Bolero Meatballs: las albóndigas son el nuevo must

En la calle de las Conchas, número 4, muy cerca del bullicio incesante de la Gran Ví­a madrileña y de la Plaza de Callao, abrió hace no mucho el establecimiento de dos muchachas con muchas ganas de trabajar y pocos pelos en la lengua: “Bolero Meatballs: eat my balls“, reza un cartel en la puerta. Como tenemos la certeza de que no es una sauna gay y de que sus balls están muy buenas, entramos a cotillear.

IMG_20140714_035209

Un pequeñí­simo pero acogedor local, decorado con muy buen gusto como si de un bar americano “de paso” se tratase, contiene uno de los manjares de los que medio Madrid se está haciendo eco: los bocatas de albóndigas.

whaaat2

Pues sí­, un bar de albóndigas. May, de Islas Filipinas y con la carrera de Turismo, y Nina, de Uzbekistán y con Comunicación Audiovisual a sus espaldas, decidieron un buen dí­a que estaban hartas de la vida y de la explotación de una tienda de ropa, así­ que quisieron ser sus propias jefas con algo que les llenara, literal y profesionalmente: abrir un restaurante. Sus amigos lo tení­an claro: las albóndigas debí­an ser uno de los platos principales. Si por ellos fuera, el único. Y como May es toda una profesional de las bolitas de carne, lo tuvieron cristalino.

IMG_20140714_035831

¿De verdad han abierto un restaurante en el que sólo venden albóndigas? Perdona, y QUí‰ ALBí“NDIGAS. Ya os dije en un artí­culo anterior que lo que vale para pasar por encima de esta crisis es ser original.

Pero mira tú por dónde que me he levantado yo hoy flamenco, y como estáis leyendo el artí­culo, pues os lo suelto a vosotros. Ah, se siente.

No sólo de originalidad se mantiene un negocio. También hace falta dinero. Mucho. Un dineral. ¿Y qué hace una persona que quiere emprender? Bueno, hay dos opciones principales:

   Opción a) Pedirle todo el dinero a papi si eres Kim Kardashian o sucedáneos.

   Opción b) Venderle tu alma al diablo Pedir un crédito.

May y Nina son dos chicas tan normales como tú y como yo, así­ que ellas optaron por pedir un crédito al banco. Un crédito que les fue denegado por varias entidades. Oh, drama. No preocuparse. Vamos a por la tercera opción, quizá no tan común, pero la hay: vamos a la Asociación de Mujeres Emprendedoras, quizá nos pueden echar una ma…

door closing 1

Don’ panic yet. Quizá en la Asociación de Jóvenes Emprend…

door closing 2

DRAMí“N. ¿Qué opción queda ya? Necesitamos dinero. Yo tengo esto, tú tienes aquello. Mis padres me pueden dejar tanto y los tuyos otro tanto. Veamos cuánto nos quieren nuestros amigos y… ¡voilá!

Ya tenemos negocio. Desde luego que los inicios son duros, que se lo digan a May y Nina, pero por un negocio propio te deslomas como si fuera tu hijo. ¿Lo bueno? A dí­a de hoy, sólo tienen que rendir cuentas ante sus amigos y ante sí­ mismas. Son las reinas de las albóndigas.

 

snap gif

En este restaurante podemos encontrar albóndigas de carne, albóndigas de pollo, albóndigas veganas, con guarnición de arroz, pasta o patatas al horno. Pero sobre todo albóndigas. Albóndigas, albóndigas. ¿Y de beber? ALBí“NDIGAS. O una cervecita, que también entra muy bien. Próximamente, también albóndigas con reducción de Jí¤germeister. Y a correr.

¿Lo mejor, además de la comida? El público: un público joven, con morriña de la comida de “la mamma”, a la que por cierto llevan al restaurante para que pruebe su competencia más directa. Pero las señoras, aunque son muy suyas, dan el visto bueno a que sean May y Nina las que se encarguen de que sus niños coman comida casera (pan incluido) de vez en cuando. Y un tupper menos que tiene que traer del pueblo.

IMG_20140714_160232

Además, para los más pro, para los que se unen y ya no pueden salir del restaurante porque han alcanzado allí­ el nirvana, los miércoles tenéis talleres de crochet y merienda por 10 euros de 17:00 a 19:00. ¿A qué esperáis? ¡También tienen take-away! Ya no tenéis excusa para no comer bien cuando estéis fuera de casa.

[followbutton username=’danisindahaus’]

Daniel Reyes
Daniel Reyes

He estudiado cuatro años de Periodismo que por fin van dando sus frutos en BFace Magazine. Mi vida se puede resumir en fashion, clothes, passion, pose. Hacedme feliz, hacedme un cóctel. | @danisindahaus

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies