Érase una vez… un mundo ‘influencer’

No es de extrañar que desde que las redes sociales aterrizasen en nuestras vidas, muchas cosas hayan cambiado. Sobre todo, cabe destacar la forma en la que nos relacionamos, comunicamos y publicitamos. Igualmente, por otra parte, el tejido empresarial internacional intenta no quedarse atrás, y por esta razón, no encontramos ninguna firma prestigiosa que no disponga de una cuidada imagen online.

Tanta es la influencia que tienen las redes sociales en nuestras vidas que el séptimo arte no ha dudado en rodar varios films sobre ellas, y es que no es una tarea nada fácil analizar los peligros u oportunidades que entrañan las mismas. Una de las películas pioneras de esta temática fue ‘Hard Candy’, dirigida por el director británico David Slade en el pasado año 2005, y protagonizada por Ellen Page, recordada por muchos gracias a la oscarizada cinta Juno.

ellen page, hard candy, pelicula, redes sociales

Sin embargo, hicieron falta 5 años más para que David Fincher dirigiera ‘The Social Network’, y explicara de forma audiovisual el paradigma de las redes sociales, así como el poder de su influencia en la sociedad contemporánea. Nuestro compañero Luís Ogando describía el poder de la película con estas palabras: “Fincher perfila sabiamente cómo son las relaciones personales hoy en día, breves, inconexas, caóticas y a menudo superficiales. No es que las redes sociales nos estén desconectando, más bien es que no terminan de ser capaces de conectar lo que ya se encontraba separado”.

the social network, la red social, jesse eisenberg, andrew garfield, película

Y así fue, como apareció en medio de este incipiente caldo de cultivo, una nueva figura salida de la nada, más tarde bautizada con el nombre ‘influencer’. ¿Pero qué son realmente los influencers y por qué todo el mundo los sigue? Según nos señala la guía digital de 1and1.mx: “Los influencer son personalidades que se han posicionado como líderes de opinión en Internet. Consiguen una gran presencia en Internet con una página web propia o con canales en redes sociales como pueden ser Twitter, Instagram o YouTube. Cualquier persona puede ser un influencer: periodistas, blogueros, youtubers, celebridades, políticos, autores o profesionales”.

influencer, gif, likes, instagram

En este sentido, la asociación de la publicidad, el marketing y la comunicación digital en España, IAB Spain (Interactive Adverstising Bureau) específica en su estudio anual que: “el 85% de las personas encuestadas sigue en redes sociales a influencers. De hecho, un 29%, incluso lee y comparte la información publicada por éstos, destacando, temas de actualidad, política y sociedad y moda”.

Al fin y al cabo, parece ser que todos vamos cayendo poco a poco en las garras de las redes sociales indistintamente de la edad. Aunque tal y como enuncia el refranero español: “Nunca es tarde si la dicha es buena”. Algo así suponemos que tuvo que pensar la ex bailarina austriaca, Erni Stollberg, al convertirse con 95 años en la nueva sensación de Instagram con sus más de 17.600 seguidores. De momento, nosotros damos la bienvenida a la abuela millennial más ‘influencer’ de la Red.

erni stollberg, influencer, abuela millenial

Facebook mató al cine de los 90

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana, una mujer vestida de gitana no significaba nada más que eso… una mujer vestida de gitana. Y para quedar con alguien había que citarse en un lugar concreto, a una hora concreta, bajo riesgo de quedarse esperando porque tu cita te había visto de lejos y había salido por patas si tu cita era impuntual. En esa galaxia había que llamar a los amigos al teléfono fijo de su casa, siempre a horas decentes, y bajo riesgo de que tu madre se pusiera hecha una hidra si veía luego la factura. En aquella lejana era la mierda no tenía ojitos ni boquita sonriente, las infidelidades se descubrían por gilipollas y no tirar las cartas a la basura con mucha menos frecuencia y las palabras cara y libro juntas no decían absolutamente nada. En los 90, aquella época gloriosa del cine que ahora los treinteañeros vemos como los nuevos 80, el culmen de la modernidad tecnológica era esto:

Y parándonos a pensar un momento… ¿cuántas películas de los 90 son las culpables de que muchos de los directores noveles de ahora se quieren dedicar al cine? Sí, la maravillosa «ShowGirls» también cuenta (un besito para los pezones erectos de Nomi). Pero ¿sería posible rodarlas hoy en día con la explosión de las redes sociales en nuestra vida? ¿Cómo cambiarían esas historias que nos enamoraron?


Eduardo Manostijeras (1990)

Al pobre Eduardo le caería la del pulpo hoy en día con Youtube. Los amiguitos de Winona Ryder le grabarían con sus iPhones, le pondrían hastags rollo #tijeritafreaky, y empujarían al mítico personaje de Tim Burton a un nuevo concepto de bullyng. Y Eduardo, por su parte, se abriría en Facebook una página para promocionar sus cortes de pelo a las vecinas del barrio… aunque apostamos a que su funda del móvil, dentro del universo Tim Burton, sería algo así:

team-edward-hardcase-180


Thelma y Louise (1991)

El selfie más famoso de la historia del cine ya no se haría con una polaroid. Todos lo sabemos.

3-4


Parque Jurásico (1993)

Diría muchas cosas pero la magnífica os joda a quien os joda «Jurassic World» lo definió a la perfección el año pasado: ahora el público estaría más interesado en grabar con sus móviles a los dinosaurios que en verlos frente a ellos.


Antes del amanecer (1995)

La gran paja de los antiguos mamarrachos-actualmente llamados hipsters película romántica de los 90. La gran obra maestra de Richard Linklater. La gran historia de amor de nuestra generación… sería absurda si se escribiera y rodara hoy en día. Jesse y Celine no volverían  a quedar un año después en Viena, a una hora determinada, sino que se buscarían en Facebook nada más separarse, se seguirían en twitter, se pondrían canciones melosas uno a otro en sus respectivos muros y se harían selfies para sus respectivas fotos de perfil. Vamos, el fin del amor.


Los puentes de Madison (1995)

La película que enamoró a todas las amas de casa noventeras y a todos los niños que aspiraban a ser gays. Si se rehiciera en 2016, la separación de Francesca y Robert no sería tan dolorosa porque seguramente Robert tendría un instagram donde colgaría sus fotos artísticas y allí dejaría mensajes secretos de amor para Francesca. Y ella likearía todas sus imágenes mientras suspira desde su cocina de ama de casa frustrada. Y nosotros ya no sufriríamos gritándole como locas a la pantalla: «¡¡abre la puta puerta de la furgoneta y sal corriendo con él!!»


Los amantes del círculo polar (1998)

Todos los modernos actuales se quedarían sin película favorita porque la historia de amor eterna entre Otto y Ana terminaría tan fácilmente como un whatsapp de él a ella preguntándole en qué parte de Finlandia está. Y seguramente en el mensajito Otto incluiría el emoticono de la gitana para aligerar un poco la intensidad de Julio Medem.


El proyecto de la Bruja de Blair (1999)

La película de terror de los 90 no hubiera durado más de quince minutos si los sufridos protagonistas hubieran tenido a su alcance un smartphone. Google Maps los hubiera sacado del bosque antes de que la bruja de Blair, y sus acojonantes niños aficionados a tocar tiendas de campaña en mitad de la noche, hubieran hecho su aparición. Pero qué pena si nos hubiéramos perdido la película que nos enseñó cuánto de terroríficos podían ser unos mocos…


El sexto sentido (1999)

Ni niño muerto ni giros retorcidos a lo Shyamalan. Bruce Willis se hubiera dado cuenta mucho antes de todo el pastel si hubiera mirado cuánto tiempo llevaba sin actualizar su estado de Facebook.


CONCLUSIÓN: las redes sociales hubieran matado hoy en día a nuestras añoradas películas de las noventa. Las redes sociales son la encarnación del mal más absoluto. Voy a escribir un tweet ahora mismo al respecto mientras pienso qué filtro ponerle a la foto para instagram qué le hecho a mis entradas de cine.

Así fueron los primeros tuits del equipo de BFace

Dicen que «año nuevo, vida nueva», pero no. Hay cosas de las que nunca nos podremos librar, como el ex pesado de turno, la ineptitud de la fauna que te rodea o los excesos de comida de tu abuela.

Hoy, en BFace, que hemos entrado en este 2016 con muchas ganas, hemos decidido indagar en el pasado de cada uno de los miembros del equipo para saber cuál fue su primer tuit. ¡Sorpresa! Hay cosas que nunca nos dejan.


Gabriel Garcher

E9

«Hello, it’s me». Supones bien, Gabriel. 2014. Huele a cuenta nueva en Twitter.

— Coordinador de Música


Marta Louro

MO3

Vacaciones de Semana Santa en la universidad. 99% de seguridad.

Redactora de FashiOn


Irene Ramírez

L1

No saluda. Ella restriega que se va a Ámsterdam y ya.

Redactora de SlowFood


Lucía Serrano

MO8

Eso de «pequeño» es relativo.

Redactora de Beauty&Shop


Nacho Poveda

P4

No entendemos la broma.

Redactor de OnCine


Charlie Cole

L5

Su primer nombre de usuario fue @karlitozzz. «Morritos dulces». #cuantoguaposuelto. Sin palabras.

Redactor de TentaciOn


César Ramos

M5

¿Es un guiño a HSM3? ¿P!nk?

Redactor de OnMusic


Virginia Martínez

P1
Jajajaja…

Redactora de OnCine


Ana Mora

E5
Si no supiésemos las cosas de Twitter, pensaríamos que alguien se metía con su cara.

Contenidos


Cata de CambridgeT6

¡Hola, Cata!

Redactora de Zapping


Juan Marín

JEJEEJ

 Hasta donde sabemos, no tiene antecedentes penales.

Redactor de OnMusic


Antonia Izquierdo

E10
Y por qué no duermeeeeeeeees…

Coordinadora de Moda


Anna Camps

L7

De qué forma tan fácil huimos del pasado…

Redactora de Check&Get


 Gaspar Blaya

M3

Cuánta intensidad en un primer tuit.

Redactor de Duro de Pelar


 Núria Robaina

P5

Más intensidad. De nada, Núria.

Redactora de iPop Culture


Raúl del CuadroE3

No sabemos cuáles fueron sus conclusiones. Ahí sigue.

— Marketing


Miryam Artigas

T5

Ah.

Redactora de OnTV


 Alba Lucía López

MO7

Se abrió la cuenta de Twitter después de que le regalasen un iPhone 4 en Reyes.

Redactora de Beauty&Shop


 Carla Sifer

M8

Mmm, ¿qué?

Redactora de Dale al Play


 Vicente Berná

E6

Ni tan mal, disfrutando de los buenos momentos.

Coordinador de Televisión


Desirée Fina

M6

Ahí, metiendo mierda desde el primer tuit.

Redactora de The Stage


Jesús Galeote

Sin título

 ¿Pies descalzos? ¿Shakira?

Redactor de OnTV


Jaime Viure

L6

De nada.

Redactor de Bloc de Notas


Nerea Quevedo

MO6

«Ser malos, colegas!» – Pdr Snchz

Redactora de Celebrities


 Óscar NavarroMO9

Asumámoslo: estudiar no es apetecible en ninguna situación.

Redactor de FashiOn


 Juanmi Díez

E2

Basta con ver su cuenta para saber que sí que aprendió cómo funcionaba. No para.

Comunicación


 Luis Ogando

P3

Se nos ocurren bastantes cosas, la verdad.

Redactor de El Videoclub


 Nerea Alberdi

L3

#cultureta

Redactora de Check&Get


Paloma de la Fuente

M7

Echarle la culpa a otro siempre es la mejor opción. No nos la cuelas.

Redactora de The Stage


Abel Hernández

MO1

Para qué esperar a que otros te den la bienvenida cuando puedes dártela tú mismo.

Redactor de FashiOn


Juan Fitipaldi
T4

‘Acabo de llegar’, de Fito & Fitipaldi. Ahora todo tiene sentido.

Redactor de El Súper


Iván Olmos

MO10

No entendemos su concepción de «ser persona».

Redactor de Vaya Cuadro


 Jonathan EspinoE8

Madre del amor hermoso, cuánta efusividad.

Coordinador de Cine


 Rubén Morín

M2
¡Bieeeeeeen!

Redactor de Duro de Pelar


Lorena Córcoles

MO5

Fan, fan, fan.

Redactora de Beauty&Shop


Jorge Abad

P7

Unos tuits después, ya estaba hablando en español (:P).

Redactor de El Videoclub


Pilar Martínez

L2

Esperamos que le fuese mejor que a Jorge.

Redactora de Bloc de Notas


Álvaro Roldán

T1

«Lares». Qué palabra tan bonita.

Redactor de OnTV


 Sergio Barreda

E1

Otro que no para.

Director


 Alfonso Estrada

T7

¿Cuántos seguidores tenía? ¿Le respondió alguno?

Redactor de El Súper


 Carlos Díaz

L4

#intensidad #amorpropio #memyselfandI #truelove

Redactor de TentaciOn


 Marta Kornelski

MO2

También era fan.

Redactora de FashiOn


Juanka Campos

M1

Tan interesante como el paso de Carolina por GH16.

Redactor de OnMusic


 Lucía Terrón

E7

No.

Coordinadora de Lifestyle


Noelia Rúa

T2

No.

Redactora de La Bola de Cristal


 Germán de Heras

P2

¿Metroflog en 2010? Pobre.

Redactor de OnCine


Clara Cucalón

L8

Agradecida era, desde luego.

Redactora de SlowFood


 Irene MoraM4

Ahí, a darle al drinking, como buena española.

Redactora de Dale al Play


 Pol Morales

P6

Lo hemos comprobado y no la sigue.

Redactor de El Videoclub


Fran García

MO4

Vaya.

Redactor de Celebrities


 María Pulgar

E4

Que no panda el cúnico ni griten los fans de Queen. Mercury era su residencia de Erasmus.

Producción


Cayetana Ariz

MOO

Oh.

Redactora de Celebrities


La influencia de Twitter en Gran Hermano

Sobra decir que la adaptación española de ‘Big Brother’ es el reality estrella de este país desde que llegó a nuestras pantallas aquel, ya lejano, 23 de abril del año 2000. Edición tras edición ha ido cosechando éxitos y ha sabido reinventarse para no quedarse en el camino; cambios en la dinámica del concurso, revistas, libros, juegos de mesa, aplicaciones para móviles y un larguísimo etcétera.

Van ya unos años en los que el reality show ha perdido su ‘esencia’ inicial para convertirse en más show que reality. Y no, no me refiero al show que la productora ofrece, que también, si no a cómo las redes sociales han ido haciéndose un hueco en el concurso. Principalmente Twitter.

Para muchos (entre los que me incluyo), es inconcebible la idea de ver ‘Gran Hermano’ sin el móvil en la mano, sin twittear cada segundo de lo que pasa en la gala. ‘Ayyyyyyyyyy, qué nervios’, ‘Dios, qué fuerte’, o ‘Seguro que…’ son comentarios que leemos en todos los seguidores del formato semana tras semana. Todo acompañado del ya conocido # (hashtag) del concurso.

Familiares, amigos, conocidos y hasta primos del vecino del perro de los concursantes tienen Twitter hoy en día. Como es normal, utilizan ese medio para defender con uñas y reetweet’s a su concursante. Ya no basta con ver debates, últimas horas, galas, resúmenes, bajarse la app, ver el 24h, leer el minutado… Si no tienes Twitter, no te enterarás jamás de nada.

Hasta aquí todo genial pero vuelvo a lo de antes; ¿Por qué ‘Gran Hermano’ ha perdido parte de su esencia?

CSh1I4hWUAAuLuc

Muchas veces os habréis sentado en el sofá de casa para ver como expulsaban al chico más machista del concurso, a la más sosa, a la infiel o al mentiroso, en definitiva; al más odiado. Y muchas veces os habréis quedado con las ganas de ver como ese concursante era expulsado ya que ‘la audiencia’ había decidido que no abandonase la casa. Con el paso de las ediciones, son más los que conocemos como funcionan estas ‘expulsiones sorpresa’. Como ya decía antes, en Twitter se unen familiares y fans de cada concursante y se van formando grupos y a su vez diferentes alianzas entre estos grupos dispuestos a -casi- todo por salvar a su concursante favorito. Es así que si dos de ellos caen nominados juntos, sus seguidores se salvarán mutuamente y votarán para expulsar a otro nominado.

Nada más finalizar la ronda de nominaciones, Twitter se pone en marcha; encuestas, preguntas, pactos, alianzas… todos los fans quieren salvar a su concursante preferido y todo vale. Una vez que todos se han puesto de acuerdo, cada ‘CF’ (Club de Fans) empieza su particular campaña para expulsar a uno de sus rivales. Se ponen números de teléfono prepago a disposición de todo el mundo que quiera mandar dinero para salvar a su favorito, se sortean objetos personales de los concursantes y hasta jamones o móviles entre todo aquel que envíe dinero a dichos números de teléfono. Algunos concursantes acumulan grandes cantidades de seguidores, por lo cual es difícil ‘declararles la guerra’ o ir contra ellos en una nominación, ya que se volvería en contra y sería tu favorito el expulsado. Como fue el caso de Paula -ganadora de GH15- o Indhira -GH11-, que con organización y MUCHO DINERO consiguieron su propósito. (Si obviamos el vasito de agua, claro).

CTcAsZmWcAAfV7e

Hace unos años no eran muchos los que se animaban a estas campañas, por lo que no repercutía demasiado en los resultados finales pero desde el año pasado todo cambió. La gente ya confía (a veces demasiado) en este método. Cada equipo suele tener entre 5 y 10 personas que organizan los denominados ‘retos’, los cuales consisten en crear un hashtag con una cifra concreta (supongamos que son 300; #Reto300) para que la gente desde sus casas suba los pantallazos de sus sms y de este modo puedan saber la cantidad de votos que dicho concursante está recibiendo. Estos retos son diarios, incluso a veces, varios al día. Pueden llegar a acumularse 5.000 votos, que a 1.45€ son 7.250€ que se llevaría la organización a cambio de sacar de la casa a tu concursante odiado. A estas cifras hay que sumarles los euros que se guardan en las líneas de teléfono prepago disponibles para que la gente recargue.

Últimamente antes de la expulsión suelen poner una cuenta atrás en la cual, la cantidad de votos que se recibe es muy superior a la que se realizan los días que no hay programa. Son muchos los que no conocen Twitter y solo ven Galas y DBT’s, por lo tanto votan según los vídeos que sean emitidos en ese momento (con su respectiva música y montaje de imágenes). Este público es denominado GALERO. Éste muchas veces no coincide en votar al que la mayoría de twitteros quieren ver en la calle, por eso mismo se guarda dinero en los teléfonos prepago. Cuando llega el momento de la cuenta atrás, los teléfonos se ponen en marcha para contrarrestar los ‘votos galeros’ y se empieza a gastar el dinero acumulado.

Por ello muchos concursantes buscan una ‘carpeta’ (pareja) a la desesperada dentro de la casa, ya que contaría con los seguidores suyos y los de la otra persona. Y está demostrado que es una buena táctica si eres mujer, ya que Laura Campos (GH12), Susana Molina (GH14) y Paula (GH15), ganaron el reality después de una tormentosa historia de ‘amor’. Los fans de dichas parejas se hacen llamar ‘carpeteros’ y, como ya os digo, suele tener mucha fuerza a la hora de organizarse. Es por esto por lo que algunos de vuestros favoritos salen de la casa en nominaciones que no esperas.

Twitter ha pasado de ser un mero enlace entre seguidores y reality a convertirse en el epicentro del guión del programa. Nada escapa ante los ojos del pajarito azul.

Por cierto, no se lo cuentes a nadie.

Twitter es la guerra: Famosos contra sus cadenas de TV

Las redes sociales han abierto un nuevo mundo donde la libertad de expresión roza, a veces, la burla, la mofa, el enfrentamiento y la desfachatez. Muchos de nuestros famosos utilizan su Twitter o su Instagram para promocionar sus series, discos o eventos. Otros las emplean para vendernos su maravillosa y estupenda vida. Y los hay más guerreros que, conscientes del número de seguidores y poder que tienen, aprovechan para lanzar dardos envenenados. Enfrentamientos cruzados entre famosos y cadenas de televisión que, a veces, llegan a ofender a sus propios fans. ¡Aquí están los mejores!


polemica bface 001Risto Mejide contra Mediaset: La estrella publicitaria más polémica e irónica es, sin lugar a dudas, Risto Mejide. Ya lo conocimos disparando contra diestro y siniestro y no nos sorprende que pueda meterse con alguien o ser más sincero de lo que se espera de él. Ahora, el catalán ha abandonado el grupo Mediaset para marcharse a un Rincón de Antena 3 y la guerra entre ambos se ha hecho pública del todo, con salidas de tono, tiranteces y mucho, mucho humor. Los tuits de ambos continúan sin cesar y nosotros nos preguntamos: ¿Se está excediendo el community de Mediaset o serán órdenes de empresa? La cosa pinta interesante. Agarrad palomitas.


polemica bface 002Jordi Évole contra Antena 3: Si hay otro elemento de nuestra televisión al que le encanta enzarzarse con quien sea, ése es Jordi Évole. El presentador de Salvados también ha soltado en sus tuits alguna que otra perla contra políticos y periodistas y, entre ellos, su propio medio. Reconociendo que quizá era un error, Évole criticó los informativos de Antena 3 por, presuntamente, «distorsionar» su entrevista a Pablo Iglesias, el líder de Podemos, que incluso llegó a retuitearle. En esta ocasión, no hubo consecuencias. Al fin y al cabo, todos sabemos cómo es Jordi Évole.


Antonio Resines, Cristina Castaño, Pérez-Reverte y Paco polemica bface 004León contra Mediaset: Los cambios en las programaciones no suelen gustar a los espectadores fieles de un producto pero, menos todavía, a sus propios protagonistas. Antonio Resines ha preferido un «me voy a callar» sobre lo que opina de la suspensión de su nueva serie de Telecinco. Paco León también se mostró disgustado por el trato de la cadena hacia los últimos episodios de Aída y lo de Pérez-Reverte contra las grandes estrellas del GH VIP fue de traca; el escritor y la cadena han tenido más tiranteces que amor, sin duda. Cristina Castaño fue mucho más discreta en redes sociales pero también dejó claro su descontento con Telecinco por no retrasar durante meses el final de la 8ª temporada de La que se avecina. Sin duda, Mediaset se lleva la palma en críticas. ¿Persecución o motivo justificado?


polemica bface 003Ana Pastor contra TVE: La periodista otrora estrella de La 1 de TVE también es de la que hablan sin pelos en la lengua, especialmente para cargar contra manipulaciones y mentiras que ella así considera. Desde su cuenta de Twitter ha iniciado una guerra abierta contra los informativos de la cadena por su tratamiento a las manifestaciones convocadas por Podemos. Además, y en un momento «espacio patrocinado por», Pastor no dudó en, por el contrario, alabar la cobertura de Antena 3, del grupo donde trabaja. ¡Como tonta!


polemica bface 005Bonus Track 01: Kiko Rivera contra el mundo. Hay famosos que, definitivamente, no saben utilizar las redes sociales y uno de ellos es Kiko Rivera. Sea por falta de cultura, de gracia o de acierto, el hijo de Isabel Pantoja se ha metido con concursantes de todos los realities en los que participa, con la Infanta Elena, con Pep Guardiola y hasta con su propia hermana. Está claro que el chico no tiene reparos en decir lo que piensa y en ganarse algún enemigo extra. ¡Como si le hiciera falta!


polemica bface 006Bonus Track 02: Fernando Tejero contra un servidor. Como decía al principio del artículo, hay veces en las que el mal uso de las redes sociales, y el poco sentido del humor, pueden hacer perder los papeles a alguna de nuestras celebridades. En el caso de Fernando Tejero ha ocurrido contra mí, después de que el actor se sintiese herido y ofendido por un tuit con sorna que publiqué (y en el que ni lo cité, debió buscar…) durante la emisión de uno de los capítulos de La que se avecina. Eso sí, aquí el actor «ganó» la batalla, ya que su legión de fans le apoyaron… Y recibí tantas críticas que hasta me sentí culpable. O no.

¡No quiero más dramas en Twitter!

Las ballenas van a la orillas a morir, y tú vas a Twitter a descargar tu ira contra el mundo. Así­ de contundente y de realista. Entre toda la fauna  que nos encontramos en la red social del pájaro azul, estás tú, que siempre llegas tarde a todo lo nuevo. Y es que lidiar con las distintas patologí­as de la gente en Twitter no es nada fácil. En realidad no lo es en ninguna red social, pero en Twitter queda más al descubierto tu patologí­a Tuitera.


Este post se lo queremos dedicar a la injustamente tratada Anna Allen, una musa donde las haya, que sabe manejar de forma excelente las redes sociales, y que tú, querido lector, te has hartado de criticar, cuando te dedicas a hacer lo mismo que ella: posturear. Ella por trabajo y fama. Tú por notoriedad.


Sí­ndrome Anna Allen  ¿Quién no adorna el curriculum?

Es algo muy común. Yo me maravillo del nivel educativo de este paí­s que hace que todos tengamos un nivel de Inglés medio oral y escrito. Este nivel implica algo más que defenderte en una lengua y sabes que no es así­ la realidad, pero tu autoestima es alta, aunque de camino a la entrevista de trabajo vayas rezando para que esa parte del inglés la pasen por alto y no te toque emular a Ana Botella. El colmo del postureo 2.0 es poner tu biografí­a en Inglés, porque claro, tú eres bilingí¼e de toda la vida, aunque nadie de tu alrededor lo sepa. ¿Es algo que queda más cool? Pues NO. Es como los que vienen de pasar un tiempo en el extranjero (2 meses) y cuando están España te sueltan sin venir a cuento algo  en Spanglish, o te comentan la tí­pica frase ¿Cómo se decí­a esto en Español?  ¿Tu cara? Un poema.

Comprador compulsivo de amistades

¡Qué bonito es comprar seguidores¡ Unos ponen hastaghs absurdos y sin sentido y otros ¡pagan! por hacer crecer su número de seguidores. Puedo llegar a entender que si vives perdido en una aldea de la Estepa Rusa acudas a esto para relacionarte con algo más que con tus cabras. ¡Pero es que son falsos! Yo cada dí­a estoy más convencido de que hay gente que es mucho más feliz que yo viviendo en una realidad paralela inventada y en la que lo tienes mucho más fácil solo con crearte tu propio mundo de fantasí­a multicolor. No descarto pasarme a ese lado en unos años.

Los enfadados con el mundo

No es que quiera abogar por el ‘buenrrollismo tuitero’, es que Twitter es el lugar propicio para que la gente descargue toda su rabia ‘con y contra el mundo’. Es un micrófono abierto preparado para que expongas tu speech ideológico, tu insulto, tu comentario de marica mala, tu crí­tica poco constructiva, tu ‘sentar cátedra’ particular, tu fav a actores porno cuando eres un conocido presentador de informativos de una cadena católica. Todo ello enmarcado en el hecho de que crees que eres alguien relevante, con cierta notoriedad. Mención aparte para los que utilizan esta red social como una metralleta de indirectas para que ‘alguién’ interprete lo que quieres decir. Y es que a través de retweets, favs, publicaciones y fotos, puedes decir mucho más y llegar mucho más lejos. Luego está la sutileza y el arte de cada uno para hacerlo y quedar estupendamente. No nos engañemos: Todos hemos utilizado alguna vez alguna red social para lanzar una pullita.

Afán de notoriedad

sonia-monroy-oscars-2015-2

Sonia Monroy está muy mal de lo suyo por vestirse con una bandera, plantarse en los Oscars, subir la foto a Twitter y mostrar al mundo lo ‘arte’ que es. Pero en tu caso, ¿la foto que subes con la mancuerna en el gimnasio, lo haces por la bonita gama de tonos pastel que se refleja en tu brazo izquierdo hipertrofiado gracias al filtro Valencia, no? ¡No nos engañemos! Te has marcado un Monroy. Y vale que ella ya no tiene edad para hacer esas cosas, pero cuando subimos una egofoto a una red social lo hacemos con un objetivo, sea cual sea, hay una intención detrás, muchas veces va más allá que el propio ego. ¡Pero bien! El objetivo es no llegar a los 40 con la cabeza de un adolescente. Un besito, Sonia.

Los Talifans

Este grupo de tuiteros que nos encontramos en la red social son capaces de amenazarte con quitarte la vida como te atrevas a juzgar una canción de su artista, son ‘pitbulls fanáticos’ que no aceptan bromas sobre la vida personal de su í­dolo, que no entienden que tengas una propia interpretación de la graciosa forma de hablar de Amaia Montero, que empatices con Chenoa cuando pasas por un bache o que preguntes a Coral Segovia por Eurovisión. Las discusiones con believers se queda en una riña de adolescentes comparado con el talento al tuitear  y la agresividad desmedida de las fans de artistas españoles. ¡Arte!

2080

Y hasta aquí­ un repaso a muchos de los perfiles random de Twitter. Otras redes sociales merecen un estudio más detallado, como Instagram o Grindr, así­ que me dispongo a analizar estas redes para escribir sobre ellas, o mejor pregunto en Twitter, que lo mismo encuentro a alguno que las tenga instaladas, que creo que no será asunto difí­cil.

 [followbutton username=’ricescudero’]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies