Brokeback Mountain, frí­a pasión homosexual

Brokeback Mountain es la ópera estrenada en el Teatro Real de Madrid que más expectación mediática ha levantado desde que se inaugurase en 1850 con La Favorita de Gaetano Donizetti. No sorprende, la composición del estadounidense Charles Wuorinense se ha representado por primera vez en el edificio de la plaza de Oriente. Por una vez desde hace mucho España es la anfitriona de una importante inauguración musical. Pero no nos hagamos los tontos, lo que más expectativa ha generado ha sido la forma de representar la historia de amor de dos pastores mariquitas escrita por Annie Proulx. Lo homosexual vende. Perdonen que no use la palabra gay tan de moda en el artí­culo, pero ¿qué necesidad hay? Ser polí­ticamente correcto le otorgarí­a la anormalidad a la relación entre dos hombres que no tiene.

brokeback-mountain

Comedida, la forma de representar la pasión ha sido comedida, nada escandalosa ni lujuriosa afortunadamente. Pero su virtud ha sido su verdugo, evitar provocar el más mí­nimo ruido ha tenido como consecuencia una partitura soporí­fera y un libreto pobre con concesiones al humor incluso. La total ausencia de drama provocó, la noche en la que asistí­ a ver la versión, que un gentil caballero de ‘los de abono’ se durmiese plácidamente en mi hombro y más de uno se centrase en la entrepierna del de al lado obviando lo representado sobre las tablas. No les culpo por ello, si a la falta de pasión sumamos la inexistente quí­mica entre Daniel Okulitch y Tom Randle (los cantantes protagonistas) las consecuencias son las narradas y otras similares. Es imperdonable que el dramón de dos pastores homosexuales que se ven obligados a no manifestar su amor se represente con dos bajo-barí­tonos. ¡Por favor es ópera no varité!

Lo mejor: Jan Versweyveld, escenógrafo e iluminador.

Lo peor: la frialdad con que ocurre todo

 

César Andrés

La cronista social de Nueva York Maeve Brennan inspiró a Truman Capote para escribir Breakfast at Tiffany's. No creo que mi biografía dé para una novela pero espero tener, al menos, un cóctel con mi nombre | @Titiriteando

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies