Cómo afrontar la cena de Navidad (en familia)

Para unos la cena de Navidad es un momento de reencuentro con los seres queridos, por el tiempo que se pasa lejos de ellos; para algunos, una época de reflexión, balance y nostalgia por los que no están; y para otros, a pesar de la alegría que la época trae, un campo de batalla cuyo suplicio durará como mínimo dos horas y sólo piensan en cómo sobrevivir dignamente.

Todo es cuestión de mentalizarte a lo que te enfrentas, conocer el campo de batalla y tener una estrategia clara y un plan B por si falla.

No llegar borracho

Pedo

El alcohol suele ser la estrella en la cena de Navidad. Está invitado a la mesa, todos (los mayores de edad) tonteamos con él a lo largo de la cena de Navidad y nos hace sentir entre burbujas y lo tomamos como solución apta para afrontar cualquier noche en familia. Beber un poco está bien pero que sea durante la cena de Navidad o después. Cuando se empieza a disolver la cena de Navidad y cada uno toma camino: a la discoteca con los colegas, la partida de parchís o trivial familiar, o frente a la tele con los chistes de Paz Padilla, las películas de Hugh Grant y la gala de TVE con la actuación de Rafael.

Elige bien tu posición en la mesa

Sientate

Todos sabemos que la cena de Navidad es lo más parecido a una boda gitana, un no parar de platos, comida y bebida. Vas a pasar más de dos hora sentado en el mismo sitio, por eso necesitas una estrategia para sentarte.

  1. No llegar el último. Evidentemente no tendrás opciones en tal situación.
  2. Infórmate de la configuración de la mesa y dónde se colocarán los principales platos (el jamón, queso, canapés, langostinos…)
  3. No seas el primero en sentarte. Es importante identificar dónde se sentará tu primo el pesao, tu tío el agonías… y cruzar esa información con la zona (que consideres) ‘más divertida’ de la mesa.
  4. Como último recurso, si te ha fallado lo anterior, aprovecha los momentos de cambio de plato o las visitas al baño para moverte entre los sitios libres.

Ser solidario

Ser solidario

Aún teniendo la mejor posición en la mesa, es importante en la cena de Navidad no perder la dignidad. Es decir, no te pelees por la última loncha de jamón. En la cocina, en el súper, en la nevera de tu casa, mañana… habrá más. No es la última loncha del mundo.

Contenido clave: el discurso del rey

el discurso

Creo que si hay algo que a todos los españoles nos une en la cena de Navidad es el discurso del Rey. Es un auténtico filón como tema de conversación, para bien o para mal.

  • Que si el marco de fotos de la mesilla con la foto de las hijas, el padre, un mapa de España (eso debería probarlo este año)
  • Que si las veces que dice “compromiso”, “remar”, “unión”, “esfuerzo” y “corrupción” por segundo.
  • Que si sentado o de pie, en el salón o el despacho
  • Que si cortinas neutras, florales o minimalistas
  • Que si árbol de Navidad, flor de pascua o belén cristiano

Este año, por las fechas de las elecciones a presidente del gobierno, va a estar reñido que monopolice la conversación. Auguro que el coletas, el pijo de derechas, Marianito o Pedrito tendrán su momentazo en la cena de Navidad.

No olvides al mejor amigo del hombre: el móvil

El móvil

En otra ocasión te hubiera dicho que tu mejor opción para la cena de Navidad es llevarte a un amigo. Es algo así como tu objeto de inmunidad. Si viene una persona ajena tu familia se cortará un poco al a hora de avergonzarte. Lo malo es que corres el riesgo de que se confundan y no quede claro que es (sólo) un amigo. Por eso, como actualmente el mejor amigo del hombre es su móvil te aconsejo preparar la artillería con un par de apps que te amenicen la velada. Yo ya tengo listos: Clash of Clans, Los Simpson, Clumsy Ninja y Crossy Road.

Además, resulta un doble recurso porque también es válido para entretener a los peques de la casa si se ponen cansinos.

Si todo lo anterior falla: bebe y date a los polvorones

A la bebida

La mejor forma de alivia la tensión y disfrutar viendo las clásicas escenas navideñas de peleas, reproches, chistes malos, bromas o anécdotas ridículas de tu infancia, un clásico de todos los años.

Pilar Martí­nez
Pilar Martí­nez

REDACTORA

Enganchada al Smartphone y tonteando con la Tablet (y otros gadgets). Mucho más en BMobile! | @pilarmr

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR