Cómo enseñar tu ropa interior sin parecer una fresca

La lencería, hasta hace unos años, formaba parte de nuestra intimidad. Enseñar tu ropa interior podía suponer que tus amigas cuchichearan durante meses sobre tu canalillo y tus transparencias.

lenceria

 

a685fc93399144465879869139697b56

En la actualidad, la ropa interior y los conjuntos lenceros están a la orden del día, pero saber llevarlos es la clave que diferencia lo sexy o pertenecer al barrio rojo de Amsterdam.

Las tres claves fundamentales para llevar prendas lingerie son:

  • Menos es más. Siempre que lleves estas prendas a conjunto con básicos, olvídate de ser excesiva con el encaje y las transparencias. Una prenda única habla por si sola.

    a405d1ca5a85bbaa71cc285c343b5625

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Sofistícate: No vas a una fiesta pijama, son prendas sexys pero también cómodas. Aprovéchate de ambas y sácale partido.

DON´T:

j

DO:

DO

  • Be sweet: Sé dulce, NO te hace falta salir en sujetador, combina las prendas bodys, tops con jerséis y chaquetas calentitas y utiliza el encaje también en los detalles como partes de abajo de las faldas y shorts. ¡Se tú misma!

lll

short

Los dos estilos más habituales que pisan fuerte en esta tendencia son el teensweet o naïf (en la imagen de la derecha) y el punk-gótico (en la de la derecha). Ambos pueden llevarse para ocasiones especiales o cambiarlos totalmente con unas botas.

marc jacobsli

¿Os atrevéis con esta tendencia que pisa fuerte? ¿Menos es más en la lencería?

 

How to wear: Sujetador lencero

Con la llegada del buen tiempo nos apetece cada vez más quitarnos el abrigo y el jersey y empezar a lucir palmito. Aunque sabemos que esto tiene fecha de caducidad, al menos de momento, nos vamos a centrar en una combinación que podemos ir pensando de cara a la primavera. Y es que la nueva colección no solo es de ropa exterior, sino de ropa interior también y un año más, nos vamos a atrever con la combinación de sujetador lencero.

1

10 

Esa prenda que se solí­a guardar para el interior, pero que cada vez más sale a relucir para completar nuestros outfits del dí­a a dí­a con un toque elegante, sexy y femenino. La pregunta es: ¿cómo lo combino para que conserve estas cualidades que acabamos de mencionar y no caer en la vulgaridad? ¡Te damos ideas!

9

7

 

Camisetas oversize son la primera opción. El sujetador se deja entrever por un lado y aporta un look moderno y desenfadado. Otra opción es el escote pico para que asome por el centro del pecho. Para estos casos, lo ideal es una camiseta básica, sin demasiadas florituras para que destaque el sujetador. Aunque acompañarlo con algún collar también es una opción acertada.

6

 

Si eliges llevarlo debajo de una camisa, puedes hacerlo como si fuera un top o sino, póntelo con una camiseta de tirantes finos. Por el contrario, si quieres destacar los tirantes del sujetador, combí­nalo con camisetas de cuello barco.

4

5

 

Si te atreves con este look para la temporada que está por venir, te dejamos algunas ideas actualmente a la venta en Oysho, Women’Secret e Intimissimi.

13

12

11

Tipologí­as humanas según su ropa interior

Una de las tareas más difí­ciles a las que nos enfrentamos en nuestra madurez es la de elegir ropa interior. La elegimos según quién nos vaya a ver (novio, amigovio o el médico) o según nuestro estado de ánimo (nadie se va a poner unas bragas de encaje un lunes).

Darle poca importancia a la ropa interior es un gran error, porque es la que más puede hablar de nosotros. Y para ayudaros, os he creado una guia para despejar todas vuestras dudas:

nick-jonas-crotch

Bóxer (ajustados): Es un hombre al que no le gusta arriesgar, pero tiene un punto exhibicionista. Aunque tiene más de 20, sigue poniéndose pantalones de cintura baja para que todos veamos su ropa interior. También es muy probable que lleve los bóxer debajo del bañador cuando va a la playa. Es ese tipo de hombre que lleva zapatillas, gorra, pantalones  caí­dos y camisetas de Jack & Jones; pero se rí­e de Ana Obregón porque viste como una adolescente.

Bóxer (de tela): Dudarás si son dejados o hipsters. La clave está en fijarse en el estampado: Si son lisos, dejado. Si son de cuadros o con estampados de cuadros, lunares, anclas, barquitos o similares, es que es un moderno. Lleva barba, New Balance y pantalones pitillo. Cuando esté enamorado, te lo hará saber por una playlist de indie en Spotify.

Slip: Vive anclado en los noventa y está influenciado por los anuncios de David Beckham. Sienta muchí­simo mejor cuando estás en buena forma y depilado, pero sus dueños se niegan a aceptarlo. Su marca top es Abanderado (ante todo, comodidad). Es un hombre sencillo, le gusta llevar camiseta interior en invierno y su mayor tragedia serí­a que se le diera de sí­ la cinturilla de sus slips. Si conoces a un chico que los lleve (y no ronda los 50), sal corriendo. Su pareja ideal es la chica de bragas de algodón de dibujos.

Tanga de hombre: Simplemente, NO.

Elsa-Pataky-con-la-lenceria-de_54419003852_53699622600_601_341

Braga: Si tiene más de trece años y lleva las tí­picas de algodón de dibujos compradas en Primark, desconfí­a. Esta chica suele comprar las que vienen en un pack de siete y sigue merendando sándwiches de Nocilla. Aún no entiende que Bob Esponja y My Little Pony ya no están de moda. Se cree una princesa, aunque lo único que tiene de princesa es la marca de las bragas.

Braga brasileña (culote): Es deportista y su Spice Girl preferida era Mel C. Su clase preferida es spinning, reservando la bici de primera fila para poder mirarse al espejo. Creerá que le ha robado las mallas a Alberto Contador y siempre le pedirá más caña al monitor. Lleva una bebida isotónica y también la podrás encontrar en Body Pump, Body Combat, Crossfit o corriendo por el parque. Te conoció preguntando si eras pronador o supinador. Para prolongar la relación con la chica que lleva bragas brasileñas, sólo tienes que seguir tres consejos: No cenar hidratos, tener menos de un 10% de grasa corporal y vestir con ropa deportiva en colores flúor.

Tanga: Es muy probable que se llame Jessy, Jenny, Vane o Ylenia. Lleva botas blancas, tiene extensiones y le gusta el «˜parkineo’. Se referirá a ti como «˜tete’ o «˜nano’. Aunque hace quince años no existí­a mujer que no tuviera tanga en su cajón, ahora ha quedado relegado a adolescentes rebeldes o concursantes de Mujeres y Hombres y Viceversa.

Braga-faja: Es Bridget Jones. O se parece mucho. Ahora, en pleno apogeo de las fajas, las han logrado hacer en forma de body, de encaje, y en formas que hasta puedes pensar «esto es sexy», pero no. Es una prenda que, aunque su objetivo es bueno (reducir y evitar transparencias), sigue siendo de abuela.  Imaginemos la situación: Faja de licra y en color visón, con una dueña que lucha por respirar.  La mujer que lleva braga-faja es, sin duda alguna, una sufridora.

Y si después de esta guí­a sigues dudando, lo mejor es que vayas sin nada.

[followbutton username=’martacianuro’]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies