Brugal Suspiro: el dí­a que desayunamos ron

Cuando Brugal nos citó para la presentación de Brugal Suspiro, su nuevo producto, no dudamos ni un momento. Y es que la hora que la invitación marcaba eran las 12.30 y todo el mundo sabe que desde las 10.45 se puede beber sin que nadie te pueda decir nada. Nos acercamos a la Casa-Palacio de Duarte Pinto Coelho en La Latina y subimos las escaleras, sin saber en ese momento a la perdición a la que nos estaban llevando. Unas ¿actrices-modelos? subidas en plataformas nos pedí­an suspiros rodeadas de globos dorados, como recién salidas de la escuela de Carmen Arranz en un casting de Freixenet.  Esto se uní­a a nuestra incertidumbre inicial, la de encontrarnos con la maestra ronera de Brugal. ¿Qué se pone uno para esa ocasión? Pues mirad, seguimos sin saberlo.

Silla dorada BrugalUna vez llegamos a la sala donde se harí­a la presentación,decorada por unas discretas y floreadas sillas doradas, tuvimos miedo. Nos sentimos en medio del plató de la gala final de QQCCMH y no supimos cuándo llegarí­a Luján Argí¼elles a casar a cualquiera de los que estábamos allí­. Mientras la directora de Marketing de Brugal (muy mona ella) presentaba a Jassil L. Villanueva, la maestra ronera, César y yo nos dejamos pintar flores en las uñas. Nos dejamos por vosotros, porque ya nos enseñó Samanta que no es lo mismo contarlo que vivirlo. Jassil explicó cómo habí­a sido el proceso hasta llegar al nuevo Brugal Suspiro, la primera bebida espirituosa ligera pero sólo nos quedamos con que una copa tiene las mismas calorí­as que una manzana. ¿No es maravilloso?

 Uñas Brugal Ghetto NailzTras la presentación, unos azafatos nos colocaron unas chapas como muy de los 80 según nuestro estado de ánimo. Igual debí­ haber elegido mejor, que después de eso probamos un cóctel en función de la chapa elegida. La mí­a decí­a “peligrosa” y, claro, el cóctel llevaba bien de chili y tuve que fingir que las lágrimas que se me escapaban eran de emoción cuando el coctelero me explicaba cómo lo habí­a preparado. Barra Brugal

En Brugal, que son muy majos, nos tení­an preparado un brunch y ahí­, entre las copas de Brugal Suspiro y las luces de colores perdimos la noción del tiempo y nos creí­mos en un after clandestino un sábado a las 10 de la mañana. Eso sólo puede significar que fue un evento perfecto.

Lo mejor: Las chicas de Ghetto Nailz y su pulso.

Lo peor: Queremos nuestra botella de Brugal Suspiro.

Javier Domí­nguez

Madrileño de nacimiento con vocación de chulapo. Estudio Publicidad y RR.PP. además de Comunicación y Gestión de Moda, que es muy largo de decir y queda muy bien en un CV. Me reconocerás por mis calcetines. @ypuntopelota

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies