Caminante Adicto al móvil, no hay camino

Caminante no hay camino, porque te vas a chocar contra una farola si sigues mirando para el móvil. Que seguro que eres un temerario de esos que hasta cruza la calle respondiendo whatsapps. Y a este paso de los que mirarán a través de la cámara del móvil a ver si vienen coches.

A ver, zombiewalker… seguro que tu whatsapp no se descompondrá si esperas un ratito a contestar. O, por lo menos, intenta no comerte a todos los viandantes con los que te cruces. Por cierto… ¿te ha sorprendido alguna palabra de este último párrafo? (Si es ‘viandantes’, descárgate un diccionario ya) No me la he inventado. El “zombiewalking” ya se le ocurrió a otro, y viene siendo esa postura de brazos encogidos sosteniendo un móvil, ojos clavados en la pantalla y caminar firme, se choque contra quien se choque. Deambulando ajenos a la vida exterior a su móvil, con paso decidido y lento. Siendo un incordio como peatones, vamos.

La realidad ha muerto. Al menos toda la que no quepa en un móvil. Ya no se lleva eso de caminar viendo los edificios, cruzando miradas con la gente o intentando no colisionar contra todo ser o elemento que se cruce en el camino. Se lleva el retransmitir cada paso para tu comunidad de followers, ir haciendo un like en Instagram cada dos pasos, y gestionar conversaciones de whatsapp nivel experto. Que total, la calle va a estar ahí mañana igual que hoy, y es necesario comentar que ‘el capítulo de ayer fue bastante flojo, a ver qué tal la semana que viene’.

Se lleva el móvil en el gimnasio. Y por aquí no, señores. Por aquí no paso. No me vale la excusa de que tienes la tabla de ejercicio en el móvil, ni de que vas cambiando de canción en la lista “motivación en el gym”. Que los pulgares los mueves a velocidad de rayo, pero le puedes dar un poquito más de caña a la elíptica si tal. Hecho real: recientemente en una clase de spinning del gimnasio el profesor ha pedido que los asistentes estén menos pendientes del móvil. Y mientras tanto, 15 fotos de la bici desde arriba se subían a Instagram. Calorías quemadas < likes logrados.

Lo que tienes pegado a la mano es un teléfono móvil. Nació para comunicarse y va camino de fusionarse con tu ser. No vaya a ser que cuando vayas al baño encuentres una revista y te cortes con el papel. O que si no lo miras cada 100 metros, te pierdas un anuncio de vital importancia de un amigo. Como que se acaba de comprar una funda para su móvil por 4 euros. Qué se yo.

Estas chicas parecen felices y no tienen un smartphone

Hay algo que me divierte de todo esto. Allá donde haya un zombiewalker, estaré yo jugando a caminar en línea recta mirándolo fijamente.  No se enterará (a no ser que tenga una de estas apps -¿hacia dónde se dirige la humanidad?- que te permiten ver lo que hay detrás de tu móvil). Y ahí es donde actúo yo con mi superpoder: caminar a propósito hacia ese ser, sin apartarme hasta el momento final. A ver si reacciona y microinfarta. Y a ver quién se aparta primero. Que se atreva a mirarme mal, que descargaré toda mi ira en un post.

¿Sabéis cómo se le llama también a los zombiewalkers? Dumbwalkers. Que, dumb, para los que no seguíais Magic English, es ‘tonto’ en inglés.

Nota: es posible que la autora de este artículo haya sufrido en un mismo día dos choques inesperados contra estos seres. Ella no tenía la culpa. Ella sólo quería caminar por la calle, porque no le quedaba batería en el móvil. (Pero lo del gimnasio sí que no se justifica)

Ana Picado
Ana Picado

REDACTORA

Melomanía extrema, morriña constante y gestora de "¿tomamos algo?" profesional. Mi afición es tener aficiones. Y trabajar de ellas.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR