Only You Hotel: la fiesta que me perdí­

La semana pasada se inauguraba oficialmente, aunque ya llevaba un mes abierto, el nuevo hotel boutique que ya causa furor entre todos los madrileños. El hotel de cuyo naming parece haberse encargado un Pablo Alborán británico, Only You Hotel. ¿El dresscode? Cóctel. ¿Cómo í­bamos nosotros? Como pudimos, para qué os vamos a engañar, pero seguimos siendo jóvenes y nos podemos permitir estas licencias. El palacete del siglo XIX reformado por el interiorista Lázaro Rosa-Violán estaba hasta los topes del famoseo de siempre, de bloggers y de mucho pero que mucho moderno.

only You HotelComo somos cotillas por naturaleza, decidimos subir a ver las habitaciones e, incluso, poder disfrutar de la terraza de la suite en la última planta. Pero eso jamás sucedió. El destino me tení­a preparada una broma para reí­rse un poco de mí­ aquella noche. Y es que, cuando nos fuimos a montar en el ascensor que nos llevarí­a hasta las habitaciones, la alarma de sobrepeso pitó. Preferimos echarle la culpa a una rubia con las mechas muy mal dadas y no bajarnos, que tenemos unos cuerpos estupendos y NUNCA PITAMOS. A los dos segundos del trayecto el ascensor frenó en seco y nos quedamos colgando. Aquello fue un infierno. Así­ que poco puedo contaros de la fiesta. Me la perdí­.

Os contaré de lo que me enteré después.

Por lo visto, el catering fue una maravilla. Hubo unos pinchos con foie envuelto en algodón de azúcar de ¿limón? espectaculares, como para suplicarle al camarero que no le diese a nadie más. Las copas naranjas de Veuve Clicquot lucí­an mucho entre las manos de los invitados tanto que las hubiese robado de no haber estado encerrado.

También me contaron que las habitaciones eran bien bonitas y que el ambiente del rincón de fumadores que se formó en la terraza de la suite era, pese a la lluvia, fetén. Incluí­do Josie que iba gritando “Loving!” como si fuese Aless Gibaja.

Josie y Elena Benarroch
Josie y Elena Benarroch

Mi fuente también me cuenta que andaba por ahí­ Silvia Jato intentando integrarse en los grupos de gente joven además de Clara Courel con unos shorts de la última colección de Moisés Nieto que andaba también por allí­. La música corrió a cargo del DJ Sandro Bianchi y, por lo que se oí­a desde el ascensor, el tí­o pincha bastante bien.

Silvia Jato y el estilista Fran Larrañaga
Silvia Jato y el estilista Fran Larrañaga

Cuando la fiesta estaba decayendo, alguien debió escuchar nuestras plegarias y nos rescató del ascensor, a punto de desfallecer. La barra libre habí­a terminado, así­ que nos movimos a un bar cerca de ahí­ que terminó convertido en el after-party improvisado. Nos recibieron como si fuésemos los protagonistas de “¡Viven!” y festejamos nuestra supervivencia.

Lo mejor: El hotel y su decoración.

Lo peor: No poder preparar en casa el foie envuelto en algodón de azúcar.

Nota: Este artí­culo ha sido ligeramente dramatizado. El personal de Only You Hotel nos rescató a los dos minutos del incidente y disfrutamos del fiestón que habí­an preparado.

[wp_ad_camp_2]

Javier Domí­nguez

Madrileño de nacimiento con vocación de chulapo. Estudio Publicidad y RR.PP. además de Comunicación y Gestión de Moda, que es muy largo de decir y queda muy bien en un CV. Me reconocerás por mis calcetines. @ypuntopelota

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies