10 frases que NO quieres escuchar estando de exámenes

Cuando los exámenes entran en tu vida –dos o tres veces al año, más o menos– lo descuajaringan todo hasta rozar los límites del absurdo. Lo que antes hacías de día ahora lo haces de noche, la comida que normalmente venía de una olla pasa a salir de un envoltorio de plástico, e incluso en la ducha dejas tus angelicales cantos a un lado para repasar mentalmente enumeraciones que seguro que lo pregunta porque tiene una pinta de que lo va a preguntar que vamos, vamos si lo va a preguntar.

Tenemos la cabeza toda loca. Pasar del reposo/stand by que tu agradable vida universitaria ha podido proporcionarte el resto del cuatrimestre a una ingesta repentina de temario en tiempo récord puede provocar algo similar a un corte de digestión, pero sin tener nada que ver con eso. Y ése es el motivo por el que estamos especialmente susceptibles. Como que todo nos reconforta y molesta a partes iguales. Cualquier “al final dijo que el 3.1 no entra” puede convertirse en la mayor de tus esperanzas, así como cualquier otra cosa puede hacerte entrar en pánico. Hoy vamos a hablar de lo segundo.

Estaréis de acuerdo conmigo en que, durante el periodo de exámenes, incluso el gesto más inocente puede desencadenar una crisis. Hoy vamos a hacer un repaso, pues, por todo aquello que no hace mucha ilusión escuchar teniendo los apuntes en frente. Empecemos:

1.-“Pfff, el tema 6 es insufrible. Lo voy a dejar por hoy porque estoy saturado”. A los grupos de whatsapp en época de exámenes los carga el diablo. Puedes estar haciendo el holgazán tan tranquilamente, ajeno a todo lo que se te viene encima, cuando de repente te llega un mensaje de ese tipo. Claro, tú, que estabas ahí, tumbaete, más a gusto que todas las cosas, se te corta un poco el rollo. Se te corta el rollo porque sabes que de aquí a que alcances a ese compañero pueden pasar cientos de años, teniendo en cuenta que tú aún ni te has impreso los apuntes. Pero no pasa nada. Bueno, sí que pasa, pero tú haces como que no. No has empezado a estudiar así que aún te muestras impasible ante la adversidad. Aunque esto durará muy poco.

2.- “¿El examen era tipo test o desarrollo?”. Empiezas a tantear el terreno. Ya sabes lo que dicen. El tipo test parece más fácil pero es traicionero. El desarrollo te sirve más para lucirte. Ahora bien, pero es preguntas cortas o en plan desarrollo DESAROLLO. O ese tipo test, ¿resta? ¿como cuánto resta? Son las fantásticas elucubraciones pre-examen. Todo puede pasar y quieres estar preparado para todo. ¿Cómo? ¿Estudiando? ¡En absoluto!

3.- “Las diapositivas son una guía, luego vosotros tenéis que ampliarlas con lo que se explica en clase y las lecturas complementarias”. Sin duda, una de las afirmaciones más duras a las que un estudiante puede hacer frente. A ti ya te parecía raro que tus apuntes impresos en Arial 12 interlineado 1,5 ocuparan tan sólo 12 páginas, pero no sé, a veces la capacidad de síntesis del ser humano resulta extraordinaria. Ahora sabes que no es así. Y que con esas 12 páginas no vas a ninguna parte. Al menos no hacia ninguna que conduzca al aprobado.

4.- “Aquí, estudiando”. Hablamos en este caso de las fotos de sus apuntes que tus compañeros suben a las redes sociales. Éstas cumplen una doble función: agobiar y desconcertar. Agobian, porque ves que el resto estudiando cuando tú… pues eso, tú no. Ahora, lo que es aún más curioso, es que desconciertan. De repente estás revisando Snapchat –porque así se optimiza el tiempo– cuando de pronto te encuentras con un compañero o compañera que ha subido una foto de sus apuntes. Y te das cuenta de que, como era de esperar, tiene cosas que TÚ no tienes. ¿De dónde lo ha sacado?, te preguntas. Pues de ir a clase, seguramente. Sí, va a ser eso.

5.- “¿Te has leído los textos que subió el profesor? Dijo que entraban”. Cuando crees que ya no se puede añadir nada más al temario, justo en ese momento, suele aparecer alguien hablándote de no sé qué textos/seminarios de los que no tenías constancia alguna. Y tú, pues qué vas a hacer ya. Tragas saliva. Te limpias el sudor de la frente. Te secas las lágrimas. Entras al aula virtual. Abres los textos. Cuentas las páginas que son en total. Te las divides en los días que te quedan de estudio (si es que te queda alguno, claro). Vuelves a secarte las lágrimas. Y terminas buscando la fecha de la recuperación.  Algo así, sí. 

6.- “Entran ejemplos que ha puesto en clase”. ¿Clases? Jeje… ¿Qué clases?

7.- “Me lo sé bastante bien, la verdad”. Dijo alguien alguna vez que en ningún caso eras tú. A veces y sólo a veces tenemos la feliz idea de repasar con nuestros amigos. Aquí sólo pueden pasar dos cosas: que tus amigos sean igual de desastres que tú y os riáis y lloréis mientras os abrazáis y todo esto, o que tus amigos se lo sepan realmente bien y terminen de hundirte porque las comparaciones son odiosas y tú tenías que haber dejado las series para cuando terminaras.

8.- “Acordaos de que tenéis que llevarme el trabajo impreso al examen”. Ah, sí, el trabajo…

9.- La cara de tu compañero cuando le reparten el examen antes que a ti. Lo sé, esto no es una frase, pero es que hay caras que hablan por sí mismas.

10.- “¿Te lo sabes?”. Hasta luego.

Para que ninguna de estas frases nos chirríen lo único que se me ocurre es que estaría bien, no sé, por ejemplo, ser previsor y estudiar con tiempo. Pero entonces se perdería toda la emoción, y es una pena. Por mi parte, sólo me queda desearos suerte y mucho ánimo, así que deseados quedan. ¡Hasta pronto! 🙂

Carlos Dí­az

Redactor

Arráyate un millo

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR