Amor y odio en los baños públicos

Nuestra relación con los baños públicos es estrecha y complicada. Al menos mucho más que la de los hombres porque directamente ellos se pueden acostumbrar a hacer pis en cualquier esquina de la calle, algo que a nosotras nos produce tanto repelús verlo como hacerlo.

Sin ánimo de ofender, bien podríamos comparar los tipos de chicos que podemos llegar a conocer una noche con los baños públicos que nos rodean. Ahora que arranca la temporada de festivales de música, muchas nos veremos cara a cara con los baños públicos portátiles. Quizás la peor calaña de baños públicos que hay a nuestro alcance pero al mismo tiempo la única opción y nos acercamos por necesidad básica.

¿Qué cosas hemos visto o hecho en los baños públicos para llegar a este punto de amor y odio?

Los momentos desenfrenados de pasión fugaz

amor de baños

Escarceos juveniles dando rienda suelta a las hormonas en el baño de una discoteca… pero ojo, no es oro todo lo que reluce bajo el neón.

A los baños públicos se va con refuerzos

amiga para el baño

Una amiga es el mejor aliado para ir de expedición a un baño público. Es mucho más que un sustento para aguantar el bolso, abrigo… El momento compartir información actualizada y privilegiada, fresca y ágil sobre

Siempre hay sorpresa

sorpresa

No a todos nos enseñaron a dejar las cosas como nos las encontramos y, cual kinder sorpresa, cuando vas a un baño público puedes dar con el regalito más inesperado. Momento en el que decides dejar las cosas tal cual las has encontrado y mirar a otro lado por tu salud.

Mear de puntillas aguantando la respiración

equilibrio en los baños

Cual equilibristas, cuesta encontrar una postura cómoda con la que sujetar todo sin rozar ni el pomo de la puerta y rezar por que no se mojen las braguitas, al tiempo que tratas de no inhalar sin más remedio el ambiente a tubería rancia. Es complicado que cualquier estómago lo resista…

El protocolo para su uso y disfrute

Creo que es el único sitio en el que se respeta la cola sí o sí. Por la cuenta que te trae, y la necesidad básica que a todas nos mueve a acudir, cuando llegas a un baño preguntas quién es la última y respetas el orden. Las necesidades pueden sacar lo peor de nosotras…

Si encuentras uno de estos baños públicos, como diría mi madre, no lo sueltes. Y sobre todo agradece a esa señora que cuida para que encuentres un sitio decente para hacer tus necesidades como si estuvieras en casa.

Pilar Martí­nez
Pilar Martí­nez

REDACTORA

Enganchada al Smartphone y tonteando con la Tablet (y otros gadgets). Mucho más en BMobile! | @pilarmr

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR