Oscar 2016: las 5 virtudes ignoradas sobre La chica danesa

La crítica ha sido tajante. La cinta de Tom Hooper que narra la experiencia del primer transexual de la historia parecía buscar tan desesperadamente el favor de los académicos de Hollywood que, finalmente, ha conseguido el efecto contrario. La chica danesa no optará el próximo 28 de febrero al Oscar a la mejor película. Una decisión cuestionable desde el momento en que se basa en un prejuicio, ser un filme oscarizable, que en anteriores ocasiones no ha supuesto un problema para obtener la nominación. A continuación, repasamos los principales motivos por los que esta historia basada en hechos reales merecía su puesto en la categoría madre.


Los dos protagonistas están de lujo

La chica danesa

Mientras la actriz del momento Alicia Vikander se lleva la gran mayoría de halagos por encarnar a la sufrida esposa de Einar Wegener, el trabajo de Eddie Redmayne ha quedado un poco ensombrecido por su compañera de reparto y por las críticas hacia su hipotética sobreactuación. El ganador del Oscar el año pasado por La teoría del todo, en cambio, realiza en La chica danesa una interpretación ejemplar, que destila perfectamente la impotencia y la indefensión de todo aquél que debe enfrentarse al rechazo social. Un papel de Oscar que Redmayne ganaría de calle si no fuera por su anterior galardón y porque Leonardo DiCaprio aguarda con uñas afiladas su merecido reconocimiento.


Tom Hooper supera a El discurso del rey

La chica danesa

El director británico ha roto su racha de nominaciones a mejor película con ‘La chica danesa’. Si con su anterior propuesta, Los miserables, obtuvo ocho nominaciones, incluida la de mejor filme, con El discurso del rey alcanzó la gloria en 2010 agenciándose el máximo galardón y el de mejor dirección. Sorprende que una película que sigue a rajatabla la particular visión estética de Hooper, que incluso la supera, no haya entrado esta vez en la lista de hasta diez nominadas a mejor película. ¿Será quizá que esta vez ha roto las normas de toda historia de superación que exige el academicismo? El director no ha visto recompensado su esfuerzo por romper los moldes del cine más convencional, como por ejemplo mostrando sin tapujos y frente a un espejo el cuerpo desnudo de un hombre que se siente mujer.


Contiene todos los elementos para optar al premio gordo

La chica danesa

Esta es quizá su virtud más cuestionada. ¿Hasta qué punto debe ser evidente la búsqueda insaciable del mayor número de nominaciones posible? Es bastante palpable que Hooper ha buscado ir tachando de su lista todas las categorías de los Oscar a las que podía optar. Salvo algunos apartados técnicos, La chica danesa está confeccionada para abarcar el máximo de galardones, desde la banda sonora, a cargo del infalible Alexandre Desplat, hasta el vestuario de Paco Delgado, que ya obtuvo otra nominación gracias a Los miserables, también de Hooper. Lo que en principio podría ser un hándicap, la pérdida absoluta de autoría en favor de los gustos encorsetados de los académicos, no es más que una suma cuasi perfecta de los elementos que convierten a un filme de temática prácticamente marginal en una obra para todos los públicos.


Normaliza un tema que sigue siendo objeto de mofa

La chica danesa

Hablamos mucho de la marginación de los Oscar hacia la comunidad negra pero lo cierto es que si hay un colectivo que todavía sigue sin superar la barrera del premio a la mejor película es el que se esconde, al menos cinematográficamente, bajo las siglas LGTB (enseguida nos vendrá a la mente Brokeback mountain). Grandes interpretaciones, como la de Tom Hanks en Philadelphia o la de Sean Penn en Milk, han logrado su estatuilla. La máxima concesión que ha otorgado la Academia de Hollywood a las personas transgénero fue la nominación de Felicity Huffmann por su insuperable papel en Transamerica. Ahora que La chica danesa ha sido prohibida en varios países de Oriente Medio, Hollywood tenía una excelente ocasión para dar visibilidad a un filme que consigue normalizar una opción vital que todavía sigue siendo objeto de burla en los países supuestamente desarrollados.


Algunas de las nominadas son mucho peores

danish5

Muchos todavía se rasgan las vestiduras con la inclusión de Brooklyn entre las finalistas. Algunos dudan de los méritos de Marte. Las múltiples opciones de El puente de los espías (otra que también podría recibir acusaciones de buscar desesperadamente su hueco en los Oscar) se antojan bastante desproporcionadas para otros. En un año claramente falto de obras maestras, no hubiera estado de más incluir a La chica danesa. Una cinta que en ediciones anteriores, y mucho más competitivas, habría entrado sin duda en esa lista de hasta diez seleccionadas que, más que para optar al gran premio, sirven para dar visibilidad a otro tipo de cine. La historia de Lili Elbe merecía, sin duda, ese reconocimiento.

Los 15 mejores besos LGTBI del cine

Pocas acciones humanas expresan con tanto poder y sencillez el amor que podemos sentir por otras personas que los besos. Por ello mismo es importante que en el cine se visibilice a las personas LGTBI a través de los besos, ya sean amorosos o pasionales, dulces o salvajes. Que los labios de dos personas se junten hasta resultar inseperables sigue siendo mágico. Los besos son eternos, por muy fugaces que puedan parecer en el momento de darlos. A continuación 15 besos LGTBI que me impactaron o emocionaron. Ojalá esta lista no deje nunca de crecer.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 10.58.3415- Bound (Andy y Lana Wachowski, 1996). Un beso ardiente

Un thriller de atracos, dos mujeres atadas la una a la otra por una tensión sexual desbordante y un instinto criminal muy peligroso. Bound es la ópera prima de los Wachowski, que precisamente acaban de estrenar Sense8, una serie dónde los conflictos LGTBI tienen gran importancia.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 11.30.4714- Fucking amal (Lukas Moodysson, 1998). Un beso experimental

Este film sueco es una de las películas más valientes, inteligentes y realistas sobre los adolescentes que recuerdo. Si la ves durante esa etapa vital te impactará mucho. Los retratos sobre chavales no suelen ser tan acertados ni complejos. Este beso es pura experimentación y autodescubrimiento.


vlcsnap-2013-09-27-17h12m07s1513- Barcelona nit d’estiu (Dani de la Orden, 2013). Un beso armarizado

Esta misma semana el Rayo Vallecano presentó su segunda equipación, presidida por una raya arcoiris. Volviendo a poner sobre la mesa la escasa visibilidad LGTBI en el mundo de los deportes. Barcelona nit d’estiu, un precioso collage de historias de amor, incide en la misma cuestión, al presentarnos a dos futbolistas que mantienen una relación en secreto. Este beso fugaz es a la vez bonito y triste, porque esconder algo tan hermoso como el amor duele mucho.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 10.44.2612- Boys don’t cry (Kimberly Peirce, 1999). Un beso esperanzador

En el vía crucis por el que tiene que pasar el personaje de Hilary Swank (que ganó el Oscar a mejor actriz), los besos con Chlöe Sevigny suponen sus únicas paradas de descanso. Este drama bucea en la trágica vida de un hombre encerrado en el cuerpo de una mujer. La irrupción de esta chica en su vida y el contacto con sus labios hacen que crea que su vida puede ser mejor. Un cálido oasis en un desierto en llamas.


Captura de pantalla 2015-06-30 21.36.1011- Ha-Buah (Eytan Fox, 2006). Un beso imposible

Un palestino y un israelí intentando vivir su amor contra viento y marea. Esa es la premisa de Ha-Buah, una de las películas más descorazonadoras de esta lista. Muchas veces, ni un millón de besos pueden revertir el odio que sentimos los unos por los otros. Ese odio que recorre el mundo.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 11.58.3210- Beautiful Thing (Hettie MacDonald, 1996). Un beso que lame heridas

Esta película es un drama suburbial típicamente british. Dos adolescentes que viven puerta con puerta se enamoran, bajo la terrible amenaza del violento padre de uno de ellos y contando con la protección de la madre del otro. Paro, pobreza, relaciones paterno-filiales torcidas, violencia… y amor. Caricias, besos, sonrisas, humor negro británico y puñaladas con gran carga dramática. Un film duro de besos muy tiernos.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 10.48.379- The Hours (Stephen Daldry, 2002). Un beso para consolar

Este beso es tan bonito porque está dado con una mezcla de inseguridad, cariño, miedo, deseo y tristeza, que resultan tremendamente enternecedoras. Julianne Moore ha dado muchos besos en su carrera, pero ninguno como éste, que casi funciona como un primer beso.


Captura de pantalla 2015-06-30 21.48.218- Weekend (Andrew Haigh, 2011). Un beso palpable

El gran encanto de Weekend es su naturalismo. Busca que ese fin de semana que pasan juntos dos desconocidos sea realista, y lo logra. Sobre todo porque el sexo, los besos y las conversaciones en la cama resultan muy creíbles. Weekend es una película sin artificios. Son preciosos nuestros besos.


Captura de pantalla 2015-06-30 10.37.387- Heavenly Creatures (Peter Jackson, 1994). Un beso fatal

Convertida de forma casi automática en película de culto, este drama psicológico narra la estrecha amistad que se teje entre dos chicas que eluden sus monótonas vidas creando cuentos de fantasías. La película, dirigida por Peter Jackson, es un apasionante viaje al lado oscuro de la mente de dos adolescentes obsesivas.


Captura de pantalla 2015-06-30 11.24.476- Hedwig and the Angry Inch (John Cameron Mitchell, 2001). Un beso interrumpido

Quizás de todos los besos de esta lista éste sea el más triste. Un terrible baño de realidad para Hedwig, la protagonista, una transexual que sufrió una mala operación de cambio de sexo. En un par de minutos, John Cameron Mitchell, condensa la emoción volcánica que nos genera el amor y la tristeza y las rabia que nos produce la caída de nuestros sueños. Es una secuencia fantástica de una película de culto.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 10.46.445- A single man (Tom Ford, 2009). Un beso mil veces recordado

Cuando pierdes a alguien al que amas te recreas una y otra vez en los recuerdos más hermosos que tienes. En aquella vez que hicisteis el amor. En aquel abrazo inesperado. En aquel beso fugaz. El personaje de Colin Firth vive recordando todo aquello, intentando retener a su lado a un etéreo Matthew Goode.


Captura de pantalla 2015-06-30 a las 11.32.494- Hoje eu quero voltar sozihno (Daniel Ribeiro, 2014).Un beso tierno como el primer amor

Un chico ciego en plena adolescencia se hace amigo de un compañero de clases y entre ambos va surgiendo un cariño y una confianza preciosos. El primer amor es un tema universal de gran trayectoria artística. En la temática LGTBI su presencia es aún más acusada, pero nunca he visto una aproximación al tema tan dulce, inocente y pura como la que hace este film brasileño. Un amor limpio, sin miedos.


Captura de pantalla 2015-06-30 21.42.023- Mulholland Drive (David Lynch, 2001). Un beso onírico

La secuencia de sexo de Mulholland Dr. entre Naomi Watts y Laura Elena Haring se nos clavó en las retinas a todos aquellos que vimos el film-pesadilla de Lynch en la adolescencia. Tórrido, misterioso y, sí, terriblemente sexy. A veces la mente humana transita por caminos inescrutables.


Captura de pantalla 2015-06-30 21.32.322- Brokeback Mountain (Ang Lee, 2005). Un beso desesperado

Cuando (el puto) Jack Twist vuelve a encontrarse con Ennis Del Mar tras mucho tiempo separados son incapaces de contener el deseo, la frustración y la necesidad de amor y sexo que han acumulado. Todos esos sentimientos desembocan en este beso largo, bruto, desesperado. Brokeback Mountain es una de esas películas que se clavan en tu interior y lo devastan todo a su paso.


Captura de pantalla 2015-06-30 21.21.011- La vie d’Adèle (Abdellatif Kechiche, 2013). Un beso de amor y pasión

De Adèle y sus secuencias de sexo se ha hablado largo y tendido. Yo siempre he dicho que lo realmente erótico de dichas secuencias no eran los cuerpos, sino los besos, llenos de pasión, viscosos, húmedos. Pocas veces el sexo ha significado tanto en una película. Kechiche y sus actrices logran que los sentimientos y las sensaciones se transmitan. Que el viaje iniciático de Adèle supongo, también, para nosotros un viaje de autodescubrimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies