7 evidencias para dejar de buscar pareja en apps, amiga

Habla la voz de la experiencia. La que viste y calza -o sufre y escribe- ha pasado por una veintena de aplicaciones buscando el amor que, sumadas a las otras tantas de cada una de sus amigas, hacen una totalidad de más o menos 350.000 y me han ofrecido conocimientos y certezas, como si de una tesis doctoral se tratara, sobre tener pareja y las relaciones en y a partir de apps.

Debes dejar si…:

1. Te encuentras a los mismos chicos.

Es el momento en que los mensajes y reclamos que te convencieron a descargarte esa aplicación, la que permite chatear directamente, la que te deja enviar flechazos, la que te invita a puntuar al otro o la que detecta al más afí­n a ti paseando por la calle o cogiendo el metro, caen el descrédito total. “¿Buscas una relación de verdad? Aquí­ hay personas reales que te están buscando. Encuentra tu media naranja“… ¡Tururú!

2. Te has liado ya con varios…

¡Y has tenido el mismo resultado! Por tu parte o por la suya un “adiós muy buenas” que supone bloqueo en la propia aplicación y cualquier red o ví­a de contacto a la que le hayas permitido o te haya permitido el acceso. Recuerda que también están en el resto de apps y el porcentaje de éxito que ello supone… ¡Qué pereza!

3. Encuentras a tus ex.

Lo grave de esto es que la app o web te va a ofrecer resultados de test de compatibilidad favorables a pasados muy muertos y eso no es que deprima, es que cabrea y mucho. Además, del mismo modo que tú lo/s has visto y aprovechas para ponerle/s a caer de un burro con tus amigas compadeciendo a las posibles insensatas que quedarán con él/ellos, él puede estar haciendo exactamente lo mismo.

Esta reflexión, si se prolonga durante varias horas de conversación con tus confidentes, suele derivar en una verdad verdadera ulterior: el resto de chicos probablemente sean ex de otras tí­as que pueden estar compadeciéndose de ti por cruzarte en el camino de aquellos otros… ¡Un bucle sin fin!

4. Consultas las app como si fuera el whatsapp.

A ver, estás enganchada. Igual no te gusta nadie, pero te gusta gustar. Te encanta tener mensajitos, estrellitas, propuestas y, cómo no, rechazarlas.

5. No conversas, interrogas.

Tienes un ranking de respuestas correctas a preguntas, algunas de ellas capciosas. Qué te contesten, la rapidez con que lo hagan y con cuántas faltas, hacen el todo. Estas enferma, cari.

6. Si ya pasas de las fotos y vas directamente al texto.

Obvio que cuando empiezas en una aplicación o web lo haces con tanto entusiasmo que haces repasos ágiles a la primera presentación, fotos y señas principales (edad, ciudad, gustos básicos…). Cuando ya te vale cualquier fí­sico y priorizas en la descripción, perdonas rasgos que sabes que en persona jamás lo harí­as, es momento de dejarlo, amiga.

7. Realmente quieres una relación sentimental o pareja.

Al menos si la deseas y no estás dispuesta a pegarte una media de cinco hostias tortas por el camino.

 

Cambiad la técnica, amigas. De nada.

[followbutton username=’PepaPepae’]

Pepa Gómez
Pepa Gómez

Soy periodista, politóloga, morena y gafapasta. Escribir y respirar son mis perfectos siónimos | @PulgarcitaPe

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies