El mejor cine español para pasar un Halloween de miedo

Vale, todos estamos de acuerdo en que Halloween es una celebración americana y que se nos ha ido de las manos eso de celebrarlo en nuestras fronteras pero, puestos a dejarnos llevar, hagámoslo bien y llevémoslo completamente a nuestro terreno. Hablo de que siempre que llega esta fecha, se nos recomienda ver películas de terror americanas pero, este año, en Bface Magazine, hemos decidido apoyar el cine español y sus incursiones en el género.

Estas son algunas de las películas patrias que puedes disfrutar en Halloween:


10. El cuerpo (Oriol Paulo, 2012)

Cuando el guardia de seguridad de una morgue es atropellado en los alrededores del edificio, la policia investiga los motivos de su huida. Así, encuentran una de las neveras abierta, vacía: el cadáver ha desaparecido. La investigación nos llevará a un enrevesado plan secreto. Protagonizan José Coronado, Hugo Silva, Aura Garrido y Belén Rueda. El final es pura apoteosis.

El-cuerpo-vil+ás-cin+®fagos-muertos-6


9. Trece campanadas (Xavier Villaverde, 2003)

Jacobo vuelve a su tierra 20 años después para reencontrarse con su madre, enferma e ingresada en un hospital psiquiátrico. Cuando llega, se verá envuelto en una pesadilla de enormes dimensiones que tienen a su persona como epicentro. Protagoniza Juan Diego Botto, Luis Tosar y Marta Etura.

maxresdefault (10)


8. Mientras duermes (Jaume Balagueró, 2011)

Luis Tosar es César, el macabro portero de un edificio que, un buen día, se enamora de una de las propietarias. Sin embargo, ella no le hace mucho caso, así que, César decide hacerle la vida imposible para que ella no tenga más remedio que depender de él. Puede que ‘Mientras duermes’ no dé miedo en el sentido estricto de la palabra pero hará que mires de forma distinta al portero de tu edificio.

mientras2


7. Aparecidos (Paco Cabezas, 2007)

Dos hermanos (Ruth Díaz y Javier Pereira) hacen un viaje por las carreteras de Argentina. En una de sus paradas, descubren un extraño diario que narra una serie de asesinatos acontecidos en el pasado. A partir de ese momento, ambos presenciarán una matanza que recrea las mismas muertes que entonces.

the-appeared


6. Los ojos de Julia (Guillem Morales, 2010)

Belén Rueda es Julia, una mujer que se está quedando ciega por la misma enfermedad que provocó el suicidio de su hermana gemela. A medida que ella pierde visión, notará que una presencia la persigue y acecha. Acompañan a Rueda en el reparto, Lluis Homar y un maravilloso Pablo Derqui.

eyes_1 (Medium)-14


5. El espinazo del diablo (Guillermo del Toro, 2001)

En la posguerra, un niño llega a un orfanato que acoge a huérfanos de víctimas republicanas. Sin embargo, el edificio esconde un secreto y, pronto, un fantasma comenzará a perseguirle, pidiendo ayuda para que se sepa la verdad. En el reparto, Eduardo Noriega, Marisa Paredes y Federico Luppi.

nb7x8YP


4. REC (Jaume Balagueró, Paco Plaza, 2007)

Una joven reportera se introduce en un edificio para seguir las hazañas de un grupo de bomberos; pero, lo que parecía una noche cualquiera se convierte en toda una pesadilla: el edificio es el epicentro de lo que parece un estallido zombie. Protagonizada por Manuela Velasco y rodada al estilo found footage, fue un auténtico bombazo en taquilla. Además, podéis haceros maratón con todas sus entregas.

rec_4_apocalipsis_15


3. Musarañas (Juanfer Andrés, Esteban Roel, 2014)

En los años 50, Montse sufre una agorafobia que le impide salir de casa. Un día, llama a su puerta un hombre herido y desesperado. Ella le deja entrar y rápido se enamora de él. Sin embargo, la presencia fantasmal de su difunto padre y su propia psicosis harán que nada salga como debería. Protagoniza una soberbia Macarena Gómez y le acompañan Hugo Silvia y Nadia de Santiago.

Musara+¦as, foto 10


2. La habitación del niño (Álex de la Iglesia, 2006)

No se estrenó en cines pero esta TV-Movie me dio mucho miedo en su día. Dentro de la serie ‘Películas para no dormir’, cuenta la historia de un matrimonio que llega con su hijo recién nacido a una casa nueva. Una noche, observan a su bebé dormir a través de un transistor… pero, el bebé no está solo en la habitación. Protagonizan Javier Gutiérrez y Leonor Watling.

captura8d


1. El orfanato (Juan Antonio Bayona, 2007)

La ópera prima de Bayona es redonda. Una joya que auguraba a un gran realizador que, más tarde, se confirmó con ‘Lo imposible’. En la película, Belén Rueda es Laura, una mujer que se muda a un antiguo orfanato con su familia para rehabilitarlo y convertirlo en un centro de ayuda para niños discapacitados. Un día, todo se tuerce cuando el hijo de Laura desaparece sin dejar rastro. Ganó 7 merecidísimos premios Goya.

El orfanato ni+¦o malo

La redacción elige… su escena de terror preferida

Este viernes, llega a los cines la tercera parte de ‘Insidious’, la saga creada por James Wan que ha aterrorizado a los hijos de aquellos que vivieron atemorizados por la niña de ‘El exorcista’ y a los nietos de aquellos que gritaron con Janet Leigh en la ducha de ‘Psicosis’. Generación tras generación, el cine de terror ha mantenido a nuestros miedos a raya con fantasmas que nos hablan desde el más allá, monstruos de dudosa procedencia, asesinos de sorprendente creatividad y demás escalofriantes ocurrencias. En Bface Magazine, hemos decidido hacer terapia de choque y recoger nuestras secuencias favoritas del género, aquellas que nos erizaron el vello de la nuca, se nos quedaron grabadas a fuego en la mente o no hemos podido volver a ver por puro terror.


Sin lugar a dudas, la escena final de ‘REC’ se convertiría en una de las más importantes de la historia del cine de terror. En el intento por huir y sobrevivir, los reporteros Ángela y Pablo acabarán en el ático del edificio, supuestamente inhabitado. Allí  darán con un laboratorio clandestino lleno de crucifijos y empapelado con recortes de periódicos, los cuales todos hablan de una niña, Tristana Medeiros, que desapareció de un hospital de Portugal y con la que parece que se estuvo experimentando. Lo peor es que, después de cuarenta años, la “niña” sigue ahí.

(Nacho Fárez, redactor en Duro de pelar | @Bogeymaann)


Si pienso en una película de terror con la que alguna vez he llegado a sentir miedo de verdad, esa es ‘El exorcista’, y si elijo la escena que me hizo temblar, no dudo ni un segundo: el giro de cabeza de 360° de la poseída Reagan. Quizá porque la vi a una edad temprana, aun recuerdo el impacto que me causó ese momento, de esos de taparte los ojos con las dos manos y reabrir los dedos para asegurarte que la escena ha acabado ya. Sin duda, es mi escena más terrorífica de una de las películas míticas del género.

(Virginia Martínez, redactora en OnCine | @virhouse)


Como el terror no es mi género predilecto, he optado por una de las escenas más icónicas de la historia del cine: la de la ducha en ‘Psicosis’ (la conocen hasta los que no han visto la película). Puede que en 2015 ya no parezca una escena tan terrorífica, pero en cualquier caso es magistral: el montaje y la música hacen el todo trabajo. Muchas veces no hace falta más que enseñar lo que la mente quiere ver.

(Nacho Poveda, redactor en OnCine | @IgnacioPoveda)


Siempre que me preguntan por una película que de verdad da miedo, no se por qué, pero ‘Martyrs’ me viene a la cabeza ipso facto. Y esta escena lo demuestra. Una mujer llena de heridas, sangrienta, monstruosa acechando a una mujer ¿indefensa? que intenta defenderse sin éxito detrás de la bañera. Sin duda, esta escena me marcó y me asustó de verdad. ¿Qué narices está pasando? ¿Qué puñetero bicho es ese? Y como esta escena, hay otras cuantas más que me tuvieron con el culo pegado a la silla y una cara de terror que pocas veces he puesto por una película. Era de noche, acababa de cenar y se me quitó el sueño y se me retorció el estómago. Terror en estado puro

(Germán de Heras, redactor de OnCine | @germaniako16)


Soy un miedica, lo reconozco. Prácticamente, todas las películas de terror medianamente decentes me dan miedo; sin embargo, ésta me creó un pequeño trauma. Hablo de ‘Insidious’ y, sobre todo, de la escena en la que el niño baila por la casa mientras una aterrorizada Rose Byrne lo persigue. Soy realmente incapaz de volver a ver esta secuencia. Pero, como Youtube ha decidido trolearme y no soy capaz de encontrar la escena íntegra, os dejo ésta otra igual de escalofriante.

(Jonathan Espino, redactor jefe de la sección de Cine | @SpinOver_)


Imaginemos un lindo gatito que, haciendo de las suyas, se adentra en los interiores de una nave. Una nave espacial demasiado grande y demasiado vacía para la pequeña tripulación que la habita. En la Nostromo viajan siete astronautas, un gato y un octavo pasajero que, en estos momentos, se esconde entre cadenas y tuberías, al acecho. Cuando, en un giro de cámara, vemos las escena desde los ojos del gato, más allá de la cabeza del tripulante, divisamos (por primera vez) al Alien. Por supuesto, el mecánico no llega a contar el terrorífico encuentro. Y así, el inocente paseo del gato, se ha convertido en una de las escenas más redondas y terroríficas de la Historia del Cine.

(Imma Pilar, redactora en El Celuloide | @Rodasons)


Mi escena favorita del cine de terror sucede en «El Exorcista». Ocurre cuando Regan (la niña) baja por las escaleras, ya poseída, boca abajo, apoyando manos y pies. Puede que elegir una escena de dicha película sea muy típico, pero no recuerdo ninguna otra donde haya sentido tanto impacto y miedo al verla. Y es que todos podemos ser poseídos *música de El Exorcista*.

(Rubén Morín, redactor en Duro de pelar | @bajo_manhattan)


Probablemente el final de ‘La matanza de Texas’ original no solo sea una máquina de angustia del cine de terror, sino la verdadera máquina base de todo el suspense que puedan crear los slashers posteriores. La progenitora y clásico del “asesino con sed de adolescentes en celo” puso a Marilyn Burns como musa inmortal de un subgénero que escribió su regla más primaria en 1974: No viajes con novio.

(Rubén Linde, redactor en iPopCulture | @ruben_linde)


Si bien es cierto que el terror asiático tuvo un gran impacto en los cines que terminó consumiendo su efectividad con el paso del tiempo, hay pocas escenas terroríficas más escalofriantes que la del ascensor en ‘The Eye’ (2002). Tensión, claustrofobia y miedo es lo que experimenté en esta secuencia de la película. Te lo pensarás dos veces antes de entrar al ascensor tras verla.

(Jorge Bastante, redactor en OnCine | @JorBasBo)


Con ocho años, encerrado en una habitación y a oscuras, mi hermana y mis primos, todos mayores, me obligaron a ver The Ring y, desde ese entonces, no he vuelto a ser el mismo. Durante cinco años, tuve que dormir acompañado porque me daba auténtico terror dormir a solas. Lloraba, veía cuerpos moverse donde no los había e imaginaba lo peor de todas las escenas de miedo. La película la volví a ver años después y ni tan mal, pero, a día de hoy, sigo sin ser capaz de ver un film de ese tipo sin pasarlo mal. Ah, y sigo teniéndole miedo a la oscuridad.

(Gabriel Garcher, redactor jefe de la sección de Música | @GabGarcher)


Ahora, cuéntanos: ¿cuál es tu escena de terror preferida? ¿Coincides con alguno de nosotros?

 

La saga REC: «Pablo, grábalo todo… ¡por tu puta madre!»

Quién les iba a decir en 2007 a Jaume Balagueró y Paco Plaza que su pequeño y profesional experimento macabro, que rodaron sin pensar en el futuro, iba a convertirse en una saga de éxito mundial y referente del cine de terror en España. Con tres pelí­culas a sus espaldas, más de 60 millones de euros recaudados y una cuarta a puntito de estrenarse de manera oficial, la saga REC se ha convertido en un must de tu estanterí­a de pelí­culas aterradoras.

Precisamente, BFace Magazine tuvo la oportunidad de asistir a un maratón para ver las tres primeras partes con motivo del estreno de [REC]4 en cines el próximo viernes. La Tropa Produce y Filmax pusieron en marcha la Horror Party que estuvo presentada por Leticia Dolera, Paco Plaza, Jaume Balagueró y Javier Botet. El equipo, micrófono en mano, contó anécdotas de los rodajes, hizo algún que otro spoiler a los rezagados que no habí­an visto todaví­a la saga y dejó caer ciertas pistas sobre una posible quinta parte grabada de nuevo en found footage, unas declaraciones que nos pillaron inadvertidos debido a las palabras que el propio Balagueró pronunció hace unos meses: «No habrá [REC]5 porque después de ver la cuarta no quedarán ganas». ¿Quizás a Paco Plaza sí­ le ha picado el gusanillo para una franquicia al estilo hollywoodiense? En cualquier caso, una quinta pelí­cula serí­a más que bienvenida y te vamos a contar por qué.

[REC]: «¡Mi hija solo tiene anginas!»

    

«Solo era un experimento», se exculpaban Plaza y Balagueró de su inmediato éxito alcanzado con la primera parte de una gran saga que habí­a calado entre los amantes del cine de terror. Y como experimento, hicieron lo que quisieron y consiguieron sacar adelante una pelí­cula a la que es prácticamente imposible sacarle algún defecto. Todo empieza muy inocente, muy cotidiano: la vida de los bomberos, una sencilla reportera y una noche cerrada en el centro de Barcelona: «Esto es una loterí­a, igual toca que no toca», decí­a el jefe de bomberos. Y vaya si te tocó, íngela… El premio gordo.

Con un plano-secuencia de 20 minutos que pasa inadvertido por cómo la atmósfera te va engullendo en la butaca, el ritmo frenético de REC es una montaña rusa sin paradas. Si es tu primer o segundo visionado, la tensión te va a carcomer por dentro y el miedo y el susto van a estar presentes en todo momento. Si ya la has visto varias veces y has eliminado cualquier factor sorpresa, la vas a disfrutar de la misma manera porque es entretenida y no decae en ningún minuto de los casi 90 que dura el metraje. Precisamente, la cotidianidad que encontrábamos al principio se traslada a la comunidad de vecinos en la que los encargados de la pieza nos presentan ciertos personajes variopintos que reflejan la marca España sin decoros y utilizando todos los rangos de edad; una particularidad, que recuerda sin duda a pelí­culas como La Comunidad de ílex de la Iglesia, que usa el factor vecinal como contrapunto cómico para esa maraña de infectados con la que se han encontrado los bomberos y el equipo de Mientras usted duerme.

La rambla de Catalunya sirvió como escenario para un edificio que se ha convertido en lugar emblemático y en el que «¡Nos han encerrado como a hamsters!». El guión de REC es magistral, algo llamativo teniendo en cuenta que solo es una serie de pautas a través de las cuales los actores tení­an que interactuar e improvisar muchos de los diálogos, a veces orquestados para tener órdenes contradictorias y provocar también tensión entre el reparto que luchaba entre la vida, la muerte… y el susto. Gracias a esta naturalidad, se han quedado grabadas en la memoria algunas frases mí­ticas y un personaje que se ha convertido también en un icono de la franquicia como heroí­na y superviviente: íngela Vidal (Manuela Velasco), una actriz que ha reinventado el concepto del scream queen por el de mala hostia queen en un papel entrañable y sanguinario al mismo tiempo, que ya será recordado junto a otras grandes estrellas del cine de sagas de terror como Sigourney Weaver (Alien), Milla Jovovich (Resident Evil), Jodie Foster (El silencio de los corderos) o Neve Campbell (Scream).

[REC] 2: «¡Dé la puta orden!»

[REC] 2 supone un gran ejercicio de cómo lograr hacer una secuela sin hacer exactamente lo mismo que habí­amos visto hasta la fecha. Y es que el número al lado del tí­tulo no es solo indicativo de que se trata de una segunda parte, sino también es una señal, porque vamos a tener doble ración de tramas y doble ración de cámaras (más de dos en este caso). La segunda parte de Balagueró y Plaza se abre camino en la explicación, un poco más avanzada, sobre qué está ocurriendo en ese edificio… y en el resto de Barcelona. Los realizadores no se andan con chiquitas y el contrapunto humorí­stico se ve algo más reducido para dejar paso a la brutalidad, la acción y los sustos más impactantes y claustrofóbicos.

Los GEOS estaban allí­ y, por tanto, la seriedad y la preocupación eran mayores. Además, la magnitud del problema también se reflejaba en el grupo de jóvenes que no sabí­a ni por dónde les lloví­a la sangre y los disparos mal apuntados; no í­bamos a volver a tener a nuevos y jóvenes héroes como íngela Vidal, que para eso estaba ella allí­ con su cámara. Sabí­amos que nos í­bamos a enfrentar a algo terrorí­fico. Con lo que no contábamos era que fuese a serlo tanto. Y la culpa de ello no solo lo tienen los infectados, sino también Javier Botet, un actor que padece Sí­ndrome de Marfan que le provoca tener unas extremidades muy largas y una delgadez extrema. No hay mal que por bien no venga, ya que esto le ha servido a Botet para encarnar a uno de los monstruos de terror más logrados y horripilantes del cine: la niña Medeiros. Algunos insensatos acusaron a Jaume y Paco de usar tecnologí­a 3D para crearlo, pero era solo Javier enfundado en latex y maquillaje: «Se me ha encasillado… en el papel de mujer».

Muchos criticaron a esta segunda parte por ahondar en la parte religiosa para explicar la historia de Tristana Medeiros. Sin embargo, en ningún momento fue un elemento sorpresa o un giro inesperado de los acontecimientos, ya que superpones numerosas referencias a lo católico en el final de la primera parte. De hecho, el ofrecer una breve explicación de los infectados le hizo ganar puntos por esa mezcla de lo exotérico de la religión y lo razonable de la ciencia. Sin embargo, a cada explicación que se daba, surgí­an otras cuantas. ¿Un guión demasiado ambiguo? No, un guión que necesita otras dos partes para ser explicado. Y es que la imaginación no entiende de lí­mites.

[REC] 3: «¡Hoy es mi dí­a!»

Paco Plaza se queda solo ante el peligro de dirigir una tercera parte que no contaba con todo el apoyo del público: el found footage desaparece y solo ocupa unos pocos minutos dentro de la introducción de la pelí­cula, como si fuera el tí­pico ví­deo de boda que todas las parejas felices tienen y guardan como recuerdo de que un tiempo pasado fue mejor. Sin embargo, no se puede aplicar este sí­mil al Génesis de la infección, porque REC nunca ha dejado de ser buena y la calidad no ha decaí­do en ningún momento. Su tercera entrega es una muestra de ello. Es arriesgado cambiar por completo el formato de una pelí­cula, pero se repite la misma fórmula que en la segunda parte: si se quiere sorprender y hacer algo nuevo, fresco y diferente, se tiene que hacer con todas las consecuencias. Y así­ lo demuestra Koldo (Diego Martí­n) cuando rompe la cámara, un gesto muy significativo y una declaración de intenciones: es el dí­a de mi boda, mi familia está muriendo, Clara está desaparecida y no me sale de los huevos que alguien grabe lo que hacemos, ¡porque no tiene ningún sentido grabar esta masacre!

Una vez justificada con creces la ausencia de videocámaras, Plaza tiene campo libre y demuestra que está completamente desatado. No solo él, sino también Leticia Dolera, una novia dulce y sangrienta que, a pesar de su final, no deja que nada arruine el dí­a de su boda. Y aunque no acaba lloviendo a gusto de todos por culpa de un abuelo sordo, la brutalidad y la poca piedad de una interpretación magní­fica de Clara consiguen alzarla como uno de los mejores personajes de la saga, con respeto siempre de la señorita Vidal. Esto es solo una muestra de que [REC] 3 saca a relucir su lado más canalla, satí­rico y sangriento de la saga; ese lado que habí­amos visto en sus dos anteriores entregas de una forma más breve y controlada. El «¡Apóstatas! ¡Hijos de puta!» o Tino Casal de fondo en medio de una matanza con motosierra a manos de una novia recién casada son algunos ingredientes del humor negro que desprende [REC] 3 y que son explotados al máximo de una forma brillante y muy gore. Además, no solo sirven para contar dónde empezó de verdad la infección, sino también para saber algunas cosas más de los propios infectados… y de su reflejo.

Acercándonos de nuevo al costumbrismo español a través del bodorrio del siglo, se vuelve a ver una pasión por lo cotidiano, esta vez ahogada entre muchos más litros de sangre e infección. [REC] 3: Génesis es un seguro de que la consolidación de esta saga se ha producido con enorme satisfacción. La desconfianza era importante ante la desaparición de la cámara en mano, pero Plaza ha sabido jugar bien las cartas y ha provocado que, ahora mismo, el hype de los fans haya alcanzado lí­mites insospechables ante el inminente estreno de la cuarta y, de momento, última entrega de la saga de REC.

[REC] 4: introduzca aquí­ frase épica que pasará a la eternidad

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=3qKiAcgbLlc[/youtube]

Hoy es el preestreno de la cuarta pelí­cula de la saga. El viernes se producirá su estreno oficial en toda España después de haber visitado el Festival de Sitges. Esta vez es Jaume Balagueró el que se enfrenta solo a un nuevo proyecto en el que íngela Vidal ha logrado ser evacuada del edificio y volverá a ser la protagonista junto a otros personajes que estarán encerrados en un barco en el que se está analizando e investigando la infección que, como no puede ser de otra manera, se descontrola por completo. Paco Manzanedo, Hector Colomé e Ismael Fritschi son algunos de los actores que completan el reparto de este cierre del que se espera que resuelva, de una manera u otra, todas las preguntas y dudas planteadas a lo largo de las tres entregas anteriores.

El propio Balagueró ha afirmado que en [REC] 4: Apocalipsis habrá muchas sorpresas inesperadas. Tendremos que esperar todaví­a un poquito más para conocer los misterios detrás de la infección en REC. Eso, o elucubrar nuestras propias teorí­as como hicieron algunos dibujantes de cómic en [REC] 0: Historias inéditas o varios escritores en [REC]: Los relatos perdidos. ¿íngela Vidal estará infectada? ¿Veremos de nuevo a la niña Medeiros? ¿Habrá más supervivientes en el edificio? ¿Se habrá conseguido una cura para la infección? ¿Saldrá alguien vivo del barco?

«La misión ha terminado. Solicito evacuación. Continúe con el plan previsto y quémenlo todo».

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies