¿Quién quiere cantar con mi hijo?

«Cuando el romanticismo parecí­a haber muerto, cinco hombres, cinco madres, cincuenta pretendientes y un perro emprenden la mayor aventura de sus vidas: la búsqueda del amor. Dicen que el amor nunca viene solo». Con estas palabras, nuestra sabia Luján Argüelles inauguraba la cuarta temporada de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? (QQCCMH). Y todo ello es cierto. Porque el amor viene siempre acompañado de mentiras música.

Buena parte del éxito de este programa (casi 2 millones de espectadores en su debut) estriba en el montaje de sus videos y en el buen gusto en las elecciones musicales, que van desde la música clásica hasta lo más petardo. Fijo que muchas veces viendo a los tróspidos has dicho: «¡Ayyy, esa canción, esa canción! ¡Cuál era!». Tranquilo. Porque al igual que una de las pretendientes de David, el hijo de Marí­a Rosa Cobo la tarotista, detecta la infidelidad por los testí­culos de su pareja, en BFace detectamos las canciones de QQCCMH por Shazam nuestro conocimiento musical para ti. He aquí­ la trospidez musical.


I will survive (The Puppini Sisters)

Sintoní­a de cabecera del programa que versiona el hit de Gloria Gaynor. En 2004, Marcella Puppini, tras quedar impresionada con Chenoa la pelí­cula Les Triplettes de Belleville, decide formar este trí­o vocal. Son consideradas el renacimiento del burlesque. En el trí­o, permanecen Flora, Fauna y Primavera Kate Mullins y Emma Smiths, ésta última desde 2012. En 2007 consiguieron disco de oro con su Betcha Bottom Dollar. Pero los productores del programa no conformes con usarlas en la sintoní­a, utilizan otras dos cover suyas como cortinillas: la ya mí­tica Mister Sandman de The Chordettes y la de Crazy in love de Beyoncé.


Lo dudo (Los Panchos)

Dicen que si te atascas más de un minuto en una pregunta de tu examen, se aparecen Los Panchos. «Me pregunta mi madre si es tu color de pelo. Me pregunta mi madre si los pechos son tuyos. Me dice si te gusta ir a misa». Marí­a José, la madre de Markus (Daniel) no paraba de preguntarse cosas. Y el equipo de QQCCMH decidió acompañar este momento con dicha canción. Con lo bonitas que son algunas mentiras, qué maní­a con buscar la verdad. Los Panchos se iniciaron en 1944 en el Hispanic Theatre de Nueva York. Aunque sus integrantes fueron palmándola variando consiguieron mantenerse tan panchos 50 años en la música, participar en 50 pelí­culas y grabar unos 1122 temas. Entre The Puppini Sisters y Los Panchos, parece que Luján busca parejas en esto de amar, y trí­os en lo musical.


Take my breath away (Berlin)

Compuesta en 1986 para formar parte de la banda sonora (BSO), de mismo nombre, de la pelí­cula Top Gun. Pelí­cula en la que sale Tom Cruise. Los 80… ¡Vivan los 80! ¡Y viva el sintetizador! ¡Y Tom Cruise! Ganó un í“scar y un Globo de Oro a la Mejor Canción Original. Y salí­a Tom Cruise. En el videoclip también podemos ver a un jovencí­simo Tom Cruise y a la vocalista de Berlin, Terri Nunn, cantando aquello de «déjame sin aliento» que tengo el horcate caliente. Además en QQCCMH, aparecen otros soundtracks como la de Eduardo Manostijeras (para la pretendiente que en plena entrevista se pone a podar un árbol) o la de Las brujas de Eastwick (para la presentación de Marí­a Rosa Cobo, la tarotista).


BSO Chicken run: evasión en la granja (Harry Gregson – Williams)

Los momentos heroicos o de dramatismo de los tróspidos han venido acompañados por bandas sonoras del cine animado también, como Waiting for the lights de la pelí­cula Enredados, The Sunset Shot de Rango, o Life’s incredible again de Los increí­bles. Pero sin duda, de unas de las que el equipo de QQCCMH tira bastante es de las de Chicken run, compuestas por Harry Gregson-Williams. Gregson además, ha participado en otros proyectos como Shrek o Las crónicas de Narnia, así­ como para la saga de videojuegos Metal Gear Solid.


Voy a pasármelo bien (Hombres G)

Fue la canción elegida por los chicos de QQCCMH para acompañar la primera cita de David con las chicas, sin su madre Rosa, la tarotista. Y qué buena elección la de este tema de Hombres G. Han conseguido premios en Estados Unidos, disco Diamante en México, Platino en España y calmar a muchos padres. Prueba a rebati[socialpoll id=»»]r en una discusión a tus padres con una de las letras de Hombres G verás que hostia te llevas. Han grabado hits de nuestra historia (Devuélveme a mi chica, entre otros) e incluso dos pelí­culas (dirigidas por el padre de la voz del grupo, David Summers). Tras diez años de parón, en 2002 volvieron con más fuerza, y en la actualidad siguen activos, con gira 2014-2015 de sus nuevos singles Esperando un milagro y Por una vez.


Walking on sunshine (Katrina & The Waves)

Y con esta canción cerraban el primer capí­tulo de la temporada los chicos de detrás de las cámaras de QQCCMH. Compuesta por Kimberley Rew en 1985, es una de los temas más cotizados del panorama musical. Los anuncios de publicidad pagan entre 150.000 y 200.000 $ por poder usarla. Ha aparecido en pelí­culas (American Psycho) y varias series (Las chicas Gilmore, Prison Break, en el mash-up de Beyoncé en Glee). Como curiosidad, es la canción favorita de Fry, el protagonista de Futurama.


Se nos quedan muchas otras en el tintero, por ello, y para que puedas darlo todo al ritmo de Luján, te dejamos un playlist con todas ellas. Ya no tienes excusa para no ambientar tu cena más tróspida romántica.

«GH VIP» y los «hijos tróspidos», el verdadero «hit» de la tele

Llevo unas semanas viendo rondar un programa por el fin de semana de TVE con un nombre poco digno si se compara con sus datos de seguimiento. De toda la vida ‘hit’, en inglés, es sinónimo de éxito, como el que verdaderamente Mediaset España tiene con sus shows estrella «Gran hermano» y «¿Quién quiere casarse con mi hijo?».

Las noches del miércoles, jueves y domingos son dominio del grupo de los colorines. La ruidosa llegada de los nuevos «tróspidos» a la tele, con un 13,7% de seguimiento, o el abusivo 31,5% que consigue «GH VIP» en su segunda salida por televisión, dejan claro quien manda en la tele. El programa de Telecinco asusta a su competencia con los escandalosos datos de este jueves 15 de enero y el show de Luján Argí¼elles revalida su interés superando a la edición anterior. Eso es un ‘hit’ y no pasar del triste 8% de share a un catastrófico 7,6% de audiencia, radiotelevisión española…

1421253404_341208_1421253577_album_normal

Para muchos, la televisión ya está saturada de ‘frikis’ con estos dos brutales programas. Empezando por el de Cuatro, que retomó su insistencia en casar «hijos tróspidos» con lo más destacado de la sociedad española en el mundo juvenil, es de rigurosa obligación ver la actual edición. Os la resumo:

Sin entrar en nombres, que para eso soy más vago de memoria, tenemos de todo: el gay que simpatiza con partidos de extrema derecha y tintes azules, está extremadamente mimado por su madre y se encuentra en el salón de citas con un viejo conocido suyo del mundo de los Supermodelos que ya da pistas de saber quien se casará con él. Luego tenemos al hetero que es gay (y esto es literal y leí­do en prensa seria y no solamente porque lo parezca…) que contratarí­a a un asistente solo para que le recoloque el tupé cada vez que se le baje, porque no se ama, no, se harí­a el amor él mismo si llegase..
Después está el que pretende ser conquistado por los ojos, sí­, precisamente el que necesita unos minutos para que los suyos se alineen cuando mira a alguien fijamente. También tenemos al millonario, que tiene millones y quiere que sus pretendientas sepan que los tiene. Y al cinéfilo creativo. í‰ste último, el más normal y corriente, me atreverí­a a decir, que ha pisado el programa de Eyeworks Cuatro Cabezas.

Y no, tranquilos, no me olvido de las «madres tróspidas», porque este año volvemos a tener a la clásica mamá sargentona que obliga, literalmente, a su niño a elegir parienta. Tampoco falta la tocada de la cabeza que dice que tiene contacto con los astros y ve cosas que otros no vemos, o la madre que si por ella fuese llevarí­a una plancha portatil para que su hijito lleve bien estirada la camiseta que va a arrugar minutos después en una orgí­a… en fin, menos mal que los miércoles nos hacen reí­rnos.

Y si no tienes bastante con el mundo «tróspido», Telecinco te lo soluciona los jueves y los domingos con «GH VIP». Sí­, ya debes haberte enterado del datazo de audiencia que ha escrito: 31,5% y 4.4 millones de personas pendientes de la aplaudible decisión de sacar a los hermanos de Azúcar Moreno del concurso, pero sobre todo, de la morbosa entrada del pequeño del alma de La Pantoja en Guadalix. Cuanta plancha dio la gala señores…
Los Chunguitos minimizados por sus comentarios racistas, homófobos y dignos de un paí­s tercermundista fueron puestos de patitas en la calle sin anestesia ni más protagonismo que un perdón, por su parte, y el paripé de besar a un gay en directo (como si eso arreglase el asqueante comentario que soltaron). Pero lo mejor vino con la llegada de Kiko Rivera a la casa, primero camuflado y luego viéndose bien las caras con Laura Cuevas, y el resto de los habitantes. No hay palabras para describir el momento televisivo al que nos está arrastrando la de Mediaset España: una Belén Esteban encerrada junto a Olvido Hormigos (ésta si es mas normal que concurse en programas) o el hijo de la tonadillera más criticada de la historia compartiendo plano con un extronista de «MYHYV» o el mismí­simo Coman de «Adán y Eva». Sencillamente, bravo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies