Gala 8 OT. La Bikina, el Sapoconcho y la Viuda Negra

La gala 8 nos ha dejado una noche para el recuerdo; una noche de sonrisas y lágrimas. Sonrisas porque, por fin, conseguimos que Ana War, nuestra reina de poniente, se hiciera con la corona de favorita de la semana para su sorpresa. Por otro lado, lágrimas porque nuestro sapoconcho, uno de los concursantes que más ha crecido respecto a sus compañeros, está nominado. Lágrimas porque está nominado junto a la Viuda Negra, su gran amigo dentro de la academia, ese ser que echa del concurso a todos sus compañeros sin apenas cambiarse de camisa. ¿Pero hasta cuándo durará esta sangría?

Las actuaciones, almenos las que están fuera del Top 4, dieron un paso atrás por lo que respecta a calidad. Después de las intensas galas que nos acompañaron las semanas anteriores, esta fue una gala un poco desinflada, con fallos por parte de los favoritos y sorpresas por parte de los que no lo son tanto. ¿Se estarán durmiendo un poco nuestros chicos?


 

9. Vencer al amor

 

Podría hacer como el jurado y decantarme por no valorar su actuación, porque el hecho de seguir viendo como Cepeda sigue con lo de siempre empieza a ser repetitivo. Su crecimiento en la academia está rozando la obsolescencia. Si no es por una pega es por otra y el pobre gallego termina convirtiéndose en un chiste. Un chiste cada día más mutado en víctima, aspecto que tanto le favorece a la hora de que le vote su legión de fans. La misma que permite que agonice y se le caiga el ánimo a tierra cada gala al ver que no avanza mientras sus compañeros son expulsados siendo los mejores de la noche.

El público es soberano y todas las opiniones deben ser respetadas. ¿Pero, estamos seguros que las últimas actuaciones como nominado de Cepeda están a la altura del programa? Ni el reto más complicado de anoche se puede aproximar a una interpretación con los mismos errores de siempre. Dicen que quien no arriesga no gana, pero con Cepeda lo ponemos en duda. Sabemos que de buena persona no le falta nada, de cantante le sobran facultades, pero de concursante en OT se queda corto. Puede que el formato no esté hecho a su medida. Es posible que Cepeda triunfe en calidad de artista mucho más fuera del reality. Tras cinco nominaciones, de Operación Triunfo, debería despedirse.

 

8. Je suis venu te dire que je me’n vais

 

Agoney tiene una de las voces más únicas del programa y, excepto en una ocasión, nunca ha dado razones para ser nominado. Sin embargo, esta noche ha caído. Todos esperan el resurgimiento del ave fénix, el Agoney del Purple Rain del casting final. Pero ese Agoney no llega y el concurso está aproximándose a la recta final. El canario es uno de los concursantes más desapercibidos por no decir el que más y, aunque siempre está mejor que sus compañeros en los dúos, no destaca.

Lo que entristece de Agoney es que cuando puede lucirse en solitario, cuando puede ser el protagonista probando todas las razones que tiene, se derrumba. En su primera actuación solo ante el peligro lo perdonamos por aquel derrame en las cuerdas vocales que le dio tantos dolores de cabeza. En esta ocasión, no hay excusas que valgan. Comenzó el tema apuntando a ser mágico y conforme se acercaba a los agudos se iba haciendo un saco lleno de inseguridad que ha salvado la actuación por los pelos. A Agoney le encantan sus gritos de diva, pero la realidad es que el no aceptar que no los controla aún como debería, le está rebajando las posibilidades de colarse en la final. Agoney aún no ha hecho un bombazo; y se le está pasando el arroz.

 

8. Versace on the floor

 

Junto al número de Ana Guerra, éste era el reto más difícil de la noche. Interpretar a Bruno Mars no es moco de pavo y Versace on the floor que requiere tanta interpretación era una putada para Roi. Debía demostrar soltura, control, sensualidad y sobretodo seguridad. No ha conseguido ninguna de ellas.
Ha sido una actuación agradable, pero con el número que hubiera podido ser, ha pasado sin pena ni gloria.

Roi no consigue clavar los movimientos que le marca Vicky, su soltura sin la guitarra es limitada y anoche el gallego, más que sensual y seguro de si mismo, era todo lo contrario. Vaya, que se asemejaba más a un sapoconcho. Es muy posible que de los cuatro propuestos para abandonar el programa era quien menos merecía salir entre los nominados. Pero así ha sido, Roi es el elegido para dirigir un ejército sapoconcho que libere, el programa y los concursantes restantes, de la viuda negra Cepeda.

 

7. Vete de mi

 

¿Qué buscan los profesores de Alfred? Esta semana el claustro era un amasijo de opiniones discordantes respecto al catalán y cómo debía enfocar la actuación. A la vista está que ha pasado factura. Debía haber sido uno de los momentazos de la gala; cantaba junto a su profesora en el piano, un piano que todos codician pero solo él ha tenido la oportunidad de disfrutarlo en más de una ocasión. Pero el resultado no ha estado a la altura de las expectativas.

No hay que ser catastróficos, la actuación de Alfred ha sido una buena actuación. No obstante, no le hemos visto seguro, con los pies en el suelo, sintiendo cada palabra que cantaba. Nos ha dejado un poco frío lo impersonal que ha resultado el número, lo poco que ha arriesgado. Pero Alfred es único y, incluso cuando no saca todo su potencial, es mágico. ¿Cuál es el problema respecto a esto? Que está en un concurso donde se valoran muchas facultades y el trabajo duro y Alfred, no quiere dejar de ser Alfred¡Pero qué coño, por eso nos gusta!

 

6. Sax

 

Y con el esfuerzo y el cariño del público, se ha conseguido. Ana War ha sido proclamada favorita de la gala para su sorpresa, y la familia «tuitera» se ha regocijado tanto como ha podido. La Bikina ha sido la reina de la noche, ha protagonizado el número más difícil y se ha salvado como buena altanera, preciosa y orgullosa que es.

La actuación ha tenido cosas; no ha sido su mejor número vocalmente hablando y la pobre iba ahogada durante todo el tema. ¿Pero qué compañero se ha enfrentado a tal reto? El So What de Amaia podría asemejarse, pero no a tan altos niveles. Con Ana nos quitamos el sombrero porque lo veíamos imposible, ella lo veía imposible, incluso el programa le ha puesto en el foso con toda la mala leche. Pero ella lo ha sacado. Con mucha actitud, mucha fuerza y una sonrisa impagable. Ana se hace de querer y la queremos. Porque es nuestra Bikina y porque se supera cada día.

 

5. Chasing Pavements

 

Personalmente, esperaba un poco más de Aitana. Y algo me hace pensar que ella también un poco de sí misma. Ha empezado floja, tambaleante, nerviosa. Parecía que la actuación iba a perderse. Pero Aitana siempre tiene un as bajo la manga: su personalidad. La jovencita de la academia ha seguido justamente el procedimiento a la inversa de la actuación de Agoney. Y ya sabemos que es mejor empezar mal y acabar bien, que al revés.

Poco a poco la catalana se ha venido arriba y ha terminado espectacular. Puede que por su inicio no haya sido una interpretación redonda, tampoco el momentazo que esperábamos por sus pases de micros, pero su luz propia la ha salvado. Aitana es de esas personas que nacen con estrella, mientras que aquí, los estrellados, nos atrevemos con mucha cara a hablar de ella.

 

4. Me conformo

 

Nos conformamos. Amaia, como siempre, ha estado genial, en su punto; una de las actuaciones más perfectas de la noche. Sin embargo, una vez más, no ha sorprendido. «Ni fu, ni fa». Ha llegado el momento de Amaia lo hemos disfrutado y hemos seguido viendo el programa sin volver a acordarnos de su actuación. ¿Qué está ocurriendo? Tanta facilidad está desprestigiando a la surfera de Pamplona.

Es la concursante que más magia consigue con lo que toca, no se le resiste nada. No obstante, tiene que enfrentarse a menos retos que sus compañeros y eso le está perjudicando. Al fin y al cabo, ahora el principal reto de Amaia es que no nos olvidemos de que ella es la reina. Esta semana ha bajado del pódium de favoritos y su actuación deja de ser la más vista en youtube al terminar la gala. Amaia necesita desde ya retos para que nos alegramos de verla triunfar, para que nos pueda demostrar que no es una más. Necesitamos a una Amaia que pueda arriesgar, no a la Amaia que ya conocemos. Pedimos más So What o estilos alejados de lo que ya ha defendido en el programa.

 

3. I wanna dance with somebody

 

¡Tía, cómo me alegro de verte ahí! Poder situar a Miriam entre los tres mejores de la noche es una alegría inmensa. A la gallega ya le tocaba ese momento protagonista, el cantar a una de las grandes voces de la música y salir de la actuación habiéndose marcado un numerazo con letras grandes. Y es que durante toda la semana hemos pensado que el número pasaría sin más, que Miriam terminaría nominada por las comparaciones con Whitney y por no destacar por encima de sus compañeros. Pero no, ¡Miriam se viene arriba!

Y esperemos que continúe viniéndose arriba como anoche, porque es de las concursantes más injustamente nominadas, se la ha atacado todo lo que se ha podido y ha estado en posición de desigualdad respecto a sus compañeros siendo de las concursantes más correctas de la edición. A Miriam le faltaba emoción, le faltaba transmitir, y anoche hizo llegar una fiesta a nuestras casas. ¡Miriam sí que llega!

 

2.Superstar

 

Lo de Nerea ha sido un sorpresón que nos ha dejado encantados. Después de su actuación estrella, Quédate Conmigo, contra todo pronóstico, brilló por encima de sus compañeros haciendo la mejor actuación de la noche fuera de las nominaciones. Si sigue creciendo como hasta ahora, Nerea podría ser una clara candidata para llegar a la final contra todo pronóstico. Desde luego, es un ejemplo de escuchar a sus profesores y corregir todo aquello que le hacía deslucirse cada noche en el escenario.

Ha ido poco a poco y tomándose su tiempo, pero la catalana empieza a creerse todo ese potencial que tiene dentro y con cada gala nueva lo percibimos. Sobretodo, lo que empieza a disfrutar del escenario y de ella misma. Anoche, Nerea fue una super estrella con mucha purpurina. Una diva gay con todas las de la ley. No voy a mentiros, a mí me gustó más que Marta Sánchez.

 

1. Every breath you take

 

Otro que se va por la puerta grande. No hay concursante de OT, nominado junto a Cepeda, que no se vaya injustamente después de plantarnos un numerazo en la cara. Ya es una regla del juego que quien mejor lo hace se va. Y, por tanto, nos entristece ver como cada semana tanto talento dice adiós a la academia. La marcha de Raoul es otra de esas despedidas injustas.

Anoche destacó por encima de los demás. Brilló como nadie y se marcó, como dijeron los profesores, una de las mejores actuaciones de lo que llevamos de concurso. Puede que su actitud la semana pasada al enterarse de su nominación haya sido determinante a la hora de que el público vote a Cepeda. Pero por mucha rabieta que tuviera, es muy injusto que a estas alturas del programa Raoul se vaya. Al igual que Mireya, injusta nominación y despropósito de expulsión. ¿Cuántas semanas más el expulsado estará entre los dos mejores de la noche en nuestro ranking? No se entiende. Lo de Raoul fue emoción pura, su sentimiento traspasó la pantalla. Algunos teníamos miedo de que sobreactuara como con Million Reasons o perdiera el control. Pero todo lo contrario, si anoche alguien estuvo perfecto, fue Raoul. El catalán se va a casa con su mejor trabajo de lejos.

 

 

Gala 7 OT. Lágrimas negras, besos y una marcha injusta.

¡Qué difícil es esto! El concurso se está volviendo de lo más competitivo y eso nos encanta a la vez que nos provoca dolores de cabeza. A grandes rasgos, podríamos decir que tan solo un concursante no ha sacado adelante una buena actuación, con sus pros y sus contras cada uno de ellos. Pero uno de once, no está nada mal.

Ha sido una noche complicada para el jurado, pero llena de emociones para el público. Un público que se ha rendido a los pies de Ana Guerra con su Lágrimas Negras, que ha llorado por expulsar a Mireya después de una de las mayores actuaciones de la edición, y que se ha emocionado al ver el esperado beso entre Agoney y Raoul. Un beso que, una noche más, consigue que Operación Triunfo haga de Televisión Española, una televisión pública más cercana, plural y respetuosa con todo tipo de colectivos. Los chicos de Operación Triunfo siguen trabajando para dejar huella.


 

9. Mi Héroe

 

¿Qué habrá que hacer para que Cepeda demuestre que merece quedarse estando nominado? Cuando supo que estaría otra vez con un pie fuera de la academia la semana pasada, escogió para defenderse una canción de Linkin Park. ¿Qué hizo Cepeda en menos de 24 horas más tarde? Echarse atrás y escoger una de esas canciones que tanto nos están aburriendo semana tras semana. Y no porque las canciones sean aburridas, sino porque él no acierta al interpretarlas. Además de que no innova por lo que hace al género.

Se quejó de que quería un numerazo como Ricky pero cuando la opción está en sus manos decide ir por el camino fácil, el mismo que lo lleva directo a la nominación. Esta semana, ha ofrecido una mejor interpretación pero una peor voz. ¿Qué cantará la semana que viene? Una canción de India Martínez. Otra de esas con las que nos da más de lo mismo. ¿Sorprenderá en su cuarta nominación? Por la salud de Aitana, esperemos que sí.

 

8. New Rules

 

Aitana estaba preocupada por repetir un Issues pero, para desgracia de todos, ha estado más cerca del Can’t Stop The Feeling. Puede que haberse parecido a su mejor actuación, por mucho que le dijeran que repetía estilo, habría estado mejor. A Aitana le hemos visto un pelín insegura, fría y desorientada. Sin fijar del todo lo que la coreógrafa le pedía ni llegar a transmitir lo que había trabajado con los JavisAitana ha pensado demasiado y no se ha dejado llevar.

Y a pesar de lo preocupada que estaba, y lo fuera de la actuación en que se encontraba, su luz ha conseguido que el tema no haya sido un completo desastre. Se le veía la intención y la fuerza con la que luchaba para salvar un número que sabía que le estaba costando. Y es que como ha ido diciendo el jurado durante la valoraciones, aunque en situaciones desconcertantes, el número de Aitana ha sido de los menos buenos, no una mala actuación. Si no fuera porque sus compañeros más rezagados se han puesto las pilas, esta actuación habría estado mucho más arriba.

 

7. Rock With You

 

No sabríamos decir si Alfred se está confiando o simplemente hace lo que le sale de sus mismísimos. El catalán hace caso omiso de lo que le dicen los profesores y, semana tras semana, va bajando peldaños en el concurso. No es que Alfred haya dejado ser bueno, es que sus compañeros están dejando de ser menos buenos y el catalán está dejando de sorprender. Cada nueva gala se sube al escenario con menos presencia que la anterior.

Esta semana le tocaba un tema que parecía que le jugaba a favor. Él mismo se declaraba fan de la canción y la recibió con todo el entusiasmo del mundo. Y la ha defendido muy correctamente y con mucha ilusión, pero no lo suficiente como para salvarse de la nominación. Operación Triunfo se está poniendo muy competitivo y Alfred tiene dos opciones, ser él mismo con sus pros y sus contras, o seguir siendo él mismo pero abierto a nuevas perspectivas que le permitan evolucionar dentro del programa. A Alfred parece que lo único que le preocupa es estar satisfecho consigo mismo, y por eso lo aplaudimos, pero sería una pena verlo fuera antes de hora. Aunque lo vemos improbable, no es algo que no pudiera suceder con los cambios que estamos viendo en el programa.

 

6. Cómo Hablar

 

Era la «canción nominable». La que todos dimos por hecho que les tocaba para que terminaran entre los cuatro nominados. Pero la han defendido como unas guerreras. Nerea sigue creciendo y enfrentándose a su enemigo, la afinación, cada vez con más éxito. Y Miriam no permitió que el jurado tuviera excusas para nominarla. Tres galas seguidas se vio al borde de la nominación y solamente una lo merecía. Nos alegramos porque esta noche Miriam ha dormido tranquila.

Por poner algún pero, la conjunción de voces de las dos artistas no era la más acertada. Y aunque el número ha estado correcto, ha pasado sin pena ni gloria a diferencia de sus compañeros. Pero es lo que tienen las «canciones nominables». Y ya tienen bastante mérito las dos leonas con no haber dado opción a ser nominadas. Ni con valoraciones absurdas de las que últimamente tanto hacen gala Mónica Naranjo y sus lacayos.

 

5. OK

 

No era una canción muy «sapoconchera». Era un tema que no nos gustaba para Roi. Que sí, que ya le tocaba bailar, lo aceptamos, pero era una putada de número. Y Roi se lo ha ventilado como la gran promesa que es. En una noche se ha superado lo más grande y se ha hecho con la posición de favorito de la semana. Totalmente merecido. El rey de los sapoconchos ha hecho enloquecer al público y demostrado una vez más que trabajando y creyendo en uno mismo puedes conseguir lo que te propones.

El gallego va sumando puntos y puntos cada semana. Además, su nombre, junto al de Ana War, empieza a ser de lo más comentado del programa. ¿Deberían empezar a preocuparse los favoritos de una nueva corriente de concursantes con probabilidades de quitarles su posición? El ejército sapoconcho está preparado.

 

4. Manos Vacías

 

Menudo enfado que se ha pillado Raoul por estar nominado. ¿Debería estarlo? No. ¿La semana pasada merecía nominación y se fue de rositas? Pues sí. No es justo, pero parecer ser que el jurado se alimenta de injusticias. Sea como sea, Raoul empieza a ser de los concursantes que menos destacan llegados a este punto del programa. Sin ir más lejos, su compañero Agoney ha llevado las riendas de la actuación y ha brillado con luz propia por encima del catalán.

No obstante, eso no significa que Raoul no haya estado a la altura. Ha sido su mejor pase, entre los dos concursantes había mucha química, y hemos vuelto a ver a un Raoul que parecía que estábamos perdiendo: el que arriesga. Es posible que se esté quedando un poco rezagado, pero anoche no merecía la nominación. Porque en el escenario hubo magia, complicidad, tensión e incluso un beso que permite que muchas cosas sigan cambiando en La 1. Gracias Raoul por atreverte, y gracias Agoney por seguir levantando números.

 

3. Across The Universe

 

La actuación de Amaia es lo que nos esperábamos. Acostumbrados a su preciosa voz y a sus ojos sinceros, no teníamos las expectativas ni bajas, ni altas con este número. Y el sabor de boca que nos ha dejado es el de la marca Amaia: «joder qué bonito». Puesta en escena preciosa, ella correcta y en su lugar, y todo un mundo a sus pies que la adora hasta cuando tiene diarrea.

Pero eso es lo que al mismo tiempo le juega en su contra semanas como esta. Anoche hubo dos artistas que sorprendieron más que ella. Tal vez sea por su evolución, o puede que sea porque vemos algo nuevo de ellas. La cuestión es que con Amaia nos estamos acostumbrando a que puede con todo. Y eso está genial porque demuestra lo diversa y única que es. Pero a la vez le priva de seguir siendo la protagonista. Los favoritos no pueden permitirse el lujo de no arrasar ahora que llegamos a un punto tan difícil del programa.

 

2. Lágrimas Negras

 

Mónica Naranjo no sabe con quién se está metiendo. Twitter ardió cuando el jurado le nominó y gritó de alivio cuando, por empate y salvada por el favorito, se quedó a las puertas de enfrentarse al huracán Cepeda. ¿En qué estaba pensando el jurado para nominar a Ana Guerra? ¿A nuestra altanera, preciosa y orgullosa? La canaria volvió a conquistar al público con Lágrimas Negras, una de las actuaciones más celebradas de la noche. Su nominación suena tanto a excusa barata que parecía traída de casa.

Menos mal que, tanto ella como nosotros, se ha salvado de una semana nominada y puede seguir su estancia en el concurso, pues Ana, es junto con Roi, la que más ha crecido. Hace unas semanas nadie diría que la que se estrenó con Don’t You Worry About a Thing en la Gala 1 y la cagó con Todas Las Flores, sería una de las concursantes más aplaudidas y queridas por su mejora y estilo. Larga vida a Ana War, nuestra reina de Poniente.

 

1. Ni un paso atrás

 

En la gala de anoche Mireya estuvo incuestionable. Y es por eso que molesta tanto que se fuera en lugar de un concursante que no levanta cabeza. Mientras que Cepeda ha hecho la peor actuación de la noche y se ha salvado; Mireya ha ofrecido su mejor trabajo y el mejor número de la gala y ha tenido que marcharse con su 47% de los votos. ¿Qué nos pasa? El Cenizas de ThalíaLet Me Entertain You de Ricky y ahora Ni un paso atrás de Mireya.

En su recorrido por la academia ha demostrado ser una de las mejores alumnas. Aplicando lo que le aconsejaban los profesores, ha conseguido evolucionar y convertirse en la artistaza que esperemos que tenga éxito fuera del concurso. Podríamos hablar de su presencia en el escenario, de su fuerza, de su riesgo esta semana estando nominada y escogiendo este tema con el que se ha dejado la piel. Pero mejor hacéis click en el vídeo y volvéis a ver la actuación. Esa en la que escribe lo diva y merecedora que era de seguir en el programa. Irse se ha ido, pero meándose en todos.

 

Gala 6 OT. ¡El jurado se ha vuelto loco!

¡Qué galón! OT está dándolo todo y, por ello, se está convirtiendo en el éxito del que todos hablan por redes sociales. Menuda noche hemos vivido: visibilización de la lucha contra el sida, catalán y gallego en prime time en Tve, bailarines representado parejas LGTB+, anuncio del primer álbum de gala a la venta y, en consecuencia, firma de discos el próximo sábado en tres ciudades de España. Y, como no podía ser de otra forma, la notícia de que el próximo representante de Eurovisión saldrá de la academia. ¿Podemos pedir más?

La semana pasada podíamos ser reacios ha afirmar que OT despuntaba y empezaba a ser un producto de calidad. Pero ahora sí, con todo lo que se vivió en la gala de anoche, afirmamos que Operación Triunfo es la pera limonera. Los concursantes están tomándose tan en serio su formación en la academia que el jurado empieza a perder la cabeza y a nominar al tuntún porque, muy a nuestro pesar, alguien debe salir del concurso cada semana. Y sí, decimos al tuntún porque no tenemos ni idea de qué criterio han seguido Mónica Naranjo y sus secuaces para nominar. Pero OT es así, los chicos empiezan a acomodarse en el escenario y a hacer de la tarea del jurado un ejercicio muy difícil. Tanto para ellos, como para nosotros, que una semana más os proponemos este repaso de gala a modo de ranking.


 

9. Let me love you

 

Aitana es una de esas concursantes a la que más futuro le vemos fuera de la academia. Con su voz interpreta todo lo que le proponen y, a estas alturas, no hay reto que le asuste en el escenario. Como hace cada semana, la concursante brilló por todo lo alto y salvó el número, o almenos, gran parte. Desgraciadamente, no podemos decir lo mismo de su compañero. Raoul estuvo flojo, tanto que nos sorprende mucho que no lo nominaran. El catalán estaba un poco descafeinado y en cierto punto llegó a quedarse sin voz. La realidad es que Aitana se lo comió sin piedad alguna mientras él deslucía una actuación que, desde que supo que tenía que defender, no le hacía mucha gracia. Sin embargo, su actitud en el escenario sin derrotarse sea el reto que sea, siempre compensa.

Para nosotros, sintiéndolo mucho, es la peor actuación de la noche. Pero no por ello una mala actuación. ¡Este programa ya va muy en serio! Por otro lado, lo que parece que no va tan en serio son los numeritos que montan con el ballet del equipo. ¿Por qué los chicos tienen que enfrentarse a espectáculos de segunda mano? Los números deberían estar a la altura de los concursantes y sino, que les dejen cantar con el piano.

 

8. Quién

 

Cepeda se ha salvado… y ha vuelto a caer nominado; la tercera nominación de lo que llevamos de programa. Su imbatible club de «cepedistas», el mismo que nos va a odiar por situar su actuació en penúltimo lugar, sigue empeñado en que siga en la academia aunque el jurado no lo crea merecedor de ello. ¿Qué hacemos con Cepeda?

El gallego continua sin transmitir cuando canta, e incluso aún peor, se le nota tanto que lo intenta que el resultado es forzado, incómodo y sin sustancia. Y, aunque cuando canta en solitario gana enteros, su evolución está siendo la más sosegada del reality. Podría -y seguro que puede- habernos sorprendido anoche como su compañero nominado. Pero Cepeda jugó sobre seguro, como está haciendo durante todo el programa, y no ganó. Ni gana ni disfruta de su formación como sí podrían hacerlo muchos de sus compañeros que ahora ven el concurso desde casa.

La semana que viene tendrá una nueva oportunidad para intentar sorprendernos como no lo hace desde la Gala 1. Esta vez parece que ha cambiado de dinámica; el tema que ha escogido para defenderse, Until it’s gone de Linkin Park, se aleja de lo que suele ofrecernos en el escenario. Ya llevamos mucho tiempo esperando, pero ¿será por fin el momento en el que se crecerá y nos callará la boca como lo ha hecho Ricky? Ojalá.

 

7. Comiéndote a Besos

 

Altanera, preciosa, orgullosa y salvada una semana más de la nominación. Ana Guerra sigue creciendo y ganando fans con cada gala, pero… ¿merecía seguir con la buena racha mientras Mireya ha caído? Bueno caído, le han empujado. Durante toda la semana Mireya ha sido una de las más flojas en los pases de micros. Se trababa tanto que cuando ha superado el estribillo en plató el público se ha vuelto loco. Pero ha hecho una pedazo de actuación; con esa presencia, esa seguridad, ese poderío que le sale de dentro a pesar de estar en la cuerda floja en los ensayos. ¡Es otra en el escenario, se crece como nadie! Y el jurado va y la nomina. ¿Por qué?

Comiéndote a besos le ha faltado vidilla por parte de Ana y la actuación en conjunto es mejorable, así que no entendemos la posición por la que se ha decantado la nominación. Deducimos que la plaza de nominada que ha dejado Amaia al ser favorita ha hecho caer a la andaluza en el grupo de propuestos para abandonar el programa, -aunque compañeros con peores resultados se hayan salvado- . La próxima expulsión, en caso de irse Mireya, será la más injusta de la edición hasta el momento. No debería estar nominada, no en una noche como la de ayer.

 

6. The Lady is a Tramp

 

Agoney y su sald vocal nos tienen sufriendo. Que si un derrame en las cuerdas vocales, que si un edema, no puede aprovechar Rise like a Phoenix y lo nominan, su limitación hace que se le escapen gallos cada dos por tres. ¡Agoney, haz el favor de cuidarte de una vez copón! Aún así, él es una diva, ojalá algún día de las grandes. Sale al escenario y que sea lo que Dios quiera, pero él entrecierra los ojos, saca su voz que se balancea entre los niveles del erotismo y la seguridad, y se defiende con dignidad. ¿Alguien se ha dado cuenta de que estaba enfermo? Porque yo no.

Por otro lado, uno de los eternos favoritos, Alfred, ese que junto a Amaia volverá a unir a España y Cataluña, nos ha demostrado que es humano. Esta noche el «raro» de la academia se ha perdido por momentos, el juego con el pie de micro no le ha parado muy bien y se ha olvidado de la letra. ¿Pero se ha hundido? ¿Alfred, hundirse? No. Puede que incluso lo haya hecho a propósito para dar un poco de emoción al asunto. Bromas a parte, The lady is a tramp ha sido una buena actuación que se ha visto en algún momento deslucida por el catalán pero que, en conjunto, gana mucho más que pierde. La expectativas estaban muy altas y estos dos, incluso cuando son imperfectos, lo petan.

 

5. Que te quería

 

 

Vale sí, Miriam es dura. Dura como una piedra. Pero su dureza no ha hecho otra cosa que darnos la interpretación que este tema necesitaba. Ha estado poderosa, con fuerza y disfrutando cada momento. Nada que ver como el Pedazitos de ti de la semana pasada. La nominación de Miriam está muy injustificada, ¿se han empeñado en echarla de la academia por el mal rollo que provoca en redes sociales? Ya que nos metemos, conspiramos un poco y le damos vidilla al asunto.

Queremos pensar que no es así, pero poco se puede decir de Miriam a parte de que es muy trabajadora e intenta evolucionar tanto como puede. Es posible que necesite más tiempo del que la academia le proporciona, pero el defender un tema sin descontrolarse como algunos de sus compañeros esta noche, y ser propuesta para abandonar el programa, desmerece mucho al jurado. ¡Stop bullying a Miriam!

 

4. So What

 

Aclarado: Amaia puede con todo. Hace dos semanas pedimos que la sacaran de su zona de confort, le tocó Shape of you que no le pegaba nada y lo hizo suyo. La semana pasada pedimos que bailara, nos hicieron caso y le retan con Pink. ¿Resultado? NUMERAZO. Lejos de ser perfecto, debido a todo lo que la actuación pedía, el So what de la surfera de Pamplona ha superado todas las expectativas. ¿Podría haber bailado mejor? Sí. ¿Se ahogaba por momentos? También. ¿Ha sido la performance impuesta más difícil de la edición? Si no la más, una de ellas. Pink no tiene nada que ver con Amaia, pero eso a ella le da igual, saca de sus adentros a la sexóloga Raquel y te monta un espectáculo.

Nadie en esta edición ha resuelto una «canción nominable» con tanto éxito y eso que, por sus dolores intestinales, no se puso a ensayar en serio hasta el viernes. Interpretación, baile, voz y buena puesta en escena, con algún que otro «pero» que puede sacarse si nos ponemos quisquillosos, todo ha funcionado. Amaia nos sorprende cada día y por ello esta semana ha vuelto a ser favorita. ¿Que el jurado quiere nominarle después de superarse a si misma? Pues nosotros la salvamos antes de que puedan hacerlo. No hay jurado, reto o diarrea que pueda con ella.

 

3. La Llamada

 

¡El jurado se ha vuelto loco! ¿Cómo nominan a Roi con La Llamada? El gallego se lo ha creído, lo ha cantado desde dentro y ha deslumbrado con su particular voz, única en la academia. Roi crece y crece y por ello esta noche los profesores lo han salvado en una noche de nominaciones muy duras. ¿No ha sido ésta la mejor actuación del artista de lo que llevamos de programa? Para mi, lo ha sido por goleada. Roi nos ha hecho sentir la llamada casi tanto como Sor Bernarda.

Es el gamberro de la edición, el que no vocaliza y sorprende con su creatividad. Ese que empezó flojo y ahora es incomparable. No merecemos que Roi se marche todavía. ¿Y si dejamos paso para un nuevo trío de favoritos en el que Roi consiga una plaza? Actuaciones como estas no deberían estar en posición de nominación.

 

2. Let me entertain you

 

Como ya predijimos la semana pasada, The time of my life ha sido tan solo un billete de ida, del plató a casa. En lo que no estuvimos tan acertados es en decir que el programa ya le venía demasiado grande a Ricky. ¿Limitado vocalmente? Para limitado yo y mis berrinches en la ducha. Ricky es de los que apuestan, creen en si mismos y demuestran todo lo que valen. Porque Ricky lo vale, y anoche lo demostró.

En su primera nominación se arriesgó aportando a este programa un musical desconocido para la mayoría de los espectadores, Rent. Sin dudarlo hizo, por su propio pie, el formato un poco más diverso y multicultural. En su segunda, cansado de escuchar que es «vocalmente plano», se ha tirado a la piscina con Let me entertain you. Con garra, fuerza, pasión, sentimiento. Se ha comido el escenario y, como su gran amiga Mimi, se ha ido por la puerta grande con su mejor actuación. Un momentazo de esta edición que nunca olvidaremos. Se pueden decir muchas cosas de Ricky, pero el escenario es suyo. Quien no arriesga no gana y, esta noche, el balear ha ganado muchos seguidores. Ricky, como bien dices, nos vemos en los estadios.

 

1. Quédate conmigo

 

El gran número de la noche. La ascensión de Nerea a lo más alto del programa. Ha estado apuntando maneras toda la semana, pero lo de hoy ha sido de otro planeta. No era suficientemente difícil cantar una canción de Pastora Soler tan potente que, encima, minutos antes de salir a interpretar el tema Pastora se aparece de la nada. ¿Y qué hace Nerea? Petarlo. Petarlo sin desafinar, su gran preocupación, y ponernos los pelos de punta.

La tia llega, se sube a la plataforma con su vestido de Elsa de Frozen, te deja muerta y chimpúm, hasta la semana que viene amigos. La pequeña de la edición nos ha emocionado tanto con tal sencillez y cariño que más de una lagrimilla se le ha escapado a alguno. Al igual que con Roi, ¿podemos empezar a votarle para que sea favorita alguna semana? No todos pueden hacer lo que hace ella en la academia con esa voz. Lo que hizo anoche Nerea fue precioso, ella y su talento no tienen límites.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies