Las 10 últimas películas que triunfaron en Sundance

No podríamos entender el cine independiente americano sin el Festival de Sundance. Un certamen que año tras año sirve de escaparate para las mejores películas independientes del país. Facilitando, de esta forma, la irrupción de nuevos cineastas, profesionales e intérpretes. Insuflando talento ya no sólo al cine indie, sino también a la industria audiovisual estadounidense en general. Aprovechamos el estreno en España de Me and Earl and the Dying Girl (cuyo título español es Yo, Él y Raquel), para hacer un repaso a las diez últimas ganadoras del Gran Premio del Jurado, el máximo galardón del festival. A lo largo de esta última década, Sundance se ha consolidado como uno de los festivales más importantes e interesantes del mundo.

 

precious210. Precious (Lee Daniels, 2009)

Negar la trascendencia de Precious sería un error mayúsculo. No tanto a nivel cinematográfico, sino cultural, incluso social, Precious es una película que tuvo un gran impacto. El segundo film de Lee Daniels narraba la dura vida de una adolescente negra y obesa que era maltratada por su madre y que se evadía de su sufrida existencia a través de ensoñaciones. La película es dura, desagradable y emotiva. Mejor escrita e interpretada (Gabourey Sidibe y Mo’nique están sensacionales) que dirigida. Rabiosamente feísta, salpicada de unas secuencias ensoñadas delirantes. Precious fue la carta de presentación para el mundo de Lee Daniels, un director excesivo que está ahora mismo en la cresta de la ola, sobre todo gracias a la televisiva Empire. ¿Quién no ha sufrido en algún momento de su vida como Precious? La Academia de Hollywood reconoció a este fenómeno indie dándole el Oscar al mejor guion adaptado y a la mejor actriz de reparto (Mo’nique) y nominándolo en otras cuatro categorías (película, director, actriz y montaje).


Captura de pantalla 2015-10-06 15.30.409. Padre nuestro (Christopher Zalla, 2007)

Frente a films bienintencionados como A Better Life de Chris Weitz, Padre Nuestro aborda de una forma oscura y pesimista no ya el drama de la inmigración ilegal en Estados Unidos, sino lo terrible que es estar solo en medio de la adversidad. Caminamos hacia una sociedad en la que el individuo, solo e incomunicado, debe luchar por su supervivencia rodeado de amenazas. La ópera prima de Zalla es un film seco y sucio, que se mueve con destreza por las sombras tanto formal como temáticamente. Aún a día de hoy, casi una década después, Padre Nuestro sigue siendo una de las películas más interesantes y realistas sobre la inmigración ilegal en USA. No es una historia sobre el sueño americano, sino sobre cómo éste puede convertirse en una pesadilla.


Fruitvale8. Fruitvale Station (Ryan Coogler, 2013)

Este drama social urbano sigue a un joven negro a lo largo de todo un día por su deambular vital. Conocemos a su novia, a su hija y a su madre. Nos metemos a fondo en su día a día hasta llegar al final del recorrido: Fruitvale Station. El gran atractivo de la ópera prima de Coogler no es tanto su calidad cinematográfica como su relevancia y pertinencia histórica. El abuso policial contra ciudadanos negros, que en muchas ocasiones desemboca en asesinato, es un drama de rabiosa actualidad y que menoscaba el principio sagrado de la igualdad ante la ley de toda la ciudadanía. El film no acaba de abordar el problema con la hondura necesaria, pero es un documento interesante que alimenta el debate. Lo mejor es su protagonista y cómo rueda Coogler los últimos 15 minutos del film.


quincea7. Quinceañera (Richard Glatzer y Wash Westmoreland, 2006)

Pasamos de un drama social a otro, en esta ocasión protagonizado por latinos. Quinceañera aborda el conflicto entre las convicciones sociales conservadoras de muchos padres y el ansia de libertad de sus hijos. Lo hace, y este es su mayor logro, con mucho cariño y sensibilidad. El film retrata con mucho respeto a sus protagonistas, una quinceañera embarazada y su primo gay. La familia, campo de batalla y refugio. Quizás sea, de las 10 últimas ganadoras del Gran Premio del Jurado de Sundance, la que menos repercusión tuvo.


like-crazy-2011-movie-screenshot6. Like crazy (Drake Doremus, 2011)

A menudo decimos que cometemos muchas locuras por amor. Es uno de los sentimientos humanos más incontrolables. Por amor, a veces, nos empeñamos en vencer a la lógica. En este drama romántico dos jóvenes se enamoran, son felices, se ven obligados a separarse físicamente y a partir de ahí luchan por mantenerse unidos. En el mundo globalizado en el que vivimos, las relaciones a distancia se han convertido en una tónica habitual. ¿Se puede sostener una relación viviendo separados? ¿Se puede estar incondicionalmente al lado de alguien sin estarlo físicamente? Aún estoy intentando averiguarlo.


Winter-s-Bone-image-winters-bone-36634762-1920-10805. Winter’s Bone (Debra Granik, 2010)

Aunque pueda parecer que conocemos a Jennifer Lawrence desde hace mucho tiempo, lo cierto es que la primera vez que muchos nos fijamos en ella fue en este thriller grisáceo, que comenzó su brillante carrera en la gélida Sundance. Aquí nació la actriz de carácter, que terminaría por convertirse en una de las grandes estrellas de Hollywood (y de Tumblr). Lawrence interpreta a una adolescente obligada por las circunstancias a ejercer de cabeza de familia. Mientras busca desesperadamente a su padre se va sumergiendo en los ambientes más turbios de esa América white-trash a la que Hollywood no suele prestar atención. Esa América que vive en caravanas, sobrevive violando a la ley y se mantiene aparte de una sociedad que la ha abandonado. El film, tras su paso por Sundance, se convertiría en una película de referencia del cine indie y lograría colarse en los Oscar en cuatro categorías importantes (película, actriz, actor de reparto y guion adaptado).


beastshushpuppyauroch4. Beasts of the southern wild (Behn Zeitlin, 2012)

También llegó a los Oscar, Beasts of the southern wild, la particularísima aproximación del director Behn Zeitlin al desastre del Katrina, que destrozó New Orleans y sus alrededores. El cineasta aborda el tema no desde un drama adulto urbano y realista, sino desde los ojos inocentes e imaginativos de una niña que vive junto a su padre en un poblado cercano a la ciudad en pésimas condiciones. Beasts of the southern wild es un ejercicio de realismo mágico sorprendente, a ratos milagroso, a ratos pesado. Una película de culto instantánea. La Academia reconocería la osadía del equipo nominado al film a cuatro Oscar (película, director, actriz y guion adaptado)


1280x720-V4o

3. Me and Earl and the Dying Girl (Alfonso Gomez-Rejon, 2015)

Los dramas (con tintes de comedia) adolescentes están de moda. Ya sea en su vertiente más mainstream (The Fault in Our Stars, Paper Towns) o más indie (The perks of being a wallflower, The Spectacular Now). Me and Earl and the Dying Girl forma parte del segundo grupo. Esta historia de amistad entre dos adolescentes que nace y se expande mientras ella lucha contra el cáncer, vendría a ser una especie de The Fault in Our Stars escrita (no tanto dirigida) por Wes Anderson. Y el film es mejor cuanto más se parece al cine de Anderson (esas películas, ese instituto, esa amistad entre el protagonista y Earl) y peor en su recta final, más típica. Gomez-Rejon, producto de la factoría Ryan Murphy (sobre todo AHS Asylum y Coven), demuestra en su salto al cine que es un director al que tener muy en cuenta. Su puesta en escena es preciosa.


Melissa-Leo-in-the-film-F-0022. Frozen River (Courtney Hunt, 2008)

Al igual que Winter’s Bone, Frozen River bucea en las miserias de ese mundo rural, plagado de pobreza, drogas y desesperación, dónde millones de americanos luchan por sobrevivir. Eso sí, Frozen River es una obra menos turbadora que la de Debra Granik. Aquí seguimos a una mujer de mediana edad, interpretada por una descomunal Melissa Leo (nominada al Oscar a mejor actriz) sumida en la desesperación, que acaba sumergiéndose en uno de los grandes dramas sociales de los Estados Unidos actuales: la inmigración ilegal. Es una película dura, seca, pero tan bien profundamente humana. Además de la nominación para Leo, logró estar nominada al Oscar al mejor guion original.


635484694866060002-XXX-SIMMONS-WHIPLASH-MOV-JY-3231-678488921. Whiplash (Damien Chazelle, 2014)

¿Un drama psicológico indie puede llegar a todo tipo de público? Sí, puede. Whiplash es una película que puede dejar boquiabierto a cualquier tipo de espectador, básicamente porque es un tour de force adranalítico. Un profesor de música tiránico (JK Simmons, da mucho miedo) y un alumno de batería obsesivo (Miles Teller, no se queda atrás) se enfrentan, sin tregua, en aras de la perfección. Dos psicópatas zurrándose a golpes y a notas. Whiplash es visual y sonoramente una obra descomunal. Y temáticamente es un agrio vistazo al lado más perverso del sueño americano. Era el éxito, estúpido. Si no logras ser el mejor, no eres nadie, no te mereces nada. Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes, que diría el maestro Yoda de Star Wars. La penúltima vencedora del Festival de Sundance, es un film que hay que ver porque es una experiencia audiovisual total. Una película que sangra, suda y escupe. Una película que parece un ser vivo y autónomo. Un milagro. La Academia la recompensó con tres Oscar (actor de reparto, montaje y mezcla de sonido) y otras dos nominaciones (película y guion adaptado).

Crí­tica | Whiplash

¿Alguna vez has ansiado algo con tanta fuerza que has estado dispuesto a darlo todo? Andrew tiene el sueño de triunfar como baterí­a de Jazz. Una noche, mientras practica en el Conservatorio de la Costa Este, el conductor del conjunto más ambicioso del lugar, Terence Fletcher, decide ficharlo. Lo que Andrew desconoce son los extremistas métodos de este profesor. Sí­, lo sé: todos estáis pensando ahora mismo en ‘Cisne negro’ y no os falta razón. ‘Whiplash’ es una pelí­cula que bebe mucho de ésta pero que consigue situar toda su trama en el ámbito más terrenal, sin ninguna alucinación, y creándonos un nivel de empatí­a con el protagonista muy alto, llevándonos prácticamente a la taquicardia en su impresionante tramo final.

tumblr_nh6dohHHUI1u6bngro1_500

Como una buena composición musical, ‘Whiplash’ es todo ritmo y cuida su tempo a la perfección. En los primeros minutos, ya ha puesto todas las cartas sobre la mesa: la ambición de Andrew, la actitud de Terence, y, rápidamente, se nos introduce en una situación de no-confort de la que difí­cilmente vamos a salir. Lo que nos queda a partir de ese momento es simple y llanamente un disfrute de algo más de hora y media en el que, os prometo, vais a sudar de lo lindo. Cada gota de sudor o de sangre se vemos en pantalla, se siente con tal realidad que es imposible no creerse el sufrimiento que contemplamos. Y eso es gracias, por un lado, a dos actores soberbios (que alguien me explique por qué Teller no ha conseguido ni un sólo galardón en toda la carrera por los premios de este año porque, francamente, si Simmons se lo lleva, él, al menos, deberí­a estar nominado) que consiguen mantenerte pegado a la pantalla en todo momento; y, por otro lado, a un montaje y una dirección que constituyen una de las mejores óperas primas que ha presenciado el cine.

Por poner alguna pega (siempre hay que poner alguna…), su ¿anti-clí­max? hacia la hora de la pelí­cula deja al espectador un poco en fuera de juego, en tierra de nadie. No tiene por qué ser algo malo pero yo sí­ que noté cierta dificultad para reengancharme a la trama, quizás, porque no sabes qué es lo que va a suceder después, lo cual, evidentemente, es bueno.

‘Whiplash’ es una de las mejores pelí­culas que vais a ver este año: tiene un ritmo frenético, dos actores que te dejan con la boca abierta, secuencias brillantes y un final de infarto. No conseguirás quitártela de la cabeza.

La redacción elige… la mejor escena musical

Con motivo del estreno de ‘Whiplash’ el pasado viernes y de ‘Into the woods’, el que viene, los redactores de Bface Magazine nos hemos propuesto reunir en un sólo artí­culo nuestras escenas musicales favoritas. Sí­, esas que nos hacen transformarnos en Tom Cruise y berrear por la casa (el playback también se vale, no ponemos diques a tus sueños de diva) o esas que nos dejaron petrificados en la sala de cine y que no podemos parar de reproducir again and again en Youtube. Sea un caso o el otro, las siguientes escenas musicales forman parte de la Historia del cine – y de nuestros corazones -.

Y tú, ¿cuál es tu escena musical preferida?


Black Swan: «Todos conocemos la historia. Pequeña niña virgen, pura y dulce. Atrapada en el cuerpo de un cisne. Desea la libertad, pero solo el amor verdadero romperá el hechizo. Su deseo es casi concedido en la forma del prí­ncipe. Pero antes de que pueda declarar su amor, su gemela lujuriosa, el cisne negro, lo engaña y seduce. Devastada, el cisne blanco salta de un precipicio. Matándose, va a la muerte y encuentra la libertad». (Gabriel Garcher, redactor en OnTV | @gabgarcher)


The blues brothers: Los hermanos Jack y Elwood Blues dan su último concierto mientras la mitad de la policí­a de Chicago espera para arrestarlos. «Everybody needs somebody» abre la actuación, el público observa impasible, empiezan las palmadas, y al final todo acaba en un pogo demencial (no, pero casi). Un número musical que precede a una de las escenas de persecución más absurdas e hilarantes jamás rodadas. Es imposible molar más que los Blues Brothers. (Nacho Poveda, redactor en OnCine | @IgnacioPoveda)


La boda de mi mejor amigo: No es el mejor momento musical de la Historia del Cine, pero es todo un antidepresivo saca-sonrisas maravilloso.  Ese momento «Tierra trágame» de Julia Roberts, triste y celosa, mientras todo el restaurante interpreta «I say a little prayer for you» es todo un momentazo. Nos morirí­amos si nos pasara, pero nos encanta. (Imma Pilar, redactor en El celuloide | @rodasons)


High School Musical 3: Este es el momento y el lugar para reivindicar una de mis sagas favoritas. ‘High School Musical’ es un guilty pleasure que, inevitablemente, marcó la cinefilia del adolescente que escribe y sigue conquistando su corazón con un buen puñado de pegadizos números musicales cargados de azúcar. Simplemente, me hace feliz. (Jesús Choya, redactor en El celuloide | @JesusTeatrero)


The Rocky Horror Picture Show: Al pensar en un momento musical, me vienen demasiados a la cabeza, pero si alguno ha trascendido en la Historia de los musicales por su calidad, su diversión y también por su bizarrismo es este gran y famoso número de The Rocky Horror Picture Show, una pelí­cula ya considerada de culto y protagonizada por una jovencí­sima Susan Sarandon. De hecho, la cinta se representa todos los años en formato teatro con todos los números musicales. ¡Imprescindible! (Germán de Heras, redactor en OnCine | @Germaniako16)


Tómbola: Pepa Flores, más conocida como Marisol, protagonizaba este musical de 1962. En la pelí­cula, esta niña prodigio alerta del robo que quieren llevar a cabo en un museo, pero nadie la cree. La canción, compuesta por Augusto Algueró, no sólo da nombre a la escena, sino a toda la pelí­cula y hasta al mí­tico programa de corazón de Canal Nou. Te guste más o te guste menos, es una de las escenas musicales que todos alguna vez – en Cine de Barrio cada sábado -, la hemos visto. (Nacho Fárez, redactor en Duro de pelar | @Bogeymaann)


Chicago: Si para mí­ hay una escena musical que me haya marcado es Cell Block Tango. Esa escena de ‘Chicago’ me parece brutal porque cuenta partes de la historia a través del baile y por Catherine Zeta Jones. Su magnetismo, su sensualidad o su fuerza traspasa la pantalla. Aunque no podemos olvidarnos de las otras bailarinas, que hacen un trabajo brutal. Una escena para bailar, soñar y creer en la magia del cine. (Rubén Morí­n, redactor en Duro de pelar | @Bajo_Manhattan)


Todo en un dí­a: John Hughes, padre y Dios del género de la comedia adolescente, no sólo escribió y dirigió en 1986 la pelí­cula más atemporal, sino la más anti-generacional. Todo en un dí­a es la libertad que todo adolescente, de cualquier época y parte del mundo, necesita encontrar cuando las obligaciones adultas a las que se ve obligado a responder chocan con las necesidades de la edad. La adolescencia como lenguaje universal. El Twist and Shout de Los Beatles con Matthew Broderick aka Ferris Bueller es el Carpe Diem hecho pelí­cula. (Rubén Linde, redactor en iPop Culture | @ruben_linde)


Nine: No es la mejor pelí­cula musical (ni de lejos) pero sí­ una de las que cuenta con los números más geniales de los últimos años. Es difí­cil elegir entre el Cinema italiano que se marca Kate Hudson o el Be italian de Fergie. Me he decantado por el segundo porque, para qué engañarnos, la coreografí­a y la voz de ella es para hacer la ola, el tsunami y lo que haga falta. Oh, you little Italian devils… you want to know about love? (Jonathan Espino, jefe de la sección de Cine | @SpinOver_)


Moulin Rouge: Si hay que elegir El Musical, ése es ‘Moulin Rouge’. Y si hay que quedarse con uno de sus excelentes números musicales, me decanto sin duda por ‘El tango de Roxanne’. Elegancia, intensidad y dramatismo tanto visual como musical para una de las mejores escenas de la pelí­cula de Baz Luhrman. Imposible evitar que se te ponga la piel de gallina cada vez que la ves. (Jorge Bastante, redactor de OnCine | @Jorbasbo)


Bitelchús: Y entonces se unieron Tim Burton y Harry Belafonte, y supe que me habí­a enamorado. Claro, tení­a que ser Bitelchús. Recuerdo que, desde muy pequeña, para ver esta hipnótica escena en la que todo el mundo baila poseí­do por Harry Belafonte, me pegaba al televisor sin miedo a que me absorbiese como a Caroline en Poltergeist (siempre le he tenido más miedo a la gente que escribe ‘ti’ con tilde que a la misma muerte), y a dí­a de hoy sigue siendo una de mis escenas del Cine preferidas. C’est la vie, amigas. (Estefaní­a Ramos, jefa de sección de Lifestyle | @EstefaniaRamosC)

Los MUST de enero

En Must see them, hablaremos Sí“LO de los estrenos más destacados del mes, los must que no te puedes perder bajo ningún concepto. ¡Atentos!


The imitation game (Descifrando Enigma) (Morten Tyldum, 2014)

¿Cuándo? 1 de enero.

¿Quiénes? Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Matthew Goode, Mark Strong.

¿Qué pasa? Biopic del matemático británico Alan Turing, quien descrifró los códigos secretos nazis en la II Guerra Mundial y fue juzgado por homosexual a finales de 1952.

El gancho Must: Muy alabada por la crí­tica, cuenta con cinco nominaciones a los Globos de Oro (Mejor pelí­cula, incluí­da) y con el valor añadido de un Cumberbatch que se ha llevado todos los elogios posibles.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=q5VZ-NNt4MQ[/youtube]


El jugador (Rupert Wyatt, 2014)

¿Cuándo? 1 de enero.

¿Quiénes? Mark Wahlberg, Brie Larson, Jessica Lange, John Goodman.

¿Qué pasa? Un profesor adicto al juego lo pierde todo. Tras recibir dinero de su madre, decide multiplicarlo en Las Vegas pero allí­ la suerte tampoco le acompaña.

El gancho Must: Jessica Lange y John Goodman constituyen un Must por si mismos pero, si a la ecuación le sumamos la estrella de ‘Short Term 12’, Brie Larson, se convierte en un Must mayúsculo.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=bjHMeQfgPMY[/youtube]


Paddington (Paul King, 2014)

¿Cuándo? 6 de enero

¿Quiénes? Nicole Kidman, Hugh Bonneville, Sally Hawkins, Peter Capaldi, Julie Walters, Jim Broadbent.

¿Qué pasa? Un oso de la selva peruana llega a la ciudad de Londrés y es acogido por los Brown, una familia que decide cuidarlos.

El gancho Must: Los que la han visto hablan maravillas de ella. Además, cuenta con un montón de cameos que rí­ete tú de Torrente.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=Dec_07CjBA8[/youtube]


Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia) (Alejandro G. Iñárritu, 2014)

¿Cuándo? 9 de enero.

¿Quiénes? Michael Keaton, Edward Norton, Emma Stone, Naomi Watts, Zach Galifianakis.

¿Qué pasa? Un actor que se ganó la fama interpretando a un superhéroe, decide encauzar su vida y comenzar una obra en Broadway.

El gancho Must: La pelí­cula del año para la gran mayorí­a de crí­ticos (los que no eligen ‘Boyhood’, eligen ésta). ¿Valores añadidos? Un regreso por todo lo alto de Keaton y una dirección de Iñárritu que da a la pelí­cula la sensación de ser todo un plano secuencia.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=gWWNuQIGee0[/youtube]


Corazones de acero (David Ayer, 2014)

¿Cuándo? 9 de enero.

¿Quiénes? Brad Pitt, Logan Lerman, Shia LeBeouf, Jon Bernthal, Michael Peña.

¿Qué pasa? Cinco soldados americanos en un tanque luchan contra un ejército nazi en abril de 1945.

El gancho Must: Una brigada de buenos actores guapos para una pelí­cula de guerra de las que ya cuesta ver.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=hf7HMHRM_vQ[/youtube]


La teorí­a del todo (James Marsh, 2014)

¿Cuándo? 16 de enero.

¿Quiénes? Eddie Redmayne, Felicity Jones, Emily Watson, Charlie Cox.

¿Qué pasa? Biopic sobre el astrofí­sico Stephen Hawking centrado en la relación que mantuvo con su primera mujer y cómo ambos intentaros superar su enfermedad.

El gancho Must: Una alabada pareja protagonista en la que destaca un Redmayne que nos recuerda a Day-Lewis en ‘Mi pie izquierdo’. ¿Ganará el Oscar como lo hizo éste entonces?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=g-cajDswZUM[/youtube]


Whiplash (Damien Chazelle, 2014)

¿Cuándo? 16 de enero.

¿Quiénes? Miles Teller, J.K. Simmons, Melissa Benoist.

¿Qué pasa? Un muchacho es elegido para formar parte del mejor conjunto de jazz del Conservatorio de la Costa Este a cargo de un estricto instructor de aterradores métodos.

El gancho Must: Ritmo, ritmo y más ritmo. Una pelí­cula que varí­a el tempo de forma exquisita, con dos interpretaciones protagonistas excepcionales y el mejor tramo final del pasado año. MUST.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=KWKv9Nc0HBI[/youtube]


Babadook (Jennifer Kent, 2014)

¿Cuándo? 16 de enero.

¿Quiénes? Essie Davis, Noah Wiseman.

¿Qué pasa? Una mujer intenta educar a su hijo quien, cada noche, recibe la visita de un monstruo.

El gancho Must: Aplaudida cinta de terror que, además, fue considerada la mejor ópera prima del año por el Cí­rculo de crí­ticos de Nueva York y consiguió el Premio del Jurado en Sitges.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=5YZc9oLatx0[/youtube]


Siempre Alice (Richard Glatzer, Wash Westmoreland, 2014)

¿Cuándo? 16 de enero.

¿Quiénes? Julianne Moore, Alec Baldwin, Kristen Stewart.

¿Qué pasa? Alice es una profesora que comienza a experimentar los primeros sí­ntomas del Alzheimer.

El gancho Must: Julianne Moore parte como favorita para alzarse con el Oscar este año por su interpretación en esta pelí­cula. ¿Necesitas más?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=uRRiq2DnFT4[/youtube]


Into the woods (Rob Marshall, 2014)

¿Cuándo? 23 de enero.

¿Quiénes? Meryl Streep, Johnny Deep, Emily Blunt, Chris Pine, James Corden, Anna Kendrick.

¿Qué pasa? Una malvada bruja intenta enseñar una lección a varios personajes de cuento.

El gancho Must: Adaptación del mí­tico musical de Broadway a manos del responsable de la ganadora del Oscar, ‘Chicago’. Además de tener a Meryl como secundaria, claro.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=fEQoMI5dPS8[/youtube]


Nightcrawler (Dan Gilroy, 2014)

¿Cuándo? 30 de enero.

¿Quiénes? Jake Gyllenhaal, Bill Paxton, Rene Russo.

¿Qué pasa? Un joven en paro descubre el periodismo criminalista tras presenciar un accidente en la carretera.

El gancho Must: Un Gyllenhaal pletórico es su mayor baza para arrastrarnos al cine. Además de un tráiler con un ritmo fantástico y unas crí­ticas más que positivas.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=bwS5TiJupXs[/youtube]


Alma salvaje (Jean Marc-Vallée, 2014)

¿Cuándo? 30 de enero.

¿Quiénes? Reese Witherspoon, Laura Dern, Gaby Hoffmann.

¿Qué pasa? Una joven decide recorrer más de 1.000 km con el fin de encontrar la paz consigo misma.

El gancho Must: Una de las mayores rivales de Moore en los Oscars es Reese Witherspoon por este aplaudido papel. Laura Dern también tiene su nominación casi asegurada.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=EZYXls4rm5o[/youtube]


Las ovejas no pierden el tren (ílvaro Fernández-Armero, 2015)

¿Cuándo? 30 de enero.

¿Quiénes? Inma Cuesta, Raúl Arévalo, Candela Peña, Irene Escolar, Alberto San Juan.

¿Qué pasa? Comedia de (casi) cuarentañeros que intentan lidiar con sus monótonas vidas.

El gancho Must: Una pareja protagonista que nos gusta mucho y un grupo de secundarios de caras conocidas que seguro que nos arrancan más de una carcajada.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=Yydjy_8o-YY[/youtube]


Blackhat (Amenaza en la red) (Michael Mann, 2015)

¿Cuándo? 30 de enero.

¿Quiénes? Chris Hemsworth, Viola Davis, Ritchie Coster.

¿Qué pasa? El gobierno estadounidense y chino colaboran para enfrentarse a una fuerte amenaza cibernética que los pone en jaque.

El gancho Must: Thriller del director de ‘Collateral’ con uno de los hombres más sexys como protagonista. What else..?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=Z2m5koPDYq8[/youtube]


 [socialpoll id=»2242171″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies