8 evidencias de que tu móvil te ha poseído

¿Hay vida sin móvil? Este es -obvia y rotundamente- uno de los grandes enigmas de nuestros tiempos. Tanto tanto que es casi más sencillo y da menos miedo tratar temas como el de padecer una posesión demoníaca ‘smartphónica’. Hemos recopilado una serie de evidencias que te ayudaran a comprenderte, que no a sanar…

1. Si te olvidas el móvil, no te enfadas, sufres espasmos

Sí, nuestra cabeza y costumbre nos hacen creer que pasamos por un episodio transitorio de enfado e ira y que responde a razones coherentes. Pero no. Son espasmos de posesión: aumenta la sudoración y la salivación, baja la tensión, se agolpan las palabras -en lenguas muertas incluso- y se apodera de nuestro ser síntomas del mono más feroz.

2. Consultas tu smartphone tres veces por minuto

¡Como mínimo! ¿Sabéis lo que esto supone? Que, imaginemos que estamos despiertos unas 15 horas al día, se pueden llegar a mirar el móvil unas 2.880 veces… Giramos tantas veces la cabeza que, aunque no lo sepáis, estamos preparando el cuello para despertar cualquier noche haciendo rotar la cabeza a la voz de “mira lo que hace el guarro de tu móvil” sin rompernos una uña.

3. Nunca apagas el móvil y de noche carga a tu lado…

¿A que hace mucho que no recuerdas lo que has soñado? Es el móvil. Chupa tus sueños y estos alimentan tus aplicaciones más adictivas. Pero no temas, te desvelamos lo que ocurre en tu fase REM: los temas centrales de tus conversaciones de Whatsapp se vinculan a las fotografías a las que has dado like en Facebook e Instagram y acabas volando junto a cientos de pajarillos azules tuiteros sorteando joyas y caramelos del Candy Crush. No hay más. Y así todos los días.

4. Vistes y tratas a tu móvil como a un perrete de Paris Hilton

Le tratas como a un ser vivo. Eso sí, indefenso y muy kitchs. Eres capaz de combinar carcasas con color de calcetín o plantarle brillos y gomas de tamaños inhumanos que te obligan a llevarlos en la mano porque no hay bolso que los resista. ¡Un objeto que decide por ti y no te das ni cuenta!

5. Has intentado pasar un fin de semana sin él y te ha convencido de que vuelvas

No le hace falta hablar. Al menos con palabras en voz alta. Pero ha entrado (sueño a sueño, noche a noche) en tu cabeza y dirige tus pasos. Se hace indispensable y siempre tiene una excusa para su uso: consultar el clima, ver alguna dirección, localizar el restaurante de moda… ¡Pero si cuenta hasta tus latidos, alma de cántaro! ¡Inconsciente!

6. Te despierta, te alerta de tus citas y las horas de la pastilla

Vale. Estamos perdidos. Es autosuficiente, se alimenta de la información que le damos a diestro y siniestro, lo sincroniza todo, hasta los pensamientos con los calendarios y alarmas… Cualquier día hace que te retrases, te cambia la hora de la cita con el hombre o la mujer de tu vida para que nunca le abandones o te confunde hasta que dejas de tomarte la píldora y das al mundo un nuevo humano que, por cierto, recibirá ya en la babyboom en su honor un móvil… ¡Nuestra perpetuación es la suya!

7. Estar a solas ya no es a solas

Si esperas, si estudias, si viajas, si discutes, si te ausentas, si respiras, si buscas, si encuentras, si vas, si vuelves, si corres, si compras, si vendes, si fotografías, si escuchas música… Hagas lo que hagas ahí está él.

8. Piensas que pones cara de emoticono

Te identificas con los emoticonos. Crees realmente que tú pones esas caras cuando hablas con alguien. Estás realmente fatal.

[followbutton username=’PepaPepae’]

Pepa Gómez
Pepa Gómez

Soy periodista, politóloga, morena y gafapasta. Escribir y respirar son mis perfectos siónimos | @PulgarcitaPe

4 Comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies