El mundo de la moda: donde la influencia es democracia

Durante décadas, una ruta rápida para muchos diseñadores en el mundo de la moda a la hora de buscar inspiración consistía en convertir una tendencia de cultura juvenil (como bien puede ser el grunge, el estampado militar, el denim, o los pantalones palazzo) en el eje central de una colección. El concepto era simple: encontrar un estilo que no hubiera sido ya explotado y trasladarlo al mercado del lujo. Muy seguramente, ahora mismo esta teoría se esté llevando a cabo más que nunca, aunque, si bien es cierto, con un nuevo giro de tuerca.

moda suzy menkes

Lo cierto es que hoy en día el mundo de la moda se hace cada vez más accesible para cualquiera. Gracias a Internet, los jóvenes (y allá donde estén en el mundo) tienen las herramientas y la información para crear y promover sus ideas y su propia visión de la moda. Podríamos decir, por tanto, que se está llevando a cabo una gran democratización en la industria que aterriza, además, en la época del llamado DIY (Do It Yourself), o, hablando en cristiano, el “Yo me lo guiso, yo me lo como” de toda la vida. Y es que tal vez pienses que comerte un ajo dentro de este mundo de la moda te va a costar (que lo hará), cuando lo cierto es que Internet y las redes sociales ofrecen ahora mismo grandes oportunidades para cualquiera que desee empezar o dar a conocer sus habilidades al mundo. Es un hecho, además, que los medios de comunicación consideran ya de imprescindible la importancia de la cobertura de los bloggers e influencers como método para acercarse a los consumidores, aunque muchas veces estos sean criticados por recibir regalos o que se les pague por promocionar marcas y productos.

moda franca sozzumi

Por otro lado, al mismo tiempo han surgido imitaciones asequibles casi idénticas de diseños de alta costura o colaboraciones por parte de la moda mainstream con grandes casas, como puede ser el caso de H&M x Kenzo, Balmain… como opciones difundidas y fáciles para los fashionistas que no se pueden permitir ese tipo de lujos. Cualquier persona, por tanto, puede inclusive acceder y ver los últimos momentos de un desfile o lo que se cuece en los backstages simplemente a través de una mano pegada a un teléfono.

moda grace coddington

Conclusión: el efecto democratizador de Internet ofrece una tremenda oportunidad para que los jóvenes formemos parte de la nueva y digitalmente accesible industria de la moda que está emergiendo, aunque está claro que es mucho más difícil que hoy se llegue a conseguir una influencia consolidada como la de Anna dello Russo o Grace Coddington.

Por qué Miranda Makaroff nos enseña mucho más que moda

Las redes sociales se han convertido en el escaparate para que los demás nos observen y sepan de nosotros. Sin embargo, cualquiera diría que alguien inventó un manual para que todos nos mostráramos de la misma manera, donde la frivolidad y el narcisismo son medidos a golpe de likes y comentarios. De hecho, si escuchas “Chained to the Rythym” de Katy Perry, definitivamente te darás cuenta de que hay un mensaje que debe ser recibido y absorbido. Es por ello que ahora, más que nunca, se valora la originalidad y ser verdaderamente fiel a uno mismo a través de una pantalla. Mientras el resto del universo egoblogger camina por la ciudad mirando el móvil mientras fingen que no saben que están siendo fotografiados, Miranda Makaroff tira por el color (en abundancia), el buenrollismo, y la ironía para recrear las poses más inverosímiles. Cada nueva imagen que actualiza en su cuenta se acerca, si cabe, a una obra de arte.

makaroff

makaroff

Es por ello que su perfil va mucho más allá de la moda y atrae a sus más de 150.000 seguidores. Si tú eres uno de ellos, sabes de sobra que esperas sus stories como agua de mayo, y que ni siquiera te planteas pasarlos deslizando el dedo, sino que los escuchas hasta el final e, incluso, los repites. Su discurso sobre la energía positiva, las buenas actitudes en la vida, y los conocimientos adquiridos a través de libros de autoayuda para vencer a nuestro “Chucky” interior, atraen y reivindican el poder que todos tenemos para vivir como realmente queramos siguiendo nuestro propio camino.

makaroff

Si algo hemos aprendido de Makaroff es que realmente un poder influyente se puede aprovechar para crear y fomentar el bien, y que no deberíamos tomarnos ni la moda, ni la vida tan en serio. Renunciar a tu esencia, sea la que sea, únicamente para agradar al resto, significa perder tu identidad, y uno siempre debería creer en su gusto y su esencia por encima de todo.

makaroff

Las cinco mejores películas sobre redes sociales

Mañana llega a los cines españoles Nerve, la última película de los directores de Catfish (y de la tercera y cuarta entrega de Paranormal Activity), un thriller en la era de las redes sociales y la hiperconectividad globalizada, en el que una chica (Emma Roberts) se ve inmersa en un juego online dónde un movimiento en falso puede costarle muy caro. Aprovechamos este estreno para hablar sobre otras películas que reflexionaron sobre el uso que le damos a las redes sociales y los peligros (o oportunidades) que las mismas conllevan.


5. Manic Pixie Dream Girl (An Internet Love Story) (Pablo Maqueda, 2013)

Manic Pixie Dream GirlVivimos en unos tiempos en los que semana tras semana estalla algún tipo de simulacro de escándalo relacionado con un famoso youtuber. Aprovechando este caldo de cultivo, el tándem Pablo Maqueda-Rocío León, co-guionistas y director y única actriz, respectivamente, construyen en Manic Pixie Dream Girl una reflexión descacharrante y perturbadora de la Era Youtube.

Una youtuber obsesionada con su cantante favorita sube un video llorando defendiéndola ante las denuncias de que hace playback que la acosan. A partir de ahí se desata una cacería online en la que se convierte en el centro de mofas e insultos ¿Cuales son los límites del fanatismo en el mundo globalizado? ¿Hasta dónde podemos llegar a exponernos a nosotros mismos para colmar nuestras ansias de ser escuchados? Y si el fanatismo da miedo, el odio que genera ese fanatismo en aquellos que no lo comparten es incluso más aterrador. El anonimato en las redes sociales permite a las personas herir gratuitamente a otras. Y ese dolor puede trascender de los aparatos tecnológicos hasta herir de verdad y destrozar una vida… gratuitamente.


4. Hard Candy (David Slade, 2005)

Hard CandyUn fotógrafo treinteañero (Patrick Wilson) queda con una adolescente (Ellen Page) a través de una web. La lleva a su casa para sacarle unas fotos, aún sabiendo que la chica es menor de edad. A partir de ahí se desata un juego terrible entre ambos, en el que el cazador puede terminar siendo cazado.

Slade construye así una película de terror psicológico que reflexiona sobre nuestras más oscuras pulsiones, así como las sociopatías imperantes en el mundo actual. Internet y las redes sociales no han creado monstruos, simplemente les han dado una vía cómoda y accesible para poder llevar a cabo sus más retorcidas obsesiones.


3. Disconnect (Henry Alex Rubin, 2012)

DisconnectEl cineasta indie Henry Alex Rubin planteó Disconnect casi como una revisión de American Beauty, tras una década en la que el mundo se vio sacudido por la implantación total de internet y las redes sociales. Como en la obra de Sam Mendes, en Disconnect seguimos a un grupo de personajes perdidos en unas vidas que no sienten como propias, desconectados de sí mismos y de los demás. Y precisamente son las redes sociales las que los conectan y desconectan de forma casi simultánea, arrojando luz sobre sus miserias. Disconnect es una película que puede pecar de ser, en algunos momentos, manipuladora y maniquea, pero también es un film valiente y sincero sobre lo incomunicados que estamos y sobre cómo eso nos hace daño a nosotros y a las personas que nos rodean.


2. Catfish (Henry Joost y Ariel Schulman, 2010)

CatfishNev, un fotógrafo neoyorkino, mantiene una relación cibernética con Megan, la hija mayor de una familia de Michigan. Con el paso del tiempo Nev se va enamorando de Megan y cogiéndole cariño a toda su familia, sobre todo a su madre y a su hermana pequeña. Sin embargo las dudas sobre la veracidad de lo que Megan le cuenta comienzan a crecer, hasta el punto de que Nev termina yendo a Michigan a conocer qué hay de cierto en todo lo que Megan le ha dicho.

Al llegar allí descubre que la verdad es un campo de minas dónde las mentiras, la frustración, la ilusión y la felicidad se entremezclan, haciendo imposible dictar un juicio de valor sobre lo que está bien y lo que está mal. Catfish resulta aterradora porque nos muestra lo dura que puede llegar a ser la vida y lo difícil que resulta llegar a conocer de verdad a alguien. Siempre nos guardamos gran parte de nuestras miserias para nosotros mismos.


1. The Social Network (David Fincher, 2010)

The Social NetworkNo se puede reflexionar sobre cómo el cine ha buceado en el mundo de las redes sociales (nuestro mundo, al fin y al cabo) sin hablar de The Social Network, uno de los films estadounidenses más relevantes de lo que va de milenio. A través de saltos en el tiempo, David Fincher y Aaron Sorkin nos cuentan cómo Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg) ideó Facebook, cómo la compañía creció y cómo por el camino tuvo que ir aniquilando a todo aquel que se interpusiera entre él y su idea.

The Social Network no es una agriografía de Zuckerberg, es una reflexión cínica y pesimista sobre lo que implica ejercer el poder. Zuckerberg no es un monstruo, es simplemente un hombre ambicioso sumido en la ambiciosa empresa de construir una compañía que extienda sus lazos por todo el planeta. Como rezaba la campaña promocional del film: no se hacen 500 millones de amigos, sin ganarte algún enemigo. Mientras el film dibuja la batalla entre Zuckerberg y su ex-socio Eduardo Saverin (Andrew Garfield), perfila sabiamente cómo son las relaciones personales hoy en día, breves, inconexas, caóticas y a menudo superficiales. No es que las redes sociales nos estén desconectando, más bien es que no terminan de ser capaces de conectar lo que ya se encontraba separado.

Facebook mató al cine de los 90

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana, una mujer vestida de gitana no significaba nada más que eso… una mujer vestida de gitana. Y para quedar con alguien había que citarse en un lugar concreto, a una hora concreta, bajo riesgo de quedarse esperando porque tu cita te había visto de lejos y había salido por patas si tu cita era impuntual. En esa galaxia había que llamar a los amigos al teléfono fijo de su casa, siempre a horas decentes, y bajo riesgo de que tu madre se pusiera hecha una hidra si veía luego la factura. En aquella lejana era la mierda no tenía ojitos ni boquita sonriente, las infidelidades se descubrían por gilipollas y no tirar las cartas a la basura con mucha menos frecuencia y las palabras cara y libro juntas no decían absolutamente nada. En los 90, aquella época gloriosa del cine que ahora los treinteañeros vemos como los nuevos 80, el culmen de la modernidad tecnológica era esto:

Y parándonos a pensar un momento… ¿cuántas películas de los 90 son las culpables de que muchos de los directores noveles de ahora se quieren dedicar al cine? Sí, la maravillosa «ShowGirls» también cuenta (un besito para los pezones erectos de Nomi). Pero ¿sería posible rodarlas hoy en día con la explosión de las redes sociales en nuestra vida? ¿Cómo cambiarían esas historias que nos enamoraron?


Eduardo Manostijeras (1990)

Al pobre Eduardo le caería la del pulpo hoy en día con Youtube. Los amiguitos de Winona Ryder le grabarían con sus iPhones, le pondrían hastags rollo #tijeritafreaky, y empujarían al mítico personaje de Tim Burton a un nuevo concepto de bullyng. Y Eduardo, por su parte, se abriría en Facebook una página para promocionar sus cortes de pelo a las vecinas del barrio… aunque apostamos a que su funda del móvil, dentro del universo Tim Burton, sería algo así:

team-edward-hardcase-180


Thelma y Louise (1991)

El selfie más famoso de la historia del cine ya no se haría con una polaroid. Todos lo sabemos.

3-4


Parque Jurásico (1993)

Diría muchas cosas pero la magnífica os joda a quien os joda «Jurassic World» lo definió a la perfección el año pasado: ahora el público estaría más interesado en grabar con sus móviles a los dinosaurios que en verlos frente a ellos.


Antes del amanecer (1995)

La gran paja de los antiguos mamarrachos-actualmente llamados hipsters película romántica de los 90. La gran obra maestra de Richard Linklater. La gran historia de amor de nuestra generación… sería absurda si se escribiera y rodara hoy en día. Jesse y Celine no volverían  a quedar un año después en Viena, a una hora determinada, sino que se buscarían en Facebook nada más separarse, se seguirían en twitter, se pondrían canciones melosas uno a otro en sus respectivos muros y se harían selfies para sus respectivas fotos de perfil. Vamos, el fin del amor.


Los puentes de Madison (1995)

La película que enamoró a todas las amas de casa noventeras y a todos los niños que aspiraban a ser gays. Si se rehiciera en 2016, la separación de Francesca y Robert no sería tan dolorosa porque seguramente Robert tendría un instagram donde colgaría sus fotos artísticas y allí dejaría mensajes secretos de amor para Francesca. Y ella likearía todas sus imágenes mientras suspira desde su cocina de ama de casa frustrada. Y nosotros ya no sufriríamos gritándole como locas a la pantalla: «¡¡abre la puta puerta de la furgoneta y sal corriendo con él!!»


Los amantes del círculo polar (1998)

Todos los modernos actuales se quedarían sin película favorita porque la historia de amor eterna entre Otto y Ana terminaría tan fácilmente como un whatsapp de él a ella preguntándole en qué parte de Finlandia está. Y seguramente en el mensajito Otto incluiría el emoticono de la gitana para aligerar un poco la intensidad de Julio Medem.


El proyecto de la Bruja de Blair (1999)

La película de terror de los 90 no hubiera durado más de quince minutos si los sufridos protagonistas hubieran tenido a su alcance un smartphone. Google Maps los hubiera sacado del bosque antes de que la bruja de Blair, y sus acojonantes niños aficionados a tocar tiendas de campaña en mitad de la noche, hubieran hecho su aparición. Pero qué pena si nos hubiéramos perdido la película que nos enseñó cuánto de terroríficos podían ser unos mocos…


El sexto sentido (1999)

Ni niño muerto ni giros retorcidos a lo Shyamalan. Bruce Willis se hubiera dado cuenta mucho antes de todo el pastel si hubiera mirado cuánto tiempo llevaba sin actualizar su estado de Facebook.


CONCLUSIÓN: las redes sociales hubieran matado hoy en día a nuestras añoradas películas de las noventa. Las redes sociales son la encarnación del mal más absoluto. Voy a escribir un tweet ahora mismo al respecto mientras pienso qué filtro ponerle a la foto para instagram qué le hecho a mis entradas de cine.

4 tipos de usuarios de Snapchat

snapchat, usuarios snapchat, tipos de usuarios Snapchat, gente que te encuentras en Snapchat

Mucha gente aún no ha descubierto lo que es Snapchat. Tuvo un boom hace un par de años, pero la sociedad no estaba todavía preparada para ver fotografías o vídeos de tres segundos. Nadie le veía la gracia hasta hoy. Snapchat es el Bertín Osborne de las redes sociales. Vuelve a relucir y todavía no sabes el porqué. Dentro de este mundillo hay mucha fauna y hoy quiero resumírtela. Puede que te importe poco, pero todo lo que te cuento es por tu bien y, a la larga, te servirá.

CHAPA Y PINTURA

Cada día abrimos el fantasmito blanco para probar los nuevos filtros. Hoy soy un panda y mañana una drag queen. ¿Estoy deprimido? Subo un Snap con unas lágrimas de pegatina o un filtro hawaiano en el que ponga: ¡Ojalá ahora así! Te crees un pitufo con la cámara rápida o un downie a cámara lenta. Snapchat nos permite colgar fotos nuestras, recién levantados, porque nos deformamos fácilmente la cara y nadie ve el orco que llevamos dentro fuera. Querido usuario, los filtros hacen gracia una vez. Más de una ya no.

1

PORNO

Hay bastantes usuarios que utilizan cualquier red social para ligar, incluso Google+ o Linkedn. Sois muchos los que jugáis con Snapchat para hacer travesuras y para provocar al personal. Te puedes despertar un día con un Snap de un plátano de Canarias o de unos melones. ¡Degenerados! ¡Impuros! Os recuerdo que aunque las fotografías de esta red social no se guardan, siempre puedes hacer captura de pantalla. ¡Avisados estáis!

2

BLOGGER

Todas las bloggers, youtubers, influencers, instagramers o pantojers tienen Snapchat. Lo utilizan para restregarte en la cara sus viajes a Cuba o a Australia o para darte envidia: Ellas tienen un Channel y tú sigues con la bandolera que te regaló la Súper Pop. Está muy bien que las sigas – yo soy uno de estos- pero querida influencer, no hace falta que enseñes el retrete en el que harás tus necesidades o que nos expliques como cocinas. Esto no son los tutoriales de Youtube y, mucho menos, Gran Hermano VIP. De nada.

3

¡HAS CAÍDO!

Muchos presumíais de no tener Snapchat pero al final habéis caído. Solo querías instalártelo para jugar con los filtros pero ahora ya sigues a más de ochenta personas. «De momento solo miro Snaps pero yo no cuelgo nada«, pronto colgarás una foto en tu cama en blanco y negro con un DEAD debajo. De aquí a que pases a ser una blogger en Snapchat hay una línea muy fina. Demasiado.

article-201492594332516405000

Si todavía no te has instalado esta magnífica red social, es hora de que lo hagas. Yo disfruto con ella como un crío de tres años. Eso sí, tú sigue presumiendo de tu bandolera de Súper Pop, que todo acaba volviendo.

10 canciones para enviar indirectas

¿Alguna vez has sentido la necesidad de enviarle a alguien un mensaje y no has sabido cómo? Quizás no se te den muy bien las indirectas, pero aquí en Bface Magazine somos auténticos expertos en lanzar dardos envenenados siempre con nuestra mejor sonrisa. Las redes sociales son una ventana al mundo para tirar piedras y esconder las manos.

Que conste que las «in-directas» también pueden contener un mensaje de amor, pasión o sexo, el querer también gusta. Voy a compartir con vosotros un decálogo del mal y del bien. Quizás con estas canciones encontréis la forma de decirle ese «algo» a ese «alguien», si no sabéis el modo, la música será vuestra solución. 


Why´d You Only Call Me When You´r High? – Arctic Monkeys

¿Por qué, criaturita del señor? ¿Por qué te llama solo cuando va on fire? Nosotros no tenemos la respuesta, y quizás te dé palo preguntárselo. Ponlo en tu muro al día siguiente, no se lo mandes a su Whatsapp, tan descarados no somos. Si te va más lo nacional, puedes utilizar ¿Por qué llamas a estas horas?, de Standstill, que a efectos prácticos te va a funcionar igual. Eso sí, nos queda una duda, ¿cogiste el teléfono? ¿Sucumbiste a sus encantos? Tranqui, no vamos a juzgarte, haz con tu flor lo que te parezca mejor.

Escuchar en YouTube


Tú antes molabas – Novedades Carminha

Tienes ganas de decirle que antes era lo más y no sabes cómo. ¿Era el alma de la fiesta y ahora sigue siendo un alma, pero en pena? Utiliza este tema, y si quieres más explícito, cita algún trozo, como, por ejemplo, «desde que eres indie te noto apagada». Que tú lo único que quieres es que vuelva a ser la personita genial de siempre, tú lo que quieres el vovler a casa como Las Grecas a las diez de la mañana después de unos churros con chocolate.

Escuchar en YouTube

Taylor indirectas


¿Por qué no te largas ya de aquí? – Grupo de Expertos Solynieve

Seguro que conoces a gente que te estorba un poquito, gente que lo único que pinta en tu vida son los cuadros negros de Goya. ¡Basta de dramones! Pues si no te atreves a mandarlo a tomar el fresco, nosotros y Grupo de Expertos Solynieve te ayudamos. A ver si entre líneas se queda con ese trocito que dice «tengo quince canciones hablando de ti, ésta es solo primera, ¿por qué no te largas de aquí?». Tú con dignidad y la cabeza bien alta, y si se da por aludido, échale un par y dile «bye bye, hasta otro ratito«.

Escuchar en YouTube


Muero de Amor – La Bien Querida

¡Ay, el amor! Con ése las indirectas molan más, sacan nuestro lado pastel, nuestra vena de trobadores, esa ristra de diminutivos que nos sabemos y no solemos recitar. Pon esta canción en tu Facebook. «Alumbras el cielo de mi esperanza cuando paso por tu casa y te veo en la ventana». Ya está, ya lo has dicho. Es un quiero y no debo, pero ya es hora de que de vez en cuando muevas ficha en la vida. ¿No querras ser una Chenoa toda tu vida?

Escuchar en YouTube

Love Indirectas


Reina del Amazonas – The New Raemon

«Es descomunal el vendaval que levanta tu risa». Podrías mandarle un mensaje (porque cartas ya no envía nadie) con esta frase, sería suficiente para demostrarle que te mueres por su cucu. Pero si te va más el rollito interesante, con esta canción dejarás bien claro que te mola, que quieres mandanga y desayunarte su boca todos los días de tu vida. Después nos cuentas cómo ha ido la operación «Reina del Amazonas», y si tal, nos invitas al bodorrio.

Escuchar en YouTube


Tus amigos – Los Punsetes

Si estás hasta los mismísimos de los amigos de alguien, ésta es tu canción. Los Punsetes pensaron en ti y en tantos otros al escribirla. «Que le den por culo a tus amigos, conmigo ya tienes de sobra». ¿Ha quedado bien claro? En este caso somos directos y vamos a lo principal, tus amigos son lo peor y debes saberlo. Una cosa hemos de tener en cuenta, puede que ellos sientan lo mismo hacia ti, pero es igual, su opinión nos la pasamos por los rincones más oscuros.

Escuchar en YouTube

Sluts Indirectas


Post Break-Up Sex – The Vaccines

Si lo que quieres es que se alce la Tercera Guerra Mundial, lanza indirectas sobre sexo, en ésas más de uno se dará por aludido y puedes liarla bien. Mete en una coctelera (agitando) a tu ex, ese encuentro fortuito tan pasional, lo que les contaste a tus colegas, lo que en realidad hiciste y los rencores después de una ruptura. Ya tienes el jaleo montado, este tipo de indirectas traen consecuencias. Nosotros os damos la nitroglicerina, vosotros tiráis la bomba.

Escuchar en YouTube


No hay nada más triste que lo tuyo – Hidrogenesse

Con esta canción podemos vamos a ser bastante claro: das pena. Eso sí, si lo que quieres empezar es una guerra, vas por buen camino. Esta canción es en cuanto a indirectas, café para los muy cafeteros, es de la liga de las estrellas, la utilizó tiempo atrás Chuck Norris.

Escuchar en YouTube

Miércoles Indirectas


Cuando no me ves – Love of Lesbian

Sí, nos encanta declararnos en los muros de Facebook, en el TL de Twitter y desde hace un tiempo con frases intensitas en Instagram. ¡Que se entere todo el mundo! La vuelta de Love of Lesbian llega con bien de amor y nosotros lo aprovechamos. Eso sí, lo de «tú llovías sobre mojado, debajo de tu nube era yo» nos suena a juegos manuales de esos que nos llevan al cielo. Sea como sea, declárate con LOL si quieres, pero con temas nuevos, que hay que renovarse.

Escuchar en YouTube


The Less I Know The Better – Tame Impala

Igual andáis un poco despechados, y es que a veces The Less I Know The Better, un «ojos que no ven, corazón que no siente» de toda la vida. Si tu vida es pública (que seguramente lo es), tendrás que soportar cierto «corre ve y dile». Que te dejen vivir, que no eres Belén Esteban, que no pregunten y, mucho menos, que no se dediquen a difundir mentiras. Como diría un gran sabio, «quien quiera saber, mentiras con él».

Escuchar en YouTube


Los límites de quererte a ti mismo

A mi madre le duele la boca de decirme que para que te quieran los demás primero tienes que quererte a ti mismo; pero macho, vamos a tener que ir poniendo diques al mar porque últimamente me estoy cruzando con Narcisos endemasía y estoy haciendo un ejercicio muy poderoso para no odiar al ser humano.

Es mentalizarze y quererze de verdad, sano, ese cuerpo, tener potencia, ser feliz, quererte tú mismo a quererte tú mucho porque quieres también al que tiene a tu lao y todo zale de verdad de deporte.

Si la Generación del 98 se diera una vuelta por 2015 sus poemas serían lo más parecido a Mr. Wonderful. Que sí, que la vida es un regalo, el cielo es azul, el sol brilla y los pájaros cantan pero necesito algo de drama, y Álex Ubago estará de acuerdo conmigo. Hemos tomado demasiados cafés en tazas de CÓMO ME AMO.

Quiérete pero no seas hostiable porque al mundo no le importa todo lo que sale por tu boca. Alguien tiene que marcar los límites de quererte a ti mismo y rápido, antes de que los lunes se conviertan en una puta pasada.

Aprende a detectarlos y huye. Te damos tres pautas para que prejuzgues siempre que puedas. (Si te sientes representado en alguno de estos casos no sé qué decirte… Si deseas perdonarme manda 5 euros a hombre arrepentido al 742 de Evergreen Terrace. Dejo el perdón en tus manos).

¿Cómo reconocer a los egocéntricos 2.0?

1. Las biografías de Twitter.

Un volumen de información innecesaria que pide a gritos un “¿Ah, sí? Cuéntame más”. Normalmente referida a sus éxitos en la vida o el putoamismo en general, con hashtags muy locuelos y en inglés a ser posible.

Los limites de quererte a ti mismo_Molg


2. Las fotos de Instagram

El hábitat del selfie, de la perfección y del culto a sí mismo; vamos, de la insoportable levedad del ser. Primerísimos primeros planos de cualquier parte de su cuerpo y un número de poses proporcional al número de hashtags que adornan la foto #instayomimeconmigo. ¿De dónde sacan el dinero, el tiempo, las parejas ideales y los trabajos tan envidiables? Te preguntarás tú. Pues, amiguis, no es otra cosa que el resultado de mezclar la exageración con la inventiva y la flor que tienen en el culo. Con suerte se te irá el dedo y le darás a Me gusta para cargar su barrita verde de ego.

Muses los limites de quererte a ti mismo

 


3. Las conversaciones face to face

Te hablan, sonrisa de ajá. Te explican sus cosicas, asientes. Te dan ejemplos de cómo ser un crack, buscas un arma blanca a tu alcance. Te cuentan cómo todo lo que les pasa en la vida es una puta pasada. Te preguntas si el cable del cargador del iphone valdría. Te tocan el hombro, te abalanzas sobre él. 

Estos últimos son los más difíciles de combatir puesto que, por desgracia, no le puedes soltar un “Next” y volverte al autobús; y no, lo del cargador es jugársela.

gif next

Muy atento, pueden parecer personas normales con interés real en saber algo de ti pero, cuidado, porque su pregunta es un boomerang que desemboca en ellos mismos. ¡Son verdaderos maestros del “Pues yo…” “Ahora que lo dices, yo…”, “eso no es nada, yo…”. Ellos más siempre, no permitas que te hagan llorar. Fatal eso.

Ahora que sabes quiénes son emprende tu lucha.

Ningún cordobés fue maltratado durante la elaboración de este artículo.

Twitter es la guerra: Famosos contra sus cadenas de TV

Las redes sociales han abierto un nuevo mundo donde la libertad de expresión roza, a veces, la burla, la mofa, el enfrentamiento y la desfachatez. Muchos de nuestros famosos utilizan su Twitter o su Instagram para promocionar sus series, discos o eventos. Otros las emplean para vendernos su maravillosa y estupenda vida. Y los hay más guerreros que, conscientes del número de seguidores y poder que tienen, aprovechan para lanzar dardos envenenados. Enfrentamientos cruzados entre famosos y cadenas de televisión que, a veces, llegan a ofender a sus propios fans. ¡Aquí están los mejores!


polemica bface 001Risto Mejide contra Mediaset: La estrella publicitaria más polémica e irónica es, sin lugar a dudas, Risto Mejide. Ya lo conocimos disparando contra diestro y siniestro y no nos sorprende que pueda meterse con alguien o ser más sincero de lo que se espera de él. Ahora, el catalán ha abandonado el grupo Mediaset para marcharse a un Rincón de Antena 3 y la guerra entre ambos se ha hecho pública del todo, con salidas de tono, tiranteces y mucho, mucho humor. Los tuits de ambos continúan sin cesar y nosotros nos preguntamos: ¿Se está excediendo el community de Mediaset o serán órdenes de empresa? La cosa pinta interesante. Agarrad palomitas.


polemica bface 002Jordi Évole contra Antena 3: Si hay otro elemento de nuestra televisión al que le encanta enzarzarse con quien sea, ése es Jordi Évole. El presentador de Salvados también ha soltado en sus tuits alguna que otra perla contra políticos y periodistas y, entre ellos, su propio medio. Reconociendo que quizá era un error, Évole criticó los informativos de Antena 3 por, presuntamente, «distorsionar» su entrevista a Pablo Iglesias, el líder de Podemos, que incluso llegó a retuitearle. En esta ocasión, no hubo consecuencias. Al fin y al cabo, todos sabemos cómo es Jordi Évole.


Antonio Resines, Cristina Castaño, Pérez-Reverte y Paco polemica bface 004León contra Mediaset: Los cambios en las programaciones no suelen gustar a los espectadores fieles de un producto pero, menos todavía, a sus propios protagonistas. Antonio Resines ha preferido un «me voy a callar» sobre lo que opina de la suspensión de su nueva serie de Telecinco. Paco León también se mostró disgustado por el trato de la cadena hacia los últimos episodios de Aída y lo de Pérez-Reverte contra las grandes estrellas del GH VIP fue de traca; el escritor y la cadena han tenido más tiranteces que amor, sin duda. Cristina Castaño fue mucho más discreta en redes sociales pero también dejó claro su descontento con Telecinco por no retrasar durante meses el final de la 8ª temporada de La que se avecina. Sin duda, Mediaset se lleva la palma en críticas. ¿Persecución o motivo justificado?


polemica bface 003Ana Pastor contra TVE: La periodista otrora estrella de La 1 de TVE también es de la que hablan sin pelos en la lengua, especialmente para cargar contra manipulaciones y mentiras que ella así considera. Desde su cuenta de Twitter ha iniciado una guerra abierta contra los informativos de la cadena por su tratamiento a las manifestaciones convocadas por Podemos. Además, y en un momento «espacio patrocinado por», Pastor no dudó en, por el contrario, alabar la cobertura de Antena 3, del grupo donde trabaja. ¡Como tonta!


polemica bface 005Bonus Track 01: Kiko Rivera contra el mundo. Hay famosos que, definitivamente, no saben utilizar las redes sociales y uno de ellos es Kiko Rivera. Sea por falta de cultura, de gracia o de acierto, el hijo de Isabel Pantoja se ha metido con concursantes de todos los realities en los que participa, con la Infanta Elena, con Pep Guardiola y hasta con su propia hermana. Está claro que el chico no tiene reparos en decir lo que piensa y en ganarse algún enemigo extra. ¡Como si le hiciera falta!


polemica bface 006Bonus Track 02: Fernando Tejero contra un servidor. Como decía al principio del artículo, hay veces en las que el mal uso de las redes sociales, y el poco sentido del humor, pueden hacer perder los papeles a alguna de nuestras celebridades. En el caso de Fernando Tejero ha ocurrido contra mí, después de que el actor se sintiese herido y ofendido por un tuit con sorna que publiqué (y en el que ni lo cité, debió buscar…) durante la emisión de uno de los capítulos de La que se avecina. Eso sí, aquí el actor «ganó» la batalla, ya que su legión de fans le apoyaron… Y recibí tantas críticas que hasta me sentí culpable. O no.

¡No quiero más dramas en Twitter!

Las ballenas van a la orillas a morir, y tú vas a Twitter a descargar tu ira contra el mundo. Así­ de contundente y de realista. Entre toda la fauna  que nos encontramos en la red social del pájaro azul, estás tú, que siempre llegas tarde a todo lo nuevo. Y es que lidiar con las distintas patologí­as de la gente en Twitter no es nada fácil. En realidad no lo es en ninguna red social, pero en Twitter queda más al descubierto tu patologí­a Tuitera.


Este post se lo queremos dedicar a la injustamente tratada Anna Allen, una musa donde las haya, que sabe manejar de forma excelente las redes sociales, y que tú, querido lector, te has hartado de criticar, cuando te dedicas a hacer lo mismo que ella: posturear. Ella por trabajo y fama. Tú por notoriedad.


Sí­ndrome Anna Allen  ¿Quién no adorna el curriculum?

Es algo muy común. Yo me maravillo del nivel educativo de este paí­s que hace que todos tengamos un nivel de Inglés medio oral y escrito. Este nivel implica algo más que defenderte en una lengua y sabes que no es así­ la realidad, pero tu autoestima es alta, aunque de camino a la entrevista de trabajo vayas rezando para que esa parte del inglés la pasen por alto y no te toque emular a Ana Botella. El colmo del postureo 2.0 es poner tu biografí­a en Inglés, porque claro, tú eres bilingí¼e de toda la vida, aunque nadie de tu alrededor lo sepa. ¿Es algo que queda más cool? Pues NO. Es como los que vienen de pasar un tiempo en el extranjero (2 meses) y cuando están España te sueltan sin venir a cuento algo  en Spanglish, o te comentan la tí­pica frase ¿Cómo se decí­a esto en Español?  ¿Tu cara? Un poema.

Comprador compulsivo de amistades

¡Qué bonito es comprar seguidores¡ Unos ponen hastaghs absurdos y sin sentido y otros ¡pagan! por hacer crecer su número de seguidores. Puedo llegar a entender que si vives perdido en una aldea de la Estepa Rusa acudas a esto para relacionarte con algo más que con tus cabras. ¡Pero es que son falsos! Yo cada dí­a estoy más convencido de que hay gente que es mucho más feliz que yo viviendo en una realidad paralela inventada y en la que lo tienes mucho más fácil solo con crearte tu propio mundo de fantasí­a multicolor. No descarto pasarme a ese lado en unos años.

Los enfadados con el mundo

No es que quiera abogar por el ‘buenrrollismo tuitero’, es que Twitter es el lugar propicio para que la gente descargue toda su rabia ‘con y contra el mundo’. Es un micrófono abierto preparado para que expongas tu speech ideológico, tu insulto, tu comentario de marica mala, tu crí­tica poco constructiva, tu ‘sentar cátedra’ particular, tu fav a actores porno cuando eres un conocido presentador de informativos de una cadena católica. Todo ello enmarcado en el hecho de que crees que eres alguien relevante, con cierta notoriedad. Mención aparte para los que utilizan esta red social como una metralleta de indirectas para que ‘alguién’ interprete lo que quieres decir. Y es que a través de retweets, favs, publicaciones y fotos, puedes decir mucho más y llegar mucho más lejos. Luego está la sutileza y el arte de cada uno para hacerlo y quedar estupendamente. No nos engañemos: Todos hemos utilizado alguna vez alguna red social para lanzar una pullita.

Afán de notoriedad

sonia-monroy-oscars-2015-2

Sonia Monroy está muy mal de lo suyo por vestirse con una bandera, plantarse en los Oscars, subir la foto a Twitter y mostrar al mundo lo ‘arte’ que es. Pero en tu caso, ¿la foto que subes con la mancuerna en el gimnasio, lo haces por la bonita gama de tonos pastel que se refleja en tu brazo izquierdo hipertrofiado gracias al filtro Valencia, no? ¡No nos engañemos! Te has marcado un Monroy. Y vale que ella ya no tiene edad para hacer esas cosas, pero cuando subimos una egofoto a una red social lo hacemos con un objetivo, sea cual sea, hay una intención detrás, muchas veces va más allá que el propio ego. ¡Pero bien! El objetivo es no llegar a los 40 con la cabeza de un adolescente. Un besito, Sonia.

Los Talifans

Este grupo de tuiteros que nos encontramos en la red social son capaces de amenazarte con quitarte la vida como te atrevas a juzgar una canción de su artista, son ‘pitbulls fanáticos’ que no aceptan bromas sobre la vida personal de su í­dolo, que no entienden que tengas una propia interpretación de la graciosa forma de hablar de Amaia Montero, que empatices con Chenoa cuando pasas por un bache o que preguntes a Coral Segovia por Eurovisión. Las discusiones con believers se queda en una riña de adolescentes comparado con el talento al tuitear  y la agresividad desmedida de las fans de artistas españoles. ¡Arte!

2080

Y hasta aquí­ un repaso a muchos de los perfiles random de Twitter. Otras redes sociales merecen un estudio más detallado, como Instagram o Grindr, así­ que me dispongo a analizar estas redes para escribir sobre ellas, o mejor pregunto en Twitter, que lo mismo encuentro a alguno que las tenga instaladas, que creo que no será asunto difí­cil.

 [followbutton username=’ricescudero’]

¿Por qué todos somos Kim Kardashian?

Desde la salida de su portada para PAPER Magazine, las criticas a uno de los personajes más amado-odiados del mundo mundial se aumentaron de manera exponencial. Criticas a su voluptuoso trasero, bueno seamos realistas, es mejor decir, gigantesco culo, a su manera de posar, a la forma en la que su cuepo estaba embadurnado y a los abusos y recontra abusos del Photoshop en su cuerpo. Pero al final todos somos Kim, todos y cada uno de nosotros. Todos hemos aceptado de una manera u otra que exponer nuestras vidas cual famoso estaba bien, todos nuestros selfies, nuestras fotos post gym o after sex, todo lo que pertenecí­a a la esferas privadas de nuestra vida ha terminado siendo publicado por nosotros mismos sin el más minino de los reparos (y sin Photoshop!) cual Kim. Ella nos enseño todos los términos 2.0  para ser sensuales y para vender nuestra vida en redes. Ella puso las bases (junto a otros) de lo que funciona en redes y lo que no. Señores y Señoras Kim Kardashian es una maquina de la sociedad 2.0. Kim Breaks The Internet, y eso no se puede negar. Hasta tu abuela sabe exactamente quién es esta mujer y eso que ella ni siquiera tiene Instagram.

Kim-Kardashian-Po-BreakTheInternet-Paper-Cover

Desde la aparición de Twitter e Instagram, compartir nuestra vida es aun más divertido y es que no son lo mismo que en Facebook. Mientras la red social ideada por Mark, parece una cena de navidad con toda la familia ( incluyendo primos lejanos a los que has visto 2 veces) las otras nos permiten crearnos a nuestra propia familia Kardashian, mostrar  nuestros abdominales recién esculpidos, o nuestros pechos recién operados. Y así­ hemos fundado nuestra vida en las redes, a lo «que hablen mal de uno es espantoso, pero es peor que no hablen» dicho por Oscar Wilde, así­ somos hoy, uno absolutos y molones wannabes, nuestros propios inventos, capaces de mostrarnos como dios nos trajo al mundo para conseguir unos 20 likes más de los normales. Y oye que no pasa nada, porque así­ somos, doble moral, criticando y amando, imitando y odiando, y es que al final de cuentas por lo menos en nuestras redes Todos somos Kim, alimentado nuestro ego y el de los demás como buenos modernos. Imitando a nuestros iconos y convirtiendonos en nuestros propios «culos gordos».

0011812093

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies