Hacer la compra debería considerarse deporte de riesgo

hacer la compra

Qué maravilla, hacer la compra. Pasear por los interminables pasillos de tu supermercado de confianza hasta encontrar lo que buscas. Llenar tu nevera vacía con las últimas ofertas y los productos más low cost que encuentres. Ay, la compra.

Los supermercados deberían ser lugares tranquilos en los que las personas como tú y como yo pudiésemos comprar pacíficamente. Pero, amigos, la realidad es muy distinta y a veces conseguir el último cartón de leche de soja puede traer consecuencias dramáticas.

Guía de supervivencia para hacer la compra

Evita las horas puntas y los fines de semana. Los domingos están hechos para que las #señoras hagan cola en el supermercado y, desafortunadamente, tú con ellas. Sé que no tienes tiempo entre semana, pero cuando llegues al supermercado y te toque esperar 20 minutos para pagar una lechuga, acuérdate de mí.

hacer la compra

Corre hacia las ofertas. Piensa que has vuelto a la clase de educación física del instituto y corre hasta ese paquete de queso al 50% antes de que te lo quiten. Solo los más rápidos conseguirán el tesoro.

hacer la compra

Sonríe a los cajeros aunque ellos no te sonrían.Pueden oler tu miedo, lo vi en un documental de la 2. En el fondo de su corazón te aprecian, pero están muy cansados y el uniforme siempre queda mal.

hacer la compra

El 3×2 es tu amigo. La experiencia es un grado y las abuelas lo saben: comprar grandes cantidades sale más rentable. Siempre que tengas espacio donde meter toda esa cantidad de botes de conservas.

hacer la compra

Si tienes hambre no entres. No hay nada más peligroso en esta vida que hacer la compra con hambre, acabarás con el carro lleno de chocolates, patatas fritas y de tu dignidad. Dile adiós a los meses de gimnasio y busca una excusa para tu entrenador personal.

hacer la compra

No compres online. En serio. Tu espíritu aventurero se merece vivir esta experiencia inigualable (por muy caótica que sea).

hacer la compra

Dentro de unos años, cuando hacer la compra sea considerado como un deporte olímpico (y de riesgo), te acordarás de mis consejos y me darás las gracias por continuar con vida.

Taste of America: el súper de las pelis

Los maravillosos y bélicos United States of America nos han regalado grandes avances para la humanidad como la bombilla, la mantequilla de cacahuete, el sirope de arce, los desayunos de huevos con bacon en la cama o a Beyoncé. Lo que puede que nunca hubiéramos imaginado es que todas esas cosas (excepto, probablemente, a Beyoncé) las podemos tener en nuestras aburridas casas españolas sin tener que cruzar medio mundo para encontrar los únicos e irrepetibles productos del país de las oportunidades. Welcome y’all to ‘Taste of America’.

taste_3

Hace 20 años, un grupo de amigos españoles y americanos decidieron montar un negocio que ofreciera algo único en España: la primera tienda de productos americanos. Se situó, y aún sigue abierta, en el 149 de la calle Serrano de Madrid. A fecha de publicación de este artículo, ‘Taste of America’ cuenta con unas 20 tiendas repartidas por toda España, véase Chueca, Moncloa o Pozuelo en Madrid; Majadahonda, Getafe, Toledo, Zaragoza, Sevilla, León, Oviedo o Barcelona.

taste_1

La franquicia ya cuenta con marcas como Campbell’s, V8, Tyrrell’s, Arizona, Pepperidge Farm, Dr Stuart’s, Louisiana o Rocky Mountain, y americanadas varias como las tortitas (con el correspondiente sirope de caramelo) de Aunt Jemima, los bagels originales, los cereales Cheerios o los archiconocidos y coloreados Fruit Loops de Kellogg’s. Incluso las Bean Boozled de Jelly Belly: del mismo color, forma y textura, las grajeas pueden ser de melocotón o vómito, pudding de chocolate o comida de perro o de palomitas con matequilla o huevo podrido. Lo suficientemente aqueroso y divertido como para echar la tarde con amigos.

taste_8

Y como la exclusividad se paga, más que comida diaria son el capricho del día, puesto que una caja de cereales puede llegar a costar cerca de 8 euros, aunque en general es asequible. ¿Y quién no se merece un capricho de vez en cuando? Se puede incluso comprar online a través de su página web tasteofamerica.es.

taste_6

Como buenos americanos amateurs, puede que también necesitemos los cachibaches necesarios para que esas tortitas queden perfectas. Así que, ya que te pones, puedes darte una vuelta por la sección de menaje y comprar una sartén o un molde para ese bizcocho reglamentario que le llevarás a tus nuevos vecinos buenorros. Con eso ya puedes llegar holgadamente al nivel “Nicole Kidman en The Stepford Wives”. Pero si con todo eso aún no te sientes más americano que el vecindario entero de Wisteria Lane, también puedes comprar un molde para muffins (magdalenas, vaya) mientras te bebes una lata de Dr. Pepper, imprescindible para obtener el nivel “Oprah” mientras gritáis desbocados “¡¡U ESE A!! ¡¡U ESE A!!”.

Tú comprando en 'Taste of America'
Tú comprando en ‘Taste of America’

Fotos: Taste of America

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies