de un misterio ejecutado con suma delicadeza, hasta la autoestima y el afecto, patente en el más explí­cito simbolismo del filme (las enigmáticas flores del primer acto), la cinta presentada con estupendas crí­ticas pero sin premio en el pasado Festival de San Sebastián, aborda terrenos emocionales comunes componiendo un fresco casi pictórico en el que la luz, mediante el excepcional – e injustamente obviado por la Academia – trabajo de fotografí­a de Javier Agirre, adquiere dimensión, no solo artí­stica o estética sino, narrativa y casi tangible.

Loreak-principal-web

Igual de excepcional y sensible es el trabajo de las tres actrices protagonistas que, junto a un buen Josean Bengoetxea en el único papel masculino relevante, conforman el esqueleto del largometraje. Nagore Aranburu, Itziar Ituño y la fantástica anciana Itziar Aizpuru conmueven mediante la contención, destacan con una belleza y expresividad únicas, perfectamente medidas, y siguen los caminos propuestos por un guión que esconde en un exquisito cuidado e interés por los detalles y el simbolismo, un drama emocional, profundo y reflexivo: una historia sobre la necesidad de sentirse querido, amado, apreciado o simplemente acompañado con algunas secuencias que resuenan más allá del metraje y algunos elementos que empapan al espectador de cierta melancolí­a, de un romanticismo lúgubre y, sobre todo, de verdad. A veces, de dolorosa verdad.

Bien es cierto, no obstante, que pese al extraordinario sentido de la sensibilidad del que hace gala esta ‘Loreak’, su ritmo se ve afectado por un dilatado – quizá de forma deliberada – prólogo que, aunque desencadena en lo que por momentos podrí­a resultar un thriller ultra-intimista, puede enfriar al espectador y hacer que se muestre menos receptivo a los vaivenes de una segunda parte más potente e intensa emocionalmente, con secuencias de montaje (como la de los restos fúnebres que se entrelazan con la «remodelación», por decirlo de alguna forma, de la terraza) y atmósferas (la conversación en el coche, bajo la lluvia) subyugantes así­ como tensos diálogos entre las dos mujeres que se resisten a creer la otra parte de sus propias historias, los hechos ajenos.

Loreak5613

Técnicamente cuidada y preciosista, ‘Loreak’ puede ser demasiado pequeña en ambición y resultado para superar a propuestas como ‘Magical Girl’ o ‘La Isla mí­nima’ pero sin duda, estamos ante un pequeña y valiosa pieza cinematográfica con detalles que llegan a ser imponentes e insondables muestras de evidente talento (las actrices, Javier Agirre, la elegantí­sima dirección de Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, el efectivo trabajo de Pascal Gaigne como compositor…) y ante un poderoso retrato en clave femenina.

Crí­tica | El niño

Cuando una pelí­cula de producción española pasa los exámenes de crí­tica y público, se suelen establecer similitudes con tí­tulos internacionales, hollywoodienses en casi todos los casos. Aquello de «no tiene nada que envidiar al cine de…» es una cantinela habitual (mea culpa, mea maxima culpa). Desde el primer tráiler de «El Niño» el nombre de Michael Mann, responsable de pelí­culas como «Corrupción en Miami» o «Collateral», ha sido una referencia constante. ¿Referencia correcta o simplista?

Pues ambas cosas. «El Niño» es ese tipo de pelí­cula con dos objetivos claros: entretener y ser un espectáculo visual. Lo cierto es, que en gran medida, consigue cumplir con ambos. Entretiene con momentos de humor, diálogos ágiles y socarrones (casi siempre con Jesús Carroza, El Compi, como protagonista). También lo hace con los elementos clásicos del cine de acción: identidades sospechosas, polis buenos, polis que sospechamos que no lo son tanto, narcotráfico, etc. Por faltar, solo echamos de menos una femme fatale. En cuanto al espectáculo visual, también es un objetivo conseguido. Persecuciones por tierra, mar y aire, sólidamente filmadas,  como mayor reclamo.

imagen-pelicula-el-nino-3

«El Niño» tiene otra gran baza: su reparto. La pelí­cula reúne a un grupo notable de actores que aportan credibilidad y experiencia a los personajes. De hecho, el buen hacer de muchos de ellos logra aportar más al personaje, salvando así­ la definición en ocasiones arquetí­pica de los mismos. Eduard Fernández, Luis Tósar, Sergi López o Bárbara Lennie son, entre otros, los que llevan el peso dramático de la historia, independientemente del tiempo que aparecen en pantalla. Porque, seamos sinceros, toda la trama que está relacionada con los personajes «que persiguen» resulta más interesante que la del perseguido. El protagonista de la pelí­cula, Jesús Castro, mantiene bien el tipo ante tanto actor con tablas, sin embargo su actuación es la que menos matices tiene. Sospechamos que no se trata de exigencias del guion.

En el lado negativo, es posible que lo que separe a «El Niño» de ser una de las mejores pelí­culas del año sean su guion y el montaje. Entre ambos, parecen alargar o reiterar ciertas partes de la historia de manera innecesaria, y se acortan otras que dejan interrogantes o, simplemente, con ganas de más. Hay cierta sensación de barullo en algunas secuencias clave que acaban por lastrar a la cinta. Tampoco Roque Baños logra en esta ocasión su mejor partitura ya que, aunque muy acorde con la estética de la pelí­cula, se echa en falta algo más de personalidad en los distintos temas. Con todo, no deja de ser una pelí­cula recomendable, una superproducción sin más impacto que el rato de entretenimiento que proporciona, que ya es más de lo que nos dan muchas pelí­culas a las que «El Niño» no tiene nada que envidiar.

Los Premios Goya en cinco datos

Solo queda una semana para una nueva edición de los Premios Goya y, como sabéis, en BFace Magazine estamos realizando un completo especial que los analiza desde todo punto de vista. Hoy nos fijamos en los datos y récords más relevantes y curiosos de las veintisiete ediciones de los grandes premios del cine español.


1. Las (más) grandes triunfadoras

Mar_adentro-162304042-largeNo es habitual que en los Goya haya una gran triunfadora que arrase con más de una decena de premios. De hecho, solo dos pelí­culas han conseguido esta hazaña: Mar adentro, de Alejandro Amenábar, es la cinta más premiada de la historia con catorce estatuillas (incluida, claro, mejor pelí­cula), seguida de la obra de Carlos Saura, ¡Ay, Carmela! que en 1990 obtuvo trece «cabezones». Con diez quedó la reciente Blancanieves de Pablo Berger y con nueve Pa Negre (Agustí­ Villaronga) y Belle í‰poque de Fernando Trueba.

El Rey pasmado Las brujas de Zugarramurdi son los largometrajes que más premios han obtenido (ocho) sin ganar la categorí­a principal, mientras que el filme más nominado fue Dí­as contados de Imanol Uribe (1994) que también materializó ocho de las diecinueve candidaturas que obtuvo.

Solo tres pelí­culas han obtenido los cinco premios principales (pelí­cula, dirección, actor, actriz y actor): las mencionadas Mar adentro ¡Ay, Carmela! Te doy mis ojos, de Icí­ar Bollaí­n.


2. Las grandes derrota(da)s

A_tame-813780293-largeAsí­ como tras la cara de una moneda siempre hay una cruz, tras las grandes victorias en los premios del cine español, hay una derrota de mayor o menor envergadura. Las más sangrantes son las de ¡ítame!, perdió sus quince candidaturas en 1990 frente a la todopoderosa ¡Ay, Carmelay a otros largometrajes como Las cartas de Alou, y las más recientes Los girasoles ciegos (solo obtuvo el premio al mejor guión adaptado el año en el que Camino casi hací­a pleno al conseguir 6 de los 7 Goyas a los que aspiraba), Grupo 7 (pese a sus dieciséis candidaturas «solo» rascó mejor actor secundario y actor revelación entre el reparto Blancanieves-Lo Imposible) y Balada triste de trompeta (dos, maquillaje y efectos visuales, de quince en la edición de Pa NegreTambién la lluvia Enterrado).

Alatriste (3 de 15), La comunidad (í­dem.), Mujeres al borde de un ataque de nervios (5 de 16) o La piel que habito (4 de 16) son otras de las pelí­culas que no dieron todo lo que se esperaba de ellas.


3. Los favoritos de la Academia

alberto-iglesias-goya-2010_referenceEl compositor Alberto Iglesias, uno de nuestros valores más internacionales, es también el profesional con más premios Goya en su vitrina: diez (y otras dos nominaciones que no llegaron a buen puerto). Le siguen Reyes Abades, que es el profesional más nominado, con 9 Goyas a los mejores efectos visuales y otras 7 nominaciones y Alejandro Amenábar con otros 9 (repartidos: 3 como director, 4 como guionista, 1 como productor y el restante como compositor) y cinco nominaciones más.

Los directores más premiados son Fernando Trueba, Alejandro Amenábar y Fernando León de Aranoa mientras que Pedro Almodóvar ostenta el mayor número de nominaciones, ocho de las que ha ganado dos (Todo sobre mi madre Volver).

En el apartado interpretativo masculino destacan Javier Bardem, cinco Goyas como actor; Fernando Fernán Gómez, tres, y Luis Tosar y Juan Diego (actor más veces candidato), también con tres. Por su parte, Carmen Maura y Verónica Foqué son las féminas más premiadas con cuatro estatuillas cada una, y Laia Marull, la única intérprete en conseguir los premios a actriz protagonista, secundaria y revelación. Maribel Verdú es la mujer que más candidaturas interpretativas tiene: un total de diez, y dos premios.


4. Los triunfadores más jóvenes… y mayores.

nerea-camacho-goya-caminoHasta que hace tres años se implantase la absurda, a ojos del que escribe, regla de que ningún intérprete de menos de dieciséis años pudiese optar al Goya, no era poco frecuente observar como niños, adolescentes, se alzaban emocionados con el Goya en la candidatura de revelación. El más joven fue Andoni Erburu quien con diez años triunfó junto a Secretos del corazón (1997), mientras que James Bentley fue candidato con solo siete años por la exitosa Los Otros. Ivana Baquero (El laberinto del Fauno) y Nerea Camacho (Camino) ganaron con poco más de doce años. Jorge Sanz y Pilar López de Ayala fueron los intérpretes más jóvenes en ganar el Goya a mejor actor protagonista, con 20 y 23 años respectivamente.

En el lado opuesto, Fernando Fernán Gómez (77 años, El abuelo) y Rafaela Aparicio (88 años, El mar y el tiempo) son los intépretes galardonados de mayor edad, aunque – como curiosidad – Lolita tiene el tí­tulo de ser la ganadora como actriz revelación más mayor (44 años en Rencor).


5. Las ceremonias más exitosas.

Uno de los apartados más criticados casi todos los años es la gala en la cual se entregan estos importantes buenafuente-c2aealberto-ortegapremios. Este año, Televisión Española ha decidido devolverlos al prime-time del sábado decisión ciertamente ambigua y polémica puesto que, a pesar de que podrí­a parecer (y es) un dí­a más cómodo para los invitados a la ceremonia y posterior fiesta y para muchos de los aficionados del evento, es una franja de generalmente menor audiencia. Veremos si Dani Rovira consigue congregar a todos sus fans (pre y post Ocho apellidos vascos) el próximo siete de febrero.

Hasta entonces, es Andreu Buenafuente el presentador más exitoso superando los cuatro millones y medio de espectadores en la gala más vista de la historia (2010) y los cuatro millones doscientos mil en su segunda participación. Eva Hache también superó la barrera de los cuatro millones un año después. Sin embargo, la a menudo comentada presentación de Antonia San Juan en 2000 fue la que obtuvo una mayor cuota de pantalla (algo más del 30% de los televidentes congregados ese dí­a frente a la pantalla), justamente en la única ocasión en la que la gala salió de Madrid para celebrarse en Barcelona.

Tras las tres primeras ediciones, curiosamente la gala con menor cuota de pantalla fue la más politizada: 2003, Alberto San Juan, Willy Toledo y el famoso «No a la guerra» seguida de la de 2004 (Cayetana Guillén-Cuervo y Diego Luna) y la última edición, presentada por un Manel Fuentes cargado de sombra de ojos pero poco afortunado.


¿Habrá algún nuevo récord tras la noche del 7 de febrero? ¿Batirá La isla mí­nima Mar adentro? Estaremos atentos.

Fight Club VI: Cuatro actrices para un Goya

Tal y como hizo mi compañera Imma hace unos dí­as, y dentro del estupendo especial sobre los premios más importantes del cine español que el equipo de BFace Cine estamos realizando estas semanas, tematizamos nuestro Fight club – con la consiguiente necesaria ruptura o «adaptación» de las reglas – en base a los Premios Goya. Hoy enfrentamos a las cuatro candidatas a llevarse el cabezón que las designará como mejor actriz de la pasada temporada en la industria nacional y sustituir, así­, a una predecesora de altura: Marián ílvarez quien, hasta hace bien poco, seguí­a recogiendo premios, nominaciones y menciones por su escalofriante interpretación de una mujer con trastorno bipolar en la estupenda ‘La Herida’ de Fernando Franco. Cuatro actrices jóvenes pero de sobra conocidas por todos, que nos han ofrecido potentes y muy diversas interpretaciones de mujeres fuertes y enigmáticas. Sin embargo, el Goya parece tener nombre.


Bárbara Lennie por Magical girl

2769ee4c96fb31bbfc190ddcb90d42ed

La absoluta favorita tiene 30 años y experiencia en los premios de la Academia. En 2005 fue nominada a mejor actriz revelación por su papel en la presentada al Oscar ‘Obaba’, de Montxo Armendáriz, aunque finalmente no ganó. Diez años después parece asegurado su premio por interpretar a un magnético cruce entre completa sensual «femme fatale» y joven vulnerable que la ha valido ya el premio Forqué y no pocos elogios. Su magnética mirada y una voz imponente la hacen destacar entre otras actrices de su generación. Bárbara tiene, además, otra nominación (mejor actriz de reparto por su papel de policia tenaz en ‘El niño’) y su doblete, por utópico que parezca, no resultarí­a descabellado. 2014 ha sido su año con apariciones en las dos pelí­culas mencionadas y en la autoral y casi experimental ‘Stella Cadente’, así­ como el fichaje por una gran producción para televisión y el éxito nacional y latinoamericano del montaje teatral ‘Misántropo’, pero Bárbara Lennie era, hasta entonces, un nombre asociado a realizadores como Isaki Lacuesta (‘Murieron por encima de sus posibilidades’), Imanol Uribe (‘Miel de naranjas’) y Jonás Trueba que la dio un estupendo protagonista en su ópera prima ‘Todas las canciones hablan de mí­’. Por si fuera poco, en 2010 fue «chica Almodóvar» con un pequeño papel en ‘La piel que habito’ que valió el Goya en su año a una de sus ahora competidoras, Elena Anaya. En televisión, la hemos visto en producciones de TVE como ‘íguila Roja’ o ‘Isabel’.

A favor: Suyo es el mejor personaje femenino español del año y ha sabido aprovecharlo al afrontarlo con delicadeza, profundidad y contención. Los premios y los elogios la señalan como rotunda favorita en uno de los premios más «cantados» de la edición. Además, 2014 fue su año.

En contra: Pocos escenarios se contemplan en los que Lennie no gane el Goya por ‘Magical Girl’. Solo, y como remota posibilidad, el reciente «buzz» que ha causado la interpretación de Macarena Gómez y que los Académicos premien a Lennie en la floja categorí­a de actriz secundaria y prefieran otorgar el galardón a la protagonista de ‘Musarañas’ puede dejarla sin el premio a la mejor actriz protagonista.


Elena Anaya por Todos están muertos

Todos-estan-muertos

La veterana de la categorí­a tiene 39 años y una de las carreras más reconocidas de su generación. Su cuarta nominación al Goya – tras ‘Lucí­a y el sexo’, ‘Habitación en Roma’ y ‘La piel que habito’, por la cual lo ganó – la llega por interpretar a Lupe, un personaje fascinante en la ópera prima de Beatriz Sanchí­s: una ex estrella de la música que tuvo su auge en la década de los ochenta como vocalista y teclista del grupo Groenlandia pero que, tras un fatí­dico accidente, padece una agorafobia (al igual que su compañera de nominación Macarena Gómez) que la aleja de los escenarios. Como siempre, Anaya resulta solvente en su interpretación cargada de magia y sensibilidad (ojo al momento en el que canta, el olvidado por los Goya pero estupendo, tema de la pelí­cula «Corazón automático»). Fernando León de Aranoa (‘Familia’), Jaume Balagueró (‘Frágiles’), Agustí­n Dí­az Yanes (‘Solo quiero caminar’), Pedro Almodóvar (‘Hable con ella’), Gabe Ibañez (‘Hierro’), Xavier Villaverde (‘Finisterrae’) y Julio Medem (‘Lucí­a y el sexo’) la han confiado algunos de sus memorables papeles en territorio español pero Anaya es, también, uno de nuestros rostros con más proyección internacional; quizás no sea un rostro reconocido como Penélope Cruz o Antonio Banderas pero lo cierto es que la palentina ha conseguido labrarse una sólida carrera en el extranjero basada en papeles secundarios en producciones latinoamericanas como la argentina ‘Pensé que iba a haber fiesta’ o anglosajonas como la superproducción ‘Van Helsing’ o ‘Savage Grace’ con Julianne Moore y el ahora en alza Eddie Redmayne. Ha sido nominada al Forqué y al Feroz y, ex-aequo con Natalia Tena, ganó la Biznaga a mejor actriz en el pasado Festival de Málaga por este papel.

A favor: Es uno de los valores seguros de nuestro cine y su nominación se daba por seguro desde que la peli aterrizase en Málaga. La pelí­cula es suya y, aunque difí­cilmente, los académicos podrí­an optar por premiarla en forma de recompensa para la olvidada pelí­cula de Sanchí­s.

En contra: Su(s) competidora(s). Bárbara Lennie está muy adelantada y el reciente estreno de ‘Musarañas’ ha hecho que Macarena Gómez la adelante en el camino hacia los premios. Su interpretación es buena pero, como el filme, no memorable. Además, la Academia no «debe» nada a Anaya puesto que su Goya está aún reciente y lo más probable es que ella vuelva a estar en el cuarteto en años venideros.


Macarena Gómez por Musarañas

musaranas (1)

De 36 años, Macarena Gómez es novata en los premios. Su primera nominación al Goya le ha llegado por un aplaudido papel en la cinta de género ‘Musarañas’, presentada en el Festival de Sitges. En el filme (ópera prima producida por ílex de la Iglesia, con quien ya colaboró en ‘Las brujas de Zugarramurdi’, premio Ojo Crí­tico de RNE) interpreta a Montserrat, costurera con un carácter obsesivo y un trastorno de agorafobia en la España de los años 50 cuya vida no ha resultado nada fácil. Ya desde su primer pase, se alabó la interpretación de Macarena quien salva un personaje histriónico, salvaje y que incluso bordea la caricatura con una actuación a medida: por momentos necesariamente desbordada y, en otros, cargada de poder y matices.

Macarena es más conocida por sus papeles en televisión, sobre todo, por su Lola en la exitosa producción de Mediaset ‘La que se avecina’ aunque también ha aparecido en ‘Hospital central’, ‘Palomitas’ o ‘Al filo de la Ley’. En el cine, pese a contar con una filmografí­a menos llamativa que sus competidoras, ha trabajado en filmes de Benito Zambrano, Paco Plaza, Jaume Balagueró, Ramón Salazar, Manuel Iborra, Isaki Lacuesta, José Luis Garci y el mencionado De La Iglesia. También ha colaborado en cortometrajes (y algún largo) de Eduardo Chapero Jackson, Paco Cabezas y Nacho Vigalondo, recibiendo algún galardón. Hasta ahora, su papel más destacado fue en la comedia ‘Sexykiller, morirás por ella’ por el que recibió el premio a la mejor actriz en el prestigioso festival de cine fantástico de Oporto, Portugal. Por ‘Musarañas’ ha sido nominada a la medalla del cí­rculo de escritores cinematográficos.

A favor: Se ha hablado mucho de ella en las últimas semanas y es la única alternativa real a Bárbara Lennie. Su pelí­cula fue la última en llegar, está reciente, y alrededor de su interpretación se ha creado un «buzz» muy positivo.

En contra: El cine de género no suele dar premios a sus intérpretes. Además, la tardanza del estreno de ‘Musarañas’ también puede volverse en su contra. Pero, de nuevo, la mayor razón en contra tiene nombre: Bárbara Lennie.


Maria León por Marsella

e472b-marsella_11

De corta edad (30 años) y filmografí­a, León ya se ha convertido en uno de los rostros más frescos de nuestro cine y alcanza su tercera nominación al Goya en cuatro años por ‘Marsella’, largometraje de Belén Mací­as en la que interpreta a una madre ex-alcohólica que recupera a su hija, después de que una sentencia judicial la dejase en manos de una familia de adopción, para emprende «un viaje emocional» de Andalucí­a a Marsella, con el fin de conocer al padre de la pequeña.

Marí­a obtuvo el Goya a mejor actriz revelación y la Concha de Plata en el Zinemaldia de 2011 por ‘La voz dormida’ de Benito Zambrano y volvió a estar nominada por su estupendo papel en la (sur)realista ópera prima de su hermano, Paco León, ‘Carmina y amén’. Este año estrenó también ‘Carmina y amén’, segunda entrega del dí­ptico del clan León-Barrios, por la que opta al Premio Feroz a mejor actriz secundaria. En televisión, sus participaciones más prolongadas han sido en las series ‘La tira’, ‘SMS’ y ‘Con el culo al aire’, que la valió reconocimiento popular.

A favor: Es un valor en alza que rápidamente se ha situado entre lo mejor de su generación. Su interpretación es sólida y muy destacada en el largometraje.

En contra: Casi todo. Es el valor más débil del cuarteto y aunque su interpretación sea sólida no es suficiente para hacer que la flojita ‘Marsella’ sea recordada. No es este su año.

[socialpoll id=»2246439″]

Fight Club V: cuatro actores para un Goya

Repasamos y enfrentamos a los cuatro candidatos al Goya a la Mejor interpretación masculina protagonista. El 7 de febrero lucharán por el cabezón, y uno de ellos sucederá a Javier Cámara, el ganador del año pasado, en el palmarés. Cuatro actores muy diferentes, pero versátiles y de carácter, que conforman una de las categorí­as con más calidad y menos sopresas de este año. Así­ que, en este peculiar Club de la Lucha, los cuatro luchan entre ellos y gana el espectador. Y el cine.

goya_1400x300-1024x219

Javier Gutiérrez por La isla mí­nima

43 años. Es su primera nominación al Goya. Su papel también podrí­a valerle un Feroz, y por el que también opta al Premio José Marí­a Forqué.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=19Xu9x1HVNA[/youtube]

Actor criado en el medio televisivo (Policí­as, Periodistas, Aguila Roja, Los Serrano), en el cine ha colaborado con directores como Emilio Martí­nez Lázaro (El otro lado de la cama), Juan Cavestany (El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo, Gente en Sitios) o Carlos Iglesias (Un franco, 14 pesetas). En la pelí­cula interpreta a Juan, un policí­a de la «vieja escuela» que investiga el asesinato de dos muchachas en las marismas de Guadalquivir, y que ha significado su confirmación definitiva en el cine.

A favor: la Concha de Plata al Mejor Actor del último Festival de San Sebastián, que pudo significar el primero de los premios que, previsiblemente, recogerá en las próximas semanas. Además, es un currante (en el mejor sentido de la palabra), y alterna teatro (Los Macbez, en la que trabaja junto a Carmen Machi), con el rodaje de la siguiente pelí­cula de Cesc Gay, Truman.

En contra: posiblemente nada. Aunque hay que tener en cuenta que lucha contra su compañero de reparto y eso puede dividir a los votantes.

 

Raúl Arévalo por La isla mí­nima

35 años. Es su quinta nominación al Goya. Ganó su primera y, de momento, única estatuilla en 2010 como Actor de Reparto en Gordos (de Daniel Sánchez Arévalo).

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=FXSj7Gw1Vfw[/youtube]

Es es uno de esos actores que cada año vemos en un puñado de tí­tulos interesantes. En la actualidad, alterna televisión (Con el culo al aire, El tiempo entre costuras) y cine. Es uno de los habituales en el cine español en general, y en el cine de Daniel Sánchez Arévalo en particular. La Isla Mí­nima le enfrenta a Javier Gutierrez, interpretando a Pedro, el policí­a que es a la vez compañero y contrapunto en temperamento e ideologí­a. El enfrentamiento artí­stico no solo se da en la pelí­cula: están destinados a encontrarse en todas las galas de premios que vayan a celebrarse este comienzo de año.

A favor: el tipo de papel, con más contención e introversión de las que nos tiene habituados, y que demuestra, una vez más, su versatilidad. Además, la posible división de votos entre los dos protagonistas de la pelí­cula, le beneficiarí­a.

En contra: ya ha ganado el Goya anteriormente. En realidad, hay poco argumentos en su contra, pero la impresión general es de que estamos «en el año de Javier Gutiérrez».

 

Ricardo Darí­n por Relatos salvajes

57 años. Se trata de su tercera nominación al Goya, tras la doble nominación en 2010: como actor principal en El secreto de sus ojos (que perdió frente a Luis Tosar y su Malamadre de Celda 511) y como actor de reparto en El baile de la alegrí­a (la estatuilla fue, precisamente, para Raúl Arévalo).

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=nKWZMbEX3bk[/youtube]

El propio Darí­n ha sido el más sorprendido por su nominación, una de las nueve que ha logrado la pelí­cula. Nominación que no hace más que confirmar que se trata de uno de los actores más respetados y queridos de la actualidad. No debe sorprender que se le destaque a él dentro de ese maravilloso reparto coral. Bombita es uno de los personajes del año: le sucede lo que a todos nos ha pasado alguna vez, y hace lo que a todos nos gustarí­a poder (y saber) hacer en su situación.

A favor: que la pelí­cula sea una de las más nominadas, y ser el único nominado del reparto. Además: «es Ricardo Darí­n», actor querido y respetado, y que convenientemente adoptamos como patrio, si es necesario.

En contra: no sale en La Isla Mí­nima.

 

Luis Bermejo por Magical Girl

45 años. Es su segunda nominación al Goya, al que optó como Mejor Actor Revelación en 2008, por Una palabra tuya.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=aWSwHFkaLsM[/youtube]

Camaleónico y con una carrera interesantí­sima, Bermejo es uno de los actores fetiche de Juan Cavestany. Su papel en Magical Girl le ha situado en este cuarteto de actores en el que está por derecho propio. Su personaje, Luí­s, es sutil y contenido, pero menos arisco que el personaje de Raúl Arévalo, por ejemplo. Un hombre derrotado por la vida pero que denota bondad.

A favor: su mesurada y doliente paternidad, atraviesa la pantalla y emociona al espectador. Independientemente de que gane o no, es una de las interpretaciones del año. Y es la alternativa a los isleños.

En contra: lucha contra quien ya damos por ganador desde hace meses.

[socialpoll id=»2244830″]

[followbutton username = ‘rodasons’]

Tu quiniela para los Goya

Esta mañana, a las once para ser exactos, Blanca Suárez, Kike Maí­llo y Marián ílvarez han dado a conocer a los nominados de este año a los premios Goya, los más importantes de nuestro cine y que se celebrarán el próximo sábado 7 de febrero. ‘La isla mí­nima’ parte como la gran favorita con 17 nominaciones, seguida por ‘El niño’ con 16. Con unas cuantas menos, encontramos a ‘Relatos salvajes’ con 9, que ha dado la sorpresa metiéndose en, prácticamente, todas las categorí­as importantes, y ‘Magical girl’ que, con 7, cerrarí­a la terna de las cuatro más nominadas (con permiso de ‘Mortadelo y Filemón’ que se ha llevado 6 pero que se queda en las secciones técnicas y en pelí­cula de animación).

En Bface Magazine, hemos pensado que para que esto tenga más emoción, hagas tú tu propia quiniela para ver cuántos aciertos consigues. Así­ que, sin más dilación, ¡participa!

La-Isla-Minima-004

[socialpoll id=»2244164″]

[socialpoll id=»2244169″]

kinopoisk.ru-Relatos-salvajes-2500504

[socialpoll id=»2244173″]

[socialpoll id=»2244174″]

Magical_Girl-Carlos_Vermut-03

[socialpoll id=»2244175″]

[socialpoll id=»2244176″]

imagen-pelicula-el-nino-1

[socialpoll id=»2244177″]

[socialpoll id=»2244179″]

10-000-km

[socialpoll id=»2244181″]

[socialpoll id=»2244192″]

[socialpoll id=»2244194″]

El #Playlist perfecto de Dani Rovira

Dani Rovira es el hombre del momento. De cómico a actor; y de actor a presentador: será el encargado de presentar la próxima Gala de Los Goya. «La gran fiesta del Cine Español» y lo escribo en mayúsculas porque nuestro cine nos define, y hay que quererle. Y a Dani Rovira también.

«8 apellidos vascos» nos ha descubierto a uno de los cómicos más entrañables. Malagueño de nacimiento y sevillano en la ficción, Dani Rovira ha cautivado a más de seis millones y medio de espectadores en la pelí­cula más longeva y taquillera de todos los tiempos.

En Bface Magazine (que somos muuuy curiosos) nos hemos preguntado qué música le habrá inspirado para meterse en el papel de Rafa, qué música escuchará para escribir sus monólogos (la BSO del Exorcista tiene que ser un clásico en su reproductor), y qué música le inspirará de aquí­ a Febrero en su discurso de Los Goya (¡nosotros estamos ansiosos por escucharlo!). También nos han chivado que le flipa Vanesa Martí­n.

[Tweet «¿Qué música lleva Dani Rovira en su iPod? ¡Dale al play!»]

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies